Viernes, 03 de noviembre de 2006
- NOTICIAS Y COMENTARIOS RELATIVOS AL 2 DE NOVIEMBRE ?


F?rrea resistencia civil en la UABJO y calles aleda?as
La zona de Cinco Se?ores, aut?ntico campo de batalla. Siete horas de enfrentamiento de la PFP contra estudiantes, paterfamilias y colonos.
M?s de 70 lesionados, entre ellos tres periodistas
Se reportan 60 detenidos
Al filo de las 2 de la tarde los federales se replegaron. Piedras, cohetones, gases lacrim?genos y m?ltiples mentadas enmarcaron el zafarrancho.
ENRIQUE MENDEZ, GUSTAVO CASTILLO; OCTAVIO VELEZ ENVIADOS Y CORRESPONSAL.
Oaxaca, Oax., 2 de noviembre. Desde el amanecer de D?a de Muertos y durante siete horas la Polic?a Federal Preventiva (PFP) enfrent? la resistencia civil m?s contundente desde su llegada el s?bado, esta vez en Ciudad Universitaria y en el crucero de Cinco Se?ores, donde miles de estudiantes, vecinos y padres de familia repelieron a los uniformados con piedras, petardos y tanques de gas encendidos a modo de lanzallamas. Esa zona se convirti?, as?, en un aut?ntico campo de batalla.
Por momentos, los artefactos explosivos prendieron fuego a las tanquetas, pero ?stas cuentan con un sistema de extinci?n autom?tico por agua. Los polic?as y los grupos de operaciones especiales ten?an la orden estricta de no violar el campus de la Universidad Aut?noma Benito Ju?rez de Oaxaca (UABJO) y respondieron con cientos de granadas de gas lacrim?geno -disparadas inclusive desde dos helic?pteros-, agua lanzada a presi?n desde las tanquetas y con las mismas piedras que les eran arrojadas.
Provocadores del gobierno estatal
El Operativo Ju?rez 2006, como se sabe ahora que se denomina, ten?a como ?nico objetivo liberar la circulaci?n en Cinco Se?ores y la avenida Universidad, entre el Perif?rico y la Avenida del Sol, pero grupos de supuestos pri?stas y polic?as estatales, identificados inclusive por la Secretar?a de Gobernaci?n, provocaron el avance policiaco. La intenci?n de generar m?s violencia tiene, adem?s, el objetivo de que la PFP se mantenga el mayor tiempo posible en Oaxaca, no para mantener el orden, sino sostener a Ulises Ruiz en el cargo.
De hecho, casi al inicio de la operaci?n para liberar las vialidades, la polic?a federal hab?a dado una muestra de distensi?n al liberar a dos personas, pero a las ocho de la ma?ana los grupos ligados al PRI lanzaron cohetones a los agentes y as? comenz? el embate.
El choque se ampli? por toda avenida Universidad y calles aleda?as. Dentro de las instalaciones, por granadas lacrim?genas, piedras y el agua de las tanquetas combinadas con qu?micos resultaron heridas 40 personas, 22 m?s en las inmediaciones, as? como 10 polic?as, cuatro de ellos graves.
La polic?a detuvo a 30 personas -entre ellas Luis Antonio F?lix Dom?nguez, de 14 a?os de edad- que fueron consignadas por la presunta comisi?n de los delitos de ataques a las v?as de comunicaci?n, sedici?n, asociaci?n delictuosa y lesiones. El menor ser? entregado al Consejo Tutelar.
El vocero del gobierno estatal, Miguel Angel Concha, asegur? que quienes participaron en estos hechos ''no son oaxaque?os y provienen de grupos violentos de San Salvador Atenco y el Distrito Federal, conocidos como cegeacheros y panchosvillas'', e inclusive cuando se le cuestion? sobre la intervenci?n de comandos de choque pri?stas, asegur? que la administraci?n de Ulises Ruiz ''respeta las expresiones partidistas''.
A causa de las bombas molotov con fragmentos de metal y clavos y piedras fueron heridos los fot?grafos de Proceso, Miguel Dimayuga y Germ?n Canseco, y de El Universal, Daniel Jaramillo, quien fue trasladado en helic?ptero al hospital de la 28 Zona Militar, porque un clavo de un petardo se le enterr? entre la tetilla y la axila derecha, mientras otro m?s le atraves? el codo izquierdo. La onda expansiva del petardo le caus? traumatismo auditivo, pero fue dado de alta por la tarde.
Un cohet?n le estall? cerca al camar?grafo del Canal 9 de la televisi?n estatal, Jorge Brindis, quien solamente qued? aturdido, y el fot?grafo de Centro Medios Libres, Mario Mosqueda Hern?ndez, fue golpeado por varios polic?as, que lo hirieron con toletes en la cabeza, la espalda y un brazo.
A pesar de que en el operativo de liberaci?n del cruce de Cinco Se?ores participaron unos 2 mil agentes federales, la resistencia popular finalmente los repleg? y regresaron, literalmente arrastrando los pies, a su base del Parque del Amor, y la PFP determin? no regresar este d?a a Cinco Se?ores ni a la UABJO, aunque por la noche Radio Universidad difundi? la especie de que intentar?an una incursi?n de madrugada.
''Soy borrachito de la calle''
A las 7:45, un contingente de la polic?a federal lleg? al crucero de Cinco Se?ores, seguido de maquinaria pesada y camiones de volteo para levantar la basura. En el fr?o amanecer, los grupos de operaciones especiales detuvieron a Manuel Castellanos L?pez y a Ren? Barrios, que se quedaron rezagados en la barricada, y los subieron a una Van blanca. Al ser detenido, Castellanos neg? ser parte de las barricadas. ''?Yo? Soy borrachito de la calle. S?lo sal? por un mezcal'', explic?.
Un trascavo destruy? la ofrenda de muertos a los maestros y brigadistas asesinados, y hasta ese momento la incursi?n no gener? mayor conflicto. Sin embargo, 25 minutos despu?s aparecieron varios embozados en la esquina de Universidad y Reforma Agraria, que dispararon cohetones y los federales recibieron respaldo de una compa??a de Polic?a Militar que avanz? y lanz? granadas de gas hacia el campus. Este hecho gener? que desde Radio Universidad se hiciera un constante llamado a que la ciudadan?a rodeara las instalaciones. ''?Vamos a bloquear! A todos los compa?eros les invitamos a que vengan a Radio Universidad, a las bocacalles, pero no nos confrontemos con las fuerzas federales'', delimitaron los locutores.
En plena avenida, decenas de estudiantes y mujeres reclamaron la liberaci?n de Castellanos y Barrios, y personalmente el jefe del Estado Mayor de la PFP y ex delegado del Cisen en Oaxaca, Ardelio Vargas Fosado, los entreg? a condici?n de calmar los ?nimos.
Iniciado el enfrentamiento, el comandante declar?: ''Yo cumpl?, ellos no''.
Los disparos de artefactos hacia los agentes, las fuerzas especiales y la Polic?a Militar oblig? a un nuevo avance, esta vez por la parte posterior de la universidad, sobre la Avenida del Sol, para retirar camiones que se incendiaban justo frente a un centro bautista, que es utilizado como el centro de mando del Operativo Ju?rez 2006.
Fuentes gubernamentales de alto nivel confirmaron que desde hace por lo menos un mes, el gobierno federal conoc?a desde esa iglesia los movimientos en el ?rea, y hoy fue parte importante para conducir el desplazamiento de fuerzas y para advertir de los movimientos que realizaban los seguidores de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca y estudiantes.
Justo ah?, cientos de estudiantes hicieron retroceder a una columna de 50 polic?as preventivos armados con toletes y lanzagranadas, que se replegaron hasta un circo. Los agentes de operaciones especiales recog?an las piedras que se les lanzaban desde la unidad deportiva de la universidad, para utilizarlas como proyectiles contra sus oponentes. Un petardo atraves? la bota de un federal y le abri? la espinilla derecha.
Durante 15 minutos, j?venes y polic?as -incluidos los estatales de civil- se disputaron palmo a palmo el terreno frente a la iglesia bautista y la Plaza del Valle.
Pero en ese momento los federales recibieron refuerzos de dos compa??as m?s, tanquetas, dos helic?pteros que realizaron vuelos a baja altura sobre el campus y lanzaron granadas de gas lacrim?geno. Uno de ellos aterriz? frente a la rector?a para abastecer a las tanquetas con latas de qu?micos.
La intervenci?n de grupos de provocadores del gobierno hizo que dos de ellos fueran detenidos como presuntos integrantes del movimiento. ''?Estamos de su lado, trabajamos para lo mismo!'', clamaba uno para reclamar su liberaci?n, que se logr? finalmente con una llamada desde una oficina gubernamental a la PFP y la intervenci?n de otro polic?a: ''?Ese es de nosotros!''
Desde la entrada de la unidad deportiva dos polic?as tra?an en andas a Trinidad Michel L?pez, ind?gena de Santo Domingo Teojomulco. ''?T? qu??'', le espet? a pocos cent?metros un polic?a. Con todo el miedo que le impon?a ser esposado con un cord?n de pl?stico por polic?as armados, Trinidad respondi?: ''Yo vengo de mi rancho''. Maniatado por la espalda, los uniformados lo tomaron de los pies y el pecho y lo arrojaron, boca abajo, a una camioneta pick up de la PFP. Antes de irse, un federal lo golpe? en el rostro.
Otros federales intentaron romper con palas las cadenas que sujetan las puertas del campus, frente al Instituto de Ciencias de la Educaci?n, pero se confirm? la orden de no entrar. Al otro lado de la avenida, a unos metros de Cinco Se?ores, la violencia dio paso a un respiro: un estudiante encaramado sobre los restos todav?a humeantes de un autom?vil les recit? a Benedetti. Nadie se movi? ante la voz que enfrent? a la polic?a con el poema titulado ?De qu? se r?e?
El chavo estaba inspirado y reclam?: ''S? que est?n de polic?as no por que hayan querido o porque sean burros, sino porque las condiciones del pa?s los hicieron elegir entre irse de su patria o enrolarse en esa corporaci?n ante la falta de oportunidades. No les critico su decisi?n, pero deber?an estar de este lado porque son igual que nosotros. V?anse la tez, las manos, son del mismo color que nosotros, tambi?n son huicholes, mixes, tarahumaras. El color de la tez los evidencia''.
El silencio dur? hasta que baj? de la chatarra y fue despedido con aplausos. El padre de un estudiante ''que lucha por mejores condiciones'' dijo estar ah?, en la defensa de la universidad a pesar de los cohetones, los cocteles molotov y los gases lacrim?genos, por convicci?n, y pidi? a los federales irse de Oaxaca.
Al final de la avenida, en la Plaza del Valle, comenzaba el otro episodio de la batalla, y en la esquina de Reforma Agraria los j?venes prendieron pacas de forraje en las chatarras y se form? una barrera de fuego. Ya eran las 11:30 y el enfrentamiento se reinici?, ahora con dos tanquetas antimotines, s?lo que uno de los Cobra -como se les conoce en la PFP- tuvo un desperfecto que caus? la hilaridad de los universitarios protegidos en la autonom?a de su alma m?ter. Adentro, en Radio Universidad, los locutores insist?an: ''No tenemos armas. Tenemos piedras, cohetones para enfrentarlos y vamos a resistir''.
Por casi una hora, cientos de j?venes fueron repelidos hasta el Perif?rico y la iglesia de Cinco Se?ores, y otros m?s por Reforma Agraria hasta 20 de Noviembre, y al final de esa calle hasta las puertas de la universidad. Diego Hern?ndez, joven de 20 a?os que defend?a su identidad de panadero y que s?lo pasaba por el lugar, fue detenido. Empero, un uniformado le mostr? una fotograf?a en la que aparec?a motivando a sus compa?eros a lanzar piedras contra los polic?as.
Ah? tambi?n fue aprehendido el catedr?tico de la facultad de derecho de la UABJO Armando Jim?nez V?zquez. Cuando lo subieron a una camioneta de la PFP para trasladarlo a la Base A?rea Militar 22, de El Tequio -en calidad de detenido-, le quitaron una mochila terciada en la espalda en la que portaba decenas de clavos insertados en fragmentos de tubos de pl?stico.
Poco a poco, los lances de los j?venes, sus padres y vecinos hicieron retroceder a las tanquetas que hab?an llegado hasta las puertas de Radio Universidad. Durante una hora m?s continuaron lanzando cohetones y petardos, y la transmisi?n radial convoc? a unas cinco mil personas que confluyeron por la prolongaci?n de La Noria, avenida Ferrocarril y el Perif?rico, y repentinamente hab?an cercado a la Federal Preventiva, que comenz? a replegarse a las dos de la tarde hacia el supermercado Chedraui.
A las tres de la tarde, cansados, los polic?as regresaron a su base del Parque del Amor. Sin embargo, para los mandos de las fuerzas federales, el retiro de Cinco Se?ores no se trat? de una derrota, sino de un repliegue estrat?gico para regresar en las pr?ximas horas.
''No fue un fracaso, se evit? un ba?o de sangre, porque no ten?amos por qu? cambiar los toletes por metralla'', explic? un comandante policiaco.
Finalmente la vialidad no fue despejada, porque m?s tarde la barricada volvi? a levantarse. Miles de personas se congregaron ah? para recuperar su posici?n, y de cuando en cuando los dos helic?pteros arrojaban granadas, y el humo se esparci? por el aire de una tarde de oto?o en un D?a de Muertos oaxaque?o.


















Astillero .
Julio Hern?ndez L?pez
Liberadores
Torpezas criminales
Pol?tica desaparecida
Asomo a los abismos

Auxilio a un joven lesionado durante los enfrentamientos que sostuvieron ayer estudiantes oaxaque?os con la Polic?a Federal Preventiva, frente a la universidad Foto Blanca Hern?ndez
Irak de barro negro en D?a de Muertos. La Polic?a Federal Preventiva es una fuerza de invasi?n que est? siendo repelida por la mayor?a de los pobladores, de tal manera que sus presuntas incursiones liberadoras son repelidas activamente por los insurrectos. Tropa entrampada en sus supuestos avances, que juega fatigosamente a desmontar barricadas que horas despu?s son repuestas por tercos ciudadanos. Ganadores del z?calo que en realidad les fue estrat?gicamente cedido, los hombres de gris incursionan con saldo rojo por distintos puntos de la ciudad: Pen?lopes de verde olivo que tejen y destejen el sudario de la represi?n a la espera de la suerte de su Odiseo Ruiz.
El uso de la fuerza p?blica necesariamente es un desastre cuando no le acompa?an la inteligencia, la prudencia y -?oh, palabra tan en desuso en los salones palaciegos!- el patriotismo. Acicateado de manera definitiva por el embajador gringo ante la muerte del periodista Brad Will, Vicente Fox ha cre?do posible torear el conflicto oaxaque?o con el env?o de la preventiva polic?a militarizada, para heredarlo al at?nito abogado Calder?n. Pero ese asomo de diazordacismo s?lo ha servido para que el repudiado gobernador de la entidad se crea fortalecido y para que las tareas de presunta 'limpieza y orden" de la PFP se conviertan en diarias refriegas contra la poblaci?n.
Ayer se vivi? en la ciudad universitaria de Oaxaca un ejemplo claro de la torpeza criminal con que se est?n tomando las decisiones en las alturas gubernamentales (Chente anda en la cursi gira del adi?s; Lipe se aferra a la cantaleta de avestruz de que ?l todav?a no es responsable de nada). Una temprana acometida en las inmediaciones de Radio Universidad gener? una respuesta masiva y encendida que hizo retroceder a las fuerzas federales e incluso realizar un retiro que supo a victoria a quienes abiertamente se les opusieron. Por la tarde, desde la ciudad de M?xico, los mandos de las tropas entrampadas emitieron un lamentable bolet?n de prensa en el que de lo sucedido acusaron a los universitarios -que estaban en su casa acad?mica- porque alertaron de los riesgos que por aire y tierra ten?an a la vista y porque convocaron a defender esa cabina informativa a los ciudadanos que consideran esa emisora como un servicio civil b?sico.
Un gobierno federal inteligente, prudente y patriota habr?a tenido ayer material de sobra para entender lo que hasta ahora se ha negado a asumir: que el movimiento social oaxaque?o, que es contra Ulises Ruiz y por cambios verdaderos en la entidad, tiene una amplia base social, una organizaci?n horizontal que con frecuencia es superada o rebasada por segmentos populares de gran rebeld?a y que frente a esa realidad pol?tica, social y cultural, el uso de las armas es s?lo un peligroso remedo de soluci?n, pues los "liberadores" del pueblo de Oaxaca lo ?nico que pueden hacer es protegerse de sus presuntos defendidos e incluso se ha llegado al extremo de que quien est? tomando la iniciativa pol?tica y buscando esquemas de distensi?n es la APPO y no el gobierno federal que luego de arrojar a los miembros de la PFP a su peque?o Bagdad pareciera pol?ticamente inexistente, virtualmente disuelto: poderes federales desaparecidos (Fox) por pretender sostener los poderes estatales desaparecidos (Ulises) a cambio de que apoyen otros poderes en v?as de desaparici?n (Calder?n).
Los terribles hechos de Oaxaca ya no podr?n resolverse, sin embargo, con el mero retiro de las fuerzas federales invasoras. El fin de sexenio de Fox ya est? manchado de sangre pero, adem?s, este tramo de extremo abandono presidencial de la tarea de medio gobernar ha abierto las puertas al retorno de la guerra sucia. En Oaxaca se est?n practicando de manera sistem?tica violaciones a los derechos humanos, entre otras cosas con el pretexto de conseguir informaci?n y combatir a una supuesta guerrilla que estar?a infiltrada en las acciones de resistencia de los oaxaque?os (presunci?n hasta ahora no comprobada). Mediante el fraude electoral del pasado 2 de julio se cercen? a los mexicanos una parte de su capacidad de decidir y, mediante el cierre de filas a favor de Calder?n en los medios informativos electr?nicos se ha reducido la capacidad de an?lisis, cr?tica, denuncia y movilizaci?n de los ciudadanos; ahora, con la guerra sucia, se busca aniquilar las directivas de los movimientos sociales, asentar el miedo colectivo e inhibir o aniquilar, seg?n se pueda, toda muestra de oposici?n al dominio foxista-calder?nico sustentado en las armas, la burocracia y el erario y no en una aceptaci?n popular.
El asomo a los abismos que se tuvo ayer -el riesgo de la muerte de estudiantes, por ejemplo- deber?a obligar a la confecci?n de esquemas de di?logo y discusi?n pol?ticas que permitan destrabar un conflicto en el que las autoridades formales -los gobiernos federal y estatal- est?n quedando peligrosamente aisladas y derrotadas -lo que les deja como ?nico recurso el de la violencia- y en el que los esfuerzos de distensi?n que realizan las organizaciones populares no tienen interlocuci?n ni viabilidad reales.
Astillas:
La estructura eclesial de Oaxaca est? llamada a tomar un papel importante en el proceso de paz que necesita aquella entidad. De manera oficial, los sacerdotes de aquel estado han hecho se?alamientos directos sobre la barbarie que est? frente a sus ojos. Refiri?ndose s?lo al primer d?a de incursi?n de la PFP en la ciudad de Oaxaca, los religiosos escribieron a Vicente Fox: "en nombre de Dios, y en nombre de este sufrido pueblo agraviado hist?ricamente por poderes autoritarios y corruptos, pedimos: cese la represi?n". El p?rrafo final de ese texto se?ala: "Queremos hacerles notar que las instituciones del gobierno federal est?n propiciando las condiciones para movimientos sociales de mayor magnitud no s?lo en el estado de Oaxaca sino en otros lugares del pa?s". Y, mientras Calder?n juega a la macroeconom?a y a los di?logos, ?fin de semana, pero sin felicidad!



Astillero
Julio Hern?ndez L?pez
Liberadores
Torpezas criminales
Pol?tica desaparecida
Asomo a los abismos

Auxilio a un joven lesionado durante los enfrentamientos que sostuvieron ayer estudiantes oaxaque?os con la Polic?a Federal Preventiva, frente a la universidad Foto Blanca Hern?ndez
Irak de barro negro en D?a de Muertos. La Polic?a Federal Preventiva es una fuerza de invasi?n que est? siendo repelida por la mayor?a de los pobladores, de tal manera que sus presuntas incursiones liberadoras son repelidas activamente por los insurrectos. Tropa entrampada en sus supuestos avances, que juega fatigosamente a desmontar barricadas que horas despu?s son repuestas por tercos ciudadanos. Ganadores del z?calo que en realidad les fue estrat?gicamente cedido, los hombres de gris incursionan con saldo rojo por distintos puntos de la ciudad: Pen?lopes de verde olivo que tejen y destejen el sudario de la represi?n a la espera de la suerte de su Odiseo Ruiz.
El uso de la fuerza p?blica necesariamente es un desastre cuando no le acompa?an la inteligencia, la prudencia y -?oh, palabra tan en desuso en los salones palaciegos!- el patriotismo. Acicateado de manera definitiva por el embajador gringo ante la muerte del periodista Brad Will, Vicente Fox ha cre?do posible torear el conflicto oaxaque?o con el env?o de la preventiva polic?a militarizada, para heredarlo al at?nito abogado Calder?n. Pero ese asomo de diazordacismo s?lo ha servido para que el repudiado gobernador de la entidad se crea fortalecido y para que las tareas de presunta 'limpieza y orden" de la PFP se conviertan en diarias refriegas contra la poblaci?n.
Ayer se vivi? en la ciudad universitaria de Oaxaca un ejemplo claro de la torpeza criminal con que se est?n tomando las decisiones en las alturas gubernamentales (Chente anda en la cursi gira del adi?s; Lipe se aferra a la cantaleta de avestruz de que ?l todav?a no es responsable de nada). Una temprana acometida en las inmediaciones de Radio Universidad gener? una respuesta masiva y encendida que hizo retroceder a las fuerzas federales e incluso realizar un retiro que supo a victoria a quienes abiertamente se les opusieron. Por la tarde, desde la ciudad de M?xico, los mandos de las tropas entrampadas emitieron un lamentable bolet?n de prensa en el que de lo sucedido acusaron a los universitarios -que estaban en su casa acad?mica- porque alertaron de los riesgos que por aire y tierra ten?an a la vista y porque convocaron a defender esa cabina informativa a los ciudadanos que consideran esa emisora como un servicio civil b?sico.
Un gobierno federal inteligente, prudente y patriota habr?a tenido ayer material de sobra para entender lo que hasta ahora se ha negado a asumir: que el movimiento social oaxaque?o, que es contra Ulises Ruiz y por cambios verdaderos en la entidad, tiene una amplia base social, una organizaci?n horizontal que con frecuencia es superada o rebasada por segmentos populares de gran rebeld?a y que frente a esa realidad pol?tica, social y cultural, el uso de las armas es s?lo un peligroso remedo de soluci?n, pues los "liberadores" del pueblo de Oaxaca lo ?nico que pueden hacer es protegerse de sus presuntos defendidos e incluso se ha llegado al extremo de que quien est? tomando la iniciativa pol?tica y buscando esquemas de distensi?n es la APPO y no el gobierno federal que luego de arrojar a los miembros de la PFP a su peque?o Bagdad pareciera pol?ticamente inexistente, virtualmente disuelto: poderes federales desaparecidos (Fox) por pretender sostener los poderes estatales desaparecidos (Ulises) a cambio de que apoyen otros poderes en v?as de desaparici?n (Calder?n).
Los terribles hechos de Oaxaca ya no podr?n resolverse, sin embargo, con el mero retiro de las fuerzas federales invasoras. El fin de sexenio de Fox ya est? manchado de sangre pero, adem?s, este tramo de extremo abandono presidencial de la tarea de medio gobernar ha abierto las puertas al retorno de la guerra sucia. En Oaxaca se est?n practicando de manera sistem?tica violaciones a los derechos humanos, entre otras cosas con el pretexto de conseguir informaci?n y combatir a una supuesta guerrilla que estar?a infiltrada en las acciones de resistencia de los oaxaque?os (presunci?n hasta ahora no comprobada). Mediante el fraude electoral del pasado 2 de julio se cercen? a los mexicanos una parte de su capacidad de decidir y, mediante el cierre de filas a favor de Calder?n en los medios informativos electr?nicos se ha reducido la capacidad de an?lisis, cr?tica, denuncia y movilizaci?n de los ciudadanos; ahora, con la guerra sucia, se busca aniquilar las directivas de los movimientos sociales, asentar el miedo colectivo e inhibir o aniquilar, seg?n se pueda, toda muestra de oposici?n al dominio foxista-calder?nico sustentado en las armas, la burocracia y el erario y no en una aceptaci?n popular.
El asomo a los abismos que se tuvo ayer -el riesgo de la muerte de estudiantes, por ejemplo- deber?a obligar a la confecci?n de esquemas de di?logo y discusi?n pol?ticas que permitan destrabar un conflicto en el que las autoridades formales -los gobiernos federal y estatal- est?n quedando peligrosamente aisladas y derrotadas -lo que les deja como ?nico recurso el de la violencia- y en el que los esfuerzos de distensi?n que realizan las organizaciones populares no tienen interlocuci?n ni viabilidad reales.
Astillas:
La estructura eclesial de Oaxaca est? llamada a tomar un papel importante en el proceso de paz que necesita aquella entidad. De manera oficial, los sacerdotes de aquel estado han hecho se?alamientos directos sobre la barbarie que est? frente a sus ojos. Refiri?ndose s?lo al primer d?a de incursi?n de la PFP en la ciudad de Oaxaca, los religiosos escribieron a Vicente Fox: "en nombre de Dios, y en nombre de este sufrido pueblo agraviado hist?ricamente por poderes autoritarios y corruptos, pedimos: cese la represi?n". El p?rrafo final de ese texto se?ala: "Queremos hacerles notar que las instituciones del gobierno federal est?n propiciando las condiciones para movimientos sociales de mayor magnitud no s?lo en el estado de Oaxaca sino en otros lugares del pa?s". Y, mientras Calder?n juega a la macroeconom?a y a los di?logos, ?fin de semana, pero sin felicidad!



Francisco L?pez B?rcenas
La insurrecci?n popular en Oaxaca
Los pueblos de Oaxaca est?n insurreccionados. El gobierno federal les declar? la guerra para sostener en el poder a un cad?ver pol?tico que se llama Ulises Ruiz, figurilla de turbio pasado, cuyo m?rito m?s importante es haber sido el mapache mayor de los fraudes electorales, aspecto que su partido, su grupo pol?tico y ?l mismo consideraron suficiente para gobernar el estado m?s pobre del pa?s, pero tambi?n m?s digno. Con esos antecedentes y la prepotencia con que se ha conducido, abus? del poder inclusive antes de ganar las elecciones; se pele? con las otras mafias pol?ticas del Estado para no compartir el poder y mand? reprimir a la oposici?n verdadera, la que no transa su sometimiento a cambio de unas migajas, la que no reclama limosnas, sino derechos. No contaba con que la paciencia popular tiene un l?mite y ?l lo rebas?. Si en estos momentos todav?a se considera gobernador es gracias al apoyo pol?tico y polic?aco de El Yunque, la organizaci?n de la ultraderecha mexicana que usufruct?a el poder agazapada tras instituciones de la rep?blica, todo para que un usurpador llamado Felipe Calder?n pueda asumir el poder de la Presidencia de la Rep?blica el pr?ximo primero de diciembre.
Pero todos calcularon mal. Pensaron que ser?an suficientes las botas, los cascos y las armas de la Polic?a Federal Preventiva (PFP) para que el pueblo abandonara la lucha. No pensaron siquiera un momento que frente a un pueblo que levanta la bandera de la dignidad como escudo no hay fuerza polic?aca que pueda detenerlo. No aprendieron nada de la rebeli?n ind?gena en Chiapas ni de otras luchas populares de este triste sexenio que termina ba?ado en sangre india, campesina y popular.
En aquellas luchas, como en ?sta, los insurrectos recogen el guante que les avientan desde el poder y a cambio devuelven flores blancas a los personeros de los asesinos. Por eso la de Oaxaca es una rebeli?n in?dita, una revuelta pac?fica pero firme: la lucha de un pueblo que ya no est? dispuesto a seguir siendo pisoteado. Y no exagero si afirmo que en nuestro pa?s es la primera rebeli?n de este tipo en este convulsivo siglo que vivimos.
Las mafias pol?ticas enquistadas en los gobiernos son incapaces de entender que a los rebeldes ya no les importa cu?ntos de sus compa?eros han perdido la vida ni cu?ntos m?s la perder?n, porque han ca?do de cara al sol, con la frente en alto, y muchos m?s est?n dispuestos a seguir su camino. Tampoco comprenden que no les interesa cu?ntos cientos m?s pierdan su libertad en las c?rceles de los asesinos, pues bien saben que no hay barrotes que los detengan y mientras m?s presos est?n m?s libres se sienten. Ya no importan los desaparecidos, porque con su ausencia son los que m?s presentes est?n en la lucha.
Lo ?nico que les interesa es continuar la lucha, demostrar que frente a la brutalidad polic?aca se puede oponer una resistencia pac?fica, que frente a la incapacidad del funcionario por encontrar salidas pol?ticas a las demandas populares el pueblo las puede ir construyendo, como de hecho est? haciendo. Y si no, que pregunten a las miles de personas que un d?a despu?s de la ocupaci?n de la capital por la PFP se movilizaban para exigir su salida, a los que tras la destrucci?n de las barricadas colocan otras, a los que en las comunidades se organizan como retaguardia de los que est?n en el frente, a los que en el Distrito Federal se mantienen en huelga de hambre.
Atendiendo a los ?ltimos acontecimientos se puede concluir que la rebeli?n oaxaque?a no tiene reversa y s?lo hay dos maneras de ponerle fin: lanzando toda la fuerza del Estado contra los insurrectos o quitando la causa de la rebeli?n, es decir, que el gobierno federal y la clase pol?tica dejen de sostener a Ulises Ruiz como gobernador, sobre todo porque nunca ha gobernado y no lo har? aunque siga detentando el puesto. Cada una de ellas tiene sus propios costos.
La primera desenmascarar?a al "gobierno del cambio" como lo que es en verdad: un gobierno de derecha, antipopular y represivo al servicio de los capitales nacionales y extranjeros, dispuesto a pasar por encima de quien se oponga a sus prop?sitos; el otro implicar?a que ese mismo gobierno tuviera un rasgo de humildad y reconociera que sostener al repudiado gobernador y sus estrategias para desactivar la insurrecci?n popular fueron un fracaso. Del lado de los insurrectos cada uno de estos escenarios podr?a generar diversas reacciones. En el primer caso es muy probable que logren someter a los pueblos levantados, pero no podr?n evitar que los grupos armados entren en acci?n y muy probablemente no s?lo en Oaxaca, sino en varias partes del pa?s; en el segundo es seguro que las cosas vuelvan a su normalidad y con una agenda de reformas y un grupo ciudadano respetable que las opere es probable que hasta se sienten las bases de un nuevo pacto social. Esto ?ltimo es lo m?s deseable, pero para que sea posible es necesario no dejar solos a los oaxaque?os insurrectos.
Luis Javier Garrido
La APPO
La brutal ocupaci?n policiaco militar de Oaxaca decretada por Vicente Fox y Felipe Calder?n el viernes 27 para reprimir al pueblo oaxaque?o, que prosigui? ayer de manera irracional con la ofensiva castrense para tomar el campus de la Universidad Aut?noma Benito Ju?rez de Oaxaca (UABJO), pisoteando el principio constitucional de la autonom?a universitaria, no resolver? ninguno de los problemas de la entidad, sino que agrava la crisis nacional y hace evidente una vez m?s la inviabilidad hist?rica del gobierno PRI-PAN en nuestro pa?s.
1. La represi?n del gobierno de Fox al pueblo oaxaque?o a escaso un mes de dejar el gobierno, acordada con el que pretende sea de manera ilegal e ileg?tima su sucesor, el usurpador Felipe Calder?n, no ha logrado m?s que incrementar el n?mero de muertos y heridos y hacer m?s grave el conflicto, planteando al pa?s el riesgo enorme que hay para todos los mexicanos si este mismo grupo de extremistas de derecha prosigue en el poder imponiendo las mismas pol?ticas
2. La resistencia popular del pueblo oaxaque?o contra el gobierno de Fox, encabezada por la APPO, llama ya la atenci?n en el mundo entero, y sigue haciendo inviable para el gobierno panista una salida al conflicto por la v?a de la fuerza, pero la cerraz?n de Fox y Calder?n, quienes quieren ocultar que tienen las manos llenas de sangre, es mayor, y con criterios fascistoides pretenden criminalizar a los agredidos, y en particular a la APPO y a algunos de sus dirigentes m?s visibles, como Flavio Sosa, tratan de arrojar la culpa de la situaci?n al gobierno estatal pri?sta eludiendo su responsabilidad, y se obstinan en negar la realidad pretendiendo que no hay violencia y negando su responsabilidad en los muertos.
3. Los voceros del gobierno federal y las plumas del r?gimen han iniciado una violenta campa?a en los medios, como en otras ocasiones, para tratar de tergiversar la realidad y confundir a los mexicanos, y su obsesi?n es pretender que el origen del conflicto radica en la cancelaci?n que hiciera en 2006 el gobierno de Ulises Ruiz de los apoyos por cerca de 400 millones de pesos a las organizaciones sociales que conformaron la APPO, en las demandas salariales de los maestros de la secci?n 22 del SNTE y en la corrupci?n del gobierno local, desconociendo el papel del gobierno foxista en el agravamiento de las condiciones de vida de los oaxaque?os en este sexenio.
4. La actuaci?n del gobierno de Fox en el conflicto sintetiza muchas de las pr?cticas perversas de su sexenio, entre otras la pretensi?n totalitaria de imponer una versi?n de la realidad, aunque sea por v?a de la fuerza. La violentas acciones de la PFP de ayer, con un despliegue pocas veces visto de tanques y helic?pteros para tomar el campus de la UABJO, buscaban detener a la dirigencia del movimiento, y acabar con la APPO, pero tambi?n recuperar Radio Universidad para acallar al pueblo oaxaque?o y tratar de imponer, como aqu? lo han hecho, una voz ?nica sobre lo que acontece.
5. La batalla de Oaxaca entre el pueblo inerme y el gobierno armado de Fox ya es hoy una cuesti?n nacional que ata?e a todos los mexicanos, indignados en su mayor?a por la barbarie foxista, pero es tambi?n cuesti?n internacional. Mucho m?s tras el asesinato a sangre fr?a, el viernes 27, del periodista free lance estadunidense Bradley Roland Hill en el municipio de Santa Luc?a del Camino, en un crimen que comparten pri?stas y panistas, Ulises Ruiz y Vicente Fox, todos ellos asesinos. ?O qu? acaso Fox y Calder?n no preparan para el pa?s un escenario para el pr?ximo gobierno en el que los grupos paramilitares ser?n claves para el pretendido "control de la sociedad"? ?Y qu? no est?n ya esos grupos en Oaxaca?
6. La incapacidad del gobierno foxista para enfrentar el conflicto de Oaxaca vino de su pretensi?n de aparentar que ha resuelto todo a) sin estar dispuesto a ceder a las demandas sociales del pueblo oaxaque?o expresadas por la APPO, y b) sin lesionar en lo m?nimo los acuerdos que forjaron ?l y Calder?n con las dirigencias del PRI en el marco de la alianza estrat?gica PRI-PAN para el pr?ximo sexenio, tendientes a lograr la aprobaci?n del "paquete estrat?gico" de cambios neoliberales. De ah? que se empecine en no querer ver la dram?tica situaci?n del pueblo oaxaque?o y de oponerse a que Ulises Ruiz deje la gubernatura, con el argumento de que su remoci?n abrir?a la v?a para que en unos meses m?s el PRI perdiera las siguientes elecciones constitucionales.
7. Los comentaristas del oficialismo, que pretenden que la subordinaci?n de los cuadros pri?stas al PAN debe ser a cambio de nada, pues lo que se requiere es un gobierno m?s abiertamente de ultraderecha, se preguntaban, sin ocultar el antipri?smo furibundo del que hacen gala (lo que no oculta que hace pocos a?os eran filopri?stas entusiastas), en una interrogante mal formulada, "?cu?ntos muertos m?s vale Ulises Ruiz?", cuando deber?an preguntarse: "?cu?ntos muertos m?s valen los programas neoliberales sustentados en la alianza PRI-PAN?" O "?cu?ntos muertos m?s se requieren para dejar prendido con alfileres en una presidencia espuria a Calder?n?"
8. El aparente cambio de estrategia del gobierno federal en Oaxaca en los ?ltimos d?as obedece en todo caso a la decisi?n tomada en Washington de prescindir ya no de manera gradual sino bruscamente del PRI en un posible gobierno de facto calderonista, y conminando a Fox y a Salinas a acelerar el proceso pol?tico tendiente a una desaparici?n m?s r?pida del pri?smo del escenario nacional. El comunicado del embajador estadunidense Tony Garza, tras el homicidio de Hill, exigiendo se retornase "al imperio de la ley y el orden en Oaxaca", que fue orden para Fox y sin chistar envi? a la PFP, hubiese sido inadmisible en otros tiempos por constituir una injerencia inadmisible, pero ahora pas? desapercibido pintando el pelelismo de los actuales gobernantes panistas.
9. El conflicto de Oaxaca debe enfrentarse por la v?a del di?logo y no por la fuerza de los cuerpos represivos, como han exigido todos los sectores pensantes a Fox y Calder?n, la mancuerna que pretende gobernar en el "interregno", pero la ineptitud y falta de voluntad democr?tica de los panistas, mostrada en este a?o con las salvajes represiones en Sicartsa y en Atenco, no hace vislumbrar que la raz?n de la sociedad pueda imponerse f?cilmente a los intereses y a la obnubilaci?n ideol?gica de la extrema derecha en el poder. Calder?n evidenciaba su miop?a en el comunicado que ley? su vocero mientras se combat?a en los alrededores de Ciudad Universitaria de Oaxaca, pues indic? que deseaba que las acciones policiaco-militares culminaran "con ?xito" para alcanzar lo que llam? con la estulticia que lo caracteriza "la normalidad de la vida p?blica en el estado de Oaxaca"
10. La "normalidad" de la vida p?blica en Oaxaca se lograr? no cuando triunfe la fuerza, y ni siquiera cuando se vaya Ulises Ruiz y se empiecen a atender las exigencias del pueblo de Oaxaca que hoy leg?timamente representa la APPO, sino cuando ese pueblo pueda ser due?o de su destino sin estar sometido a las minor?as que hoy mandan en el pa?s, y que est?n encontrando en los panistas su instrumento preferido.



Jorge Camil
Oaxaca: ?yo por qu??
Oaxaca, la joya de M?xico, se fue separando paulatinamente de la Rep?blica Mexicana frente a la indiferencia de todos; se fue desmoronando. ?Y yo por qu??, dec?amos los ciudadanos de otras entidades, ocupados como est?bamos en nuestras actividades diarias. ?Yo por qu??, mientras la gobernabilidad desaparec?a y la violencia se hac?a cada vez m?s evidente en las p?ginas de la prensa nacional. (?Las televisoras?, por Dios, si a?n no hab?an recibido instrucciones; no ten?an l?nea, para ser m?s precisos.) A?n recuerdo el dram?tico cart?n de Ahumada en este mismo diario, cuando el problema no hab?a adquirido las proporciones de hoy: mostraba el entorno geogr?fico de Oaxaca en forma de balsa que hinchadas las velas se hac?a a la mar del olvido, separ?ndose poco a poco del territorio nacional.
Para tener liderazgo hay que mostrarlo, y ante la indiferencia de un Presidente que cuenta las horas que faltan para abandonar el cargo; un Presidente que baj? anticipadamente la cortina (y en vista del rotundo fracaso de la Secretar?a de Gobernaci?n), el presidente electo pod?a haber intervenido en forma contundente para iniciar su gobierno con el pie derecho; por aquello de ganar la Presidencia desde la Presidencia, y para no tener que legitimarse despu?s con un hecho de sangre, como el quinazo de Salinas. (?Y yo por qu?, si a?n no soy presidente en funciones, y ser?a "impropio" que actuara en el sexenio de mi antecesor, aunque fuese solamente para salvar vidas humanas?) Y as?, con la indiferencia de todos, el conflicto se hizo cada vez m?s grande, y m?s peligroso. Como si no hubi?ramos aprendido la lecci?n de 68 y la de Atenco...
Oaxaca es un triste ejemplo de la actitud que nos caracteriza en el extranjero: el pa?s del ma?ana, del un momentito, del no tengo facultades, del carezco de instrucciones; el pa?s del "ahorita viene mi compa?ero y ?l se lo arregla". "Que renuncie Ulises Ruiz, ?l es el del problema, ?yo por qu??" Y arriba de nosotros, en las alturas del Poder Ejecutivo, se debe haber escuchado: "?Y yo por qu?, si estoy a punto de abandonar el cargo, y no quiero dejar el poder con las manos manchadas de sangre?" ?Y Atenco?, donde el problema, otra nebulosa kantiana, se dej? en manos de muchos: el gobernador del estado de M?xico, los granaderos, la PFP, el subcomandante Marcos, y tantos otros, para que al final no hubiese culpables.
?No sab?amos que en M?xico nadie renuncia a un cargo p?blico? Te renuncian, que es diferente. O m?s bien te renunciaban, cuando los presidentes tomaban decisiones. As?, por la buena, por el bien de la comunidad o de la patria, nadie lo hace. Con lo cual la pretendida renuncia de Ulises fue desde el primer momento una quimera. ?Qui?n renuncia al poder, al dinero, a la "gloria" de gobernar "su estado"? ?Por favor! Oaxaca dej? de ser Estado para convertirse en papa caliente, o en v?ctima de alianzas pol?ticas inconfesables: yo apoyo a tu gobernador si t? apoyas mis reformas. Como si las reformas o el ef?mero gobierno de un Estado justificaran la p?rdida de vidas humanas. Al final, cuando fracasaron Gobernaci?n, el Presidente actual y el presidente electo, y no se dio la a?orada renuncia, hab?a otro actor pol?tico a quien la Constituci?n le impon?a la obligaci?n de resolver el conflicto: el Senado de la Rep?blica. Aqu? se terminaba el "yo por qu?". Como son nuevos, los se?ores senadores, tal vez no conozcan el art?culo 76 de nuestra Carta Magna que dice: "son facultades exclusivas del Senado... declarar, cuando hayan desaparecido todos los poderes constitucionales de un Estado, que es llegado el caso de nombrarle un gobernador provisional, quien convocar? a elecciones conforme a las leyes constitucionales del mismo Estado". ?Es posible que alguien c?modamente apoltronado en el Senado, y en su sano juicio, hubiese pensado que continuaban vigentes los poderes constitucionales en Oaxaca? Pero no, despu?s de las muertes y del desalojo con violencia los se?ores senadores, muy comedidos, "exhortaron" al gobernador a abandonar el cargo. (?Caray, ni en Suiza!), con lo cual otorgaron al bellaco la oportunidad de fabricar un espejismo legal en su defensa: ?una pretendida controversia constitucional! ?Controversia constitucional: contra un simple punto de acuerdo exhort?ndolo a solicitar licencia o abandonar el cargo?
Pero en fin, vivimos en r?o revuelto. Me siento orgulloso de la cobertura de La Jornada: las notas, la estupenda foto de Eduardo Verdugo (una batalla campal donde brigadistas de la APPO huyen despavoridos aplastados por tanquetas), el cad?ver de Jorge Alberto L?pez, velado a ras del suelo con la bandera nacional y una cruz que dice "fuera Ulises"; autobuses ardiendo, y ciudadanos combatiendo con resorteras (como en la intifada), o protegidos por la bandera.
Me conmovi? el art?culo de Luis Hern?ndez Navarro, un merecido homenaje a Brad Will, periodista independiente de Indymedia, que muri? en una calle de Santa Luc?a del Camino, Oaxaca, de dos balas certeras en el pecho. Dicen que Felipe Calder?n planea hacer del turismo un motor de crecimiento: ?buena suerte!


Chocan APPO y PFP 6 horas

Permanece el ?rea bajo control de activistas

OAXACA, Oax.- Esta ciudad vivi? el m?s intenso enfrentamiento entre elementos de la Polic?a Federal Preventiva (PFP) e integrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), desde la llegada de efectivos federales a la entidad, el domingo pasado.
La confrontaci?n se alarg? por m?s de seis horas durante un operativo para liberar vialidades en inmediaciones de la Universidad Aut?noma Benito Ju?rez de Oaxaca (UABJO).
De acuerdo con la PFP, el saldo inicial es de 13 heridos, entre ellos los fot?grafos y reporteros David Jaramillo, de EL UNIVERSAL; Miguel Dimayuga, de Proceso; y Jorge Brindis, del Grupo Imagen. Tambi?n resultaron lesionados 10 elementos policiacos.
En cambio, la Liga Mexicana de Derechos Humanos report? 62 heridos y la APPO 200, cinco de ellos graves. La Procuradur?a oaxaque?a inform? de 32 detenidos.
La movilizaci?n de la PFP comenz? a las 7:45 de la ma?ana. A esa hora se inform? a los universitarios que el objetivo no era ingresar al plantel, basti?n de la APPO.
Dentro de la UABJO los ?nimos estaban exaltados, mientras la PFP retiraba veh?culos que bloqueaban el tr?nsito vehicular. En los alrededores comenzaron a escucharse los cohetones de alerta, con los que la APPO llama a sus simpatizantes.
Cuando un batall?n de uniformados avanz? hacia el callej?n de acceso a Radio Universidad, un grupo de j?venes lanz? bombas molotov, los efectivos respondieron con disparos de cilindros de gas lacrim?geno. A partir de este momento comenz? el enfrentamiento.
Los federales fueron literalmente bombardeados por una lluvia de petardos, piedras, palos y cohetones, desde dentro y fuera de la casa de estudios universitarios.
Los j?venes rodearon a elementos de la PFP, quienes iniciaron el retiro con el apoyo desde el aire de un helic?ptero. La zona fue retomada por estudiantes.
Ver mas en:
http://www.eluniversal.com.mx/notas/385472.html
Publicado por solaripa69 @ 10:44
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios