Jueves, 19 de julio de 2007
Critican expertos el edicto sobre el dinero incautado
LAURA POY SOLANO
Polit?logos y especialistas en derecho constitucional calificaron de ''grave error'' y ''acci?n inconstitucional'' el que la Procuradur?a General de la Rep?blica (PGR) publicara un edicto en el Diario Oficial de la Federaci?n (DOF) con el que se declaran propiedad de la naci?n los 205 millones de d?lares localizados el pasado 17 de marzo en el domicilio de Zhenli Ye Gon, contra quien se abri? una investigaci?n por su presunta participaci?n en delitos contra la salud, delincuencia organizada, posesi?n de armas de fuego de uso exclusivo del Ej?rcito y operaciones con recursos de procedencia il?cita.
Aseguraron que s?lo despu?s de que un juez dictamine la inocencia o culpabilidad de los presuntos responsables, las autoridades federales podr?n recibir una disposici?n jur?dica para ''determinar qu? hacer con el dinero, de lo contrario ni la PGR puede disponer de ese efectivo, porque tampoco tiene facultades para ello''.
El abogado constitucionalista Elisur Arteaga Nava asegur? que a pesar de que los recursos localizados en la residencia de Ye Gon ''aparentemente podr?an ser resultado de un delito, pueden obrar como prueba de cargo o descargo contra presuntos implicados. Por ello es responsabilidad de las autoridades competentes conservar los billetes y servir de probanza para exculpar o probar responsabilidades en el caso''. Insisti? en que la PGR no puede ''requisar o confiscar'' estos recursos hasta en tanto no se emita una disposici?n jur?dica, pues mientras exista una investigaci?n en proceso ''no se puede determinar el abandono de bienes a favor de la Federaci?n''.
En tanto, Miguel Angel Era?a, acad?mico y experto constitucionalista de la Universidad Iberoamericana (Uia), asegur? que pese a que se cumpli? el plazo de 90 d?as para manifestar la propiedad de los recursos, a?n falta resolver las ''impugnaciones por v?a extraordinaria, es decir, cuando se notifique a los involucrados, en este caso al mexicano de origen chino, Ye Gon puede iniciar, haciendo uso de todos sus derechos jur?dicos, un juicio de amparo para impugnar la decisi?n de una autoridad federal''.
Destac? que el marco jur?dico mexicano se?ala que mientras se realice una investigaci?n y se presente un caso ante un juez, ''no se puede disponer de propiedades o recursos de presuntos implicados hasta en tanto un juzgador emita una decisi?n, ya que el sistema penal establece el derecho a un debido proceso''.
Por su parte, Martha Singer, polit?loga de la UNAM, destac? que la falta de transparencia y rendici?n de cuentas en el ejercicio del poder ha generado un creciente ''deterioro de la credibilidad y legitimidad de las instituciones, que s?lo podr? remontarse con una reforma de fondo del Estado, en que se garantice la transparencia en la toma de decisiones''.
Al respecto, Carlos Lugo, especialista de la Uia en el sistema pol?tico mexicano, afirm? que ante el ''descr?dito'' en que se encuentran las instituciones p?blicas es ''urgente'' que el presidente Felipe Calder?n solicite ''cuanto antes que se realice una investigaci?n a fondo, porque no s?lo involucra su campa?a, sino la legitimidad de su propio gobierno en una coyuntura delicada''.

Detr?s de la Noticia
Ricardo Rocha
19 de julio de 2007

Fu Manch? vs. Zhenli Ye Gon
Sin presencia f?sica, aun sin las esperadas pruebas, sigue arrojando explosivas acusaciones
?Ah? viene el chino! ?Ya lleg? el chino!, comenzaban los gritos en la vecindad, y ah? ?bamos la parvada de escuincles a ver el espect?culo de aquel hombre enjuto, sin edad ni tiempo y venido desde la distancia. Llegaba en una vieja bicicleta con la canasta enorme sobre la cabeza y el grito inconfundible en la garganta: ?Cooobata pan! ?Cooobata pan! Zonzo de m?, al principio no le entend?a, hasta que alguien me carg? para asomarme a la canasta y ver los panes de corbata que el chino vend?a.
El segundo chino de mi vida fue mucho menos simp?tico: era el temible Verdugo Chino. Entre las brumas de la memoria juro haberlo visto junto con el Cavernario Galindo, ambos contra La Pareja At?mica de El Santo y Gori Guerrero en una lucha sangrienta en la arena Coliseo. Palabra que daba miedo hasta en los ?larines? que coleccion?bamos de nuestros ?dolos de la lucha libre: el rostro fiero, el bigote largo, colgante; el cr?neo pel?n y la trenza que se sal?a de aquel gorrito tan peculiar. Igual era de Xochimilco, pero en el ring siempre fue El Verdugo Chino.
Pero el chino m?s memorable es sin duda Fu Manch?. De ni?o vi todas sus pel?culas: recuerdo, como si fuera ayer, sus ojos penetrantes que taladraban la pantalla a punto de hipnotizarte; luego, al conjuro de sus manos crispadas surg?a una nube de humo y apenas un instante despu?s ya no estaba? Fu Manch? hab?a desaparecido ante nuestros ojos desorbitados y seguido de un largo ?Aaahhh! de asombro de todos los que atasc?bamos las matin?s dominicales del cine Florida en el mero Tepito, d?nde m?s. A?os despu?s, mi memoria insiste en haberlo visto en la tele con el gran Paco Malgesto, apareciendo y desapareciendo todo tipo de artilugios fant?sticos. Siempre rodeado de aquel peculiar?simo halo de misterio.
La crueldad de internet me hace saber ahora que Fu Manch? en realidad naci? en Inglaterra, se llam? David Bamberg y se consagr? en Argentina, de donde vino a M?xico para triunfar en el cine y en algunos teatros y centros nocturnos de los 40 y 50. Hasta que se desapareci?. En compensaci?n, Wikipedia me ilustra con que el nombre de Fu Manch? es una creaci?n literaria de Sax Rohmer para una serie de novelas policiacas desde 1913. S?lo que ah? se trataba de un poderoso villano chino que odia a la civilizaci?n occidental contra la que emplea igual ej?rcitos de ninjas que ondas destructoras de radio y mir?adas de serpientes, ara?as y escorpiones. Un personaje tan exitoso que se lleg? a escribir un libro: Fu Manch? vs. Sherlock Holmes.
Bueno, pues ?ste y el otro Fu Manch? se me hace que no le sirven ni para el arranque a mi cuarto personaje chino inolvidable: el ya celeb?rrimo Zhenli Ye Gon, cuyos actos de prestidigitaci?n y magia superan por mucho a los de sus precursores. Con la cara imperturbable del ?coobata pan?, la fiereza del Verdugo Chino y los desplantes de Fu Manch?, Zhenli ha aparecido 205 millones de d?lares y decenas de toneladas de seudoefedrina para producir drogas sint?ticas; un tronar de dedos y le dieron pasaporte y la nacionalidad mexicana. Y en un rasgo de originalidad, en lugar de flores o conejos sac? de la chistera fajos de millones de pesos para acabar de corromper a los forajidos que manejan las aduanas de todo el pa?s y a otros tantos polic?as y funcionarios de Hacienda, Salud, PGR y anexas que han sido c?mplices de ?el chino?.
Lo malo para el gobierno mexicano es que Ye Gon no es un cuento. El dinero y las evidencias de una gigantesca fortuna basada en una enorme red de corrupci?n son pruebas irrefutables de crimen organizado que ?como siempre? s?lo se explica con la complicidad oficial. Mas all? de que sea o no cierta la amenaza panista de ?coopelas o cuelo?, ya se va haciendo tarde para investigar no s?lo a Zhenli, sino a sus c?mplices en el gobierno pasado y en ?ste.
Por lo pronto, ayer en Washington, Ye Gon derrot? al fantasma de Fu Manch? en las artes de la magia. Y es que aun sin presencia f?sica, aun sin las esperadas pruebas, sigue arrojando explosivas acusaciones: que los 205 millones de d?lares ?ahora desaparecidos? iban a la campa?a presidencial panista y que el gobierno mexicano tiene videos que prueban la extorsi?n en su contra. En suma, nuevas descargas contra la credibilidad de las instituciones en este pa?s.
Publicado por solaripa69 @ 9:54
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios