Lunes, 26 de noviembre de 2007
Miles conmemoraron detenci?n masiva de PFP
________________________________________



OCTAVIO VELEZ ASCENCIO

Miles de simpatizantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) y de la Secci?n 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educaci?n (SNTE) participaron hoy en la megamarcha convocada para conmemorar el aniversario de la detenci?n masiva de m?s de 200 de sus compa?eros que realiz? la Polic?a Federal Preventiva (PFP) en el Centro Hist?rico y en otros lugares de la capital.

La protesta fue encabezada por la senadora Rosario Ibarra de Piedra, quien realiz? en esta ciudad una sesi?n del Frente Nacional contra la Represi?n, para definir procedimientos jur?dicos, entre ellos la promulgaci?n de una Ley de Amnist?a, a fin de liberar a todos los "presos pol?ticos y de conciencia".

En su mensaje, la legisladora afirm? que "no se trata de pedir perd?n sino olvido para sacar a los injustamente presos. Por eso vamos a revisar los expedientes de cada uno de los presos pol?ticos, porque no queremos m?s desaparecidos".

El 25 de noviembre del 2006, miles de seguidores del movimiento magisterial y popular marcharon hacia el centro de la ciudad para acordonar durante 48 horas a la PFP que se encontraba parapetada en los alrededores del z?calo, pero las fuerzas federales rompieron el cerco y se gener? un enfrentamiento, que origin? despu?s las detenciones.

En la Alameda de Le?n se realiz? el m?tin de protesta, en el que dirigente magisterial convoc? a la unidad porque de esa manera, se podr? hacer frente a la represi?n del Estado, el lograr la abrogaci?n de la Ley del ISSSTE y la liberaci?n de los presos pol?ticos y de conciencia.


Miles no olvidan irrupci?n de la PFP
________________________________________


OCTAVIO V?LEZ ASCENCIO

A pesar de las diferencias entre sus contingentes aglutinados, miles de simpatizantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) salieron ayer a las calles para conmemorar el primer aniversario de la detenci?n masiva de m?s de 200 de sus compa?eros que realiz? la Polic?a Federal Preventiva (PFP) en el Centro Hist?rico y en otros lugares de la ciudad.

La movilizaci?n, sali? alrededor de las 8:00 horas sobre la carretera Ciudad Alem?n-Puerto ?ngel, en el crucero del aeropuerto internacional "Benito Ju?rez" de Oaxaca, y termin? en el atrio de la Catedral, pasado el mediod?a.

El 25 de noviembre del 2006, miles de seguidores del movimiento magisterial y popular marcharon desde el mismo lugar hacia el centro de la ciudad para acordonar durante 48 horas a la PFP que se encontraba parapetada en los alrededores del z?calo, pero las fuerzas federales rompieron el cerco y se gener? un enfrentamiento de m?s de cinco horas, que termin? con m?ltiples aprehensiones.

A la vanguardia de la manifestaci?n, marcharon miembros del Consejo Estatal de la APPO --entre ellos miembros de la direcci?n de la Secci?n 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educaci?n (SNTE)---, ex "presos pol?ticos y de conciencia", familiares de los presos pol?ticos y de los asesinados, as? como la senadora Rosario Ibarra de Piedra y los diputados federales perredistas, Aleida Alavez Ruiz, Carlos Mart?nez Mart?nez y Oth?n Cuevas C?rdoba, y el ex rector de la Universidad Aut?noma "Benito Ju?rez de Oaxaca", Felipe Mart?nez Soriano, quien estuvo preso por varios a?os.

A la protesta, tambi?n se sumaron representaciones del Frente Nacional contra la Represi?n (FNCR) y de las secciones 7, 9, 10, 14, 16, 18 y 31 del SNTE, con sede en Chiapas, Distrito Federal, Guerrero, Jalisco, Michoac?n y Tlaxcala, adem?s de las normales rurales de Ayotzinapa, Guerrero y de Mactumatz?, Chiapas, y de la Sociedad Civil Las Abejas, donde se agrupan sobrevivientes de Acteal.

"?Hombro con hombro, codo con codo, la APPO, la APPO, la APPO somos todos!", "?Presos pol?ticos, libertad!", "?Esta marcha no es de fiesta, es de lucha y de protesta!", gritaron repetidamente a su paso por las calles.

Durante la manifestaci?n, la comisi?n de seguridad de la movilizaci?n tuvo altercados y conatos de enfrentamiento con j?venes barricaderos, por cubrirse el rostro con pasamonta?as o pa?uelos.

Los barricaderos, hicieron pintas en paredes y muros, e incluso en una patrulla de la Direcci?n de Tr?nsito del Estado, que participaba en el operativo de vialidad. Tambi?n detonaron cohetes a trav?s de bazucas elaboradas con tubo pvc, que se usaron para enfrentar a la PFP el a?o pasado.

En el mitin, realizado en el atrio de la Catedral, donde las fuerzas federales concentraron a los detenidos, el secretario de Organizaci?n de la Secci?n 22 del SNTE, Ezequiel Rosales Carre?o dijo que la represi?n del 25 de noviembre del 2006 "fue equiparable a las masacres" del 2 de octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas, y el 10 de Junio, en San Cosme, en la Ciudad de M?xico.

Expuso que "este rostro represivo y violento del gobierno, fue la culminaci?n de la estrategia de guerra contrainsurgente y terrorismo de estado aplicado contra el movimiento magisterial y popular".

"Fue una acci?n represiva perfectamente instrumentada y planeada por el Estado mexicano", remarc?.

Y destac? que la masiva participaci?n de simpatizantes de la APPO en la movilizaci?n, "es una inyecci?n de dosis de entusiasmo y de optimismo revolucionario" para seguir en la lucha hasta destituir al gobernador Ulises Ruiz Ortiz y dem?s demandas del pueblo, como la libertad de todos los "presos pol?ticos y de conciencia" y la cancelaci?n de los procesos penales.

Adem?s, resalt? que el gobierno estatal "debe entender la contundencia de la marcha y liberar a todos los presos".

"Si no es as?, no s? que vamos a hacer para lograr su excarcelaci?n", apunt?.

E hizo un llamado a la unidad a todos los sectores aglutinados en el movimiento magisterial y popular porque solamente as? se podr? seguir construyendo la plataforma ?nica de lucha y poder enfrentar a los "vende patrias quienes promulgaron la nefasta Ley del ISSSTE y pretenden hacer las mal llamadas reformas estructurales".

A su vez, la senadora Rosario Ibarra de Piedra dijo que con otros legisladores de oposici?n, revisar? los expedientes penales de todos los "presos pol?ticos y de conciencia" para tratar de lograr su excarcelaci?n.

A la vez, destac? que tambi?n seguir?n trabajando para lograr la promulgaci?n de una Ley de Amnist?a a fin de lograr la excarcelaci?n de todos los detenidos porque "su lucha no es mala y pecaminosa".

"Quieren criminalizar la protesta social, quieren criminalizar el hambre y la miseria del pueblo", asent?.

Y subray? que los mexicanos no debemos avergonzarnos sino sentirnos orgullosos de quienes han empu?ado las armas para lograr un M?xico mejor.

"No queremos violencia, no queremos m?s muertos, no queremos m?s desaparecidos desaparecidos, pero como dijo Ernesto 'Che' Guevara, el guerrillero se ubica en el escal?n m?s alto de la especie humana", remarc?.

A su vez, Jes?s Bola?os Santiago, un ex "preso pol?tico y de conciencia", que fue recluido en el penal de mediana seguridad de San Jos? del Rinc?n, Nayarit, record? que la PFP trat? a todos los detenidos como "prisiones de guerra" ese 25 de noviembre del 2006.

"Nos trataron peor que animales; nos golpearon, nos torturaron, nos encadenaron de manos y de pies, y sin recibir atenci?n m?dica", se?al?.

Tambi?n, hizo uso del micr?fono otro de los voceros de la APPO, C?sar Mateos Ben?tez para dar a conocer un saludo de Flavio Sosa Villavicencio, consejero estatal del movimiento magisterial y popular, preso en el reclusorio regional de San Juan Bautista Cuicatl?n.


Con ritos ind?genas reviven la afrenta y piden justicia

Previo a la marcha del silencio, purifican a miembros de la APPO que sufrieron agresiones
________________________________________


LUIS IGNACIO VEL?SQUEZ
Fotos: CARLOS ROM?N VELASCO

El mon?tono sonar del tambor y la flauta del carrizo, que se suma al lamento intermitente del caracol, marcan el car?cter ind?gena de la efem?rides. Si el criollo y el espa?ol golpearon al pueblo que se revelaba, son los indios quienes ahora reviven la afrenta en demanda de justicia.

A las 17:00 horas, hombres y mujeres vestidos de blanco preparan el escenario para la ceremonia del primer aniversario de la irrupci?n de la Polic?a Federal Preventiva (PFP) en la capital del estado. En el parque Ju?rez, "El Llano", tienden petates, atizan braceros, colocan flores, arrojan copal sobre el fuego y vierten agua cristalina en enormes j?caras.

Mientras una autonombrada organizaci?n Colonias Unidas de Oaxaca lleva a cabo un festival en el mismo lugar, con el firme prop?sito de restar dignidad al evento de los indios. Menos de cinco metros del lugar, decenas de rostros morenos levantan veladoras en el parque, en un acto que arranca l?grimas a hombres y mujeres de tez morena.

Con albahacar y ramos de pir?, las sacerdotisas purifican el espacio e inician "limpias" de los presentes, en tanto el cuero del tambor y una trompeta lanzan sus notas como agudos quejidos de un pueblo que lamenta los agravios y atropellos sufridos.

No hay consignas ni pancartas, en silencio los testigos del acto de desagravio respiran con dificultad ante el bracero con copal, que humea en recuerdo de los gases que los polic?as federales esparcieron el a?o pasado para acallar las voces de un pueblo cansado de la injusticia y la arbitrariedad.

Por m?s de una hora, el rito se repite. El llanto silente acompa?a a las mujeres. Los fot?grafos se apilan en una conmemoraci?n que no tiene m?s ?mbito de expresi?n que el espiritual.

"Vamos a recorrer los puntos donde los compa?eros fueron agredidos, pero por motivos de seguridad nos vamos a detener solamente en el Pa?uelito y en el Z?calo, por favor no se separen demasiado", indica la mujer que con un enorme ocote en la mano, se?ala el rumbo que habr? de seguir la comitiva.

Del Llano, por la calle de Humbotl, sale en contingente con la chirim?a y el caracol marcando el paso. Las tr?mulas luces de las velas confieren un aire de sepelio al cortejo. La banda Elite, que acompa?ara a los manifestantes permanecer? en silenci? durante el corto recorrido.

A las 18:30 horas, frente a la iglesia erigida por los Dominicos, nuevamente los petates, velas y flores depositados en el piso marcan el inicio de la ceremonia.

Con un ramo de flores y una enorme j?cara de agua cristalina, la sacerdotisa recorre los cuatro puntos cardinales para purificar el lugar donde hace exactamente un a?o, cuerpos de seguridad estatales y federales procedieron a quemar el campamento que manten?an los inconformes, en medio de gritos, golpes y detenciones.

Hoy, nadie se atreve a romper el silencio que la noche hace m?s denso.

"Quien quiera pronunciarse por lo que pas? aqu?, que repita tres veces su consigna", conmina la sacerdotisa a los indios insumisos, pero nadie se atreve a romper la solemnidad del momento.

"Queremos justicia", reclama una voz tr?mula. "Que salgan todos los presos pol?ticos", tercia otro. Pero nadie se atreve a romper con un grito el silencio profundo de la noche.

Aqu? no hay limpias personales, ?nicamente el desagravio de los ofendidos. Hombres y mujeres que desde el 25 de noviembre del 2006 vieron trasformada su vida porque su hijo, su esposo, su hermanos, su compa?ero apareci? un d?a despu?s en la c?rcel o simple y sencillamente desapareci?.

El rito tiene un car?cter religioso. Porque son los indios quienes apelan a sus dioses para encontrar lo que se les ha negado: justicia, justicia, solamente justicia.






Mujeres triquis, el exilio
pedro mat?as
Oaxaca, Oax., 26 de noviembre (apro).- En ocasi?n del D?a Internacional contra la Violencia hacia la Mujer, que se celebr? este domingo 25 de noviembre, las ind?genas triquis exponen su cruda realidad, enmarcada por la creciente violencia.

La desesperanza invade a ese pueblo ind?gena, donde las agresiones han alcanzado niveles similares a los ochenta, situaci?n que ha obligado, principalmente a las mujeres, a un exilio forzado.

?Aqu? la pobreza es normal, lo peor es la violencia?, confiesa un grupo de mujeres triquis que viven en el destierro.

Y es que en su pueblo de origen no ven otra cosa que desapariciones, secuestros, violaciones, emboscadas, hu?rfanos, viudas, saqueos de casas e incendios en terrenos de sembrad?o?

Pero esa situaci?n no parece importarle al gobierno estatal. El propio procurador Evencio Nicol?s Mart?nez Ram?rez reconoce:

?Es una zona muy conflictiva (la regi?n Triqui), y no voy arriesgar a mi gente para que entre a esa zona. Esa violencia ya tiene a?os, no es de ahora. Entonces, no puedo resolver en seis meses, de la noche a la ma?ana, el problema?.

En palabras de las denunciantes, el procurador les dijo que ?lamentaba la situaci?n por la que estaba pasando la familia (de dos ind?genas desaparecidas)?

Les dijo que no se trataba ?de que ellos no quisieran trabajar, pero que todo va muy lento porque es muy dif?cil entrar a la zona Triqui, por la presencia de los grupos pol?ticos en la regi?n, y que no va a arriesgar a su gente?.

Sobre un caso relacionado con la violaci?n a una menor registrada el pasado 21 de febrero, el funcionario dijo que se orden? a la Polic?a Ministerial la detenci?n de los responsables y, ?cuando se les detenga, tal vez se pueda tener una pista para localizar a las j?venes desaparecidas?.

Por si fuera poco, los representantes del gobierno consideran que, ?debido a la violencia que vive la regi?n triqui, la forma de resolver los conflictos es militarizando la zona?.

Las mujeres, que prefieren omitir su nombre para evitar represalias, sostienen que ?si las propias autoridades no se atreven a entrar (a su pueblo) para investigar las recientes desapariciones, violaciones y cr?menes, no nos queda otra alternativa m?s que el destierro.

?No es por gusto sino por necesidad, por el sufrimiento que agobia a mi pueblo. Ya tenemos muchos muertos?, relatan al tiempo que de sus ojos brotan algunas l?grimas.

Seg?n las mujeres, los hombres ya no salen al campo a realizar sus tareas agr?colas a causa de tanta violencia. Dicen que ese papel lo han asumido ellas.

Ahora, ellas no s?lo reparten su tiempo entre las labores del hogar y el campo, con el riesgo de que, en esta segunda actividad, sean v?ctimas de alguna violaci?n.

La regi?n Triqui se encuentra asentada en la zona monta?osa denominada ?Nudo Mixteco? y est? divida en la zona baja, cuya cabecera es San Juan Copala; mientras que la media comprende San Mart?n Itunyoso y, la parte alta, lleva por sede a San Andr?s Chicahuaxtla.

Es decir, los ind?genas triquis se encuentran asentados en tres municipios, Juxtlahuaca, Tlaxiaco y Putla de Guerrero.

Aunque en toda esa regi?n predomina la pobreza, es en la regi?n baja donde particularmente la autoridad tradicional se ha desintegrado, pues el cultivo de caf? fortaleci? la propiedad privada y desat? la violencia por la posesi?n de tierras.

?Municipio aut?nomo? triqui

El activismo de la comunidad ha provocado el surgimiento de diversas organizaciones, como el Movimiento Unificador de Lucha Triqui (MULT), Unidad de Bienestar Social de la Regi?n Triqui (Ubisort) y, m?s recientemente, el Movimiento Unificador de Lucha Triqui Independiente. Este ?ltimo declar? ?municipio aut?nomo? a San Juan Copala, el pasado 1 de enero.

Aunque en la regi?n triqui hab?a una regla escrita de que la violencia por pugnas pol?ticas, venganza o control territorial no alcanzar?a a mujeres o ni?os, ?sta dej? de respetarse en los ?ltimos a?os.

Seg?n consta en la averiguaci?n previa 157/2006, el 7 de julio del a?o pasado una ni?a de 14 a?os, Luc?a, fue violada presuntamente por Timoteo Alejandro Ram?rez, Francisco Mart?nez Bautista y Marcos Flores, en presencia de su padre y su abuela.

La estudiante de secundaria fue ultrajada cuando al salir de su domicilio ubicado en la comunidad El Rastrojo. Ella y su padre llevaban a su abuela al doctor en Juxtlahuaca. Pero, como el camino estaba cerrado por un conflicto pol?tico, los tres tuvieron que caminar por una vereda. Cerca de Yosoyuxi, les sali? al paso un grupo de hombres.

Timoteo tom? del cabello a la ni?a y la arrastr? a un descampado. Ah? la viol? en repetidas ocasiones. Ante los gritos, el padre y la abuela trataron de intervenir, pero el grupo de hombres se los impidi?. Al final los amenazaron con matar a toda la familia si denunciaban la agresi?n.

Luc?a y su familia viven ahora con un pariente cerca de San Juan Copala, y no salen ni a trabajar la tierra por temor a que sus violadores cumplan su amenaza de matarlos por haberlos denunciado.

La angustia creci? cuando se enteraron que Marcos Flores, uno de los agresores muri? de una enfermedad incurable. La menor tuvo que ser sometida a un estudio de VIH donde el resultado sali? negativo, aunque actualmente se encuentra en terapia psicol?gica.

Pese a que las pruebas del examen ginecol?gico confirmaron la violaci?n, hasta el momento no se ha detenido a los presuntos responsables.

A ese caso sigui? el de la ni?a Daniela y su maestra de educaci?n ind?gena, Virginia Ortiz Ram?rez, quienes desaparecieron el 5 de julio de este a?o, seg?n consta en la averiguaci?n previa 187/2007.

Antonio Bautista Ram?rez y Dionisio Merino Ortiz relataron ante el Ministerio P?blico que ese d?a se encontraban en Santiago Juxtlahuaca esperando transporte para dirigirse a Putla de Guerrero.

Ah? observaron que en una camioneta azul marino Ford Ranger de doble cabina y sin placas, conducida por Francisco Herrera Mart?nez, llevaban a bordo a Daniela y Virginia Ortiz Ram?rez, con los ojos vendados.

Timoteo Alejandro Ram?rez sujetaba y enca?onaba con una pistola a la menor Daniela.

En la parte media del asiento trasero tambi?n observaron que iba la maestra Virginia, sometida por Miguel ?ngel Velasco ?lvarez y Jos? Ram?rez Flores.

Los testigos confesaron que no se atrev?an a denunciar porque los secuestradores de la Ubisort son conocidos por su alta peligrosidad.

Ante la inacci?n de las autoridades, la Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos (Limeddh) y los familiares de las dos mujeres triquis anunciaron que expondr?n el caso ante la Comisi?n Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El caso m?s reciente ocurri? el domingo 21 de octubre pasado: Sof?a Bautista, de 11 a?os, result? herida de gravedad en una balacera. Un grupo armado atac? a la comunidad de Cuyuchi. En el tiroteo, result? herida Sof?a. La bala entr? por la occipital derecha y qued? alojada en la mejilla derecha.

El impacto le caus? a la menor un derrame cerebral y se provoc? un derrame de l?quido cefalorraqu?deo.

Simult?neamente, otro grupo embosc? a una camioneta de pasajeros, y la acci?n impidi? el tr?nsito normal por el camino principal, Ese incidente, provoc? que do?a Florencia tuviera que caminar alrededor de media hora para llegar a su casa y encontrar herida a su sobrina Sof?a.

Con ayuda de sus vecinos la traslad? al hospital de Putla, donde le recomendaron canalizar a la ni?a a la ciudad de Oaxaca, debido a su gravedad.

Do?a Florencia traslad? a su sobrina al hospital ?Aurelio Valdivieso? de esta ciudad, donde le extrajeron el proyectil. Aunque la menor todav?a no recupera el habla, ya empez? a tener movimiento en casi todo su cuerpo.

Y?sica S?nchez Maya, presidenta estatal de la Limeddh, condena esos hechos y lamenta la ausencia de justicia en Oaxaca.

El estigma de ser mujer

La mujer trique sufre la discriminaci?n desde que nace. Por esa raz?n, los hombres prefieren tener hijos varones. A pesar de esa situaci?n, en esa regi?n los hombres pueden tener una, dos o tres mujeres o las que quieran. Son parte de sus ?usos y costumbres?.

?Lo que pasa es que hay muchas mujeres que aunque saben que tienen su familia, se meten con ellos. Son usos y costumbres. (Aunque) la primera esposa decide en todo, todas conviven. Hay algunas que viven juntas y otras separadas?.

Las mujeres en el exilio justifican sus formas culturales y desmienten rotundamente la venta de mujeres en su comunidad.

Entre los triquis todav?a no se permite a las mujeres participar en las asambleas comunitarias ni en la toma de decisiones; no pueden andar solas y tampoco usar toallas femeninas ni, menos a?n, se les permite utilizar anticonceptivos.

Sin embargo, las mujeres itinerantes piden que ?no nos critiquen ni nos vean como animales?, porque todo ello es parte de su cultura.

Destacan que casi 70% de su poblaci?n emigr? a Alaska, Nueva York y Chicago, en Estados Unidos, y a Baja California, Jalisco, Tabasco, y la Ciudad de M?xico, pues ?tenemos miedo a las emboscadas, las violaciones y los asesinatos.

?Es lo peor que puede haber, lo que estamos viviendo las mujeres. Hay algunas que no tienen ni d?nde vivir. Muchas mujeres no comen con tal de darle de comer a sus hijos?, finalizaron.
Publicado por solaripa69 @ 11:47
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios