S?bado, 28 de julio de 2007
Cree el gobierno que Ulises Ruiz busca desatar la represi?n federal

El conflicto en Oaxaca es tema de Estado, y el PRI debe analizar cu?l es la salida sobre su gobernador.
La petici?n del senador Toledo Infanz?n de liberar a 12 eperristas "alentar?a" al grupo armado
FABIOLA MARTINEZ
El gobierno federal no enviar? soldados ni polic?as a Oaxaca, ni convocar? a una mesa de di?logo para resolver el conflicto en aquella entidad.
Fuentes oficiales consultadas por este diario explicaron que una intervenci?n de esa naturaleza "ser?a dar al gobernador (Ulises Ruiz Ortiz) una fuerza que no tiene" y, adem?s, representar?a una provocaci?n a grupos armados como el Ej?rcito Popular Revolucionario (EPR).
"El problema de Oaxaca es del Estado mexicano en su conjunto, no s?lo del gobierno federal y, en esa medida, corresponde hacer su parte a los legisladores y a la dirigencia del PRI, partido (del mandatario estatal) que debe analizar cu?l es la salida a todo esto: la permanencia o no de Ruiz", se?alaron.
En la mesa de an?lisis del gobierno calderonista existe un amplio abanico de razones para justificar su magra participaci?n (oficialmente a la zaga) en el conflicto oaxaque?o, aun cuando admite que existe comunicaci?n constante con Ruiz Ortiz y con dirigentes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO).
En particular, los funcionarios federales aseguran que el mandatario estatal pri?sta pretende alentar el fortalecimiento del EPR, como alternativa para desencadenar la entrada del Ej?rcito Mexicano y de la Polic?a Federal Preventiva, como ocurri? en octubre de 2006.
Lo cierto es que documentos a los que tuvo acceso La Jornada dan cuenta de una solicitud formal del senador pri?sta Adolfo Toledo Infanz?n (identificado con Ulises Ruiz) a la Secretar?a de Gobernaci?n (SG) para la liberaci?n de 12 presuntos eperristas presos en Ixcotel, Oaxaca, quienes compurgan penas de 13 a 31 a?os de prisi?n, acusados de homicidio, terrorismo simple y portaci?n de armas de uso exclusivo del Ej?rcito, entre otros delitos, por los hechos del 28 de agosto de 1996, cuando un comando del EPR atac? en Bah?as de Huatulco.
De acuerdo con informaci?n oficial, un grupo de tres ex reclusos, una abogada y cinco parientes de los presos, encabezados por el senador Toledo, acudieron a la SG despu?s de los recientes ataques a dep?sitos de Pemex.
Los hechos, reivindicados por el EPR por medio de comunicados, ocurrieron el 5 y el 10 de julio, y la reuni?n, de acuerdo con funcionarios federales, se realiz? despu?s de los sucesos. El parte informativo del citado encuentro fue redactado con fecha del pasado 21 de julio.
La intenci?n del legislador oaxaque?o, ex director de la Comisi?n de Planeaci?n y Desarrollo del gobierno estatal, fue solicitar, adem?s de la liberaci?n de presos, la obtenci?n de apoyos para proyectos productivos en las comunidades de los presuntos eperristas.
Tambi?n fue entregada una relaci?n con la situaci?n jur?dica de ?stos -escrita con m?quina mec?nica- con fecha 2 de julio, aunque las fuentes consultadas revelaron que el senador Toledo tiene especial inter?s en que salgan de prisi?n los sentenciados por los hechos del 28 de agosto de 1996, en los que murieron 12 personas, entre polic?as, marinos, civiles y "guerrilleros".
En el contexto anterior, las fuentes advirtieron que el conflicto en Oaxaca "no deja de ser grave, pero llama la atenci?n que personajes tan cercanos al gobernador Ruiz realicen esas gestiones, cuando est? demostrado que se trata de eperristas".


Confusi?n por el asalto al penal de Juchit?n
OCTAVIO VELEZ E HIRAM MORENO
Oaxaca, Oax., 27 de julio. Un grupo de hombres armados y no del Ej?rcito Mexicano fue el que asalt? la noche del jueves el penal de Juchit?n de Zaragoza, ubicado en la regi?n del istmo de Tehuantepec, para supuestamente tratar de rescatar a un preso.
"No fue el Ej?rcito; al contrario, los militares nos ayudaron; fueron hombres vestidos de negro que dispararon rifles cuernos de chivo", afirm? el secretario de Protecci?n Ciudadana del estado, Sergio Segreste.
Sin embargo, otra es la versi?n de lugare?os y del delegado regional de Seguridad P?blica en el istmo, Jos? Alberto V?zquez, quienes aseguran que el tiroteo presuntamente fue iniciado, "por confusi?n", por agentes del Grupo Aerom?vil de Fuerzas Especiales (GAFE), quienes efectuaban un operativo para catear un domicilio contiguo al reclusorio, propiedad de un pollero y narcomenudista de nombre "Marcelo".
En el incidente, ocurrido a las 23 horas del jueves, result? herido el polic?a Emilio Pesado Reyes, quien recibi? un disparo de arma de fuego en la cabeza y fue trasladado al hospital de especialidades, situado en el municipio conurbado de San Bartolo Coyotepec, donde es reportado estable.
Despu?s del percance, elementos del Ej?rcito, la Polic?a Federal Preventiva (PFP) y la Agencia Federal de Investigaci?n, as? como de corporaciones estatales, se trasladaron a Juchit?n de Zaragoza y poblados aleda?os para tratar de detener a los responsables, lo cual hasta el cierre de esta edici?n no hab?a ocurrido.
Segreste explic? que el grupo armado arrib? a las afueras del penal en camionetas tipo pick up y Suburban, para enseguida disparar contra los polic?as de guardia.
Estos repelieron la agresi?n y se gener? un enfrentamiento de varios minutos. En su opini?n, el comando atac? a los vigilantes para ingresar al penal y tratar de rescatar a un presidiario. "Creo que esa fue la intenci?n, pero no hubo ni mot?n ni fuga", aclar?.
Insisti? en que en la prisi?n no existe un preso vinculado con el narcotr?fico o con bandas del crimen organizado.
Descart? que el Ej?rcito Popular Revolucionario (EPR) o alg?n otro grupo armado haya sido el responsable de los hechos. "Es la delincuencia organizada seguramente".
Tambi?n rechaz? las versiones de que el GAFE, del Ej?rcito Mexicano, haya agredido a los polic?as del penal por una confusi?n. "Hay dichos de los propios polic?as sobre esto, por el desconcierto que se gener?, pero no es la realidad. Al contrario, los soldados llegaron despu?s para ayudarnos", remarc?. Adem?s, observ? que los militares no usan como arma regular los rifles de asalto AK-47 o cuernos de chivo.
No obstante, el delegado regional de Seguridad P?blica en el istmo dio otra versi?n y se?al? que el choque se origin? por una "confusi?n" entre polic?as y militares.
"Los soldados iban a entrar a la casa de un pollero, pero nosotros pensamos que iban a entrar al reclusorio, disparamos y as? se gener? el enfrentamiento", revel? un agente que pidi? el anonimato.
Esto ?ltimo coincide con lo dicho por lugare?os, quienes comentaron que un convoy del Ej?rcito llego en cuatro veh?culos tipo Hummer hasta la vivienda de Gabriela Jim?nez Ni?o, ubicada a un costado del penal, presuntamente en busca de un hombre conocido como El Marcelo, y tras una confusi?n comenz? el tiroteo.


Falta el Estado a su deber de indagar la desaparici?n de dos eperristas: ONG
Si cometieron alg?n delito deben ser detenidos y presentados ante un juez, advierten
VICTOR BALLINAS


El Estado "no ha hecho lo suficiente para investigar las denuncias de desaparici?n forzada de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz S?nchez (o Raymundo Rivera Cruz), ocurridas el 25 de mayo pasado en Oaxaca", afirm? ayer Edgar Cortez, secretario ejecutivo de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos "Todos los Derechos para Todos".
"Es insuficiente que el Estado diga: 'yo no los tengo'; su obligaci?n es iniciar una investigaci?n y esclarecer los hechos para determinar su paradero, su situaci?n f?sica, si hubo miembros del Estado implicados en esas desapariciones y si participaron civiles en complicidad. Demandamos su presentaci?n con vida, porque el gobierno no ha cumplido su responsabilidad", subray? Cortez.
Por su parte, Adri?n Ram?rez, presidente de la Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos (Limeddh), acus?: "se est? viviendo un estado de excepci?n en Oaxaca. Hay recrudecimiento de las violaciones a los derechos humanos en la entidad, y en el caso de los dos desaparecidos en mayo el gobierno federal trata de desentenderse, pero es su responsabilidad como Estado dar respuesta".
Anunci? que en la visita del presidente de la Comisi?n Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y relator para M?xico, Florent?n Mel?ndez, el pr?ximo 7 de agosto, "revisaremos el tema y solicitaremos que se invite a M?xico al Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas, para que se pronuncie sobre este nuevo fen?meno".
Los casos de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz S?nchez (o Raymundo Rivera Cruz) "ya est?n en las instancias internacionales, y aunque el gobierno niegue que los tenga, debe investigar qui?n y por qu? los desapareci? y d?nde los tienen", insisti? Ram?rez.
A las organizaciones defensoras de derechos humanos "no nos interesa si los desaparecidos referidos son del EPR (Ej?rcito Popular Revolucionario). Si cometieron alg?n delito, deben ser detenidos mediante una orden de aprehensi?n y presentados ante un juez, pero no pueden detenerlos y desaparecerlos".
Casos como los que "nos ocupan hoy han ocurrido desde 1996. Hubo algunos en los que a los detenidos los desaparecieron hasta nueve meses, y despu?s los presentaron como si un d?a antes hubieran sido detenidos cometiendo alg?n delito. A otros, que sus familiares denunciaron en situaci?n de desaparecidos y que las autoridades negaban tenerlos, despu?s de varias semanas los presentaron ante el juez, o simplemente los soltaron". Por esa experiencia se tiene la certeza de que las desapariciones las realizan elementos al servicio del Estado", afirma el activista.
En tanto, Julio Mata, de la Asociaci?n de Familiares de Detenidos Desaparecidos en M?xico (Afadem), subray?: "la detenci?n-desaparici?n de personas no ha cesado. Aunque son acciones ilegales, el Estado las realiza desde los a?os 60, y como ninguno de quienes cometen esos delitos ha sido sancionado, siguen haci?ndolo porque saben que no ser?n juzgados".
La Guelaguetza debe dejar de ser
un inter?s pol?tico: Adelfo Regino
Propone el di?logo como v?a para dirimir las controversias y como mecanismo de soluci?n ante los problemas existentes
?Los sentimientos, costumbres y tradiciones arraigados en nuestros pueblos y comunidades ind?genas del Estado deben incidir en la conformaci?n de un Comit? o una Comisi?n Plural Ciudadana para revertir los actos que en torno a una festividad nacional con trascendencia mundial de nuestras costumbres, tradiciones y el folclor, que inciden en una expresi?n cultural a trav?s de la m?xima festividad de los oaxaque?os, la Guelaguetza, para dejar a un lado intereses ajenos a la misma, ya que esta ha sido usada econ?micamente por determinados sectores de Oaxaca y pol?ticamente para legitimarse no solamente ante los pueblos ind?genas sino ante la sociedad?, se?al? Adelfo Regino Montes, integrante del Servicio de los Pueblos Mixes (SER).
En entrevista con NOTICIAS, y ante la actual situaci?n prevaleciente entre algunas organizaciones de la sociedad civil y el Gobierno del Estado, Regino Montes conf?a que la propuesta para dirimir las diversas controversias, opiniones y consideraciones tienen un solo mecanismo de soluci?n, el di?logo. ?Los oaxaque?os, acota, no debemos perder la esperanza de que a trav?s de la construcci?n de acuerdos civilizados y razonados podemos solucionar los problemas por muy graves que ?stos sean.
La experiencia que hemos tenido desde nuestras comunidades y en el seno de los municipios es que a pesar de las condiciones de inequidad social, con la consecuente marginaci?n y pobreza, en las que ?stas subsisten no han recurrido a la violencia para resolver sus problemas por m?s ?lgidos que ?stos sean ya sea en el ?mbito agrario, pol?tico o econ?mico; la sabidur?a de las comunidades ind?genas es clara, si apostamos a la violencia finalmente salimos perdiendo, por eso, insiste, tenemos que confiar en el di?logo para llegar a puntos de soluci?n?.
Regino Montes, define a la Guelaguertza como un patrimonio cultural de los pueblos ind?genas, fundamentalmente de la cultura zapoteca, es un aporte com?n en la festividades que se hacen en comunidades ind?genas y raz?n de ello, acota, un mecanismo articulador, cohesionados y fundamental para subsanar las heridas y como parte elemental para lograr la armon?a.
?Lamentablemente esta fiesta ha ca?do en el folcklorismo que ha sido usada econ?mica y pol?ticamente por lo cual tenemos que hacer que las organizaciones ind?genas y los oaxaque?os en su conjunto, recuperen el sentido original de la esencia de la Guelaguetza para darle un significado propio y de autenticidad?.
Esto, insiste, mediante un proceso de di?logo y reflexi?n, los pueblos ind?genas hemos reiterado una y otra vez que no creemos que el camino sea la cerraz?n menos a?n la violencia; hacen falta iniciativas de di?logo, pac?ficas y legales que permitan llegar a acuerdos y que permitan construir una nueva fiesta aut?ntica y de libre determinaci?n de los pueblos con el aporte de un comit? de ciudadanos expertos de la cultura y sabedores de los usos, costumbres y tradiciones milenarias e ind?genas y hacer de esta festividad un patrimonio cultural de los pueblos ind?genas y darle as? un mensaje al pa?s y al mundo de nuestras costumbres y tradiciones.
Ha llegado el momento de darle para darle una connotaci?n cultural, conviene a todos que la Guelaguetza deje de ser un evento pol?tico e incluso un reh?n pol?tico tanto del Gobierno como de ciertos grupos de la sociedad. ?Los llamados que hace la administraci?n estatal a trav?s del Secretario general de Gobierno a los diversos sectores, tienen que ser analizada sin olvidar que todav?a hay un conflicto que sigue siendo tema a nivel estatal, nacional e internacional. Esto se tiene que resolver con la construcci?n de acuerdos; la violencia de uno y otro lado no favorece a nadie, los que salimos perdiendo somos los ciudadanos, las organizaciones que tenemos un trabajo en nuestras regiones y comunidades por ello, recapitula, la propuesta ser?a di?logo con esperanza de llegar a acuerdos civilizados, respetuosos, de corresponsabilidad y coadyuvancia a favor de Oaxaca y de todos los oaxaque?os.
Publicado por solaripa69 @ 15:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios