S?bado, 25 de noviembre de 2006
Fernando G?lvez de Aguinaga
Vicente Fox quiere que el Centro Hist?rico de Oaxaca pase de ser Patrimonio Cultural de la Humanidad a patrimonio militar por la ?gobernabilidad? El z?calo de la ciudad es reflejo de la ocupaci?n militar y policiaca que el Gobierno Federal ha implementado para ayudar a Ulises Ruiz a reprimir al pueblo oaxaque?o.
El ex empleado de los banqueros Roberto Hern?ndez y Alfredo Harp, Eduardo Medina Mora, ha operado para hacer de la capital del estado un cuartel que garantice la operaci?n de los grupos paramilitares y policiacos del pri?sta que se dice gobernador del estado. Desde sus barricadas represivas, los elementos de la PFP agreden sexualmente a las ciudadanas, luego las roc?an con agua mezclada con chile piqu?n por protestar ante dichos abusos, al d?a siguiente convierten las calles c?ntricas en una batalla campal contra quienes celebran en marcha combativa el d?a de la Revoluci?n Mexicana.
Durante la refriega del 20 de noviembre, los polic?as militares hirieron a decenas de oaxaque?os y pusieron en riesgo los inmuebles hist?ricos al utilizar las azoteas de los mismos para disparar gases lacrim?genos, balines y pedradas contra los manifestantes. Uno de los edificios utilizados para este fin fue el de la Facultad de Derecho, cuyo paraninfo fue incendiado hace unos a?os por porros de la universidad para que luego lo restaurara V?ctor Hugo Ruiz, hermano del actual gobernador. Otro de los edificios desde el que se dispararon gases fue el ex convento de Santa Catalina, convertido hoy en hotel de lujo y que Fonatur ha intentado vender, infructuosamente, gracias a la resistencia de la sociedad civil.
En la madruga siguiente a la refriega, polic?as vestidos de civil y que portaban armas largas casi incendian el ex convento de Santo Domingo de Guzm?n, uno de los m?s relevantes ejemplos de arquitectura colonial en M?xico, todo por quemar el campamento que la APPO manten?a a sus puertas desde que la PFP tom? el z?calo, a s?lo cuatro cuadras de distancia. Ya idos los sicarios, la APPO ha vuelto a instalarse en el mismo sitio. Durante la batalla de cuatro horas el d?a de la Revoluci?n, los heridos eran atendidos en el Instituo de Artes Gr?ficas de Oaxaca, instituci?n que cuenta con la biblioteca especializada en arte y arquitectura m?s importante del pa?s, as? como la colecci?n de gr?fica art?stica m?s destacada en su g?nero en M?xico, donadas todas al pueblo de Oaxaca por el maestro Francisco Toledo, incluido el inmueble del siglo XVIII que las aloja.
La violaci?n cotidiana a las garant?as individuales, las desapariciones forzadas, las agresiones al patrimonio cultural e hist?rico de Oaxaca operadas durante la gesti?n de Ruiz, tienen aliados hoy a los aparatos represivos de la Federaci?n. No se ha dado una sola detenci?n de funcionarios corruptos del r?gimen pri?sta, no se ha se desmantelado un solo grupo paramilitar de los que han asesinado a 20 personas, no han cesado las desapariciones y aprehensiones por razones pol?ticas, no se han revelado los resultados de las auditor?as practicadas a los gobiernos de Murat y Ruiz, pero ya se le est?n transfiriendo mil millones de pesos al gobernador de Oaxaca, en premio por haber acabado con la democracia, la paz y la gobernabilidad en el estado.
El que una organizaci?n popular pol?tica funcione como un conglomerado de movimientos cuyos l?deres tienen que obedecer a la asamblea general del pueblo tiene desquiciado al r?gimen federal, pues no encuentra a qui?n comprar, a qui?n encarcelar, a qui?n matar para aplastar la insurrecci?n pac?fica que parece tener cientos de miles de cabezas.
Un pueblo con 70 por ciento de sus pobladores econ?micamente activos ganando menos de 3 mil pesos ha dicho basta. Un pueblo que tiene miles de exiliados econ?micos en Estados Unidos, el DF, Baja California y Puebla ha gritado que quiere ser campesino de su tierra, trabajador de su ciudad, estudiante en su universidad y no sirviente, jardinero de ricos, explotado y perseguido por los gringos.
La sociedad civil, los acad?micos de todos niveles, los defensores de derechos humanos, los ecologistas y artistas tambi?n se han movilizado aglutin?ndose en torno a la Iniciativa Ciudadana de Di?logo por la Paz, la Democracia y la Justicia en Oaxaca. Ah? han vertido sus ideas al lado de los pueblos ind?genas, del amplio conglomerado social de la APPO y del magisterio disidente. En sus mesas de trabajo se est?n sentando las bases para discutir los problemas m?s trascendentes de Oaxaca y que pueden llegar a influir en la construcci?n de un nuevo constituyente.
Por otra parte, la APPO se est? convirtiendo en modelo organizativo para el resto de pa?s y se est?n conformando asambleas en diversos estados e incluso una nacional. Es por esto el temor y la reacci?n aterrorizante del poder econ?mico, de los banqueros y empresarios, del PRI y el PAN, de sus fuerzas armadas, pues una forma organizativa novedosa para ellos pero milenaria para los pueblos ind?genas se reproduce como forma de resistencia que puede no s?lo acotar su poder, sino tambi?n derribarlo.
Pero Oaxaca no es patrimonio militar ni policiaco, y eso lo ha ido demostrando un pueblo multi?tnico, con una fuerza cultural tan inmensa que incluso fascin? a los poderosos, quienes la pusieron de moda desde hace 10 a?os para hacer ah? sus bodas y sus compras de arte y artesan?as, sus viajes de recreo, y que hoy miran con inmenso temor la dignidad de una cultura combativa, creativa, profunda, milenaria. Se acab? el show, esta es la Guelaguetza.
Publicado por solaripa69 @ 13:03  | Pol?tica
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios