Jueves, 08 de marzo de 2007
Seguridad: insistencia err?nea
Una nueva estrategia contra el delito fue presentada ayer por el titular del Ejecutivo federal y su gabinete de seguridad, en un nuevo posicionamiento del gobierno calderonista ante un tema que ciertamente constituye una preocupaci?n may?scula para la ciudadan?a y que, sin embargo, corre el riesgo de agotarse como componente reiterado del discurso presidencial.
Si algo nuevo hubo en la ceremonia de ayer fue el ?nfasis en impulsar la participaci?n ciudadana en el combate a la delincuencia, un prop?sito que tal vez ser?a plausible en un escenario de pleno cumplimiento de las obligaciones gubernamental en materia de mantenimiento de la seguridad p?blica y la vigencia de las leyes. Sin embargo, en nuestro pa?s eso, hasta ahora, no sucede: con todo y los espectaculares operativos que se realizan en diversas regiones del pa?s, los asesinatos, los ajustes de cuentas y los enfrentamientos siguen siendo el pan de cada d?a; justamente ayer tuvieron lugar ejecuciones extrajudiciales en Guerrero y Michoac?n, dos de las entidades a las que han sido enviados grandes continentes policiales y militares para, supuestamente, restablecer el orden y el estado de derecho. Por lo dem?s, parece necesario recordar que el deber de los ciudadanos es pagar impuestos, y el del gobierno, perseguir a los delincuentes. La precisi?n es pertinente porque ser?a inaceptable que, ante un posible fracaso de las pol?ticas p?blicas de seguridad, se pretendiera diluir responsabilidades y hacer part?cipe de ellas a la sociedad.
Por otra parte, la constante exaltaci?n discursiva y ritual de la fuerza del Estado y de sus expresiones tangibles, las corporaciones policiales y militares, el uso intensivo de las primeras antes de someterlas a un proceso de depuraci?n y saneamiento, y el recurso a las segundas para que participen en tareas que no les corresponden, como el combate al narcotr?fico, tienden a debilitar la vigencia de las garant?as individuales y los derechos humanos -que son un aspecto irrenunciable de la legalidad- y crean circunstancias propicias para una indeseable descomposici?n de las fuerzas armadas.
Otro defecto del anuncio formulado ayer es el de la precipitaci?n: de acuerdo con funcionarios de seguridad citados por este diario, a?n est?n pendientes las modificaciones al marco legal para la aplicaci?n de la nueva estrategia y la Secretar?a de Seguridad P?blica a?n no est? en condiciones de participar en su implantaci?n.
Por lo dem?s, no parece factible que tenga ?xito el llamado presidencial a promover la cultura de la legalidad si la convocatoria no va precedida, o cuando menos acompa?ada, del saneamiento y la moralizaci?n a fondo de la administraci?n p?blica, el combate frontal a los delitos de cuello blanco, la erradicaci?n de la impunidad entre funcionarios y empleados gubernamentales y la interrupci?n de las cadenas de complicidad por las que transita la corrupci?n entre uno y otro sexenio desde hace muchas d?cadas.
Para finalizar, el ?nfasis en la seguridad p?blica, la mano dura frente a la delincuencia y el respeto a una legalidad reducida b?sicamente al C?digo Penal han sido el principal instrumento de legitimaci?n discursiva de un gobierno que apenas arranca. La explicable impaciencia ciudadana ante el avance de la inseguridad y los grupos delictivos hace pensar en m?rgenes m?s bien reducidos de tolerancia social a las declaraciones y promesas oficiales en este terreno. La prudencia indicar?a que no es conveniente abusar del tema en tanto no se logren, si se logran, resultados concretos y tangibles en la materia, y en todo caso ello no ocurrir? en 100 d?as.

Impunes, la mayor?a de abusos policiacos contra mujeres: AI
ARMANDO G. TEJEDA , KYRA NU?EZ CORRESPONSALES
Madrid, 7 de marzo. M?xico se encuentra entre los pa?ses con mayor grado de impunidad y complicidad de los gobiernos frente a los abusos de agentes policiales o militares contra las mujeres; esto es s?lo comparable a lo que ocurre en pa?ses como Congo, Colombia, Sud?n y Nigeria, afirm? en Madrid Amnist?a Internacional (AI) en su informe Ni abusos de poder ni impunidad, elaborado con motivo del D?a Internacional de la Mujer, que se celebra este jueves.
AI present? en esta capital una lista de vejaciones y agresiones contra ese sector que a?n no se han podido resolver por la v?a judicial, como los asesinatos de Ciudad Ju?rez, las violaciones sufridas por ind?genas de la comunidad tlapaneca por parte de miembros del Ej?rcito Mexicano o las agresiones que perpetraron agentes policiales durante el conflicto de San Salvador Atenco.
Lo m?s preocupante es que "las mujeres que piden responsabilidad al Estado por actos de violencia sexual cometidos por agentes estatales se enfrentan a una atenci?n m?dica deficiente, ex?menes forenses inadecuados y a un sistema judicial que no ofrece garant?as de obtener resultados favorables. "Si los responsables de estos abusos son militares, la rendici?n de cuentas es inexistente", afirm? la vocera Eva Su?rez-Llanos.
La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos tambi?n se refiri? a la ausencia de un sistema judicial criminal en M?xico y Guatemala, lo cual "contribuye a la continuaci?n de actos de violencia contra las mujeres. Su forma d?bil de actuar ha fomentado una cultura de impunidad que consecuentemente env?a un mensaje de que es aceptable agredir, violar y asesinar mujeres", apunt?.
Pero la violencia contra la mujer se mantiene impune "en todos los continentes, pa?ses y culturas", porque frecuentemente es disimulada o t?citamente aprobada, dijo el secretario general de la Organizaci?n de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon.
En un mensaje por el 8 de marzo, se?al? que la violencia "causa un da?o devastador en la vida de las mujeres, en sus familias y en la sociedad", reportaron especialistas.
De su lado, el Consejo de Seguridad de la ONU pugn? por el fin de la impunidad de la violencia contra las mujeres en conflictos armados, en una resoluci?n no vinculante que expresa su preocupaci?n por acciones concretas como asesinato, mutilaci?n, agresi?n sexual, secuestro y prostituci?n.
En Ginebra, en el campo laboral, la Organizaci?n Internacional del Trabajo (OIT) revel? que nunca antes en la historia del empleo ha habido tantas mujeres econ?micamente activas, aunque a?n sufren disparidad de estatuto, inseguridad laboral, as? como desigualdad salarial y educativa.
En 2006, el n?mero de mujeres en el mercado laboral -que tienen trabajo o lo buscan- lleg? a la cifra sin precedentes de mil 200 millones de un total de 2 mil 900 millones de empleados en el mundo, un 22.7 por ciento m?s que en 1996. Pero al mismo tiempo, cada vez hay m?s mujeres sin trabajo, cifra que llega a 81.8 millones.
Las trabajadoras tienen m?s probabilidades de estar desempleadas y las afortunadas que cuentan con uno reciben un salario 90 veces menor que el de un hombre.
Revela la ONU que 21.5 por ciento de las mexicanas sufre agresiones
Un festejo m?s a la mujer con las mismas carencias de hace a?os
Muchas no tienen empleo o servicios de salud, y otras tantas trabajan sin remuneraci?n
PATRICIA MU?OZ , CAROLINA GOMEZ , FABIOLA MARTINEZ


Celia Aguilar, del Unifem; Roc?o Garc?a Gayt?n, del Inmujeres, y Thierry Lemaresquier, de la ONU Foto: Carlos Cisneros
Pese a los discursos y las propuestas de cambio de cada 8 de marzo, las carencias y dificultades que enfrentan las festejadas en este D?a Internacional de la Mujer son las mismas desde hace varios lustros, e inclusive algunos problemas se han agudizado, como el desempleo, la violencia f?sica y sexual, as? como el limitado acceso a los esquemas sanitarios.
Los ejemplos sobran y M?xico no es la excepci?n: en la actualidad una de cada cinco mujeres sufre de violencia por parte de su pareja y tres la han padecido alguna vez en su vida, cifra "preocupante", porque revela que 21.5 por ciento de las mexicanas padecen esta problem?tica, dijo el representante de la Organizaci?n de las Naciones Unidas en nuestro pa?s (ONU), Thierry Lemaresquier, quien tambi?n plante? el caso de las asesinadas en Ciudad Ju?rez y las 26 agredidas sexualmente en San Salvador Atenco.
En materia de empleo, ayer la Organizaci?n Internacional del Trabajo (OIT) difundi? el informe Tendencias mundiales del empleo de las mujeres 2007, en el que refiere que 81.8 millones de mujeres en todo el mundo est?n desempleadas, la cifra m?s elevada registrada hasta ahora.
M?s que nunca, ahora hay mujeres en situaci?n de desempleo, sector que tambi?n est? condenado a trabajos de baja productividad en la agricultura o los servicios, o recibe menos paga que los hombres aun cuando realicen la misma labor y tenga la misma jornada. Agrega que s?lo el 47.9 por ciento de las mujeres que trabaja est? en situaci?n de empleo remunerado y asalariado.
Por su parte, la Organizaci?n Mundial de la Salud (OMS) resalt? que tanto hoy, como cualquier otro d?a, muchas mujeres no tienen acceso a atenci?n sanitaria b?sica, y critic? que a sus problemas de salud suelen "no concederles la importancia ni la atenci?n que merecen", porque la situaci?n sanitaria de las mujeres resultar muy poco valorada en los planes de desarrollo. No obstante que "cada a?o mueren m?s de medio mill?n de emabarazadas debido a complicaciones relacionadas con el proceso de gestaci?n y el parto, cifra que apenas ha cambiado en los pasados 20 a?os".
La OMS resalta que en la mayor?a de los casos en los que la poblaci?n femenil sufre de violencia, ?sta proviene de su propia pareja. Acota que la agresi?n f?sica y sexual tienen consecuencias "terribles para la salud de ellas", y agrega que "una de cada cinco mujeres dicen haber sufrido abusos sexuales antes de los 15 a?os, hecho que se asocia a problemas de salud que persisten durante a?os".
Tambi?n subraya que la salud de la mujer se ve amenazada por las malas condiciones de trabajo, los riesgos relacionados con su funci?n reproductora, la pobreza y la discriminaci?n a que se ven sometidas.
En tanto el Consejo Nacional de Poblaci?n inform? que en el pa?s 38.7 por ciento de las mujeres mayores de 12 a?os trabaja, aunque de este sector 10.8 por ciento realiza actividades econ?micas sin recibir remuneraci?n y precis? que la mayor?a de las empleadas se desempe?an como trabajadoras remuneradas y por cuenta propia (65 y 21.5 por ciento respectivamente) y en menor grado (2.3 por ciento) como empleadoras.
Asimismo revel? que 23 por ciento de los hogares est? encabezado por una mujer, esto es casi el doble que lo registrado hace 21 a?os, por lo cual es necesario que las pol?ticas sociales sean compatibles con las m?ltiples funciones que ellas realizan.
Lemaresquier agreg? que, en M?xico, uno de los puntos que genera mayor consternaci?n y preocupaci?n "es la impunidad que sigue prevaleciendo respecto a las agresiones que se cometen contra mujeres".
?El pueblo de Soledad Atzompa no cree las versiones del Ejercito?, afirma su alcalde
regina mart?nez
Jalapa, Ver., 7 de mar (apro).- El alcalde del municipio de Soledad Atzompa, Javier P?rez Pascuala, acus? a las autoridades del Ejercito mexicano de estar actuando como juez y parte en el caso del ultraje cometido contra Ernestina Ascencio Rosario, cometido el 25 de febrero pasado en la comunidad de Tetlatzinga por supuestos militares.

El mun?cipe se refiri? al comunicado de la Secretar?a de la Defensa Nacional (Sedena), donde la dependencia asegura que, hasta el momento, no ha encontrado indicios que impliquen a militares, que estaban destacados en esa comunidad, en el ataque sexual contra esa mujer, de 73 a?os, quien falleci? un d?a despu?s a consecuencia de las lesiones sufridas.

El pueblo de Soledad Atzompa, subray?, "no cree las versiones del Ej?rcito, cuyas autoridades no s?lo est?n actuando como juez y parte, sino que se autoexculpan de la violaci?n tumultuaria cometida con la compa?era, hechos ocurridos en Tetlatzinga?.

En conferencia de prensa en el puerto de Veracruz, P?rez Pascuala dijo que los agresores de Ascencio Rosario, "no pueden ser habitantes del municipio de Soledad Atzompa, pues estamos seguros que fueron soldados".

A?adi? que la gente de Soledad Atzompa, municipio asentado en las faldas de la sierra de Zongolica, "es pac?fica. All? no hay violencia y nunca se ha presentado ning?n caso de violaci?n sexual, como pas? con esta ind?gena".

Explic? que ?l personalmente ayud? a trasladar a Ascencio Rosario al Hospital Regional de R?o Blanco, por lo que es testigo de las condiciones en que estaba la ind?gena, y dijo que tambi?n conoci? el dictamen de los ex?menes que realizaron m?dicos de ese nosocomio.

De esta manera, el edil descalific? los argumentos de la Sedena, en el sentido de que no hay elementos para atribuir a soldados la violaci?n sexual de que fue objeto esta anciana, hecho que indign? a todas las comunidades ind?genas de la sierra de Zongolica.

En este sentido, el alcalde insisti? en se?alar que los militares responsables de "esta brutalidad" deben ser castigados y juzgados por la autoridad civil y no militar, "para evitar que se les encubra y el caso quede en la impunidad".

Adem?s, reiter? la propuesta del ayuntamiento que preside para que el gobernador Fidel Herrera Beltr?n sea intermediario ante el presidente Felipe Calder?n, para que reciba a una comisi?n de representantes de ese lugar, para exponerle el caso de manera directa.

Ante la falta de respuesta por parte de Calder?n y las autoridades militares a la solicitud de audiencia que desde hace una semana envi? el ayuntamiento de Soledad Atzompa, dijo, ?la gente se esta organizando para iniciar movilizaciones de protesta".

Advirti? que el pueblo de ese municipio ?esta enojado por el crimen de nuestra compa?era, y no esta de acuerdo con lo que el Ej?rcito ha informado en sus comunicados de prensa. Por eso nos estamos organizando para realizar acciones de protesta".
Publicado por solaripa69 @ 13:21
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios