Lunes, 30 de julio de 2007
Se adjudica EPR ataque a c?rcel en Chiapa de Corzo
Insiste en reclamar la aparici?n con vida de dos militantes
El grupo armado denuncia un nuevo cap?tulo de la guerra sucia en M?xico
El Ej?rcito Popular Revolucionario (EPR) reivindic? ayer la autor?a de un ataque perpetrado la madrugada del pasado s?bado a las instalaciones de una c?rcel distrital en construcci?n en el municipio de Chiapa de Corzo, Chiapas.
En un comunicado fechado en la mencionada entidad, el grupo guerrillero asegur? que esos actos obedecen a una ''denuncia pol?tica armada'' cuyo prop?sito es reclamar la aparici?n con vida de sus integrantes Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz S?nchez, ''detenidos-desaparecidos hace m?s de dos meses por el gobierno de Felipe Calder?n''.
Aun cuando el gobierno federal ha se?alado que los dos desaparecidos no se encuentran detenidos, el EPR insisti? en que ''el gobierno de Calder?n los tiene en sus mazmorras''. A?n m?s, arguy? que la ''actitud adoptada como pol?tica'' por la administraci?n calderonista ''contra los luchadores sociales no hace m?s que confirmar el car?cter fascista de este r?gimen oprobioso y la apertura de un nuevo cap?tulo de la guerra sucia en M?xico, puesto que es el panismo y los grandes empresarios (los) que sostienen a punta de los fusiles a este gobierno represivo''.
Tambi?n sostuvo que el gobierno ''ileg?timo, aterrorizado por la creciente inconformidad popular, en un acto fascista recurre a la militarizaci?n de todo el pa?s con argumentos balad?es y a la criminalizaci?n de la protesta social como una faceta del terrorismo de Estado, con la finalidad de mantener bajo la bota militar al pueblo para seguir ejerciendo la dictadura del capital''.
De acuerdo con el comunicado, los ataques del EPR se encuadran dentro de una ''campa?a nacional por la presentaci?n con vida de todos los detenidos-desaparecidos y la libertad de los presos pol?ticos''. Y en respuesta a las acusaciones gubernamentales en su contra, el grupo armado sostiene que ''la ?nica amenaza para el pa?s es este gobierno antipopular y represivo encabezado por Felipe Calder?n, quien apoya contra viento y marea al asesino Ulises Ruiz.
''Ambos -afirm?- representan el autoritarismo de derecha y personifican el terror desde el Estado. El llamado a las fuerzas armadas para 'combatir las amenazas para quienes pretenden afectar la seguridad del pa?s con acciones criminales...' no es m?s que la orden para profundizar la aplicaci?n de la guerra sucia contra el pueblo y sus organizaciones''.
El Ej?rcito Popular Revolucionario rechaz? tajantemente que incurran en ''acciones vand?licas'', y sostuvo que ''los ?nicos v?ndalos y criminales son quienes hoy est?n impulsando la guerra sucia y la construcci?n de penales de exterminio''.
El embate a la c?rcel se produjo la madrugada del pasado s?bado en Chiapa de Corzo, a 15 kil?metros de Tuxtla Guti?rrez, capital del estado de Chiapas, donde tiene su sede el Ej?rcito Zapatista de Liberaci?n Nacional. Ah?, amagaron a los guardias para posteriormente efectuar disparos con armas de grueso calibre y realizar pintas para pedir la liberaci?n de sus compa?eros.
Los ataques fueron calificados por el gobierno del estado de ''actos vand?licos'', por medio de un comunicado del delegado de la Secretar?a de Gobierno del estado en Chiapa de Corzo, Sergio David Molina G?mez.
El funcionario responsabiliz? indirectamente a campesinos de la zona, pues ''grupos civiles y ejidatarios contin?an con algunas inconformidades por la construcci?n de esta c?rcel, que se hicieron p?blicas desde el inicio de esta obra penitenciaria''.
Seg?n Molina G?mez, los ejidatarios ''han exigido a las autoridades una pronta investigaci?n para determinar qui?nes son los responsables''. Por su lado, la Fiscal?a General del Estado inici? la averiguaci?n previa n?mero 584/CAJC9/2007, aunque no se especifican los delitos.
Personal de la delegaci?n estatal de la Procuradur?a General de la Rep?blica (PGR) en la entidad se deslind? de investigar los hechos; argument? que el caso compete a la Subprocuradur?a de Investigaci?n Especializada en Delincuencia Organizada.
Por su lado, el comandante de la Polic?a Federal Preventiva en Chiapas, Salvador Due?as, inform? que la corporaci?n a su mando permanece en ''alerta y vigilante'' ante un eventual ataque armado.
Hay que recordar que el pasado 10 de julio, el EPR se adjudic? tambi?n la detonaci?n de ocho cargas explosivas en ductos de Petr?leos Mexicanos (Pemex) ubicados en Celaya, Salamanca y Valle de Santiago, Guanajuato, as? como en una v?lvula de seccionamiento (de la casa de v?lvulas) en Presa de Bravo, municipio de Corregidora, Quer?taro.
Los atentados en contra de la paraestatal se realizaron, seg?n el EPR, tambi?n para exigir la liberaci?n de Reyes Amaya y Cruz S?nchez, desaparecidos el 25 de mayo en Oaxaca.
De los m?s recientes comunicados emitidos por el grupo armado sobresale el que se manifest? en contra del ''fraude electoral'' del 2 de julio de 2006.
En esa ocasi?n, el EPR dijo: ''El pasado proceso electoral y los acontecimientos poselectorales vienen a confirmar contundentemente la validez y la necesidad hist?rica de una nueva revoluci?n social en nuestro pa?s''.
El grupo guerrillero apareci? p?blicamente por primera ocasi?n el 28 de junio de 1996, en el primer aniversario de la matanza de Aguas Blancas, aunque su conformaci?n, con 14 organizaciones, se registra el primero de mayo de ese a?o. Entre los grupos que lo integraron sobresalen: Partido Revolucionario Obrero Clandestino-Uni?n del Pueblo, Partido de los Pobres, Tendencia Democr?tica Revolucionaria y otras.
Despu?s de realizar cinco acciones de ''hostigamiento'' en contra de elementos del Ej?rcito y la Armada de M?xico, en el estado de Guerrero, entre el primero y 28 de agosto de 1996, el subcomandate Marcos, del Ej?rcito Zapatista, en una misiva dirigida al EPR les comunica: ''No queremos su apoyo, no lo necesitamos, no lo buscamos... Sigan ustedes su camino y d?jennos seguir el nuestro. No nos salven ni nos rescaten''.
En 1998, el EPR anunci? una campa?a insurgente en pos de una nueva Constituci?n. Ese a?o, el 7 de junio, en la comunidad de El Charco, municipio de Ayutla de los Libres, Guerrero, tropas del Ej?rcito se enfrentaron con un grupo armado que efectuaba una asamblea dentro de la escuela comunitaria. Del enfrentamiento resultaron 11 guerrilleros muertos, cinco lesionados y 21 detenidos, entre ellos Erika Zamora Pardo, estudiante del CCH Azcapotzalco. A partir de esas detenciones se registr? una escisi?n eperrista que dio origen al Ej?rcito Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI).
Fue en septiembre de 2000 cuando el gobierno de Ernesto Zedillo hizo una distinci?n entre el Ej?rcito Zapatista de Liberaci?n Nacional y el EPR, tras calificar al segundo de ''movimiento radical''.
Insiste en reclamar la aparici?n con vida de dos militantes
Se adjudica EPR ataque a c?rcel en Chiapa de Corzo
El grupo armado denuncia un nuevo cap?tulo de la guerra sucia en M?xico


Cambio de guardia eperrista Foto: Pedro Valtierra /Archivo
El Ej?rcito Popular Revolucionario (EPR) reivindic? ayer la autor?a de un ataque perpetrado la madrugada del pasado s?bado a las instalaciones de una c?rcel distrital en construcci?n en el municipio de Chiapa de Corzo, Chiapas.
En un comunicado fechado en la mencionada entidad, el grupo guerrillero asegur? que esos actos obedecen a una ''denuncia pol?tica armada'' cuyo prop?sito es reclamar la aparici?n con vida de sus integrantes Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz S?nchez, ''detenidos-desaparecidos hace m?s de dos meses por el gobierno de Felipe Calder?n''.
Aun cuando el gobierno federal ha se?alado que los dos desaparecidos no se encuentran detenidos, el EPR insisti? en que ''el gobierno de Calder?n los tiene en sus mazmorras''. A?n m?s, arguy? que la ''actitud adoptada como pol?tica'' por la administraci?n calderonista ''contra los luchadores sociales no hace m?s que confirmar el car?cter fascista de este r?gimen oprobioso y la apertura de un nuevo cap?tulo de la guerra sucia en M?xico, puesto que es el panismo y los grandes empresarios (los) que sostienen a punta de los fusiles a este gobierno represivo''.
Tambi?n sostuvo que el gobierno ''ileg?timo, aterrorizado por la creciente inconformidad popular, en un acto fascista recurre a la militarizaci?n de todo el pa?s con argumentos balad?es y a la criminalizaci?n de la protesta social como una faceta del terrorismo de Estado, con la finalidad de mantener bajo la bota militar al pueblo para seguir ejerciendo la dictadura del capital''.
De acuerdo con el comunicado, los ataques del EPR se encuadran dentro de una ''campa?a nacional por la presentaci?n con vida de todos los detenidos-desaparecidos y la libertad de los presos pol?ticos''. Y en respuesta a las acusaciones gubernamentales en su contra, el grupo armado sostiene que ''la ?nica amenaza para el pa?s es este gobierno antipopular y represivo encabezado por Felipe Calder?n, quien apoya contra viento y marea al asesino Ulises Ruiz.
''Ambos -afirm?- representan el autoritarismo de derecha y personifican el terror desde el Estado. El llamado a las fuerzas armadas para 'combatir las amenazas para quienes pretenden afectar la seguridad del pa?s con acciones criminales...' no es m?s que la orden para profundizar la aplicaci?n de la guerra sucia contra el pueblo y sus organizaciones''.
El Ej?rcito Popular Revolucionario rechaz? tajantemente que incurran en ''acciones vand?licas'', y sostuvo que ''los ?nicos v?ndalos y criminales son quienes hoy est?n impulsando la guerra sucia y la construcci?n de penales de exterminio''.
El embate a la c?rcel se produjo la madrugada del pasado s?bado en Chiapa de Corzo, a 15 kil?metros de Tuxtla Guti?rrez, capital del estado de Chiapas, donde tiene su sede el Ej?rcito Zapatista de Liberaci?n Nacional. Ah?, amagaron a los guardias para posteriormente efectuar disparos con armas de grueso calibre y realizar pintas para pedir la liberaci?n de sus compa?eros.
Los ataques fueron calificados por el gobierno del estado de ''actos vand?licos'', por medio de un comunicado del delegado de la Secretar?a de Gobierno del estado en Chiapa de Corzo, Sergio David Molina G?mez.
El funcionario responsabiliz? indirectamente a campesinos de la zona, pues ''grupos civiles y ejidatarios contin?an con algunas inconformidades por la construcci?n de esta c?rcel, que se hicieron p?blicas desde el inicio de esta obra penitenciaria''.
Seg?n Molina G?mez, los ejidatarios ''han exigido a las autoridades una pronta investigaci?n para determinar qui?nes son los responsables''. Por su lado, la Fiscal?a General del Estado inici? la averiguaci?n previa n?mero 584/CAJC9/2007, aunque no se especifican los delitos.
Personal de la delegaci?n estatal de la Procuradur?a General de la Rep?blica (PGR) en la entidad se deslind? de investigar los hechos; argument? que el caso compete a la Subprocuradur?a de Investigaci?n Especializada en Delincuencia Organizada.
Por su lado, el comandante de la Polic?a Federal Preventiva en Chiapas, Salvador Due?as, inform? que la corporaci?n a su mando permanece en ''alerta y vigilante'' ante un eventual ataque armado.
Hay que recordar que el pasado 10 de julio, el EPR se adjudic? tambi?n la detonaci?n de ocho cargas explosivas en ductos de Petr?leos Mexicanos (Pemex) ubicados en Celaya, Salamanca y Valle de Santiago, Guanajuato, as? como en una v?lvula de seccionamiento (de la casa de v?lvulas) en Presa de Bravo, municipio de Corregidora, Quer?taro.
Los atentados en contra de la paraestatal se realizaron, seg?n el EPR, tambi?n para exigir la liberaci?n de Reyes Amaya y Cruz S?nchez, desaparecidos el 25 de mayo en Oaxaca.
De los m?s recientes comunicados emitidos por el grupo armado sobresale el que se manifest? en contra del ''fraude electoral'' del 2 de julio de 2006.
En esa ocasi?n, el EPR dijo: ''El pasado proceso electoral y los acontecimientos poselectorales vienen a confirmar contundentemente la validez y la necesidad hist?rica de una nueva revoluci?n social en nuestro pa?s''.
El grupo guerrillero apareci? p?blicamente por primera ocasi?n el 28 de junio de 1996, en el primer aniversario de la matanza de Aguas Blancas, aunque su conformaci?n, con 14 organizaciones, se registra el primero de mayo de ese a?o. Entre los grupos que lo integraron sobresalen: Partido Revolucionario Obrero Clandestino-Uni?n del Pueblo, Partido de los Pobres, Tendencia Democr?tica Revolucionaria y otras.
Despu?s de realizar cinco acciones de ''hostigamiento'' en contra de elementos del Ej?rcito y la Armada de M?xico, en el estado de Guerrero, entre el primero y 28 de agosto de 1996, el subcomandate Marcos, del Ej?rcito Zapatista, en una misiva dirigida al EPR les comunica: ''No queremos su apoyo, no lo necesitamos, no lo buscamos... Sigan ustedes su camino y d?jennos seguir el nuestro. No nos salven ni nos rescaten''.
En 1998, el EPR anunci? una campa?a insurgente en pos de una nueva Constituci?n. Ese a?o, el 7 de junio, en la comunidad de El Charco, municipio de Ayutla de los Libres, Guerrero, tropas del Ej?rcito se enfrentaron con un grupo armado que efectuaba una asamblea dentro de la escuela comunitaria. Del enfrentamiento resultaron 11 guerrilleros muertos, cinco lesionados y 21 detenidos, entre ellos Erika Zamora Pardo, estudiante del CCH Azcapotzalco. A partir de esas detenciones se registr? una escisi?n eperrista que dio origen al Ej?rcito Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI).
Fue en septiembre de 2000 cuando el gobierno de Ernesto Zedillo hizo una distinci?n entre el Ej?rcito Zapatista de Liberaci?n Nacional y el EPR, tras calificar al segundo de ''movimiento radical''.
Insiste en reclamar la aparici?n con vida de dos militantes
Se adjudica EPR ataque a c?rcel en Chiapa de Corzo
El grupo armado denuncia un nuevo cap?tulo de la guerra sucia en M?xico


Cambio de guardia eperrista Foto: Pedro Valtierra /Archivo
El Ej?rcito Popular Revolucionario (EPR) reivindic? ayer la autor?a de un ataque perpetrado la madrugada del pasado s?bado a las instalaciones de una c?rcel distrital en construcci?n en el municipio de Chiapa de Corzo, Chiapas.
En un comunicado fechado en la mencionada entidad, el grupo guerrillero asegur? que esos actos obedecen a una ''denuncia pol?tica armada'' cuyo prop?sito es reclamar la aparici?n con vida de sus integrantes Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz S?nchez, ''detenidos-desaparecidos hace m?s de dos meses por el gobierno de Felipe Calder?n''.
Aun cuando el gobierno federal ha se?alado que los dos desaparecidos no se encuentran detenidos, el EPR insisti? en que ''el gobierno de Calder?n los tiene en sus mazmorras''. A?n m?s, arguy? que la ''actitud adoptada como pol?tica'' por la administraci?n calderonista ''contra los luchadores sociales no hace m?s que confirmar el car?cter fascista de este r?gimen oprobioso y la apertura de un nuevo cap?tulo de la guerra sucia en M?xico, puesto que es el panismo y los grandes empresarios (los) que sostienen a punta de los fusiles a este gobierno represivo''.
Tambi?n sostuvo que el gobierno ''ileg?timo, aterrorizado por la creciente inconformidad popular, en un acto fascista recurre a la militarizaci?n de todo el pa?s con argumentos balad?es y a la criminalizaci?n de la protesta social como una faceta del terrorismo de Estado, con la finalidad de mantener bajo la bota militar al pueblo para seguir ejerciendo la dictadura del capital''.
De acuerdo con el comunicado, los ataques del EPR se encuadran dentro de una ''campa?a nacional por la presentaci?n con vida de todos los detenidos-desaparecidos y la libertad de los presos pol?ticos''. Y en respuesta a las acusaciones gubernamentales en su contra, el grupo armado sostiene que ''la ?nica amenaza para el pa?s es este gobierno antipopular y represivo encabezado por Felipe Calder?n, quien apoya contra viento y marea al asesino Ulises Ruiz.
''Ambos -afirm?- representan el autoritarismo de derecha y personifican el terror desde el Estado. El llamado a las fuerzas armadas para 'combatir las amenazas para quienes pretenden afectar la seguridad del pa?s con acciones criminales...' no es m?s que la orden para profundizar la aplicaci?n de la guerra sucia contra el pueblo y sus organizaciones''.
El Ej?rcito Popular Revolucionario rechaz? tajantemente que incurran en ''acciones vand?licas'', y sostuvo que ''los ?nicos v?ndalos y criminales son quienes hoy est?n impulsando la guerra sucia y la construcci?n de penales de exterminio''.
El embate a la c?rcel se produjo la madrugada del pasado s?bado en Chiapa de Corzo, a 15 kil?metros de Tuxtla Guti?rrez, capital del estado de Chiapas, donde tiene su sede el Ej?rcito Zapatista de Liberaci?n Nacional. Ah?, amagaron a los guardias para posteriormente efectuar disparos con armas de grueso calibre y realizar pintas para pedir la liberaci?n de sus compa?eros.
Los ataques fueron calificados por el gobierno del estado de ''actos vand?licos'', por medio de un comunicado del delegado de la Secretar?a de Gobierno del estado en Chiapa de Corzo, Sergio David Molina G?mez.
El funcionario responsabiliz? indirectamente a campesinos de la zona, pues ''grupos civiles y ejidatarios contin?an con algunas inconformidades por la construcci?n de esta c?rcel, que se hicieron p?blicas desde el inicio de esta obra penitenciaria''.
Seg?n Molina G?mez, los ejidatarios ''han exigido a las autoridades una pronta investigaci?n para determinar qui?nes son los responsables''. Por su lado, la Fiscal?a General del Estado inici? la averiguaci?n previa n?mero 584/CAJC9/2007, aunque no se especifican los delitos.
Personal de la delegaci?n estatal de la Procuradur?a General de la Rep?blica (PGR) en la entidad se deslind? de investigar los hechos; argument? que el caso compete a la Subprocuradur?a de Investigaci?n Especializada en Delincuencia Organizada.
Por su lado, el comandante de la Polic?a Federal Preventiva en Chiapas, Salvador Due?as, inform? que la corporaci?n a su mando permanece en ''alerta y vigilante'' ante un eventual ataque armado.
Hay que recordar que el pasado 10 de julio, el EPR se adjudic? tambi?n la detonaci?n de ocho cargas explosivas en ductos de Petr?leos Mexicanos (Pemex) ubicados en Celaya, Salamanca y Valle de Santiago, Guanajuato, as? como en una v?lvula de seccionamiento (de la casa de v?lvulas) en Presa de Bravo, municipio de Corregidora, Quer?taro.
Los atentados en contra de la paraestatal se realizaron, seg?n el EPR, tambi?n para exigir la liberaci?n de Reyes Amaya y Cruz S?nchez, desaparecidos el 25 de mayo en Oaxaca.
De los m?s recientes comunicados emitidos por el grupo armado sobresale el que se manifest? en contra del ''fraude electoral'' del 2 de julio de 2006.
En esa ocasi?n, el EPR dijo: ''El pasado proceso electoral y los acontecimientos poselectorales vienen a confirmar contundentemente la validez y la necesidad hist?rica de una nueva revoluci?n social en nuestro pa?s''.
El grupo guerrillero apareci? p?blicamente por primera ocasi?n el 28 de junio de 1996, en el primer aniversario de la matanza de Aguas Blancas, aunque su conformaci?n, con 14 organizaciones, se registra el primero de mayo de ese a?o. Entre los grupos que lo integraron sobresalen: Partido Revolucionario Obrero Clandestino-Uni?n del Pueblo, Partido de los Pobres, Tendencia Democr?tica Revolucionaria y otras.
Despu?s de realizar cinco acciones de ''hostigamiento'' en contra de elementos del Ej?rcito y la Armada de M?xico, en el estado de Guerrero, entre el primero y 28 de agosto de 1996, el subcomandate Marcos, del Ej?rcito Zapatista, en una misiva dirigida al EPR les comunica: ''No queremos su apoyo, no lo necesitamos, no lo buscamos... Sigan ustedes su camino y d?jennos seguir el nuestro. No nos salven ni nos rescaten''.
En 1998, el EPR anunci? una campa?a insurgente en pos de una nueva Constituci?n. Ese a?o, el 7 de junio, en la comunidad de El Charco, municipio de Ayutla de los Libres, Guerrero, tropas del Ej?rcito se enfrentaron con un grupo armado que efectuaba una asamblea dentro de la escuela comunitaria. Del enfrentamiento resultaron 11 guerrilleros muertos, cinco lesionados y 21 detenidos, entre ellos Erika Zamora Pardo, estudiante del CCH Azcapotzalco. A partir de esas detenciones se registr? una escisi?n eperrista que dio origen al Ej?rcito Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI).
Fue en septiembre de 2000 cuando el gobierno de Ernesto Zedillo hizo una distinci?n entre el Ej?rcito Zapatista de Liberaci?n Nacional y el EPR, tras calificar al segundo de ''movimiento radical''.


Calder?n gobierna mediante los comandantes militares
Entrevista a GENERAL JOSE FRANCISCO GALLARDO, DOCTOR EN ADMINISTRACION PUBLICA
EXISTE SUPREMACIA CASTRENSE SOBRE EL PODER CIVIL
Aprehendido en 1993, a ra?z de la publicaci?n en la revista F?rum de un extracto de su tesis de maestr?a, titulada Las necesidades de un ombudsman militar, el general advierte que el pa?s est? en los albores de un Estado de guarnici?n
BLANCHE PETRICH


El general Jos? Francisco Gallardo, durante la entrevista con La Jornada Foto: Jos? Carlo Gonz?lez
El presidente Felipe Calder?n ''gobierna las entidades federativas mediante los comandantes de las 42 zonas y las 12 regiones militares y no por medio de los gobernadores. En un momento de conflicto que pudiera estallar en alg?n estado, el mandatario no se apoyar? en las autoridades civiles, sino en los comandantes'', advierte el general Jos? Francisco Gallardo.
Esta condici?n de supremac?a militar sobre el poder civil, que empez? a perfilarse durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari y termin? por concretarse con Vicente Fox Quesada, ha regresado al pa?s a la condici?n de militarizaci?n que prevalec?a en el M?xico de principios del siglo pasado.
Fue la naturaleza deliberativa del Ej?rcito Mexicano la que permiti? que -10 horas antes de lo previsto por la Constituci?n para la transmisi?n de mandos- se concretara bajo las sombras de noche y en una ceremonia marcial la entrega de la banda presidencial al Ej?rcito, la v?spera del primero de diciembre del a?o pasado. ''Esa fue -subraya el general Gallardo- una inequ?voca se?al de la intervenci?n militar en la pol?tica nacional''.
Doctor en administraci?n p?blica, el general se pregunta: ''?Qu? hubiera pasado si Calder?n no hubiera tenido el apoyo del Ej?rcito en ese momento? Hubiera aceptado la apertura de las urnas; se hubiera visto obligado a negociar con grupos sociales, entre dos actores pol?ticos que se estaban disputando una posici?n. Eso hubiera sido lo m?s sano. ?Qu? hubiera pasado si se llega a contar voto por voto y a la postre queda Calder?n como presidente? Hoy tendr?a la fuerza y la legitimidad que no tiene. Condici?n que lo obliga a apoyarse en el Ej?rcito''.
Lo que el general Jos? Francisco Gallardo expresa en entrevista con La Jornada, palabras m?s, palabras menos, lo expuso a principios de mes ante un panel de sinodales que lo examinaron para obtener el doctorado en administraci?n p?blica en la Facultad de Ciencias Pol?ticas y Sociales de la Universidad Nacional Aut?noma de M?xico.
Su tesis, Ej?rcito y sociedad en M?xico, reforma de las fuerzas armadas, un texto de m?s de mil p?ginas, desmenuza el proceso que llev? a que, en esta primera d?cada del siglo XXI, la relaci?n c?vico-militar en el pa?s se encuentre, ''si bien en otro contexto y circunstancias, en situaci?n similar al M?xico militarizado de principios del siglo XX''.
Gallardo cay? preso en noviembre de 1993, a ra?z de la publicaci?n -en la revista Forum- de un extracto de su tesis de maestr?a que se titulaba Las necesidades de un ombudsman militar en M?xico. Por un delito de conciencia y opini?n pas? ocho a?os en la c?rcel, dos m?s que el general Mario Arturo Acosta Chaparro, acusado
de narcotr?fico y responsable de cientos de desapariciones durante los a?os de la contrainsurgencia en Guerrero.
A sus 60 a?os de edad, el general disidente se mantiene firme en su demanda de ser reintegrado a las fuerzas armadas y de que el Ej?rcito Mexicano le restituya todos sus derechos conforme a su rango, incluido el pago de 13 a?os de salarios que le fueron suspendidos cuando fue detenido. Ninguna disposici?n del alto mando lo ha hecho desistir de sentirse general, ni de persistir en su objetivo ?ltimo: abrir brecha para que, alg?n d?a, el Ej?rcito sea sometido a reformas de fondo que lo conviertan en una instituci?n propia de un Estado moderno y democr?tico.
Ese es el eje de su tesis de doctorado, aprobada por unanimidad por sus sinodales: Lorenzo Meyer, Ana Esther Cece?a, Miguel Concha, Gilberto L?pez y Rivas, Ra?l Olmedo y Francisco Pati?o.
-Sostiene usted que el Estado permite la participaci?n del Ej?rcito en pol?tica.
-S?. Es, y no deber?a serlo, un Ej?rcito deliberativo. La prueba m?s reciente fue la entrega de la banda presidencial a un militar, la noche previa al primero de diciembre, en Los Pinos.
-?Cu?l es su interpretaci?n de ese momento?
-Fue una ceremonia preventiva por si Felipe Calder?n no lograba tomar posesi?n en el Palacio Legislativo. En ese momento se reafirm? lo que siempre se ha visto en M?xico: la participaci?n del Ej?rcito en los asuntos pol?ticos mrdiante una relaci?n c?vico-militar viciada de origen. Hay estudiosos que dicen que esto fue lo que vacun? a M?xico contra los golpes de Estado. Pero en un Estado democr?tico el Ej?rcito deber?a estar subordinado a un poder civil que se anida en los poderes de la Uni?n.
-?Puede expirar esa vacuna?, ?darse una circunstancia en la que se rompa este equilibrio y los militares empiecen a ejercer el poder de manera m?s directa?
-Estamos en los albores de llegar a un Estado de guarnici?n, donde el Ej?rcito est? en permanente confrontaci?n con la sociedad civil y la tiene permanentemente bajo el miedo. Eso ocurre ya, cotidianamente, en el sur y la zona fronteriza. Por eso digo que Felipe Calder?n gobierna en los Estados mediante los comandantes militares.
-?C?mo quedan los gobernadores ante esta situaci?n?
-Se reduce su autoridad. La presencia del Ej?rcito en asuntos que no son de su competencia desplaza las facultades constitucionales de la autoridad civil, federal, estatal y municipal, contra lo que previene el art?culo 21 de la Constituci?n. Por eso yo planteo que, como parte fundamental de una reforma militar, est? la necesidad de quitar facultades al titular de la Secretar?a de la Defensa Nacional (Sedena).
-En su opini?n, ?qu? otras reformas se requieren?
-Propongo cambios en las que las funciones castrenses ir?an encaminadas a la defensa exterior del pa?s, que la Sedena tiene contemplada en el Plan DN-I, responsabilidad directa del alto mando militar y que se materializa en la pol?tica militar del Estado, y reforzar el Plan DN-III, porque no hay ninguna instituci?n del Estado que pueda acudir en caso de desastre en tiempo, despliegue y capacidad de operaci?n que abarca todo el territorio nacional.
''Tambi?n planteo anular el Plan DN-II, porque actualmente el Ej?rcito Mexicano despliega su operaci?n, capacitaci?n, adiestramiento y equipamiento en este plan que tiene por objeto controlar el asunto del orden interno, en el que las fuerzas armadas ubican a su enemigo dentro de las fronteras. Los ej?rcitos no son creados para combatir al enemigo interno. Los asuntos de orden interno le corresponden a la autoridad administrativa, o sea, la polic?a.
''Hay otro plan sin n?mero, que es el de Defensa Nacional Antinarc?ticos, que se subsume al Plan DN-II y cae en funciones de car?cter policiaco. Aqu? lo que se tiene que hacer es formar una polic?a nacional que cumpla con esa funci?n, que no es de competencia militar. Ahora bien, el Ej?rcito Mexicano tiene una funci?n de car?cter pol?tico, porque tiene como misi?n tutelar la soberan?a y la independencia
del pa?s. Ninguna instituci?n del Estado la tiene. Es el soporte
del orden institucional, jur?dico. Para cumplir con esta misi?n pol?tica, el art?culo 129 constitucional le dice que no puede salir de sus cuarteles y debe desempe?ar cualquier actividad que tenga exacta conexi?n con la disciplina militar. Actualmente no tenemos un Ej?rcito que nos pueda defender de una agresi?n del exterior, no se tiene la capacidad.''
-Pero tampoco hay una amenaza del exterior -se hace notar
-Cierto, pero el desmantelamiento de la capacidad defensiva fue impuesta desde el Pent?gono estadunidense por conducto de la ASPAN (Alianza para la Seguridad y Prosperidad de Am?rica del Norte) y el Comando Norte, en donde la intenci?n del Pent?gono es transformar los ej?rcitos latinoamericanos en fuerzas de ocupaci?n, involucrarlos en el combate al narcotr?fico o en los asuntos de seguridad p?blica. Esto tiene una intenci?n velada, porque lo que est?n haciendo el Pent?gono, y el Congreso lo acepta, es debilitar el poder militar del Estado mexicano.
-?Por qu? necesitar?a M?xico un Ej?rcito fuerte?
-Hoy necesitamos revisar qu? tipo de Ej?rcito necesita M?xico. Yo creo que el actual no es adecuado a nuestras necesidades. Es un Ej?rcito pesado que no puede responder a los reclamos sociales ni defendernos de una amenaza exterior. Efectivamente, no existe esta amenaza, pero nos estamos encaminando a que en un momento dado provoquemos que Estados Unidos participe con sus tropas en territorio nacional. Estamos viendo en los medios de comunicaci?n que las fuerzas armadas pueden ser vencidas en la lucha contra el narcotr?fico. En un momento dado el Pent?gono puede decir que ante esa incapacidad ellos tienen que entrar.
Publicado por solaripa69 @ 9:28
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios