Viernes, 05 de octubre de 2007
Opera Ulises Ruiz abiertamente para que gane el PRI el domingo
pedro mat?as
Oaxaca, Oax., 4 de octubre (apro).- El gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz, dispuso de toda la estructura material, humana y econ?mica de su gobierno para que el PRI gane las elecciones municipales, principalmente en la capital del estado, con Jos? Antonio Hern?ndez Fraguas, el pr?ximo domingo 7 de octubre.

En una grabaci?n de 16 minutos con 23 segundos difundida por el noticiero radiof?nico Contacto Directo, de Radio Hit ?La Ke Buena?, se escucha cuando el gobernador Ulises Ruiz amenaza con cesar de su cargo al secretario que no est? de acuerdo en apoyar a los candidatos de su partido: ?Aqu? el gobierno es el PRI y vamos a trabajar para que gane el PRI, quien no lo est?, lo ceso?, sentenci?.

En la grabaci?n, realizada de manera furtiva durante una reuni?n que Ulises Ruiz sostuvo con la estructura electoral del PRI en un restaurante de Tlalixtac de Cabrera, el 2 de octubre pasado, se escucha al mandatario regodearse de haber ganado las 25 diputaciones locales y no ?darle ni madre? a la oposici?n en los comicios legislativos del pasado 5 de agosto.

As? mismo, hace alarde de haberles echado a perder la ?fiesta a aquellos que pensaban que iba a perder el Congreso local y, entonces s?, darle cuello a Ulises, como dec?a el chinito?.

En esa misma cinta, en poder de Apro, Ruiz Ortiz reconoce que el coordinador estatal del programa de ?Unidades M?viles para el Desarrollo?, Jorge Gonz?lez Ilescas est? al frente de las redes promotoras del voto, a las que les pide que no le fallen el pr?ximo domingo.

?Todos me los van a invitar a desayunar a todos (los votantes), hay que madrugar, no nos podemos dar el lujo de quedarnos a ver el futbol, necesitamos todos ir a las urnas electorales y llevar a todos los promovidos en nuestro programa?, ordena.

?Ahora s?, (hay que trabajar) con m?s precisi?n, con m?s esmero, para que no falle el pr?ximo domino. H?ganme ese favorcito, Fraguas y yo se los vamos a valorar trabajando para ustedes?, se escucha.

M?s adelante, Ulises Ruiz clama: ?Amigos, amigas, ay?denme a ganar el pr?ximo domingo, ay?denme entreg?ndose a todo su trabajo, ay?denme respetando el programa de movilizaci?n que construyeron con Jorge (Gonz?lez Ilescas) y que no falle nadie el pr?ximo domingo.?

Previo a la reuni?n se mont? un dispositivo de seguridad impresionante; se inspeccion? de pies a cabeza a los asistentes para evitar que se filtrara alg?n celular, grabadora, cinta de video o c?mara fotogr?fica para no dejar testimonio de lo que iban a tratar.

El hermetismo de la reuni?n lleg? a tal grado que al t?rmino el responsable del aparato de sonido tuvo que entregar la grabaci?n de todo el encuentro.

Sin embargo, uno de los asistentes logr? colar un tel?fono celular y grab? todo el discurso de Ruiz Ortiz, quien anticipa: ?Vamos a ganar Pinotepa Nacional, Jamiltepec, Tututepec, Tonameca, San Pedro Mixtepec, Pochutla, Huatulco, Salina Cruz, Tehuantepec, Ixtepec, Ixtatepec, Juchit?n, Tuxtepec, Loma Bonita, Acatl?n, Cosalapa, Cuicatl?n, Teotitl?n, Xoxo, Santa Lucia (del Camino) y obviamente Oaxaca?. Adem?s, se jact?, ?vamos a recuperar Ejutla, Miahuatl?n, Ocotlan?.

La mayor parte del discurso de Ulises Ruiz se centr? en el candidato del PRI a la Presidencia Municipal de Oaxaca de Ju?rez, Jos? Antonio Hern?ndez Fraguas, al que califica de ?excelente candidato? porque, dijo, tiene ?una gran formaci?n como pol?tico y como oaxaque?o?.

Hern?ndez Fraguas fue ?presidente del PRI de un gobernador que estuvo en Oaxaca?; y ?director de Asociaciones Religiosas; no me acuerdo de qu? secretario de Gobernaci?n tampoco?, ironiza el gobernador, en alusi?n al actual diputado federal por el PAN, Di?doro Carrasco Altamirano.

Luego, sin rubor alguno, admite: ?Aqu? nuestro candidato es Fraguas. El PRI no tiene sucursales. Y ning?n funcionario de mi gobierno, del Poder Legislativo, est? apoyando a otros candidatos; aqu? nuestro gallo es Jos? Antonio Hern?ndez Fraguas.?

De esta forma despej? los rumores que daban cuenta sobre el presunto apoyo inicial del gobernador y del l?der del Congreso del estado, Bulmaro Rito Salinas, al perredista Lenin L?pez Nelio, y posteriormente, al abanderado panista Guillermo Zavaleta Rojas.

?Rito est? apoyando a Fraguas, no como dicen varios chismosos, y si alg?n secretario no lo est?, lo ceso. Aqu? no hay ambig?edades, aqu? el gobierno es el PRI y vamos a trabajar para que gane el PRI?, sentencia.

As? mismo, aclara que no esta en juego la sucesi?n gubernamental: ?Aqu? estamos peleando la presidencia municipal no la candidatura del gobierno del estado, y cuando llegue (el momento), la vamos a vivir intensamente. Pero ahorita no se hagan bolas.?

Aunque, seg?n ?l, las preferencias electorales indican que Fraguas ser? el presidente municipal, ?adem?s por un amplio margen?, se escucha cuando les pide un favor los asistentes: ?La preferencia electoral est? en sus domicilios; hay que llevarlas a las urnas y ah? les quiero pedir que hagan un enorme esfuerzo, no se conf?en, las elecciones locales no son iguales a las municipales, ?stas son m?s competidas, hay m?s pasi?n, hay m?s pelea interna y la ciudadan?a las ve m?s, por eso les pido que dupliquen los esfuerzos, que no nos fallen en la promoci?n y que no nos falle la movilizaci?n el d?a de la jornada electoral.?

En esa reuni?n, el gobernador recuerda que en las elecciones de diputados locales del pasado 5 de agosto, ?muchos dec?an que el PRI se iba a romper con la selecci?n interna, que se iba a enfrentar, confrontar y pr?cticamente fracturar, muchos dec?an: Ulises va a perder el congreso y, entonces si, como dec?a el chinito, cuello a Ulises?.

Tambi?n se vanagloria por el ?carro completo? de los priistas el pasado 5 de agosto: ?Cuando el PRI resolvi?, decidi? las 25 candidaturas, todos trabajamos en cada distrito, cada municipio y de 25 distritos nada m?s pudimos ganar 25 distritos electorales; ganamos todas las distritaciones? Y todav?a hab?a algunos pol?ticos inteligentes que dec?an, ?es que Ulises, como gano las 25, ?por qu? no les regala unas tres diputaciones para que est? contenta la oposici?n?? No les vamos a dar ni madres.?
Apoyan al PRI o los ceso: Ulises
Oaxaca.- Ante priistas, Ulises Ruiz advirti? que, si alg?n secretario de su gabinete no apoya al PRI, lo cesar?.
El pr?ximo domingo habr? elecciones para renovar 152 alcald?as.
"Aqu? el Gobierno es del PRI, y vamos a trabajar para que gane el PRI", se escucha en una grabaci?n de la intervenci?n del Gobernador en una reuni?n con la dirigencia oaxaque?a del tricolor y con miembros de redes de promoci?n priista.
Por ley, un funcionario no puede intervenir a favor de un partido durante un proceso electoral.
En el audio, del que REFORMA tiene una copia, Ruiz elogia al aspirante tricolor a la alcald?a de la capital, Jos? Antonio Hern?ndez Fraguas.
"Aqu?, en la capital, nuestro candidato es Fraguas; el PRI no tiene sucursales, y ning?n funcionario de mi gobierno, del Poder Legislativo, est? apoyando a otros candidatos.

Benito Ju?rez: Comunalidad, territorio y ecolog?a en los Chimalapas

Sergio de Castro S?nchez
Rebeli?n
En plena carretera entre Chiapas y Oaxaca en el peque?o poblado oaxaque?o de El J?caro, nace la brecha que, en aproximadamente tres horas de sinuoso trazado, nos lleva a la comunidad de Benito Ju?rez. Emplazada en la zona oriente del municipio de San Miguel Chimalapa constituye, junto a Santa Mar?a, una de las ?reas m?s ricas en biodiversidad y de mayor importancia ecol?gica de toda Am?rica. Una regi?n, los Chimalapas, cuyas luchas por el respeto a sus tierras comunales y a su modo de vida se remontan a siglos atr?s cuando, en 1687, tuvieron que pagar a la Corona Espa?ola por sus propias tierras. Un hecho que ellos mismos entienden como definitorio de su propia identidad al bautizarse a s? mismos como chimalapas, ?j?cara de oro? en lengua zoque.

La fundaci?n de Benito Ju?rez

Al escuchar a los mayores de Benito Ju?rez contar c?mo surgi? la comunidad, se siente estar escuchando una voz, la de la memoria hist?rica, convertida en mucho m?s que eso. Y es que casi 40 a?os despu?s, aquella historia se ha convertido en un relato de resonancias mitol?gicas, al estilo de aquellos otros relatos en los que la fuerza y la determinaci?n de alg?n h?roe salv? a la comunidad de la nada, haci?ndola llegar a ser lo que ahora es. Una identidad que, como relata el ?mito?, ha estado ya siempre unida a la lucha por sus derechos territoriales. Sin embargo, en este caso, no hay ning?n h?roe protagonista. Lo son todos los que en aquel tiempo (in illo tempore, dir?a Mircea Eliade) resistieron por m?s de un a?o frente al monstruo siniestro y poderoso, transformado en esta ocasi?n en importante empresa maderera, pero que, desde incluso antes, espera acechante, transfigurado en infinitas y extra?as criaturas y figuras econ?micas y de poder.

Te?filo Solano es uno de aquellos comuneros que consiguieron que la empresa S?nchez Monroy abandonara la zona despu?s de d?cadas de explotaci?n salvaje de la selva y el bosque Chimalapa. El aserrradero ?vino directamente de M?xico y pidi? a Chiapas permiso para instalarse. El Gobierno de Chiapas se lo dio, pero lo pas? como nacional. Pero aqu? no es nacional. Aqu? la tierra tiene due?o?, nos cuenta, tal y como se?ala la Resoluci?n Presidencial de 1967 en la que se definen los l?mites de San Miguel. Corr?a el a?o 1971 cuando ?pusimos la cadena para que no se llevaran la madera que estaban aserrando? y ?estuvimos un a?o y medio en el monte sufriendo hambre, golpes y amenazas de parte de los federales?. Antonio Guti?rrez, otro de los protagonistas, completa el relato: ?Para sacar a la compa??a tuvimos que poner la cadena para que no sacara la maquinaria. Ten?a que pagar por la madera que ya hab?a sacado?.

Poco a poco, a los doce comuneros iniciales se les fueron sumando otros llegados de todo M?xico, hasta que la maderera abandon? sus instalaciones. Y es que los Chimalapas nunca se han opuesto a la llegada de gente de fuera. Benito Ju?rez, por ejemplo, fue fundada tanto por quienes ya habitaban la regi?n como por otros llegados de Oaxaca, Veracruz, M?xico e incluso Chiapas (estado del que proceden la mayor?a de ?supuestos propietarios? e ?invasores? de las tierras Chimalapas). Su resistencia siempre ha sido en contra de aquellos que llegaban para imponer una forma de explotaci?n de su riqueza natural con pretensiones meramente econ?micas, poniendo en peligro no s?lo al propio bosque y a la selva, sino tambi?n todo un modo de vida alternativo a la l?gica del progreso y el desarrollo occidental.

La realidad de la utop?a

El discurso ideol?gico del poder trata siempre de imponer la idea de que cualquier construcci?n socio-pol?tica alternativa al capitalismo que proponga modelos m?s equitativos de convivencia es, cuando no ?radical?, al menos s? ut?pica. Hablar del pueblo como sujeto aut?ntico de decisi?n pol?tica, de relaciones econ?micas no basadas en la propiedad privada y la competencia son s?lo, seg?n nos dicen, quimeras inalcanzables. Aqu? estamos, seg?n los te?ricos del neoliberalismo, en ?el fin de la historia?, cuando la humanidad ha alcanzado el modelo econ?mico m?s justo posible, a pesar de que los datos concretos nos hacen ver que las diferencias econ?micas son cada vez m?s grandes. Pero aqu? est?n tambi?n esos pueblos que seg?n Hegel permanecen ?al margen de la historia?, resistiendo durante siglos, perpetuando la utop?a a trav?s de su propia historia, construy?ndose a s? mismos en lucha constante con esa otra historia que se les trata de imponer desde el poder como ?nica aut?nticamente racional.

La historia, ese proceso evolutivo que, de manera unilineal y acr?tica, marca los designios de la civilizaci?n, de lo cultural y humanamente superior, ha tratado de hacer de las tierras chimalapas campo de cultivo del progreso y el desarrollo. La ?ltima de las agresiones sufridas por Benito Ju?rez s?lo ha sido eso, parte de un proceso que los chimas no est?n dispuestos a seguir soportando. Cuando a principios de julio, un grupo de ejidatarios y peque?os propietarios organizados en la Triple SSS chiapaneca ?La Mercanc?a? (nombre muy revelador) destrozaban el corral comunitario situado en el paraje La Hondonada, y se llevaban el alambre que marcaba los l?mites de las tierras comunales, no s?lo se viv?a una etapa m?s de la lucha por los derechos de unas tierras, sino tambi?n de la lucha por una forma de vida que entiende la tierra como parte esencial de la identidad comunal.

La tierra: bien comunal

La acci?n y la reflexi?n acerca de la comunalidad ha sido y es una constante entre los pueblos de Oaxaca. Desde Guelatao, regi?n distante de Los Chimalapas pero con unas tradiciones ancladas de igual modo en la pr?ctica comunitaria, el antrop?logo zapoteco Jaime Mart?nez Luna puede ayudarnos a entender las bases de la organizaci?n socio-pol?tica de los chimas. Para ?l ?el territorio comunal ha sido para los pueblos ind?genas no ?nicamente un patrimonio para su sobrevivencia, sino la fuente misma de su realizaci?n cotidiana. La tierra para la comunidad no significa una mercanc?a sino una relaci?n y expresi?n profunda de su visi?n del mundo. La tierra no es una cosa, sino la madre misma de la comunidad?.

Las tierras comunales no son s?lo parte esencial de su identidad, sino tambi?n de su lucha por la autonom?a. Para Mart?nez Luna, ?nuestra econom?a est? dirigida hacia dos aspectos: el autoconsumo y los factores de acumulaci?n hacia la compartencia con la comunidad. Consideramos que la tierra nos da lo que necesitamos y que si nos da m?s, la producci?n la debemos compartir principalmente en las fiestas o en las celebraciones de barrio o familiares?. Pero las constantes invasiones de las tierras Chimalapas ponen en peligro un espacio que no s?lo es esencial a nivel medioambiental para todo ser humano, sino que les permite mantener un elevado nivel de autonom?a alimentaria. Para el comunero de Benito Ju?rez, Ang?lico Solano ?los invasores usan las tierras para ganader?a: tumbar, quemar... Y lo que no estamos dispuestos es a que nuestro bosque y nuestra selva se sigan quemando?. Incendios que, seg?n nos cuentan, benefician a los grandes ganaderos al permitir la regeneraci?n del pasto.

Sin embargo, los permisos de explotaci?n ganadera y maderera siguen concedi?ndose a grandes terratenientes y grandes empresas. Y mientras, los leg?timos due?os de la tierra chimalapa, tienen vedado el uso del bosque para su propia existencia. As? nos lo relata Conrado Solano: ?El bosque es de los indios, es nuestro, pero el Gobierno nos lo ha vedado. No hay permiso para tumbar un ?rbol y construir una casa. No tenemos permiso para cazar?.

Los Chimalapas han hecho propuestas concretas para poder desarrollar un uso controlado de los recursos del bosque. Han tratado de incluir ese punto en varias de sus iniciativas como la Reserva Ecol?gica Campesina (alternativa a la Reserva de la Biosfera impulsada en el marco del Plan Puebla Panam?) o, en el caso de Benito Ju?rez, en el Estatuto Comunal. Sin embargo la pol?tica que favorece la explotaci?n extensiva al margen de planteamientos conservacionistas continu?, y el derecho chimalapa a hacer uso de sus tierras, sigue sin ser reconocido.

El deber colectivo por trabajar en la protecci?n del bosque y de la selva ha sido en los Chimalapas parte tambi?n de su identidad comunal. Sin embargo los modos de acci?n comunitaria contra, por ejemplo, los incendios, tampoco fueron respetados. Jes?s Cruz, comunero de Benito Ju?rez, as? lo indica: ?Anteriormente la comunidad entera participaba en el control de los incendios. Pero llegaron los ?rganos del gobierno a dividirnos a trav?s de brigadas de la Semarnap acab? con esa idea. Hicieron grupos en cada comunidad y se les pagaba, lo que consigui? que la gente dijera que fueran s?lo aquellos a los que se les estaba pagando. Adem?s, ahora son muy pocos y no pueden controlar todos los incendios?.

La lucha por la autonom?a

La estrategia del poder para hacer a los pueblos originarios dependientes de las estructuras econ?micas dominantes y de las formas de vida que les dan soporte es doble. Por un lado la de crear necesidades unidas a un modo de vida que les es ajena; por otro, imposibilitar que sus formas tradicionales de existencia puedan desarrollarse: ?No nos sentimos pobres, nos lo han hecho sentir y nos han vuelto cada vez m?s pobres en realidad. (...) La comodidad, la acumulaci?n, son valores que no sentimos como necesarios, sin embargo poco a poco nos lo han venido introduciendo por todos los poros de la vida cotidiana?. Pero frente a esos embates del poder, ?ahora la autodeterminaci?n, la libre determinaci?n o la autonom?a como se quiera entender, aparece ante nuestras mentes como una nueva forma de garantizarnos la sobrevivencia y como una garant?a para la defensa de la pluralidad y la diversidad. En estos esfuerzos, nuestros obst?culos inmediatos son los partidos pol?ticos?, se?ala Mart?nez Luna. ?Nos han hecho dependientes?, se?ala el comunero Pedro Estrada refiri?ndose no s?lo a los partidos pol?ticos.

As?, la lucha toma una nueva perspectiva, la de la defensa de los ?usos y costumbres? como forma de organizaci?n pol?tica alternativa a las democracias basadas en los partidos pol?ticos. Una lucha dif?cil: ?Los usos y costumbres nos dicen que es el pueblo el que pone su propia autoridad, pero ahora ya no. Ahora son los partidos y de por medio est? el factor n?mero uno que es el dinero, que ha comprado en muchas ocasiones la votaci?n de los pobres campesinos. Y a lo ?ltimo son peque?os grupos que imponen su propia autoridad y no el pueblo?. As?, por ejemplo, tanto ?la autoridad comunal como el Presidente municipal (de San Miguel) tienen la misma idea de que le pueblo no se organice. De hecho el primero es dominado por el segundo?. Y para ello, por ejemplo, ?la postura del gobierno es repartir programas con la intenci?n de que el pueblo se desbarate y no se organice. Porque el inter?s de los gobiernos del Estado son sus proyectos?, explica Conrado Solano.

Pero a pesar de ello, Benito Ju?rez sigue fiel a las formas asamblearias de organizaci?n pol?tica. Mariano Cruz es Secretario Auxiliar del Comisariado de Bienes Comunales de San Miguel Chimalapa (cargo que se renueva cada a?o): ?Yo para hacer algo tengo que hacer una reuni?n con el pueblo para ver si est?n o no de acuerdo. Aunque yo quiera algo, si el pueblo no quiere, pues no. Es la decisi?n del pueblo?. Y confiesa: ?si hago algo que no quiere el pueblo, pues me sacan y ponen otro, si es que no voy a dar al bote?, bromea. Lo que se intenta es que toda la comunidad participe en la toma de decisiones porque, por ejemplo, ?los problemas que tenemos con las tierras no son de uno ni de dos, sino de todititos, hasta del m?s tiernecito. Y es problema de ?l porque tambi?n es due?o de esta regi?n?. Una autonom?a pol?tica que busca en el pueblo organizado, y no en las c?pulas pol?ticas, la ?nica instancia de decisi?n. Para el comunero Alberto Matus (tambi?n presente durante el movimiento de 1971), ?la autonom?a es no depender de los jefes de arriba. Ellos no sufren, ellos est?n bien, con su salario, comen bien, pero no ven la pobreza y el sufrimiento del campesino. (...) Si el pueblo no se organiza, el Gobierno nunca va a decir ?les voy a echar la mano?. (...) Aunque le demos el voto a quien sea, no nos ayuda, simplemente nos enga?an con alguna despensa?. Pedro Estrada es de la misma opini?n: ?Este es un cuento de nunca acabar. Cuando hay campa?a hay muchas promesas. Ya es una costumbre en M?xico el hablar muy bonito en las campa?as, pero en la mera hora de los hechos, no hay nada. Incluso, como nos ocurri? hace poco, nos llegan a reclamar el por qu? no les votamos si nos hab?an entregado despensas?.

La lucha en Benito Ju?rez, como en todos los Chimalapas, no es s?lo por los derechos hist?ricos y legales sobre un territorio. Todo ello s?lo es la punta del iceberg que esconde una lucha por todo un modo de vida en el que la autonom?a en sus diferentes expresiones y a partir de su v?nculo con la tierra, extiende sus ramificaciones a una pol?tica y una econom?a que, como no podr?a ser de otra manera, ven en la tierra no un ?recurso natural? a ser explotado, sino base cultural que dota de sentido a toda su existencia y que, por tanto, hay que respetar y conservar para el bien com?n. Hasta qu? punto la cosmovisi?n comunal es una alternativa a un mundo que sobre la base del inter?s puramente econ?mico trata de acabar con todo otro posible modo de vida, creo que es dif?cil de que se le escape a alguien.

LAS VOCALES.

Ausencia G?mez.

A.

A treinta y nueve a?os del 2 de octubre es oportuno recordar el papel que jugaron los medios de comunicaci?n, inclusive la prensa escrita, durante el movimiento del 68, ocultar, soslayar, tergiversar, calumniar, fueron conductas y acciones de la mayor?a de los medios de esa ?poca. Para imaginar esa actuaci?n, basta recordar tambi?n la conducta de los medios en Oaxaca durante el movimiento del 2006. Quienes as? actuaron en el 68 lo hicieron por inter?s, conveniencia, complicidad o temor, como en esta tierra del sol.

Dado lo anterior, el desgarre de vestiduras y clamor de los medios televisivos en contra de la mini reforma electoral, llam?ndose defensores de la libertad de expresi?n, fue desde origen una mascarada, para ocultar el inter?s del dinero. Y a prop?sito, en la entidad de las tragedias, Coahuila, su virrey Moreira, ordena a su corte del congreso local, votar en contra de la reforma, m?s le valiera cumplir con el mandato de brindar seguridad a las y los hermanos de esa tierra.

E.

En 1968 el gobierno pri?sta acept? que fueron 33 las v?ctimas mortales el 2 de octubre en Tlatelolco, la informaci?n desclasificada en fecha reciente del Departamento de Estado norteamericano da cuenta de cuando menos 200 los asesinados, el n?mero real posiblemente nunca se sepa. La actuaci?n del PRIgobierno en esa ?poca, sigui? su tradici?n hist?rica como la ha seguido en Oaxaca hasta hoy.

Los que ordenaron tanta muerte, los que dispararon, los torturadores, jam?s pisaron la c?rcel por esos hechos. Como en estos d?as tampoco y as?, la servidumbre tacha de ?vandalismo? unas cuantas pintas cuando mayor da?o causan las plastas de pintura para cubrirlas. ?Qu? nombre recibir? entonces el encubrimiento de pederastas? ?Y las ?pintas? contra pol?ticos de oposici?n? ?Esas dignifican la imagen de Oaxaca? Doble lenguaje, doble moral, hipocres?a.

I.

En la elecci?n de estado que se opera en la entidad y que culminara hasta que los ?candidatos? del autoritarismo pri?sta reciban la constancia de ?triunfadores? no basta la abierta ingerencia abierta y directa del experto doctorado en mapachismo; no basta el empleo de recursos p?blicos ni la coacci?n de las burocracias, la red de cohecho al voto ni el reparto de cuentas y espejitos para comprar el voto. El diario ?Noticias? revela la forma en que la Red de Organizaciones Civiles Cristianas y Asociados (Y similares y conexos) ROCCA convoca a votar por el designado por el Pregobierno para administrar la casa municipal de Oaxaca.
La violaci?n a la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto P?blico no importa, ese es el ?Estado de Derecho? realmente existente en Oaxaca, esa es la manera obscena de manipular los sentimientos religiosos de la gente, as? son las cosas en esta tierra de cara a la galaxia. Y la conducta de ROOCA no es un asunto aislado, obedece a una l?gica, fueron los que legitimaron como tal, al ?Vocero de la voluntad divina? y realizan acuerdos con el fouchecito que opera impunemente. ?A ver como le hacen; pero yo quiero las urnas llenas a favor del PRI? tron? la voz del olimpo dinos?urico.

O.

El ?ndice de Desarrollo de la Educaci?n para Todos (IDE) califica el avance educativo de una entidad. Originalmente Resume el desempe?o de cada pa?s o entidad, en el logro de cuatro objetivos: la ense?anza primaria universal, la alfabetizaci?n de adultos, la paridad educativa de g?nero, y la calidad de la educaci?n. En el contexto nacional Oaxaca con 0.911 puntos, se sit?a entre los ?ltimos cuatro lugares, en tanto Tlaxcala por ejemplo, ocupa uno de los primeros lugares. La media nacional es de 0.946.

En ese estado de cosas, cobra relevancia el que el gobierno estatal destin? de su presupuesto el 0% en educaci?n b?sica en 2005. Alg?n ingenuo o desinformado se preguntar? ?Y c?mo salen fotos de Ulises y su corte repartiendo mobiliario y equipo a las escuelas? Simplemente caravana con sombrero ajeno, son recursos federales y productos de pr?stamos que el Banco Mundial le hace al gobierno federal.

U.

La servidumbre medi?tica y columnistas a sueldo encargados de culpar al magisterio de todos los males que padece la educaci?n en la entidad, se mesan el cabello y acusan a los maestros por sus demandas econ?micas, en particular, por el salario que equivale a los d?as que se les pagan. Ignorantes de los datos reales, fundamentan sus insultos en lo anterior para denostarlos y sin exhibir prueba alguna. Lo cierto es que el conjunto de acusaciones obedece al inter?s pol?tico y la acusaci?n se entiende como propaganda demag?gica, con mayor raz?n cuando la aportaci?n del gobierno del estado es nula en educaci?n b?sica.

Revisando los datos nacionales, los d?as pagados al magisterio oaxaque?o se ubican por debajo de la meda nacional, en tanto entidades como Aguascalientes, Nayarit, Colima, M?xico, Hidalgo, reciben un n?mero mayor de d?as de pago. Por supuesto, en esas entidades los gobiernos estatales destinan una parte importante del presupuesto propio al gasto educativo. Y curiosamente, de manera similar, esas entidades obtienen mejores puntuaciones en el logro acad?mico de sus estudiantes. No hay necesidad de buscarle tres pies al gato, el inter?s econ?mico de calumniadores no puede ocultar el sol con su verborrea. Todo por apuntalar el sistema autoritario y represor en el poder, gracias a la raz?n de las armas y el dinero.
Publicado por solaripa69 @ 10:26
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios