Lunes, 27 de agosto de 2007
El Estado cerr? las v?as pac?ficas al pueblo: Sosa
Cancelar el di?logo, grave error y torpeza de Calder?n, dice.
Apost? por la represi?n, afirma el l?der de la APPO
OCTAVIO VELEZ ASCENCIO (CORRESPONSAL) ?La Jornada?.
San Juan Bautista Cuicatl?n, Oax., 26 de agosto. Al apostar por la represi?n y politizar las instituciones, el Estado mexicano cierra las v?as pac?ficas al pueblo, que reclama atenci?n a sus demandas sociales, afirm? Flavio Sosa Villavicencio en la primera entrevista que ofrece desde su detenci?n, ocurrida el 4 de diciembre de 2006 en la ciudad de M?xico.
?Cancelar el di?logo es un grave error y una torpeza de (Felipe) Calder?n, que le va a pesar, porque no habr? transici?n si no se solucionan las demandas del movimiento magisterial y popular?, sostuvo. Destac? que est? preparado para seguir en la c?rcel hasta obtener su libertad, no por una negociaci?n con el gobernador Ulises Ruiz Ortiz, ?sino por la fuerza del movimiento magisterial y popular. No voy a negociar nada; no he cometido ning?n delito y tarde o temprano saldr? libre?, se?al?. Asimismo, ret? al gobierno estatal a mostrar al menos una prueba de su culpabilidad en los seis procesos abiertos en su contra.
?Quiero que me demuestren que tengo alguna responsabilidad; todas las acusaciones son de supuestos testigos que dicen que oyeron que alguien dijo que yo hab?a participado?, agreg?.
En la c?rcel de este municipio, donde lleg? con su hermano Horacio el pasado d?a 15, despu?s de ocho meses y medio de reclusi?n en el Centro Federal de Readaptaci?n Social N?mero 1 del Altiplano, en Almoloya de Ju?rez, estado de M?xico, el consejero de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) sostuvo que la determinaci?n del Estado mexicano para reprimir y utilizar a las instituciones para la negociaci?n pol?tica, pone a la lucha pac?fica contra la pared y sin ninguna oportunidad de alcanzar atenci?n a sus demandas.
?Fuimos a hablar con (la Secretar?a de) Gobernaci?n, recurrimos al Senado, pero no avanzaron el di?logo ni el procedimiento de desaparici?n de poderes, porque el PAN y el PRI negociaron el reconocimiento de Calder?n a cambio de mantener a Ulises en la gubernatura.
?Y cuando asume (Calder?n) la Presidencia y vamos a buscar la interlocuci?n, se nos encarcela. As?, opta por una salida de fuerza, por la represi?n y el encarcelamiento de quienes vamos por la v?a pac?fica. Esto es peligroso, porque no se est? dejando ninguna salida al pueblo. Y en nuestro caso quedamos como rehenes de Calder?n y de Ulises?, a?adi?.
Consider? que el Estado mexicano ?desat? una brutal persecuci?n contra el pueblo de Oaxaca. Se tortur? y encarcel? a muchos oaxaque?os sin haber cometido delito alguno. Y en un caso in?dito para la historia reciente del estado, otros fuimos enviados a penales de m?xima seguridad del estado de M?xico, Nayarit y Tamaulipas, por alzar la voz solamente?.
Afirm? que los gobiernos federal y estatal ?se ensa?aron? en su contra, de su familia y de sus compa?eros cercanos, por ?decir las cosas como son y no ocultar el rostro. La decisi?n para la detenci?n (junto con su hermano Horacio, Marcelino Coache Verano e Ignacio Garc?a Maldonado, los dos ?ltimos reci?n liberados) fue al m?s alto nivel, pero con grandes irregularidades. Los polic?as nunca nos mostraron ninguna orden de aprehensi?n; incluso cuando est?bamos en la Procuradur?a General de la Rep?blica, frente a nosotros estaban recibiendo por fax el oficio de colaboraci?n de la procuradur?a de Oaxaca, para poder cubrir el tr?mite de nuestra detenci?n. Un periodista del New York Times me pregunt? en noviembre del a?o pasado: ??despu?s de la entrada de la Polic?a Federal Preventiva, qu? sigue?? Y le respond? que ten?a dos caminos, la muerte o Almoloya, y fue lo segundo, pero bueno, eso imagin? que ser?a para m?, nunca para mis hermanos, que no tienen nada que ver con el movimiento. Erick es bombero del aeropuerto de Oaxaca, y fue torturado y llevado hasta el penal de m?xima seguridad de Matamoros; Horacio andaba acompa??ndome en la ciudad de M?xico y lo env?an conmigo a Almoloya, donde el trato es inhumano, humillante y degradante, sin que ninguno de nosotros haya incurrido en un delito federal?.
??Vale la pena tanto sufrimiento por una causa?
?Claro que vale la pena. Mi familia y la familia de otros han sufrido cosas terribles, acoso, persecuci?n, pero si la lucha es por un cambio, vale la pena pasar tantas cosas. No podemos olvidar la muerte de tantos compa?eros, como Jos? Colmenares, Lorenzo San Pablo, Alejandro Hern?ndez, los ind?genas triquis, y tantos torturados de las barricadas.
?Su detenci?n ten?a aparentemente la finalidad de descabezar al movimiento magisterial y popular, por ser uno de los miembros m?s visibles del consejo estatal de la APPO, pero no ocurri? as?.
?Efectivamente, Calder?n y Ulises Ruiz pensaron que con detenerme iba a sufrir un duro golpe el movimiento, pero no fue as? porque la APPO no es un movimiento de dirigentes, sino del pueblo, con demandas justas y leg?timas.
?La APPO representa una causa hist?rica contempor?nea, una bandera en Oaxaca que han levantando much?simas personas ante tanta pobreza, marginaci?n, injusticia e impunidad, as? como por tantos gobiernos fr?volos, insensibles e ileg?timos. A pesar de la gran represi?n la gente mantiene viva la esperanza del cambio?, acot?.
Flavio Sosa reiter? que seguir? resistiendo en prisi?n, porque no piensa negociar su excarcelaci?n con el gobierno de Ruiz Ortiz. ?No me interesa, porque mi hermano y yo, as? como los dem?s presos del movimiento, somos inocentes. Si vamos a salir ha de ser por la fuerza del movimiento y por el trabajo de los abogados. Y cuando suceda eso no saldr? con ninguna condici?n, mucho menos a guardar silencio. Cuando el movimiento nos ponga en la calle caminar? tranquilamente, porque no tengo nada de qu? avergonzarme?, apunt?.
?Pero en los seis procesos penales que se le han instruido se le acusa de muchos delitos, algunos graves.
?Me han acusado de muchas cosas; de la toma del Canal 9, cuando fue un acto reivindicado por mujeres sin que yo haya participado; me acusan de la toma de las oficinas de Caminos y Aeropistas de Oaxaca, sin que haya tenido nada que ver; me acusan de haber secuestrado a unos polic?as ministeriales que entraron a mi casa a matarme, sin tampoco estar relacionado, porque eso estaba pasando mientras hac?a la denuncia ante la prensa en el z?calo.
?No somos delincuentes?, concluye.

Corte inicia investigaci?n en Oaxaca
M?XICO, D.F./SUN.- La Suprema Corte de Justicia de la Naci?n (SCJN) pondr? en marcha esta semana la comisi?n de magistrados federales que se encargar? de investigar a las administraciones del ex presidente Vicente Fox y del gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, por los hechos violentos en esta entidad, de mayo de 2006 a enero de 2007, debido al conflicto magisterial.
Los ministros se reunir?n este lunes, en sesi?n p?blica, para afinar los detalles de lo que ser? la comisi?n que investigar? el caso Oaxaca, que se aprob? crear desde el 23 de junio pasado, as? como para designar a los magistrados encargados de la averiguaci?n, quienes tendr?n 15 d?as para presentar un plan de trabajo.
De acuerdo con los lineamientos que entregar? la Corte, los magistrados tendr?n un plazo inicial, que se podr? prorrogar si es necesario, de seis meses para desarrollar su investigaci?n, tiempo en el que podr?n tener acceso a cualquier instalaci?n del gobierno y a "todo tipo de documentos e informes, que pudieran guardar relaci?n con la investigaci?n, con independencia de que sea de naturaleza reservada o confidencial".
Como parte de sus atribuciones, los comisionados podr?n citar para una o varias entrevistas al ex presidente Fox y al gobernador de Oaxaca, aunque no en calidad de indiciados ni de inculpados, sino s?lo para que den cuenta de los hechos que les consten relacionados con la investigaci?n.
Esta es la primera vez que la Corte, en ejercicio de la facultad que le otorga el art?culo 97 de la Constituci?n, somete a investigaci?n a un ex Presidente de la Rep?blica para determinar si incurri? en violaciones graves a las garant?as de la poblaci?n, y la tercera, de manera consecutiva, en que somete a un gobernador a pesquisas. Vicente Fox, y varios de quienes fueron sus secretarios de Estado, as? como el gobernador de Oaxaca y su principal equipo de colaboradores, ser?n investigados para determinar si incurrieron o no en violaciones graves a las garant?as individuales por probables excesos de los cuerpos de seguridad federales, estatales y municipales, durante el conflicto que se vivi? hace un a?o en la entidad.
Asimismo, determinar?n si dichos funcionarios violaron derechos fundamentales de la poblaci?n que no particip? en el conflicto, por incurrir en una probable omisi?n o pasividad al no actuar para restaurar y mantener el orden p?blico y la seguridad.
Es decir, uno de los principales objetivos de la comisi?n ser? determinar si la omisi?n y la pasividad de autoridades federales o estatales para intervenir y resguardar la seguridad de los ciudadanos, alent? el clima de inseguridad y los enfrenamientos que se vivieron en Oaxaca.
?sta, tambi?n es la segunda investigaci?n en la que somete a revisi?n el presunto uso excesivo de la fuerza p?blica en que incurri? la Polic?a Federal Preventiva, bajo el mando del entonces secretario de Seguridad P?blica y actual procurador general de la Rep?blica, Eduardo Medina Mora.
El otro caso por el que se le investiga est? relacionado con los enfrentamientos, en mayo de 2006, en San Salvador Atenco, estado de M?xico.
Tambi?n es la tercera pesquisa consecutiva que inicia la SCJN a petici?n de una o ambas c?maras de Congreso de la Uni?n.
Los comisionados del caso Oaxaca ser?n los primeros en aplicar el nuevo reglamento que aprob? la Corte para ejercer la facultad que les otorga el art?culo 97 de la Constituci?n, para investigar violaciones graves a las garant?as individuales.
Con base en este reglamento, la Corte buscar? definir si existieron violaciones y si se comprueban, se limitar? a se?alar a los responsables y a turnar su informe a las autoridades que solicitaron la pesquisa y a quienes les competa aplicar alg?n castigo.



La ?guerra sucia?: Vivos los llevaron; vivos los queremos
luciano campos garza
Monterrey, N.L., 27 de agosto (apro).- Cecilia Serna Reyna, catedr?tica de la carrera de Ciencias de la Comunicaci?n de la Universidad Aut?noma de Nuevo Le?n, se reuni? con un grupo de estudiantes para videograbar el documental Vivos los llevaron; vivos los queremos, que incluye relatos de personas secuestradas durante la llamada ?guerra sucia? que se vivi? en M?xico en las d?cadas de los 70 y principios de los 80.

Avalada por el comit? Eureka, la cinta, de m?s de dos horas de duraci?n, busca relanzar la lucha de los activistas que no han encontrado a sus parientes, as? como concientizar a los j?venes sobre ese episodio negro en la historia del pa?s.

?Hay algunos pa?ses de Am?rica Latina en los que no se conoce lo que ocurri? en M?xico: la historia de los desaparecidos y la lucha de las madres, esposas, hijos, hermanos por encontrar a la gente que fue secuestrada. Parte de esto trata Vivos los llevaron; vivos los queremos, de remover conciencias y denunciar lo que ocurri?. Esperamos que quede como un testimonio hist?rico?, explic? Serna Reyna.

En la entrevista, Rosario Piedra Ibarra --hija de la senadora Rosario Ibarra, coordinadora de Eureka--, se?al? que este trabajo mantiene la esperanza en la lucha de los desaparecidos que emprende el Comit? Prodefensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Pol?ticos.

Rosario Piedra, conocida como La Mu?eca, dijo: ?Como familiares nos interesa mucho que nuestro testimonio se d? a conocer, porque ya se ha hecho p?blico, se han tocado puertas, de la justicia mexicana. Cuando Cecilia nos propuso su idea, con mucho gusto la recibimos y la apoyamos?.

La actual senadora por el PT tiene una participaci?n importante en la pel?cula, al hablar, como primera entrevistada, de la desaparici?n de su hijo Jes?s Piedra Ibarra, conocido como El Guly, un estudiante de medicina secuestrado en Monterrey el 18 de abril de 1975 y a quien no han vuelto a ver hasta ahora.

La propia Rosario Ibarra, como una de las ?do?as? ?as? se llama a las madres que participan en el movimiento--, dio su testimonio de la infructuosa b?squeda de su hijo.

Serna, quien naci? en Monterrey, tiene una historia relacionada con la familia Piedra Ibarra. El doctor Jes?s Piedra Rosales, esposo de do?a Rosario y padre de Jes?s, fue m?dico de la familia Serna.

En aquella ?poca ocurri? el secuestro de don Jes?s, a quienes los agentes judiciales le quisieron sacar a golpes el paradero de El Guly, quiz? el m?s conocido de los desaparecidos pol?ticos. La tortura provoc? al m?dico una fractura en la columna vertebral.

?En mi casa siempre se habl? del tema de la guerrilla y siempre tuvimos un afecto especial por el m?dico Piedra. Crec? escuchando estas historias como si fueran una leyenda urbana. Me hab?a reunido con alumnos para hacer un cortometraje y luego me surgi? el inter?s por hacer algo m?s grande como un largometraje?, se?al?.

?Una ma?ana, platicando con mi mam?, surgi? la idea de que hici?ramos algo sobre la ?poca del doctor Piedra y su familia, quienes han estado reclamando a los desaparecidos. Esto era finales de 2004 y yo era una ignorante del tema. As?, me met? a la p?gina de Eureka y me sorprendi? lo que vi?, a?adi?,

La maestra Serna encontr? que fueron reportados 557 desaparecidos durante poco m?s de una d?cada, de los que 128 han regresado a la escena p?blica.

Testimonios

El filme, videograbado en formato digital, con un costo de 150 mil pesos, demor? dos a?os en su producci?n, de marzo de 2005 a agosto de 2007, y se present? el pasado 17 de agosto en la secci?n social del Tercer Festival Internacional de Cine de Monterrey (FICMTY), que reci?n concluy? en esta ciudad.

Antes de la exhibici?n, Rosario Ibarra de Piedra, presidenta de la Comisi?n de Derechos Humanos del Senado de la Rep?blica, ofreci? una conferencia de prensa, en la que felicit? a la autora del documental y expuso el sufrimiento por el que han pasado personas que, como ella, tienen familiares desaparecidos.

El proyecto fue respaldado con recursos de la Facultad de Ciencias de la Comunicaci?n de la UANL, donde la realizadora da clases.

Serna, quien hab?a tenido como experiencia un corto, que escribi? y dirigi?, realiz? la pel?cula junto con cinco alumnos, los cuales fueron codirectores en el trabajo: Carlos Lenin Trevi?o, Annia Flores, Carlos Padilla, Silvia Patricia Sauceda y Carlos Carranco.

La pel?cula es una pieza documental de corte pol?tico, en el que se entremezclan entrevistas con protagonistas de aquellos a?os, como guerrilleros, combatientes y familiares, con recreaciones que hicieron los alumnos y para los que la maestra les dej? absoluta libertad.

Algunas de estas recreaciones contienen pasajes surrealistas y refinamientos estil?sticos que, seg?n Serna, ayudan a una mejor comprensi?n de la historia.

La narraci?n es ?gil, aunque algunos testimonios son prolongados, y captados por una c?mara que los observa desde un solo ?ngulo. Las entrevistas est?n intercaladas con la presentaci?n de recortes de peri?dicos de la ?poca, fotograf?as e im?genes alusivas a los acontecimientos.

Serna y sus alumnos hicieron 14 entrevistas, entre las que figura una con la escritora Elena Poniatowska. Los productores incluyen tambi?n tres testimonios in?ditos de personas secuestradas por agentes del gobierno, la Brigada Blanca, que sobrevivieron a esa pesadilla.

Adem?s, hacen varias recreaciones, con actores locales, de acontecimientos de aquella ?poca.

Despu?s de su exitosa presentaci?n en el FICMTY, Serna la presentar? en otros festivales internacionales, antes de buscar canales de distribuci?n.

?Yo no busco ning?n lucro con este documento. Me siento muy comprometida con los familiares de los desaparecidos. Lo que buscamos es que sea vista por el mayor n?mero de personas posible. Si conseguimos mover por lo menos una conciencia, me doy por bien servida?, dijo.


Las c?rceles de Oaxaca,
malogran la readaptaci?n
TEHUANTEPEC, Oax., -La pobreza que lacera la vida de los oaxaque?os se refleja con gran fuerza en el sistema carcelario, que lejos de readaptar a quienes delinquen, condena a los internos a un proceso de deshumanizaci?n, se?al? el responsable de la Pastoral Penitenciaria de la di?cesis del Istmo, Pablo Rieck Canon.
Entrevistado despu?s de que la direcci?n de Pevenci?n y Readaptaci?n Social de Oaxaca cerr? la c?rcel de Salina Cruz y traslad? 50 interos al Cereso de esta ciudad, Rieck Canon expres? su benepl?cito "porque el penal del puerto era indigno", aunque lament? el hacinamiento del reclusorio de Tehuantepec.
Lamentablemente, a?adi?, las c?rceles de Oaxaca, por sus condiciones f?sicas y limitaciones presupu?stales, no ayudan a la readaptaci?n. "Son ?reas deshumanizadas porque la mayor?a de los presos, casi 90% de ellos carecen de recursos para contratar abogados y defensores de oficio", abund?.
Para el responsable de la pastoral penitenciaria, en las c?rceles hay de todo, menos el intento de rehabilitaci?n. "Los celadores gana poco y carecen de la capacitaci?n, en el penal de Tehuantepec hay un promedio de cinco defensores de oficio por 500 reos y esa situaci?n prolonga la estancia de los internos".
Pablo Rieck destac? dos casos: "Uno de ellos corresponde al de la se?ora Mar?a de los ?ngeles Jim?nez Barrera. Ella peleaba la posesi?n de una vivienda, pero fue acusada de robar en su misma casa y fue a parar a la c?rcel de Tehuantepec desde hace tres a?os. ?Qu? hace una anciana de casi 60 a?os de edad en el penal?", pregunt?.
El otro caso, record? el asistente de los internos, es el de Lorenzo Garc?a Pacheco, un campesino de San Miguel del Puerto, "quien fue detenido cuando llevaba su arma a reparar. Lo detuvieron a pesar de que mostr? el permiso expedido por la Secretar?a de la Defensa Militar (Sedena). Est? preso desde el 18 de febrero.
Ambas personas, dijo, ahora est?n en la c?rcel de Tehuantepec, donde "corre la droga con mucha facilidad al igual que en otros penales "ya que es dif?cil erradicar el tr?fico de esa droga porque hay tanto dinero de por medio", sentenci?.
De acuerdo con Rieck Canon, tan solo en el Cereso donde sentenciados y procesados por delitos del fuero com?n y federal suman casi 500, "es com?n la venta de esa droga conocida como piedra, que se consigue por 10 pesos. Entre la poblaci?n penitenciar hay negocio de todo, incluso la prostituci?n" y exhort? a las autoridades a que revisen los expedientes de todos los internos y busquen sanciones alternas .
Publicado por solaripa69 @ 10:41
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios