Martes, 06 de noviembre de 2007
Discurso completo de Julio Scherer Garc?a en Oaxaca.
M?xico, D.F., 5 de noviembre (apro).- Me alegra sobremanera encontrarme entre ustedes y desear?a abrazarlos. Razones me sobran para expresarme de esta manera. Ni en uno que otro de mis sue?os narcisistas habr?a imaginado una feria del libro que se ocupara de mi trabajo como escritor. Viejo como soy cabe en m? el estupor, un aliciente para continuar la cr?tica al poder impune que nos asfixia.

Salvo ?El Indio que mat? al padre Pro? y un primer intento fallido de ?La Piel y la Entra?a?, mis libros han sido escritos en el marco humano y profesional de ?Proceso?. No pod?a ser de otra manera. Las amplias l?neas que recorren las p?ginas de la revista y la l?nea que me recorre, marcan una v?a congruente. Hemos hecho nuestras las ideas de don Daniel Cos?o Villegas, pensador contempor?neo. Dec?a que si la hubi?ramos emprendido contra la corrupci?n del poder, la batalla habr?a tenido por s? misma el valor eminente de una revoluci?n social. Don Daniel se expresaba as? a mediados del siglo pasado y de entonces para ac? no ha dejado de caernos lluvia ?cida. Nunca pens? en la violencia como soluci?n, nunca en las armas.

En la Presidencia de la Rep?blica hemos tenido de todo: perversos, falsarios, ladrones, traidores, asesinos. Juntos, c?mplices en el silencio, han matado a disidentes pol?ticos, han masacrado estudiantes, han arrebatado a la naci?n sus mejores tierras, han exprimido al erario, han vulnerado la pr?stina concepci?n del Estado, han arrasado pueblos enteros, han empobrecido nuestros recursos no renovables, han asistido a la extinci?n de algunas etnias, han propiciado un ?xodo que no cesa y han culminado su tarea colectiva en el dato que m?s duele: en la misma geograf?a y en la misma historia, lado a lado conviven sesenta millones de mexicanos sin recursos con fortunas cotizadas entre las m?s altas del mundo. La salvaje inequidad cobra aqu? su verdadero car?cter: ruin, infame.

Vicente Fox ha labrado su estigma indeleble. No le recuerdo un acto de grandeza, la noble actitud que conmueve y persevera. Sus seis a?os resumen necedades, desplantes, degradaci?n propia y del gobierno, exhibicionismo con una mujer hoy cercada por su personal bajeza. Ya como ex Presidente asest? un golpe a Felipe Calder?n. Ocurri? el d?a en que ?l, ?l, ?l declar? que hab?a derrotado a Andr?s Manuel L?pez Obrador. Frase tan breve trajo de vuelta la turbiedad en la elecci?n de 2006. Ya sabemos que contra hechos no hay argumentos y Fox, Presidente de todos por mandato supremo de nuestras leyes, tom? partido en la contienda pol?tica, hizo burla de la Constituci?n y alter? para mal la ya dif?cil convivencia entre los mexicanos.

Dividido el pa?s, en declive la econom?a, imbatible el narco, en bancarrota la educaci?n, en su ocaso la seguridad social, Felipe Calder?n tiene ante s?, adem?s de problemas de esta magnitud, la inocultable riqueza de Vicente Fox y un criminal tr?fico de influencias que se va develando poco a poco. Si deja correr los d?as como hasta ahora y se lava las manos en ?el agua sucia? de que hablaba Jes?s Reyes Heroles, vestido de azul terminar? en l?nea con los pri?stas m?s distinguidos, c?mplices todos, corruptos por omisi?n o por comisi?n en el despojo a la Rep?blica.

Algo m?s. Oaxaca se me impone como un deber de conciencia. Inmensamente rico e inmensamente pobre, el estado padece por un gobierno sin honor. Fortalecido por la impunidad e insensible a la desdicha que siembra, seguir? en lo que est?: el poder a costa de lo que sea.

La tragedia se ahonda, tarda la soluci?n civilizada y no cabe olvidar, menos desde?ar, que la desesperaci?n nace de situaciones extremas.

Me conmueve el trato amable y la generosidad con la que me ha recibido la Feria. Sin palabras que pudieran dar cuenta de mis sentimientos, he de llevarlos a todos ustedes en la memoria.

Scherer, el anciano con voz de trueno, imponente

LUIS IGNACIO VEL?SQUEZ

A Julio Scherer Garc?a lo traiciona el cuerpo, no el esp?ritu. Arrastra los pies para caminar, mantiene la espalda encorvada, la papada cuelga de su cuello y el cabello blanco escasea; pero los ojos azules mantienen la mirada l?mpida, la voz sigue siendo grave y la mente l?cida.

Es m?s, a veces, da la impresi?n de que Scherer Garc?a juega a parecer m?s anciano de lo que verdaderamente es para no sucumbir a la lisonja, ni caer en las tentaciones de los elogios, que tanto rechaza.

En la primera fila del teatro Macedonio Alcal?, tomado de la mano de su hija Mar?a, izquierda con izquierda, Julio Scherer Garc?a permanece imp?vido frente a las emotivas palabras de Guillermo Quijas y el rector de la Universidad Aut?noma Benito Ju?rez de Oaxaca (UABJO), Francisco Mart?nez Neri, como un viejo autista.

Ni siquiera las palabras de su compa?ero de tantos a?os, Miguel ?ngel Granados Chapa, y la espl?ndida intervenci?n de Juan Villoro, conmueven al maestro de varias generaciones de periodistas, a pesar de las necesarias referencias a su salida de Exc?lsior, la fundaci?n de Proceso, su larga trayectoria period?stica, su compromiso ?tico, su incorruptibilidad y sus permanentes enfrentamientos con el poder.

Con paso tr?mulo y apoyado de su inseparable hija, Julio Scherer Garc?a sube la peque?a escalinata que divide las butacas del foro para recibir la estatuilla "El Pescado", de oro y cristal, que el artista Juchiteco Francisco Toledo, elabor? para el homenaje.

Pero apenas coloca las cuartillas que lleva preparadas para la ocasi?n en el atril, una extra?a metamorfosis se apodera de su cuerpo. La espalda encorvada se endereza, las manos que se apoyan en la madera se muestran fuertes, la voz grave estremece a los presentes.

El anciano se convierte en un hombre robusto con voz de trueno. Duro como los se?alamientos que hace contra los ex presidentes de M?xico, principalmente Vicente Fox y su mujer "hoy cercada por su personal bajeza".

Sin concesi?n alguna dice lo que cree y lo hace de una forma directa, sin miramientos, porque lo desde hace muchos a?os asumi? que el periodismo nada vale si no se critica al poder que nos asfixia.

De pie, erguido, el periodista desnuda a los presidentes del pa?s como nadie lo ha hecho, llam?ndolo por lo que son, fueron y han sido: perversos, falsarios, ladrones, traidores, asesinos. Y vaya que sabe de esto, pues la mayor parte de su vida personal y profesional conoci? a algunos de ellos. Entre otros a Luis Echeverr?a que lo ech? de Exc?lsior y Vicente Fox que emprendi? no s?lo una campa?a contra Proceso, sino tambi?n en contra de su familia.

Julio Scherer no pierde tiempo en subterfugios. Es directo, sincero, agradecido, porque despu?s de todo confesar? su deseo de "abrazar" a todos los presentes para corresponder a los aplausos que le prodigan.

Misma gratitud que demostrar? cuando, otra vez en su papel de anciano, se mantiene en la mesa colocada en el acceso principal del teatro hasta que el ?ltimo de los solicitantes de aut?grafos consigue su objetivo, a pesar del tiempo delimitado por los organizadores a media hora para tal actividad.

Los ojos de Julio Scherer Garc?a brilla de manera especial, cuando para culminar las eventos de su homenaje, llega al Paseo Ju?rez a inaugurar formalmente la XXVII edici?n de la Feria del Libro 2007.

La algarab?a de decenas de personas, ataviados con m?scaras de carnaval que danza al comp?s de la banda; el sonido de los silbatos, que se confunde a veces con el ruido ensordecedor de los cohetes, y la fiesta popular, lo entusiasma.

Del brazo del rector de la universidad, Mart?nez Neri, y de su hija Mar?a, el maestro del periodismo se muestra feliz y s?lo duda al momento que le ofrecen las tijeras para cortar el list?n rojo de la ceremonia.
Publicado por solaripa69 @ 9:59
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios