Mi?rcoles, 11 de julio de 2007
Se adjudica el EPR ocho explosiones contra ductos de Pemex en dos estados
En un comunicado asegura haber realizado atentados en tres municipios de Guanajuato y uno de Quer?taro
El Ej?rcito Revolucionario del Pueblo (EPR) se responsabiliz? ayer al mediod?a de las ocho cargas explosivas detonadas en los ductos de Petr?leos Mexicanos (Pemex) ubicados en Celaya, Salamanca y Valle de Santiago, Guanajuato, y en la v?lvula de seccionamiento de la casa de v?lvulas de los ductos de la paraestatal en la comunidad Presa de Bravo, municipio de Corregidora, Quer?taro, entre 5 y 10 de julio, acciones que, inform? en un comunicado, forman parte de una campa?a de hostigamiento al gobierno de Felipe Calder?n.
La madrugada del pasado 5 de julio, entre la 1:15 y las 2:20 de la ma?ana, estallaron v?lvulas del gasoducto Guanajuato-Guadalajara, en Salamanca y Celaya, por lo cual debi? desalojarse a 5 mil personas de 20 comunidades de Celaya, Cortazar, Salamanca, Valle de Santiago y Pueblo Nuevo. Ese mismo d?a hubo una fuga de gas natural en Valle de Santiago, aunque sin consecuencias.
Ayer, alrededor de la una de la ma?ana, se registr? una explosi?n en un gasoducto cercano a la carretera Quer?taro-Coroneo, donde las llamas alcanzaron hasta 300 metros de altura. Las autoridades locales reportaron que el incidente estaba controlado, aunque varias familias salieron de sus casas y se refugiaron por unas horas lejos del lugar de la explosi?n.
Formado el primero de mayo de 1996, una vez que las 14 organizaciones armadas que lo integran llegaron a un acuerdo -entre ellas el Partido Revolucionario Obrero Clandestino-Uni?n del Pueblo (Procup) y el Partido de los Pobres (Pdlp)-, el EPR apareci? p?blicamente el 28 de junio en el vado de Aguas Blancas, municipio de Coyuca de Ben?tez en la Costa Grande de Guerrero, al conmemorarse el primer aniversario de la matanza de 17 campesinos de la Organizaci?n Campesina de la Sierra del Sur.
Una de sus primeras acciones se llev? a cabo ese mismo d?a en Zumpango de Neri, municipio ubicado a ocho kil?metros de Chilpancingo, donde sus integrantes bloquearon la carretera federal. En este hecho tres polic?as resultaron heridos. El 16 de julio, en la comunidad de El Ahuejote, municipio de Tuxtla, atac? al Ej?rcito Mexicano. Como resultado de ese enfrentamiento muri? un civil.
Tres d?as despu?s, en un comunicado, la guerrilla inform? haber matado a seis soldados en una emboscada. El primero de agosto, en la comunidad El Guayabo, municipio de Tecpan, en la Costa Grande de Guerrero, el EPR hiri? a un teniente del Ej?rcito Mexicano. El 7 de agosto atac? un campamento militar ubicado cerca de la comunidad Los Encinos, municipio de Coyuca de Ben?tez, en el que resultaron muertos al menos 30 soldados. El 10 de agosto atac? un convoy militar en Zumpango de Neri, donde murieron dos soldados.
El 28 de agosto del mismo a?o, el EPR apareci? en Oaxaca, como parte de su campa?a pol?tico-militar. En esa ocasi?n difundi? que actuaba ''por los desaparecidos pol?ticos y en memoria de los asesinados, de los masacrados y ca?dos en combate en la nueva revoluci?n popular'', y como respuesta ''a la escalada represiva y a la militarizaci?n desplegada por el gobierno antipopular'' de Ernesto Zedillo ''contra el pueblo y el movimiento armado revolucionario''.
De acuerdo con el parte militar, un destacamento del EPR tom? alrededor de las 21:15 el municipio oaxaque?o de Tlaxiaco. En los primeros minutos del siguiente d?a, dos destacamentos del grupo armado tomaron durante 45 minutos La Crucecita, en Santa Mar?a Huatulco, donde se enfrentaron a efectivos de la Marina, de la Polic?a Judicial Federal, y agentes judiciales y preventivos de Oaxaca. Murieron 11 marinos y polic?as, as? como un civil. El grupo armado report? dos heridos e igual n?mero de bajas.
El 31 de agosto, durante su retirada de Santa Mar?a Huatulco, el grupo armado se enfrent? con el Ej?rcito Mexicano en La Perdiz, San Mateo Pi?as. Fallecieron dos soldados y un guerrillero.
Un a?o despu?s de su aparici?n p?blica, sus integrantes hab?an irrumpido ya en seis estados realizando m?s de 200 ''acciones de propaganda revolucionaria'' y una decena de ataques. El resultado, seg?n la dirigencia rebelde, era entonces de cien muertos -polic?as, soldados y marinos- y ''ninguna p?rdida estrat?gica'' para ellos.
En abril de 1997 fueron muertos cinco polic?as motorizados en el paraje Ojo de Agua; la acci?n fue reivindicada por el EPR en una conferencia de prensa en Guerrero. Un mes despu?s, el 5 mayo, el grupo asegur? en un comunicado dirigido al pueblo de Guerrero y dado a conocer en Tepozonalco, que ''tuvo lugar un combate de encuentro'' entre sus milicianos y unidades militares, ''con un resultado de 30 bajas para el Ej?rcito federal''. Se afirm? que dicho combate se entabl? luego de que los eperristas ''se dispon?an a iniciar una acci?n de propaganda armada consistente en un ret?n'' en la carretera Chilapa-Tlapa.
A continuaci?n, el texto ?ntegro que distribuy? ayer el EPR:
A quien corresponda:
Por medio de la presente hacemos llegar a los medios de comunicaci?n y a nuestro pueblo el primer comunicado de nuestro partido en el estado de Guanajuato, en donde se expone nuestra posici?n pol?tica sobre las explosiones en los ductos de Pemex.
De antemano agradecemos la atenci?n prestada para con nosotros y nos despedimos cordialmente.
Al pueblo de M?xico.
Al pueblo de Guanajuato.
A los medios de comunicaci?n nacionales e internacionales.
A los organismos no gubernamentales defensores de los derechos humanos. ?Hermanas, hermanos, camaradas!
En el norte del pa?s la naturaleza ha sido muy benevolente con nosotros; en Cadereyta un rayo incendi? un dep?sito de combustible propiedad de Pemex; aqu? en Guanajuato los viejos ductos, su falta de mantenimiento, la orde?a m?ltiple de ?stos y un ''pinchazo'' para extraer gas generaron una p?rdida de presi?n en la red, lo que ocasion? varias explosiones; podr?a quedarse as?, quedarnos callados, guardar silencio y seguir escuchando los absurdos de las autoridades, pero el pueblo merece conocer la verdad. Y esta es nuestra verdad y nuestros motivos.
En cumplimiento de la orden del comit? central de nuestro partido y de la comandancia general de nuestro ej?rcito rendimos el siguiente parte militar:
-La orden de iniciar la campa?a nacional de hostigamiento contra los intereses de la oligarqu?a y de este gobierno ileg?timo ha sido puesta en marcha.
-Tres pelotones mixtos conformados por unidades urbanas y rurales pertenecientes al destacamento Francisco Javier Mina, y contando con el apoyo de milicias populares de todo el estado, han realizado acciones quir?rgicas de hostigamiento poniendo ocho cargas explosivas en los ductos de Pemex ubicados en Celaya, Salamanca, Valle de Santiago, Guanajuato, y en la v?lvula de seccionamiento de Coroneo (Quer?taro), activadas simult?neamente a la una de la ma?anas de los d?as 5 y 10 de julio.
A nuestro pueblo le informamos que las acciones de hostigamiento no parar?n hasta que el gobierno de Felipe Calder?n y el de Ulises Ruiz presenten con vida a nuestros compa?eros Edmundo Reyes Amaya y Raymundo Rivera Bravo o Gabriel Alberto Cruz S?nchez, detenidos-desaparecidos desde el 25 de mayo en Oaxaca.
A nuestro comit? central y a la comandancia general informamos que todas las unidades que dependen de esta jefatura siguen concentradas en su puesto de combate y est?n en m?xima alerta dispuestas a esperar ?rdenes. ?Esperamos ?rdenes!
?Por la presentaci?n inmediata de nuestros compa?eros!
?Por la presentaci?n de todos los detenidos-desaparecidos!
?Por la libertad de todos los presos pol?ticos y de conciencia del pa?s! ?Por nuestros camaradas proletarios!
?Resueltos a vencer!
?Por la revoluci?n socialista!
?Vencer o morir!
?Con la guerra popular!
?El EPR triunfar?!
Comit? estatal del Partido Democr?tico Popular Revolucionario (PDPR)
Comandancia militar de zona del Ej?rcito Popular Revolucionario (EPR) A?o 43 Estado de Guanajuato, 10 de julio de 2007.

Atentados y equ?vocos

Tras la difusi?n de un comunicado firmado por la "Comandancia Militar de zona del Ej?rcito Popular Revolucionario" (EPR) y el "Comit? Estatal del Partido Democr?tico Popular Revolucionario" (PDRP) de Guanajuato, en el que esa organizaci?n pol?tico-militar se adjudica las explosiones registradas el 5 de julio y ayer en gasoductos y oleoductos de Pemex en los estados de Guanajuato y Quer?taro, en lo que denomina una "campa?a nacional de hostigamiento contra los intereses de la oligarqu?a y de este gobierno ileg?timo", el Ejecutivo federal, por medio de sendos boletines de la Presidencia de la Rep?blica y de la Secretar?a de Gobernaci?n (SG), reconoci? de manera impl?cita que las afectaciones a la infraestructura de la paraestatal tuvieron un origen intencional e inform? que se hab?a ordenado el reforzamiento de la seguridad en las instalaciones estrat?gicas del pa?s.
M?s all? de sus efectos inmediatos, estos sabotajes violentos resultan inadmisibles por cuanto impactan de manera negativa en las condiciones de vida de los m?s desfavorecidos y porque abonan el terreno a las cada vez m?s desembozadas tendencias autoritarias y represivas presentes en el poder p?blico; en este sentido, el accionar del EPR puede ser f?cilmente capitalizable como una coartada y un pretexto para ataques adicionales a las libertades individuales, a los derechos pol?ticos y a las garant?as constitucionales, que de por s? se encuentran ya sometidas al acoso de un estilo de gobierno basado en el recurso a la fuerza del Estado.
Por lo que respecta a las reacciones oficiales a partir de los primeros ataques, el pasado 5 de julio, el balance no puede ser m?s desastroso. Resulta imposible de creer que la propia direcci?n de Pemex y los organismos de seguridad p?blica y de inteligencia del gobierno fueran capaces de confundir atentados perpetrados al parecer con explosivos con "bajas de presi?n" o "pinchazos" u "orde?as" efectuados en las l?neas como intentos de apropiaci?n ilegal de los combustibles que corren por ellas. El empe?o puesto por funcionarios de Pemex y por la coordinadora de Protecci?n Civil de la SG, Laura Gurza, en sostener las versiones de que se hab?a tratado de "accidentes", s?lo puede explicarse por una escandalosa y angustiante incapacidad de las autoridades para detectar ataques intencionales, o bien por un inadmisible intento de simulaci?n y ocultamiento de la verdad a la ciudadan?a.
El comunicado eperrista representa, en este estricto sentido, un golpe demoledor a la credibilidad de un gobierno que ha hecho de la seguridad su tema casi ?nico, y hasta obsesivo, pero que no es capaz de distinguir entre accidentes y ataques intencionales, o bien que no est? dispuesto a informar con veracidad y transparencia a la poblaci?n.

La acci?n del EPR, r?plica a otra etapa de guerra sucia
MONICA MATEOS VEGA
No debe sorprender que una fuerza como el Ej?rcito Popular Revolucionario (EPR) ejerza presi?n pol?tica, "seguramente menos espectacular y menos efectiva que la que ejerce la elite financiera", al hacer estallar ductos de Petr?leos Mexicanos (Pemex), porque se trata de las consecuencias del resurgimiento de la guerra sucia en el gobierno mexicano, afirma el escritor Carlos Montemayor.
El especialista en movimientos guerrilleros y autor del libro Guerra en el Para?so dice en entrevista con La Jornada que la guerra sucia viene ocurriendo desde la administraci?n anterior y ahora se ha reavivado. "Est? el caso Atenco, y los excesos en la aplicaci?n de sentencias contra l?deres de ese movimiento, as? como la represi?n del movimiento de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca en 2006. A esto le a?adimos la represi?n y la ilegalidad ejercida desde el gobierno federal en casos como la protecci?n a elites en Pasta de Conchos y el apoyo a las acciones ilegales en el caso de la Minera San Xavier en San Luis Potos?.
"En un pa?s donde todos presionan (presiona Provida, los sistemas bancarios y financieros, los grandes capitales, las empresas trasnacionales, el Ej?rcito, los gobiernos estadunidense y espa?ol, el FMI, etc?tera), ser?a il?gico pensar que no presionaran tambi?n otras organizaciones nacionales."
Montemayor puntualiza: "no estamos frente a un movimiento terrorista. Las acciones que reivindica el EPR son muy cuidadas en t?rminos quir?rgicos; por tanto, ser?a aberrante y excesivo considerarlas acciones terroristas. Es claro que hay una intenci?n de da?ar las instalaciones de Pemex, pero no de una manera irreflexiva. Hay un inter?s claro de evitar p?rdida de vidas humanas.
"El terrorismo es un concepto utilitario de descalificaci?n pol?tica, surgido, fundamentalmente, de los criterios de autodefensa del Grupo de los Siete, y luego, de manera particular, a partir de la ocupaci?n del Estado israel? de territorios palestinos. Este concepto s?lo privilegia la perspectiva de los poderes de control, de conquista, de ocupaci?n o de invasi?n sobre las perspectivas de resistencia, justicia o reivindicaci?n populares.
"La falta de vivienda, de seguridad social, de servicios de salud, es decir, la injusticia social prevaleciente y creciente en el pa?s son violencia social permanente, a la cual confundimos y llamamos 'estabilidad social' o 'paz social'. Y a los movimientos de inconformidad social que se oponen a esta seudoestabilidad los llamamos violencia. Es estar viendo el mundo al rev?s."
Explica que el comunicado donde dice el porqu? de las explosiones en los ductos de Pemex "lo firman el Comit? Estatal del Partido Democr?tico Popular Revolucionario y la comandancia militar de zona del Ejercito Popular Revolucionario; se trata de elementos o segmentos del propio EPR que han tenido presencia en comunicados anteriores y han reivindicado hechos de armas en varias regiones, generalmente en Guerrero.
"Desde el 25 de mayo se filtr? en c?rculos sociales y pol?ticos de Oaxaca que se encontraban en las mazmorras del estado dos miembros del EPR, detenidos y en muy malas condiciones. Ese d?a fueron trasladados en ambulancia, posiblemente al Campo Militar n?mero uno de la ciudad de M?xico. Ahora el comunicado del EPR los identifica con los nombres de Edmundo Reyes Amaya y Raymundo Rivera Bravo o Gabriel Alberto Cruz S?nchez.
"Las filtraciones de informaci?n en Oaxaca y en muchas regiones del pa?s no son cosa nueva, son algo natural en un tejido social tan complejo como el del pa?s. De manera que, al menos el 25 de mayo, eran reconocibles en mal estado estos miembros del EPR que, por supuesto, se trata de dos desaparecidos o secuestrados que se suman a los de la guerra sucia de los a?os 70 y 80. Esa es la base del reclamo de este comunicado: el resurgimiento de la guerra sucia."
La represi?n del Estado "se aplica en M?xico contra activistas sociales, no contra los grandes delincuentes empresariales, financieros", considera Montemayor.
Reitera que en la descomposici?n pol?tica y social, as? como en el retraso econ?mico y en el gran abismo que se est? abriendo en el pa?s entre las elites poderosas y las grandes mayor?as desprotegidas "est? incub?ndose un proceso de inconformidad social que puede alcanzar niveles de peligrosidad en meses o a?os.
"Es habitual en los gobiernos mexicanos, desde hace por lo menos 50 a?os, creer que los conflictos guerrilleros se resuelven con represi?n militar o policial, con segmentos reducidos de elites armadas.
"No se toman esas variables de inestabilidad pol?tica como se?ales de necesidades de cambios pol?ticos en M?xico. Por tanto, la presencia de este comunicado del EPR y dos bombazos a Pemex no se comparan con el da?o que las ?ltimas cuatro administraciones presidenciales le han hecho a la paraestatal.
"Ante este panorama, esta es la cuesti?n: ?los gobiernos actuales del pa?s (federal, estatales y municipales) est?n analizando y considerando los brotes de inconformidad social, desde los m?s pac?ficos hasta los m?s complejos y armados, como una se?al de cambios y medidas pol?ticas? ?O s?lo desde el punto de vista de eliminaci?n militar?
"Si el gobierno mexicano sigue en el carril de la represi?n militar estaremos agravando el proceso de inconformidad y deterioro social", concluye.

Gobernaci?n, imprudente por reconocer "ataques" sin pruebas fehacientes: FAP
de la redacci?n
M?xico, D.F., 10 de julio (apro).- El Frente Amplio Progresista (FAP) lament? este d?a los atentados contra gasoductos de Pemex, y se deslind? de la v?a violenta como m?todo para el cambio en el pa?s.

?El FAP lamenta profundamente los estallidos de los gasoductos en distintos puntos del pa?s. Condena categ?ricamente cualquier acto de violencia como v?a para el cambio de las instituciones y la satisfacci?n de las demandas populares?, se deslind?.

En un comunicado, el frente que aglutina a PRD, PT y Convergencia exigi? al gobierno de Felipe Calder?n una investigaci?n exhaustiva y el deslinde de responsabilidades por los estallidos, as? como por un presunto abandono de las instalaciones de Petr?leos Mexicanos.

Nos preocupa la precipitaci?n imprudente de la Secretar?a de Gobernaci?n, que ha reconocido de manera oficial, y sin pruebas fehacientes, la existencia de ataques en M?xico, en olvido de las consecuencias que ello pudiera entra?ar en el ?mbito internacional y en la pol?tica interna del pa?s, reproch?.

ONG afirma que han desaparecido al menos 26 presuntos guerrilleros.

pedro mat?as
Oaxaca, Oax., 10 de julio (apro).- Durante los gobiernos de Ernesto Zedillo y Vicente Fox y en lo que va de la administraci?n de Felipe Calder?n, han desaparecido al menos 26 presuntos guerrilleros, inform? hoy la Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos.

Seg?n el dirigente de ?sta organizaci?n, Adri?n Ram?rez L?pez, entre ellos se encuentran los ind?genas zapotecos de la regi?n Loxicha, Marcelino y Anselmo Santiago Pacheco, quien desaparecieron en 2003 durante la administraci?n de Jos? Murat Casab. Los hermanos fueron vinculados en su momento con el Ej?rcito Popular Revolucionario (EPR).

Se?al? que los casos m?s recientes son el de los presuntos miembros del EPR, Edmundo Reyes Amaya y Raymundo Rivera Bravo o Gabriel Alberto Cruz S?nchez. Ambos fueron detenidos y el pasado 25 de mayo y se desconoce su paradero.

Dijo que en la misma situaci?n se encuentra Gabino Flores Cruz, de Ixhuatl?n de Madero, Veracruz. Adherente de ?La otra Campa?a? del EZLN, Flores Cruz fue reportado como desaparecido en junio pasado.

Ram?rez L?pez precis? que todos los desaparecidos fueron se?alados por las autoridades como miembros de grupos subversivos. Sin embargo, aclar? que el EPR solo reconoce, como parte de su estructura, a Edmundo Reyes Amaya y Raymundo Rivera Bravo o Gabriel Alberto Cruz S?nchez.

El defensor de derechos humanos consider? que en M?xico ?hay un contexto grave de violaciones sistem?ticas a los derechos humanos, que entra en una nueva fase tanto en Oaxaca como en el resto del pa?s?.

Luego de condenar la violencia ?venga de donde venga?, Ram?rez L?pez exigi? a las autoridades federales la presentaci?n con vida de todos los desaparecidos. Dijo que si ?stos tienen cuentas pendientes que se les juzgue y se les castigue conforme a derecho.
Publicado por solaripa69 @ 9:55
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios