Martes, 17 de julio de 2007
BOLETIN DE PRENSA DE LA ASAMBLEA POPULAR DE LOS PUEBLOS DE OAXACA, 15 DE JULIO
posteado por xaam en Jul 15, 2007 [15:17]

A LOS MEDIOS DE COMUNICACI?N.
A LOS PUEBLOS DE MEXICO Y DEL MUNDO.

Ante la decisi?n que nuestro pueblo ha tomado de continuar la lucha hasta lograr sus objetivos, y no negociar con el tirano; Ulises Ruiz ha hecho una alianza plagada de mafia con Felipe Calder?n, el PRI y el PAN, que nuevamente cierran filas entorno a la pol?tica fascista que estos gobiernos est?n desarrollando en Oaxaca y el pa?s, convirtiendo a Oaxaca nuevamente en el laboratorio del fascismo.

Seg?n la informaci?n con que cuenta la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, el Gabinete de Seguridad Nacional en coordinaci?n con URO,han decidido lanzar nuevamente una ofensiva en contra del pueblo de Oaxaca, pues hay condiciones propicias para ello, en medio del mega-esc?ndalo en que ha entrado el equipo de FECAL a ra?z de su involucramiento con el Chino, ante lo cual necesitan tender una cortina de humo ahogando en sangre la lucha del pueblo de Oaxaca, adem?s de utilizar de pretexto la detonaci?n de los artefactos explosivos en los ductos de PEMEX en Quer?taro y Guanajuato. Esta ofensiva del estado en contra de nuestro pueblo, se caracteriza por lo siguiente:

1. No permitir el boicot a la Guelaguetza

2. Impedir la realizaci?n de la Guelaguetza alternativa

3. Enviar contingentes de priistas para enfrentar a los contingentes de la appo

4. Polic?as especializados en causar disturbios infiltrados para promover la violencia

5. Intervenci?n masiva de contingentes polic?acos para reprimir

6. Represi?n selectiva con la intervenci?n de fuerzas combinadas

7. Existe lista de ordenes especiales de aprehensi?n

8. Eliminaci?n f?sica de dirigentes destacados.

Tenemos la informaci?n de c?mo se esta trabajando a nivel de los medios de comunicaci?n, derramando millones de pesos del erario publico para continuar la campa?a contra la APPO, seguir present?ndola como violenta; en el terreno nacional se ha presionado a la prensa para ignorar el problema de Oaxaca, o manejar la informaci?n sobre ella de manera facciosa, y finalmente tenemos datos de que una buena parte de la prensa nacional enviar?a corresponsales de guerra, por la gravedad de la ofensiva que el estado pretende desarrollar en nuestra regi?n.

Ante dicha situaci?n manifestamos:

1. Que es responsabilidad de URO y FECAL, cualquier agresi?n que sufran cualquiera de los miembros de la APPO.
2. Que a pesar de esta situaci?n mantendremos firme nuestra decisi?n de continuar con la jornada de lucha, hasta lograr nuestras demandas.
3. Que lanzamos un SOS, a nivel nacional e internacional, a poner nuevamente los ojos en lo que pueda suceder en Oaxaca, y a integrar brigadas de paz, para conformar vayas humanas que sean los mecanismos de seguridad de la APPO. Y a intensificar la solidaridad nacional e internacional.
4. Al gobierno federal, le exigimos la instalaci?n inmediata de la mesa de dialogo para buscar la soluci?n pertinente a la problem?tica social en el estado.
5. Al pueblo de Oaxaca, le llamamos a que no caigamos en ning?n tipo de provocaci?n, que nos lleve a tener bajas en nuestros contingentes. Fortaleciendo todas las acciones del plan de acci?n que se tiene.

FRATERNALEMENTE.
TODO EL PODER AL PUEBLO.



Editorial (La Jornada)
Oaxaca, conflicto vivo
Los enfrentamientos que tuvieron lugar ayer en la capital oaxaque?a entre elementos de la polic?a estatal y simpatizantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) que pretend?an ingresar al Auditorio Guelaguetza, en el Cerro del Fort?n, son prueba fehaciente de que el conflicto pol?tico-social de la entidad est? vigente y dista mucho de haber sido "resuelto", como ha afirmado en numerosas ocasiones el gobernador Ulises Ruiz Ortiz y como pretende aparentar, por omisi?n y con su silencio, el gobierno federal.
Desde hace m?s de un a?o, las autoridades estatales y federales apostaron al desgaste de los inconformes, primero, y a la represi?n violenta, despu?s, para acabar con la inconformidad en Oaxaca. El gobierno de la entidad ensay? incluso t?cticas cercanas a la guerra sucia, como el asesinato de m?s de una decena de militantes y simpatizantes de la APPO. La presidencia foxista hizo otro tanto y llen? las c?rceles con presos que bien pueden ser calificados de pol?ticos, y las fuerzas federales enviadas a sofocar el descontento incurrieron en graves violaciones a los derechos humanos de los detenidos. El calderonismo se estren? enviando a prisiones de m?xima seguridad a dirigentes de la organizaci?n popular. Tras esas "soluciones" a sangre y fuego las protestas amainaron y los gobernantes dieron por concluido el episodio.
Sin embargo, Oaxaca sigue recorrida por la exasperaci?n, y las medidas represivas no han cesado. Por el contrario, en semanas recientes se ha llegado al extremo de las desapariciones forzosas, pr?ctica que representa una regresi?n de tres d?cadas y que introduce un factor que pone la legalidad entre par?ntesis y que descompone severamente la relaci?n entre gobernantes y gobernados.
En tanto, las causas del conflicto oaxaque?o siguen intactas: marginaci?n, pobreza, falta de democracia pol?tica y sindical, corrupci?n y cacicazgos. Lejos de afrontar estos problemas, los gobernantes persisten en agraviar a un amplio sector de la sociedad oaxaque?a haciendo como si no hubiera pasado nada, como si la insurrecci?n civil de la APPO no hubiese ocurrido nunca, como si no hubiera homicidios y otros delitos graves pendientes de investigar y sancionar, como si los problemas de fondo hubiesen sido atendidos.
Gobernar significa atender y resolver problemas, no aplastarlos con la fuerza del Estado para aparentar que han desaparecido. Si los gobiernos local y federal contin?an actuando de esa manera, ahondar?n irreparablemente la ruptura entre el M?xico cupular y el real, en el que proliferan los descontentos pol?ticos, sociales y econ?micos. Oaxaca es un ejemplo incontestable de esa ruptura: mientras que el discurso oficial habla de una entidad en armon?a, paz y prosperidad, los sucesos de ayer refieren, en cambio, una sociedad polarizada y la persistencia de una situaci?n explosiva.
A ra?z de la crisis de legitimidad que arrastra de origen, el calderonismo ha refrendado alianzas con personajes que han tenido un papel preponderante en la gestaci?n del conflicto oaxaque?o, como Elba Esther Gordillo, recientemente consagrada como dirigente vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educaci?n, y el propio Ruiz Ortiz, con quien el Ejecutivo federal parece haber intercambiado respaldos: impunidad para las graves violaciones a los derechos humanos cometidas en la entidad y permanencia del gobernador en el cargo a cambio de reconocimiento pol?tico a una Presidencia impugnada.
Por ?ltimo, la participaci?n del Ej?rcito en el cerco al Auditorio Guelaguetza es por dem?s preocupante, en la medida en que indica una utilizaci?n de las fuerzas armadas ya no s?lo en funciones de polic?a, sino tambi?n en tareas propias de cuerpos antimotines, es decir, para reprimir movimientos sociales. Resulta imperativo que el gobierno federal cambie de t?ctica, deje de criminalizar la protesta pol?tica y social, libere a los detenidos de la APPO, aplique sus promesas -hasta ahora cuestionables- de compromiso con la legalidad y empiece por sancionar a los funcionarios p?blicos que han cometido atropellos contra los opositores oaxaque?os.
Publicado por solaripa69 @ 9:50
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios