Jueves, 13 de septiembre de 2007
A partir de enero, aumento mensual de 2 centavos a la gasolina y el diesel
Como ?compensaci?n?, en febrero de 2011 se eliminar? el pago de tenencia vehicular.
Aprueban en comisi?n dictamen; el incremento se mantendr?a hasta llegar a 5.5%
Enrique M?ndez y Roberto Gardu?o
A partir del primero de enero de 2008 los precios de la gasolina y el diesel se incrementar?n mensualmente dos centavos hasta llegar, en un plazo de 18 meses, a un incremento de 5.5 por ciento por litro de ambos combustibles.
Con el voto en favor de 21 diputados de PAN, PRI, PVEM y Nueva Alianza, y siete en contra de PRD, Convergencia, PT y Alternativa, la Comisi?n de Hacienda aprob? la propuesta de Acci?n Nacional, a pesar de la reticencia de un grupo considerable de panistas y pri?stas, que se manifestar?n en contra de ese gravamen durante el debate en el pleno.
La comisi?n tambi?n elimin? en el dictamen el impuesto a la tenencia por uso de veh?culos a partir del primero de febrero de 2011, como una forma de compensaci?n por el impuesto especial a la gasolina y el diesel.
Dicho gravamen fue establecido en 1968 con objeto de obtener recursos para respaldar la realizaci?n de los Juegos Ol?mpicos de ese a?o, y a ra?z de la actual negociaci?n se decidi? suprimirlo porque el incremento a los combustibles permitir?a compensar la recaudaci?n por tenencias, cuyo monto alcanza 22 mil millones de pesos anuales.
La mayor?a pri?sta y panista decidi? que el incremento a la gasolina se aplique gradualmente con el argumento de no provocar un impacto inflacionario, aunque en realidad subyace el temor en ambas bancadas de tener que pagar el costo pol?tico que implicar? la medida en el bolsillo de millones de mexicanos.
Incluso se prev? que en la frontera norte del pa?s Petr?leos Mexicanos (Pemex) subsidie el costo de los dos combustibles, porque en Estados Unidos son m?s baratos.
La comisi?n aprob? tambi?n el dictamen sobre federalismo fiscal, que tras una negociaci?n soterrada de pri?stas y panistas permitir? la aplicaci?n de una f?rmula general de transferencias del Fondo General de Participaciones destinado al combate a la pobreza, que afectar? los ingresos de 17 estados y el Distrito Federal, pero que beneficiar? a las otras 14 entidades.
La justificaci?n del PRI y del PAN para votar ese mecanismo fue que todos los estados ?van a ganar?, al menos en el corto plazo. No obstante, el diputado del PRD Juan Guerra Ochoa, encargado de la negociaci?n fiscal, revel? la trampa que, dijo, contiene la asignaci?n de recursos.
?Perversamente los recursos se distribuir?n por el ?ndice de poblaci?n, as? que los estados de menor masa demogr?fica seguir?n perdiendo. El problema es que la Secretar?a de Hacienda y el PRI castigar?n la migraci?n, la pobreza y el desempleo?, afirm?.
Estados como Tabasco y Zacatecas, que sufren alto ?ndice de expulsi?n de sus habitantes hacia Estados Unidos, en lugar de recibir m?s transferencias para el desarrollo, educaci?n y salud, ver?n mermadas sus finanzas, porque con esa f?rmula Hacienda disminuir? las partidas, explic?.
Juan Guerra advirti? que esas y otras entidades que perder?n ingresos se ver?n obligadas a aceptar la aplicaci?n del nuevo impuesto a la gasolina y el diesel para obtener recursos que compensen el recorte del ramo 28. ?Nosotros propusimos m?s de 20 opciones al gobierno y al PRI y, finalmente, ninguno de los dos quiso modificar su dictamen?, dijo el perredista.
En la discusi?n del documento, el PRD cruz? sus datos con un estudio que se le pidi? al Centro de Estudios de las Finanzas P?blicas; ambos coincidieron con las cifras de Hacienda, pero los representantes de la dependencia permanecieron inamovibles.
No obstante, un grupo de pri?stas negoci? con los funcionarios dos fondos que servir?n como ?zanahoria? para los gobiernos de los estados, en su af?n de obtener mayores recursos.
El primero se integrar? por 2 mil 300 millones de pesos, que se obtendr?n de un recorte de 2 por ciento de los derechos ordinarios de Petr?leos Mexicanos y favorecer? a estados petroleros como Veracruz, Campeche y Tabasco, que son adem?s gobernados por pri?stas.
Mientras, Hacienda at? el segundo fondo al impuesto a las gasolinas, que se obtendr? de 20 por ciento de lo que se recaude del precio adicional a los combustibles, hasta por 4 mil 500 millones de pesos, que se dividir?a entre los diez estados m?s pobres del pa?s.
?Este es el asunto m?s corrupto que se negoci? entre la Secretar?a de Hacienda y el PRI. Fue elaborado con cinismo, y a pesar de los argumentos se negaron a modificar este acuerdo perverso?, cuestion? Guerra Ochoa.
El dictamen de federalismo, aprobado por la mayor?a de diputados de PRI, PAN, PVEM y Nueva Alianza, fue motivo de discordia en la C?mara de Diputados. Al incluirse el impuesto a las gasolinas y el diesel en ese documento, el presidente de la Comisi?n de Hacienda, Jorge Estefan Chidiac ?a quien algunos de sus compa?eros comienzan a llamar ?Jorge Estafan?? intent? reducir la presi?n de panistas y pri?stas inconformes por llevar la votaci?n hasta el l?mite y mantener escondido el proyecto con objeto de evitar una votaci?n en contra.
El martes por la noche Estefan intent? sorprender a la presidenta de la C?mara de Diputados, Ruth Zavaleta Salgado, y en connivencia con el encargado de Servicios Parlamentarios, Emilio Su?rez Licona ?quien ocupa esa oficina por el respaldo del secretario general de la C?mara, Guillermo Haro B?lchez?, incluyeron en la orden del d?a de la sesi?n de ayer ?la dispensa de segunda lectura, discusi?n y votaci?n? de los seis dict?menes aprobados el martes por la Comisi?n de Hacienda y el del impuesto empresarial a tasa ?nica, votado la madrugada de ayer.
El acuerdo de los grupos parlamentarios fue que los cinco documentos s?lo entraran en primera lectura y se discutieran hasta la sesi?n de hoy. Incluso Estefan Chidiac le suger?a a la presidenta de la C?mara que dispensara ?los tr?mites correspondientes, para poner a discusi?n el mismo d?a? los seis dict?menes.
Dada la premura de la solicitud y las sospechas que despert? la maniobra del pri?sta y de Su?rez Licona, los coordinadores parlamentarios del PRD, Javier Gonz?lez Garza, y de Convergencia, Alejandro Chanona Burguete, solicitaron a Ruth Zavaleta una revisi?n detallada del requerimiento.
La presidenta de la mesa directiva comprob? que no era el momento legislativo oportuno para someter a votaci?n los seis dict?menes, sobre todo porque a?n faltaba la aprobaci?n del relativo al federalismo, con el aumento a la gasolina.
Y es que entre los diputados pri?stas persist?a la idea de que Jorge Estefan pretend?a, con esa estrategia, que cada uno de los dict?menes se votara por el pleno sin problema mientras ?l avanzaba en la aprobaci?n del impuesto a la gasolina y evitar as? un mayor rechazo.
Este jueves los siete dict?menes ser?n sometidos a votaci?n y se espera que s?lo haya diferendo en el gravamen a los combustibles, rubro en el que los panistas a?n no determinan el sentido de la votaci?n del grupo, porque persiste la idea de no cargar con el costo pol?tico de la medida.

La mediocracia tambi?n llora
Luis Hern?ndez Navarro

La industria del entretenimiento mont? este martes uno de sus m?s ambiciosos espect?culos en a?os. Los usufructuarios de concesiones radioel?ctricas y algunos de los m?s destacados personajes de su segmento informativo protagonizaron, el pasado 11 de septiembre, un verdadero reality show en cadena nacional. En ?l, asumieron el papel de voceros p?blicos del inter?s nacional y de adalides de la libertad de expresi?n, amenazados, seg?n ellos, por la reforma electoral promovida por el Poder Legislativo.
El enfrentamiento entre la C?mara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisi?n (CIRT) y el Senado anuncia un nuevo cap?tulo de la teleguerra sucia. Las l?grimas de cocodrilo que la mediocracia ha derramado lamentando las modificaciones a la Constituci?n que impiden a los partidos pol?ticos contratar tiempos pagados en medios, y proh?be a las personas p?blicas y privadas contratar mensajes en radio y televisi?n, es el proleg?meno de un ajuste de cuentas mucho m?s grande con la clase pol?tica.
El pleito entre conductores, concesionarios y legisladores en cadena nacional es, por principio de cuentas, una disputa por una parte de la renta. En los pasados comicios, los partidos destinaron casi 70 por ciento de los millonarios recursos que recibieron como prerrogativas por parte del Estado para financiar sus campa?as, a la contrataci?n de espacios en radio y televisi?n.
Pero, el pulso entre un poder f?ctico y el Congreso de la Uni?n va m?s all? de una mera cuesti?n monetaria. La cruzada de los se?ores de los medios contra la partidocracia es, tambi?n y simult?neamente, una representaci?n de la crisis y una muestra m?s de la crisis de representaci?n que vivimos.
El 11 de septiembre, frente a c?maras de televisi?n y micr?fonos, uno de los conductores televisivos advirti? a los senadores que los pol?ticos profesionales est?n m?s desacreditados que sus empresas. La aseveraci?n es cierta. La clase pol?tica no disfruta de buena reputaci?n. Junto con la polic?a, se encuentra en uno de los niveles m?s bajos de estima ciudadana. Los ciudadanos no tienen confianza en sus representantes.
Esta crisis de representaci?n ha propiciado que los medios de comunicaci?n electr?nicos asuman un liderazgo efectivo. Con frecuencia han sustituido a los partidos. Una muestra de ella se vivi? con la convocatoria a la movilizaci?n ciudadana contra la inseguridad p?blica el 27 de junio de 2004. Pero m?s all? de situaciones excepcionales, este papel se corrobora, d?a a d?a, cuando los conductores de radio y televisi?n excomulgan, pontifican o exaltan de acuerdo a la conveniencia del momento. No s?lo informan sino que, indistintamente, editorializan, enjuician y condenan. Se comportan, en los hechos, como un nuevo Ministerio P?blico, como un veh?culo de justicia popular instant?nea capaz de canalizar la indignaci?n de la audiencia ante los funcionarios p?blicos.
Hasta ahora, el enorme poder?o medi?tico y cultural de las televisoras y radiodifusoras en M?xico parec?a no tener contrapeso. El chantaje de la ley Televisa en la marco de la contienda electoral de 2006 fue el rub? en la corona de esta fuerza. Una fuerza que se presenta en sociedad como la reserva moral de la naci?n, como un poder al que partidos y pol?ticos deben rendir pleites?a.
M?s all? de sus evidentes limitaciones y del fortalecimiento a la partidocracia, la reforma electoral aprobada por el Senado pone un coto real a un poder f?ctico sin contrapesos. De all? la virulencia con la que los empresarios de la industria del entretenimiento han enfrentado la situaci?n adversa.
La respuesta de la mediocracia ante la reforma electoral parece sacada de una telenovela. Sue?a con hacer de la realidad una calca del mundo virtual. Para defender sus intereses espec?ficos, sus ganancias y poder, se disfraza de representaci?n genuina de la ciudadan?a, usurpa la voz p?blica, alerta contra la estatizaci?n y habla en nombre de la libertad de expresi?n. Con el pretexto de defender una reforma electoral de m?s largo aliento ?indudablemente necesaria? apuesta a preservar sus privilegios.
Como a?adido, en esta ocasi?n, los radiodifusores comerciales han ido a?n m?s lejos. Envolvi?ndose en la bandera de la democracia participativa han propuesto que se efect?e un refer?ndum, al que pomposamente llaman de la ?Libertad?. Ellos, que aplaudieron la secrec?a y la rapidez con la que se aprob? la ley Televisa en 2006, que no presentaron objeci?n alguna al albazo legislativo del que naci? la Ley del ISSSTE este a?o, y que ni por asomo quieren consultar a la poblaci?n sobre el aumento a la gasolina, pretenden ahora que se le pregunte a la ciudadan?a qu? piensa de esta reforma electoral. Pero, aunque el lobo se vista de cordero, se le ve el plumero. Tanta y tan s?bita vocaci?n democr?tica no es m?s que un recurso para ganar tiempo y tratar de conservar la parcela de poder que hab?an conquistado.
La reforma electoral aprobada tiene grandes limitaciones. Sin embargo, ?stas no impiden reconocer que, con ella, se revierte, en principio, la subordinaci?n de los partidos pol?ticos a la l?gica y los intereses de las grandes compa??as medi?ticas. De all? la rabiosa respuesta de los radiodifusores. Una reacci?n que nos recuerda que, parafraseando la c?lebre telenovela, la mediocracia tambi?n llora.
Publicado por solaripa69 @ 9:37
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios