Viernes, 02 de marzo de 2007
Identifica AMLO a seis gobernadores pri?stas que apoyaron a Felipe Calder?n
Eduardo Bours, de Sonora; Ismael Hern?ndez Deras, Durango; Enrique Pe?a Nieto, Edomex; Mario Mar?n, Puebla; Jos? Natividad Gonz?lez Par?s, NL, y Eugenio Hern?ndez, de Tamaulipas
GERARDO FLORES CORRESPONSAL
Panuco, Zac., 1? de marzo. Andr?s Manuel L?pez Obrador identific? a seis de los ocho gobernadores pri?stas que, seg?n Manuel Espino Barrientos, dirigente del Partido Acci?n Nacional (PAN), tuvo que convencer para que apoyaran la candidatura presidencial del ''espurio'', como llama a Felipe Calder?n Hinojosa.
En su cuarta visita por Zacatecas, el ''presidente leg?timo'' exigi? a los mandatarios estatales involucrados que den la cara al pueblo de M?xico y expliquen las afirmaciones del dirigente panista, hechas hace una semana durante su estancia en Colombia.
Se prestaron al fraude electoral los gobernadores Eduardo Bours Castelo, de Sonora; Ismael Alfredo Hern?ndez Deras, de Durango; Enrique Pe?a Nieto, del estado de M?xico; Mario Mar?n Torres, de Puebla; Jos? Natividad Gonz?lez Par?s, de Nuevo Le?n, y Eugenio Hern?ndez Flores, de Tamaulipas, y ''falta por confirmar dos gobernadores m?s'', dijo el ex candidato presidencial de la coalici?n Por el Bien de Todos.
''Me gustar?a que estos mandatarios dieran la cara, que hablaran de este asunto, que digan si es cierto o no que una semana antes (de los comicios del 2 de julio del a?o pasado) hicieron esta negociaci?n con el PAN'', pidi? el ex jefe de Gobierno del Distrito Federal a los pri?stas mencionados.
Indic? que tiene ''pruebas contundentes'' que involucran a los seis gobernadores en el fraude del 2 de julio. Mencion? que cuenta con grabaciones de conversaciones telef?nicas entre el mandatario de Tamaulipas y el entonces secretario de Comunicaciones y Transportes, Pedro Cerisola, y una comunicaci?n entre Manuel Espino y los gobernadores de los estados de M?xico, Puebla y Durango.
Destac? que entre los mandatarios de Sonora y Nuevo Le?n hubo una colaboraci?n estrecha el d?a de las elecciones para operar contra su candidatura, ''porque ambos gobernadores est?n bien empanizados'', se?al?.
Dijo que los legisladores que conforman el Frente Amplio Progresista (FAP) en el Congreso de la Uni?n interpondr?n una denuncia legal en contra de Manuel Espino Barrientos, y otra para los gobernadores del Revolucionario Institucional que resulten responsables de haber cometido delito electoral.
''Debe haber una denuncia legal aparte de la p?blica'', expuso L?pez Obrador, quien no descart? la posibilidad de solicitar juicio pol?tico contra Espino y los seis gobernadores mencionados.
En la explanada municipal de Vetagrande, L?pez Obrador puntualiz? que Espino se arranc? la m?scara y ''habl? con esos ocho gobernadores, por tanto es un tema que tiene que aclararse, porque tiene que ver con la democracia''.
Por la tarde, en Calera, se reuni? con sus simpatizantes en el hemiciclo municipal, donde asegur? que la estrategia del fraude se dise?? desde Los Pinos, donde se reunieron los autores intelectuales y materiales, y se pregunt?: ''?Cu?l ser?a la moneda de cambio (por la participaci?n de los gobernadores pri?stas)?''
Afirm? que tanto el ex presidente Vicente Fox Quesada, como Manuel Espino, act?an de manera c?nica con sus declaraciones. ''Sin duda hubo un intervencionismo faccioso e ilegal; Espino dice que habl? con los ocho gobernadores del PRI, una semana antes, para pedirles su apoyo y los pri?stas aceptaron y actuaron de manera ilegal".

A la palestra, fantasmas de L?pez Mateos, Madrazo, Gordillo
Discursos largos, cantinflescos y reiterativos ahuyentan a pri?stas
ARTURO CANO
El delegado Guillermo Legorreta sube lento, armado de sus muletas, y se instala frente a los micr?fonos: "El PRI no puede ser un partido que se enquiste en una sola ideolog?a". Lo ovaciona la porra roja de sus pares del estado de M?xico. Los rojos, los hombres y mujeres del gobernador Enrique Pe?a Nieto, han venido a decir que no, que el tricolor no debe ser un partido de izquierda, as? se le agreguen las etiquetas centro o democr?tica.
El desfile de oradores que rechazan la definici?n "izquierda democr?tica" es largo, cantinflesco y reiterativo. S?lo unos pocos delegados defienden la propuesta. El tlaxcalteca Enrique Soto ironiza sobre la unanimidad de los mexiquenses, pero ellos ni se dan por enterados y hasta le aplauden cuando cita a su ilustre paisano Adolfo L?pez Mateos: "Mi gobierno es de extrema izquierda dentro de la Constituci?n", una frase cl?sica de la sabidur?a pol?tica pri?sta.
Como cl?sica es la escuchada en uno de los pasillos: "En pol?tica hay que aprender a tragar sapos". "Yo como de todo", responde el interlocutor, ex candidato a la presidencia del PRI. Fiel a ese ideario, Humberto Roque, presidente de la mesa, se sirve su plato del d?a: la definici?n ideol?gica del partido se turna a una comisi?n y ser? votada en la siguiente asamblea.
As?, el organismo que este domingo cumple 78 a?os de vida, exhibe un tard?o conflicto de identidad porque antes, caray, todo lo resolv?a el ''se?or Presidente''. Para consuelo de los cronistas de todos los tiempos resulta que ni sus militantes saben qu? es el PRI. O no se ponen de acuerdo.
Beatriz Pag?s, periodista y diputada, se inclina por la denominaci?n de izquierda e intenta convencer a sus correligionarios restreg?ndoles el argumento de los cr?ticos: "Se nos dice que somos el partido gelatina, porque se acomoda a las preferencias de los poderosos en turno". Los mexiquenses le gritan que se vaya al diablo. Ser?n algunos de ellos los que resistan m?s y permanezcan bajo las carpas con el correr de la tarde, cuando de los casi 6 mil delegados s?lo unos 300 siguen el debate.
Carlos Miguel Ric?rdez, de Tabasco, pasea sus fobias localistas: "Nada m?s le vamos a hacer el caldo gordo al PRD". Gilberto Otero, de Sonora, se quita el sombrero, ignorante de los resultados electorales de su partido: "Me descubro ante la Rep?blica aqu? representada, y les pido que no andemos buscando geometr?as". El jalisciense Salvador Caro advierte la debacle: "No hagamos el rid?culo; si simulamos no volveremos a ganar ninguna elecci?n en el norte ni en el occidente del pa?s".
Los argumentos m?s aplaudidos son los de un babysaurio. Se llama Ricardo Aguilar y es presidente de su partido en la tierra de Arturo Montiel: la definici?n de izquierda, dice, es "abstracta, et?rea y socialmente incomprensible". Va m?s lejos: dice que el PRI perder? a las clases medias y altas, que "le vamos a ceder gratuitamente la derecha al PAN", y que los van a confundir con el PRD. La furia roja propone, tal vez esperanzada de alguna vez ganar en Sat?lite, que el tricolor se defina como el partido "de la justicia social". Otros quieren que vuelva a ser el partido del nacionalismo revolucionario y unos m?s se inclinan por la democracia social, pero ninguno trae a cuento la f?rmula que legara Carlos Salinas de Gortari: el liberalismo social.
Cuando Roque somete a votaci?n la propuesta de posponer la decisi?n, ya dos tercios de los delegados han abandonado las calurosas carpas de la cuarta asamblea extraordinaria. El PRI no es de izquierda. No todav?a. Y entonces, ?qu? es el PRI? La ?nica fuerza pol?ticamente responsable del pa?s, si nos atenemos al discurso de su presidente saliente, Mariano Palacios. Porque s?lo la "prudente, responsable y patri?tica" actitud de los legisladores pri?stas permiti? la renovaci?n institucional de los mandos de la Rep?blica.
En las casas de enfrente, Palacios ve a un buf?n (Vicente Fox), a un mandatario que asumi? "a hurtadillas" (Felipe Calder?n) y a un "autoproclamado presidente leg?timo" (Andr?s Manuel L?pez Obrador). Todos ellos act?an, dice el queretano, en medio del saldo "desastroso" del "autonombrado gobierno del cambio".
Un soplo de autocr?tica aparece en el discurso de Palacios Alcocer, para explicar por qu? su partido se fue al tercer sitio electoral: "Nos confrontamos internamente... Nos desdibujamos en lo ideol?gico; nos perdimos en lo program?tico y la aplicaci?n estatutaria se convirti? en fuente interminable de litigios judiciales". Nada sobre la candidatura de Roberto Madrazo, para quien Palacios Alcocer s?lo tiene agradecimiento. Sin nombrarla, Palacios tambi?n se refiere a la ahora archienemiga del PRI, Elba Esther Gordillo: "S?lo fui intolerante ante los traidores, los que hoy se regodean de sus victorias p?rricas".
Algunos culpan a los dinosaurios, pero al legendario V?ctor Cervera Pacheco, dos veces gobernador de Yucat?n, no le molestaba ese apelativo. ''Los dinosaurios, dec?a, son muy apreciados por los ni?os y los adultos. Subsistieron mucho tiempo y aprendieron r?pido". El PRI vive. ?Aprende?
Gobernador asigna a su chofer una secretar?a

El entrante gobernador de Jalisco, el panista Emilio Gonz?lez M?rquez, design? como secretario de Salud al que fue su chofer por m?s de cuatro a?os: Alfonso Guti?rrez Carranza
Mireya Blanco
El Universal
Guadalajara, Jalisco
Viernes 02 de marzo de 2007
El entrante gobernador de Jalisco, el panista Emilio Gonz?lez M?rquez, design? como secretario de Salud al que fue su chofer por m?s de cuatro a?os: Alfonso Guti?rrez Carranza.
M?dico egresado de la UNAM, Guti?rrez Carranza fue director de los Servicios M?dicos Municipales de Guadalajara, cargo que dej? tras acusaciones de malversaci?n de fondos y de acoso sexual.
"El gabinete de Emilio Gonz?lez lo integran puros panistas; hay de todas las corrientes, pero llegaron ah? porque tiene alg?n compromiso de pago de factura con alg?n l?der pol?tico", consider? el analista de la Universidad de Guadalajara (UdeG) Javier Hurtado Gonz?lez.
Cuatro secretarios del ex gobernador y hoy secretario de Gobernaci?n, Francisco Ram?rez Acu?a, repitieron en sus cargos.
Gonz?lez M?rquez tom? protesta ayer como gobernador de Jalisco para el periodo 2007-2013, con la promesa de encabezar una administraci?n con visi?n humanista y transparente.
Inform? que las pol?ticas de su administraci?n estar?n basadas en tres ejes agrupados en una pol?tica denominada "La Gran Alianza", que lleve a la entidad hacia una mayor justicia social, empleo y seguridad.
Publicado por solaripa69 @ 13:49
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios