Jueves, 12 de julio de 2007
Acepta SNTE oferta de Segob pero mantendr? plant?n en Oaxaca

Mantiene la Secci?n 22 su intenci?n de boicotear "La Guelaguetza" tras analizar los ofrecimientos las propuestas de Gobernaci?n a sus demandas pol?ticas

Notimex
El Universal
Oaxaca, Oax.
Jueves 12 de julio de 2007
08:47 La Secci?n 22 del SNTE acept? las propuestas de la Secretar?a de Gobernaci?n (Segob) a sus demandas pol?ticas, pero anunci? que mantendr? su plant?n en el Z?calo de Oaxaca hasta el pr?ximo 5 de agosto.
Asimismo, insisti? en su intenci?n de boicotear "La Guelaguetza" que se efectuar? oficial a partir del pr?ximo d?a 23 de este mes.
Entre sus demandas se encuentran la cancelaci?n de 20 ?rdenes de aprehensi?n, la entrega de 188 escuelas en conflicto, as? como la liberaci?n de los presos por el pasado movimiento pol?tico social.
La Secci?n 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educaci?n (SNTE) realiz? ayer una asamblea, misma que termin? esta madrugada, para analizar los ofrecimientos de Gobernaci?n.
Durante las mesas de trabajo maestros e integrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) tuvieron brotes de enfrentamiento al estar en desacuerdo por el levantamiento del plant?n magisterial.
La asamblea se suspendi? durante cuatro horas cuando el secretario de Organizaci?n y presidente de la mesa de debates, Ezequiel Rosales Carrre?o, dej? la plenaria tras las inconformidades.

Amparo otorgado demuestra la
ilegal reclusi?n de Flavio Sosa
OCTAVIO V?LEZ ASCENCIO
El amparo otorgado por la jueza federal con sede en el Estado de M?xico, Mar?a de Lourdes Lozano Mendoza, al consejero estatal de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), Flavio Sosa Villavicencio, preso en el penal del Altiplano, donde ordena su traslado a un c?rcel de la entidad, demuestra que su detenci?n y su reclusi?n en una c?rcel de m?xima seguridad fue ilegal porque ?no es un delincuente de alta peligrosidad?, afirm? su c?nyuge Beatriz Casta?eda Pedro.
Pero, dijo que su familia y el pueblo de Oaxaca ?no quieren su traslado sino su libertad por ser inocente de todos los delitos imputados?.
De acuerdo con el expediente de amparo 108/2007-V, la juez Lozano Mendoza concedi? el amparo a Flavio y su hermano Horacio de los mismos apellidos, internados en el mismo penal, ya que las secretar?as de Seguridad P?blica federal y de Gobernaci?n, as? como la PGR, la direcci?n del penal del Altiplano y el gobierno de Oaxaca, ?no acreditaron constitucionalmente el traslado y reclusi?n de los quejosos? en esa prisi?n.
Aparte de que los hermanos Sosa tienen calidad jur?dica de procesados en delitos del orden com?n, no federales, y no existen constancias ni estudios previos de autoridades jurisdiccionales o administrativas que justifiquen que tengan un perfil criminol?gico de ?alta peligrosidad?.
Flavio y Horacio, fueron recluidos en el penal del Altiplano y no a uno de mediana seguridad en Oaxaca por solicitud del gobierno de Ulises Ruiz Ortiz.
Casta?eda Pedro expuso que la determinaci?n de la jueza ?demuestra una vez m?s que la detenci?n y confinamiento de Flavio y su hermano en un penal de m?xima seguridad, fue una decisi?n de Ulises Ruiz Ortiz para castigar a quienes demandan su destituci?n?.
??l no cometi? ning?n delito; solamente se sum? al pueblo en su lucha por la ca?da del tirano por la represi?n desatada en contra del pueblo?, asent?.
Y dijo que esta resoluci?n ?anima y da m?s fuerza? a su familia en la lucha por su liberaci?n porque ?su traslado no compone ninguna de las ilegales cometidas? por los gobiernos federal y estatal.
?(La decisi?n de la jueza) es una evidencia m?s que son presos pol?ticos y de conciencia, pero nosotros y el pueblo no queremos eso sino su libertad inmediata porque son inocentes?, remarc?.
A su vez, uno de los voceros de la APPO, Florentino L?pez Mart?nez dijo que la resoluci?n de la jueza ?da nuevamente la raz?n? al movimiento magisterial y popular, ?pues est? visto que todos los detenidos son presos pol?ticos y de conciencia?.
?El tirano los tiene como rehenes; pretende someter al movimiento con su encarcelamiento, pero la exigencia de su salida se mantendr? as? como la libertad incondicional de todos los presos?, apunt?.
Y consider? que quienes deber?an de estar en el penal del Altiplano son el propio gobernador Ruiz Ortiz, los x secretarios de Gobierno y de Protecci?n Ciudadana, Jorge Franco Vargas y Lino Celaya Lur?a, as? como los ex jefes policiales Manuel Vera Salinas y Manuel Moreno Rivas, y el hasta ahora coordinador de Seguridad P?blica Municipal y Vialidad de Oaxaca de Ju?rez, ?por ser ellos si delincuentes de alta peligrosidad?.
Sorprendida, la hija de un
eperrista desaparecido
OCTAVIO V?LEZ ASCENCIO
Nad?n Reyes Maldonado, hija de uno de los militantes del Ej?rcito Popular Revolucionario (EPR) desaparecidos desde hace casi dos meses en esta capital, dijo estar sorprendida e impresionada por la participaci?n de su padre en el grupo armado y por la reivindicaci?n que ha hecho para exigir su presentaci?n con vida.
?Mi padre es comerciante; ven?a a Oaxaca a visitar a mi abuela, pero de ah? no sab?amos nada m?s?, se?al?.
El eperrista, Edmundo Reyes Amaya, nacido hace 56 a?os en Oaxaca, desapareci? con otro miembro de esa organizaci?n, Raymundo Rivera Bravo o Gabriel Alberto Cruz S?nchez, el 25 de mayo pasado en esta ciudad.
Mientras tanto, el gobernador del estado, Ulises Ruiz Ortiz, deslind? a su administraci?n de la detenci?n de los presuntos militantes del grupo armado.
No existe ninguna averiguaci?n previa ni orden de aprehensi?n de la Procuradur?a General de Justicia o del Tribunal Superior de Justicia ?contra las personas que se?ala el EPR, tampoco est?n detenidos en alg?n penal de la entidad?, se?al?.
Exhort? a los oaxaque?os a no tener temor ante el pronunciamiento hecho del EPR y precis? que las autoridades federales han iniciado las investigaciones respectivas y los operativos para resguardar las instalaciones estrat?gicas en todo el pa?s.
La hija, licenciada en pedagog?a, maestra de preescolar, cont? que su padre viajaba cada mes o tres meses a Oaxaca para ver a su madre, Eulalia Amaya, quien radica en una colonia de esta ciudad.
?La noche del 23 de mayo sali? por autob?s (del DF), acordando regresar el d?a 30. La semana siguiente, se nos hizo raro que mi padre no regresara como el nos hab?a dicho, ni tampoco se comunicara para avisarnos que se quedar?a m?s tiempo. Se nos hizo muy raro ya que es muy puntual y cuando no es as?, se comunica para avisarnos cuando no puede regresar. Esta situaci?n nos angusti? de momento, pero pensamos en que podr?a estar disfrutando de la familia. Pero lleg? el s?bado por la ma?ana y a?n no se hab?a comunicado, por lo que decid? por tanto hablarle a su n?mero celular, sin embargo se escuchaba un aviso de fuera del ?rea de servicio?, narr?.
Ante ello, agrega, empez? a indagar en los peri?dicos para informarse sobre Oaxaca por haber visto ?por la televisi?n que la situaci?n estaba muy dura?.
?Y es entonces cuando por medio de La Jornada, me entero de la detenci?n-desaparici?n de mi pap? el 4 de junio y veo que el EPR, lo reconoc?a como su integrante. En ese momento todo fue turbio y confuso para mi familia y para mi, pues nos angustiamos demasiado cuando vimos que este grupo lo reivindicaba, junto con otras dos personas, lo cual nos lleno de miedo, qued?ndonos como en estado de shock, sin saber que hacer?, a?adi?.
Su madre, Eulalia Reyes, dijo: ?Desde hace 30 a?os se fue (a la Ciudad de M?xico) en busca de trabajo; nos visitaba en la casa y lo hacia pocos d?as, sin que nos informara lo qu? hacia o a d?nde iba?.
A pesar de la reivindicaci?n que ha hecho el EPR de su padre, Nad?n no acept? del todo que sea militante de ese grupo armado.
?Cuando ven?a a Oaxaca dec?a ?voy a ver a la familia? y le cre?amos, nunca vimos nada raro ni lo cuestion?bamos. Voy a creer hasta que lo tenga enfrente y me diga si es cierto o no?, refiri?.
Pero, subray? que no tiene nada por reprochar a su padre en caso de ser militante del EPR.
?No hay secretos en la familia, pero si es as? (que sea eperrista) no tenemos nada que reclamarle; si no nos dijo nunca nada es por algo?, indic?.
Y exigi? a los gobiernos federal y estatal presentar con vida a su padre, pues a pesar de pertenecer a una organizaci?n armada revolucionaria, ?tiene derecho a un juicio justo?.
?Pese a que se han deslindado de tenerlo en la c?rcel, est? en sus manos encontrarlo y presentarlo?, remarca.
Reyes Maldonado adelant? que presentar? una denuncia penal por la desaparici?n de su padre y recurrir? a Amnist?a Internacional (AI) y a la Comisi?n de Derechos Humanos de la Organizaci?n de las Naciones Unidas (ONU



Mujeres de Juchit?n esperan hasta 6 meses para ser tratadas de c?ncer
Organismos civiles hacen milagros para intentar llenar la laguna que las autoridades provocan
ANGELES CRUZ MARTINEZ
Las posibilidades de recuperar la salud o inclusive salvar la vida son limitadas para las mujeres que reciben un diagn?stico de c?ncer c?rvico-uterino en Juchit?n, Oaxaca, pues aunque se supone que el tratamiento m?dico es gratuito para todas las pacientes -como lo determin? el ex presidente Vicente Fox en marzo de 2005-, en aquella zona deben esperar entre tres y seis meses para obtener una cita en el Hospital Civil de la Secretar?a de Salud estatal, asegur? Francisco Guti?rrez Delgado, director del Centro de Estudios y Prevenci?n del C?ncer (Ceprec).
Este es apenas un ejemplo de lo que ocurre en cientos de poblados y localidades del pa?s, en los que los servicios m?dicos para la atenci?n de enfermedades graves son inexistentes o que, en el mejor de los casos, el tiempo de espera para recibir la atenci?n m?dica en otra ciudad es de varios meses.
Localizada a unas ocho horas, por carretera, de la capital estatal, en Juchit?n el acceso a los servicios de salud es limitado en t?rminos generales, para una poblaci?n que mayoritariamente tiene inconclusa la educaci?n primaria y percibe un ingreso diario de 48 pesos.
Ah? es donde Ceprec proporciona atenci?n m?dica a las mujeres, con la realizaci?n de la prueba de detecci?n de lesiones en el cuello de la matriz. A diario reciben a 40 pacientes, de las que en promedio cuatro presentan c?ncer c?rvico-uterino, coment? Guti?rrez Delgado, quien adem?s dijo que s?lo en el Ceprec tienen conocimiento de que cada a?o 50 de ellas pierden la vida a causa de la enfermedad.
Para el especialista lo m?s lamentable de la situaci?n que se vive en Juchit?n es que de las cuatro mujeres a quienes se les diagn?stica el tumor, el Ceprec, que es una organizaci?n civil, s?lo tiene posibilidad de dar tratamiento m?dico a dos, porque el presupuesto del que dispone es insuficiente y tampoco cuenta con apoyo por parte de ninguno de los tres niveles de gobierno.
El Ceprec opera en Juchit?n desde 2001 y ofrece a las pacientes tratamientos de cirug?as y quimioterapia, pero est? imposibilitado para dar sesiones de radioterapia, indispensables en 80 por ciento de los casos de c?ncer de matriz, dijo Guti?rrez Delgado.
Cuando se llega a esta parte del procedimiento cl?nico, el centro tiene que enviar a las mujeres a otras instituciones de salud y ni siquiera al Hospital General que est? en la ciudad de Oaxaca, porque "su equipo m?dico es obsoleto", a pesar de que los gobiernos federal y estatal han informado de acciones para mejorar las instalaciones del nosocomio.
Los avances son m?nimos tambi?n porque la capacidad instalada est? rebasada por la elevada demanda de servicios cl?nicos, advirti? Guti?rrez.
El director de Ceprec coment? que una organizaci?n europea le ha ofrecido en donativo un equipo de radioterapia con tecnolog?a de punta, que no puede aceptar porque se requiere un inmueble especial para su instalaci?n. El espacio que ahora ocupa Ceprec es rentado y la unidad de radioterapia necesita de la construcci?n de un b?nker que a?sle los radiois?topos que se liberan en los tratamientos de radioterapia. Lo m?s cercano que tienen las mujeres juchitecas para someterse a este tratamiento es Puebla, M?rida y el Distrito Federal.
Respecto del Seguro Popular, Guti?rrez Delgado afirm? que en Oaxaca el programa funciona en una cuarta parte de la demanda en el caso del c?ncer c?rvico-uterino.
Para poder trabajar, el Ceprec recibe donativos deducibles de impuestos, pero tambi?n tiene que cobrar cuotas de recuperaci?n a sus pacientes, de 150 pesos. Obtiene los medicamentos por medio de convenios con laboratorios farmac?uticos que aceptan bajar los costos de sus productos para apoyar a las mujeres de escasos recursos econ?micos.
Publicado por solaripa69 @ 10:07
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios