Martes, 06 de marzo de 2007
Calder?n: Cien d?as de demagogia
alvaro delgado
M?xico, D.F., 5 de marzo (apro).- Felipe Calder?n hizo como candidato un compromiso que dej? por escrito: de los m?s de 50 millones de mexicanos que padecen pobreza y pobreza extrema, 27 millones de ellos dejar?n de serlo en s?lo seis a?os.
Es bueno que Calder?n haya dejado constancia escrita de esa promesa en particular, siendo justamente el principal problema que atormenta a M?xico, de manera que --con base en los n?meros-- se verifique si efectivamente se abate el n?mero de pobres y pobres extremos. Los condenados, pues.
Este compromiso lo incluy? Calder?n en el libro El hijo desobediente, que lanz? bajo su firma en mayo de 2006, en plena campa?a de guerra sucia y de odio, aconsejada por el consultor estadunidense Dick Morris e instrumentada entre otros por Antonio Sol? Reche, uno de los operadores del ultraderechista Partido Popular de Jos? Mar?a Aznar en M?xico.
Dicho sea de paso, Sol? Reche sigue siendo el asesor de cabecera de Calder?n, instalado con oficinas propias en Los Pinos y responsable de la estrategia de comunicaci?n del gobierno. El espa?ol no s?lo ya trajo a su familia a M?xico, sino que inici? los tr?mites para convertirse en ciudadano mexicano y evitar ser acusado de inmiscuirse en asuntos exclusivos de M?xico.

Feliz porque ser? mexicano, salvo que personeros de Francisco Ram?rez Acu?a ya le hayan hecho entrega de su nueva condici?n migratoria, Sol? hace mancuerna con otro espa?ol de nacimiento, Juan Camilo Muori?o, jefe de la Oficina de la Presidencia, quien se ostenta como ciudadano de Espa?a con un pasaporte distinto al mexicano. Total, la impunidad es el sello de la casa.

Pero volvamos a los pobres y al compromiso de Calder?n de acabar con ellos, al menos en una parte, sobre todo ahora que la opinocracia comenzar? a hacer evaluaciones de los 100 d?as de gobierno de Calder?n y que se cumplen este s?bado 10 de marzo.
Transcribo un p?rrafo del libro de Calder?n, quien atisba el 2012:

?Imaginemos ahora el 2012. En mi ?ltimo informe de gobierno hago un balance de seis a?os muy intensos. Hay, desde luego, enormes desaf?os y retos por enfrentar, pero tambi?n evidentes logros que se pueden constatar. Resumo los principales. Cuando asum? la presidencia de la Rep?blica hab?a unos 50 millones de pobres y 22 millones en pobreza extrema. Hoy hay 35 millones de pobres y 10 millones en pobreza extrema.?
Como puede verse, Calder?n quitar? a 27 millones de mexicanos su condici?n de pobres: En n?meros redondos, desaparecer?n 15 millones pobres-pobres y 12 millones pobres extremos.
Esto quiere decir que disminuir?n 2.5 millones de pobres cada a?o, 208 mil 333 por mes y casi 7 mil diarios. Los pobres extremos desaparecer?n, gracias a Calder?n, a raz?n de 2 millones anuales, 166 mil mensuales y 5 mil 500 cada mes.

Las cifras combinadas de pobres y pobres extremos que desaparecer?n, seg?n la promesa de Calder?n ?27 millones en total--, son las siguientes: cada a?o dejar?n de ser pobre y pobres extremos 4.5 millones de mexicanos, 375 mil por mes y 12 mil 500 diarios.
Bueno, conforme a las cuentas de Calder?n y su infinita bondad para cumplir con su compromiso, en los primeros 100 d?as de su gesti?n ya no debe haber en M?xico al menos un mill?n 250 mil pobres y pobres extremos.

No adelantemos v?speras de si eso se cumpli? o no, porque Calder?n seguramente lo informar? a la naci?n como parte de la estrategia de propaganda que ya lanz? en radio y televisi?n, obviamente dise?ada por Sol? y, claro, el cu?ado Juan Ignacio Zavala, empleado del Grupo Prisa.

Sin embargo, hay elementos para no albergar optimismo sobre la disminuci?n de pobres en los primeros 100 d?as de gesti?n de la alta burocracia que encabeza Calder?n: y no s?lo por el aumento oficializado de 40% al precio del kilogramo de tortilla, ni el 25% acumulado en productos b?sicos, como huevo, pollo, aceite y pan blanco, sino las cifras oficiales sobre el desplome del empleo.

Y, una vez m?s, la cr?tica no es sobre el crecimiento de 188% de desempleo abierto durante el sexenio de Vicente Fox, sino en un mes del gobierno ?del empleo?: un total de 255 mil mexicanos perdi? el empleo entre el 15 de diciembre del a?o pasado --los primeros 15 d?as de la gesti?n de Calder?n-- y la primer quincena de enero.
Son cifras oficiales del Instituto Nacional de Estad?stica, Geograf?a e Inform?tica (INEGI), con base en los reportes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y tambi?n es preciso aclarar que no se trataba de empleos eventuales por las fiestas de fin de a?o, sino empleos permanentes.

?Qu? pas?? ?Por qu? tanto desempleo en el ?gobierno del empleo??

Lo que ha pasado en los primeros 100 d?as de la gesti?n de Calder?n y lo que seguir? pasando: espect?culo verde olivo, de suyo ineficaz, y mucha demagogia.

La lista es larga y la habremos de detallar.
Apuntes

S?, Manuel Espino no es un pol?tico que goza de popularidad por su lucidez intelectual y la filigrana de sus piezas discursivas, pero ahora resulta que es la representaci?n del mal y Calder?n --la divinidad-- es v?ctima de una conjura de tal maligno personaje. A juicio de la opinocracia adicta a Calder?n, que nutre cada vez m?s los espacios radiof?nicos y televisivos, Espino y Fox est?n siendo obst?culo para el buen desempe?o de la alta burocracia felipista. Falso. Calder?n y Espino, Ram?rez Acu?a y Fox, Germ?n Mart?nez y Carlos Abascal, no tienen problemas de car?cter ideol?gico --si acaso unos son m?s extremistas que otros-- ni ofrecen al pa?s una alternativa de derecha.
Ni siquiera se trata de que El Yunque est? contra Calder?n, muchos de cuyos allegados son militantes de esa organizaci?n secreta de extrema derecha. Tres ejemplos: C?sar Nava V?zquez, ni m?s ni menos que su secretario particular; Jos? Luis Luege, director de la Comisi?n Nacional del Agua, y Cecilia Romero, comisionada de Migraci?n.
Se trata de facciones que disputan el poder para controlar el PAN, la gran franquicia cuyo m?ximo ?rgano de direcci?n es el Consejo Nacional que se formalizar? el junio. Espino controla 28 comit?s estatales y de ah? surgir? buena parte de los consejeros y Calder?n usa la estructura del gobierno federal para conseguir votos a cambio de chambas en las secretar?as, entre ellas las delegaciones federales. Fox, a quien los opin?cratas le exigen que se calle, lo que busca es simplemente impunidad...

Miseria, la terrible miseria
Alejandro Caballero
Y entre tanto all? lejos ?en los pliegues rec?nditos de M?xico?, la pobreza, la ?alta marginaci?n? seg?n el tecnicismo pesado de soci?logos y pol?ticos, lo abarca todo. Pr?cticamente todo. ?C?mo se mide esta miseria lacerante? ?Qu? la provoca? Pero, sobre todo, ?c?mo se vive ?o se muere? dentro de ella? Con reportajes como el que presentamos enseguida, el primero de una serie que ser? publicada en estas p?ginas, los reporteros de Proceso se internan en las comunidades m?s pobres del pa?s y la registran, cruda tal cual es.

Alejandro Caballero

COCHOAPA EL GRANDE, GRO.- Aqu?, las mujeres e infantes se mueren porque llegan al hospital demorados por las brechas interminables que los separan de ?l. Y lo m?s cotizado, por encima de los cartones de cerveza, son las ni?as que empiezan a menstruar.

En este municipio de Guerrero, con la m?s alta marginaci?n de M?xico y una pobreza extrema similar a la que padecen pa?ses africanos, las tragedias mixtecas son asunto de todos los d?as.

La de Florentina inunda las letras de c?lera.

Las punzadas del vientre le anunciaron, al mediod?a del 22 de febrero pasado, el fin de su embarazo. Acudi?, fiel a la tradici?n de la regi?n, a la curandera de las confianzas de la familia de su marido Zeferino, pero se top? con un obst?culo insalvable para el empirismo: el beb? ven?a con los pies por delante.

Rendida la partera, el nuevo cuerpo asom? hasta la mitad entre las piernas de la ni?a mixteca. Intensos los dolores, fr?gil a sus 17 a?os, Florentina se desvaneci?. El esposo corri? a buscar al m?dico del centro de salud. En comisi?n por las comunidades, la encargada del dispensario le inform? que regresar?a hasta muy noche.

A las 6 de la tarde, el cu?ado de la ni?a embarazada acept? a cambio de 700 pesos, por tratarse de un asunto familiar, llevarla en viaje especial en su ?pasajera?, una polvorienta camioneta pick up de servicio colectivo que acomoda al usuario en su parte trasera, y que hace corridas de Cochoapa a Tlapa en un m?nimo de tres horas y media, a 60 pesos por persona.

Florentina fue levantada del camastro matrimonial agarrada de las manos y los pies y depositada entre espasmos en ese cuchitril convertido en ambulancia. Rodeada de inmundicia, dejaron caer su cuerpo sobre la alfombra de polvo amarilloso acumulado en los trajines cotidianos de las brechas, incontables los saltos, permanente la inestabilidad.

Pasadas de las 9 y media, ?la pasajera? lleg? a Tlapa y agarr? camino al hospital del Ni?o y la Mujer, inaugurado tard?amente por Vicente Fox y el gobernador Zeferino Torreblanca en 2005, porque el anterior mandatario estatal, Ren? Ju?rez Cisneros, decidi? que el instrumental m?dico asignado para este sanatorio se trasladara a uno que se abri? en Chilpancingo, recuerda Jes?s Rodr?guez, del Centro de Derechos Humanos de La Monta?a, Tlachinollan.

Florentina se bat?a entre gritos. El medio cuerpo de su hijo que se mantuvo fuera durante el viaje se hab?a regresado al interior del vientre. A las 10 con 47 minutos de la noche del jueves 22 de febrero, de acuerdo con el acta de defunci?n del ni?o, se procedi? a la ces?rea, necesaria para salvar a la madre, in?til para recuperar con vida al infante.

Al mediod?a del viernes, la familia de Florentina aguardaba en la sala de espera de Tlachinollan. No ten?a dinero para el ata?d infantil y el centro dirigido por Abel Barrera tramitaba un vale para que en la funeraria de Tlapa, el municipio que se promueve como la entrada a La Monta?a, le entregaran una caja recubierta de tela blanca.

Con la ausencia de la mam?, que ser?a dada de alta en la ma?ana del domingo 25, su pareja Zeferino traslad? el cuerpo del ni?o sin nombre, de regreso a Cochoapa, en el asiento trasero de la camioneta rentada por Proceso, la tarde del viernes 23.

Ya entrada la noche, en un cuarto de adobe sin ventanas y techo de l?minas de cart?n, sobre un huacal se deposit? la caja de madera, apenas iluminada por tres cirios. A la casa de Florentina y Zeferino se llega serpenteando el cuerpo, pasando de lado, entre el espacio que dejan otras dos viviendas construidas sobre la inclinaci?n de lo que era un monte.

Un par de camastros y bolsas colgadas de mecates y alambres que cruzan la habitaci?n en todas direcciones son las pertenencias de la familia en duelo. La madre Mar?a Silvia encabeza los responsos escuchada por tres allegados y, al final de las oraciones, Margarito, el hermano mayor de Florentina, pregunta con tono preocupado a la religiosa: ?No sabe cu?nto nos van a cobrar en el hospital?

La directora del sanatorio del Ni?o y la Mujer, Sof?a Caballero Mart?nez, informa al enviado: ?En el mes de enero se registraron siete defunciones de infantes; en 2006 fueron 70; el 80% de los ni?os llega muerto y el otro 20% presenta un sufrimiento fetal severo o malformaci?n cong?nita?.

El a?o pasado, comparte sus estad?sticas la doctora, ese nosocomio registr? 20 muertes maternas. ?Nueve de esas mujeres llegaron en condiciones muy complicadas porque ven?an de lugares muy lejanos?.

??Si usted pudiera resolver la principal carencia de este hospital, que har?a? ?se le pregunt? a la doctora Caballero.

?Comprar?a una ambulancia a?rea.



El precio de Adela

Las menores de edad de Cochoapa que inician su edad f?rtil est?n condenadas.

Sus padres las tasan entre 10 y 100 mil pesos.

El s?ndico procurador Guillermo Flores Lorenzo y la madre Mar?a Silvia Rodr?guez, de la Congregaci?n Hijas de la Caridad de San Vicente Paul, avecindada desde hace siete a?os en esta cabecera, cuentan la historia de Adela, que Proceso reconstruye.

Adela no quer?a que su fiesta de bodas terminara. Que no se acabara la m?sica ni la comida ni las cervezas, deseaba exhausta a los tres d?as del jolgorio. Si aquello llegaba a su fin, pens? a sus 12 a?os y dos meses, el hijo del padre que pag? por ella 30 mil pesos pod?a tomarla.

Su padrastro Nicanor fij? la cantidad y a Gervasio le pareci? justa. Lo resolvieron sin mucha vuelta. Un d?a, el futuro suegro de su hijastra le coment? si ten?a dada a la Adela y ?l le dijo que todav?a no, pero que si era verdadero el inter?s se apurara porque la ni?a ya no lo era. Ya mancha su ropa, le solt? la voz transformada por el alcohol.

Y Gervasio le resolvi? en menos de una semana. A Prudencio no le import? qui?n era. Cuando su padre le toc? el tema lo zanj? de inmediato. ?Con la que usted diga?, cerr? la transacci?n su voz de hombre de 13 a?os.

En las penumbras del pueblo, Adela camin? por donde le dijo Prudencio. Su madre ya hab?a llevado sus mudas y pertenencias a la casa de Gervasio. S?lo faltaba ella.

Absortos en sus pisadas, el ni?o esposo orden? sin mirar a Adela, esp?rame aqu?, y se regres? a los estertores del bodorrio. Alejada la silueta del hombre al que le dijeron que pertenec?a, aterrada, se ech? a correr hacia la parte m?s oscura del pueblo.

Con el coraz?n atribulado, se apretuj? en el rinc?n de un cuartucho que sab?a abandonado. Tard? en cerrar los ojos. Cualquier ruido lo atribu?a a los pasos cercanos de Prudencio, cualquier voz del vecindario le parec?a la del padrastro y los ladridos de perros, su delaci?n. Pero cuando despert?, a la que vio fue a su madre, sus dedos jalando su cabello, su rostro descompuesto por la ira.

A jalones, vigilada por Nicanor, Petra la arrastr? hasta la casa materna, le amarr? una soga al cuello, la colg? sin asfixiarla de la viga central y con un mecate la tundi? hasta que repar? en los ojos idos de la ni?a.

Muerta en vida, descolgada del techo, Adela dej? que el aire se acomodara en el cuerpo, cerr? los ojos, pero no dej? de escuchar. Su padrastro no entend?a por qu? les hac?a pasar la verg?enza si Gervasio cumpli? sin regatear con la dote, si s?lo sigui? la costumbre del pueblo, si ella ya no ten?a que preocuparse por un hombre, si ya pod?a ser madre.

De los reclamos a la maltrecha Adela, el padrastro arremeti? contra Petra. Ella era la culpable de las torpezas de su hija.

En su tragedia, Adela gan? tiempo. Su t?a Delfina la acompa?? a ver al s?ndico Guillermo Flores, quien escuch? lo que ya sab?a y ante el asombro del par de mujeres, mand? por el padrastro y la madre, determin? su arresto por 35 horas y los oblig? a la devoluci?n de los 30 mil pesos.

??Y los gastos de la fiesta, el baile, la comida, la cerveza? ?se le pregunta a la autoridad judicial de esta comunidad mixteca.

?Eso lo perdi? el padre del muchacho. Eso ya no se puede recuperar, ?pues c?mo? ?responde Flores Lorenzo.

?Lamentablemente apenas hay pocas que se quejan. La mayor?a acepta sin reclamo lo que deciden sus padres. Por miedo, por lo que sea, pero asumen su situaci?n y el negocio se cierra?, cuenta, el h?bito puesto, la monja Mar?a Silvia.

??Entonces se consuma el matrimonio?

?No hay tal. No hay casamiento, ni por lo civil, ni por lo religioso. Aqu? la gente no se casa, simplemente el padre pide la dote, se la pagan y asunto arreglado. La rebeld?a de Adela es la excepci?n.



Marginados entre los marginados

En la cabecera de Cochoapa el Grande, hay aproximadamente 5 mil habitantes y 15 mil 572 en todo el municipio, seg?n el Consejo Nacional de Poblaci?n (Conapo). No hay un solo jard?n de ni?os, aunque s? una primaria y una secundaria.

Los datos oficiales de todo el municipio, con apenas 23 meses de creado, son de escalofr?o. La poblaci?n analfabeta de 15 a?os o m?s, 75.81%; la poblaci?n sin primaria completa de 15 a?os, 87.69%; ocupantes en viviendas sin drenaje ni servicio sanitario, 93.72%; ocupantes de vivienda sin energ?a el?ctrica, 60.78%; poblaci?n ocupada con ingreso de hasta dos salarios m?nimos, 86.87%.

El Conapo determina el ?ndice de marginaci?n tomando en cuenta ?la falta de acceso a la educaci?n, la residencia en viviendas inadecuadas, la percepci?n de ingresos monetarios insuficientes y el aislamiento y tama?o de las comunidades?.

Cochoapa el Grande era hasta el 3 de abril del 2005 una comunidad m?s del municipio de Metlat?noc reportado en 2000 por la misma Conapo con la m?s alta marginaci?n de M?xico.

Pero una lucha de 25 a?os por su independencia se concret? al d?a siguiente. Ese a?o, la lista de la marginaci?n se modific?, Metlat?noc pas? al sexto lugar y Cochoapa lo relev? en el primer sitio.

De acuerdo con la Organizaci?n de las Naciones Unidas (ONU) en 2000 el ?ndice de desarrollo humano (IDH) de Metlat?noc (incluido Cochoapa el Grande) era similar al de los pa?ses africanos de Mali, Malawi y Angola. Mientras Metlat?noc ten?a un IDH de .0389, Mali aparec?a con 0.386; Malawi con 0.400 y Angola con 0.403.

Los argumentos expuestos en el decreto n?mero 588, mediante el cual el gobierno de Ren? Ju?rez Cisneros y el Congreso del Estado autorizan la creaci?n del municipio Cochoapa el Grande, son los siguientes.

Dice en su parte medular: ?que el gobierno del estado, para lograr un mejor desarrollo de la poblaci?n busca responder a tres grandes retos: primero, crear condiciones legales, materiales, pol?ticas y sociales que aseguren el crecimiento econ?mico con equidad social; segundo, abatir la pobreza extrema y mejorar las condiciones de vida de los habitantes, y tercero, fortalecer su vida democr?tica?.

Asegura que ?Cochoapa cuenta con recursos naturales potenciales que en el futuro inmediato pudieran ser susceptibles de un aprovechamiento racional, tales como recursos forestales que actualmente son explotados en peque?a escala??

Y m?s adelante insiste: ?Cochoapa El Grande (tiene) un potencial econ?mico susceptible de desarrollarse en forma adecuada e inmediata?.

Este nuevo municipio recibi? en 2006 un presupuesto de 27 millones y para el a?o que corre recibir? 30. El alcalde Santiago Rafael Bravo gana 12 mil al mes, los regidores 9 mil 500 y en total el ayuntamiento tiene 68 empleados.

Lo primero que pregunta el presidente municipal de extracci?n perredista al enviado es si ya vio el palacio municipal de dos pisos y acabados de lujo que est? inconcluso pero que contrasta con la miseria de las calles de tierra y las casas de madera o de adobe y techos de l?minas de cart?n de sus habitantes. ??Qu? le parece??

??Cu?nto invirti??

?Once millones. S?lo falta que le pongan los vidrios.

??Era necesario?

?Lo pidi? el pueblo.

Bravo est? acusado de corrupci?n por el cabildo, porque, entre otras acciones, construy? ese fara?nico palacio municipal.

El cabildo, encabezado por el s?ndico Guillermo Flores, del PRI, tiene contra la pared al presidente municipal Bravo. En cualquier momento el Congreso del Estado determinar? si contin?a en el cargo o se le destituye.

Al menos en la cabecera de Cochoapa, se percibe que corre el dinero. Esa impresi?n dejan las camionetas de reciente modelo apostadas a las afueras de las casuchas, camiones cargados de madera que circulan manejados con destreza por las brechas, una decena de ?pasajeras?, un impresionante flujo de cerveza y de pepsicola que, por cierto, le tiene ganada la plaza a la cocacola.

En voz baja, se comenta que la siembra de amapola se mantiene a pesar de que la monta?a de Guerrero est? sobrepoblada por elementos del Ej?rcito, de acuerdo con denuncias que han llegado a Tlachinollan.

Los rezanderos o brujos son otro poder en la comunidad.

A las afueras de la cabecera, camino a Oaxaca se divisa el Cerro de la Garza. Quien quiere pedir el mal para alguien, auxiliado por un rezandero, sube hasta la cima e invoca a un ?dolo inexistente que, sin embargo, los pobladores identifican como San Marcos.

?Eso se llama clavar a alguien?, explica la monja y maestra Rutila Lara, que auxilia a la religiosa Mar?a Silvia. ?Cualquier malestar que siente la gente en el cuerpo se lo atribuye a la brujer?a. Por eso, cuando alguien se siente mal, tambi?n sube al cerro para desclavarse?.

??Y cu?nto cobran los rezanderos?

? En promedio, 500 pesos.



?Aqu? s? hay miseria?



Ita T?o (r?o de cangrejos) se ubica a poco menos de cuatro horas de la cabecera municipal de Cochoapa. Colindante con la sierra de Oaxaca, es la comunidad m?s aislada de la monta?a de Guerrero. En el padr?n aparecen inscritas 201 personas.

Isidro Pacheco Agust?n, el comisario ejidal, aclara que apenas si hay 11 o 12 casas ocupadas, porque la mayor?a de las familias se fueron a trabajar a Sinaloa.

En mixteco, detalla la dieta de ese d?a. Traduce Bernardo Flores, regidor de salud de Cochoapa:

Por la ma?ana, bejuco de ejote hervido en agua y tortillas de ma?z. Por la tarde: tres o cuatro chiles molidos en agua que convierten en caldo y en el que remojan sus tortillas. Por la noche: frijoles con hoja de hierba santa y las infaltables tortillas.

Isidro tiene 45 a?os y extra?amente un solo hijo, Porfirio, de 22, que a su vez tiene tres: Ren? de cuatro a?os, Mauricio de a?o y medio y Matilda de siete meses. Su esposa hace las tortillas en un comal a ras del suelo. Todos viven en el mismo cuarto, construido irremediablemente de adobe.

??Cu?nto pag? de dote por la esposa de su hijo? ?se le pregunta a Isidro.

Bernardo traduce: ?10 mil pesos, pero con la comida, la bebida y la fiesta gast? en total como 30 mil?.

??De d?nde sac? el dinero para pagar la mujer y la fiesta?

?Se fue a Sinaloa con toda la familia. Junt? lo que necesitaba y se regres? ?cambia el mixteco por el espa?ol el regidor de salud.

Isidro informa: hace 15 d?as llegaron a instalar una l?nea telef?nica a un lado de la solitaria cancha de basquetbol.

El regidor Flores acepta conmovido: ?Aqu? s? hay miseria, en Cochoapa tenemos de todo?.

Pero resulta que Ita T?o es el para?so. Bajando la brecha, los enviados se encuentran en el camino, agotadas, acompa?adas de cinco ni?os, a dos instructoras de la escuela ?Francisco I. Madero?, la ?nica, de la vecina comunidad de Arroyo Olor.

Cuentan que llevan hora y media caminando y que se dirigen a Ita T?o porque donde provisionalmente viven no hay nada de comer.




Se interesa AI en el caso de anciana ultrajada en Veracruz.

regina mart?nez
Jalapa, Ver., 5 de marzo (apro).-- La organizaci?n Amnist?a Internacional, con sede en Londres, manifest? su inter?s sobre el caso del ultraje cometido supuestamente por militares contra Ernestina Ascencio Rosario, de 73 a?os de edad, originaria de la comunidad ind?gena de Tetlatzinga, municipio de Soledad Atzompa, quien falleci? debido a las lesiones sufridas.

El representante de la Coordinadora Regional de Organizaciones Ind?genas de la Sierra de Zongolica (CROIZ), Julio Atenco Vidal, inform? que la representaci?n en M?xico de AI hizo contacto con ellos para solicitarles informaci?n sobre los hechos ocurridos el pasado 25 de febrero en esa comunidad.

El tambi?n director de Obras y Desarrollo del ayuntamiento de Soledad Atzompa, explic? que AI manifest? su inter?s por atender el caso de violaci?n y muerte de Ernestina Ascencio Rosario, pero que ser?n las autoridades municipales de ese lugar las que mantendr?n contacto con la organizaci?n.

En tanto, se?al? que, hasta ahora, no han tenido respuesta a la solicitud planteada por el ayuntamiento de Soledad Atzompa, que preside Javier P?rez Pascuala, al presidente Felipe Calder?n y a las autoridades militares, "para castigar a los responsables de este inexplicable suceso que no debe quedar en la impunidad".

Por lo pronto, adelant? que organizaciones sociales y las comunidades ind?genas est?n preparando una movilizaci?n, para exigir que sus demandas de justicia ante este asesinato sean cumplidas por las autoridades federales, estatales y militares, "pues los responsables deben ser castigados".

En estas acciones, subray?, "es previsible una confrontaci?n del Ej?rcito con los pueblos ind?genas de la regi?n, pues ellos querr?n imponer su principio de autoridad como supremo gobierno y nosotros defenderemos nuestra dignidad y autonom?a municipal".

Agreg? que, ante la presi?n popular, tras el fallecimiento de ?sta mujer a consecuencia del ataque sexual tumultuario que sufri?, las autoridades miluitares determinaron retirar a sus tropas de las comunidades para evitar problemas mayores, "por lo que una nueva eventual incursi?n del Ejercito tendr?a que ser violenta".

Dijo que no se oponen a la labor del Ejercito en cuanto a combatir la delincuencia organizada, especialmente al narcotr?fico, "pero no podemos admitir como v?lido que su presencia sea por razones pol?ticas en el marco de una guerra de baja intensidad no declarada, pero que existe en todas las regiones ind?genas que luchan por el reconocimiento de sus derechos".

Por su parte, el alcalde de Soledad Atzompa, Javier P?rez Pascuala, responsabiliz? a los jefes militares de encubrir a los responsables de ese asesinato, y reiter? que los soldados involucrados en estos hechos, deben ser puestos a disposici?n de las autoridades civiles.

Y es que la Secretar?a de la Defensa Nacional, a trav?s de un comunicado de prensa difundido el pasado 1 de marzo en su p?gina de internet, asegur? que, despu?s de haber realizado diversas acciones entre el personal militar destacado en Tetlatzinga, "hasta el momento no se ha encontrado ninguna prueba que los involucre".

Dentro de las acciones que se implementaron al personal militar, dijo, la comandancia de la 16 Zona Militar, realiz? ex?menes m?dicos y entrevistas a los elementos desplegados en la comunidad de Tetlatzinga, "sin que hasta el momento se haya encontrado alguna prueba que los involucre".

No obstante que la Procuradur?a de Justicia del estado (PGJE) "lleva a cabo las investigaciones correspondientes, el agente del Ministerio P?blico Militar procedi? a integrar una averiguaci?n previa para deslindar responsabilidades", a?adi?.

Se?ala que ?el agente del Ministerio P?blico militar, con independencia y autonom?a, determinar? lo que a derecho proceda?. Sin embargo, insiste, "sin que hasta el momento se hayan encontrado pruebas o indicios fehacientes que se?alen como probables responsables a personal militar".

Argumenta que en las actividades que realizan el Ej?rcito y la Fuerza A?rea Mexicana, en todo momento, "se respetan los derechos fundamentales de las personas". Sin embargo, "se proporcionar? todo el apoyo que requiera el fuero com?n y se continuar? la investigaci?n respectiva en el fuero militar, para que, en caso de acreditarse la participaci?n de efectivos militares, se les castigue".

Por su lado, en su sexta reuni?n realizada el s?bado pasado, el consejo pol?tico estatal del PRD acord? respaldar las acciones emprendidas por las autoridades de Soledad Atzompa, sobre todo la demanda de justicia solicitada al presidente Calder?n y el retiro del Ej?rcito de su municipio.

A?adi? que con este hecho se agravi? al pueblo nahua de Soledad Atzompa, al subrayar que la declaraci?n difundida por la Sedena "es un insulto a la inteligencia de toda la sociedad y es s?lo la confirmaci?n de que lo que los ind?genas ya sab?an; es decir, que no se pretende hacer justicia y quieren dejar impune este crimen?.
Publicado por solaripa69 @ 10:36
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios