Lunes, 10 de diciembre de 2007
L?pez Obrador llama a manifestarse para evitar ser bolseados con la reforma fiscal
La protesta, con carteles contra la aplicaci?n de nuevos impuestos y el gasolinazo
?Hay que unirnos todas las fuerzas progresistas para transformar al pa?s y no ir de comparsas de la derecha fascista?
Insiste el tabasque?o en que se fortalezca al FAP
Ciro P?rez Silva (Enviado)
Chalco, M?x., 9 de diciembre. Andr?s Manuel L?pez Obrador llam? a la sociedad mexicana a colocar carteles en las ventanas de cada vivienda para manifestar su rechazo por la entrada en vigor de nuevos impuestos derivados de la llamada reforma fiscal, por el incremento a la gasolina y al diesel, que provocar? una cascada de aumentos en todos los sectores, y por la apertura a la importaci?n sin aranceles de ma?z y frijol.
Al continuar su gira por la zona oriente del estado de M?xico, en la que s?lo este domingo logr? convocar a poco m?s de 50 mil personas, L?pez Obrador record? la promesa de iniciar aqu?, donde viven alrededor de 10 millones de mexicanos que se encuentran entre los m?s pobres del pa?s, su primera gira de trabajo como presidente electo. ?Nos robaron la Presidencia, pero todos los programas y proyectos que ofrecimos los vamos a cumplir; m?s temprano que tarde este movimiento va a triunfar?, enfatiz?.
La presencia del tabasque?o en una zona de clara influencia perredista motiv? gran movilizaci?n de simpatizantes, quienes colmaron las plazas para escuchar el mensaje lopezobradorista en un n?mero que lleva a los organizadores de las giras del ?presidente leg?timo? a afirmar que se encuentran entre las m?s concurridas de este primer a?o de giras por los municipios del pa?s, comparables, inclusive, con las concentraciones que tuvieron lugar en el mejor momento de la campa?a presidencial.
Aqu?, en esta zona oriente del estado de M?xico, L?pez Obrador fue ovacionado prolongadamente cada vez que en los diversos municipios que visit? entre el jueves y el domingo se refiri? a las versiones de que dejar?a el PRD y formar?a otro partido.
?No voy a renunciar al PRD ni estoy formando otro partido?, fue la frase que m?s ovacionaron los asistentes a los diversos m?tines. ?Porque ha costado mucho construir mi partido y hasta han perdido la vida un importante n?mero de compa?eros?, subray? una y otra vez el tabasque?o, entre los aplausos y expresiones de aprobaci?n de los mexiquenses que simpatizan con este movimiento.
En alusi?n al hecho que motiv? tales versiones, que fue su rechazo a la aprobaci?n por legisladores del PRD de la llamada reforma electoral, L?pez Obrador explic? que deb?a aclarar su punto de vista, ?porque deb?a ser congruente con lo que pienso, que se trata de fortalecer la alianza del PAN y del PRI en los ?rganos electorales; el que calla otorga, y yo no pod?a permitir que luego me reclamaran por no haber rechazado tales reformas?, dijo.
El ?tejemaneje?
Asegur? que en las c?pulas de ambos partidos ?est? el tejemaneje? del bloque conservador, y destac? la necesidad de ?unirnos todas las fuerzas progresistas para transformar al pa?s y no ir de comparsas de la derecha fascista?, y fortalecer al Frente Amplio Progresista, as? como a cada uno de los partidos que lo integran: PRD, PT y Convergencia, adem?s de sumar a grupos sociales y personas sin partido; ?debemos estructurar una alianza que nos permita enfrentar al bloque de derecha?, insisti?.
Puntualiz? que el PRD en el Congreso no puede seguir aprobando iniciativas que no tengan como prop?sito ?rencauzar el rumbo del pa?s?.
En diversos momentos de su mensaje L?pez Obrador se refiri? a la fr?gil situaci?n econ?mica de la poblaci?n, misma que, sostuvo, se ver? a?n m?s afectada en enero con el aumento a las gasolinas y el diesel, as? como con los nuevos impuestos derivados de la reforma fiscal y la apertura de la frontera para la importaci?n de granos.
?Los mexicanos seremos bolseados por el gobierno espurio de Calder?n, con la llamada reforma fiscal, que se sintetiza en la imposici?n de nuevas contribuciones. No hay diferencia alguna entre la pol?tica fiscal y recaudatoria de Calder?n con las medidas de cobrar impuestos por el n?mero de ventanas en cada vivienda o por el n?mero de perros en las casas que decret? en su momento el dictador Antonio L?pez de Santa Anna?, detall? el pol?tico tabasque?o, adem?s de se?alar que el bloque de derecha es incapaz de reconocer en una persona ajena a su nivel social a un mexicano con los mismos derechos; ?se sienten de sangre azul?.
Ejemplific? este comportamiento de dirigentes, legisladores y autoridades emanadas del partido albiazul con el c?mulo de cr?ticas que lanzaron en contra del jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, por ofrecer una pista de patinaje sobre hielo en el Z?calo para todos los habitantes de la capital de la Rep?blica.
?Ellos, los panistas, piensan que s?lo a ellos est? destinado ese tipo de espacios recreativos, que s?lo son para los ricos, para los potentados, y no pueden ver que los hijos del trabajador y del obrero tambi?n disfruten de esta diversi?n. Por cierto, los invito a todos a que vayan al Z?calo a patinar sobre hielo?, les dijo.
Calder?n, la ret?rica cavernaria
carlos acosta c?rdova
M?xico, D.F., (apro).- Todav?a no encuentra el presidente Felipe Calder?n un estilo propio para comunicarse con la gente. Ni siquiera hay certeza de que lo est? buscando. Lo que s? es cierto es que cada vez se parece m?s a Carlos Salinas de Gortari, aunque s?lo en la parte ret?rica, en el discurso.

Como candidato dio muestras reiteradas de ello, y como presidente ya van varias. Las ?ltimas, en los d?as previos al primer aniversario de su gesti?n, durante su discurso del primero de diciembre y en los d?as posteriores, en los que sus estrategas de comunicaci?n social armaron una burda campa?a de entrevistas en medios electr?nicos en los que el presidente se dedic?, lastimosamente, ante los pobres resultados en muchos frentes, a decirle al pa?s que no pod?amos estar mejor.

Y, s?, como Salinas, el presidente ha empleado un discurso en el que la autocr?tica est? ausente de manera ostensible. Ni siquiera un ?vamos bien pero tenemos que redoblar el esfuerzo? de las f?rmulas ret?ricas del priismo. No, a un a?o de gobierno calderonista, el mensaje que se pretende a golpe de entrevistas en radio y televisi?n y del infame bombardeo de spots --?todo el d?a!-- de la Presidencia y de las secretar?as de Estado, es: ?estamos mejor que nunca, qu? bien se est?n haciendo las cosas, c?mo trabaja el gobierno, uff, por el bienestar de los mexicanos?.

A fuerza de reiterar, el presidente quiere convencer de una realidad que no es. Abusa de las justificaciones, de la reducci?n y simplificaci?n de problemas, las verdades a medias, las comparaciones, las descontextualizaciones, los lugares comunes, las minimizaciones, la ausencia de autocr?tica y el echar mano de toda suerte de recursos ret?ricos que en su momento emple? Salinas? salvo las met?foras, que no se le dan mucho a Calder?n, y que aqu?l empleaba al tope.

El mensaje recurrente, expl?cito o impl?cito era y es: ?mi gobierno es el mejor?.

Pero en la magnificaci?n de logros y el velado autoelogio, Calder?n ofende la inteligencia de la gente, falta al respeto, toma el pelo.

En dos de los principales temas de la vida nacional ?la lucha contra el narcotr?fico; el empleo--, el presidente ha querido tender una cortina de humo a trav?s del discurso. In?til, pues a estas alturas ha quedado claro que la administraci?n, con toda la espectacularidad del despliegue militar, apenas est? descubriendo de qu? tama?o es el animal y, tambi?n, de qu? tama?o son las posibilidades reales de atacarlo. No hay duda de los esfuerzos que se est?n haciendo, ni tampoco se pueden escamotear los avances. Pero si algo ha sido notorio es que el gobierno va de sorpresa en sorpresa, apenas reconociendo al enemigo --que tambi?n est? en casa, admite apenas-- en sus diversas y cada vez m?s brutales maneras de expresarse.

Pero donde no hay perd?n es en el caso del empleo. Nadie esperar?a que un gobernante, al menos en la pol?tica mexicana, reconociera un fracaso, menos en un tema social y econ?mico tan sensible, y mucho menos si la aspiraci?n era, es, ser el presidente del empleo.

Es ofensivo vanagloriarse de un logro que no es. Qu? bien que haya m?s trabajadores afiliados al IMSS. Pero el presidente no quiere aceptar que en su primer a?o de gobierno el aumento neto de empleos fue raqu?tico; que hay m?s desempleados ahora que cuando asumi? el mando del pa?s; que el ritmo de crecimiento de los empleos eventuales es mayor al de los permanentes, que crece el n?mero de puestos de trabajo sin contrato y sin prestaciones; que ahora hay m?s mexicanos es busca de una segunda chamba porque la que tienen no les da un ingreso suficiente; que crece el empleo dom?stico; que la informalidad aumenta? En fin, el saldo del primer a?o de la ?presidencia del empleo? es: puestos mal pagados, inseguros, precarios? de mala calidad, pues.

Y eso hasta Vicente Fox lo reconoc?a. Pero Calder?n, imposible. Como con Salinas, a fuerza de la reiteraci?n, del abuso de la ret?rica, el pa?s est? de pl?cemes.

Justicia preciosa (Primera de dos partes)
soledad jarqu?n edgar
Guadalajara, Jal., 10 de diciembre (apro-cimac).- El mismo d?a en que la Suprema Corte de Justicia de la Naci?n (SCJN) exculp? al gobernador de Puebla, Mario Mar?n, de haber violado las garant?as individuales de Lydia Cacho, durante su detenci?n y traslado desde Canc?n, Quintana Roo, a la capital poblana, en diciembre de 2005, la periodista recibi? una llamada telef?nica de una de las v?ctimas de Jean Succar Kuri, quien, entre l?grimas, le espet?: ??Por nuestra culpa te van a matar; te dije que no nos ayudaras!?.

El golpe sec? de las palabras de la joven de 15 a?os de edad, cal? hondo en el ?nimo de Cacho que, sin saber qu? decir, dej? escapar su impotencia y explot? en llanto.

Del otro lado del tel?fono, la adolescente buscaba respuestas a lo que hab?a pasado en la Corte. ?Yo ya no quiero estar viva?, le dijo la joven a una fr?gil Lydia Cacho.

En v?speras de que se cumplan dos a?os de lo que ella misma define ?secuestro disfrazado? y sus secuelas --torturas psicol?gicas, amenazas de violaci?n y acoso por parte de polic?as judiciales de Puebla que la trasladaron, por carretera, a Puebla, en un viaje de casi 22 horas--, la autora del libro Los demonios del ed?n habla de la pesadilla que vivi? durante todo ese tiempo.

--?En estos dos a?os, confiabas en que habr?a justicia? ?se le pregunta.

--S?, por supuesto. Por eso escrib? Memorias de una infamia. Fue todo un experimento reportear mi propio caso y entender el sufrimiento de las v?ctimas de este problema, porque a lo que te lleva el aparato de justicia penal en M?xico es a un estado de indefensi?n, de miedo, una especie de `S?ndrome de Estocolmo` con la Procuradur?a General de la Rep?blica.

A?ade:

?A pesar del conocimiento y la educaci?n emocional que tengo, hubo d?as cuando en la PGR me descubr?a suplicando con l?grimas que, por favor, hicieran algo, cuando ten?an todos los elementos de prueba. Escuchaba y cre?a en las promesas de la fiscal Alicia Elena P?rez Duarte y de Jos? Luis Santiago Vasconcelos, subprocurador Jur?dico y de Asuntos Internacionales de la PGR, y del propio procurador Eduardo Medina Mora.

?Y cuando sal?a del juzgado, mis abogados tambi?n se emocionaban y dec?amos que, a lo mejor, s? iban a hacer algo?Pero pasaban uno o dos meses y robaban las pruebas y llor?bamos. Dec?amos: no vamos a darnos por vencidos. Luego, nos volv?an a llamar para hacernos creer que algo funcionar?a??.

Sigue la periodista:

?Lo mismo fue sucediendo con la Corte. El 27 de noviembre, las ministras Margarita Luna y Olga S?nchez Cordero enga?aron al pa?s, porque en todos los medios se dec?a que la Corte iba contra Mar?n. Los indicios eran que ten?amos seis votos y, de pronto, ?qu? sucedi?? ?Qu? hilos se jalaron del martes, a las 2:30 horas, al jueves, a las 2:30, para que esas ministras dijeran que no hubo violaciones graves a mis derechos constitucionales??.

Frente a la premisa de que los demonios andan sueltos, que el dinosaurio sigue ah? y que el monstruo es polimorfo, Lydia explica lo que, a su juicio, pas?:

--Hemos obtenido alguna informaci?n de quienes estuvieron cabildeando con los ministros de la Corte: sistem?ticamente Manuel Barttlet D?az, Emilio Gamboa Patr?n, Miguel ?ngel Yunes, Mario Mar?n, los abogados de Kamel Nacif, Manlio Fabio Beltrones? Me parece que estos son los nombres m?s importantes.

?Tambi?n sabemos de reuniones del presidente del PAN (Manuel Espino) con todos los ministros. En alguna de estas sesiones se toc? mi caso, y hay dos versiones de los panistas de Puebla, a quienes he pedido que salgan a los medios, en lugar de decirlo off the record?.

Se trata, dice, de una ?transacci?n pol?tica?, en la que se negoci? el triunfo de Felipe Calder?n con ?carro completo? en Puebla. Luego, se?ala, en las elecciones locales, se dio el triunfo priista de la misma manera, con ?carro completo?.

Agrega: ?Pueden haber llegado recomendaciones, incluso, desde la Presidencia. No podemos olvidar que hay asesores, abogados de Los Pinos, que fueron abogados de Mar?n, entre ellos Julio Esponda, quien form? parte del peque?o grupo en la campa?a de Felipe Calder?n?.

Lydia Cacho es periodista, feminista y autora de Los demonios del ed?n, libro que documenta la existencia de una red de pederastia, con base en testimonios de mujeres j?venes que fueron abusadas sexualmente en su infancia por el pederasta y porn?grafo Jean Succar Kuri, preso actualmente en el penal federal del Altiplano.

En nuevo libro, Memoria de una infamia, la tambi?n corresponsal de la agencia de noticias Comunicaci?n e Informaci?n de la Mujer (CIMAC) e integrante de la Red de Periodistas M?xico, Centroam?rica y el Caribe, sostiene sus premisas, y cuenta que, ?cuando era ni?a, mi madre me dec?a que la verdad es mucho m?s ligera que la mentira, porque la mentira siempre cae por su propio peso?.
Publicado por solaripa69 @ 9:37
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios