Jueves, 13 de septiembre de 2007
Devu?lvanlos, y ya
Octavio Rodr?guez Araujo

Hace cosa de un mes el gobierno de la Rep?blica fue advertido por el Ej?rcito Popular Revolucionario (EPR) de que los sabotajes a instalaciones estrat?gicas continuar?an si no son presentados con vida y liberados los activistas Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz S?nchez. Los ?rganos de inteligencia del gobierno federal, por lo visto, desestimaron esta advertencia y, peor a?n, no tienen idea del significado del EPR ni de su potencial estrat?gico.
En la madrugada del 10 de septiembre fueron destruidos varios puntos de los ductos de Petr?leos Mexicanos, ahora en Tlaxcala y en Veracruz, afectando a cientos de empresas (y sus trabajadores) en alrededor de diez estados. En tanto, el gobierno no ha dicho nada ?til y atendible sobre los dirigentes reclamados por el EPR, supuestamente en manos militares que operaban en Oaxaca (donde fueron detenidos en calidad de civiles). Tampoco ha insinuado alg?n tipo de negociaci?n con el grupo guerrillero sabiendo que es humanamente imposible vigilar m?s de 50 mil kil?metros de oleoductos y gasoductos en la rep?blica, por lo tanto, prevenir otros da?os similares que pueda ocasionar esta u otra organizaci?n armada y clandestina.
Hasta ahora los sabotajes emprendidos por el EPR han respetado vidas humanas, diferenci?ndose de este modo de las organizaciones terroristas que han actuado y act?an en otros pa?ses. No sabemos qu? pueda ocurrir en el futuro, pero s? que mientras el grupo guerrillero no hab?a sido tocado no hubo acciones que afectaran la econom?a del pa?s y que pusieran en evidencia la ineficacia del gobierno en este rubro. Ahora s?, y ?sta es un arma de dos filos.
De un lado las acciones del EPR han demostrado ser efectivas, precisas y coordinadas en su lucha por recuperar a sus efectivos de mando, desaparecidos hasta el presente. Del otro lado, empero, si bien demuestran que el gobierno no ha sido capaz de evitar las acciones guerrilleras, tambi?n est?n propiciando la intromisi?n de especialistas extranjeros (de Estados Unidos), oficiales o mercenarios en un proyecto tipo Plan Colombia como bien ha denunciado Carlos Fazio en su art?culo del 10 de septiembre, precisamente el d?a de los sabotajes eperristas, pero antes de que ?stos fueran conocidos (pues obviamente el art?culo de Carlos fue redactado, cuando m?s tarde, el domingo en la ma?ana).
Uno de los datos reveladores que da Fazio en su art?culo es que el viernes 8 de septiembre de 2007 el grupo parlamentario del Revolucionario Institucional denunci? que la empresa Sycoleman Corporation, con sede en Arlington, Estados Unidos, ?est? contratando mercenarios de nacionalidad estadunidense para operar un centro de espionaje a?reo en Veracruz. El proyecto, auspiciado por el Pent?gono, se inscribir?a dentro del plan que en materia de seguridad vienen negociando en secreto Estados Unidos y M?xico y contar?a con el aval de Felipe Calder?n? (?En Veracruz? Curioso.).
De llevarse a cabo este proyecto, que claramente contar?a con la simpat?a de Calder?n para suplir la incapacidad de su gabinete en materia de inteligencia policiaca y militar (Cisen, AFI, PFP, etc?tera), nuestra categor?a de naci?n soberana (formalmente) se ver?a degradada al nivel de esos pa?ses que vemos en las pel?culas donde un comando de Rambos cambia el rumbo de la historia y salva al pa?s para entregarlo al mundo de la democracia, la libertad y el cristianismo seg?n es entendido por Estados Unidos.
No pienso que la estrategia del EPR sea correcta, por m?s que entienda que quiera presionar por recuperar a sus camaradas. Al afectar a las empresas lo hace tambi?n a los trabajadores y a sus familiares (creo que ya lo he mencionado), lesiona tambi?n la econom?a sin ning?n beneficio para un proyecto, digamos, socialista (si acaso estuviera en la agenda nacional para el futuro inmediato) y, por si fuera poco, da argumentos al gobierno (por si hicieran falta) para que endurezca todav?a m?s sus pol?ticas de persecuci?n de narcos, terroristas y dirigentes sociales (de una vez y en un solo paquete).
Hay indicios de retorno a los tiempos de la guerra sucia, cuando las c?rceles estaban llenas de presos pol?ticos y cuando las desapariciones forzosas eran comunes. No sorprender?a a nadie que resurgiera la Brigada Blanca, de L?pez Portillo, con ?ste u otro nombre, ni tampoco que de un d?a a otro nos enter?ramos de que en M?xico, y no en ?frica, tambi?n tenemos perros de la guerra pagados por la CIA y el Pent?gono con el dinero lavado del narcotr?fico. ?Tom Cruise salv?ndonos del comunismo en una versi?n IV de Misi?n Imposible? Toco madera, aunque no soy supersticioso.
Finalmente, la bola ya no est? en la cancha del EPR, sino en la del gobierno. F?cil. Si tiene a los dirigentes de este grupo guerrillero, que se los devuelva, de todos modos no ha podido combatirlo ni, por lo visto, sabe d?nde est? ni c?mo atacarlo, a pesar de que el grupo armado tiene, como EPR, m?s de 10 a?os de vida. Si le creemos a sus comunicados, las acciones de sabotaje ser?n suspendidas a partir de la liberaci?n de Reyes Amaya y Cruz S?nchez. ?No es mejor para el pa?s devolver a dos guerrilleros que revivir la vieja guerra sucia?
Si, por otro lado, le creemos a Calder?n que su guerra es en contra del narcotr?fico, que no la distraiga con la desaparici?n o el cautiverio de dos guerrilleros que no estaban actuando como tales, sino como civiles en contra de quien s? deber?a estar en la c?rcel: Ulises Ruiz, s?trapa de Oaxaca para mayores se?as.
Publicado por solaripa69 @ 9:39
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios