Martes, 23 de octubre de 2007
Editorial
Detener el Plan M?xico
El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, pidi? ayer al Capitolio que apruebe un presupuesto de 550 millones de d?lares como ?financiamiento de emergencia para otras necesidades cr?ticas de seguridad nacional?, entre las cuales mencion? la ?asistencia vital a nuestros socios en M?xico y Centroam?rica, quienes est?n trabajando para vencer a los c?rteles de la droga, combatir el crimen organizado y detener el tr?fico humano. Todas esas son prioridades urgentes de Estados Unidos, y el Congreso debe financiarlas sin demora?. La partida solicitada se present? como anexo de una propuesta de gastos adicionales por 46 mil millones de d?lares para sostener las intervenciones en Afganist?n e Irak.
Por lo que respecta a nuestro pa?s, la idea es que los fondos referidos sean gastados en el contexto de lo que, por similitud con el Plan Colombia, pactado entre Estados Unidos y ese pa?s sudamericano para combatir el narcotr?fico y la insurgencia, se ha denominado Plan M?xico. Este convenio de asistencia acordado entre el gobierno calderonista y la Casa Blanca es inconveniente por dondequiera que se vea.
Por principio de cuentas, el hecho de que Washington coloque el combate a las drogas y a la delincuencia en territorio mexicano como una de las ?necesidades cr?ticas? de su seguridad nacional implica ya una distorsi?n injerencista, adem?s de una grotesca exageraci?n. Adicionalmente, que Bush incluya entre las actividades financiadas el ?tr?fico humano? obliga a preguntarse en qu? medida la asistencia estadunidense compromete a M?xico en la persecuci?n de los migrantes centro y sudamericanos que pretenden llegar a Estados Unidos o, peor a?n, en el hostigamiento a connacionales que lo intentan.
Por otra parte, la tarea sustancial del acuerdo, el combate al narcotr?fico, ha demostrado ser, en sus t?rminos actuales, un empe?o costoso en todos los sentidos ?descomposici?n institucional y social, violencia, distorsiones econ?micas? e insostenible en sus resultados: despu?s de varias d?cadas de esfuerzos oficiales, la droga sigue fluyendo con normalidad a territorio estadunidense y las organizaciones delictivas mantienen intactos, si no es que incrementados, su poder de fuego y su capacidad de corrupci?n. La tecnolog?a que Estados Unidos despliegue en nuestro pa?s en el contexto del Plan M?xico ser? la misma, en el mejor de los casos, que emplea en su propio territorio para contener el flujo de estupefacientes il?citos; no hay motivo para suponer que al sur del r?o Bravo esos recursos tecnol?gicos realicen el milagro que no han podido llevar a cabo en el propio territorio estadunidense y contengan en forma significativa el masivo contrabando de sustancias il?citas.
A estas alturas, y en tanto no se lleve a cabo un trabajo binacional y multilateral de cr?tica y autocr?tica de la pol?tica antidrogas vigente, y en tanto no se reformule de manera radical la estrategia de combate a las adicciones y al trasiego de estupefacientes, es dable suponer que las nuevas medidas no son m?s que un ejercicio de simulaci?n.
Por desgracia, el que se prepara bajo el nombre popular de Plan M?xico no s?lo simula perspectivas de ?xito donde hay condiciones ciertas de fracaso, sino que conlleva efectos indeseables en ?mbitos distintos al de la lucha contra las drogas: la soberan?a nacional y la vigencia de los derechos y libertades fundamentales en territorio nacional. En el primer caso, existen diversos precedentes de la tendencia estadunidense a abusar de mecanismos de cooperaci?n bilaterales para realizar acciones de espionaje, intervenciones encubiertas en la vida pol?tica de los pa?ses anfitriones y chantajes diplom?ticos como el que experiment? el ex presidente Eduardo Samper en Colombia.
En el segundo, basta con ver la desastrosa situaci?n de ese pa?s en materia de derechos humanos y recordar que en diciembre del a?o pasado el Tribunal Permanente de los Pueblos, secci?n Colombia, conden? a Estados Unidos por la incidencia de la cooperaci?n bilateral en las violaciones a tales derechos. Casi tres a?os antes la Federaci?n Internacional de Derechos Humanos destac? que ?la influencia b?lica ha tenido una serie de efectos nocivos, entre los que se destaca la destrucci?n de la democracia por fortalecimiento del poder militar que en Am?rica Latina se ha distinguido hist?ricamente por la corrupci?n, las sistem?ticas violaciones a los derechos humanos y las graves infracciones al derecho internacional ?.
Por las razones referidas, cabe esperar que el Congreso estadunidense niegue los fondos solicitados por George W. Bush. En M?xico es necesario que el Poder Legislativo haga otro tanto e imposibilite, as? sea por la v?a presupuestal, la realizaci?n de un proyecto de cooperaci?n equ?voco, ominoso y gravemente perjudicial para nuestro pa?s. La sociedad, por su parte, debe movilizarse para exigir que se suspenda la aplicaci?n de un acuerdo que ser?a una tragedia para M?xico.

PLAN M?XICO
El financiamiento de emergencia supera 10 veces el promedio en este rubro los ?ltimos a?os
Pide Bush 500 millones de d?lares para asistencia antidrogas a M?xico
?Abordar amenazas comunes?, el objetivo
David Brooks y Roberto Gonz?lez Amador (Corresponsal y Enviado)
Nueva York y Washington, 22 octubre. El presidente George W. Bush solicit? hoy 500 millones de d?lares en asistencia antidrogas a M?xico para el a?o fiscal 2008 ?superior 10 veces al promedio de asistencia estadunidense anual en este rubro durante los ?ltimos a?os?, como parte de un paquete de aproximadamente mil 400 millones de d?lares durante un periodo de entre dos y tres a?os.
La solicitud fue caracterizada por Bush como parte de un ?financiamiento de emergencia? cr?tico para la seguridad nacional de Estados Unidos. La Casa Blanca inform? que estos fondos son para apoyar ?los esfuerzos de cooperaci?n sin precedente para abordar las amenazas comunes a nuestras naciones al combatir el crimen trasnacional y el narcotr?fico?.
La petici?n forma parte de un proyecto de ley de gasto suplementario de 46 mil millones de d?lares para las guerras en Irak y Afganist?n, utilizando as? esa iniciativa como un ?veh?culo legislativo? para el plan bilateral. El anuncio de Bush, por lo tanto, se enfoc? casi exclusivamente en la necesidad de que el Congreso apruebe los fondos ?suplementarios? para mantener su pol?tica b?lica en esa regi?n a lo largo de 2008, al pedir este monto adicional sobre los 150 mil 500 millones de d?lares que ya han sido solicitados en otro proyecto de ley.
El anuncio fue notable por su bajo perfil, ya que fue el momento culminante de una negociaci?n bilateral de siete meses que desemboc? en una propuesta que ambos gobiernos han presentado reiteradamente como un paso ?sin precedente? en la cooperaci?n bilateral. Evidentemente la decisi?n de que el presidente s?lo dedicara una frase a lo que ser?a el programa de cooperaci?n antidrogas m?s grande en el hemisferio despu?s del Plan Colombia, y que lo hiciera en un acto dedicado a promover el financiamiento de su guerra en Irak, est? dise?ada para reducir el perfil p?blico de esta iniciativa, por el momento.
Esta tarde, la Casa Blanca emiti? un comunicado del secretario de prensa sobre el programa, en el que declara que ?para combatir las amenazas de narcotr?fico, crimen trasnacional y terrorismo en este hemisferio, el presidente est? solicitando hoy 500 millones de d?lares como parte de un programa de mil 400 millones para financiar la cooperaci?n en seguridad con M?xico?. Agrega que los mandatarios Bush y Felipe Calder?n han hablado en m?ltiples ocasiones sobre la ?asociaci?n estrat?gica? entre ambos pa?ses contra ?las amenazas comunes? que enfrentan. Afirma que ?el presidente (Bush) aprecia mucho las acciones valientes que Calder?n ha adoptado en confrontar estos peligros, y su deseo de elevar nuestra relaci?n a un nuevo nivel de cooperaci?n?.
El comunicado se?ala que ?Estados Unidos har? todo lo que pueda por apoyar los esfuerzos de M?xico para romper el poder y la impunidad de las organizaciones de la droga y fortalecer las capacidades para abordar estas amenazas conjuntas?.
Esta noche, el gobierno mexicano difundi? un comunicado de ambos gobiernos, en que ofrecen un nuevo nombre al plan:
Iniciativa M?rida, que fue definido como ?un nuevo paradigma de cooperaci?n en materia de seguridad?.
El documento ofrece el marco de la nueva cooperaci?n binacional ante ?amenazas comunes? y declara que ?nuestra meta com?n es maximizar la eficacia de nuestros esfuerzos en la lucha contra las organizaciones criminales, as? como para detener el narcotr?fico (incluyendo el de precursores qu?micos), el tr?fico de armas, las actividades financieras il?citas, el tr?fico de divisas y la trata de personas?.
Afirma que ?la Iniciativa M?rida complementar? acciones espec?ficas para: 1) Reforzar los esfuerzos internos de procuraci?n de justicia en M?xico; 2) Reforzar los esfuerzos internos de procuraci?n de justicia en Estados Unidos, y 3) Ampliar la cooperaci?n bilateral y regional dirigida a la amenaza de la delincuencia trasnacional?.
Subraya que ?nuestras estrategias para la ampliaci?n de la cooperaci?n est?n basadas en el pleno respeto de la soberan?a, jurisdicci?n territorial y marcos legales de cada pa?s, y est?n orientadas por los principios de confianza mutua, responsabilidad compartida y reciprocidad?.
Sin embargo, ni las palabras del presidente Bush ni el comunicado de su secretario de prensa ofrecen detalles espec?ficos sobre el programa de cooperaci?n y tampoco mencionan medidas que adoptar? Estados Unidos para cooperar con M?xico en lo que ambos gobiernos han insistido en que es una ?responsabilidad compartida? en la lucha antidrogas.
Joy Olson, directora de la Oficina de Washington sobre Am?rica Latina (WOLA), ONG especializada en las relaciones hemisf?ricas, coment? hoy que ?la cooperaci?n es una calle de dos sentidos. Aunque el paquete menciona un monto no especificado de dinero para reducir el consumo de drogas en M?xico, no ha sido acompa?ado por ninguna nueva iniciativa federal para reducir la demanda de droga en Estados Unidos?.
Podr?a haber contratistas privados, dice el Dallas Morning News
Por otro lado, el Dallas Morning News report? este fin de semana de que el plan podr?a incluir la participaci?n de contratistas militares privados estadunidenses para la capacitaci?n de efectivos mexicanos en el uso de nuevas tecnolog?as y equipo. Se?ala que ?se es un asunto espinoso, particularmente por la controversia actual aqu? sobre el uso de contratistas privados en la guerra en Irak.
Funcionarios de ambos pa?ses han reiterado (lo reafirman en su comunicado conjunto de hoy) que el plan no considera que tropas o agentes estadunidenses realicen operaciones en M?xico.
Seg?n detalles filtrados y/o anunciados durante los ?ltimos meses por autoridades de ambos gobiernos, el plan contempla programas de capacitaci?n de fuerzas antidrogas en M?xico, incluso el fortalecimiento y mejoramiento de algunos aspectos del sistema judicial, as? como mejorar las telecomunicaciones y el uso de tecnolog?as avanzadas en la lucha antinarc?ticos, especialmente para el monitoreo del aerospacio y las v?as mar?timas.
Pol?ticas legislativas demoraran el programa
Justamente por estar insertado dentro de un proyecto de ley sobre la guerra en Irak, el programa antinarc?ticos para M?xico ahora estar? sujeto a la marea pol?tico-electoral de este pa?s. Fuentes legislativas aqu? informan a La Jornada que aunque se pronostica la aprobaci?n eventual de este proyecto de ley, ser? debatido en el Congreso por lo menos hasta febrero de 2008.
Para algunos observadores veteranos, Bush acaba de colocar a la relaci?n con M?xico en la ?ptica de su pol?tica b?lica, al anunciar este programa como parte de ?financiamiento de emergencia? para prioridades de ?seguridad nacional? de Estados Unidos, y ubicando este plan dentro de una iniciativa de ley dedicada a la guerra en Irak y Afganist?n, y la llamada ?guerra contra el terrorismo?.


Aplauden PAN y PVEM el acuerdo con EU; viola la soberan?a: PRD y PRI
Detr?s podr?a esconder un proyecto intervencionista, alertan el sol azteca y el tricolor
Ciro P?rez, Elizabeth Velasco, Alma Mu?oz y Enrique M?ndez
Mientras que para legisladores de los partidos Acci?n Nacional (PAN) y Verde Ecologista de M?xico (PVEM) el acuerdo de cooperaci?n con Estados Unidos para el combate al crimen organizado, denominado Iniciativa M?rida, no s?lo es bienvenido sino ?invaluable?, para los partidos que integran el Frente Amplio Progresista (FAP) este convenio representa una violaci?n a la soberan?a y ?abre un frente para una eventual intervenci?n estadunidense? en el pa?s.
Se pedir?n explicaciones del plan a la canciller?a
En tanto, los grupos parlamentarios de los partidos de la Revoluci?n Democr?tica (PRD) y Revolucionario Institucional (PRI) en la C?mara de Diputados advirtieron que pedir?n a la canciller?a una explicaci?n detallada del acuerdo para asegurarse de que no incluya violaci?n de la soberan?a nacional ni subordinaci?n de mandos del Ej?rcito o de la Polic?a Federal Preventiva a Estados Unidos.
?No podemos permitir sujeci?n de nuestras autoridades, en cualquier nivel, hacia un gobierno extranjero, ni que ning?n secretario, subsecretario o cualquier alto mando deba rendir informaci?n? a la administraci?n de George W. Bush, expres? el diputado Jos? Alfonso Su?rez del Real, integrante de la Comisi?n de Defensa.
Al se?alar que la denominada Iniciativa M?rida incluir? transferencia de tecnolog?a, Su?rez del Real refiri? que durante una reuni?n con el secretario de la Defensa, general Guillermo Galv?n Galv?n, ?ste revel? que se trata de apoyo con detectores de droga en los retenes instalados en las ciudades fronterizas. ?Uno de los prototipos estar? en el ret?n de Benjam?n Hill, Sonora?, expuso.
Por su parte, el coordinador pri?sta, Emilio Gamboa, asegur? que el Congreso no permitir? que este plan esconda un proyecto intervencionista.
Para la dirigencia nacional del PRD este plan representa una violaci?n a la soberan?a nacional y abre las puertas para que operen ?impunemente y sin control agentes estadunidenses? en el pa?s, asegur? el secretario de asuntos internacionales del partido del sol azteca, Sa?l Escobar.
?Estamos muy preocupados sobre lo que podr?a implicar y vamos a pedir una investigaci?n, pues creemos que este plan abre las puertas para la intromisi?n de polic?as y de los intereses estadunidenses; se habla de mucho dinero que ha sido negociado fuera del Congreso y de la opini?n p?blica, y que es igual al Plan Colombia; por eso quisi?ramos conocer todos sus detalles.?
A su vez Ada Oma?a, titular de la Secretar?a de Migrantes del Comit? Ejecutivo Nacional perredista, manifest? que Felipe Calder?n, con este acuerdo, act?a como en el pasado hicieron administraciones pri?stas de ?ponerse al cuidado y la atenci?n? del presidente de Estados Unidos.
En tanto, dirigentes y representantes de los partidos del Trabajo (PT), Convergencia y del Verde Ecologista se sumaron a la demanda de informaci?n sobre los alcances y compromisos que adquiere M?xico al suscribir la Iniciativa M?rida.
Para el dirigente colegiado del PT, Ricardo Cant?, ?es un riesgo inminente, ya que Estados Unidos interviene en pa?ses tan lejanos como Afganist?n e Irak, y lo puede hacer en M?xico. No pensemos que todo es buena voluntad?, dijo.
Del mismo modo, el diputado de Convergencia Alejandro Chanona coincidi? en que ?se debe precisar si ( el acuerdo) no choca con el derecho nacional y est? a la altura del internacional, porque la Ley de Seguridad Nacional es limitada?.
Publicado por solaripa69 @ 9:28
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios