Lunes, 19 de marzo de 2007
Echeverr?a, la simulaci?n
jorge carrasco araizaga
M?xico, D.F., 19 de marzo (apro).- Juzgado ya por la historia, Luis Echeverr?a ?lvarez se juega su ?ltima carta para quedar liberado en definitiva de las acusaciones que pesan en su contra por la matanza del 2 de octubre de 1968, ocurrida cuando era secretario de Gobernaci?n.

A sus 85 a?os y con arteriosclerosis, uno de los hombres fuertes del autoritarismo del siglo pasado vive bajo prisi?n domiciliaria desde el 29 de noviembre de 2006, por orden del Segundo Tribunal Unitario en materia penal con sede en el Distrito Federal.

Est? preso por el delito de genocidio, acusaci?n hecha por la ya casi desaparecida Fiscal?a Especial para Movimientos Sociales y Pol?ticos del Pasado (Femospp). Su todav?a titular, Ignacio Carrillo Prieto, dif?cilmente puede sostener con el derecho que en verdad haya existido ese delito.

Otro tribunal del DF ya lo estableci? en relaci?n con la matanza del 10 de junio de 1971, cuando el grupo paramilitar conocido como ?Los Halcones?, creado cuando Echeverr?a era secretario de Gobernaci?n, atac? y asesin? a decenas de estudiantes que se manifestaban por primera vez desde los hechos del 2 de octubre.

Es probable que el magistrado a cargo del juicio por el 68 tambi?n lo exonere al declarar que no se puede acreditar que la matanza del 2 de octubre en Tlatelolco haya sido un genocidio, y determine que no se trat? de exterminar a un grupo nacional.

Por lo pronto, el pasado viernes ya decret? una suspensi?n provisional de la orden judicial dictada para que se realizara la ficha policial del expresidente y se le practicara un estudio cl?nico criminol?gico. Es de esperar que la pr?xima semana se decrete en definitiva la suspensi?n de esa orden.

Al acusarlo de genocida, lo que hizo Carrillo Prieto fue abrirle la puerta a Echeverr?a para salir librado, conforme a los procesos judiciales. Es decir, quedar libre con todas las de la ley.

Carrillo Prieto opt? por la espectacularidad y el esc?ndalo antes que actuar con responsabilidad pol?tica ante un delicado periodo de la historia de M?xico y la tragedia de cientos de familias en diferentes estados de la Rep?blica.

Acotado por el dise?o institucional de una fiscal?a especial, impulsada por el primer secretario de Gobernaci?n del foxismo y actual coordinador del PAN en el Senado, Santiago Creel, Carrillo y su fiscal?a no fueron capaces de ofrecer verdad ni justicia.

Fue m?s espectacular acusar a Echeverr?a de genocida que establecer la responsabilidad del Estado autoritario que durante d?cadas no dud? en cometer cr?menes y reprimir violentamente a quienes luchaban por la democratizaci?n del pa?s.

Echeverr?a, no s?lo como presidente sino como parte de la elite pol?tica durante doce a?os, fue responsable de esos cr?menes de Estado. De eso no hay duda. Por eso, ante la conciencia nacional ha quedado como responsable. Pero de ah? al genocidio hay una gran distancia.

Carrillo Prieto sab?a que no pod?a llegar lejos, a menos de que por consigna pol?tica Echeverr?a fuera finalmente declarado culpable.

Pero ese escenario parece lejano porque Felipe Calder?n requiere para la estabilidad de su gobierno el apoyo del PRI. Y hasta ahora lo tiene asegurado con Beatriz Paredes, la nueva presidenta del Revolucionario Institucional y hechura del propio Echeverr?a como parte de lo que se conoci? ?los cachorros? de la Revoluci?n Mexicana.

Lejos de la visi?n de un estadista y m?s bien pragm?tico, Calder?n no har? suyo el tema de Echeverr?a. Y el PRI evitar? a toda costa que uno de sus principales integrantes sea declarado penalmente como genocida.

Apuntes

La Secretar?a de la Defensa Nacional (Sedena) avanza en su prop?sito de quedarse con la flota de erradicaci?n a?rea de droga de la Procuradur?a General de la Rep?blica. La PGR ya est? ordenando ?con urgencia? a sus distintas bases de mantenimiento la transferencia del equipo y herramientas. El pasado 5 de marzo, el encargado de la Direcci?n de Mantenimiento Mayor y del Mantenimiento de Aeronaves en Campa?a de la PGR, Jorge David Leyva L?pez, le envi? un oficio en ese sentido al encargado regional de la base de Chilpancingo, Ignacio Agust?n Gonz?lez.

En el oficio, n?mero DMMMAC/0422/07, le dice que ?con respecto a las instalaciones, se requiere Inventario por separado de Bienes, Muebles e Inmuebles (sic) sujetos a entrega a Sedena?.

Esas ?rdenes se derivaron de una comunicaci?n del jefe del Estado Mayor de la FAM, general de ala Diplomado de Estado Mayor A?reo, Humberto Fernando Chapa Casas. Con fecha del 2 de marzo, el general pidi? se cumplan las ?rdenes presidenciales para que se transfieran a la Sedena todas las instalaciones, infraestructura, material de vuelo, aeronaves, helic?pteros y aviones, adem?s de las instalaciones de hangares y refacciones.

Hay una pregunta obligada: ?qu? har? el Ej?rcito con todos esos recursos si est? probado que los pilotos de la FAM carecen de experiencia en fumigaci?n a?rea?

Chiapas: En busca de la verdad
isa?n mandujano
Tuxtla Guti?rrez, Chis., 19 de marzo (apro).- El 7 de julio de 1992, Flor Mar?a Zapata Ledesma, de 33 a?os de edad, egresada de la carrera de periodismo y comunicaci?n colectiva de la Escuela Nacional de Estudios Profesionales Acatl?n, de la UNAM, fue asesinada a tiros en Zacatepequez, Guatemala, por los kaibiles del Ej?rcito guatemalteco.

El de Zapata Ledesma es uno m?s de los casos que investiga la Fiscal?a Especializada para la Atenci?n de Delitos de Homicidio, Privaci?n Ilegal de la Libertad y Conexos Cometidos contra Periodistas en la d?cada de los 90, creada en diciembre del a?o pasado por el gobernador Juan Sabines.

El anuncio de la investigaci?n sorprendi? a la prensa chiapaneca, ya que hasta ese momento nadie recordaba a Flor de Mar?a como periodista, mucho menos como trabajadora de alg?n medio de comunicaci?n de Tapachula, donde presuntamente radicaba, aunque la organizaci?n Reporteros sin Fronteras la tiene ubicada como una ?periodista muerta en el ejercicio de su profesi?n?.

Sin embargo, una de sus mejores amigas, Sara Morales Miranda, admite que desconoc?a a qu? se dedicaba Zapata Ledesma en Tapachula, aunque aclara que era una mujer comprometida con el periodismo.

El 7 de julio de 1992, el Departamento de Informaci?n y Divulgaci?n del Ej?rcito guatemalteco dio a conocer que una mexicana hab?a muerto durante un combate con miembros de la guerrilla guatemalteca.

De acuerdo con la necropsia, Flor de Mar?a muri? como consecuencia de un balazo que recibi? en pleno rostro, a poca distancia; aunque mostraba evidentes muestras de tortura infligida durante 4 o cinco d?as previos a su muerte.

Desde Cuernavaca, Morelos, en entrevista, Sara Morales Miranda, conf?a en que los culpables del asesinato sean castigados, como una manera de honrar la memoria de su amiga. Niega que Flor de Mar?a fuera guerrillera; sin embargo, agrega que aun en el caso de que as? hubiera sido, merec?a un juicio y no ser asesinada ?por un pu?ado de gorilas analfabetos y brutales?.

?Nosotros nos enteramos porque salio una peque?a nota en las p?ginas interiores de La Jornada, creo que el 8 de julio (de 1992), despu?s de eso fue que comenzamos las gestiones ante el gobierno de Guatemala para que devolvieran su cuerpo; el gobierno mexicano, no hizo absolutamente nada?, recuerda Morales Miranda, amiga de la periodista asesinada.

Comenta que ella y un grupo de amigos comunes de Flor Mar?a tocaron ?muchas puertas? en las oficinas del gobierno federal, incluso llegaron al Congreso de la Uni?n para solicitar apoyo de los diputados.

?Nos entrevistamos con un panista que era presidente de la Comisi?n de Derechos Humanos, de apellido Ordu?a; con Diego Fern?ndez de Cevallos, entonces diputado; con Fernando Ortiz Arana, que si mi memoria no me falla, era el coordinador de la bancada priista; con Rosalbina Garabito, coordinadora parlamentaria del PRD?, narra Morales Miranda.

Los legisladores le sugirieron al grupo de amigos de Flor Mar?a que hicieran uso del recurso llamado "memorial de particulares" que consiste en que cualquier persona, en su car?cter de ciudadano, acuda a la m?xima tribuna a hacer alguna solicitud a los legisladores.

Recuerda Sara que en ese entonces estaban reparando San L?zaro y la C?mara sesionaba en otro lugar de la Ciudad de M?xico, en el Centro M?dico.

En aquella carta que amigos y familiares entregaron a la C?mara de Diputados --registrada en el diario de los debates del 13 de julio de 1992--, se les exigi? a los legisladores que solicitaran al gobierno guatemalteco informaci?n precisa sobre la forma en que ocurri? el deceso, pues seg?n sus elementos ese crimen les pareci? ?oscuro?.

Se?ala que en el marco de esa campa?a medi?tica se comenz? a hacer presi?n y fue cuando intervino el gobierno mexicano, el diputado Jorge Ordu?a intervino personalmente y habl? con funcionarios de la Secretar?a de Relaciones Exteriores; fue as? como el c?nsul en Guatemala, Marco Antonio Tovar, inici? las gestiones para la exhumaci?n, a lo cual se hab?a negado inicialmente el gobierno guatemalteco.

?Ernesto, el hermano de Flor y un amigo nuestro, Norberto Hern?ndez, viajaron a Guatemala y estuvieron presentes en la exhumaci?n; luego la trajeron a la Ciudad de M?xico, el 31 de julio. Ella hab?a sido sepultada el 11 de julio en el cementerio general de Quetzaltenango?, refiere Sara Morales.

Recuerda que posteriormente se le practic? la necropsia a Flor Mar?a y los datos revelaron que hab?a muerto por un balazo en el rostro hecho a poca distancia, adem?s de que mostraba huellas de una evidente tortura previa a su asesinato.

?No me acuerdo si lo dijo el Semefo, pero la tuvieron 4 o 5 d?as tortur?ndola antes de matarla. No te imaginas lo que esto me duele despu?s de tantos a?os?, recuerda Sara.

?Supimos que quienes la mataron fueron los kaibiles, un comando kaibil?, indica.

Morales Miranda afirma que seg?n la informaci?n oficial difundida por el ej?rcito guatemalteco el cuerpo de Flor Mar?a fue encontrado en San Mart?n Zacatepequez, municipio que est? al sur-occidente de Quetzaltenango, en la misma zona donde se encuentra el poblado Flores Costa Cuca, donde mataron a otro comunicador radicado en Tuxtla Guti?rrez, Ram?n de la Mora Bueno.

Un informe elaborado en 1993 por la Comisi?n Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) refiere que en febrero de 1992 el mexicano Ram?n de la Mora Bueno, encargado del programa de radio de la Universidad Aut?noma de Chiapas, que se desplazaba a Quetzaltenango para participar en un seminario sobre radiofon?a auspiciado por el Centro Internacional de Estudios Superiores de Periodismo de Am?rica Latina (CIESPAL) fue asesinado en el municipio de Colomba Costa Cuca.

?El Ej?rcito inform? que se trataba de un guerrillero. Luego de exhumado su cad?ver el m?dico forense verific? que presentaba se?ales de tortura y su rostro estaba deshecho. Este hecho mereci? la intervenci?n de la canciller?a mexicana para lograr una investigaci?n completa de las circunstancias de su muerte?, se?ala el informe de la CIDH.

A 15 a?os de la muerte violenta de Flor Mar?a, Sara dice que no ha podido dormir en los ?ltimos d?as desde que el caso de su mejor amiga ha sido removido por la Fiscal?a General del Estado de Chiapas para esclarecer su asesinato.

?Me queda claro que una manera de honrar la memoria de mi amiga es que se castigue a los culpables. Yo no creo que ella haya sido guerrillera, puede ser, pero no lo creo; y en el hipot?tico caso de que lo hubiera sido ?Acaso no merec?a un juicio? la guerra tambi?n tiene reglas y a?n en los casos de aquellos guerrilleros que se ha comprobado que el Ej?rcito guatemalteco asesin?, los familiares han sido indemnizados, aqu? no creo que se trate de dinero, sino de que los culpables sean castigados, esa es mi motivaci?n?, agrega.

?Trabajaba en el IMSS ella hacia una cierta labor de comunicaci?n en el IMSS, pero no era lo que quer?a, pidi? su cambio para Chiapas y se mud? para all?, buscando ejercer su profesi?n; era una mujer muy inteligente y comprometida con las causas de los jodidos, quer?a cambiar este pa?s, hacerlo mejor y m?s vivible (sic)?, recuerda Sara.

Admite que desconoc?a para qu? medio de comunicaci?n trabajaba su amiga en Chiapas, pero aclara que Reporteros Sin Fronteras la tiene registrada como una ?periodista muerta en Guatemala en el ejercicio de su profesi?n?.

Flor Mar?a ?fue una mexicana valiente, inteligente, sensible a los problemas sociales, periodista honesta, esa, mi amiga a la que le fue arrebatada la vida por un pu?ado de gorilas analfabetos y brutales?, se?ala.

?A veces todav?a me parece ver a lo lejos su figura, su pelo, en alguna de esas muchachas que se le parecen. Ojal? un d?a se investigue qui?nes la mataron; lo veo dif?cil despu?s de tanto tiempo y conociendo a las autoridades mexicanas y la impunidad que priva en el Ej?rcito guatemalteco?, concluye.
100 d?as: otra visi?n
Manuel Camacho Sol?s
19 de marzo de 2007

A los 100 d?as del nuevo gobierno se sacan dos cuentas diametralmente opuestas. Sobran los argumentos para defender al gobierno o para atacarlo. Falta, en cambio, una mirada desde una visi?n comprometida con el futuro y, por ello, necesitada de objetividad y perspectiva.
Para el gobierno y sus seguidores, se ha superado la crisis postelectoral, hay un rumbo claro y se ha consolidado el nuevo gobierno. Salvo por los aumentos de las tortillas, para ellos s?lo ha habido noticias alentadoras. Para la oposici?n, el gobierno no podr? resolver su problema de legitimidad de origen, no se han tocado ninguno de los problemas de fondo y se anticipa que continuar? y se acentuar? la exclusi?n social y pol?tica. Para ambas lecturas hay datos que las confirman y sobre todo estados de ?nimo e intereses que las pueden perpetuar.
Hay otra visi?n diferente. Con independencia de las posiciones pol?ticas que uno defienda en el momento, se debe formular otra pregunta: ?Qu? tan fortalecidos est?n los pilares en los que sostiene el gobierno; la pol?tica, la legalidad, la fuerza y la capacidad de realizaci?n material?
A los 100 d?as no ha habido una operaci?n pol?tica de reconciliaci?n nacional que pudiera ser reconocida como tal por la oposici?n. Ha habido peque?as y aisladas negociaciones, intentos de cooptaci?n, declaraciones que buscan eliminar focos de irritaci?n en espacios como los de la pol?tica exterior. No hay, sin embargo, ning?n hecho memorable, del que las partes se sientan orgullosas, que diera muestras de un acuerdo honesto, abierto, a la altura de una crisis como por la que atraves? la pol?tica nacional en 2006. Hay manipulaci?n y propaganda; no hay pol?tica con may?sculas.
A los 100 d?as no ha habido hechos contundentes de construcci?n de estado de derecho. Los pendientes de violaci?n a las garant?as que debieran ser enfrentados con determinaci?n, como las violaciones a los derechos humanos ocurridas en Oaxaca, no han sido objeto de una acci?n gubernamental firme ni de la aplicaci?n imparcial de la ley. Asimismo, no ha habido una acci?n determinante de disciplina interna, mediante el inicio de las acciones judiciales que procedan, o siquiera de sanciones pol?ticas, contra actos de corrupci?n en gran escala sobre los que el gobierno est? informado. Tampoco decisiones que sometan a ley a los intereses especiales que han colonizado al Estado.
A los 100 d?as s? ha habido una utilizaci?n de la fuerza para recuperar el control del Estado sobre el territorio, modificar el equilibrio con las organizaciones criminales y para transmitir una imagen de fortaleza.
A los 100 d?as no se ha fortalecido la capacidad de realizaci?n del gobierno. Los anuncios de programas simb?licos le dan una tarea a la administraci?n y ayudan a transmitir una imagen de concentraci?n en el trabajo que puede ayudar en el momento, pero no modifican la situaci?n fiscal del Estado, la competitividad de la econom?a o las posibilidades de promoci?n del desarrollo, mejor?a de la educaci?n o impulso al cambio cient?fico y tecnol?gico.
A 100 d?as no se puede afirmar que se haya reconstruido la gobernabilidad. Se han evitado las aberraciones del anterior presidente. Ha mejorado la coordinaci?n en la administraci?n p?blica. Se han cuidado las declaraciones presidenciales en la pol?tica exterior. Existe una relaci?n menos vacilante con el PRI.
El gobierno puede decir que la situaci?n es menos dif?cil de la que esperaba. Que ya est? sentado en la silla. Que ir? haciendo cambios, aunque sean menores, en la medida en la que lo permitan las condiciones pol?ticas. Ello parecer?a razonable, pero no es suficiente frente a la dimensi?n de los retos que tiene en la econom?a, la pol?tica y la situaci?n social. No es suficiente para asegurar un buen cierre. La fuerza nunca ha sido suficiente. M?xico sigue urgido de mayor legitimidad, de legalidad, de una estrategia de desarrollo que no sea s?lo de flotaci?n mediante el petr?leo y las remesas. Para los pr?ximos meses y a?os, el gobierno s?lo tendr? ?xito si refuerza todos los pilares que lo sostienen (legitimidad, legalidad, crecimiento econ?mico con bienestar social), y no s?lo uno (fuerza).
Luz verde a la ley Gordillo
Jesusa Cervantes
La iniciativa de reformas a la Ley del ISSSTE, impugnada por el PRD, es un paso adelante en la estrategia privatizadora del gobierno federal. Nada importa que el esquema similar aplicado al IMSS durante el sexenio de Ernesto Zedillo haya fracasado en sanear la instituci?n y no haya mejorado sus servicios. Lo importante es que el gobierno de Felipe Calder?n dispondr? del dinero de los trabajadores para realizar sus proyectos y que Elba Esther Gordillo, quien juega un papel clave.
Publicado por solaripa69 @ 9:54
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios