Martes, 17 de octubre de 2006
EL MOVIMIENTO SOCIAL MAGISTERIAL DE OAXACA.

Por: ?ngel Pereyra.



El primero de mayo de este a?o, los representantes sindicales del magisterio oaxaque?o, entregaron en mano al ejecutivo del estado su pliego de peticiones. Con este acto, cumpl?an el ritual anual creado por la figura de patr?n sustituto subsumido en la firma del Acuerdo Nacional para la Modernizaci?n de la Educaci?n B?sica en 1992. Se abr?a otra etapa de negociaciones entre el patr?n sustituto y la representaci?n sindical de los profesores oaxaque?os. Tal negociaci?n, impuesta por el Acuerdo, hab?a de inicio desbordado las atribuciones del patr?n sustituto, dando origen a concesiones salariales extra presupuestales que arrojar?n un d?ficit sustantivo para el sector educativo, puesto que se compromet?an recursos federales no autorizados. Era el costo de la paz social, dir?an algunos gobernantes a?os atr?s. Bajo el mismo argumento, se negoci? sistem?ticamente la ley, cancelando o reservando buen n?mero de ?rdenes de aprehensi?n giradas ante supuestos delitos de car?cter federal.

En esta ocasi?n, la negociaci?n se ve?a favorable al patr?n sustituto y a su pol?tica de l?nea dura hasta ese momento desarrollada. La organizaci?n magisterial hab?a tratado de ser debilitada apostando a la creaci?n y sostenimiento estatal de una secci?n paralela rociada de denuncias de corrupci?n de algunos l?deres. Los profesores esperaron pacientemente respuesta, finalmente, el 22 de mayo, decidieron como lo han hecho anualmente, instalarse en plant?n representativo en el centro hist?rico de Oaxaca. Es probable que el primer berrinche lo hicieran las se?oras Secretarias de Cultura, y Turismo del gobierno estatal, quienes hab?an declarado, que gracias a las obras de remozamiento del centro hist?rico, cobrar?an al turismo hasta por respirar. La obra inconclusa a?n, formaba parte de un amplio programa de modificaci?n de la imagen integral de la capital oaxaque?a; ponerla al d?a con las exigencias de los capitales, reservando, por supuesto, el derecho de admisi?n. Entre otras cosas, se trataba de un programa con una visi?n absolutamente limitada a la obra constructiva, sin reparar en los principios b?sicos de restauraci?n. Cambiar lo viejo por lo nuevo, no significa respetar el ambiente urbano. Con ello se pretendi? recuperar un basti?n social perdido por los agravios del sexenio anterior. Esta intervenci?n habr?a de encontrar no solo la oposici?n abierta, sino la repulsa de algunos sectores de la poblaci?n capitalina, y la respuesta chovinista y pueblerina de los corifeos habilitados por el secretario de gobierno. S?lo para citar un ejemplo, en un foro de discusi?n de especialistas en urbanismo, habr?an de aparecer porros universitarios e intelectuales org?nicos, para ?discutir? con los ponentes.

La respuesta del gobernador oaxaque?o al punto central del pliego de demandas magisteriales ser?a tajante: imposible. La rezonificaci?n salarial, un asunto que el propio gobierno del presidente Zedillo hab?a iniciado a?os atr?s, concretado solamente en el estado de Chiapas, se convert?a a partir de esta respuesta, en un obst?culo aparentemente insalvable. Para este rubro, el gobierno estatal propuso una aportaci?n de 60 millones de pesos, cuando el a?o anterior hab?an destinado poco m?s del doble de esta cantidad. La representaci?n de los profesores rechaz? la respuesta, dando inicio a una serie de acciones de resistencia. Nada nuevo bajo el sol. El gobierno del estado por su parte, rompi? las negociaciones bajo el argumento de no poder hipotecar el futuro de Oaxaca, e inici? una campa?a medi?tica en contra de los profesores (Ocultando los 700 millones de bonos petroleros). La campa?a ser?a secundada abiertamente por la iniciativa privada y sus organismos empresariales. El para?so oaxaque?o creado en la cabeza del gobernador, compartido y aplaudido por miembros de su gabinete: urolandia, se empezaba a esfumar antes de concretarse en la realidad real. Su brazo ejecutor ser?a un presidente municipal con agudo s?ndrome constructivo, pero in?til en la administraci?n y atenci?n de las demandas populares.

La pol?tica de mano dura impuesta desde el momento de la toma del poder por el gobernante y su equipo de colaboradores, parec?a tener ?xito y hasta cierta aceptaci?n de la sociedad. Las medidas represivas impuestas a las organizaciones sociales con la intenci?n de impedir las manifestaciones en Oaxaca, parec?an hasta ese momento funcionar de acuerdo al libreto, pero cuando los profesores salieron a la calle, se acab? la clara y entra?able transparencia. Durante la etapa previa, ser?an asesinados, detenidos u obligados a exiliarse algunos luchadores sociales. En todo ello se percib?a la mano del secretario de gobierno, pero nadie levant? la voz. La respuesta del magisterio segu?a siendo la de todos los a?os, bloqueos, tomas de oficinas, plant?n, pronto se resolver?a el asunto, se supuso. Las medidas del gobierno estatal tambi?n sin imaginaci?n, trataron de dividir para vencer, maicear para debilitar, coptar para apropiarse.

En estas condiciones se llega al 14 de junio, la fecha de inflexi?n de este conflicto. Violando las leyes y los derechos fundamentales, en la madrugada de ese d?a, el gobierno oaxaque?o tom? la determinaci?n de acabar totalmente con el conflicto. La soluci?n final. Se toma la decisi?n de aprehender a toda la dirigencia magisterial. Primero los buscan en el Hotel del Magisterio, sede de la Asamblea Estatal, no los encuentran, pero aprehenden al encargado y a otra persona. Ante estos resultados, los cuerpos polic?acos se trasladan a la sede de la Secci?n 22, pr?cticamente en el coraz?n del plant?n, en donde tampoco logran su objetivo, pero en el tr?nsito, destruyen la estaci?n de radio conocido como Radio Plant?n y siembran armas de uso exclusivo del ej?rcito con el objeto de legitimar sus acciones. Ante su fracaso, optan por desalojar a los profesores en plant?n. Tomados casi por sorpresa, los profesores se repliegan e inician una lucha con piedras y palos, contra polic?as equipados, armados y un helic?ptero que lanzaba granadas de gas pimienta y aturdidoras. Despu?s de cinco horas de lucha, los profesores apoyados por el pueblo, echan a correr a los polic?as, quienes abandonaron en su desordenada huida, parte de su equipo de defensa, escudos cascos, chalecos antibala. Un contingente policial arrinconado sobre la fachada del palacio de gobierno, disparar? sus armas como ?ltimo recurso, pero emprender?n desordenada huida.

El gobernador Ulises Ruiz Ortiz, declarar?a al d?a siguiente que no hab?a habido enfrentamiento, que estaba notariado que la polic?a hab?a irrumpido desarmada, ten?a la raz?n, el d?a anterior, los profesores hab?an bailado un minuet con los polic?as, pues en urolandia, nunca pasa nada. Se trataba, de un reality show parte del programa de la guelaguetza. Durante el enfrentamiento, al menos, habitantes del centro hist?rico se solidarizaron con los agredidos. Abrieron sus puertas para refugiar, dieron agua, cocas, trapos y vinagre, a los profesores, no faltar?a quien creyera que se trataba del demonio y haci?ndoles la cruz a los agresores, tratar?a de detenerlos.

A partir de este hecho, el denominado movimiento magisterial se encontr? en el camino con una sociedad agraviada tras un sexenio rico en an?cdotas; la quema de puestos de peri?dico por vender el diario Noticias, finalmente tomado por porros; el autoatentado de la parabrisas que movi? a la pena. Sociedad agraviada en la elecci?n de gobernador, pero ahora, solidaria, que finalmente cuaj? en la organizaci?n de la Asamblea Popular del Pueblo Oaxaque?o, una organizaci?n de organizaciones. En las nuevas circunstancias, el magisterio sacrific? sus demandas gremiales por una sola, la salida del gobernador, quien a partir de ese momento ser?a desconocido como tal, consecuentemente como interlocutor, pues el pliego de demandas hab?a desaparecido ante los acontecimientos. Ante el incremento de la fuerza social, el gobierno continu? maniobrando en su objetivo de dividir y debilitar la organizaci?n magisterial. Los profesores realizar?n finalmente una mega marcha, replicada por una marcha de acarreados por la estructura gubernamental. El gobierno estatal hab?a apostado a la polarizaci?n social, no al di?logo. Hab?a olvidado que entre los oaxaque?os, los rencores son profundos, y tardan en sanar. La pol?tica de represi?n no hab?a funcionado, ahora surg?a la de confrontaci?n social, con lo que pretend?a salvar el propio pellejo. Una tesis similar al macarthismo, pero m?s emparentada con la de Bush en Irak.

En este clima de franco deterioro de la imagen gubernamental, los maestros oaxaque?os determinan el boicot a las elecciones, bajo la consigna de: ni un voto al PRI, ni un voto al PAN. El boicot a las elecciones federales habr? de resultar m?s que exitoso, una compleja interacci?n de factores, encontrar? coincidencia con el planteamiento magisterial y se expresar? en la respuesta del pueblo oaxaque?o. El partido revolucionario institucional perder? por primera ocasi?n en el estado de Oaxaca, nueve de once diputaciones federales y las dos senadur?as. Oaxaca hab?a dejado de ser la reserva hist?rica del voto pri?sta.

La intervenci?n de la Secretar?a de Gobernaci?n para solucionar el conflicto fracasa ante su intento de establecer una mesa de negociaciones con presencia de funcionarios del gobierno estatal. En la primera oportunidad los dirigentes magisteriales habr?n de bajar del caballo al tal Ulises. Como una medida para recuperar la capacidad de interlocuci?n, el gobierno estatal remueve algunos funcionarios, y nombra a pri?stas distinguidos de distinta corriente a la del propio gobernante. Dos de los nombrados ser?n puestos a prueba, pero con diferente canal de interlocuci?n con quien los nombra.

La Asamblea Estatal del Magisterio comunica un nuevo boicot, ahora a lo que las autoridades e intelectuales org?nicos del ancient r?gimen denominan desvergonzadamente, la fiesta m?xima de los oaxaque?os: la guelaguetza. Nuevo triunfo para el magisterio. Nueva derrota para el gobierno estatal y los empresarios aliados. Se les cay? el teatrito. Los profesores incorporar?n a la tradici?n de los Lunes del Cerro un renovado car?cter popular. En tanto, los exquisitos miembros del comit? de autenticidad e intelectuales org?nicos, se rasgar?n las vestiduras en los medios oaxaque?os. Para entonces, la tradici?n oficializada hab?a ya muerto. Una sola voz inteligente se escuchar?a en torno a este asunto, la de Luz Mar?a Gonz?lez Esper?n.

As? las cosas, los miembros de la Secci?n 22 organizan la Guelaguetza Popular, abriendo las posibilidades de recuperar una fiesta estrictamente del pueblo. Durante este proceso, los actos de provocaci?n y vandalismo han sido perpetrados por agentes o simpatizadores del gobierno estatal. La radio popular, adquiere la mayor importancia y ?sta radica ahora en una emisora; Radio Universidad, tomado por los estudiantes universitarios y mantenida gracias al apoyo del movimiento social. El atentado a balazos a Radio Universidad, marc? a sus autores intelectuales, quienes nunca esperaron la respuesta popular. El pueblo respondi? casi de inmediato en defensa del medio. Fruto de este acontecimiento, d?as despu?s, ser? tomado por un rato, el cuartel de polic?a municipal.

Los acontecimientos prefiguran una capital del estado tomada pr?cticamente por el movimiento social. En el interior de la entidad, algunos municipios en manos de militantes del partido revolucionario institucional han sido tomados por los pueblos. En tanto, algunos miembros de la iniciativa privada comienzan a dar un golpe de tim?n. El primero de agosto en un acto sin precedentes, las mujeres oaxaque?as marchar?n por las calles de la ciudad. Por la tarde, en un acto hist?rico, tomar?n las instalaciones de canal 9 y las radiodifusoras estatales instaladas en un mismo edificio. Sin embargo, el gobierno estatal inicia una nueva pol?tica, la guerra de baja intensidad, que en momentos ha llegado al disparo de armas de fuego en contra de los contingentes de la Asamblea Popular, contra los voceadores y da?o a las instalaciones de Radio Universidad.

Nada de lo anterior consigue desmovilizar al magisterio y al pueblo, ante ello, el endurecimiento de la represi?n, secuestro y detenci?n de l?deres magisteriales fabric?ndoles delitos, nuevo atentado contra el peri?dico ?Noticias?, disparos contra manifestantes, asesinatos a mansalva en la mixteca y en la ciudad de Oaxaca.

El 7 de agosto inaugura la etapa del terrorismo de estado del que el gobierno estatal har? uso en lo sucesivo, para ello se integra una columna de paramilitares con elementos de la polic?a preventiva, ministerial, municipal de la ciudad de Oaxaca y ex convictos liberados ex profeso. Su accionar se caracteriza por el desplazamiento motorizado de un comando que dispara a plena luz del d?a o en la oscuridad de la noche.

Brevemente se relatan algunas acciones que califican al terrorismo estatal:

El d?a 7 de agosto a las 12:30 el comando, encabezado por Aristeo L?pez Mart?nez, coordinador de seguridad p?blica municipal de la cd. de Oaxaca, dispara contra un grupo de manifestantes, no hay heridos y el comando se retira enmedio de una lluvia de piedras.

El 9 de agosto marca el inicio de una intensificaci?n de la violencia oficial, hombres armados emboscaron y abrieron fuego en contra de ind?genas triquis, miembros de la APPO, cerca de Putla, en la regi?n de la Mixteca, matando a tres personas e hiriendo a dos.

En la cd. De Oaxaca, agentes estatales, vestidos de civil y armados con rifles de asalto AR-15, golpearon y detuvieron a Germ?n Mendoza Nube, l?der de una de las organizaciones m?s grandes que integran la APPO, el Frente Popular Revolucionario (FPR). Nube ha estado en silla de ruedas desde 1987, cuando recibi? un disparo en la zona lumbar. Tambi?n sufre de diabetes severa.

El 10 de agosto, una marcha de 20 mil personas es agredida, hombres armados dispararon de ambos lados de la calle, hiriendo a tres personas y matando a una. La v?ctima es Jos? Colmenares, un hombre armado que sali? corriendo a la calle le dispar? a Colmenares en el cuello y el coraz?n. Muri? en pocos minutos.

El viernes 11 de agosto, la polic?a detuvo a Erangelio Mendoza, ex secretario general de la Secci?n XXII, quien fue traslado en helic?ptero a la prisi?n de la poblaci?n de Cuicatl?n, Oaxaca. La detenci?n se realiza violando las garant?as individuales del maestro.

Esa misma noche es detenido el acad?mico Ramiro Arag?n P?rez, junto con los profesores Elionai Santiago S?nchez y Juan Gabriel R?os, estos dos ?ltimos son liberados presentando huellas de tortura (golpes y quemaduras de cigarro). Al investigador se le ?siembra? un arma en su veh?culo para acusarlo de posesi?n de arma de uso exclusivo del ej?rcito.
La madrugada del 21 de agosto fueron recogidos en el cerro del ?Fort?n? al menos 300 casquillos de AK-47. El comando destruy? los transmisores de la radio y televisi?n oficialmente "de los oaxaque?os". En respuesta el magisterio y la Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca (APPO) ocuparon todas las radiodifusoras AM y FM de la ciudad, y para el mediod?a ya transmit?an, en poder de la APPO, 12 emisoras de nueve empresas diferentes. Por la tarde fueron entregadas todas, excepto dos estaciones, a sus propietarios.
En los primeros minutos del martes 22 de agosto, agentes de las polic?as Preventiva y Ministerial del estado, as? como de la Polic?a Municipal de Oaxaca atacaron con armas de fuego a maestros y miembros de la Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca (APPO) que participaban en las guardias de vigilancia en las inmediaciones de la radiodifusora comercial La Ley 710, ubicada en la colonia Reforma de esta ciudad.
En el tiroteo result? herido de bala Lorenzo San Pablo Cervantes, jefe del Departamento de Espacios Educativos de la Secretar?a de Obras P?blicas del gobierno estatal y simpatizante del movimiento magisterial y popular, quien despu?s falleci? en el hospital civil Aurelio Valdivieso. Una bala de R-15 le perfor? el pulm?n derecho.
Para tratar de impedir o cuando menos dar cuenta y alertar sobre el paso de lo que la ciudadan?a ha llamado el ?Convoy de la muerte?, a partir del 23 de agosto y a la fecha por las noches se levantan barricadas en diferentes partes de la ciudad.
Los medios de comunicaci?n en su generalidad en esta etapa hacen eco del discurso de Ulises Ruiz Ortiz, en Oaxaca no pasa nada, todo sigue normal y los inconformes son un peque?o grupo de revoltosos. Las cuarta y quinta mega marchas desmentir?a al tiranuelo y sus voceros oficiales y oficiosos, cientos de miles de oaxaque?os realizan dos manifestaciones de protestas para exigir la salida del gobernador llamado ?usurpador? por la manera fraudulenta que accedi? al poder.
Al respecto, es de hacerse notar que en las elecciones del 2004, Ulises Ruiz candidato del PRI, apenas supero por tres docenas de miles al candidato Gabino Cu? del la coalici?n PAN, PRD y Convergencia. La campa?a de Ulises Ruiz fue apoyada por recursos estatales y en la elecci?n se ?cay? el sistema? cuando su contendiente lo superaba ampliamente, a la ma?ana siguiente los oaxaque?os se despertar?an con la sorpresa de que Ulises Ruiz era el ganador.
En la ?ltima semana de agosto, la Procuradora (Fiscal del Estado), se?ala a la APPO como guerrilla urbana y el 30 de ese mes aparece en la carretera de la sierra norte de Oaxaca un supuesto grupo armado que reparte propaganda, los ?guerrilleros? con su uniforme nuevo, portan gorras y zapatos tennis de la marca ?Nik?. Los municipios de la regi?n rechazan la existencia de alguna guerrilla y en una carta dirigida al Presidente Fox, demandan la salida de Ulises Ruiz y la desmilitarizaci?n de la sierra.
El 15 de septiembre, fecha instaurada por Porfirio D?az para realizar por la noche la ceremonia del ?Grito de Independencia? por las autoridades de los tres niveles de gobierno de todo el pa?s, en Oaxaca honrosamente lo da un presidente municipal ind?gena de la sierra norte, lo hace en su lengua originaria, el zapoteco, lo hace tambi?n en espa?ol. Ulises Ruiz lo celebra en el anonimato m?s clandestino posible. Lo descrito muestra con meridiana claridad cual es el veredicto de un pueblo agredido, humillado, sojuzgado, por la oligarqu?a estatal y el caciquismo pol?tico del que ha sido v?ctima por m?s de setenta a?os.
Oaxaca, tierra del sol, santuario ind?gena de M?xico, cuna de h?roes nacionales y dem?s linduras con que los l?ricos le califican, Oaxaca, ocupa los primeros lugares nacionales en lo que a indicadores de pobreza, marginaci?n y rezago toca; Oaxaca ocupa el ?ltimo lugar nacional en indicadores de desarrollo econ?mico e ?ndices de desarrollo humano.
El 40% de su poblaci?n econ?micamente activa no recibe salarios por su trabajo y del porcentaje que s? recibe, un 60% cobra menos de un salario m?nimo diario; en contraste, una llanta de uno de los veh?culos del gobernador cuesta 2 mil cuatrocientos d?lares y el cabecilla de los diputados pri?stas y presidente del Congreso del estado, Bulmaro Rito Salinas, a diario sale de su casa con 200 mil pesos en la cartera para gastos de representaci?n.
En Oaxaca las tres principales fuentes de la econom?a estatal son en ese orden: Los ingresos de ?Los trabajadores de la educaci?n! quienes suman m?s de 70 mil personas y de cuyos sueldos vive buena parte de la poblaci?n; en segundo lugar se encuentran las entradas provenientes de los servicios tur?sticos y en tercero, las remesas de los oaxaque?os que han migrado a Estados Unidos de Norteam?rica o al norte del pa?s. En el marco del conflicto, el gobierno estatal ha decidido ?sancionar? al magisterio suspendi?ndole un mes de sueldo y como la actividad tur?stica est? en temporada baja y deprimida por el se?alamiento del Departamento de Estado norteamericano, queri?ndolo o no, Ulises Ruiz golpea de lleno a la magra econom?a estatal y todav?a reclama y obtiene el apoyo de algunos empresarios locales.
El ?ndice Sistem?tico de las Entidades Federativas 2006, contiene 130 indicadores para la evaluaci?n del desempe?o competitivo de las entidades federativas, destacando entre ellos: Nivel de ahorro, democracia, financiamiento p?blico, equidad laboral, capacitaci?n, subsidios y estado de derecho, Oaxaca y Chiapas son los estados que ocupan el ?ltimo lugar. Los datos exhiben la inexistencia de una econom?a sustentable y un aut?ntico estado de derecho en el que prive no ?nicamente el orden social sino el respeto a los derechos humanos y civiles de la poblaci?n.

De acuerdo con la Secretar?a de Educaci?n P?blica SEP, el gobierno de Oaxaca invierte 5 pesos por cada 100 que la federaci?n le otorga para el gasto educativo. La media nacional de aportaci?n estatal es de 17 pesos por cada 100. ?Ah! pero eso s?, se dice reiteradamente y los hechos apuntan en ese sentido, que Oaxaca aport? grandes recursos econ?micos y humanos a la campa?a del candidato a la presidencia por el PRI, Roberto Madrazo Pintado, siendo esta una de las razones por las cuales Ulises Ruiz Ortiz se obstina en no renunciar, hacerlo ser?a dejar al descubierto el desv?o de recursos para la campa?a del candidato de su partido.

Lo anterior explica el por qu? de la defensa a ultranza que senadores, diputados federales y gobernadores estatales integrantes de la CONAGO hacen de Ulises Ruiz; el caso de los gobernadores es pat?tico, seguramente ellos hicieron sus propias contribuciones a sus partidos pol?ticos y adem?s temen de que si cae el tirano oaxaque?o se desatar?a un efecto ?domin? los gobernadores del c?rculo del co?ac (Puebla y Veracruz), el del Estado de M?xico y el de Morelos encabezar?an la lista.

Como es sabido el 67% de los oaxaque?os mayores de 15 a?os no concluy? su educaci?n b?sica y seg?n datos del Instituto Nacional de Evaluaci?n Educativa (INEE) por lo que a factores de calidad educativa en Oaxaca, el 23% de las escuelas p?blicas se son aulas improvisadas. Otra vez, en contraste hasta los pol?ticos y funcionarios de medio pelo, no se diga los de primer nivel, tienen residencias con alberca y todo lo dem?s en la zona residencial de San Felipe del Agua.

Lo que hoy se observa en Oaxaca es la adici?n de contradicciones y confrontaciones hist?rico sociales y pol?ticas; caciquismo y primitivismo pol?tico aunados a una feroz explotaci?n de la fuerza de trabajo no capacitada, segregaci?n y discriminaci?n por razones de origen y lengua, depredaci?n de culturas originarias y recursos naturales por la oligarqu?a estatal. Asistimos a una crisis de gobernabilidad gestada hace m?s de dos a?os, un gobierno ?burbuja? incapaz de origen de construir puentes y emplear herramientas de di?logo y de ejemplar ineptitud para canalizar las demandas sociales hacia soluciones s?lidas a trav?s de las instituciones; en cambio, fraude, demagogia y garrote son los instrumentos de una anquilosada y anacr?nica administraci?n p?blica estatal.


Como sucede en los momentos de crisis, el verdadero rostro todos y cada uno de los actores sociales se muestra en el ?gora. En el plano local y en el contexto nacional, voluntaria e involuntariamente, por comisi?n unos y por omisi?n otros a trav?s de actitudes conductas y palabras, los protagonistas individuales y colectivos muestran su aut?ntico rostro. Es decir, teniendo como referencia el Movimiento Oaxaque?o, caen las m?scaras, se descobijan los cuerpos, se desintegran los disfraces.

Los medios de comunicaci?n, los pol?ticos locales y los de fuera, ante el conflicto oaxaque?o en la generalidad han mostrado una visi?n interesada en defender al desprestigiado r?gimen pri?sta de Ulises Ruiz, o en el mejor de los casos, una ignorancia supina. Sucesivamente han atribuido el movimiento oaxaque?o a Elba Esther Gordillo, AMLO, el PRD, el EPR. No atinan ni en sus explicaciones ni en sus pron?sticos. Ignoran o se hacen ignorantes de la historia de una organizaci?n sindical que en 26 a?os se ha enfrentado a enemigos muy superiores a los enanos actuales.

Habr? que hacerles conocer que el movimiento democr?tico magisterial oaxaque?o naci?, creci? y se fortaleci?, teniendo como adversarios y enemigos a la estructura nacional charra del propio sindicato ?vanguardia revolucionaria?; al gobierno federal en sucesivas administraciones, de L?pez Portillo a Salinas de Gortari; a la aplanadora pri?sta con la fuerza y el poder de sus mejores a?os; a los sucesivos gobiernos estatales, desde V?squez Colmenares hasta el usurpador actual; a los quinta columna creados y alentados por el estado al interior de la propia organizaci?n, del Comit? Estatal Vanguardista de los a?os 80, al Consejo Central de Lucha de hoy d?a.

Lo sucedido no ha sido m?s que los golpes de la forja, la fortaleza del movimiento nace y se renueva permanentemente a partir de las caracter?sticas propias del magisterio oaxaque?o y su herencia hist?rica, magisterio que no admite ni tutores ni caudillos. Magisterio que es fiel a sus principios rectores.

De ah? que todo aquel que pretenda hacer una lectura del movimiento deber? partir de estos hechos; de paso, es de hacerse notar que la estrategia implementada por la camarilla de Ulises Ruiz consistente en el ?descabezamiento? del movimiento, tendr? como consecuencia la aprehensi?n de dirigentes, uno tras de otro, el dolor y sacrificio de sus familias; pero jam?s su destrucci?n, por cada ca?do habr? diez reemplazos, literalmente, que les quede claro. De ah? que la represi?n generalizada ser? espejismo de victoria en la inmediatez.

De ah? que las interpretaciones de ?expertos polit?logos? de los medios nacionales (columnistas, comentaristas o merolicos) mueven a risa en la mayor?a de los casos e indignaci?n ante las patra?as y calumnias. En estos d?as ?ltimos del mes de septiembre los medios nacionales ?ponen el grito en el cielo? por las cachetadas que recibi? el periodista Ricardo Rocha, estar?amos de acuerdo con ellos si antes hubieran denunciado y condenado las acciones represivas del gobierno de Oaxaca, de los ni?os hijos de maestras intoxicados por gas lacrim?geno, de los heridos y de los muertos v?ctimas del terrorismo de estado, de la destrucci?n de los transmisores de ?Radio Universidad?, ?Radio ARO? y el Canal 9 de televisi?n estatal. Es evidente que tambi?n los medios (con las consabidas excepciones) tienen un doble discurso.

Las declaraciones y hechos de los dirigentes nacionales y estatales de los partidos pol?ticos nos muestran posiciones que les ubican hist?ricamente. Discursos y hechos que muestran congruencia en unos casos y demagogia en otros. Lo mismo sucede con Senadores y Diputados Federales, funcionarios de primer nivel del gobierno federal, organismos de empresarios y organizaciones civiles.

En conclusi?n, que nadie ignore y no tenga duda, Oaxaca y sus maestros no olvidar?n la solidaridad de unos y las afrentas de otros; la entereza de muchos y las traiciones de otros. Los maestros, cuando y los que retornen al aula, cotidianamente habr?n de relatar y preservar la historia de estos d?as y esta lucha ante las nuevas generaciones y estas pondr?n a cada quien en el lugar que le corresponda.

Como es sabido, en el enfrentamiento entre la raz?n y la fuerza, esta ?ltima generalmente obtiene p?rricas victorias inmediatas, a la larga la raz?n siempre se impone, entonces los ?dolos con pies de barro caen del pedestal que la ignominia les levant?, entonces los profes o los que les sucedan, habr?n de abrir ?las grandes alamedas? de la libertad y la justicia.
Publicado por solaripa69 @ 12:00  | Pol?tica
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios