Mi?rcoles, 14 de noviembre de 2007
REPORTAJE /A diez a?os de Acteal
Desmantelar las desarmadas bases zapatistas, su prop?sito
Paramilitar: joven frustrado por las autoridades agrarias
Un trabajo de los investigadores Andr?s Aubry y Ang?lica Inda, difundido al d?a siguiente de la matanza, describ?a el perfil del ?agente protag?nico de la violencia?
Hermann Bellinghausen /X
En los meses anteriores a la masacre de Acteal, los investigadores Andr?s Aubry y Ang?lica Inda, buenos conocedores de los Altos, y particularmente de Chenalh?, se dieron a la tarea de indagar el fen?meno de violencia que sacud?a la regi?n. Por extra?a coincidencia, habr?an de publicar sus conclusiones iniciales el d?a que se difundieron las primeras informaciones de la matanza. Su documento fue elaborado antes, pero tuvo una oportunidad muy importante. Se titulaba ??Qui?nes son los ?paramilitares??? (La Jornada, 23 de diciembre). Vale la pena adelantar un poco el calendario y escuchar sus hallazgos en los mismos meses finales de 1997 que este reportaje recapitula:
?El conflicto de Chiapas cobr? a los antrop?logos una tarea m?s: la de identificar a un nuevo sujeto social, el agente protag?nico de la violencia?, admiten de entrada. Los autores hacen un rastreo met?dico de la informaci?n proporcionada por ind?genas y precisan: ?S?lo en Chenalh?, 17 parajes son afectados: la tercera parte de sus asentamientos y la mitad de su poblaci?n?.
Por rutina hist?rica, explican Aubry e Inda, ?se le llam? primero pistolero o guardia blanca, por las heridas que aquellos han plasmado en la memoria colectiva de Chiapas. Sin que ellos se hayan extinguido, los medios empezaron a darle la identidad de paramilitar para diferenciarlo de los anteriores (agentes externos a las comunidades, mientras que el nuevo brote de ellas), porque act?a con una relaci?n ambigua y no confesada con las fuerzas del orden, e interviene con armas propias de ellas.
?Con repetidos desmentidos, el Estado ha negado la existencia de paramilitares, dando argumentos que fracciones del Congreso local y la opini?n p?blica se resistieron a creer. Por carencia sem?ntica y por respeto a las autoridades, seguiremos llam?ndolo como los medios, pero entrecomillado.?
Ni tierra ni trabajo
??Qui?nes son??, se preguntan. ?Aparecen casi exclusivamente entre j?venes frustrados por las autoridades agrarias. En los 17 parajes de Chenalh? en que logramos documentar la existencia de unos 246 de ellos, la inercia agraria combinada con el crecimiento demogr?fico no da ni tierra ni trabajo, aun no agr?cola, a los j?venes en edad de ser derechohabientes del ejido. Los ya casados y jefes de familia, a la par de sus padres, han vagado sin ?xito en busca de empleo, sobrevivido de milagro, o de robos de parcelas y cosechas. Obligados a vivir como delincuentes, no s?lo carec?an de medio de subsistencia sino que, adem?s, no ten?an por qu? sesionar en las asambleas y, por tanto, eran excluidos de las decisiones del ejido. Primera conclusi?n, estos criminales son productos del sistema y de sus opciones econ?micas, agrarias y laborales?.
De repente, la ?paramilitarizaci?n? ofrece a estos campesinos soluci?n y prestigio. ?Soluci?n porque el impuesto de guerra que cobran (25 pesos quincenales por adulto si es permanente, 375 pesos de una vez para quienes se niegan) les proporciona ingresos, y porque el bot?n de animales, cosechas y enseres (incluidas camionetas) legitima los hurtos humillantes de elotes, caf? y aves de corral. Prestigio porque las armas ?que no son escopetas? les confieren un poder y un estatus que nunca han tenido, ni ellos ni sus padres sin tierras?.
Aqu?, Aubry e Inda se?alan: ?Por haber tenido una vida itinerante en busca de trabajo, o no ser ejidatarios, nunca tuvieron la educaci?n c?vica que proporcionan las asambleas peri?dicas en las cuales se decide el destino colectivo de su paraje, colonia o municipio, y escaparon a toda responsabilidad comunitaria. Los ?paramilitares? no tienen proyecto social o pol?tico alguno. No pregonan nada, tan s?lo se imponen. Los ?nicos maestros que han tenido son sus monitores del entrenamiento militar al que est? condicionada la adquisici?n de las armas que exhiben.
?Sus mentores, ya sea en sus campamentos o en los patrullajes, tienen una conducta muy parecida a la de los kaibiles de Guatemala. ?A qu? le tiran? ?Por qu? est?n operando s?lo en el estrecho per?metro de la zona de influencia en la cual gozan de perfecta impunidad? La raz?n es estrat?gica, y probablemente lo ignoran?. Los investigadores destacan que los parajes donde finalmente ?prendieron? estos grupos armados forman una cu?a entre los municipios colindantes de Chenalh?, Pantelh?, Cancuc y Tenajapa.
Hacen comparaciones con la ubicaci?n de otros grupos paramilitares: ?El estado mayor de Paz y Justicia, en torno a El Limar (Tila), controla los cinco municipios choles y el acceso a varios m?s. Hacen las veces de las pol?ticas p?blicas en la casi totalidad de los municipios que administra la secretar?a estatal de Atenci?n a los Pueblos Ind?genas. El objetivo de todos es el desmantelamiento de alg?n basti?n de las bases ?desarmadas? de apoyo zapatistas?.
Despu?s del ?golpe militar? contra las comunidades rebeldes el 9 de febrero de 1995, una de las t?cticas militares denunciadas por las Misiones de Observaci?n era la destrucci?n de instalaciones productivas, cosechas y aperos de cultivo ?para quitar porvenir? a los disidentes, subrayan. ?La t?ctica ?paramilitar? de Chenalh? es la misma: los operativos empezaron con el inicio de la tapizca del caf?, en un a?o de buen precio. Y se desplaza masivamente a los productores. Tal como a los indeseables se les corre el tapete, a los ind?genas de Chiapas se les quita su futuro?.
Espiral imparable
Entre septiembre y diciembre, las comunidades del norte y el oriente de Chenalh? se ven atrapadas en un proceso que parece imparable. Los hechos criminales en Acteal el 22 de diciembre confirman que al menos el Estado mexicano no pudo, o m?s bien no quiso, detener esa espiral. De hecho, fue obra suya. Anuncios, denuncias y alarmas no faltaron. Lo que falt? fue otra cosa.
De los entrenamientos de la Seguridad P?blica en la comunidad de Puebla no hubo testimonios directos, aparte de los tiros que todas las noches se escuchaban en el valle. Pero s? de lo que ocurr?a en Los Chorros. Desde julio, el edil Arias Cruz hab?a encargado a sus agentes municipales que levantaran listas de quienes eran del PRI y quienes no, en cada paraje. Se hace asamblea. El agente toma nota. Casi nadie se apunta. Los de la ?sociedad civil? instauran un debate y mandan decir a Arias Cruz que el agente no tiene derecho a dividir las comunidades. Lo mismo dicen muchos pri?stas que tampoco se apuntaron (La Jornada, 27 de septiembre).
En septiembre, los agentes exigen dinero a los pobladores de Puebla, Los Chorros y otros parajes para comprar armas y municiones. Se castiga a los que no colaboran. En algunos lugares, como Los Chorros, se les expulsa. El concejo aut?nomo de Polh? asegura que el promotor de la contra para dividir a las comunidades es el ex diputado pri?sta Antonio P?rez Hern?ndez (significativamente, oriundo de Polh?), ahora secretario estatal de Atenci?n a los Pueblos Ind?genas, en sustituci?n del escritor Jacinto Arias P?rez. Entre pedranos te veas.
El 23 de octubre, La Jornada informa desde la cabecera municipal de San Andr?s que grupos de tzotziles de los municipios de Chenalh?, San Andr?s y Simojovel ?reciben entrenamiento militar para oponerse a la permanencia de los simpatizantes del EZLN y evitar la formaci?n de municipios aut?nomos en los Altos?, seg?n autoridades civiles rebeldes y representantes de organizaciones independientes.
Las comunidades de Puebla y Santa Martha, en Chenalh?; Santiago el Pinar, en San Andr?s, y cerca de Chitamulkum, en Simojovel, son consideradas por los concejos aut?nomos ?como centros de entrenamiento de personas que posteriormente formar?n parte de grupos paramilitares?. En todos esos lugares se suceden agresiones violentas contra las comunidades en resistencia.
Creciente trasiego de armas
Por su parte, Las Abejas denuncian que ?el trasiego de armas en los municipios ind?genas se incrementa y los grupos armados aparecen continuamente en los caminos del municipio de Chenalh? (La Jornada, 24 de octubre).
Los d?as posteriores se suceden en cascada hechos muy graves en el camino a Los Chorros y las comunidades de Chimix, La Esperanza, Aurora Chica, Puebla, Canolal, Tzanembolom y Acteal. Los ataques armados de los paramilitares contra la poblaci?n civil, con la intenci?n de expulsarlos de las comunidades, producen un muerto y m?s de una decena de heridos; los primeros casos que se conocieron, contabilizadas por la Procuradur?a General de Justicia del Estado y los representantes pri?stas de Los Chorros, fueron 13 pri?stas heridos, y estas fuentes insisten en que todos fueron ?emboscados? por ?presuntos simpatizantes del EZLN? (La Jornada, 26 y 28 de octubre). En los d?as posteriores se ver?a que las cosas no eran as? de simples.

Cierran normalistas el Congreso de Guerrero; retienen a diputados
Se apoderan de la caseta de Palo Blanco, en la Autopista del Sol; Capufe ya prepara denuncias
El secretario de Educaci?n del estado advierte que no cambiar? el m?todo para asignar plazas
Sergio Ocampo Arista (Corresponsal)
Chilpancingo, Gro., 13 de noviembre. Aproximadamente 800 estudiantes provenientes de 17 escuelas normales rurales de los estados de M?xico, Hidalgo, Puebla, Chihuahua, Sonora, Jalisco, entre otras entidades, ocuparon hoy el Congreso local, donde retuvieron durante ocho horas a cinco diputados locales, entre ellos el coordinador Carlos Reyes Torres, y a unos 60 empleados.
Los j?venes mantienen en su poder 11 autobuses de las empresas Estrella Blanca y Estrella de Oro, que usaron para trasladarse a esta ciudad.
Los estudiantes llegaron para apoyar a sus compa?eros de la normal rural de Atyotzinapa, quienes demandan a la Secretar?a de Educaci?n Guerrero (SEG) la asignaci?n de 75 plazas para los egresados, que no desaparezcan la licenciatura en educaci?n primaria ni el sistema de internado, y que se mejore la alimentaci?n, entre otros puntos.
V?ctor Santiago Pe?a, vocero de los inconformes de Ayotzinapa, inform? que la SEG ha asumido una actitud ?insensible? ante el pliego de peticiones. Dijo que la concentraci?n concluir? cuando la respuesta sea favorable.
Desde temprano los alumnos se concentraron en Tixtla, a 14 kil?metros de Chilpancingo. Luego se dividieron en dos grupos: uno se apoder? del Centro de Estudios Parlamentarios Eduardo Neri del Congreso local para impedir los trabajos de la mesa Democracia, partidos pol?ticos y sistema electoral, en la que participar?an los diputados locales y representantes de los poderes Ejecutivo y Judicial, dentro del marco de la reforma del Estado. El otro contingente tom? la caseta de cobro de Palo Blanco, en la Autopista del Sol.
De ah? los contingentes se trasladaron al edificio principal del Congreso del estado, que estuvo ocupado desde las diez de la ma?ana hasta las seis de la tarde. La protesta concluy? cuando el presidente del Congreso, Carlos Reyes Torres, quien tambi?n estuvo retenido, solicit? la presencia de la fuerza p?blica.
Los j?venes se trasladaron al palacio de gobierno, donde alrededor de las siete de la noche fueron recibidos por el titular de la SEG, Jos? Luis Gonz?lez de la Vega Otero, Al cierre de esta edici?n segu?an las negociaciones.
El funcionario consider? que la movilizaci?n no se justificaba porque la tarde de este martes se instalar?a una mesa de trabajo para atender sus demandas.
Dijo que la SEG no ceder? a presiones ni modificar? el mecanismo de distribuci?n de plazas, basado en el escalaf?n, el promedio de los egresados y el n?mero de beneficiarios.
De la Vega Otero dijo que Caminos y Puentes Federales integr? denuncias penales contra los normalistas por apoderarse de las casetas de la Autopista del Sol.
Los dirigentes estudiantiles refutaron las declaraciones que el lunes hizo el gobernador Zeferino Torreblanca Galindo, quien durante una gira de trabajo se?al?: ?Mi gobierno no trata con v?ndalos?. Los inconformes advirtieron que si el gobernador se niega a negociar ?vamos a boicotear su proceso de reforma de Estado y la discusi?n en el Congreso local de su propuesta de presupuesto de egresos?.
Denuncian a maestros del SNTE
La SEG present? una demanda contra los maestros institucionales que el lunes retuvieron varias horas a siete funcionarios de la dependencia en la coordinaci?n regional de Tlapa de Comonfort, en la regi?n de la Monta?a.
Los funcionarios fueron detenidos por mentores encabezados por Braulio Aguilar V?zquez, de la dirigencia de la secci?n 14 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educaci?n (SNTE), quienes exigen la destituci?n del coordinador regional de la dependencia, Gaudencio Solano.
Entre los retenidos se encontraban el asesor t?cnico de la SEG, Jorge Sotomayor Landeta; el subsecretario de Planeaci?n, Jes?s Flores; el director de asuntos ind?genas, Antonio Villegas, as? como Carlos Kl?mek, director de Planeaci?n, y tres servidores p?blicos m?s.

B?rbara Zamora exige juicio pol?tico contra Pe?a Nieto por el caso Atenco
lourdes god?nez leal
M?xico, D.F., 13 de noviembre (apro-cimac).- Luego de lograr la excarcelaci?n de la ind?gena mazahua, Magdalena Garc?a Dur?n, quien fue implicada indebidamente en los hechos ocurridos en San Salvador Atenco, la abogada B?rbara Zamora emprender? ahora una batalla legal para llevar a juicio pol?tico al gobernador del Estado de M?xico, Enrique Pe?a, entre otros funcionarios y exfuncionarios mexiquenses.

En conferencia de prensa, la defensora legal del bufete jur?dico Tierra y Libertad afirm? que el caso de Garc?a Dur?n no ha concluido, que ahora pelear? para que se le haga justicia y se castigue a los responsables de injusta reclusi?n. Entre ellos, mencion? al gobernador Pe?a Nieto, al procurador Abel Villica?a, al presidente del Tribunal de Justicia estatal Jos? Castillo Ambriz, as? como a los jueces Jaime Maldonado y Alberto Cervantes.

La defensora de derechos humanos consider? que lo m?s importante es que estos hechos no queden en la impunidad.

Calific? de ?tortuoso y manipulado? el proceso penal contra Magdalena Garc?a, y denunci? que las instituciones de procuraci?n y administraci?n de justicia del Estado de M?xico est?n al servicio del gobernador, pues en el caso de los detenidos de Atenco, y en espec?fico de Magdalena, ?la sentenciaron sin mediar prueba alguna?.

Destac? que ?ha existido en todo este proceso una maquinaci?n perversa entre la Procuradur?a y los jueces para mantener en la c?rcel a otras 24 personas?.

La activista pidi? hacer una revisi?n del Poder Judicial y de la Procuradur?a mexiquenses y que, por un principio de divisi?n de poderes, ?sean retiradas todas las fotograf?as de Enrique Pe?a Nieto que permanecen en todos los juzgados, porque es una muestra m?s de su injerencia?.

A las instancias internacionales

Aunque no hay plazos para comenzar el procedimiento de juicio pol?tico contra los funcionarios estatales y el gobernador, Zamora explic? que armar?n una acusaci?n m?s amplia y agotar?n todas las instancias nacionales en su reclamo de justicia.

En caso de no obtenerla --porque reconoci? que los juicios pol?ticos promovidos contra gobernadores no han prosperado--, recurrir?n a las instancias internacionales de defensa de derechos humanos, como las Naciones Unidas (ONU) y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
Publicado por solaripa69 @ 9:49
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios