Lunes, 13 de agosto de 2007
Estudia la CNTE crear comit? nacional paralelo que dispute el poder a Gordillo.
La propuesta ser?a presentada en dos semanas en una reuni?n nacional del magisterio.
El objetivo es "refundar" al SNTE, asegura el profesor Pedro Ram?rez V?zquez

KARINA AVILES
La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educaci?n (CNTE) analiza la posibilidad de crear un comit? ejecutivo paralelo al sindicato magisterial para disputar el poder a la dirigencia encabezada por Elba Esther Gordillo Morales y contar con una instancia que defienda y realice gestor?a en favor de los maestros.
Esta iniciativa -entre muchas otras- podr?a ser planteada durante el segundo Encuentro Nacional de Dirigencias del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educaci?n (SNTE), que se realizar? el 25 de agosto, inform? Pedro Ram?rez V?zquez, integrante de la Direcci?n Pol?tica Nacional de la coordinadora.
En dicha reuni?n se prev? la presentaci?n de un documento que dar?a continuidad a la llamada Declaraci?n de Tijuana, en la que (por primera vez) representantes de diferentes corrientes ideol?gicas se unieron para rechazar el cacicazgo de Gordillo Morales.
La expectativa que tiene la CNTE para este encuentro es reunir a representantes de todas las secciones del pa?s.
Ram?rez V?zquez precis? que la apuesta es avanzar hacia la refundaci?n del SNTE, y para ello la coordinadora ha iniciado una discusi?n en torno a diferentes planteamientos.
Uno de ellos es alcanzar consenso para la realizaci?n de un "congreso de bases", cuyo objetivo ser?a fijar nuevas formas de gesti?n y organizaci?n, as? como una pol?tica renovada en torno al SNTE.
"Creemos que para poder anteponer una fuerza real a Gordillo Morales necesitamos tambi?n un polo opuesto, y entendemos que ?ste podr?a ser el comit? ejecutivo paralelo, aunque, de hecho, ya lo tenemos ensayado en Michoac?n, Guerrero, Zacatecas y Tlaxcala", estados donde existen comit?s seccionales con un secretario general propio.
Oposici?n de los charros
El profesor explic? que la figura ("que no a?n es reconocida por los charros sindicales") ha demostrado en los hechos que tiene una verdadera representaci?n y un poder real.
"La idea en torno a esa propuesta es que los trabajadores de la educaci?n sepan que cuentan con una instancia que va a defender realmente sus derechos y que realizar? gestor?a para apoyar a los agremiados", a?adi?.
Pero tambi?n, dijo, el prop?sito del comit? paralelo es hacer contrapeso y disputarle el poder a la "mafia sindical".
"Queremos ser parte de la decisi?n de base de refundar al SNTE, pero para ello tenemos que tener una estructura que permita asumir algunas otras condiciones."
Se?al? que lo primero es contar con un proyecto de refundaci?n del sindicato y aprovechar la dimensi?n que adquiri? la coordinadora luego del movimiento contra la Ley del ISSSTE en estados donde no ten?a fuerza, como Chihuahua, Sonora, Baja California y Baja California Sur.
La propuesta, sostuvo, no es un acuerdo concretado, pero ser?a llevada al segundo encuentro de dirigentes, que tendr? lugar en el Monumento a la Revoluci?n.
El objetivo es "refundar" al SNTE, asegura el profesor Pedro Ram?rez V?zquez.

?Los soldados disfrutaban con nuestro dolor?, relata Wendy
arturo rodr?guez garc?a
Casta?os, Coah., 13 de agosto (apro).- Independientemente del desenlace del proceso penal iniciado contra ocho militares presos por el presunto delito de violaci?n en agravio de trece sexoservidoras de la zona de tolerancia de esta ciudad, Wendy, una de las dos v?ctimas que se retract? de ?ltimo momento y que, con esa decisi?n, abri? la puerta para que al menos tres de los ocho inculpados puedan ser absueltos, plasm? en un ensayo literario la amarga experiencia que vivi? aquel 11 de julio de 2006.

Con ese trabajo, titulado Prisionera de la vida, Wendy particip? en un concurso de ensayo testimonial. Apro tiene copia del texto que incluye la c?dula de registro del certamen, en que, ?bajo protesta de decir verdad?, la autora asent? que se trata de ?la historia de su vida? y firma con su nombre real, en Monclova, el 13 de noviembre anterior.

En el ensayo, la joven de 24 a?os refiere que su madre y su t?a ejercieron la prostituci?n y que, cuando ella cumpli? los quince, la iniciaron en ese oficio. Cuenta, as? mismo, que un a?o despu?s, a los 16 a?os, qued? embarazada de un cliente.

Sobre lo sucedido la noche del 11 de julio de 2006, cuando fueron ultrajadas tumultuariamente por los soldados del Ej?rcito, Wendy relat?:

?Todo un batall?n de soldados llegaron hasta los salones de la zona de tolerancia, eran muchos, ven?an a bordo de veh?culos Hummer, de esos que usan en el Ej?rcito, con uniformes y todo tipo de armas. No tuvieron piedad, era como si estuvieran pose?dos?.

Seg?n la autora, los soldados hicieron lo que quisieron con ella: la desnudaron, la insultaron y la hicieron bailar al mismo tiempo que le apuntaban con sus armas. ?Me hicieron sentir peor que basura?, subraya.

Wendy recuerda con claridad lo que le hizo particularmente uno de los soldados. Aclara:

?Me tom? por la fuerza y me hizo mucho da?o. Se port? como un loco, como un verdadero cobarde. Yo estoy acostumbrada a tratar con todo tipo de hombres y algunos son groseros, pero ?ste era muy diferente. Los soldados disfrutaban con nuestro dolor. Despu?s vino otro y todav?a otro m?s, fue igual con ellos, mientras mi miedo crec?a, pensaba que era el fin?.

Pero faltaba lo peor. En su ensayo cuenta que despu?s de que fueron vejadas, los soldados las pusieron en fila contra la pared, desnudas, y simularon un fusilamiento:

?Pod?a jurar que me iban a matar, a todas nos iban a matar. Despu?s de que abusaron de m?, esos tres degenerados me llevaron junto a (sic) las dem?s, nos pusieron desnudas frente a una pared y simularon un fusilamiento. Yo me sent? morir, es lo peor que me ha pasado en la vida y, cuando esperaba el tiro, cerr? mis ojos y rec?. Fue entonces que pude escuchar las risas, eran carcajadas burlonas, abr? mis ojos y dijeron: ??bang!??.

A pesar de la amarga experiencia, Wendy se retract? en el juicio contra sus agresores, igual que Nuria.

Con esa decisi?n, ambas sexoservidoras abrieron la puerta para que tres de los ocho agresores puedan ser absueltos de los cargos que se les imputan, en el juicio que a punto de concluir.

En cuesti?n de d?as, en efecto, el juez Hiradier Huerta Rodr?guez deber? emitir su sentencia sobre ese sonado caso, el primero en Am?rica Latina en que un tribunal civil juzga a militares.
Publicado por solaripa69 @ 10:15
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios