Domingo, 25 de noviembre de 2007
LA REPRESION DEL 25 DE NOVIEMBRE DE 2006.

Escrito por: Iv?n Salvatierra Castillo.

En el contexto del movimiento social oaxaque?o, la Secci?n XXII del SNTE y la APPO programaron para el 25 de noviembre de 2006, una marcha que se iniciar?a frente al edificio de la procuradur?a de justicia, unos kil?metros al sur de la ciudad y que concluir?a en el campamento de la APPO ubicado enfrente del templo de Santo Domingo, estableciendo a la vez, por el costado oriente del centro de la ciudad un cerco pac?fico en torno a la polic?a federal preventiva que para ese entonces se hab?a acantonado y atrincherado en el z?calo capitalino y calles adyacentes.

Visto a la distancia y despu?s de lo sucedido la tarde y noche de ese d?a, se puede pensar en una acci?n torpe o provocadora; pero en el momento en que se decide no, ya que no se trataba de enfrentar a la polic?a, era una marcha m?s, fundada en las garant?as constitucionales y arropada por la candorosa ilusi?n de que el poder no se atrever?a a atacar la marcha, m?s a?n cuando faltaban unos cuantos d?as para el cambio presidencial. Ahora parece evidente que precisamente, era la ?ltima oportunidad del r?gimen para golpear y tratar de desmembrar al movimiento para dejar limpio y sin sobresaltos al nuevo gobierno del presidente de facto, Felipe Calder?n, eso no se previno.

Ahora se sabe, gracias a nuestro informante, que llamaremos Manuel, ex agente del CISEN y de la AFI, comisionado en Oaxaca en el 2006 y hoy fuera de esos organismos, se sabe que las fuerzas represivas federales PFP y AFI elaboraron un meticuloso plan de acci?n represiva que incluyo la participaci?n de las polic?as de Oaxaca y bandas de sicarios, desde preventiva hasta municipal, pasando por ministerial, Industrial y brigadas de paramilitares pri?stas y ?porros? estudiantes f?siles de la Universidad estatal. Toda vez concluida la elaboraci?n el punto por decidir era cu?ndo deber?a ponerse en marcha. La movilizaci?n popular y magisterial del 25 de noviembre era la oportunidad, dada la ya urgente aplicaci?n.

El plan represivo, comprendi? desde el contacto inicial con los contingentes del movimiento hasta acciones que deber?an sucederse d?as despu?s, pasado el momento de enfrentamiento. Contaba ya con informaci?n suficiente de las posibilidades de resistencia del Movimiento, de sus militantes m?s aguerridos, de su muy limitada capacidad de respuesta.

Aspectos fundamentales en la estrategia del plan, fueron:

A). Aparentar que la polic?a federal era la agredida y que s?lo respondi? a la agresi?n.

B). Obligar a los militantes del Movimiento a enfrentarse con las fuerzas represivas en los puntos previamente seleccionados.

C). Contar con una alta movilidad de fuerzas, equipo y recursos, perif?ricos a la fuerza de choque principal.

El prop?sito principal del plan represivo fue destruir al movimiento a trav?s de su desmembramiento, persecuci?n y encarcelamiento de sus l?deres; luego, sembrar p?nico entre la poblaci?n simpatizante a trav?s de acciones de fuerza represiva y dar una ?lecci?n? al pueblo oaxaque?o sobre lo que le esperar?a de proseguir con su apoyo al movimiento.

El objetivo se consigui? a medias, consigui? paralizar por un momento al movimiento, no fue desmembrado, si mermado. Se encarcelaron m?s de 300 personas, la mayor?a ni militante ni simpatizante, simples ciudadanos. Se consigui? aterrorizar y desmovilizar a la poblaci?n simpatizante, la ?lecci?n? al pueblo de Oaxaca, tuvo frutos en lo inmediato; pero paulatinamente el miedo deja de dominar a la poblaci?n.

EL PLAN EN ACCION.

El estado mayor de las fuerzas represivas consider? la movilizaci?n del 25 de noviembre como el acontecimiento indicado, en consecuencia, puso en estado de alerta a todas las fuerzas participantes.

1. Los provocadores.- Los ?porros? universitarios al mando del hijo de la loba, Leticia Toro, en ese momento diputado local, se infiltraron en la marcha del Movimiento, llevaban consigo mochilas con botellas de gasolina, su atuendo inclu?a gorras y paliacates para confundirse entre los militantes. Ellos actuar?an en su momento como incendiarios de edificios p?blicos y veh?culos. De igual forma, de las ?perreras? municipales, salieron camionetas cargadas de polic?as municipales que posteriormente tambi?n se incorporaron a la marcha, iban vestidos de igual forma, pantal?n de mezclilla, gorra y pa?uelo, llevando consigo tel?fonos celulares ya que su principal misi?n era informar de los desplazamientos de los militantes, de su capacidad de resistencia y de la identificaci?n de los m?s aguerridos.


2. La provocaci?n.- Cuando los contingentes de la marcha se hab?an situado a una cuadra de distancia de las trincheras de la PFP, los infiltrados iniciaron la escaramuza contra la polic?a, arrojando cocteles ?Molotov? y piedras, ya iniciada la contienda, siguieron una ruta incendiaria que iba del centro de la ciudad hacia la zona norte, hasta el paseo ?Ju?rez?, la ruta hab?a sido seleccionada con el prop?sito de que militantes arrastrados por los provocadores siguieran esa ruta hacia el norte de la ciudad.

3. El enfrentamiento.- Varios fueron los puntos de escaramuzas; pero la acci?n represiva se concentr? en la calle de macedonio Alcal?, del centro al norte, los militantes interpretaron que las fuerzas represivas ten?an como prop?sito ?tomar? el campamento de Santo Domingo, cuando en realidad era un garlito en el que cayeron tratando de defenderlo. El campamento en realidad ten?a un valor simb?lico m?nimo, lo que realmente pretend?a la polic?a era concentrar la oposici?n en esta calle y paulatinamente ir empujando hacia el norte de la ciudad.

4. El empuje represivo.- La militancia del movimiento efectivamente concentr? su resistencia del centro hacia el norte de la ciudad y las fuerzas represivas les empujaron pausadamente durante un tiempo, en tanto el conjunto de las fuerzas polic?acas oaxaque?as y destacamentos motorizados de la PFP se apostaban en los flancos oriente y poniente, sin hacerse visibles todav?a. En la medida que el tiempo pasaba y la resistencia de los militantes, as? como su ?parque? y n?mero de ellos diminu?a, el empuje de las fuerzas represivas del centro al norte, se increment? en n?mero, violencia y rapidez. Se dibujaba ya el otro escenario previsto, la eminente desbandada y huida hacia el norte.

5. ?Por qu? el norte?- Fueron dos las razones del plan represivo, la primera relativa a la posibilidad de movilizaci?n de sus fuerzas, las calles del centro de la ciudad son estrechas y no permiten la movilidad simult?nea y paralela de un elevado n?mero de veh?culos, un n?mero reducido de militantes pod?a paralizar moment?neamente este avance, no as? al norte, donde las calles se hacen m?s amplias, particularmente la calzada ?ni?os h?roes permite el avance paralelo de cuatro veh?culos y hay ?reas amplias como el crucero con la calzada Porfirio D?az, el entronque del estadio ?Eduardo Vasconcelos? y cuando menos otros tres cruceros. La segunda, el norte citadino, habitado por la clase media, era el menos simpatizante con el Movimiento por lo que se preve?a un menor apoyo de la poblaci?n, no abrir?an las puertas de sus casas para refugiar a militantes, como seguro hubiera sucedido en el oriente, poniente y sur de la ciudad. Llevar hacia esa zona al grueso de los militantes, permitir?a la cacer?a motorizada.

6. La desbandada y la cacer?a.- Los enfrentamientos se iniciaron entre las 17:30 y 18:00 horas, para las 9 de la noche, las fuerzas de la resistencia estaban ya lo suficiente mermadas para lanzarles el ataque final, as? sucedi? y como se hab?a previsto la hu?da se dio hacia el norte, algunos ni siquiera alcanzaron a llegar a la calzada ?Ni?os h?roes?, se refugiaron en aut?nticas ratoneras como el cine club ?El Pochote? donde fueron apresados, otros todav?a se enfrentaron con las fuerzas que cerraron la pinza desde oriente y poniente, algunos militantes alcanzaron a llegar a la altura de la facultad de Medicina de la Universidad; pero en general, los ?levantones? tuvieron su mayor efecto en esa zona.

7. El ?parte?.- Para las 9:45 de la noche los enfrentamientos hab?an dado paso a la cacer?a, las llamas de los incendios causados por los provocadores iban cesando, se escuchaban las r?fagas de ametralladoras, presumiblemente contra la fachada de la escuela de Medicina. Los prisioneros fueron concentrados en los ?cuarteles? de las polic?as, ninguno de los l?deres del movimiento fue capturado, una noche de estupor cay? sobre Oaxaca.

No se sabe y presumiblemente no se sabr? del n?mero de muertos y desaparecidos, los familiares han sido silenciados a trav?s del terror. Se ha filtrado la informaci?n sobre la existencia de cuerpos en los s?tanos del edificio de la procuradur?a, de otros m?s arrojados a la fosa com?n del pante?n ?Jard?n?, de otros, tambi?n arrojados al pozo de un rancho de un narco pri?sta y a?n de otros llevados en helic?ptero y arrojados al mar. De los nombres y apellidos no se da cuenta, ni se dar? por alg?n tiempo.

CONCLUSIONES.

La represi?n del 25 de noviembre no fue circunstancial, su ejercicio fue consecuencia de un plan previamente elaborado.

El no cumpli? con todos sus prop?sitos.

El movimiento social encabezado por la Secci?n XXII del SNTE y la APPO, no utiliz? las ?T?cticas de la guerrilla urbana? que en su momento denunci? la procuradora Lizbet Ca?a Cadeza. De haberlo hecho, hubiera seleccionado el terreno de enfrentamiento u su predecible zona de refugio para una muy segura y obligada retirada.

El Movimiento no se propuso enfrentar a la polic?a, de ser as? el contingente de enfrentamiento hubiera sido mucho mayor, mejor pertrechado y aplicado una estrategia por elemental que fuera.

No entraron en acci?n los supuestos destacamentos del Ej?rcito Popular Revolucionario u otra organizaci?n armada, como los propagandistas del r?gimen hab?an dicho. De haber participado, otro hubiera sido el resultado, dada la muy descubierta intervenci?n polic?aca, f?cil presa de cualquier hipot?tico comando armado.

Las v?ctimas, heridos y prisioneros, como siempre fueron de un Movimiento sustentado en la movilizaci?n pac?fica.

No se ha escrito el ?ltimo cap?tulo, queda entre interrogantes la afirmaci?n de uno de los guerreros de las barricadas ?La pr?xima vez no ser? con resorteras?.


25 de noviembre, un a?o despu?s
Escrito por Carlos Beaz: La Jornada
domingo, 25 de noviembre de 2007
Ha pasado ya un a?o desde aquel terrible 25 de noviembre, cuando en la capital oaxaque?a cientos de manifestantes que se retiraban del centro de la ciudad fueron atacados con extrema brutalidad por polic?as y por pistoleros al servicio del gobierno estatal.
Los medios dieron amplia cobertura a los disturbios ocurridos aquella tarde, y sin la m?s m?nima seriedad, atribuyeron la responsabilidad de los incendios a miembros de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO). Sin embargo, buena parte de ellos guardaron un silencio c?mplice ante la arbitraria detenci?n de decenas de ciudadanos oaxaque?os, de los cuales la mayor?a ?como se demostrar?a m?s tarde? no estaban directamente relacionados con las protestas, y menos con los enfrentamientos y hechos de violencia ocurridos ese d?a.
Los detenidos fueron sujetos a crueles maltratos y a abusos de todo tipo por parte de corporaciones policiacas federales, estatales y municipales y 141 prisioneros fueron enviados al puro estilo porfirista y de manera ilegal a un penal ubicado en Nayarit, a m?s de mil 500 kilometros de la ciudad de Oaxaca. Los procedimientos legales a los que han sido sujetos los detenidos est?n plagados de irregularidades, como lo han documentado las diferentes comisiones de juristas y defensores de derechos humanos que los han investigado. El Poder Judicial en Oaxaca, supeditado totalmente a los designios del gobernador, ha jugado un papel central en la represi?n que han sufrido cientos de ciudadanos oaxaque?os en estos dos ?ltimos a?os.
Ha pasado ya un largo a?o desde aquella aciaga tarde, y los responsables de los excesos policiacos y de la violaci?n generalizada de las garant?as constitucionales de cientos de mexicanos siguen no s?lo gozando de impunidad, ya que todos ellos siguen ocupando importantes puestos p?blicos. Aristeo L?pez, el siniestro jefe policiaco del ayuntamiento de la capital oaxaque?a fue ascendido, como tambi?n fue premiado Eduardo Medina Mora, quien funge actualmente como procurador general de la Rep?blica.
Para muchos oaxaque?os, el 25 de noviembre es una fecha tr?gica que trajo una oleada de terror y miedo. Los d?as que siguieron fueron terribles, ya que desde la progubernamental Radio Ciudadana se incitaba al linchamiento de opositores, y de manera coordinada las polic?as estatal y federal siguieron deteniendo y golpeando a decenas de ciudadanos oaxaque?os. Muchos huyeron del estado o se ocultaron para evitar ser detenidos o asesinados. En Oaxaca rein? el terror y el miedo se respiraba en el ambiente.
El 25 de noviembre signific? tambi?n el fin de una etapa del movimiento ciudadano de Oaxaca; la represi?n oblig? a un repliegue necesario, el cual no evit? que en los tres meses siguientes ocurrieran constantes movilizaciones, realizadas ya no s?lo en la capital del estado. El 8 de marzo de este a?o, y encabezada por cientos de mujeres, una nueva megamarcha sacudi? las calles de la ciudad de Oaxaca, donde menudearon los gritos de ?la APPO vive? y ?la APPO somos todos?, demostrando que a pesar de la feroz oleada represiva, el movimiento ciudadano hab?a recuperado su capacidad de movilizaci?n y de convocatoria.
Los violentos hechos ocurridos el 25 de noviembre son una afrenta para los ciudadanos oaxaque?os, que no ha sido olvidada. La demanda de que los responsables de la represi?n y de los abusos cometidos en contra de la poblaci?n oaxaque?a sean castigados se mantiene firme y debe ser compartida por el resto de los ciudadanos de nuestro pa?s. ? Ni perd?n ni olvido?, esa es la consigna que ha acompa?ado a las movilizaciones recientes en Oaxaca. El 25 de noviembre no se olvida, y no se podr? olvidar hasta que los asesinos y torturadores paguen con c?rcel los cr?menes que han cometido en contra de la ciudadan?a.
Abaratan Oaxaca, pero nada m?s no la visitan

Mantienen turisteros precios de 2005; ofrecen descuentos de hasta 30%
________________________________________


Virgilio S?nchez
Agencia Reforma

OAXACA, Oaxaca, 22-Nov .-La ciudad de Oaxaca est? en barata... pero nadie la visita. De acuerdo con las estad?sticas de la Secretar?a de Turismo estatal, durante los meses que dur? el conflicto magisterial, en 2006, visitaron a la capital oaxaque?a m?s turistas que durante este a?o.

En el an?lisis de visitantes que hizo la dependencia a los principales destinos tur?sticos de la entidad, la capital perdi? 174 mil 506 turistas respecto al a?o anterior, cuando se vivi? la revuelta social.

Incluso, en los meses en que hab?a enfrentamientos, barricadas, incendios de camiones, marchas y plantones que encabezaron la APPO y la secci?n 22 del SNTE, de mayo a noviembre de 2006, la afluencia fue superior al mismo lapso de este a?o.

Lo mismo sucedi? con los ingresos que se obtienen del turismo. La ciudad de Oaxaca perdi? 551 millones 729 mil 495 pesos durante este a?o respecto a lo obtenido en 2006.

Pide APPO a la Corte ampl?e indagatoria sobre violaci?n de derechos en Oaxaca
Campesinos de Atenco demandan que escuche testimonios sobre incursi?n policiaca
El Comit? del 68 solicita que reciba pruebas contra D?az Ordaz y Echeverr?a por genocidio
Gustavo Castillo Garc?a
Con la intermediaci?n de la diputada perredista Aleida Alavez Ruiz, integrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) solicitaron a Guillermo Ortiz Mayagoitia, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Naci?n (SCJN), que el m?ximo tribunal del pa?s autorice que se ampl?e hasta octubre de este a?o la investigaci?n sobre las violaciones a derechos humanos cometidas en Oaxaca durante el gobierno de Ulises Ruiz.
Durante el encuentro, que dur? m?s de una hora y en el que tambi?n participaron integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT), se pidi? al presidente de la SCJN que los magistrados que integran la comisi?n que indaga lo sucedido en San Salvador Atenco ?en mayo de 2006? tengan una reuni?n con las v?ctimas y se les den a conocer algunas omisiones cometidas en las resoluciones judiciales relativas a los procesos que se siguen a los detenidos.
En tanto, integrantes del Comit? del 68 pidieron a Ortiz Mayagoitia que la Corte analice la posibilidad de abrir una audiencia p?blica para escuchar testimonios o recibir pruebas que acrediten la comisi?n de genocidio en los gobiernos de Gustavo D?az Ordaz y de Luis Echeverr?a ?lvarez, para que este ?ltimo sea juzgado por delitos de lesa humanidad.
Respecto al encuentro, la legisladora perredista inform? que en el caso de la APPO, Ortiz Mayagoitia dijo que analizar? la posibilidad de que integrantes de esa organizaci?n social se re?nan en la ciudad de M?xico con los magistrados que investigan lo sucedido en esa entidad.
Aunque Alavez Ruiz reconoci? que el pr?ximo 29 de noviembre se tiene programado un encuentro en Oaxaca de los togados con integrantes de la APPO, Mar?a del Carmen L?pez, vocera de la organizaci?n en el Distrito Federal, dijo que aun as? se busca aportarles algunos testimonios y pruebas de violaciones a las garant?as individuales, como detenciones arbitrarias y desapariciones.
Asimismo, se?al? que acudir?n ante la ONU para denunciar lo sucedido en la entidad, por lo que una delegaci?n viajar? a Ginebra, Suiza, para entregar un informe que elabor? la Asociaci?n Internacional de Juristas, en el que se demuestra que hubo detenciones ilegales.
Publicado por solaripa69 @ 12:18
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios