Viernes, 15 de diciembre de 2006
DE LA JORNADA:


La fuerza social debe parar la violencia de Estado
Entrevista a MANUEL - JOSE ARTURO - GERTRUDIS Y JAVIER, LIDERES DE GRUPOS ARMADOS
Los bombazos en el DF, alerta sobre el gran descontento social
"El mensaje de la represi?n en Oaxaca fue que est? condenado al fracaso cualquier intento para abrir de manera pac?fica nuevas rutas de transformaci?n del pa?s, y la resistencia encabezada por AMLO ha contribuido a develar el uso faccioso de las instituciones"
JESUS ARANDA
La represi?n del movimiento popular en Oaxaca es "un proceso emblem?tico", y el mensaje que recibimos es que "todo intento por transformar de manera pac?fica nuestra sociedad est? condenado al fracaso". De ah? la necesidad de "abrir nuevas rutas de cambio social, no necesariamente armadas".
En entrevista con La Jornada, dirigentes de las organizaciones armadas Movimiento Revolucionario Lucio Caba?as Barrientos (MRLCB), Tendencia Democr?tica Revolucionaria-Ej?rcito del Pueblo (TDR-EP), Brigada de Ajusticiamiento 2 de Diciembre (BA 2D), Organizaci?n Insurgente 1 de Mayo (OI 1M), Brigadas Populares de Liberaci?n (BPL) y Unidad Popular Revolucionaria Magonista (UPRM) reconocen que la colocaci?n de tres bombas el 6 de noviembre pasado en la ciudad de M?xico gener? una reacci?n que puso "en tela de juicio" la legitimidad de la acci?n.
Sin embargo, "creemos que una lectura recta respecto a estos hechos debe conducir a comprender que no son otra cosa que una se?al, una advertencia, una alerta, frente a la escalada represiva del gobierno", adem?s de una alerta para que no se repitan episodios dolorosos "que pensamos que hab?an quedado atr?s en la historia, pero que nuevamente est?n presentes".
Al anunciar la integraci?n de la UPRM a la "coordinaci?n revolucionaria y de unidad", los entrevistados se desmarcan de la opini?n de movimientos armados de otros a?os, que en su momento cuestionaron la lucha electoral.
Con los rostros cubiertos con paliacates y escoltados por seis milicianos con rifles de alto poder, los entrevistados hacen un reconocimiento inusitado a la llamada "izquierda electoral". Manuel, Jos? Arturo, Gertrudis y Javier sostienen un comunicado le?do la noche de la entrevista, en el que afirman que la resistencia social representada por la convenci?n nacional democr?tica ?al negarse a reconocer a Felipe Calder?n como Presidente de la Rep?blica y legitimar simb?licamente el triunfo de Andr?s Manuel L?pez Obrador? "ha contribuido a develar el car?cter de clase y represivo, as? como el uso faccioso de las instituciones gubernamentales", reafirmando la necesidad de transformar democr?ticamente dichas instituciones y reconquistar la soberan?a.
Sin dudar y con respuestas directas, los entrevistados destacan la "extraordinaria importancia" de la otra campa?a, del EZLN; la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), y su r?plica nacional: la Asamblea Popular de los Pueblos de M?xico, en la lucha antineoliberal y anticapitalista, "as? como el proceso de resistencia, lucha armada y articulaci?n pol?tica fraterna que sostenemos diversas organizaciones revolucionarias".
Gertrudis, de la direcci?n colectiva del MRLB, deja en claro su postura: "tampoco nos enga?amos" con que el eventual triunfo de Andr?s Manuel L?pez Obrador fuera la soluci?n para el pa?s; pero, "si hay una parte del pueblo que est? confiando en ?l", entonces habr? que apoyar al pueblo, y si el PRD encabeza causas leg?timas contra la privatizaci?n de las riquezas nacionales y contra el imperialismo, "en eso estaremos juntos".
La reflexi?n
Jos? Arturo, de la TDR-EP, indica: "la represi?n en Oaxaca ha tenido ya un impacto profundo, y las heridas que ah? est?n abiertas tardar?n muchos a?os en resta?arse; lo ?nico que logr? el gobierno federal fue profundizar el descontento y el encono contra un grupo poderoso que ha decidido poner o?dos sordos y llevar hasta sus ?ltimas consecuencias el modelo neoliberal".
Gertrudis apunta que "se accion? en Oaxaca porque parte de ese pueblo estaba a la expectativa de qu? iban a hacer las organizaciones armadas".
Y reconoce: "es cierto que hay cr?ticas, y que son v?lidas; precisamente por eso se suspendi? el accionar del primero de diciembre, porque la espiral de la violencia no empieza con la violencia del pueblo, sino con la violencia de arriba".
AGRESION DE LA ULTRADERECHA.
Habr? quien diga que estas acciones van a generar una escalada represiva pero, ?qu? esperan de un gobierno de ultraderecha que ya est? haciendo uso de la violencia con actos como las concesiones de playas a extranjeros, las concesiones del petr?leo, la energ?a el?ctrica y el agua?
Pese a su convencimiento, admite: "quisi?ramos responder m?s fuerte. Ahorita lo hacemos simb?licamente, no con af?n de venganza, sino con af?n de justicia.
"Marcos dice que M?xico est? sangrando; nosotros decimos que est? haciendo erupci?n por todos lados. Esa es una realidad, los grupos est?n emergiendo tambi?n en el norte, no nada m?s en el sur".
?Hasta qu? punto es ?tico poner bombas? ?se pregunta, y responde con otras interrogantes. Bueno, ?hasta qu? punto es ?tico que nos despojen, que en las comunidades ind?genas se est? corriendo a la gente? ?Hasta qu? punto es ?tico recortar el presupuesto a la educaci?n?
En este contexto, Manuel, de la UPRM, organizaci?n que apenas ayer formaliz? su integraci?n a esta coordinaci?n de grupos armados que el pasado 6 de noviembre reivindic? las explosiones en la capital de la Rep?blica, comenta sobre lo sucedido en Oaxaca: "causa rabia y dolor que repriman el movimiento social y luego nos digan que los violentos del movimiento armado abrieron la puerta a la violencia, cuando la violencia proviene desde la imposici?n de Ulises Ruiz".
Y advierte el sentir de su organizaci?n, que labora de manera paralela en la lucha pol?tico-electoral y que, incluso, ha obtenido puestos de representaci?n popular: "no podemos seguir poniendo la otra mejilla; necesitamos actuar en los dos terrenos, en el pol?tico y en el militar".
?Respecto al cambio en su manera de pensar sobre la izquierda que tom? las armas en los a?os 60 y 70, y que calific? de "traidores" a los que buscaron el cambio por la v?a electoral, ?esto habla de madurez de la izquierda, de una nueva etapa de lucha? ?se le pregunta.
Manuel afirma que han privilegiado el trabajo pol?tico a lo largo de los ?ltimos a?os, y que en el terreno electoral, el hecho de que L?pez Obrador obtuviera 15 millones de votos "nos habla de un proceso ?lgido en la lucha pol?tica nacional, y nosotros necesitamos asimilar esta experiencia".
Estamos creciendo a pasos agigantados ?contin?a?, "nada m?s hay que estar presente en una movilizaci?n de Andr?s Manuel L?pez Obrador para ver r?os de gente por todos lados, que incluso est?n planteando la necesidad de escalar de la lucha pol?tica, de la manifestaci?n, de la protesta callejera a la lucha armada, porque no est?n dejando otro camino".
Se est?n buscando mecanismos para trascender en esta lucha, nos estamos esforzando en capitalizar este descontento, este gran movimiento nacional que se est? gestando y apuntalar el proyecto con los compa?eros presentes y darle mayor fuerza.
?Por un lado dicen que la opci?n pac?fica se est? cerrando, pero tambi?n consideran que no se puede repetir lo de Oaxaca. Tal parece que ustedes mismos se estuvieran conteniendo, pareciera que no es el momento adecuado para tomar las armas. ?No es una postura ambigua en cuanto al uso de las armas? ?se les inquiere, y Gertrudis responde: ?Por qu? no declaramos la guerra ahorita? ?Esa ser?a la pregunta, como si hubiera una contradicci?n?
?Pareciera que no hay una decisi?n de ustedes de tomar las armas.
Jos? Arturo toma la palabra: "No quisi?ramos que la v?a de las transformaciones sociales profundas en el pa?s sea la de la violencia, no lo deseamos. Al plantear que nuestra acci?n son peque?as se?ales y la advertencia para que la elite neoliberal detenga esta escalada represiva no tiene que ver s?lo con nosotros y nuestra capacidad, sino con el estallido social revolucionario al que est?n conduciendo con esta b?rbara manera de concebir la pol?tica.
"Consideramos que no podemos esperar de este gobierno soluciones a los problemas de fondo que vivimos los mexicanos, por lo que tenemos que prepararnos. Y cuando hablamos de abrir nuevas rutas, no necesariamente nos referimos a la violencia, sino a impulsar y organizar un nuevo constituyente.
"Este punto, que al parecer est? en la agenda de diferentes movimientos sociales y sujetos pol?ticos, es el que podr?a permitirnos a las diversas fuerzas articularnos, discutir, establecer un nuevo pacto social, y esto no necesariamente tiene que ser una ruta violenta.
"Las posibilidades de dar una soluci?n de fondo por el lado de las instituciones se cancela cada vez m?s, pero no as? del lado del movimiento social, y (la represi?n en) Sicartsa, Atenco y Oaxaca son una prueba muy importante de eso, y estos movimientos han hecho hincapi? en que son sociales y pac?ficos, que han sido obligados a defenderse de la represi?n de los gobiernos federal y estatales.
"Sin embargo, se aferran a una legalidad, y es necesario defender esos espacios, porque creemos que debe anularse la violencia de los poderosos. Y esto s?lo ser? posible si somos capaces de contribuir a la organizaci?n de los m?s amplios sectores del pueblo.
"Es mentira que las organizaciones armadas estemos aisladas del pueblo; ning?n grupo puede subsistir de esa forma. Necesariamente estamos presentes en los movimientos sociales, somos un recurso de autodefensa, somos forma de defensa ante el desprecio de lo que somos como mexicanos, de ah? que consideremos que la fuerza social del pueblo debe parar la violencia del Estado. La fuerza social se debe hacer presente en las calles, en los espacios que los movimientos revolucionarios de los 60 y 70 hicieron posible.
"Hoy no desconocemos que el esfuerzo hecho desde la izquierda electoral, a la que descalificamos en otros momentos, tambi?n contribuy? de manera notable.
"Creemos que es falso el dilema de reforma o revoluci?n; lucha legal o lucha armada como dos cosas contrapuestas son un falso problema, y es necesaria la articulaci?n de todas las formas de lucha, de los diferentes procesos y movimientos para lograr una transformaci?n, y si podemos hacerla sin derramar una sola gota de sangre, creemos que esa es la ruta correcta.
"De ah? esta postura que pareciera ser ambigua. Somos grupos armados que no queremos la violencia. En su momento, el EZLN lo expres? de manera muy clara: somos soldados hoy para que otros no lo tengan que ser ma?ana".
Asimismo, los cuatro descalifican la decisi?n de Felipe Calder?n de incrementar el presupuesto para las fuerzas armadas, en contraste con la reducci?n a los fondos para educaci?n y salud.
Gertrudis comenta: "Lucio Caba?as dec?a que 'el soldado tambi?n es pueblo'; hay los zetas que se venden al narcotr?fico, pero tambi?n en las filas del Ej?rcito y la Marina est? el pueblo, y tienen sus familias sufriendo o parientes del otro lado. Hay un compa?ero que fue militar y fue asesinado, y gracias a compa?eros que han estado en el Ej?rcito sabemos de grupos paramilitares, como el grupo Catarsis, que existe en Jalisco y Michoac?n, comandado por un argentino y un capit?n jubilado del Ej?rcito Mexicano, porque est?n preparando lo que viene, la desaparici?n, la infiltraci?n. Aparte del Ej?rcito ya tienen inteligencia militar, de la polic?a, del Cisen (Centro de Investigaci?n y Seguridad Nacional), los grupos paramilitares de ellos, la ultraderecha.
"Por eso ?concluye? es que exhortamos a soldados y marinos honestos, quienes mayoritariamente son de extracci?n humilde, a que desobedezcan las ?rdenes criminales y represivas de sus mandos militares, a abandonar las filas de los cuerpos represivos e integrarse a las de los diversos movimientos populares".
La lucha armada ?advierte Jos? Arturo? no se explica si no es con el apoyo de diferentes grupos y sectores, incluidos militares y polic?as que integraron los cuerpos represores. Se dio hist?ricamente, se est? dando en ese momento, y se seguir? dando".
Los dirigentes responden convencidos a las preguntas, mientras los j?venes milicianos con uniformes castrenses dispares, del verde olivo al camuflaje, hacen un marcial cambio de guardia a un costado de sus l?deres. Pese a que la entrevista transcurre tranquila, los guardianes se mantienen alertas.


ONG denuncia abusos sexuales contra activistas oaxaque?os detenidos en Nayarit
A los consignados los han privado de agua y alimentos, se?ala reporte de la Limeddh
EMIR OLIVARES ALONSO
Un n?mero significativo de los activistas detenidos en Oaxaca y trasladados al penal de San Jos? del Rinc?n, en Nayarit, reporta haber sido v?ctima de abusos sexuales acompa?ados de amenazas de violaci?n y mutilaci?n, inform? la Liga Mexicana de Defensa de los Derechos Humanos (Limeddh).
La organizaci?n de defensa de las garant?as fundamentales entrevist? a 86 de los 137 detenidos durante el enfrentamiento del pasado 25 de noviembre ?que fueron trasladados? a esa c?rcel y, tras analizar los testimonios, destac? que las autoridades carcelarias y policiacas han incurrido en tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes; am?n de que la mayor?a de los aprehendidos "son inocentes" e inclusive no tienen v?nculos con la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca.
La Limeddh indic? que las declaraciones que obtuvo son "congruentes, concordantes y correspondientes entre s?, por lo que tienen valor preponderante en el an?lisis de la verdad hist?rica de los hechos".
Con base en 86 testimonios, el organismo concluy? que a quienes est?n detenidos en el penal de San Jos? del Rinc?n por los hechos de Oaxaca se les ha privado de agua, alimentos, de facilidades para realizar sus necesidades fisiol?gicas, atenci?n m?dica, se les ha obligado a estar en posiciones forzadas, y "se les apil? como bultos" durante el traslado de Oaxaca a Nayarit.
Otra de las irregularidades que se?al? la Limeddh es que aunque 34 de los presuntos responsables de actos violentos en Oaxaca son mujeres y tres menores de edad, a todos los manifestantes que a?n permanecen presos se les encarcel? en un penal varonil.
Los testimonios tambi?n revelan que los detenidos han sido v?ctimas de tratos degradantes e indolentes por parte del personal penitenciario, fueron rapados, incluidas las mujeres; se?alan que al ser aprehendidos fueron objeto de golpes y vejaciones aplicadas como castigo.
La Limeddh revel? que los entrevistados mostraron incertidumbre sobre su situaci?n jur?dica, adem?s de que el maltrato se agrava al encontrarse en un penal lejano, por lo que para sus familiares, abogados y amigos es dif?cil emprender la defensa jur?dica.
"Los da?os f?sicos y sicol?gicos fueron directos e indirectos, es decir, sufridos en carne propia y al observar c?mo eran tratados los dem?s detenidos, lo que genera una grave afectaci?n de la esfera emocional", establecen las conclusiones del organismo.
La Limeddh subray? que este tipo de tratamiento por parte de las autoridades carcelarias y policiacas "es considerado por los convenios internacionales como tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes"; los cuales se agravan por el clima de "terror" ante la incertidumbre de que los prisioneros no saben cu?l ser? su suerte.
El an?lisis refiere que a pesar de que los detenidos estuvieron en contacto con diferentes tipos de autoridades, la mayor?a de ellas no les cuestion? sobre el maltrato que habr?an sufrido, por lo que los testimoniales indican que "existieron ?rdenes t?citas de actuar con sa?a y prepotencia, puesto que ning?n superior intent? evitar los maltratos ni tampoco, a lo largo de este tiempo ?desde el momento de la detenci?n hasta ayer? se tiene conocimiento de que se iniciara de oficio (como est? obligado el Estado mexicano) una averiguaci?n previa por el delito de tortura, como lo establecen los convenios y pactos internacionales", pues este il?cito s? se cometi?, se?ala el reporte.
Ante esto, la Limeddh concluy? que el Estado mexicano ha incurrido, "por acci?n u omisi?n", en la violaci?n a los pactos y convenios de las organizaciones de Naciones Unidas y de Estados Americanos.
"Esta evidente omisi?n en el cumplimiento de la legislaci?n internacional, adem?s de traducirse en una conducta institucional que coloca al Estado mexicano al margen de la misma, nos obliga a rechazar categ?ricamente estas acusaciones inadmisibles y a denunciar la existencia de una franca persecuci?n desde los diferentes ?rganos y funcionarios de la seguridad del Estado, que pretende criminalizar la propuesta popular y la acci?n c?vica de las organizaciones sociales".
Hasta el momento, el conflicto en la entidad ha dejado 137 detenidos en Nayarit, cuatro en Matamoros y cuatro m?s en el penal Altiplano, estado de M?xico.
Por otro lado, la organizaci?n internacional Trabajar Juntos por los Derechos Humanos, con sede en Lyon, Francia, solicit? a Felipe Calder?n intervenir de manera "urgente" ante el clima de persecuci?n que viven los defensores de las garant?as fundamentales en Oaxaca, sobre todo las integrantes de la Limeddh Y?sica S?nchez y Aline Castellanos, sobre quienes pesa una orden de aprehensi?n por el delito de despojo tras los sucesos en la toma de canal 9 el primero de agosto pasado.
Publicado por solaripa69 @ 11:08
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios