Martes, 21 de agosto de 2007






LORENZO SANPABLO, PRESENTE.


La noche del 21 de agosto acud? al campamento del magisterio y la APPO situado frente a la radiodifusora ?La Ley del Pueblo?, amigos profesores y un familiar sangu?neo cumpl?an su guardia en la estaci?n horas antes tomada por la militancia del movimiento popular oaxaque?o. Luego, a las 23 horas me retir? del lugar y fui a otro campamento en las calles aleda?as a la estaci?n ?Radio oro? tambi?n tomada, campamento en el que por convicci?n y deber, me correspondi? asistir noche a noche hasta fines de octubre.

Saboreaba un caf? y pan venidos de la Sierra Norte de Oaxaca, de por Villa Alta, que los compas de una delegaci?n sindical de la Secci?n XX, decidieron resguardar, en el d?a, las maestras, en la noche, los maestros. Como a la una de la ma?ana del 22 de agosto de 2006, mi familiar se comunicaba conmigo por celular urgi?ndome ir en su apoyo ya que polic?as hab?an disparado contra el campamento. Pasados unos minutos volvi? a llamar para pedirme que no me moviera del lugar, que ?l vendr?a. El locutor improvisado desde ?La Ley? convocaba a la ciudadan?a para colocar barricadas por las calles, en particular en aquellas donde se hab?a detectado el paso del convoy de la muerte. Esa madrugada nacer?an formalmente las barricadas.

Pasados unos minutos mi familiar efectivamente lleg? al campamento, me informo de la balacera y se sab?a de cuando menos un herido, todav?a no se sab?a que el Ing. Lorenzo SanPablo acababa de fallecer en el Hospital Civil ?Aurelio Valdivieso? v?ctima de la hemorragia masiva consecuencia de un pulm?n perforado por la bala de un rifle de alto poder A-R15.

Esa madrugada tambi?n el campamento dej? de ser una fogata a media calle y un grupo de firme convicci?n pero candorosamente vulnerable para transformarse en una barricada m?s.

Lorenzo SanPablo se suma a todos aquellos que han ofrendado su vida en la larga lucha por la liberaci?n de los pueblos y la construcci?n de una sociedad justa, solidaria, democr?tica, libre de la explotaci?n del ser humano por otra minor?a asesina.

El disparo del esbirro que seg? su vida no fue capaz de impactar la voluntad de otros muchos, en los que fecund? su sangre derramada en las aceras de esa calle all? en la colonia ?Reforma?.

Lorenzo SanPablo con su sacrificio aliment? la intenci?n de este blog, de esta barricada.
Publicado por solaripa69 @ 14:09
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios