Mi?rcoles, 30 de mayo de 2007
Reconoce la Corte la funci?n social de medios educativos y comunitarios
Declara inconstitucionales dos fracciones del art?culo 20 de la ley Televisa
JESUS ARANDA, ANDREA BECERRIL
La Suprema Corte de Justicia de la Naci?n (SCJN) reconoci? ayer la funci?n social de los medios de comunicaci?n p?blicos, al invalidar las reglas establecidas en la llamada ley Televisa por las que se impuso un marco jur?dico discriminatorio y discrecional a solicitantes de permisos para operar estaciones de radio y televisi?n con fines culturales y educativos.
El ministro Mariano Azuela advirti? que el Congreso se olvid? de la "sabidur?a" que lo debe caracterizar y estableci? dos reg?menes distintos para el otorgamiento de concesiones y permisos: uno, con requisitos muy claros destinados a quienes usan las frecuencias "para especular y ganar dinero", y otro muy distinto a los permisionarios que se dedicaran al fin social de la radiodifusi?n.
Un r?gimen para una televisi?n comercial fuerte, digital, y otro para "una televisioncita modesta, casi de funci?n altruista", obligada a cumplir mayores requisitos frente a una autoridad que act?a de manera discrecional, recalc?. "Mientras m?s se maneja la facultad discrecional, mayor riesgo hay de arbitrariedad", apunt?.
Con una votaci?n de ocho a uno, el pleno de la SCJN modific? el criterio del ministro ponente, Sergio Aguirre Anguiano, y declar? inconstitucionales las fracciones I y II del art?culo 20 de la Ley Federal de Radio y Televisi?n (LFRT).
El ex senador Javier Corral, representante del grupo de 47 ex legisladores que interpusieron la acci?n de inconstitucionalidad contra la ley Televisa, consider? que la Corte dio un paso importante al invalidar ese trato "vergonzoso" y desigual a quienes operan estaciones comunitarias y sociales, y son sometidos a "investigaciones policiacas".
"Es un verdadero coscorr?n" de la Corte a los diputados y senadores que llevaron a la ley la decisi?n de Televisa de cerrarle el paso a los medios p?blicos, al someterlos a un trato absolutamente desigual, discrecional y discriminatorio", agreg?.
A su vez, el ex senador Manuel Bartlett dijo que le consta que las dos grandes televisoras siempre han querido eliminar a los llamados medios oficiales y p?blicos que no tienen fines de lucro, entre ellos las radios comunitarias y las estaciones de universidades y organizaciones sociales.
En su fracci?n primera, el art?culo 20 de la LFRT se?ala que "los solicitantes deber?n presentar, por lo menos, la informaci?n a que se refieren las fracciones I, III, IV y V del art?culo 17-E, as? como un programa de desarrollo y servicio de la estaci?n".
Asimismo, en su fracci?n segunda agrega que, "de considerarlo necesario", la Secretar?a de Comunicaciones y Transportes "podr? sostener entrevistas con los interesados que hubiesen cumplido, en su caso, con los requisitos exigidos, para que aporten informaci?n adicional con relaci?n a su solicitud. Lo anterior, sin perjuicio de la dem?s informaci?n que la secretar?a considere necesario recabar de otras autoridades o instancias para el cabal conocimiento de las caracter?sticas de cada solicitud, del solicitante y de su idoneidad para recibir el permiso de que se trate".
En la fracci?n tercera agrega que "cumplidos los requisitos exigidos, y considerando la funci?n social de la radiodifusi?n, la secretar?a resolver? a su juicio sobre el otorgamiento del permiso".
En su proyecto de resoluci?n el ministro Aguirre Anguiano hab?a desechado la petici?n de invalidar el art?culo 20 de la LFRT, con el argumento de que es correcta una legislaci?n especial para los medios p?blicos.
Sin embargo, la mayor?a de los ministros consider? que s? hay un criterio discriminatorio y un ejercicio discrecional de las facultades de la autoridad.
Azuela destac? que frases que contiene el art?culo, como "cuando menos", en referencia a los requisitos a presentar; o el que la autoridad "podr?" pedir documentaci?n adicional y resolver "a su juicio", crean condiciones de incertidumbre para los solicitantes.
"Entre m?s se maneja la facultad discrecional mayor riesgo hay de arbitrariedad", ya que la autoridad puede seleccionar "a quien le venga en gana", resalt?.
El ministro Azuela consider? que hay contradicci?n con el esp?ritu mismo de la LFRT, cuyo objeto es regular una actividad de inter?s p?blico que deber? ser vigilada y protegida por el Estado. Es verdaderamente curioso, apunt?, que para la televisi?n comercial, "la que es para especular y ganar dinero, todo sea clar?simo, pero en el caso de las estaciones culturales, oficiales, de experimentaci?n y comunitarias se les sujeta a una gran discrecionalidad".
Insisti? en que el Congreso estableci? en la ley Televisa un r?gimen para una televisi?n fuerte, importante y digitalizada, que es la comercial, y una "televisioncita modesta, casi dir?amos de funci?n meramente altruista, para cumplir con las grandes finalidades que se establecen en la LFRT".
Hay un trato desigual, sostuvo, ya que no se dan mayores apoyos ni mayor seguridad jur?dica a los permisionarios. Adem?s, agreg?, se establece la desigualdad, al desvirtuarse el principio de legalidad con mecanismos de otorgamiento de las concesiones y de los permisos.
Al se?alamiento que formul? el ponente, de que hab?a que confiar en la "bondad" de las autoridades, Azuela resalt? que la discrecionalidad propicia que si ?stas no son tan "bondadosas" pueden existir abusos y no se otorguen las concesiones a personas que re?nan todos los atributos.
Al momento de la votaci?n, desconcert? a los presentes en el sal?n de plenos que la ministra Margarita Beatriz Luna Ramos se?alara que ella "no ve?a tan inconstitucional" la disposici?n y que le daba lo mismo que la fracci?n segunda del art?culo 20 de la LFRT quedara con el "cuando menos o sin el cuando menos", pero que votar?a con la mayor?a para lograr la invalidez.
Despu?s hubo una votaci?n de cinco a cuatro por la inconstitucionalidad de los art?culos 17-E, 17-F y 17-G, y 20 y 21-A, que seg?n los demandantes establecen trato diferencial entre concesionarios y permisionarios. Pero como no se alcanzaron los ocho votos necesarios, ?stos quedan vigentes.
M?s tarde, la ministra Luna Ramos dijo en conferencia de prensa que la discusi?n sobre la ley Televisa va en un 50 por ciento y que las votaciones emitidas por el pleno hasta ahora son "preliminares", ya que habr? una votaci?n definitiva en la que podr?a darse el caso de que alguno de los ministros cambie de opini?n, "aunque no lo creo".
Para Corral, la Corte hizo ayer una primera reivindicaci?n importante, que debe ser la base para establecer una verdadera ley de medios p?blicos, que s? cumpla con los principios de igualdad y seguridad jur?dica, y garantice la funci?n social de la radiodifusi?n.


Acotan ministros facultades de la SCT

El pleno de la Suprema Corte revoc? diversos apartados de la Ley Federal de Radio y Televisi?n que dotaron de facultades discrecionales a la Secretar?a de Comunicaciones y Transportes
Carlos Avil?s
El Universal
Mi?rcoles 30 de mayo de 2007
El pleno de la Suprema Corte revoc? diversos apartados de la Ley Federal de Radio y Televisi?n que dotaron de facultades discrecionales a la Secretar?a de Comunicaciones y Transportes (SCT) para fijar requisitos a los solicitantes de permisos para prestar servicio de radio educativa, cultural o experimental.
La Corte concluy? adem?s que el Congreso estableci? un trato diferenciado entre quienes tramitan una concesi?n y los que piden permisos.
Ministros como Mariano Azuela opinaron que los legisladores fijaron reglas claras para quienes buscan una concesi?n de car?cter comercial.
En contraste, para quienes tratan de obtener un permiso para crear estaciones oficiales, culturales y de experimentaci?n, entre otras, dej? a discreci?n de las autoridades decidir si les aumentan o no los requisitos.
Para ocho de l0s nueve ministros que integran el pleno esto result? inconstitucional, porque permite un trato diferenciado y discrecional.
El ministro Sergio Aguirre fue el ?nico que se pronunci? por declarar la validez de los puntos del art?culo 20 de la ley de medios, e impugnados por 47 senadores de la anterior Legislatura.
La Corte continuar? con el an?lisis de la referida ley el pr?ximo lunes.


? Miembros del ej?rcito federal secuestran, torturan y amenazan de muerte a un j?ven ind?gena en chiapas.
A LOS ORGANISMOS DEFENSORES
DE LOS DERECHOS HUMANOS.
A LOS MEDIOS DE COMUNICACI?N NACIONALES E INTERNACIONALES.
A LA OPINI?N P?BLICA.
En un contexto nacional donde las fuerzas armadas federales despliegan su completo desapego a la legalidad, ampar?ndose en la plenitud de tolerancia e impunidad que les concede la pol?tica ultraderechista de Felipe Calder?n, vemos hoy c?mo los efectivos militares cometen descaradamente todo tipo de arbitrariedades, vejaciones, abusos y violaciones a los derechos fundamentales de nuestro Pueblo. Esto no es nuevo y menos en Chiapas, donde llevamos padeciendo ya una larga ocupaci?n militar que ha dejado hondas y lastimosas secuelas.

El caso que describimos a continuaci?n es s?lo una muestra m?s, que conjuga diversas de las atrocidades que com?nmente componen el abanico de excesos y acciones extrajudiciales que cometen las fuerzas armadas en M?xico.
Este asunto nace de un acto de profunda irresponsabilidad y negligencia por parte de elementos del ej?rcito federal, qui?nes PERDIERON UNA GRANADA EXPLOSIVA con todas las consecuencias letales que ello puede tener. Recordemos el tr?gico caso de El Aguaje, aqu? mismo en Chiapas. Pero si bien esto puede considerarse un error, y por lo tanto no constituir una pr?ctica com?n en el instituto castrense, lo que S? ES UNA POL?TICA INSTITUCIONAL DE LAS FUERZAS ARMADAS ES LA MANERA ILEGAL Y ARBITRARIA con que pretenden resolver cualquier asunto, incluso los problemas que ellos mismos ocasionan.
Por ?ltimo es necesario insistir en que todos los atropellos cometidos permanentemente por los elementos del Ej?rcito Federal y la Armada de M?xico, incluidos el asesinato por violaci?n de una anciana en la Sierra Zongolica o los ?descuidos? irresponsables por no saber c?mo resguardar armamento peligroso en Chiapas, no se dar?an jam?s si los soldados no estuvieran invadiendo pueblos, comunidades y amplias zonas donde habita la poblaci?n civil.
??? CASTIGO PENAL A LOS MILITARES QUE COMETIERON EL ABUSO QUE
DENUNCIAMOS A CONTINUACI?N !!!
??? CASTIGO PENAL A LOS MILITARES QUE COMETIERON EL ASESINATO
POR VIOLACI?N DE LA ANCIANA ERNESTINA ASCENCI?N ROSARIO
Y A QUIENES LOS ENCUBREN !!!
??? CASTIGO PENAL A LOS MILITARES QUE HAN COMETIDO TODO TIPO DE
ACTOS DE LESA HUMANIDAD EN M?XICO Y EN TODO EL MUNDO !!!
Movimiento de Resistencia Popular del Sureste (MRPS?FNLS)
Coordinaci?n Estatal Chiapas del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS)
___________________

La Escuela Secundaria T?cnica N? 36, ubicada en la cabecera municipal de Altamirano, tiene dentro de sus actividades educativas la crianza de cerdos; para cuya alimentaci?n mantiene un acuerdo con el cercano Cuartel Militar ?11? C.I.N.E.?, a d?nde los alumnos de la secundaria acuden peri?dicamente para retirar los desperdicios de comida de su cocina.
El joven de 18 a?os Roberto Encino L?pez, estudiante de dicha escuela, acud?a al Cuartel Militar a realizar ?sa actividad junto con sus dem?s compa?eros. Sin embargo en la ma?ana del pasado 7 de mayo fue interceptado a la entrada de la secundaria por un se?or de nombre Domingo, que conduce el Taxi N? 015 y es conocido en Altamirano por ser hijo de un militar, quien le dijo: ?s? que t? tienes una granada (explosiva) y que la andas vendiendo?. Roberto contest? que no sab?a nada de ello, pero el taxista insisti? en que quer?a compr?rsela y que le pagar?a por ella siete mil pesos. Ese mismo d?a fue abordado a las 18:00 horas en el parque central por dos hombres vestidos de civil, pero de apariencia y corte de pelo militar, qui?nes le estuvieron haciendo muchas preguntas sobre su identidad, procedencia y actividades.
Poco despu?s de las 20:00 horas del mismo d?a 7, mientras caminaba en la calle con ocho amigos por el rumbo del campo del estadio, se acerc? velozmente un coche negro y peque?o de modelo reciente, el cual casi atropell? al joven Roberto Encino deteni?ndose frente a ?l. De inmediato bajaron del veh?culo dos hombres de apariencia militar pero vestidos de civil al igual que el chofer, llev?ndose por la fuerza a Roberto; quien todav?a alcanz? a gritarle a sus compa?eros pidi?ndoles auxilio. De ?stos, unos pudieron correr detr?s del carro para ver hacia d?nde se dirig?a y otros dar aviso a la familia del secuestrado.
En el trayecto lo insultaron y amenazaron para que no gritara, llev?ndolo directamente al Cuartel Militar ?11? C.I.N.E.?. Lo bajaron del coche a golpes y lo encaminaron hacia un cuarto oscuro golpe?ndolo a rodillazos en su espalda. Ah? lo sentaron en una banca y mandaron llamar a un ?Teniente Coronel?, qui?n al poco rato lleg? vestido de civil dici?ndole a Roberto: ?t? andas teniendo una granada, ?verdad??. El joven lo neg?, y su interrogador que era delgado, alto y fuerte, le dio una bofetada e insisti?: ?t? la tienes cabr?n y la andas vendiendo, no te hagas pendejo, te hemos estado vigilando?; ?ya te vimos que andas viajando a San Miguel Chiptik con otros dos, uno como de 30 a?os, y si le vendiste la granada a alg?n zapatista te va a cargar tu pinche madre?. Roberto continu? diciendo que no sab?a nada de ello y un soldado que se encontraba a un lado, ?ste s? uniformado, le dio una fuerte patada en el pecho. El presunto Teniente Coronel contin?o dici?ndole: ?si no hablas con la verdad, orita de una vez te llevo al r?o pa que veas si no hablas con la verdad, cabr?n?; a?adiendo en varias ocasiones: ?te va a cargar la chingada?; y toc?ndose la pistola en la cintura le dec?a: ??sta te va a llevar?. Los insultos y las amenazas no cesaban, mientras otros soldados uniformados y de civil lo golpearon en la nuca, la cara y el est?mago.
Durante este salvaje interrogatorio, ilegal y de lesa humanidad, le exigieron a Roberto que dijera qu? otros compa?eros suyos hab?an ido a recoger desperdicios el mismo d?a que ?l. Ante ello el joven asustado mencion? el nombre Jorge Luis S?ntiz S?ntiz.
En ?se lapso se present? a la entrada del Cuartel el se?or Carlos Encino L?pez, preguntando por su hermano menor Roberto; a quien sus amigos hab?an visto que fue trasladado ah?. Al principio los soldados de guardia lo negaron, pero ante la insistencia le permitieron entrar. Lo recibi? el presunto Teniente Coronel, qui?n le dijo: ?tu hermano Roberto est? aqu? porque tiene una granada y la anda vendiendo?; permiti?ndole entonces entrar al cuarto para que hablara con ?l tres minutos y lo convenciera de entregar el
artefacto explosivo. Ambos hermanos platicaron y al mayor le qued? claro que eran falsas las acusaciones que hac?an los militares.
?sta conclusi?n fue comunicada al Teniente Coronel, quien entonces les dio 15 minutos para que fueran a traer al compa?ero de escuela que hab?a mencionado Roberto, advirti?ndoles: ?si no regresan en 15 minutos con ?l, ya saben lo que les va a pasar??. Ambos hermanos salieron del Cuartel a las 22:00 horas y fueron de inmediato a la casa de Jorge Luis S?ntiz S?ntiz, a quien convencieron de acompa?arlos a la instalaci?n militar, junto con su padre y su madre, para dar la cara ya que no ten?an nada qu? ocultar.
Al llegar al Cuartel los dos hermanos Encino L?pez junto con Jorge Luis y sus padres, el Teniente Coronel los recibi? a la entrada pregunt?ndoles tranquilamente a los alumnos: ??cu?ndo vinieron a recoger desperdicios, no encontraron por ah? un fierrito que se nos perdi???. Jorge Luis dijo que no; y que ya antes el cocinero del ej?rcito le hab?a preguntado lo mismo, ofreci?ndole $7,000 si lo encontraba. Finalmente les permitieron retirarse a todos, pero advirti?ndole a los dos j?venes que no pod?an salir del pueblo.
Al d?a siguiente el primo de los hermanos Encino L?pez, de nombre Juan Encino y que por 9 a?os perteneci? al ej?rcito federal, se present? en la casa de los primeros para decirle a Carlos que en el Cuartel quer?an hablar con ?l. Ambos se trasladaron a dicho lugar, donde el Teniente Coronel les indic? que siguieran interrogando a Roberto porque sab?a que ?l ten?a la granada que buscan. Carlos le explic? entonces que no era cierto, que ya hab?a hablado mucho de ello con su hermanito y que ?ste ni siquiera ha visto c?mo es una granada; agregando que mejor ir?a a buscar un abogado para que los asesorara. Ante ello el Teniente Coronel de inmediato se mostr? muy enojado y alzando la voz en tono amenazante le contest?: ?nada de llamar a licenciados ni abogados, cuidado con eso?.
La familia de Roberto y Carlos decidi? no denunciar nada debido al temor de la amenaza militar. Pero durante los siguientes d?as y hasta al menos el pasado lunes 21, su primo no ha dejado de presentarse en la casa de los primeros, entrando sin permiso a veces solo y otras acompa?ado de soldados que visten de civil, para hostigar a Roberto dici?ndole que ya entregue la granada, que se evite m?s problemas, o que diga qui?n la tiene porque si no aparece la granada ?l ir? a la c?rcel. Ante el clima de terror que vive diariamente la familia Encino L?pez, decidieron al fin dar aviso a la Mesa Directiva del Movimiento de Resistencia Popular del Sureste (MRPS?FNLS), organizaci?n a la cual pertenecen; formando ?sta una
comisi?n que se present? en la Secundaria T?cnica N? 36 para hablar al respecto con su director, toda vez que los alumnos no llegan por su voluntad al Cuartel Militar a retirar los desperdicios, sino que lo hacen por ordenes de la escuela y ?sta tiene un grado de responsabilidad en toda esta situaci?n.
La comisi?n del MRPS?FNLS fue recibida por el coordinador de la secundaria, de nombre Gustavo Garc?a, quien inform? que s? estaba enterada la escuela de ese problema pero no pod?an hacer nada; por lo que les recomend? mejor dirigirse a una instituci?n de derechos humanos.
* Se aclara que las horas a las que sucedieron los hechos, corresponden al llamado ?horario normal? que es el utilizado en los pueblos y comunidades del estado; es decir, una hora m?s temprano del ?horario de verano?.
? Miembros del ej?rcito federal secuestran, torturan y amenazan de muerte a un j?ven ind?gena en chiapas.
A LOS ORGANISMOS DEFENSORES
DE LOS DERECHOS HUMANOS.
A LOS MEDIOS DE COMUNICACI?N NACIONALES E INTERNACIONALES.
A LA OPINI?N P?BLICA.
En un contexto nacional donde las fuerzas armadas federales despliegan su completo desapego a la legalidad, ampar?ndose en la plenitud de tolerancia e impunidad que les concede la pol?tica ultraderechista de Felipe Calder?n, vemos hoy c?mo los efectivos militares cometen descaradamente todo tipo de arbitrariedades, vejaciones, abusos y violaciones a los derechos fundamentales de nuestro Pueblo. Esto no es nuevo y menos en Chiapas, donde llevamos padeciendo ya una larga ocupaci?n militar que ha dejado hondas y lastimosas secuelas.

El caso que describimos a continuaci?n es s?lo una muestra m?s, que conjuga diversas de las atrocidades que com?nmente componen el abanico de excesos y acciones extrajudiciales que cometen las fuerzas armadas en M?xico.
Este asunto nace de un acto de profunda irresponsabilidad y negligencia por parte de elementos del ej?rcito federal, qui?nes PERDIERON UNA GRANADA EXPLOSIVA con todas las consecuencias letales que ello puede tener. Recordemos el tr?gico caso de El Aguaje, aqu? mismo en Chiapas. Pero si bien esto puede considerarse un error, y por lo tanto no constituir una pr?ctica com?n en el instituto castrense, lo que S? ES UNA POL?TICA INSTITUCIONAL DE LAS FUERZAS ARMADAS ES LA MANERA ILEGAL Y ARBITRARIA con que pretenden resolver cualquier asunto, incluso los problemas que ellos mismos ocasionan.
Por ?ltimo es necesario insistir en que todos los atropellos cometidos permanentemente por los elementos del Ej?rcito Federal y la Armada de M?xico, incluidos el asesinato por violaci?n de una anciana en la Sierra Zongolica o los ?descuidos? irresponsables por no saber c?mo resguardar armamento peligroso en Chiapas, no se dar?an jam?s si los soldados no estuvieran invadiendo pueblos, comunidades y amplias zonas donde habita la poblaci?n civil.
??? CASTIGO PENAL A LOS MILITARES QUE COMETIERON EL ABUSO QUE
DENUNCIAMOS A CONTINUACI?N !!!
??? CASTIGO PENAL A LOS MILITARES QUE COMETIERON EL ASESINATO
POR VIOLACI?N DE LA ANCIANA ERNESTINA ASCENCI?N ROSARIO
Y A QUIENES LOS ENCUBREN !!!
??? CASTIGO PENAL A LOS MILITARES QUE HAN COMETIDO TODO TIPO DE
ACTOS DE LESA HUMANIDAD EN M?XICO Y EN TODO EL MUNDO !!!
Movimiento de Resistencia Popular del Sureste (MRPS?FNLS)
Coordinaci?n Estatal Chiapas del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS)
___________________

La Escuela Secundaria T?cnica N? 36, ubicada en la cabecera municipal de Altamirano, tiene dentro de sus actividades educativas la crianza de cerdos; para cuya alimentaci?n mantiene un acuerdo con el cercano Cuartel Militar ?11? C.I.N.E.?, a d?nde los alumnos de la secundaria acuden peri?dicamente para retirar los desperdicios de comida de su cocina.
El joven de 18 a?os Roberto Encino L?pez, estudiante de dicha escuela, acud?a al Cuartel Militar a realizar ?sa actividad junto con sus dem?s compa?eros. Sin embargo en la ma?ana del pasado 7 de mayo fue interceptado a la entrada de la secundaria por un se?or de nombre Domingo, que conduce el Taxi N? 015 y es conocido en Altamirano por ser hijo de un militar, quien le dijo: ?s? que t? tienes una granada (explosiva) y que la andas vendiendo?. Roberto contest? que no sab?a nada de ello, pero el taxista insisti? en que quer?a compr?rsela y que le pagar?a por ella siete mil pesos. Ese mismo d?a fue abordado a las 18:00 horas en el parque central por dos hombres vestidos de civil, pero de apariencia y corte de pelo militar, qui?nes le estuvieron haciendo muchas preguntas sobre su identidad, procedencia y actividades.
Poco despu?s de las 20:00 horas del mismo d?a 7, mientras caminaba en la calle con ocho amigos por el rumbo del campo del estadio, se acerc? velozmente un coche negro y peque?o de modelo reciente, el cual casi atropell? al joven Roberto Encino deteni?ndose frente a ?l. De inmediato bajaron del veh?culo dos hombres de apariencia militar pero vestidos de civil al igual que el chofer, llev?ndose por la fuerza a Roberto; quien todav?a alcanz? a gritarle a sus compa?eros pidi?ndoles auxilio. De ?stos, unos pudieron correr detr?s del carro para ver hacia d?nde se dirig?a y otros dar aviso a la familia del secuestrado.
En el trayecto lo insultaron y amenazaron para que no gritara, llev?ndolo directamente al Cuartel Militar ?11? C.I.N.E.?. Lo bajaron del coche a golpes y lo encaminaron hacia un cuarto oscuro golpe?ndolo a rodillazos en su espalda. Ah? lo sentaron en una banca y mandaron llamar a un ?Teniente Coronel?, qui?n al poco rato lleg? vestido de civil dici?ndole a Roberto: ?t? andas teniendo una granada, ?verdad??. El joven lo neg?, y su interrogador que era delgado, alto y fuerte, le dio una bofetada e insisti?: ?t? la tienes cabr?n y la andas vendiendo, no te hagas pendejo, te hemos estado vigilando?; ?ya te vimos que andas viajando a San Miguel Chiptik con otros dos, uno como de 30 a?os, y si le vendiste la granada a alg?n zapatista te va a cargar tu pinche madre?. Roberto continu? diciendo que no sab?a nada de ello y un soldado que se encontraba a un lado, ?ste s? uniformado, le dio una fuerte patada en el pecho. El presunto Teniente Coronel contin?o dici?ndole: ?si no hablas con la verdad, orita de una vez te llevo al r?o pa que veas si no hablas con la verdad, cabr?n?; a?adiendo en varias ocasiones: ?te va a cargar la chingada?; y toc?ndose la pistola en la cintura le dec?a: ??sta te va a llevar?. Los insultos y las amenazas no cesaban, mientras otros soldados uniformados y de civil lo golpearon en la nuca, la cara y el est?mago.
Durante este salvaje interrogatorio, ilegal y de lesa humanidad, le exigieron a Roberto que dijera qu? otros compa?eros suyos hab?an ido a recoger desperdicios el mismo d?a que ?l. Ante ello el joven asustado mencion? el nombre Jorge Luis S?ntiz S?ntiz.
En ?se lapso se present? a la entrada del Cuartel el se?or Carlos Encino L?pez, preguntando por su hermano menor Roberto; a quien sus amigos hab?an visto que fue trasladado ah?. Al principio los soldados de guardia lo negaron, pero ante la insistencia le permitieron entrar. Lo recibi? el presunto Teniente Coronel, qui?n le dijo: ?tu hermano Roberto est? aqu? porque tiene una granada y la anda vendiendo?; permiti?ndole entonces entrar al cuarto para que hablara con ?l tres minutos y lo convenciera de entregar el
artefacto explosivo. Ambos hermanos platicaron y al mayor le qued? claro que eran falsas las acusaciones que hac?an los militares.
?sta conclusi?n fue comunicada al Teniente Coronel, quien entonces les dio 15 minutos para que fueran a traer al compa?ero de escuela que hab?a mencionado Roberto, advirti?ndoles: ?si no regresan en 15 minutos con ?l, ya saben lo que les va a pasar??. Ambos hermanos salieron del Cuartel a las 22:00 horas y fueron de inmediato a la casa de Jorge Luis S?ntiz S?ntiz, a quien convencieron de acompa?arlos a la instalaci?n militar, junto con su padre y su madre, para dar la cara ya que no ten?an nada qu? ocultar.
Al llegar al Cuartel los dos hermanos Encino L?pez junto con Jorge Luis y sus padres, el Teniente Coronel los recibi? a la entrada pregunt?ndoles tranquilamente a los alumnos: ??cu?ndo vinieron a recoger desperdicios, no encontraron por ah? un fierrito que se nos perdi???. Jorge Luis dijo que no; y que ya antes el cocinero del ej?rcito le hab?a preguntado lo mismo, ofreci?ndole $7,000 si lo encontraba. Finalmente les permitieron retirarse a todos, pero advirti?ndole a los dos j?venes que no pod?an salir del pueblo.
Al d?a siguiente el primo de los hermanos Encino L?pez, de nombre Juan Encino y que por 9 a?os perteneci? al ej?rcito federal, se present? en la casa de los primeros para decirle a Carlos que en el Cuartel quer?an hablar con ?l. Ambos se trasladaron a dicho lugar, donde el Teniente Coronel les indic? que siguieran interrogando a Roberto porque sab?a que ?l ten?a la granada que buscan. Carlos le explic? entonces que no era cierto, que ya hab?a hablado mucho de ello con su hermanito y que ?ste ni siquiera ha visto c?mo es una granada; agregando que mejor ir?a a buscar un abogado para que los asesorara. Ante ello el Teniente Coronel de inmediato se mostr? muy enojado y alzando la voz en tono amenazante le contest?: ?nada de llamar a licenciados ni abogados, cuidado con eso?.
La familia de Roberto y Carlos decidi? no denunciar nada debido al temor de la amenaza militar. Pero durante los siguientes d?as y hasta al menos el pasado lunes 21, su primo no ha dejado de presentarse en la casa de los primeros, entrando sin permiso a veces solo y otras acompa?ado de soldados que visten de civil, para hostigar a Roberto dici?ndole que ya entregue la granada, que se evite m?s problemas, o que diga qui?n la tiene porque si no aparece la granada ?l ir? a la c?rcel. Ante el clima de terror que vive diariamente la familia Encino L?pez, decidieron al fin dar aviso a la Mesa Directiva del Movimiento de Resistencia Popular del Sureste (MRPS?FNLS), organizaci?n a la cual pertenecen; formando ?sta una
comisi?n que se present? en la Secundaria T?cnica N? 36 para hablar al respecto con su director, toda vez que los alumnos no llegan por su voluntad al Cuartel Militar a retirar los desperdicios, sino que lo hacen por ordenes de la escuela y ?sta tiene un grado de responsabilidad en toda esta situaci?n.
La comisi?n del MRPS?FNLS fue recibida por el coordinador de la secundaria, de nombre Gustavo Garc?a, quien inform? que s? estaba enterada la escuela de ese problema pero no pod?an hacer nada; por lo que les recomend? mejor dirigirse a una instituci?n de derechos humanos.
* Se aclara que las horas a las que sucedieron los hechos, corresponden al llamado ?horario normal? que es el utilizado en los pueblos y comunidades del estado; es decir, una hora m?s temprano del ?horario de verano?.
Publicado por solaripa69 @ 9:49
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios