Domingo, 12 de noviembre de 2006
400x267px - 32.0 Kbytes

Oaxaca es una gran avenida

Carlos Beas Torres

Fiel a los usos y costumbres de la clase pol?tica mexicana, en cuanto se trata de minimizar las dimensiones de un conflicto o de una tragedia, el tiranuelo Ulises Ruiz declara que el conflicto oaxaque?o se reduce a una avenida de la capital de ese estado.
Oaxaca es una avenida realmente grande, ya que se extiende a las calles, embajadas y consulados mexicanos de Barcelona a Marsella, de Vancouver a Brasilia y de Asunci?n, Paraguay, a Santiago de Chile. Miles de personas en m?s de 30 pa?ses han salido a las calles a protestar por los ataques de los grupos paramilitares operados por el gobierno oaxaque?o y tambi?n por la presencia represiva de los elementos de la Polic?a Federal Preventiva.
Parte central de esa gran avenida es sin duda la vital comunidad oaxaque?a de Estados Unidos, la cual ha impulsado grandes acciones de protesta en Houston, Nueva York, Los Angeles, Austin y Chicago. En Canad?, organismos religiosos, de derechos humanos, sindicales y grupos aut?nomos han realizado tambi?n una intensa campa?a de difusi?n y se han movilizado constantemente en contra de la barbarie que se vive en Oaxaca.
Y en las entra?as de nuestro pa?s se prolonga esta gran avenida, ya que d?a a d?a se est?n incrementando las acciones de protesta por la ocupaci?n militar de Oaxaca y por las violaciones a los derechos humanos de su poblaci?n. Bloqueos carreteros en lugares tan distantes entre s? como Acayucan, Veracruz; Xoxocotla, Morelos, y Ocosingo, Chiapas. Protestas masivas han ocurrido en los ?ltimos d?as en Jalisco, Guerrero, Michoac?n, Sinaloa, Veracruz, Tamaulipas, Baja California, Puebla, Distrito Federal y Yucat?n, y la oleada crece. El mal ejemplo oaxaque?o cunde y nuevas asambleas populares nacen dentro y fuera del pa?s.
Hay que observar que algunas movilizaciones han sido reprimidas como es el caso de las realizadas en Nueva York o R?o de Janeiro, y en M?xico nos indigna la agresi?n que sufrieron en Quer?taro los integrantes de la otra campa?a, donde los funcionarios gubernamentales yunquistas, violando el estado de derecho que tanto pretextan, declaran en tono fr?volo que es " preferible reprimir de inmediato antes que crezcan las protestas como en Oaxaca".
Desde el principio del conflicto tanto la Secretar?a de Gobernaci?n como los voceros del gobierno local han tratado de reducir el problema a la capital oaxaque?a. Ocultan de manera deliberada la dimensi?n que tiene en todo el estado la confrontaci?n con el poder caciquil, que se vive de muy diferente manera en todo Oaxaca.
Esta gran avenida oaxaque?a tiene adem?s una cara castrense. La militarizaci?n no se reduce a la capital y sus carreteras de acceso; hay denuncias de operativos militares hechos por las autoridades municipales del Bajo Mixe, de la Sierra Ju?rez, la regi?n chontal y de la costa oaxaque?a. Los operativos militares y de la Agencia Federal de Investigaci?n (AFI) se extienden a la Sierra Mazateca, pero llegan inclusive al sur de Veracruz, a la Sierra Negra de Puebla, a la Monta?a de Guerrero y a la Sierra de Zongolica.
Otra cara de este conflicto son los m?s de 20 bloqueos carreteros que han tenido lugar en el Istmo de Tehuantepec en los pasados 3 meses; las decenas de palacios municipales tomados o recuperados durante estos meses en la Mixteca, el Istmo, Valles Centrales y la regi?n mazateca, los cuales en su mayor?a permanecen en poder de los miembros de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), y en algunos de ellos, hay que enfatizarlo, se mantiene una resistencia heroica y poco difundida por los medios, como es el caso de la ocupaci?n que mantienen desde hace m?s de 2 meses los rebeldes de Huajuapan de Le?n, municipio dominado por la derecha panista desde hace ya m?s de 15 a?os.
S?, el conflicto oaxaque?o se reduce a un avenida, a una gran avenida como ya hemos visto, y es un "conflicto tan peque?o" que el gobierno de Vicente Fox ha reconocido p?blicamente que no es capaz de resolverlo. Es tan diminuta la revuelta de los comuneros oaxaque?os que se requiere s?lo de un ej?rcito de ocupaci?n de m?s de 5 mil efectivos para dar una imagen de gobernabilidad.
Mientras a la clase pol?tica oaxaque?a y nacional les gana ese gusto por minimizar la revuelta oaxaque?a, como una manera de negar la realidad, su realidad, por todo el pa?s, y desde abajo, se est? construyendo ya una respuesta que busca lograr justicia para el pueblo, un pueblo que en Oaxaca ya despert?.
Publicado por solaripa69 @ 12:45
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios