Martes, 28 de noviembre de 2006
Astillero
Julio Hern?ndez L?pez
Varios grados m?s.
Ensayos represivos
Radio "Ciudadana"
Fraude, odio, miedo.

En Oaxaca se le ha subido varios grados a la temperatura de la gran caldera social. Del fraude electoral y el divisionismo inducido, a la represi?n fascistoide. El movimiento social de m?s relevancia y resistencia de muchas d?cadas como laboratorio experimental para ver qu? tanto es posible apretarle a las tuercas ciudadanas electorales: te lo digo Oaxaca para que lo entiendas ciudad de M?xico. APPO y AMLO, sepan que las ?nicas siglas aceptadas son PFP y que el nuevo bast?n de mando es un tolete.
La semana postrera del gobierno foxista ha sido utilizada para instalar en Oaxaca un estado de excepci?n, sin respeto a los ordenamientos legales y con una reiterada suspensi?n de derechos constitucionales. Ciudadanos en protesta contra un gobernante largamente rechazado han sido despojados de los espacios naturales de convergencia c?vica y, luego, en ese focalizado estado de sitio, se han practicado las m?s tradicionales maniobras del cat?logo de la guerra sucia.
Hoy, miles de ciudadanos est?n atemorizados ante las declaraciones precalder?nicas de directivos de la Polic?a Federal Preventiva, que dan por terminada la etapa de tolerancia y han emplazado tropas y tanquetas en una explanada p?blica, la del templo de Santo Domingo, para impedir que se reinstale all? el campamento de la APPO, que semanas atr?s fue echado por la fuerza del z?calo de la capital del estado. Camionetas con polic?as federales, estatales y municipales recorren las calles de la ciudad con la amenaza de que cumplir?n ?rdenes de aprehensi?n, cuyos destinatarios pueden ser cualquiera que a los ojos de los presuntos guardianes sea sospechoso de pensar distinto y cuyo nombre pueda ser impreso a la carrera en un documento oficial supuestamente justificante. Por las calles tambi?n es posible encontrar mujeres que preguntan por hijos o familiares o que narran los abusos cometidos contra ellos.
Las fuerzas federales y estatales hablan de respeto a las leyes pero permiten y promueven la emisi?n de una radiodifusora pirata denominada Radio Ciudadana, aunque la gente le llama Radio Patito o Radio Alcantarilla, en la que (varios grados m?s de avance en las estrategias de control social fascistoide) se dan domicilios de dirigentes de la APPO o de personajes c?vicos, como la doctora Bertha Elena Mu?oz Mier, alma de Radio Universidad, para que "la gente" vaya a cobrar cuentas a esos "culpables" de lo que sucede en la entidad, exhortos criminales que permitir?an a bandas de polic?as encubiertos actuar endosando la represi?n a presuntos "enojos ciudadanos". Radio Ciudadana, que se emite desde lugares desconocidos y en la que, por ejemplo, ayer se llamaba a los oaxaque?os "bien nacidos" a golpear al autor de ciertos teclazos astillados (identificado por nombre, apellido, peri?dico que publica su columna y una que otra tele en que sale de voceador) en cuanto esos "ciudadanos ejemplares" lo encontraran en la calle.
Y en el ambiente reina la convicci?n social de que estas horas finales del foxismo ?horas que a su vez son las iniciales del nuevo reino diazordacista del terror? son las m?s oscuras y peligrosas para Oaxaca, porque la "Mano firme, pasi?n por M?xico", pretende demostrar su vigencia en estas latitudes aplastando el ejemplarmente peligroso movimiento oaxaque?o y creando una cortina de distracci?n sangrienta que ayude a encubrir lo que pueda pasar en la capital del pa?s el d?a del relevo presidencial.
El pu?o endurecido que se ha mostrado en Oaxaca es responsabilidad de Felipe Calder?n, pues a estas alturas ya tiene el control del aparato represivo. Ese rostro de violencia institucional forma parte de un dise?o pol?tico del r?gimen entrante. Por ello Calder?n ha nombrado a practicantes de las doctrinas econ?micas socialmente represivas para que se encarguen de las carteras que seguir?n beneficiando a las c?pulas empresariales; por ello Calder?n ha considerado la posibilidad de nombrar al h?roe de las represiones jaliscienses como secretario de Gobernaci?n, y por ello ha nombrado en su gabinete social a representantes de la ultraderecha y de los intereses partidistas m?s conservadores.
Ese dise?o institucional pretende llevar a los mexicanos del des?nimo electoral y el encono social al temor inmovilizante. De lo que se trata es demostrar a los mexicanos que las protestas y la disidencia no tienen m?s destino que la desgracia personal: el control f?rreo de los espacios de opini?n e incluso de informaci?n equilibrada (ayer ya no estuvo Ricardo Rocha en la frecuencia de Radio F?rmula) pretende doblegar a los cr?ticos y opositores mediante el expediente de la marginaci?n o la inexistencia medi?tica. Golpes f?sicos y sicol?gicos para instalar el neofranquismo de San Felipe: los presos oaxaque?os, por ejemplo, fueron llevados en viajes de terror a una c?rcel de alta seguridad, a muchas horas de distancia, en Nayarit; ayer hubo disparos de armas de fuego y secuestros de personas en las afueras de la Facultad de Medicina de la UABJO, mientras estudiantes denunciaban desapariciones y represi?n, protestaban por las balaceras contra el edificio escolar y llamaban a defender a estudiantes detenidos y los puestos de socorro m?dico que han servido para atender a heridos sin distingos pol?ticos y que tambi?n han sido baleados y agredidos.
En la capital del pa?s los pol?ticos pretenden aparentar que todo sigue su cr?nica accidentada marcha con normalidad, mientras la APPO ofrece di?logo a sabiendas de que el calder?n social ha entrado en ebullici?n y mientras segmentos guerrilleros anuncian en Oaxaca su decisi?n de enfrentar a la PFP. Felipe el entrante pone su mejor sonrisa para reunirse con distinguidos pri?stas (el pacto PRIAN que mantiene a Ulises en Oaxaca y convalidar? a Calder?n en San L?zaro) y el tic tac sigue sonando en un escenario de alta peligrosidad, en el que aparentemente la ca?da de Ulises estar?a pact?ndose para despu?s del primero de diciembre, cuando ya no haya necesidad de elecciones para nombrar sustituto, a cambio de desmembrar y descabezar ejemplarmente a la APPO. Tic, tac. ?Hasta ma?ana, desde Oaxaca, donde las organizaciones civiles y ONG tambi?n est?n en la mirilla!


Oaxaca: el fin de la tolerancia
Luis Hern?ndez Navarro

Oaxaca en 2006 como Sonora en 1902. A comienzos del siglo XX el gobierno de Porfirio D?az enfrent? la en?sima rebeli?n de los yaquis deportando a los indios prisioneros a Yucat?n, Jalisco, Tlaxcala y Veracruz. A comienzos del siglo XXI, la administraci?n de Vicente Fox responde a la sublevaci?n oaxaque?a enviando a los 141 detenidos insumisos al penal de San Jos? del Rinc?n en Nayarit.
Vicente Fox termina su sexenio con las manos llenas de sangre. "Se acab? la tolerancia" en Oaxaca, dice el general Ardelio Vargas, jefe del Estado Mayor de la Polic?a Federal Preventiva (PFP), uno de los h?roes, junto con el almirante Wilfrido Robledo, de la represi?n de Atenco. Sus perros est?n en la calle. Lanzan lacrim?genos, golpean con lujo de violencia, detienen sin ?rdenes de aprehensi?n, invaden viviendas sin autorizaci?n, destrozan propiedades, ocupan hospitales y cl?nicas, impiden el libre tr?nsito de las personas, ofenden sexualmente a las mujeres.
En las calles los j?venes son detenidos indiscriminadamente por el mero delito de ser j?venes. Los presos son maltratados, torturados y confinados con reos comunes. No se permite que sus defensores jur?dicos y familiares los visiten. Y, como en el porfiriato, son deportados.
Pero los abusos contra la poblaci?n civil de la PFP no se limitan a los que sus integrantes cometen directamente. Ellos act?an como resguardo de los sicarios al servicio de Ulises Ruiz. Estos pistoleros y polic?as vestidos de civil recorren la ciudad de Oaxaca en veh?culos desde los que disparan y secuestran integrantes de la APPO. Son los convoyes de la muerte. La mayor?a de los 20 homicidios perpetrados contra activistas han sido responsabilidad suya.
?Por qu? esta represi?n contra el movimiento popular de Oaxaca? ?Por qu? ahora? ?Qu? sucedi? que agot? la "tolerancia" de las autoridades federales? B?sicamente por una raz?n: a menos de una semana de tomar posesi?n como jefe del Ejecutivo, en medio de una gran crisis de legitimidad, Felipe Calder?n exigi? a Vicente Fox que, en vista de que no le hab?a solucionado el conflicto, lo dejara en condiciones de debilidad tales que le garantizara una futura negociaci?n en condiciones favorables. Con presos y perseguidos, supone, el arreglo con los insumisos ser? m?s f?cil y barato. Reclam? y obtuvo que sea la administraci?n saliente y no la entrante la que pague el precio y el descr?dito de la represi?n. En suma: que le limpiara el camino. De paso, consigui? con una acci?n de distracci?n, desalentar la presencia masiva de un contingente oaxaque?o en las jornadas del pr?ximo primero de diciembre para evitar su toma de posesi?n.
La presencia masiva de la PFP en Oaxaca desde el pasado 29 de octubre no impidi? que las protestas contra Ulises Ruiz se mantuvieran vivas en la entidad. No desarticul? la organizaci?n popular ni fren? la revuelta. Al contrario, la APPO realiz? exitosamente su congreso y reafirm? su unidad interna.
Sin embargo, a pesar de enfrentamientos como el del 2 de noviembre, el conflicto se encontraba relativamente contenido. No se hab?a restablecido la ingobernabilidad ni la normalidad en la vida cotidiana en la entidad, pero exist?an puentes de comunicaci?n informales entre el gobierno federal y la direcci?n de la APPO. Era, pues, un conflicto relativamente administrado. Ese estatus resultaba, sin embargo, inconveniente para el gobierno entrante y decidi? romperlo.
?Realiz? el movimiento popular alguna acci?n que rompiera este equilibrio? No, definitivamente no. La manifestaci?n del pasado s?bado fue absolutamente pac?fica. Fue, evidentemente, una demostraci?n de fuerza, pero se trat? de una acci?n no violenta. La decisi?n de atacar provino, como se ha documentado ampliamente, de la PFP. Fueron elementos de esta corporaci?n los que lanzaron canicas con resorteras a los manifestantes y luego lacrim?genos y proyectiles. Fueron ellos quienes comenzaron la agresi?n.
?Perdieron los mandos de la PFP el control sobre su tropa? Muy probablemente as? sucedi? en un comienzo. Pero, m?s adelante, la orden fue atacar. Y lo hicieron con sa?a y con rencor. Fueron a machacar a los manifestantes, a cobrarse una venganza. La represi?n fue salvaje: tres muertos, m?s de 100 heridos, 221 detenidos.
Y con ellos, protegidos por ellos, actuaron los sicarios y los polic?as vestidos de civil al servicio de Ulises Ruiz. Dispararon y secuestraron a ciudadanos indefensos. Agredieron a quienes en la estaci?n de autobuses ADO esperaban su transporte. Se dedicaron a lo que han hecho durante los ?ltimos meses: sembrar terror.
Simult?neamente, Radio Ciudadana, conocida popularmente como "Radio Patito", la estaci?n pirata de los seguidores del gobierno estatal llam? a prender fuego a la casa de algunos destacados dirigentes del movimiento popular. No era broma. El domingo 26 de noviembre las oficinas de Flavio Sosa, uno de los m?s conocidos voceros de la APPO, fueron incendiadas. Por supuesto, ni la PFP ni la polic?a estatal lo evitaron.
"Esto se est? normalizando", dijo Ulises Ruiz en una m?s de sus involuntarias bromas. "No habr? perd?n", advirti?. Como candidato a gobernador del estado, Ulises se present? como un "hombre de unidad". Hoy sabemos que en aquel entonces le faltaron tres letras: Ruiz es el pol?tico de la "impunidad".
La violenta represi?n en Oaxaca es el broche de oro con el que Vicente Fox cierra su sexenio, pero es, tambi?n, la tarjeta de presentaci?n de Felipe Calder?n. Sin reconocerlo, han decretado en los hechos un Estado de sitio. Las garant?as individuales han desaparecido en la entidad.
Sin embargo, la medida no va a solucionar nada. Quienes la ejecutan olvidan dos peque?os detalles. Primero, la enorme capacidad de resistencia del pueblo oaxaque?o. Segundo, que lo que realmente han hecho al reprimir as? es esparcir el rencor, la indignaci?n y deseo de venganza ciudadanos a muchos m?s puntos de la geograf?a nacional. La tolerancia, enti?ndase bien, se agot? tambi?n del otro lado.
Publicado por solaripa69 @ 10:58
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios