Mi?rcoles, 31 de enero de 2007
Aline Castellanos, historia de una persecuci?n en Oaxaca.

pedro mat?as
Oaxaca, Oax., 30 de enero (apro).- ?En Oaxaca nadie est? a salvo de la persecuci?n por el hecho de exigir derechos o ser opositor, y eso hace m?s evidente el estado de excepci?n?, afirm?, desde el exilio, la activista defensora de derechos humanos, Aline Castellanos Jurado.

Y agreg?: ?Podr?n callar 10 o 20 voces pero al lado, adelante y atr?s de nosotros hay much?sima m?s gente como para acallar este movimiento. Tendr?an que meter a la c?rcel a m?s de cien mil personas?.

La representante del Espacio Civil en el Congreso Constitutivo y en el consejo directivo de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) fue acusada por la directora la Corporaci?n Oaxaque?a de Radio y Televisi?n, Mercedes Rojas Salda?a, por la toma del Canal 9, registrada el primero de agosto de 2006.

Fue el 26 de septiembre del 2006 en que el juez de lo penal, Victoriano Barroso, libr? la orden de aprehensi?n en contra de la periodista y feminista, quien podr?a ser sentenciada de dos a seis a?os de c?rcel.

Es por ello que la expresidenta de la Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos, fundadora del Grupo de Apoyo a la Educaci?n de la Mujer y Mujer Libre, as? como integrante de Consorcio para el Di?logo Parlamentario y la Equidad, interpuso un juicio de amparo en contra de dicha orden, el que radica en el juzgado cuarto de distrito del d?cimo tercer circuito, el 1267/2006.

Aclar? que s? particip? en la marcha de las cacerolas del uno de agosto de 2006, pero nunca intervino en la toma del Canal 9, sin embargo, era predecible que se librara una orden de aprehensi?n en contra de la sociedad civil porque ?el gobierno de Ulises Ruiz volvi? delincuentes a todos los opositores a ?l?.

Confes? que ese hecho cambi? su vida de manera radical porque tuvo que abandonar su tierra, a su familia, sus amigos, sus compa?eros y su trabajo que ven?a realizando en el Frente de Organismos Civiles y como consejera de la APPO, en que se defienden los derechos de las mujeres y de los ind?genas, el cual desarrollo dentro del ?mbito legal.

Hizo hincapi? en que ?no hay tal despojo agravado, como se me acusa, porque no estuve en la toma del Canal 9. Estuve en la marcha de las cacerolas como miles de mujeres, y como un ejercicio totalmente legal del derecho a manifestarse p?blicamente, pero no incurr? en ning?n delito?.

Entonces, dijo, ?de entrada hay una visi?n del gobierno estatal que concluye que todo aquel que se opone es un delincuente y se le acusa de delitos?.

Y ?en Oaxaca aunque est?s ejerciendo un derecho legal y leg?timo, el Estado ha estado violentando sistem?ticamente esos derechos, y ah? esta la prueba, de que hay personas muertas, desaparecidas y encarceladas?, puntualiz?.

Entrevistada v?a telef?nica, la tambi?n integrante de Mujer Libre y del Patronato Pro Defensa del Patrimonio Cultural y Natural de Oaxaca que preside el pintor Francisco Toledo, considera que esta persecuci?n judicial es un mensaje para ciertos sectores como de la sociedad civil, de la Iglesia y de los acad?micos.

Con el antecedente de que su domicilio particular ha sido saqueado en dos ocasiones, insisti? en que el mensaje es que ning?n sector ?est? a salvo de la represi?n?.

?No es contra una persona que toma una carretera o quema autobuses, sino tambi?n a la gente que realiza un trabajo de interlocuci?n con las autoridades, como es el caso de los activistas que s?lo defienden los derechos civiles y pol?ticos de los oaxaque?os?.

Aqu? lo ?grave es que el gobierno utiliza a las instituciones y las leyes para castigarte y te imposibilita para defenderte legalmente, entonces, si en Oaxaca no hay vigencia de garant?as, se tiene que recurrir a la justicia federal?, a?adi?.

Castellanos Jurado destac? que ?en Oaxaca no hay confianza en las leyes e instituciones por las arbitrariedades que han estado documentando (y es que) el sistema de justicia est? preocupado por sostener a un gobernador que no tiene legitimidad porque ha sido un gobierno ilegal que no respeta las leyes?.

Por lo pronto, adelant? que ?hay un proceso de amparo pendiente en que el Poder Judicial federal tendr? que resolver. Esperamos una resoluci?n apegada al marco normativo?.

Aunque la visi?n del gobierno pareciera que el hecho de descabezar a un movimiento puede desarticularlo, aclar? que ?est?n equivocados porque este movimiento no es de liderazgos?.

Si est?n pensando encarcelar a cien o 200, o librar cientos de ?rdenes de aprehensi?n para desaparecer este movimiento, ?est?n equivocados porque aunque hay mucho miedo, nos seguimos reorganizando?, remat?.

As? mismo, hizo un llamado al gobierno federal para rectificar, pues ni Atenco, Chiapas, Guerrero o Oaxaca hay una inconformidad social por gusto, sino porque existen demandas incumplidas.

?Si con Vicente Fox la estrategia social no funcion?, Felipe Calder?n debe voltear a ver hacia otro lado y entender la inconformidad social, ah? est? el caso del precio de la tortilla; de lo contrario, esto puede reventar?, puntualiz?.

Derechos humanos de ocasi?n

MAGDALENA G?MEZ
Felipe Calder?n demuestra d?a a d?a sus profundas convicciones neoliberales y su aversi?n al sentido de un Estado democr?tico de derecho, una de cuyas vertientes centrales radica en los derechos humanos en su m?s amplio espectro. No obstante, es capaz de "reorientar" su discurso y convertirlo en un medio para alcanzar sus fines ?comerciales, por supuesto?, pues anda en busca de inversionistas.
En su viaje a Europa se top? con cuestionamientos de activistas en torno a la represi?n en Atenco y en Oaxaca, as? como al fraude electoral, ello provoc? "el milagro" y de pronto encontramos al residente de Los Pinos declarando que "su gobierno est? abierto a defender estas garant?as y a despejar cualquier duda que haya acerca de su vigencia en el pa?s. Pero aclar? que "no debe confundirse la vigencia de estas garant?as con la ausencia de la ley o la incapacidad o la imposibilidad de que el Estado cumpla con su deber".
En contraste, ac? en M?xico los funcionarios de la Secretar?a de Gobernaci?n descalificaban el informe preliminar sobre Oaxaca, elaborado por la Comisi?n Civil Internacional de Observaci?n de los Derechos Humanos (CCIODH), y lo hac?an incluso contra la propia comisi?n; sin embargo, "la l?nea cambi?" y trataron de corregir lo dicho por la titular de la Unidad de Derechos Humanos de dicha secretar?a. En ese viraje cosm?tico influy? tambi?n la postura de Amnist?a Internacional (AI) que reclam? al Presidente de M?xico que ponga "fin a la larga tradici?n de impunidad por las violaciones de derechos humanos perpetradas en su pa?s".
Durante dos meses el tema de los derechos humanos hab?a sido eludido en el discurso y su violaci?n solapada en la pr?ctica. En el Foro de Inversiones y Cooperaci?n Empresarial Hispano Mexicano, realizado el pasado 5 de diciembre, Felipe Calder?n se comprometi? a velar por los derechos de los inversionistas ?antes de hacerlo por los derechos humanos. Ese mismo d?a, Flavio Sosa, uno de los l?deres de la APPO, fue detenido cuando lleg? al Distrito Federal para participar en una reuni?n de supuesta negociaci?n en la Secretar?a de Gobernaci?n.
El silencio de Felipe Calder?n sobre Oaxaca se rompi? cuando Claudia Herrera, reportera de La Jornada, lo cuestion? y su respuesta es elocuente: "Hemos actuado conforme a la ley y seguiremos actuando conforme a la ley. En mi gobierno nos enfocaremos a que prevalezca el estado de derecho y no habr? impunidad para nadie; ni los signos pol?ticos, ni los cargos que se ocupen, ni las ideolog?as o medios que se tengan, van a ser excusa para que alguien pretenda actuar al margen de la ley". (14/1/07). Y todo ello con un Ulises Ruiz "ratificado y exonerado" desde el poder, sin investigaci?n ni deslinde alguno sobre sus responsabilidades.
Cap?tulo aparte merece el sigilo con el que se desmantel? a la Fiscal?a Especializada en Movimientos Sociales y Pol?ticos del Pasado, la cual si bien no obtuvo resultados positivos en el sexenio anterior, no deja sin vigencia la responsabilidad del Estado para esclarecer los cr?menes de 1968, los de 1971, los cometidos durante la guerra sucia, as? como los relativos a los centenares de desapariciones forzadas. Tampoco se respondi? nada cuando Human Rights Watch declar? en la secci?n de su informe mundial relativa a M?xico (Nueva York, 11 de enero de 2007) que la tortura y el uso excesivo de la fuerza por las autoridades y la impunidad oficial est?n entre los principales problemas de derechos humanos que padece M?xico.
El amplio y bien documentado informe de la CCIODH puso el dedo en la llaga cuando se?al? entre sus conclusiones: "La comisi?n considera que los hechos ocurridos en Oaxaca son un eslab?n de una estrategia jur?dica, policiaca y militar, con componentes sicosociales y comunitarios cuyo objetivo ?ltimo es lograr el control y amedrentamiento de la poblaci?n civil en zonas donde se desarrollan procesos de organizaci?n ciudadana o movimientos de car?cter social no partidista".
En efecto, en la preocupaci?n calderonista por "la ley y el deber del Estado" hay un reduccionismo conservador inocultable; no logra ver la dimensi?n constitucional de los derechos humanos y sugiere que el Estado es amenazado y "la ley violada" cuando se lucha por la vigencia de esas garant?as fundamentales.
La l?nea de "mano dura", promovida mediante la movilizaci?n militar contra el crimen organizado, es una jugada de varias pistas: se pretende crear un clima de respaldo social en torno al "orden" jugando con fuego en un tema que requiere pol?ticas m?s integrales y, al mismo tiempo, mandar un mensaje intimidatorio a las protestas sociales, cuyo crecimiento es previsible en la medida en que contin?en los incrementos de precios en art?culos de consumo b?sico, pero tambi?n cuando se pretenda avanzar en las llamadas reformas "estructurales". ?En qu? se traducir?n los anuncios calderonistas de ocasi?n en torno a derechos humanos?
Publicado por solaripa69 @ 11:13
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios