Domingo, 08 de abril de 2007
Diego Cevallos
IPS


El presidente de M?xico, Felipe Calder?n, coloc? a los militares en la primera l?nea de su gesti?n, una estrategia in?dita en la historia moderna del pa?s que levanta cr?ticas de organizaciones de derechos humanos e inquieta a analistas y juristas.
Las Fuerzas Armadas, que seg?n diversas encuestas es la instituci?n m?s respetada por los mexicanos consultados despu?s de la familia, son desde la asunci?n en diciembre del gobierno de Calder?n protagonistas del combate al narcotr?fico. Una tarea que, aunque vienen realizando desde los a?os 90, nunca fue tan amplia y publicitada como ahora.

A partir del primer minuto de su gesti?n, Calder?n se hizo acompa?ar de militares, habl? a su favor en eventos castrenses donde tradicionalmente el Poder Ejecutivo no ofrec?a discursos y orden? aumentar el sueldo de la tropa en un promedio de 19 por ciento.

Adem?s, transfiri? a 10.000 soldados y marinos a la Polic?a Federal Preventiva y escuch? loas poco usuales de parte del secretario (ministro) de Defensa, general Guillermo Galv?n. Este funcionario declar? que la legitimidad de Calder?n, cuestionada por la oposici?n izquierdista, "permanece cimentada en la aprobaci?n popular" y en el fallo "contundente" de las instituciones.

El presidente "se ha tomado de la mano de los militares pues necesita elevar su legitimidad, incrementar su fuerza negociadora frente a la oposici?n y controlar hasta donde se pueda la mafia del narcotr?fico y la delincuencia en general, que est?n desatadas", dijo a IPS Guillermo Gardu?o, experto en temas de seguridad y militares de la Universidad Aut?noma Metropolitana.

Sin embargo, "no veo hasta ahora un peligro real de militarizar a las instituciones civiles o sujetarlas a la influencia castrense", aclar? Gardu?o.

Pero algunos grupos humanitarios s? encuentran tal riesgo. "Hay evidencia de que Calder?n est? dando demasiado poder a los militares y hay riesgo de que someta su gobierno a ese poder", se?al? a IPS Adri?n Ram?rez, presidente de la Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos.

Las Fuerzas Armadas locales, que a diferencia de sus pares de Am?rica Latina nunca protagonizaron un golpe de Estado, est?n volcadas al combate contra el llamado "crimen organizado", campo donde integran los mandos operativos junto a autoridades civiles.

Unos 20.000 de los 200.000 miembros de la instituci?n castrense mexicana fueron desplegados en varios estados para realizar tareas contra bandas del narcotr?fico, que no obstante siguen desplegando acciones de extrema violencia. Unas 630 personas han sido ejecutadas por esos grupos en lo que va del a?o.

La presencia de los militares en tareas policiales inquieta a juristas, quienes recuerdan que seg?n la Constituci?n, "en tiempos de paz (cuando no hay declaratoria de guerra), ninguna autoridad militar puede ejercer m?s funciones que las que tengan exacta conexi?n con la disciplina militar".

"A nadie parece importarle que se infrinja de modo flagrante la estricta disposici?n constitucional" en aras de la lucha contra el narcotr?fico, sostuvo Miguel Granados en su columna del diario local Reforma.

Seg?n este experto en asuntos jur?dicos, el presidente ha manifestado con total claridad una "propensi?n y necesidad de cobijarse en las instituciones castrenses para gobernar".

En el pasado, aunque las Fuerzas Armadas expresaban su respaldo al presidente de turno, en general permanec?an detr?s de bastidores en lo relativo a la vida p?blica. Pero eso parece estar cambiando.

El general Rodolfo Carrillo, director de Sanidad Militar de la secretar?a de Defensa, particip? el 24 de marzo con uniforme y acompa?ado de un pelot?n en una reuni?n del grupo antiabortista Pro Vida, donde se analizaron los proyectos que sobre la legalizaci?n del aborto se discuten en el Congreso legislativo nacional y en el parlamento de la ciudad de M?xico.

A esa cita acudieron delegados de organizaciones conservadoras y el cardenal colombiano, Alfonso L?pez, presidente del Pontificio Consejo para la Familia del Vaticano.

Que el general Carrillo haya ido a esa reuni?n "fue una estupidez may?scula", dijo el experto de la Universidad Aut?noma Metropolitana.

Granados opina que esa presencia "se convirti? en un mensaje de cercan?a y aun de solidaridad" con las posiciones antiabortistas de la Iglesia Cat?lica, que son las mismas que ha expresado Calder?n.

Otro hecho ?ltimo que preocupa a los grupos humanitarios es la descalificaci?n que hizo el gobierno, la estatal Comisi?n Nacional de los Derechos Humanos y los jefes militares, de los testimonios y pruebas que indicar?an que soldados violaron a una anciana ind?gena en una alejada zona rural el 25 de febrero.

"Nos parece que se quiere dejar todo en la impunidad, lo que es inaceptable. Lamentamos sobremanera que el gobierno est? dando tantas muestras de sometimiento al poder militar", indic? Ram?rez.

Familiares de Ernestina Ascencio, quien muri? luego de la presunta violaci?n, indicaron que antes de expirar ?sta afirm? que varios militares la hab?an atacado.

Sus dichos fueron respaldados en un primer momento por fiscales que, tras examinar el cad?ver, aseguraron que hab?a sufrido una agresi?n sexual que le desgarr? la vagina y el ano y que mostraba adem?s fractura de cr?neo y cadera.

Pero todo eso fue negado y las Fuerzas Armadas se?alaron, a trav?s de un comunicado, que "grupos desafectos a este instituto armado en reiteradas ocasiones han puesto en tela de juicio las acciones que realiza en beneficio de la sociedad mexicana y en este caso en particular delincuentes que utilizaron prendas militares perpetraron el crimen".

Ascencio, de 73 a?os, nunca fue violada y muri? por un cuadro de desnutrici?n y perforaci?n intestinal, sostuvo, empero, la Comisi?n Nacional de los Derechos Humanos.

Xavier Olea, uno de los fundadores a fines de los a?os 80 del opositor Partido de la Revoluci?n Democr?tica (PRD), opina que Calder?n ha usado a las Fuerzas Armadas para "impactar a la opini?n p?blica y ganarse su aprobaci?n", luego de su cuestionado triunfo en las elecciones presidenciales del 2 de julio.

En esos comicios, el actual mandatario sac? en votos apenas medio punto porcentual de ventaja al candidato del PRD, Andr?s L?pez Obrador, quien denunci? un fraude, aunque los jueces no avalaron tal se?alamiento.
Publicado por solaripa69 @ 11:13
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios