Mi?rcoles, 26 de diciembre de 2007
Advierte el obispo Ra?l Vera que continuar? con sus acciones en contra de la injusticia
arturo rodr?guez garc?a
SALTILLO, Coah., 24 de diciembre (apro).- El obispo de Saltillo, Ra?l Vera L?pez, advierte que la campa?a de hostigamiento en su contra lo ?dinamita para lanzar m?s acciones en contra de las injusticias que se realizan cada d?a en este pa?s?.

Entrevistado en su domicilio particular, el obispo asegura que la campa?a de hostigamiento no ha logrado amedrentarlo, sino que ha fortalecido su esp?ritu y sus convicciones personales.

?Nuestras voces ser?n silenciadas s?lo cuando encontremos una estructura social que nos hermane a todos y a todas, y el mundo se ordene en base a la justicia y al derecho?, advierte.

?Esta situaci?n nos lleva a concluir que debemos tomar m?s precauciones personales y laborales. Pero, lo m?s importantes es que fortalece nuestra fe, que no es conformista ni pasiva, sino que nos despierta a la realidad?, explica.

El pasado viernes 21, las oficinas del Centro Diocesano de Derechos Humanos ?Fray Juan de Larios? fueron asaltadas por dos sujetos encapuchados que, aparentemente, se llevaron documentos personales del obispo Vera L?pez, quien ese d?a, se encontraba en el estado de Chiapas. Los agresores se introdujeron en el edificio de la Di?cesis de Saltillo, donde golpearon y sometieron a la activista, Mariana Villarreal Contreras, cuando se dispon?a a cerrar la oficina.

Este nuevo incidente, asegura el obispo, se inscribe dentro de la campa?a nacional de descr?dito y agresiones contra defensores de derechos humanos en el pa?s. Cita, por ejemplo, los casos ocurridos contra activistas de Oaxaca, San Salvador Atenco y Chiapas.

A mediados de noviembre, Ra?l Vera denunci? que dos sujetos amenazaron de muerte al personal de servicio de su domicilio. ?Los vamos a matar?, les dijeron a trav?s del altavoz de la entrada a su casa.

En la entrevista, Vera L?pez habla tambi?n sobre la detenci?n de Antonio Santiz, a quien diversos testigos identifican como el autor intelectual de la masacre de Acteal. Duda que sea el ?nico y recuerda que existen recursos pendientes de resolver, pues la actividad de grupos paramilitares fue promovida por el gobierno federal y las fuerzas armadas, por lo que existen otros autores intelectuales.

Subraya, as? mismo, que lo que sucedi? en Acteal fue un genocidio y que, por ende, el expresidente Ernesto Zedillo, como comandante supremo de las fuerzas armadas, es responsable, igual que el entonces secretario de la Defensa Nacional, Enrique Cervantes Aguirre, entre otras autoridades federales y estatales.

?Entre los cargos que se han fincado a los detenidos por la masacre, ni siquiera se ha considerado el delito de asociaci?n delictuosa, porque eso ser?a un reconocimiento de la existencia de grupos paramilitares, que al Estado mexicano no le conviene reconocer.

Alejandro Nadal
Festejos del bicentenario: la reforma judicial
La reforma judicial aprobada por la C?mara de Diputados y retocada por el Senado pretende combatir la delincuencia organizada. Para ello establece varios procedimientos que otorgan flexibilidad en materia de detenciones, arraigo y acceso a informaci?n confidencial o privada. La idea central es establecer reglas claras que faciliten la investigaci?n y persecuci?n en materia de delincuencia organizada.
Desde luego, los cateos sin orden judicial o la posibilidad de detener a un indiciado hasta por 80 d?as, manteni?ndolo incomunicado mientras dura la investigaci?n, son cambios graves. Pero la reforma judicial los justifica diciendo que s?lo se aplicar? en el caso de la delincuencia organizada.
Pero, ?qu? se debe entender por delincuencia organizada? En nuestra legislaci?n penal ya existe la figura de asociaci?n delictuosa, pero eso es distinto de la delincuencia organizada. La primera consiste en una sociedad para cometer delitos en general, mientras que la delincuencia organizada se tipifica en la legislaci?n penal alrededor de delitos espec?ficos.
Las consideraciones que pretenden justificar la reforma judicial contienen una referencia a la Convenci?n de Naciones Unidas contra la delincuencia organizada trasnacional, firmada en Palermo en 2000. Se pretende cobijar as? esta reforma interna y enviar el mensaje de que los cambios propuestos son acordes con las tendencias recientes del derecho internacional. Pero eso es falso. La reforma judicial tiene m?s parecido con la Ley Patriota de Bush y su Guant?namo que con la Convenci?n de Palermo.
La reforma judicial define la delincuencia organizada como ?una organizaci?n de hecho de tres o m?s personas, para cometer delitos en forma permanente o reiterada, en los t?rminos de la ley de la materia?. ?Cu?l es esa ley? Se podr?a pensar que se trata de la ley federal contra la delincuencia organizada, aprobada en 1996 (bajo Zedillo). En esa ley se enlistan los delitos que corresponden a la delincuencia organizada: terrorismo, falsificaci?n de moneda, lavado de dinero, acopio y tr?fico de armas, tr?fico de indocumentados y de ?rganos, asaltos y robo de veh?culos.
Sin embargo, ?sa no es la legislaci?n de referencia. La ley en la materia no es otra que la propia Convenci?n de Palermo, ratificada por M?xico y, por lo tanto, parte de la ley suprema de la Uni?n (seg?n el art?culo 133 constitucional). Y aqu? yace la esencia del asunto: esa convenci?n tiene una definici?n que no corresponde a la utilizada en la reforma judicial.
La Convenci?n de Palermo define (art?culo 2) como ?grupo delictivo organizado? a un grupo estructurado de tres o m?s personas que act?e concertadamente con el prop?sito de cometer uno o m?s delitos graves con miras a obtener, directa o indirectamente, un beneficio econ?mico. Esa referencia al tipo de beneficio que un grupo delictivo pretende obtener es una salvaguarda importante que est? ausente de la definici?n de la reforma judicial. Esto entra?a un grave riesgo porque el car?cter persecutorio de una reforma constitucional sobre delincuencia organizada podr?a ser extendido as? a muchos otros fen?menos sociales, incluso a movimientos c?vicos y de protesta social.
Por si fuera poco, la reforma judicial desliza en la lista de delitos graves, junto con los de la delincuencia organizada, los que atentan contra la seguridad nacional. ?De d?nde viene eso? De la Ley de Seguridad Nacional aprobada en 2005 con Fox. En un alarde de mala t?cnica jur?dica, esa ley dice que por seguridad nacional ?se entienden las acciones destinadas de manera inmediata y directa a mantener la integridad, estabilidad y permanencia del Estado mexicano?. Ahora s? estamos en el terreno de lo pol?tico y las referencias t?cnicas a la delincuencia organizada stricto sensu quedan muy lejos. Luz verde a la persecuci?n pol?tica con ?giles tr?mites y procesos inquisitoriales.
Sobre delincuencia organizada tenemos en M?xico una interesante lista de episodios. Comienza con el Fobaproa y llega hasta el caso de la conspiraci?n en contra de Lydia Cacho. Pero no son esos casos lo que preocupa a los promotores de esta reforma judicial. Lo que interesa es penalizar los movimientos sociales de protesta y tener carta blanca para cometer cr?menes tipo Acteal, Atenco y los realizados contra la APPO.
Todas las instancias de gobierno cuentan con comisiones organizadoras de festejos del bicentenario de la Independencia y del centenario de la Revoluci?n. Pero, ?qu? es lo que se va a festejar? ?La existencia de un Estado democr?tico en el que predomina la garant?a de legalidad para todos? ?Un nivel de desarrollo econ?mico con bienestar para la poblaci?n? ?La reducci?n de la pobreza a su m?nima expresi?n?
No est? muy claro el motivo del festejo, pero un indicio de la fiesta que prepara el gobierno se encuentra en la reforma judicial. ?Qu? mejor que un retroceso de 150 a?os? De una vez, ?por qu? no eliminamos el juicio de amparo? Digamos adi?s a Manuel Crescencio Rej?n. ?Por qu? no festejar las leyes centralistas de 1836 y su Supremo Poder Conservador? Despu?s de todo, ah? est?n los verdaderos precursores de la reforma judicial.



Millones de productores ser?n avasallados debido a omisiones de Calder?n, advierten diputados
Vaticinan ?muerte econ?mica? del campo por apat?a ante el TLCAN
La pol?tica del gobierno federal es ?inocente? para afrontar efectos a partir del 1? de enero
Hay par?lisis para hacer frente a la disparidad de subsidios en el marco del tratado, subrayan
Roberto Gardu?o
La entrada en vigor del cap?tulo agropecuario del Tratado de Libre Comercio de Am?rica del Norte (TLCAN) significar? la ?muerte econ?mica? para millones de campesinos mexicanos, que ser?n avasallados por las omisiones del gobierno de Felipe Calder?n Hinojosa y la desproporci?n de los subsidios otorgados a productores de Estados Unidos y Canad?.
Diputados del PRD responsabilizaron de tal situaci?n al gobierno de Felipe Calder?n Hinojosa, ?por no haber aplicado normas y pr?cticas que dieran oportunidad comparativa a los campesinos mexicanos frente a la adversidad que enfrentar?n a partir del primero de enero. La pol?tica agraria del r?gimen panista inocentemente apuesta al libre mercado y olvida que la econom?a nacional difiere sustancialmente de las acciones que en Estados Unidos benefician a los productores de aquel pa?s?, expuso Juan Guerra Ochoa.
Con dureza, el diputado del partido del sol azteca advirti? que el juicio de la historia se enfocar? en la responsabilidad de Felipe Calder?n y de Alberto C?rdenas Jim?nez, titular de la Secretar?a de Agricultura, por sus omisiones.
?En pocos d?as comenzaremos a observar que no s?lo los productores resultar?n afectados por la err?tica pol?tica agraria de la actual administraci?n. Lo m?s grave es que adem?s el consumidor final recibir? el impacto directo del incremento en el precio de los alimentos y, sobre todo, de la escasez, porque la entrada libre y sin control de los productos de Canad? y Estados Unidos a suelo mexicano propiciar? con el tiempo la especulaci?n?, a?adi?.
A tal postura se sum? su compa?ero de bancada Emilio Ulloa P?rez, quien critic? ?la absurda actitud pol?tica de Felipe Calder?n, quien se ha dedicado a apostar su legitimidad a las fuerzas armadas. Es una paradoja que, en lugar de atacar los problemas de fondo, trate, por medio de la fuerza del Estado, de responder a un problema que se ha generado no por el narcotr?fico en s?, sino por la pobreza rampante que se vive en la mayor?a de las comunidades campesinas del pa?s?.
Jos? Manuel del R?o Virgen, diputado por Convergencia, indic? que ?la abierta y clara ausencia de pol?ticas de las autoridades nacionales para enfrentar los retos que conlleva el libre comercio en el campo deber? significar un argumento principal para acusar y posteriormente juzgar a las autoridades federales por la miop?a con que se han conducido no s?lo en los ?ltimos meses, sino desde el gobierno de Vicente Fox, quien obtuvo 700 mil millones de pesos, producto de los excedente petroleros, y ni un pozo extra mand? perforar en ninguna parte de M?xico?.
Tambi?n Silvano Garay, diputado por el Partido del Trabajo, refiri? que adem?s de la ?justificaci?n? que habr?n de dar las autoridades por su inmovilidad, estar?n obligadas a responder ?al fen?meno de escasez de alimentos que se avecina?.
La renovaci?n de liderazgos, origen de escisiones
Largos cacicazgos marcan a los grupos campesinos
Disputas internas multiplican el n?mero de entidades
Matilde P?rez U. /II y ?ltima
Historias de divergencias se tejen en torno a la permanencia de los liderazgos en las organizaciones campesinas de mayor arraigo social, pero predomina el dicho: ?El mejor momento para retirarse es cuando nadie quiere que te vayas, y quedarse cuando los otros se oponen?.
Sin embargo, no parece ser el caso de Humberto Serrano P?rez, quien lleva 37 a?os como dirigente de la Confederaci?n Agrarista Mexicana (CAM), fundada el 13 de septiembre de 1970, producto de una de las tres escisiones de la Central Campesina Independiente, y que incluso ha enfrentado a sus v?stagos para continuar controlando la direcci?n de la organizaci?n, aunque dice abjurar del charrismo y se muestra orgulloso porque suma casi 800 ?recuperaciones de tierra? en 17 estados. Sostiene que los gobiernos del PAN privilegian a las organizaciones no gubernamentales y rechazan a las agrupaciones identificadas con las luchas agrarias.
Central Campesina Cardenista: Nace el 10 de abril de 1988, a ra?z de la convocatoria del Frente Democr?tico Nacional (FDN) y como parte del auge de un movimiento nacional independiente. Tambi?n influye en su desarrollo posterior una ruptura con la Uni?n Nacional de Trabajadores Agr?colas (UNTA). A los pocos meses de que Jorge Amador Amador asumiera el liderazgo de la organizaci?n, es invitado por el PFCRN a asumir la direcci?n del partido. Despu?s de algunos meses llega Te?dulo Mart?nez Vergara, quien firma el acuerdo de reforma al art?culo 27 constitucional y acepta que la agrupaci?n campesina sea un ?contingente de masas del PFCRN?. Entre 1992 y 1993 se disuelve la dirigencia ligada con dicho partido por la renuncia de Amador Amador, se tambalea la existencia de la CCC y, finalmente, el 26 de octubre de 1994, acuerda deslindarse definitivamente del PFCRN. Max Agust?n Correa Hern?ndez queda entonces al frente de la organizaci?n campesina.
Los cambios incluyen reformas a los estatutos, en los que se rechaza la relecci?n de las dirigencias nacional y estatales, y se afirma que ser? independiente de los partidos pol?ticos; pero en 1996, fecha de vencimiento de la dirigencia en turno, los congresistas argumentan que la organizaci?n est? en una etapa de fortalecimiento y se pronuncian en contra del relevo. Una vez concluido un nuevo periodo, en el marco del triunfo de Vicente Fox y del PAN en las elecciones federales, los delegados campesinos otorgan ?un voto de confianza? a Correa Hern?ndez para que contin?e al frente.
?La permanencia del comit? nacional fue, en un primer momento, para rescatar la identidad de la organizaci?n y recuperar los cuadros dispersos de la CCC. En un segundo momento, por el factor de unidad y ante la inquietud de formar un partido pol?tico en las elecciones de 2000 y las intermedias de 2003?, comenta Max Correa.
Al cumplir tres periodos continuos como l?der de la CCC, afirma que la relecci?n se ha convertido en ?una camisa de fuerza?, y aunque en los estatutos qued? aceptada, dice estar trabajando en sentar las bases para la transici?n de la dirigencia. ?No descarto que empiece a cuestionarse la continuidad. Por eso hay que preparar el relevo en marzo de 2008?, a?ade.
Uni?n Campesina Democr?tica (UCD): Tambi?n surge en el marco de la candidatura presidencial del FDN, aunque su nacimiento se formaliza el 10 de abril de 1990. Desde entonces Jos? Dur?n Vera se mantiene al frente de la organizaci?n, que participa en la lucha por la tierra, la justicia agraria, la comercializaci?n y la producci?n, y abandera la regularizaci?n de veh?culos extranjeros, asunto que se vuelve prioritario y que origina la ruptura con varios de los fundadores, entre ellos Alejandro Cruz, cuyos seguidores conforman la organizaci?n llamada Ma?z.
Uni?n General de Obreros y Campesinos de M?xico (UGOCM): El 21 de junio de 1949 surge como un instrumento de defensa y lucha de los intereses econ?micos y sociales de los obreros y campesinos. Enarbolaba la libertad de asociaci?n y la reforma agraria. Sus primeros dirigentes fueron Vicente Lombardo Toledano, Jacinto L?pez y Jes?s Orta Guerrero, quienes permanecieron largos periodos al frente de la organizaci?n. Actualmente Valent?n Gonz?lez Bautista sigue los mismos pasos.
Sin embargo, tras el fallecimiento de Jacinto L?pez ?mayo de 1971? se suscita la disputa por la dirigencia. Juan Rodr?guez se autonombra como dirigente de la UGOCM, a la que le agrega el nombre de Jacinto L?pez, y desde finales de la d?cada de los a?os setenta est? bajo el mando de Jos? Luis Gonz?lez Aguilera, quien recientemente se sum? al PAN. En ambos casos no se vislumbran cambios.
Uni?n Nacional de Trabajadores Agr?colas (UNTA): El 28 de agosto de 1988 nace la organizaci?n, encabezada por ?lvaro L?pez R?os, quien pele? por las siglas de la agrupaci?n, pues tambi?n las ostentaba Jorge Amador Amador. Adem?s tuvo que aceptar una escisi?n que posteriormente dar?a paso a la Coalici?n de Organizaciones Democr?ticas Urbanas y Campesinas. Identificada como una organizaci?n de izquierda en la que confluyen militantes del PRD, del PT e incluso del PRI, en sus documentos plantea que su objetivo es la emancipaci?n de los campesinos y la revaloraci?n del sector agropecuario en el desarrollo nacional.
No elude que en torno a los liderazgos de las organizaciones hay se?alamientos de que se manejan por intereses pol?ticos y econ?micos, adem?s de que hay sospechas de que no corresponden a las demandas y necesidades de los campesinos. La m?s reciente escisi?n fue la encabezada por Isidro Pedraza Ch?vez, cuya salida se debi? a la negativa de L?pez R?os a convocar a un relevo en la dirigencia. Pedraza Ch?vez encabeza ahora la Unidad de la Fuerza Ind?gena y Campesina (UFIC).
Coordinadora de Organizaciones Democr?ticas Urbanas y Campesinas (Coduc): El 18 de marzo de 1988, en el marco de la conformaci?n de la comisi?n organizadora de la Unidad Campesina, surge con una dirigencia colegiada encabezada por ?lvaro L?pez R?os, Francisco Mart?nez Rojo, Ignacio Irys Salom?n y Rogel del Rosal. En el contexto de la lucha politico-electoral del FDN se da nombre y apellido a la organizaci?n. El 17 de marzo de 1992, en el primer congreso, se elige a Irys Salom?n secretario general, quien permanece en el cargo hasta 2004, luego de que se confirmara que us? los recursos para acrecentar su patrimonio familiar y su intenci?n de utilizar la fuerza de la organizaci?n para conformar un partido pol?tico.
?Sus 12 a?os de permanencia como dirigente no estaban impugnados por los estatutos, ya que los periodos eran de tres a?os, con posibilidad de relecci?n; se admiti? ese tiempo porque la organizaci?n no ten?a fondos?, dice Marco Antonio Ortiz.
Miguel Luna fue electo sustituto de Irys Salom?n, pero ambos siguen disputando la titularidad de la representaci?n.
Alianza Campesina del Noroeste (Alcano): Se constituye en 1985, producto de las protestas de los campesinos de Sonora y Sinaloa por la ca?da de los precios de garant?a en los granos b?sicos, lucha en la que particip? Juan Leyva Mend?vil, misma que lo empuja a la direcci?n de la organizaci?n, en la que contin?a.
Coordinadora Nacional Plan de Ayala: Con la pretensi?n de constituirse en una red de organizaciones regionales y algunas nacionales, el 8 de octubre de 1979 nace la organizaci?n, en cuya dirigencia participaron Rosal?a Peredo y el dirigente de la Uni?n de Comuneros Emiliano Zapata (UCEZ), Efr?n Capiz; entre 1986 y 1987 se crea una direcci?n colectiva en la que participan la organizaciones campesinas de Jalisco y Veracruz, y el Comit? de Defensa de Lucha Ind?gena de Palenque. Esta ?ltima abandona el esfuerzo colectivo y se suma a la UCD.
En 1990, en un congreso se constituye la nueva comisi?n ejecutiva, pero se elimina la figura de presidente y se nombra un consejo consultivo en el que participan Emilio Garc?a, Carlos Ramos y Pedro Garc?a; se acuerda que nuevos integrantes se sumen cada tres a?os y que sea ese el periodo de relevo.
Uni?n Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Aut?nomas: El 28 de marzo de 1985 nace como resultado de la uni?n de varias organizaciones locales y regionales. Sus dirigentes son electos cada cuatro a?os. En 1998 dos grupos peque?os abandonan la agrupaci?n, uno encabezado por Hugo Andr?s Araujo, quien se integr? a la CNC, y el otro, formado por asesores, entre quienes sobresali? Gustavo Gordillo, ambos ligados fuertemente al ex presidente Carlos Salinas de Gortari. Sus agremiados participan en el relevo de la comisi?n ejecutiva cada cuatro a?os.
En 1989 se constituye El Barz?n. Su bandera: evitar embargos por la incapacidad de pago de los campesinos. Al frente de la dirigencia quedan Alfonso Ram?rez Cu?llar y Juan Jos? Quirino. Una vez resuelto parcialmente el problema de la cartera vencida en el campo, la organizaci?n se divide y se establece El Barz?n Popular, encabezado por Crescencio Morales.
Al inicio de la administraci?n foxista, Ram?rez Cu?llar anuncia el cambio de nombre de El Barz?n por el de Alianza Nacional de Productores Agropecuarios y Pesqueros, con una estructura de direcciones estatales colectivas.
En los ?ltimos a?os, la matr?cula de esas primarias se redujo en 350 mil, seg?n el INEE
Miles de ni?os dejan escuelas rurales aisladas a consecuencia de la migraci?n
El sistema educativo nacional est? perdiendo a los alumnos ?m?s pobres y vulnerables?
Karina Avil?s
Ampliar la imagen Ni?as ind?genas estudian en la escuela primaria biling?e Benito Ju?rez, en San Luis Potos? Foto: Cristina Rodr?guez
M?s de 7 millones 69 mil 420 ni?os del sistema educativo nacional ?que representan la tercera parte del total? estudian en escuelas en condiciones de aislamiento, aunque en a?os recientes ha disminuido el n?mero de alumnos de primaria en localidades rurales.
La posible causa de esta reducci?n de cerca de 350 mil menores que asist?an a planteles alejados de los polos urbanos es la migraci?n rural que se orienta hacia Estados Unidos o centros m?s poblados, alerta el Instituto Nacional para la Evaluaci?n de la Educaci?n (INEE).
Se?ala que en 10 de los 24 estados donde destaca la poblaci?n ind?gena hay disminuci?n de matr?cula, y en seis un decremento del n?mero de planteles.
Frente a ello, hay dos consecuencias que impactan el sistema educativo: una, anticipar la presencia creciente de migrantes rurales en las ciudades, y la otra tiene que ver con que la poblaci?n campesina que deber? recibir educaci?n b?sica ser? menor, ?lo cual puede favorecer el aumento de la cobertura de prescolar y secundaria en esas zonas?.
En su m?s reciente informe sobre la calidad de la educaci?n b?sica en M?xico, el INEE apunta que en el nivel de prescolar hay 1 mill?n 337 mil 141 ni?os que asisten a escuelas con alg?n grado de aislamiento, mientras que en primaria esa cifra asciende a 4 millones 338 mil 23, y en secundaria, a 1 mill?n 394 mil 256.
Sin embargo, advierte sobre una tendencia que apunta hacia un sistema de ense?anza que est? perdiendo a los alumnos m?s pobres y vulnerables que asisten a cursos comunitarios, para ind?genas y para la poblaci?n en general, en estos planteles en condici?n de aislamiento.
As?, por ejemplo, la primaria es el nivel donde se observan los mayores decrementos. De 2000 a 2005, en la modalidad general dejaron de estudiar 306 mil 315 ni?os, 8 por ciento menos de la matr?cula que se ten?a al inicio de la d?cada. Pero en los cursos comunitarios del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) la baja fue de 22.8 por ciento, aunque en t?rminos absolutos llega casi a 25.
Adem?s, la matr?cula de las primarias ind?genas de localidades ubicadas a tres kil?metros o menos de una carretera, tambi?n se redujo de 305 mil 921 estudiantes en 2000, a 299 mil 790 en 2005. En total, la disminuci?n en ese periodo fue de 336 mil 763 escolares que viven en poblados de dif?cil acceso.
?La reducci?n, tanto en el n?mero de escuelas como en la matr?cula de las primarias generales y cursos comunitarios en las localidades rurales, aporta elementos que evidencian un decremento de la poblaci?n escolar en la educaci?n b?sica, que no es totalmente explicado por la disminuci?n de grupos de escolares a partir de la baja que presenta la fecundidad.
?Es altamente probable que la migraci?n rural, presumiblemente orientada hacia centros m?s poblados o al extranjero, sea la responsable de esta baja en la matr?cula?, alerta el instituto.
De acuerdo con el Nuevo Atlas Nacional de M?xico, del Instituto de Geograf?a de la Universidad Nacional Aut?noma de M?xico, a principios del siglo pasado los migrantes internos eran 887 mil, que equival?an a 6.5 por ciento del total; para 2000, la poblaci?n que habitaba en un estado diferente al de su nacimiento rebas? los 17.7 millones, lo cual represent? 18.2 por ciento del conjunto, lo que significa que dos de cada 10 personas en M?xico modificaron su lugar de residencia.
Una constante es que las personas prefieren emigrar hacia zonas urbanas, sobre todo a poblaciones de mayor tama?o
Publicado por solaripa69 @ 12:35
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios