Mi?rcoles, 19 de septiembre de 2007
Golpean inspectores a tortilleras

El abuso origina la intervenci?n de comerciantes, vecinos y transe?ntes de La Merced, quienes quisieron linchar a los funcionarios municipales


LUIS IGNACIO VEL?SQUEZ

En un verdadero acto de brutalidad y autoritarismo, cinco inspectores municipales arremetieron ayer a golpes en contra de humildes vendedoras de tortillas, que se ubican en la explanada del mercado Democracia, mejor conocido como La Merced.

La cobarde agresi?n estuvo a punto de ocasionar un zafarrancho mayor, cuando locatarios, automovilistas y transe?ntes salieron en defensa de las se?oras, una de las cuales fue aventada desde la escalinata del acceso al mercado, por la calle de Leandro Valle, hacia la explanada.

"?No sean hijos de la chingada, no les peguen a las mujeres!", exig?an los testigos a los funcionarios municipales, que justificaban su acci?n afirmando que s?lo cumpl?an las ?rdenes del presidente municipal, Manuel Esteban de Esesarte Pesqueira.

En el intento de arrebatar sus productos a las mujeres, los inspectores provocaron que decenas de tortillas, tamales y tacos quedaran esparcidos en la plancha de cemento.


LA CELADA

Desde las 13:30 horas, los cinco sujetos arriban a la explanada del mercado Democracia, por el crucero que forman las calles de Leandro Valle y Murg?a. Bajo la sombra de un ?rbol, esperaran pacientes la llegada de las mujeres procedentes del municipio de Tlalixtac de Cabrera, entre llamadas telef?nicas, charlas e intercambio de informaci?n por radios de banda civil, pues no es la primera vez que se aprestan a realizan el mismo trabajo, ya que tienen 15 d?as impidiendo la venta de tortillas en ese lugar.

Media horas despu?s, cuatro se?oras morenas, con mandiles cuadriculados y sus tenates de palma sobre la cabeza, aparecen por la Calzada de la Rep?blica, cruzan la calle y se instalan en el acceso al mercado para expender sus productos.

Pero apenas colocan los cajones de madera que les sirven de banco, los funcionarios municipales les exigen introducirse al interior del inmueble. "?Ya saben que no pueden vender aqu?!, ?m?tanse, m?tanse!", exigen en tono autoritario, jaloneando los tenates.

Seguros de la impunidad que gozan, se atreven incluso a ordenar a los compradores que no adquieran las tortillas en la explanada del mercado. "?No puede comprar aqu?!, ?compre all? adentro o v?yase!". Mentras las mujeres insisten vehementes: ?blandas o tlayudas?

EL ADMINISTRADOR

El intercambio de reproches es intenso. Las vendedoras argumentan que en el interior del mercado no tienen ventas, ya que desde hace m?s de 12 a?os se instalan en esa zona. "Adem?s no vendemos drogas o algo malo, s?lo vendemos tortillas para poder subsistir".

En los mismos interviene el administrador del mercado, Jorge Ruiz Canseco, quien pretende justificar la intervenci?n de los inspectores municipales, con el argumento de que se hizo un estudio y se comprob? que existe una "competencia desleal" entre las vendedoras de tortillas en el exterior y las del interior del centro comercial.

Los sujetos en tanto realizan llamadas por su tel?fono celular, intercambian comentarios, en espera de la orden que les permita actuar.

"No se por qu? hace todo esto si s?lo es un rato el que ellas vienen a vender, en qu? le afecta al presidente municipal", expresa con tristeza una anciana al presenciar el bochornoso espect?culo.

En tanto, otro hombre de edad que llega montado sobre su bicicleta increpa al inspector que le impide comprar las tortillas. "Yo compro mis tortillas a quien quiera, falta m?s".

LA BRUTALIDAD

El administrador insiste en su argumento. De pronto, los cinco sujetos se lanzan sobre los tenates de tortilla e inician una pelea cuerpo a cuerpo con las mujeres para decomisarles las tortillas.

Sin ninguna consideraci?n, los hombres tiran codazos, matonean, fintan con lanzar patadas ante los gritos y llantos de las se?oras, que poco pueden hacer ante la brutal agresi?n.

Un sujeto gordo, joven, arrebata una canasta de carrizo a una de las mujeres y en su intento por huir desparrama las tortillas tlayudas en el piso; otro m?s, arrastra literalmente a Virginia Luj?n Manuel hasta las escaleras de acceso, aferrada a su tenate de tortillas.

Despu?s, ya con el producto de la vendedora en sus manos, lanza un fuerte empell?n a Luj?n Manuel que la hace rodar por las escaleras y llegar hasta la explanada girando sobre su propio cuerpo. Indefensas, las mujeres gritas, lloran, claman ayuda.

La deshumana acci?n provoca que locatarios, transe?ntes y conductores de veh?culos que pasan por el lugar, reclamen a los funcionarios municipales su proceder con palabras altisonantes e intentos de agresi?n. "Hay que lincharlos, hay que lincharlos", dicen algunas voces, por la indignaci?n.

Al final los sujetos se alejan. Las mujeres lloran su rabia, los golpes y la p?rdida de su producto de cuyas ventas s?lo sacan para medio comer. Nadie se acuerda que esta situaci?n ya ha sido denunciada ante el Cabildo municipal y se tom? el acuerdo de respetar los lugares tradicionales de las vendedoras, ?a qui?n importa?

El presidente municipal interino, Esteban de Esesarte, y los concejales est?n m?s interesados en distribuirse los bonos, hacer cuentas sobre su aguinaldo, apoyar a sus candidatos, visitar las ciudades hermanas, aparecer en los medios de comunicaci?n diciendo las mentiras de siempre. Finalmente para eso los pusieron en ese lugar y no para solucionar los problemas de la ciudadan?a.


Los derechos humanos y el
gobernadorismo autoritario

V?CTOR RA?L MART?NEZ V?SQUEZ (IISUABJO)
Con bombo y platillo, el Congreso del Estado, a trav?s de Rito Salinas, el mismo que pidi? que, mediante la fuerza p?blica, los maestros fueran desalojados del Z?calo el a?o pasado, hoy anuncia que se ha reformado el art?culo 114 de la constituci?n para crear la Comisi?n para la Defensa de los Derechos Humanos que sustituir? a la tan deslegitimada Comisi?n Estatal de Derechos Humanos.
El tema de los derechos humanos se coloc? en uno de los primeros lugares de la agenda p?blica del estado y el pa?s justamente por los excesos verbales y escritos de la actual legislatura y la miop?a pol?tica de Jorge Franco y Ulises Ruiz quienes, el 14 de junio del 2006, quisieron resolver un problema laboral mediante el uso de la fuerza p?blica, dando origen con ello a una de la mayores crisis pol?ticas en el estado.
La visita apenas el mes pasado de la Comisi?n Interamericana de Derechos Humanos y su presidente Florent?n Fern?ndez a Oaxaca, es una muestra de la gravedad que la violaci?n de los derechos humanos ha tenido en nuestro estado, el caso mas reciente de Emeterio Cruz es paradigm?tico.
La utilizaci?n de la fuerza p?blica y la creaci?n de grupos paramilitares llev? a extremos nunca visto en la afectaci?n de los derechos humanos en Oaxaca, en ello coinciden no solo los grupos de derechos humanos existentes en el estado, sino distintos organismos nacionales e internacionales que han realizado investigaci?n e informes sobre la situaci?n en nuestra entidad, aunque, en su visi?n esquizofr?nica, el gobierno del estado, con la complicidad de la Secretaria de Gobernaci?n, no la quieran ver y por ende, reconocer. Es entendible pues son los directos responsables de dichas violaciones.
El ?ltimo informe de fecha 1 de agosto del 2007 presentado por la delegaci?n de Latin American Studies Association (LASA por sus siglas), as? lo confirma. Este documento se viene a sumar, entre otros, al de la Comisi?n Civil Internacional de Observaci?n de los Derechos Humanos, la Comisi?n Nacional de los Derechos Humanos, Amnist?a Internacional.
Todos estos informes concluyen entre otras muchas cosas que hubo exceso de fuerza contra el paro y plant?n de los maestros de la secci?n 22 el 14 de junio del 2006; que los poderes p?blicos en Oaxaca no solo no han garantizado suficientemente los derechos y libertades de expresi?n, pensamiento, asociaci?n, reuni?n, participaci?n pol?tica, movilizaci?n, sino que se ha atentado sistem?ticamente contra ellos; que se han dado homicidios por razones pol?ticas, detenciones arbitrarias y encarcelamientos ilegales, tortura, intimidaci?n, amenazas, separaci?n involuntaria del empleo (sobre la base de creencias o afiliaciones pol?ticas), exilio de personas , etc., etc.
En el informe de LASA, que fue presentado en su ?ltimo congreso celebrado en Canad? este mes de septiembre del 2007, la comisi?n que vino a Oaxaca en el mes de junio, adem?s de agregar su voz a otras que han denunciado los abusos del poder en Oaxaca, concluye, en relaci?n a lo que fue parte de su misi?n investigar que : ?el principal hallazgo de la delegaci?n enviada, es que la represi?n, violaciones y en general la atm?sfera general de amenazas se extiende contra investigadores, maestros, trabajadores culturales e intelectuales asociados con universidades, escuelas, organizaciones no gubernamentales, e instituciones similares?.
Por ello, LASA, de la que forman parte mas de 6 mil investigadores en toda Am?rica Latina y los Estado Unidos, expresa su rechazo a las amenazas, intimidaci?n o castigo a los acad?micos que han hecho uso de su libertad de investigaci?n y expresi?n y se declara en alerta a la seguridad personal de estos.
Asimismo, llama a las autoridades estatales y federales a respetar las leyes mexicanas y los acuerdos internacionales que protegen la vida, el debido proceso legal y las libertades de pensamiento, reuni?n y expresi?n.
La faramalla de la actual legislatura que encabeza Rito Salinas es poco creible mientras en los hechos no se vea una reforma del estado de fondo que ponga l?mites al ?gobernadorismo autoritario?, al r?gimen que hoy d?a envuelve y permea a todas las instituciones en Oaxaca.
El ?gobernadorismo autoritario?, como hemos dicho, es personalista, se centra en el gobernador; se funda m?s en el temor que en el consenso; en el ejercicio discrecional de la ley m?s que en un real estado de derecho; en el uso patrimonial del poder y los recursos p?blicos y no en una concepci?n republicana en la que ?stos son de todos y no del gobernante; prefiere el ocultamiento y manipulaci?n de la informaci?n p?blica por lo que es reactivo a la rendici?n de cuentas, a la libertad de prensa y a la transparencia.
Este r?gimen tiende al control y a la manipulaci?n clientelar del ciudadano m?s que a su participaci?n informada, libre, organizada; su visi?n de la sociedad es maniquea; su actuaci?n es parcial m?s que neutral, o se goza de sus favores o se sufre de sus aversiones; lo tienta m?s la represi?n y la venganza que la justicia, el recurso de la fuerza m?s que la utilizaci?n del di?logo, la conciliaci?n y el acuerdo; es egocentrista m?s que pluralista; el d?spota que corona el v?rtice de la pir?mide usa el poder para su beneficio m?s que para el de los gobernados.
En el ?gobernadorismo autoritario?, los otros poderes del estado, el legislativo y judicial y el resto de las instituciones p?blicas, est?n sometidas al gobernador, como seguramente lo estar? la Comisi?n para la Defensa de los Derechos Humanos a pesar de la supuesta autonom?a que le dicen dar, si no, al tiempo.
Preguntas: ?Cu?ndo habr? responsables de los cr?menes cometidos?; ?Cu?ndo se crear? el fideicomiso para sus viudas y sus hu?rfanos?; ?Cu?ndo se dar?n garant?as para los exiliados y las exiliadas?; ?cuando saldr?n de la c?rcel los presos pol?ticos?; ?Qu? atenci?n se dar? a las victimas de la tortura?. Ah? est?n algunas de las primeras preguntas a la Comisi?n y el gobierno. ?Hechos, no palabras!
Publicado por solaripa69 @ 12:59
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios