Martes, 20 de febrero de 2007
El quesillo oaxaque?o
Luis Hern?ndez Navarro
La pol?tica oaxaque?a puede ser tan enredada como su c?lebre queso. Es dif?cil encontrar en otras regiones del pa?s la complejidad con que se sobreponen all? los poderes f?cticos y las instituciones pol?ticas. La enorme lista de ma?as para negociar y gobernar de la autoritaria clase pol?tica local ha alcanzado una mezcla de sofisticaci?n y crudeza sorprendente. La forma en la que, en el acto de gobernar la entidad, los funcionarios en turno utilizan la concesi?n, la corrupci?n y la represi?n es de una complejidad notable.
Las luchas sociales han debido desplegarse a partir de esta complejidad. La resistencia ind?gena encontr? la forma de conservar lo propio resimbolizando lo ajeno. Al hacerlo gener? una cultura pol?tica donde nada es como parece ser y marc? a fuego las formas de hacer pol?tica en la entidad. Los pol?ticos profesionales han debido adaptarse a ese continuo forcejeo.
Guillermo Bonfil proporcion? una clave fundamental para entender esta din?mica. En M?xico profundo escribi?: "Vencidos por la fuerza, los pueblos indios, sin embargo, han resistido: permanecen como unidades sociales diferenciadas, con una identidad propia que se sustenta en una cultura particular de la que participan, exclusivamente, los miembros de cada grupo. Casi cinco siglos de dominaci?n, de agresi?n brutal o sutil contra la cultura de los pueblos indios, no han logrado impedir la sobrevivencia hist?rica fundamental del M?xico profundo. Los caminos de la resistencia forman una intrincada red de estrategias que ocupan un amplio espacio en la cultura y en la vida cotidiana de los pueblos indios".
La resistencia, entendida como la lucha de los sectores subalternos para no ser absorbidos por sus dominadores, ha sabido encontrar en estos enredos trincheras para su desarrollo. Las modalidades de la resistencia ind?gena han permeado al conjunto de la sociedad oaxaque?a. Expresi?n de ello son los centenares de organizaciones de base que existen en el estado. En pocos lugares de M?xico es posible encontrar un tejido asociativo tan denso y estructurado como el que existe ah?.
Esa resistencia tuvo que gestar nuevas formas para recrearse en el contexto de una urbanizaci?n ca?tica y salvaje, como la que han vivido la ciudad de Oaxaca y sus poblados conurbados. Una urbanizaci?n que devora las tierras comunes, seca los pozos, contamina los mantos acu?feros, llena de basura los campos, al tiempo que provee de empleos precarios, vivienda cara y servicios deficientes a los expulsados de las comunidades. Para subsistir, los nuevos indios urbanos trasladaron a la polis su comunalidad, su voluntad de ser colectivo. Es por ello que la revuelta oaxaque?a tiene en los barrios pobres de la capital del estado, en sus mujeres y j?venes, un actor central. La Comuna oaxaque?a se aliment? e inspir? de la comunalidad ind?gena.
Esta resistencia ancestral, adaptada a las nuevas condiciones urbanas, es lo que explica, en mucho, que el movimiento popular para exigir la ca?da de Ulises Ruiz no cese, a pesar de la salvaje represi?n que ha vivido. Ni la presencia masiva de la Polic?a Federal Preventiva (PFP), ni los convoyes de la muerte, ni las ejecuciones extrajudiciales, ni las detenciones arbitrarias de dirigentes sociales y ciudadanos de a pie, ni la tortura, ni el soborno a algunos l?deres, ni las campa?as de satanizaci?n han logrado frenar la protesta.
Ciertamente, hay miedo. Un miedo que se hab?a extraviado durante el arranque del movimiento, que regres? de la mano de los toletes y la represi?n salvaje, pero que no ha paralizado la protesta. Porque el temor se ha transformado en indignaci?n y la angustia en acci?n.
Resulta, adem?s, que una parte de la direcci?n del movimiento ha debido pasar a la clandestinidad. Para algunos de sus integrantes no hay en ello novedad alguna. Aprendieron a vivir a "salto de mata" por la intolerancia y el autoritarismo con el que los gobiernos locales han enfrentado durante d?cadas las protestas sociales. A pesar de ello, resguardarse de esa manera aleja inevitablemente a los representantes de las comunidades a las que representan. Pero, como la protesta viene realmente de abajo, como su existencia no depende de lo que los dirigentes hagan, su empuje se mantiene.
Es as? como, pese a todo, las tomas de edificios gubernamentales contin?an; Ulises Ruiz tiene grandes impedimentos para participar en actos p?blicos, miles de personas siguen tomando las calles de la ciudad de Oaxaca para protestar contra el desgobernador, los ayuntamientos populares contin?an funcionando y cientos de voces se alzan para denunciar los atropellos y los agravios que sufren.
De la misma manera, a pesar de sus diferencias internas, la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) acord? que en los pr?ximos comicios locales promover? el voto de castigo contra Ulises Ruiz y sus aliados, pero no presentar? candidatos propios a puestos de elecci?n popular ni avalar? que sus consejeros sean postulados por partido pol?tico alguno. Respetar?, s?, la decisi?n de quienes deseen participar en el proceso electoral.
Lejos de amainar, la tormenta pol?tica en la entidad arreciar? en las pr?ximas semanas. La intervenci?n de Elba Esther Gordillo en la vida sindical del magisterio para crear una nueva secci?n recrudecer? la protesta. El incumplimiento de los compromisos contra?dos por el gobierno federal con los maestros har? renacer la ira. Los pr?ximos comicios para renovar el Congreso local y los municipios que funcionan por el sistema de partidos y para diputados (5 de agosto y 7 de octubre, respectivamente) avivar?n la hoguera de los conflictos por la representaci?n pol?tica. Ya el PRI se ha dedicado a entregar despensas y ca?onazos de mil pesos para comprar votos. ?Calma en Oaxaca? ?Qu? va! En lugar de desenredarse, el quesillo oaxaque?o se trenzar? a?n m?s durante los pr?ximos meses.

Astillero
Julio Hern?ndez L?pez
Apariciones
Norberto, frente a tribunales
Presuntos fueros religiosos
?Quinazo? ?Por qu? no Foxazo!
Hoy, el cardenal Norberto Rivera Carrera comenzar? a dudar formalmente de sus dogmas de (falta de) fe judicial, pues est? citado a comparecer en Los Angeles (aunque no ir?), convocado por la Corte Superior de California en el contexto de las acusaciones en su contra por ocho presuntas violaciones legales, entre las que est?n las de "conspiraci?n internacional a la pederastia" y "asalto sexual".
Hasta ahora, el Arzobispo Primado de M?xico ha pretendido mantenerse en las filas de un negacionismo procesal, aparentando que con dar declarativamente la espalda a los hechos ?stos pueden desaparecer de los expedientes abiertos en el pa?s vecino a prop?sito de la protecci?n que el duranguense en lo personal y la estructura eclesi?stica mexicana en general han proporcionado a Nicol?s Aguilar Rivera, eminente corruptor de menores que pudo continuar por a?os sus tareas de devastaci?n a pesar de que jerarcas como Rivera Carrera conocieron desde muchos a?os atr?s sus andanzas y pudieron frenarlas. Su Eminencia Rivera Carrera ha pretendido hasta ahora rehuir el tema mediante la recurrencia a una evocaci?n nost?lgica de los fueros religiosos: la palabra de un sacerdote est? por encima de las leyes terrenas, y mucho m?s si esas palabras (que se dan a s? mismas la absoluci?n) provienen de un cardenal que, l?gicamente, m?s cercano al cielo ha de estar.
(No est? demostrada la participaci?n de Su Eminencia en cortes celestiales, pero s? en grupos de poderosa presi?n pol?tica como el no secreto, pero s? discreto, llamado Por M?xico, en el que confluyen empresarios, pol?ticos de distinto signo partidista y prelados como Rivera, y otro profesional de la religiosidad aplicada a la mundana pol?tica y sus gozosos bienes, el arzobispo Antonio Chedraui, jefe en M?xico de la Iglesia Cat?lica Apost?lica Ortodoxa, que comparte la amistad y las aficiones con otras Eminencias como Kamel Nacif y el g?ber precioso Mario Mar?n. ?Oh, ?qu? tendr? esta columna pecadora en los ojos, que puras botellas de co?ac ve en algunos altares?!)
La postura negacionista del cardenal Rivera Carrera dar? paso, sin embargo, a la aparicionista, pues a partir de hoy los espectros de la legalidad estadunidense comenzar?n a manifestarse con m?s fuerza, ya que, aun cuando el jerarca cat?lico mexicano podr? hacerse representar en esta ocasi?n por abogados (buen dinero gastar?, por cierto, en un caro bufete jur?dico que le llevar? el asunto legal "inexistente"), en posteriores diligencias ser? necesaria su presencia f?sica (exigencia a la que el procesado Rivera Carrera buscar? la manera de evadir, mediante tretas providenciales).
Por cierto, hoy, a las siete de la noche, en la Librer?a Prof?tica, de la ciudad de Puebla, la periodista Sanjuana Mart?nez, acompa?ada por tres acad?micas de universidades locales, presentar? el libro Manto p?rpura, pederastia clerical en tiempos del cardenal Norberto Rivera Carrera, un gran trabajo de investigaci?n sobre el que se ha tendido un piadoso cerco de silencio, y el mismo texto se presentar? este domingo, a las 13 horas, en la feria del libro del Palacio de Miner?a de la ciudad de M?xico.
Se pasa ahora a hablar de otro tipo de cercos: en busca de una legitimaci?n improbable, el gobierno del hirviente calder?n ha manoseado la tesis de que entre sus planes inmediatos estar?a la realizaci?n de un necesario Quinazo (el Boy's Team plante?/filtr? la idea a periodistas "amigos" a?n antes de entrar formalmente en funciones). El apresamiento traicionero de Flavio Sosa, uno de los dirigentes de la APPO, quiso ser "vendido", como si fuera ese golpe ejemplar y escandaloso, a un p?blico que no se trag? el cuento a pesar de la aplicada colaboraci?n de locutores y comentaristas que inflaban la noticia por encargo. Luego vino la caravana verde olivo que, seg?n eso, instaurar?a un Quinazo nacional, con una "mano dura" que demostrar?a la fortaleza del k?nder de Los Pinos... pero nada se ha hecho respecto al ?nico e intransferible golpe que ayudar?a al michoacano a demostrar que van medianamente en serio sus alegatos de Orden, Onradez y Ornato (la triple Oh, con el permiso de Palomo y el IV Reich, una tira c?mica, publicada en El Universal, en la que el dictador es un personaje chaparrito, pel?n, de lentes, pero, ?uf, qu? salvadota!, de bigote).
El verdadero Quinazo, pues, habr? de ser contra los hijos de Marta, la propia Me harta y el esposo boquiflojo, o no ser?. Pero Calder?n no puede hacer nada porque est? bajo el chantaje de una ex pareja presidencial que amenaza con revelar los secretos del fraude electoral del 2 de julio (los antecedentes y la secuela). Adem?s, Fox tiene la procuradur?a federal de justicia, con Eduardo Medina Mora, y la Secretar?a de Econom?a, con Eduardo Sojo, y al presidente del PAN, Manuel Espino... Sin embargo, la profesora Elba Esther est? demostrando que sabe entrar en defensa de sus pupilos aplicados, pues por conducto de otro de sus alumnos distinguidos, el gobernador de Coahuila, Humberto Moreira (que le entreg? buenas cuentas a Gordillo en cuanto a la elecci?n de dirigente nacional del PRI, pues esa entidad fue una de las pocas en las que gan? Enrique Jackson), le est? poniendo a Fox en la antesala de una agencia del Ministerio P?blico. Pero, ?el fisCal Deron aprovechar? esa oportunidad para dar una patada judicial a quien declarativamente ya le ha dado varias con punta de bota ranchera? No se pierda el lector la continuaci?n de esta interesante historieta pol?tica, El libro vaquero seg?n san Felipe de Jes?s.
Y, mientras, por la v?a de una comisi?n de la Suprema Corte parece abrirse una rendija de m?nima (tard?a, ?declarativa?) justicia respecto de las atrocidades ordenadas por gobernantes federales y estatales en San Salvador Atenco, y en tanto contin?an los refrendos semanales de lealtad militar al presidente civil, y el "velar por la tropa" significa un aumento de hasta 45 por ciento a los soldados, ?hasta ma?ana, en esta columna que lamenta no tener espacio para rese?ar el lindo discurso campestre que el intelectual jalisciense, autodenominado Caballo Negro, ahora encargado de la Sagarpa, pronunci? ayer ante el fiscal Der?n!
Publicado por solaripa69 @ 10:17
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios