S?bado, 15 de diciembre de 2007
Con la reforma judicial los legisladores tomaron el camino f?cil, considera el ombudsman
Caminamos hacia un Estado extralegal bendecido por la Constituci?n: Soberanes
?Se requer?an modificaciones integrales; las medidas contra el crimen organizado han fracasado?
Toda la lucha contra el narcotr?fico es hacerle el trabajo sucio a los gringos, se?ala
V?ctor Ballinas
El presidente de la Comisi?n Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Jos? Luis Soberanes Fern?ndez, sostiene que con las reformas constitucionales en materia de justicia y seguridad p?blica que aprob? el Congreso ?caminamos hacia un Estado extralegal y realmente autoritario?.
Antiguamente (con los gobiernos pri?stas), explica el ombudsman nacional a La Jornada, ?ten?amos un Estado autoritario, pero que actuaba al margen de la ley; ahora con las reformas aprobadas por las c?maras de Diputados y Senadores caminamos hacia un Estado autoritario bendecido por la Constituci?n?.
En entrevista, Soberanes Fern?ndez sostiene: ?las reformas constitucionales aprobadas esta semana en materia de justicia y seguridad p?blica limitan las garant?as y los derechos humanos. ?No eran necesarias!, ?no son las que necesita el pa?s! Se fueron ?los legisladores? por el camino m?s f?cil?.
Como titular de la CNDH manifiesta su preocupaci?n por la limitaci?n a las garant?as y a los derechos humanos, porque se ha autorizado a las polic?as a entrar a domicilios particulares con la presunci?n de un riesgo inminente a la vida y a la integridad de las personas, cuando en la Carta Magna estaba garantizada la inviolabilidad del domicilio.
?Doctor, ??stas eran las reformas que realmente se requer?an en el pa?s en materia de justicia y seguridad p?blica?
?No, yo creo que no es lo que necesitaba el pa?s. Que entren las polic?as a las casas sin orden judicial, ya sabemos lo que puede pasar. La constitucionalizaci?n del arraigo era innecesaria, que se permitan cateos sin orden de un juez es un retroceso.
??En su opini?n estas reformas limitan los derechos humanos y las garant?as constitucionales?
?S?, desde luego. En mi opini?n esos cambios no eran los que requer?a el pa?s para hacerle frente a la delincuencia organizada y al narcotr?fico. Debieron hacer una reforma integral en la materia, pero no, se fueron por el camino m?s f?cil.
??Esta fue la v?a f?cil?
?S?, porque adem?s ni siquiera garantiza una mayor eficacia en la procuraci?n de justicia. Si hubieran querido mayor eficacia se necesitaba una reforma penal integral, revisarlo todo, y no nada m?s darle m?s garras al Ministerio P?blico, porque en un estado de derecho la autoridad tiene que hacer su trabajo, respetando los derechos humanos, y la autoridad que en su trabajo no los respeta, rompe con esta situaci?n, porque act?an de manera arbitraria; al menos esas han sido las experiencias que hemos tenido en este pa?s en el pasado, un Estado autoritario.
??C?mo queda M?xico en el contexto internacional, llevando a la constituci?n que la polic?a entre a las casas sin orden judicial, el arraigo hasta por 80 d?as y los cateos a cualquier hora?
?M?xico queda mal, porque precisamente la tendencia mundial es en el otro sentido, es ir ampliando los derechos humanos y las garant?as, y ahora se les da manga ancha a los polic?as, que no saben de derechos humanos.
?Hay senadores que opinan que vamos en el mismo camino que Estados Unidos, restringiendo los derechos humanos y las garant?as.
?Pues vamos mucho peor que ellos. Porque los estadunidenses no tienen en sus corporaciones policiacas bastante corrupci?n como nosotros, y eso hace que en M?xico esta situaci?n ?las reformas reci?n aprobadas? se vuelva mucho m?s peligrosa.
??Es v?lido el argumento del Ejecutivo de que eran necesarias estas reformas para poder combatir al crimen organizado?
?Hay que reconocer que toda la lucha contra el narcotr?fico es hacerle el trabajo sucio a los gringos, porque eso es lo que estamos haciendo. Tradicionalmente somos el tr?nsito de la droga, bueno, pues ellos tienen que cuidar su zagu?n. Quien tiene que cuidar a los estadunidenses son sus autoridades, no nosotros. A ellos no les importamos un cacahuate, matan a nuestros migrantes, no nos entregan nuestros tesoros, si a ellos no les importamos como pa?s, ?por qu? vamos a tomar por ellos una posici?n francamente humillante? Nosotros somos los que hacemos su trabajo.
??Esa reforma se puede impugnar?
?No, porque es del constituyente. Por ninguna v?a se puede impugnar; lo que hay que hacer es seguir levantando las voces de abogados, acad?micos, investigadores, organizaciones de defensa de los derechos humanos, la izquierda, de todas las organizaciones que quieran que se corrija el rumbo del pa?s. Este no es el camino.
??Se puede acudir a instancias internacionales como la CIDH o la ONU por la limitaci?n a las garant?as y derechos humanos?
?Las posibilidades ah? est?n, pero creo que se debe protestar, levantar la voz, llamar a que se corrija esta situaci?n.
??S?lo protestar?
?Ahorita por lo pronto s?. No nos vamos a levantar en armas. Hay que hacer la protesta pac?fica.
??Considera este tipo de medidas como desesperadas?
?M?s que desesperadas, son medidas poco reflexionadas.
??Estar?a de acuerdo en que con estas acciones M?xico sigue lineamientos de Estados Unidos para restringir derechos?
?Ah? est? todo lo que han hecho en Estados Unidos despu?s del 11 de septiembre del 2001 en contra de los derechos humanos. Usted mencion? restricciones en aquel pa?s a la libertad de expresi?n, a la de manifestaci?n, a la libertad. La pol?tica migratoria que, como consecuencia de ellos ha dirigido ese pa?s contra los migrantes, es completamente violatoria de los derechos humanos. Y creo que por ah? vamos.
?Los senadores del PRD se?alaron en tribuna que esto es un retroceso
?Claro, es un retroceso.
?Con estas reformas que van en camino al autoritarismo, ?podemos esperar medidas m?s severas?
?Hay que ver que todas las acciones contra el crimen organizado han fracasado. Este no es el camino. No es ?sta la reforma que se requer?a, sino una integral, de fondo, que revisara todo.
Vallas y granaderos mantienen fuera del recinto las protestas de manifestantes
Justicia, no popularidad, el compromiso de la Corte, sostiene Ortiz Mayagoitia
Reconoce que el fallo en el caso de Lydia Cacho dej? ?un grave descontento y frustraci?n?
Al dictamen se le atribuy? ?un efecto absolutorio que no tiene?, dice
Jes?s Aranda
Ampliar la imagen Guillermo Ortiz Mayagoitia, ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Naci?n, rindi? su informe de labores. Al acto asistieron el presidente Felipe Calder?n y el senador Santiago Creel Foto: Jos? Antonio L?pez
El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Naci?n (SCJN), Guillermo I. Ortiz Mayagoitia admiti? ayer que la resoluci?n sobre el caso Lydia Cacho Ribeiro, dej? ?grave descontento y frustraci?n? en diversos medios y foros p?blicos; sin embargo, argument? que a ese dictamen se le atribuy? ?un efecto absolutorio que no tiene?.
Al rendir su primer informe de labores en presencia del presidente Felipe Calder?n y representantes de los tres poderes, Ortiz Mayagoitia dijo que la ?justicia moderna? debe ser firme ?a las presiones, opiniones y manifestaciones?. Tenemos compromiso y vocaci?n con la justicia, no con la popularidad, subray?.
En medio de un impresionante dispositivo de seguridad y con un sal?n de plenos semivac?o, al inicio de su intervenci?n el ministro presidente sostuvo que la facultad de investigaci?n prevista en el art?culo 97 constitucional ?en que se bas? la investigaci?n sobre la violaci?n grave de garant?as de la periodista a manos del gobernador de Puebla, Mario Mar?n?, tal y como existe en la actualidad, sin una ley reglamentaria, ?puede o no satisfacer las expectativas de la autoridad?.
El Poder Judicial, no imparte m?s justicia cuando concede que cuando niega: ?se es su atributo de imparcialidad, asever?.
Al igual que sus antecesores, Jos? Vicente Aguinaco Alem?n y Mariano Azuela G?itr?n, quienes se mostraron abiertamente contrarios a que la Corte ejerciera la potestad prevista en el art?culo 97 constitucional, el ministro hizo una ?respetuosa, pero insistente propuesta? para que dicha facultad cuente ?con una ley que le d? vida y efecto pr?ctico, o bien, que se elimine?.
En referencia al caso Cacho Ribeiro asegur? que, al igual que en otros asuntos similares, la Corte act?a con apego estricto a los principios constitucionales ?sin invadir ni sustituir otros procesos y facultades que s? est?n reglamentados?.
Antes, durante y despu?s de su informe, un grupo de manifestantes gritaron consignas en contra de Calder?n, de Mayagoitia y de la Corte en su conjunto por proteger a ?pederastas?; la inconformidad no pas? de algunos escarceos con los granaderos que impidieron que los quejosos traspasaran las vallas met?licas de seguridad que rodearon el edificio sede de la SCJN.
Firmeza ante presiones
En su discurso, el tambi?n presidente del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) sostuvo que una justicia moderna, digna del siglo XXI, comprometida con la democracia constitucional y el estado de derecho, s?lo puede garantizar la supremac?a de la Carta Magna si es firme ante las presiones y totalmente independiente a factores externos.
Indic? que el compromiso de los juzgadores es con la justicia y no con la popularidad, ya que ?una es de largo aliento y beneficia desarrollo y estabilidad; la otra, es de corto alcance, vol?til y caprichosa?.
Entre los ausentes, destac? el ministro en retiro Juventino V. Castro y Castro, quien declin? la invitaci?n, trascendi?, ante la desilusi?n que le caus? que ni el ministro presidente, ni alguno de los otros 10 integrantes del pleno atendieran su carta en la que les pidi? que ante el ?desprestigio? que sufri? el m?ximo tribunal por el caso Lydia Cacho, cada uno explicara en un acto p?blico las razones de su voto.
Respecto a la reforma del Estado que est? en proceso y, en el contexto de ?sta, la del sistema judicial, que se aplaz? en el Congreso para las pr?ximas semanas, apunt? que el Poder Judicial federal est? en toda la disposici?n de aportar su experiencia y talento, ?para enriquecer cualquier proyecto que redunde en el fortalecimiento de la justicia?.
Aunque record? que en todo caso las reformas que se aprueben ser?n aplicadas finalmente por los juzgadores. Tambi?n mencion? que la jurisprudencia y la actividad judicial, dar?n asiento y permanencia a los nuevos contenidos constitucionales por conducto de las sentencias.
Luego de hacer un amplio desglose de los asuntos resueltos por la Corte, tribunales y juzgados federales, el ministro presidente se refiri? a los amparos en contra de las reformas a la Ley del ISSSTE. Coment? que suman 167 mil demandas de amparo presentadas ante los dos juzgados de distrito auxiliares que llevan esos asuntos, aunque muchas de ellas est?n suscritas por varios quejosos.
Hasta la fecha, seis por ciento de esos asuntos se encuentra en proceso de admisi?n, motivo por el cual, ambos juzgados trabajar?n en lo que resta del a?o ?el Poder Judicial federal inici? ayer las vacaciones decembrinas?, para que la totalidad de las demandas sean admitidas antes de que termine este a?o.
Asimismo, ratific? el compromiso de la SCJN de atraer la revisi?n de esos amparos, para definir ?con absoluta imparcialidad, criterios jurisdiccionales que den homogeneidad a las resoluciones y ofrezcan certeza a los miles de quejosos?.
Por otra parte, dio a conocer que para el a?o pr?ximo, el Poder Judicial de la Federaci?n recibir? un presupuesto total de 29 mil millones de pesos.
Miguel Concha
Retrocesos constitucionales
Con el voto del PAN, el PRI y una parte del PRD, el pleno de la C?mara de Diputados aprob? el mi?rcoles el proyecto de reforma constitucional en materia de seguridad y justicia, en la que si bien existen algunos elementos dispersos positivos, tambi?n reaparecen medidas que implican un claro retroceso en derechos humanos, sobre las cuales ya hab?an sido claramente advertidos los legisladores. Ello no obstante, el pasado jueves las fracciones del PAN, el PRI y el PVEM ratificaron en el Senado la aprobaci?n, ?nicamente con dos modificaciones.
Ante la incapacidad de los ?rganos de procuraci?n e impartici?n de justicia para cumplir con su funci?n, incurriendo adem?s en graves violaciones a los derechos humanos, se hab?a planteado en reiteradas ocasiones la necesidad de una reforma integral y de fondo en este tema, que implicaba cambios estructurales en la misma Constituci?n, en los c?digos sustantivos, en las leyes adjetivas y en las instituciones, con el fin de combatir eficientemente el delito y salvaguardar el cumplimiento de los derechos humanos.
Nada de eso ha sucedido. El proyecto aprobado, y turnado el jueves a la c?mara de origen, recupera de nueva cuenta varias de las propuestas m?s negativas presentadas al Congreso por el titular del Ejecutivo federal el pasado mes de marzo. S?lo de forma incoherente destacan algunos elementos positivos, que es preciso resaltar. Uno de ellos es la modificaci?n al art?culo 20 de la Constituci?n, que establece que el proceso penal ?ser? acusatorio y oral?, y que se regir? ?por los principios de publicidad, contradicci?n, concentraci?n, continuidad e inmediaci?n?. As? como la fracci?n III de ese mismo art?culo, que se modificar?a para quedar de la siguiente forma: ?Para los efectos de la sentencia s?lo se considerar?n como pruebas aquellas que hayan sido desahogadas en la audiencia de juicio?.
Destaca tambi?n el apartado B de dicho art?culo, que establece como derecho de las personas imputadas el ?que se presuma su inocencia mientras no se declare su responsabilidad?. El hecho de que las pruebas se desahoguen en una audiencia judicial priva al Ministerio P?blico y dem?s organismos investigadores de las facultades supraconstitucionales con las que actualmente se conducen para construir las pruebas y hacer uso de facultades cuasi jurisdiccionales. Lo que se denomina el monopolio de la acci?n penal. Esto deber?a implicar igualmente la posibilidad de que los particulares puedan ejercitar directamente acci?n penal ante los ?rganos jurisdiccionales. Sin embargo, esto a?n no ha sido definido por la ley. Cabe destacar que los art?culos transitorios de la reforma aprobada fijan un plazo m?ximo de ocho a?os para que este nuevo sistema comience a operar, toda vez que se necesita una gran inversi?n en infraestructura y capacitaci?n, si se desea que funcione.
Otros puntos que podr?amos calificar como positivos son establecer la presunci?n de inocencia en la Constituci?n e impulsar en el futuro el desarrollo de verdaderas defensor?as de oficio. A pesar de ello, la reforma aprobada viene tambi?n acompa?ada de muchos puntos que en opini?n de expertos y organizaciones constituyen un retroceso en materia de derechos humanos. Dentro de ellos se encuentran en primer lugar la ?constitucionalizaci?n? de la incomunicaci?n de detenidos y el arraigo sin orden judicial, que en el pa?s puede extenderse hasta por 80 d?as, y que ha sido severamente criticado por organismos internacionales como la ONU y la OEA, por atentar contra las garant?as fundamentales.
Para el caso de la delincuencia organizada, se introducen ahora en la Constituci?n medidas especiales, que de acuerdo con el proyecto aprobado tendr?n incluso vigencia en el trato con ?otros internos que requieran medidas especiales de seguridad?, sin establecer cu?les ser?n los criterios para realizar dicha clasificaci?n. Otros temas de no menor importancia son la autorizaci?n a ?la polic?a?, sin especificar adem?s a qu? corporaci?n policiaca se refiere, para ingresar sin orden judicial a los domicilios, en caso de flagrancia, figura que se utiliza en M?xico en un sentido ampl?simo, y que propicia severas violaciones a los derechos fundamentales de las personas.
Como puede observarse, la reforma constitucional en materia de seguridad y justicia no s?lo supone algunos avances significativos, sino tambi?n graves retrocesos. Por presiones evidentemente externas, nos estamos deslizando hacia un sistema penal de corte policiaco, dejando de lado nuestra propia tradici?n garantista. Como expres? con acierto La Jornada en su editorial del pasado jueves, la sociedad ?debe exigir a los legisladores de los congresos estatales que, en atenci?n a su deber como representantes populares, act?en conforme a los intereses y el bienestar de la ciudadan?a, e impidan el paso de esta modificaci?n constitucional que abre un margen inadmisible para el atropello?.


Alista Calder?n embate contrainsurgente: Marcos
de la redacci?n
* Protagonismo y ataques a AMLO aislaron al zapatismo, reconoce en entrevista concedida a la revista Gatopardo

M?xico, D.F., 14 de diciembre (apro).- La reaparici?n p?blica del subcomandante Marcos en San Crist?bal de las Casas, Chiapas, el pasado jueves 13, coincidi? con la publicaci?n de una entrevista en la que el l?der zapatista confiesa que el movimiento ?ya pas? de moda?; confirma que el gobierno prepara una estrategia contrainsurgente, y presume que en las comunidades zapatistas ya no hay hambre y que la mujer juega un rol m?s importante en las Juntas de Buen Gobierno.

Adem?s, reconoce que su lucha ha valido la pena, y anticipa que en 2008 el EZLN planea lanzar una nueva forma de acci?n que aspira a ser, dice, ?una revoluci?n nueva a la de hace cien a?os, no en la cuesti?n armada sino otra que trastoque el sistema pol?tico y refunde al pa?s?.

La entrevista aparece publicada en la m?s reciente edici?n de la revista Gatopardo. Entrevistado por la reportera, Laura Castellanos, a principios de noviembre, en La Garrucha, Chiapas, Marcos recuerda que ?l y el Ej?rcito Zapatista de Liberaci?n Nacional (EZLN) fueron protagonistas en 1994, con el alzamiento, pero reconoce que ahora ?ya pasamos de moda?.

?Estamos como en 1993, pero al rev?s. Entonces prepar?bamos el alzamiento sin medios y sin gente. Ahora es el gobierno el que est? preparando el ataque?, advierte.

Seg?n Marcos, el gobierno de Felipe Calder?n viene preparando una estrategia contrainsurgente. En esta estrategia, explica, el gobierno ha alentado intencionalmente la polarizaci?n local al dotar a otros grupos ind?genas de las mismas tierras apropiadas por el EZLN. ?De tal forma que se crea un conflicto social artificial, cultivado como en un laboratorio, y entonces as? entran las fuerzas del gobierno a meter paz?.

La reportera le pregunt? que en caso de un eventual ataque, cu?l ser?a la respuesta de ellos, y el l?der zapatista respondi? que por ahora s?lo est?n tomando medidas preventivas. Sin embargo, advirti? que no se va a quedar cruzado de brazos.

En la entrevista, Marcos habla luego de la notable superaci?n que priva actualmente en las comunidades zapatistas, en relaci?n con la condici?n de absoluta marginalidad que ?stas presentaban antes de 1994. ?En las comunidades zapatistas no es que sean ricos, pero ya no hay hambre?, presume.

Destaca, as? mismo, el marcado descenso en los ?ndices de mortalidad infantil y la participaci?n activa de las mujeres en las Juntas de Buen Gobierno (JBG). ?La cuesti?n de g?nero empieza a meterse en el destino de los recursos?, resalta.

Sobre el declive medi?tico del movimiento zapatista, Marcos ubica ese descenso a partir de las cr?ticas que hizo contra Andr?s Manuel L?pez Obrador, en el marco de la campa?a presidencial de 2006, lo que, dice, lo llev? a romper con los intelectuales que apoyaron al tabasque?o.

Cuenta que la decisi?n la tom? luego del fracaso legislativo de 2001: ?Sent? esa responsabilidad y ese dolor de haber fallado, de no haber visto lo que iba a pasar?.

Marcos confiesa que en ese entonces dentro del EZLN se replante? la posibilidad de tomar las armas de nueva cuenta, pero aclara que despu?s de analizar detenidamente la situaci?n, desistieron. Refiere, sin embargo, que acordaron mejor romper con la clase pol?tica y la intelectualidad que apoyaba a ?sta, a sabiendas de que eso los iba a aislar.

En la parte final de la entrevista, la reportera logra que Marcos hable de Marcos.

--?Es mucha la carga de ser Marcos?

El subcomandante, quien acepta que ya perdi? la ?cinturita?, pero que a?n as? aceptar?a posar a cambio de algunos d?lares, responde, tajante: ?S?.

Explica que el nombre le pesa ya, que es mucha carga porque, afirma, todav?a prevalece (la idea) de que los errores del EZLN son de Marcos y los aciertos son de las comunidades.

Marcos menciona que, en ocasiones, tambi?n se siente vulnerable, sobre todo, aclara, cuando sale a ?La Otra Campa?a?. ?Me siento indispuesto porque no es mi territorio, no tengo los medios, a mis compa?eros, los recursos??.

A 24 a?os de haber llegado a las monta?as de Chiapas, a concretar sus sue?os, Marcos sostiene finalmente que su lucha ha valido la pena. ?Si tuviera que hacerlo, lo har?a sin cambiar nada?. Sin terminar la idea, hace luego una precisi?n: ?Si algo pensar?a en cambiar ser?a eso, que no hubiera sido tan protagonista en la cuesti?n medi?tica?.
Publicado por solaripa69 @ 12:14
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios