Jueves, 04 de enero de 2007
Los ni?os de Oaxaca
Por: Marcela Turati.

Huajuapam de Le?n, Oax.- Toda la ma?ana del domingo, desde su encierro en la c?rcel de Tlacolula, Francisco mareaba a los guardias con su terco
sonsonete: ?Se?or, ?A qu? horas voy a ver a mi mam?? ?Quiero ver a mi
mam?!?.
Su cantaleta de ni?o de nueve a?os ayud? a que los otros peque?os presos que ten?a a su lado tambi?n consiguieran el permiso de abrazar a sus madres,
recluidas en el mismo penal. Los minutos que dur? el reencuentro acariciaron
los golpes de ellas, recibieron la bendici?n materna y lloraron juntos,
antes de que las trasladaran al penal de alta seguridad de Nayarit.
S?lo de la colonia popular llamada San Juan Diego el Fenic, el s?bado 25 de
noviembre ?el d?a de la marcha de antiulisistas en la capital? cuatro ni?os
fueron capturados por elementos de las polic?as Federal Preventiva y
estatal. Los reos m?s peque?os del conflicto, motivado por la inconformidad
contra el gobernador Ulises Ruiz, tienen nueve, 10, 12 y 13 a?os.
Ellos vieron la golpiza que recibieron los adultos (entre ellos sus mam?s y
hermanos mayores), durmieron encerrados bajo llave, soportaron extensos
interrogatorios, pasaron hambre, fueron incomunicados y sus cuerpos
esculcados en busca de explosivos.
Una de ellas, Miriam, la m?s grande, fue amarrada de las manos y obligada a
mantenerse en cuclillas, como los adultos.
El martes todos fueron excarcelados, pero no liberados del todo:
peri?dicamente tienen que firmar su libertad, aunque todav?a ni firma
tienen. La pena por los delitos que se les imputa es m?s larga que sus a?os de vida: incendio de edificios, saqueo, sedici?n y uso de explosivos.
Los ni?os son tambi?n los primeros excarcelados que pueden decir qu? pas? la noche del 25, cuando la polic?a extendi? una gran red que arrastr? a todo el que caminaba por la calle.
?Los polic?as nos preguntaron que si llev?bamos armas y nos llevaron al
z?calo, nos sentaron. Nos amarraron por detr?s nuestras manos, nos llevaron
a la c?rcel de Tlacolula. Me quitaron mis dos chamarras y mis agujetas, me
metieron con una se?ora.
?A los hombres los golpeaban, les jalaban sus cabellos, a las se?oras les
dieron cachetadas, les pegaban en la cabeza, que porque no pod?an hablar
bien el espa?ol?, dice Mayra Maceda, la de 13, que hasta la semana pasada
estuvo en las listas de desaparecida.
Ella fue a la marcha en representaci?n de su pap?, que es ayudante de
alba?il y no consigui? permiso para faltar al trabajo para cumplir la cuota
al Fenic. Iba emocionada, pero de eso no le queda ni una pizca. Jacobo, su
pap?, se culpa de la dejadez de haberla mandado en su representaci?n.
Me desapartaron de mam?.
Afuera de su casa, calladito, mirando siempre el piso, est? Francisco Santos Reyes, el hu?rfano m?s peque?o de la marcha del d?a 25. La manifestaci?n que le arrebat? el mismo d?a a su mam?, Juana Magdalena, y a su hermana Paula.
?No platica nada, nom?s que le agarr? la polic?a su brazo y lo avent? pa?
ll?, que a la mam? le jalaron su cabello, que a mi?ja Paula le metieron un
fierro (esposas), ?se bien feo, que le ponen en la mano y dice que se hinch?
feo la mano de su hermana?, cuenta Fernando Lorenzo, su pap?, que se ve
angustiado por el retraimiento de su chiquito.
?Lo ?nico que habla es que cu?ndo viene su mam?, por eso le dije que a lo mejor ya va a venir?, agrega.
Lo dice al regresar con las credenciales de elector de las dos detenidas de
la familia, la ?nica prueba que tiene de su existencia, ya que no tiene
ninguna foto de ellas. Le dice tambi?n a Francisco que corra a casa por su
acta de nacimiento, porque ambos dudan de si tiene ocho o nueve a?os.
?Cuando lleg? la polic?a nos llevaron donde hab?a muchos polic?as (el
z?calo). Nos metieron en el autob?s y all? nos desapartaron. A nosotros los
polic?as nos pusieron de un lado y a las mam?s del otro. Las mujeres
polic?as les estaban preguntando c?mo se llamaban, les jalaban su pelo, le
dieron patadas y cachetadas?, recuerda.
Vi cuando la golpearon.

Cuando la se?ora Bernardita Ortiz Bautista se enter? de la marcha en la
capital, alist? a sus dos ni?as mayorcitas, Beatriz Bel?n, de 12, y Rosalba,
de diez, y pidi? a su hijo Alejandro, el que ya va al Conalep, que las acompa?ara. Caminaron bajo el sol, como los maestros, e hicieron el cerco humano a la PFP para exigirle salir de Oaxaca. Fue a bordo de la suburban que agarraron a la familia.
?Llegaron los polic?as y nos dijeron que alz?ramos las manos, yo me espant?,
pens? que me iban a matar. Mi mam? y yo lloramos. Nos dijeron que cerr?ramos los ojos para no ver a d?nde nos llevaron, pero yo s? vi. En un lugar donde hay una iglesia y muchos polic?as nos revisaron todo nuestro cuerpo,
mochilas y nos preguntaban si tra?amos cohetes?, dice Rosalba, la que se
apunt? a la marcha para conocer Oaxaca por primera vez.
Ah? separaron a las ni?as de Bernardita, que ya iba amarrada. Vieron c?mo
una mujer polic?a le pegaba con un palo largo (tolete) para que caminara
r?pido. En Tlacolula la volvieron a ver, tambi?n a su hermano.
?Eran muchos hombres, como 50 o 100, algunos iban hinchados, un se?or lo
golpearon bien feo, le sacaron su ojo, le dijeron que caminara m?s r?pido o
le pegaban. Luego mandaron a las mam?s a una casa, luego ya supe que era la c?rcel. Mam? no volte? porque la agarraban del cabello y no las dejaban ver,
y los polic?as nos dijeron que si seguimos platicando nos iban a golpear
como los hombres?, sigue la m?s chica.
Todos los ni?os estuvieron media hora afuera de la c?rcel, sentados. M?s
tarde los llevaron a cuartos con cama, y les dieron una cobija. Hasta el
domingo al medio d?a se acordaron de que necesitaban comida y les dieron su
raci?n del d?a: salsa de huevo y un vaso de agua.
Toda la ma?ana, Francisco estuvo exigiendo ver a su mam?, lo repet?a cada 10
minutos. Gracias a su insistencia, Rosalba y Bel?n vieron a Bernardita.
?Mi mam? me cont? el domingo que le dieron dos patadas, no s? cuantas
cachetadas, aparte le jalaron el cabello. Estaba triste y roja de su cara.
Hab?a llorado toda la noche, y cuando la vimos empez? a llorar, nos
abrazamos, nos pregunt? si nos hab?an pegado, si ten?amos cobija y comida, me dijo que ya no llore, y despu?s se la llevaron?, dice Bel?n, seria, muy seria.
El lunes, a las 5 de la ma?ana, los ni?os fueron llevados al Tutelar de
Menores. Dicen que ah? un se?or les dijo que ya no iban a ver m?s a sus
mam?s y los interrogaron. En el camino fueron llevados con un se?or
??hinchado, le hab?an partido su cabeza??, a quien dejaron en una cl?nica.
?Me preguntaban que qu? hac?a en Oaxaca, que si hab?a quemado cosas,
aventado bombas, cohetes, les dije que yo no me met? en la pelea, me dijeron
que si les dec?a d?nde viv?a me iban a llevar con mi pap?, y les dije la
verdad y ellos me dijeron mentiras porque me llevaron a Tlacolula?, dice
Rosalba.
Su casa es un jacal de l?mina, un cuadro hace seis a?os fraccionado. De
atr?s de la l?mina salen cuatro ni?os m?s peque?os, sus hermanitos, de los que ahora se hace cargo. Mientras mam? no vuelva, no regresar?n a la
escuela.







LA PESADILLA AZUL (Testimonio).


Escrito por LibreOaxaca.
Martes, 02 de enero de 2007


?Tomen su dos de noviembre? fue lo primero que escuch? Juan de Dios cuando fue golpeado brutalmente, durante su detenci?n por elementos de la Polic?a Federal Preventiva en el atrio de Santo Domingo, aquel 25 de noviembre.
Juan de dios G?mez Ram?rez, de la Agencia Internacional de Prensa Ind?gena, ?estaba realizando fotograf?as de los sucesos que estaban ocurriendo, junto a un grupo de corresponsales, principalmente europeos, en el crucero de ?Macedonio Alcal? y ?Mariano Matamoros?, cuando nos avisaron que se quemaban las ventanas del hotel Camino Real (a una cuadra de ah?).
Juan de Dios narra que se dirig?a hacia el hotel cuando se vieron envueltos en una densa nube de gas lacrim?geno que les impidi? llegar. Apenas logr? reponerse cuando not? que los granaderos avanzaban ya sobre 5 de Mayo. Se dirigi? entonces hacia el atrio de Santo Domingo, en donde la gente comenzaba a amontonarse, arrinconadas por las fuerzas represivas, y donde recibieron a?n m?s granadas de gas que ca?an a sus pies.
Ah?, en el atrio, Juan de Dios, perdi? el sentido por la intoxicaci?n.
?Cuando recuper? el conocimiento sent? los golpes en la espalda; les dije que era periodista, me arrastraron hacia el parque, registraron mi mochila, me tomaron del pelo y me incorporaron mientras segu?an golpeando, nos despojaron de todas nuestras cosas y nos condujeron al z?calo?. Ah? siguieron golpeando y amenazando; les quitaron los zapatos y comenzaron a pisarle los dedos de los pies. Los golpes no pararon ni al abordar el cami?n en donde los amontonaron unos encima de otros (?algunos iban sangrando?), ni en el trayecto, ni cuando finalmente los metieron en celdas.
Piernas, pies, rodillas, costillas, brazos, hombros.
Ni ?l ni los otros detenidos sab?an d?nde estaban. Tampoco sab?an a d?nde iban cuando los trasladaron en un avi?n de la PFP. Los federales ten?an su particular modo de informar a los detenidos: ?los vamos a arrojar al mar?, les dec?an.
Entre gritos y amenazas (todos los polic?as gritaban, cuenta Juan de Dios), llegaron al Rinc?n, en Nayarit. Los desnudaron y los revisaron, para luego introducir a tres personas en cada celda de 2 por tres metros. Y de ah?, ?sobrevivir al tedio?. S?lo sal?an de la celda para que les aplicaran tests (de todo tipo, psicom?tricos, sexuales, antecedentes). El resto era pasar lista y someterse a m?s revisiones, bajo constantes amenazas de sanciones (suspender visitas o incomunicarlos).
Aunque, en realidad, las sanciones eran un hecho. ?La trabajadora social nos pidi? un tel?fono y una direcci?n para comunicarse con mi familia, pero esa llamada (lo averigu? despu?s) nunca lleg? a mi casa?. Transcurri? una semana antes de poder comunicarse con gente de la Liga Mexicana en Defensa de los Derechos Humanos (LIMEDDH). ?Apenas empez?bamos a llenar el cuestionario cuando el comandante dijo que se hab?a acabado el tiempo?.
D?as despu?s se entrevist? con representantes de la Comisi?n Nacional de derechos Humanos. ?Se concretaron a revisarnos los golpes que tra?amos en el cuerpo, tomaron fotograf?as, las midieron (las contusiones), llevaban una reglita con la que iban midiendo los golpes?. Tambi?n los de la CNDH le pidieron un n?mero y se comprometieron a comunicarse con su familia. Nunca lo hicieron. Fue la madre de su compa?ero de celda quien finalmente estableci? el contacto.
Juan de Dios titular?a su testimonio como ?la pesadilla azul?. ?La celda es de esa losa prefabricada con hoyos, pero la reja est? pintada de azul, hay una mesita de metal del mismo color, un librero del mismo color, y tres paredes donde est? la regadera, que tambi?n son azules; durante esos d?as no vimos el sol, s?lo ten?amos una ventana del otro lado del pasillo donde pod?amos ver un pedacito del cielo y unos muros; nom?s nos conform?bamos con ver algunas nubes que pasaban y, bueno, todo era azul cielo, como el color del r?gimen?.
Lo soltaron junto con la segunda ronda de 9 ?preliberados?, tras una escala en el penal femenil de Tlacolula, luego de dos semanas de encierro, sin explicaciones, sin proceso. Dos semanas de ?pesadilla azul?.


"Tortura sicol?gica continuada" contra presos de Oaxaca llevados a Nayarit
Organo internacional detecta alto impacto traum?tico por las vejaciones cometidas.

EMIR OLIVARES ALONSO
Las personas detenidas en Oaxaca que fueron trasladadas al penal de San Jos? del Rinc?n, en Nayarit, fueron sometidas a "tortura sicol?gica continuada: tratos vejatorios y denigrantes, humillaciones y amenazas", establece el primer balance de la Comisi?n Civil Internacional de Observaci?n de Derechos Humanos (CCIODH) tras entrevistarse con varios de los afectados, en las cuatro c?rceles de Oaxaca.
En sus primeras conclusiones, a 10 d?as de trabajo de observaci?n de las garant?as fundamentales en la entidad, los integrantes de la CCIODH refieren que entre los entrevistados "se detecta un alto impacto emocional y desintegraci?n familiar ante la separaci?n de hijos, padres, madres y hermanos, teniendo en cuenta que familias completas est?n o han estado en los penales".
Los activistas denuncian que a pesar de que ya pas? un mes, varios de los capturados el 25 de noviembre a?n muestran evidencias f?sicas de las agresiones que padecieron durante su detenci?n y traslado a Nayarit por elementos policiacos y paramilitares.
"Muchos presos manifiestan haber recibido amenazas, golpes, da?os f?sicos y tortura sicol?gica durante los traslados, y en algunos casos toques el?ctricos en varias zonas del cuerpo", establece el balance de la comisi?n internacional, la cual ha visitado los cuatro penales oaxaque?os en los que est?n recluidas las personas que han sido aprehendidas por el conflicto que se vive en la entidad desde hace m?s de siete meses.
El 26 de diciembre estuvieron en Miahuatl?n, donde se entrevistaron con siete mujeres; el 27 visitaron a dos hombres en el penal de Cuicatl?n; el 28 ingresaron a ver a los detenidos en Cosolapa, y el 29 estuvieron en Tlacolula, donde se entrevistaron con 24 de los presos por el conflicto.
El balance preliminar se?ala que algunas de las personas que est?n privadas de su libertad muestran "un severo impacto traum?tico producido por las situaciones vividas". Asimismo, establece que la mayor?a de las detenciones fueron hechas de forma arbitraria, y no s?lo se dirigieron a los participantes en el movimiento de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), pues "en la mayor?a de los casos se trataba de personas que s?lo estaban en la v?a p?blica".

Trato deshumanizante
Adem?s, el primer informe de la comisi?n refiere que, mediante los testimonios recabados, se comprob? que "el trato deshumanizante" que recibieron los prisioneros en el penal de San Jos? del Rinc?n, Nayarit, no es el mismo que se ha dado a los detenidos en las c?rceles oaxaque?as. "Actualmente, los presos y presas visitados reciben un trato correcto de los funcionarios penitenciarios".
Reporta tambi?n que un joven de 17 a?os permanece recluido en el penal de Tlacolula, cuya detenci?n es "irregular", al tratarse de un menor de edad.
Otras de las violaciones a derechos humanos que define la comisi?n en su reporte es que las detenciones fueron efectuadas sin garant?as legales, como el derecho a la defensa o la comunicaci?n con el exterior; los prisioneros no fueron notificados de los cargos que se les imputaban ni a d?nde se les trasladaba; la mayor?a no recibi? asistencia m?dica adecuada, am?n de que las autoridades no brindaron ninguna informaci?n a los familiares, quienes no se enteraban de las capturas, de los traslados ni del regreso a Oaxaca de quienes estuvieron por m?s de 20 d?as en la c?rcel nayarita.
Ignacio Garc?a, integrante de la CCIODH, indic? que a 10 d?as de trabajo, los activistas han realizado m?s de 150 entrevistas, con las que han obtenido m?s de 200 testimonios. Dijo que han visitado tres comunidades cercanas a la capital oaxaque?a, adem?s de que se han reunido con organizaciones que no simpatizan con la APPO, con objeto de recabar todas las visiones posibles.
Se?al? que el pr?ximo 2 de enero, la CCIODH ser? recibida por el subsecretario de Gobernaci?n, Abraham Gonz?lez, a quien le expondr?n los resultados obtenidos hasta el momento. "Tambi?n deseamos que nos d? la visi?n gubernamental de los hechos", dijo Garc?a.
El activista recalc? que la CCIODH prev? finalizar sus trabajos a finales de enero, por lo que antes de partir de M?xico presentar?an las primeras conclusiones y recomendaciones sobre las diversas violaciones a derechos humanos en el conflicto de Oaxaca. Inform? que un mes despu?s presentar?an el informe final del caso, con objeto de llevarlo a distintas instancias internacionales para que se pronuncien al respecto.



PRESAS Y PRESOS POLITICOS: LIBERTAD !!!!!
Las 34 mujeres que la Polic?a Federal Preventiva arrest? el s?bado 25 de noviembre en Oaxaca las raparon al llegar al penal de El Rinc?n, en Tepic.
A todas ??hay que repetirlo?? las raparon en forma humillante, inclusive a la profesora de la UAM-Xochimilco a quien le cortaron dos dedos de una mano en medio de la golpiza en que se produjo su detenci?n; y tambi?n a la joven de 21 a?os a quien los soldados de gris le pegaron hasta que se desmay? y cuando volvi? en s? le dijeron que iban a violarla ah? mismo, en la calle Ju?rez, delante de su mam?; y desde luego a la se?ora de 53 a?os que mientras era apaleada con la misma sa?a ve?a c?mo los pefepos arrastraban por el pavimento a su hija inconsciente y la sacud?an para despertarla y decirle que la iban a violar.
S?, a todas, por maltrechas, enfermas y asustadas que estuvieran, las raparon en Tepic para que no se les olvide qui?n manda en M?xico, y las raparon despu?s de someterlas a interrogatorios ultrajantes en la c?rcel femenil de Tlacolula, Oaxaca, donde los polic?as las iban metiendo, de una por una, en cuartuchos infectos y, sentadas y esposadas, y aun sabiendo que sufr?an con el dolor de todos los golpes encima, les pasaban el tolete por entre las piernas insinuando, una vez m?s, que las iban a violar. Incluso a las m?s viejas.
Pero eso no es todo. Despu?s de viajar a Tepic a entrevistarse con ellas y recabar estos y otros indignantes testimonios, a la presidenta de la Liga Mexicana de Defensa de los Derechos Humanos (Limeddh), secci?n Oaxaca, J?ssica S?nchez Maya, el "gobierno" de Ulises Ruiz Ortiz acaba de girarle orden de aprehensi?n dentro de la causa n?mero 104/2006, radicada en el reclusorio de Etla.
Y as?, mientras el nuevo "presidente" de la "Rep?blica" come y brinda con un "gobernador" asesino al que se le imputa la muerte de al menos 20 personas, la represi?n federal alcanza ya el siguiente saldo: m?s de 60 desapariciones forzadas, cerca de 300 presos pol?ticos y m?s de 300 buscados por la "justicia".
REPROBAMOS Y REPROCHAMOS ESTA CONDUCTA DEL GOBIERNO ESTATAL Y FEDERAL, LA VIOLENCIA GENERA VIOLENCIA Y LE DAREMOS SEGUIMIENTO LEGAL A ESTE ASUNTO, LAS MUJERES NO PERMITIREMOS EL ABUSO DE LA AUTORIDAD Y LA INDIFERENCIA DEL GOBIERNO O QUIEN RESULTE SER EL RESPONSABLE DE LA VIOLACION DE DERECHOS, NOS APOYAREMOS DE SER NECESARIO EN LAS INSTITUCIONES INTERNACIONALES, MUJERES NO ESTAN SOLAS, NO ESTAMOS SOLAS !!!!

MUJERES POR LA DEMOCRACIA.

Hilda Venegas Negrete
Abogada Penalista




A los observadores nacionales e internacionales de derechos humanos
A los medios de comunicaci?n nacionales e internacionales:
A la Opini?n P?blica
El d?a de hoy primero de enero del 2007, el Comit? de Padres de
Familia de los Presos Pol?ticos Recluidos en el Cereso de Miahuatl?n,
decidimos instalar un plant?n a las afueras de dicho Cereso debido a
la nula respuesta por parte del gobierno para la liberaci?n de
ellos.
Ante esta acci?n, a las 5:03 minutos de la tarde, recibimos la visita
de un "enlace" de la Secretar?a de Gobierno del Estado de Oaxaca,
supuestamente para "negociar" dicha liberaci?n. Este "enlace" que se
identific? como DIEGO RAMOS nos "invit?" a sentarnos en una supuesta
mesa de negociaci?n para revisar cada uno de los expedientes de
nuestros presos pol?ticos. A ?l le explicamos que nuestra postura es
la libertad incondicional e inmediata de TODOS los presos pol?ticos,
tanto del Cereso de Miahuatl?n como de Tlacolula, postura que no es
negociable, ya que los detenidos son inocentes y quien deber?a estar
en prisi?n es Ulises Ruiz. Posteriormente, a las 6:13 PM, regres? el
se?or RAMOS a "invitarnos", pero m?s bien a intimidarnos para
doblegar esta acci?n pac?fica y legal que hemos emprendido los
familiares.
Por lo anterior expuesto reiteramos que responsabilizamos al gobierno
federal y al gobierno estatal de cualquier agresi?n, intimidaci?n,
tortura psicol?gica en contra de cualquier familiar o integrante de
este plant?n, as? como de nuestros presos pol?ticos.
Atentamente:
Comit? de Padres de Familia de los Presos Pol?ticos Recluidos en el
Cereso de Miahuatl?n,
Responsables de la publicaci?n Yolanda Guti?rrez, David Cilia Olmos.
Cerrada de Fresnos 10-b, col ampliaci?n Santa Mar?a Tomatl?n.

AL PUEBLO DE OAXACA:

A un siglo de la Revoluci?n Mexicana, las represiones en Cananea y R?o Blanco durante el Porfiriato se repiten. Un dictador en el pasado y un Gobernante oaxaque?o demente en el presente, que defiende intereses de gente corrupta y adinerada, vuelve a derramar la sangre inocente de gente que, al ya no tener que comer, se ve obligada a salir a las calles a exigir el respeto a su derecho a una vida digna.

Cuando la justicia se nos niega ?a qui?n acudir? La incertidumbre, desesperaci?n e impotencia que vivimos al ver desintegradas nuestras familias nos hace recurrir a ustedes para que pidan en sus oraciones por todos aquellos desaparecidos, asesinados y detenidos inocentes, que este fin de a?o no estar?n presentes en sus hogares para celebrar con sus familias y pedir el buen a?o nuevo que hoy nos han arrebatado, ya que jam?s nuestras vidas ser?n las mismas.

Por todo lo anterior los integrantes del Comit? de Familiares y Amigos de los Desaparecidos, Asesinados y Presos Pol?ticos de Oaxaca (Cofadappo) hacemos una cordial, consciente y solidaria invitaci?n al heroico Pueblo de Oaxaca, a que nos acompa?e en las afueras de las instalaciones de los Ceresos de Miahuatl?n de Porfirio D?az y de Tlacolula de Matamoros, demostrando que la conciencia de nosotros es infinita y la lucha sigue y sigue.
Agradecemos de antemano su invaluable solidaridad con nuestra justa exigencia.

Exigimos la libertad inmediata e incondicional de todos los presos pol?ticos y de conciencia, y la presentaci?n con vida de todos los desaparecidos.

?ALTO A LA REPRESI?N!
?LIBERTAD INMEDIATA E INCONDICIONAL A NUESTROS PRESOS POL?TICOS Y DE CONCIENCIA!!
Comit? de Familiares y Amigos de los Desaparecidos, Asesinados y Presos Pol?ticos de Oaxaca (Cofadappo).
Publicado por solaripa69 @ 9:48
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios