Jueves, 17 de enero de 2008
Pararon 85 plantas y yacimientos del pa?s en respaldo a Cananea: sindicato minero
Se unieron a la protesta m?s de 25 mil, dice el gremio; apoy? s?lo 33% de obreros: STPS. Anuncia la Secretar?a del Trabajo que se descontar? el d?a a quienes no laboraron ayer

Patricia Mu?oz y Carolina G?mez
El Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metal?rgicos y Similares de la Rep?blica Mexicana (SNTMMSRM), que encabeza Napole?n G?mez Urrutia, report? que el paro convocado para ayer en el primer turno de trabajo ?de 7 de la ma?ana a 3 de la tarde? fue exitoso, puesto que pararon 85 plantas metal?rgicas y yacimientos del pa?s, y un total de 25 mil trabajadores se sumaron a la acci?n en apoyo a los trabajadores de Minera de Cananea, en huelga desde el pasado 30 de julio.
Dijo que durante ocho horas suspendieron labores complejos industriales como la Sider?rgica L?zaro C?rdenas (Sicartsa), en Michoac?n, y Altos Hornos de M?xico, en Saltillo.
Durante todo el primer turno de ayer no laboraron las secciones de Hidalgo, Guerrero, Taxco, Durango, Morelia, Matamoros, Oaxaca y Saltillo, entre otras, y seg?n dej? entrever el SNTMMSRM, la protesta por los actos cometidos contra los trabajadores de Cananea podr?a escalar, con ?m?s paros y por m?s tiempo?, si se insiste en desconocer esta huelga.
Incluso, el secretario de asuntos pol?ticos de la organizaci?n, Carlos Pav?n, plante? que a los paros y movilizaciones convocados se suma el hecho de que en los pr?ximos d?as se presentar?n emplazamientos a huelga en las secciones de Chihuahua, Zacatecas e Hidalgo, donde se tienen que llevar a cabo revisiones salariales.
En el reporte sobre el paro de ayer se se?ala que entre las secciones m?s numerosas que no trabajaron se encuentran la 271 y la 273, donde cerca de 6 mil mineros sindicalizados no laboraron, y al menos 4 mil que no pertenecen al SNTMMSRM tampoco pudieron hacerlo.
Incluso, empleados de Sicartsa realizaron una marcha en L?zaro C?rdenas y reiteraron que habr? otras movilizaciones para los siguientes d?as, entre ellas la que se realizar? el pr?ximo martes, donde los mineros marchar?n a la Secretar?a del Trabajo y Previsi?n Social (STPS).
Sin embargo, en la jornada de ayer tambi?n pararon las secciones 147 y 288, correspondientes a Altos Hornos de M?xico. Los mineros de Taxco, que est?n en huelga, tambi?n refrendaron su apoyo a los de Cananea.
Al respecto, la STPS, Grupo M?xico y la C?mara Minera de M?xico (Camimex) enviaron sendos comunicados de prensa en los que coinciden en que el sector trabaj? ayer con ?normalidad?. Incluso, dan el mismo dato: ya que la dependencia que encabeza Javier Lozano, igual que los empresarios, se?ala que ?s?lo particip? en el paro 33 por ciento de los agremiados?.
La Secretar?a del Trabajo puntualiz?: ?es importante se?alar que la figura de paro de labores, como el convocado por el sindicato minero, no est? prevista en la Ley Federal del Trabajo, por lo que la convocatoria realizada y los paros parciales verificados son procedimientos de hecho, no de derecho?, por lo que, seg?n la dependencia, no son legales. Anunci? que por este motivo, las empresas van a descontar el importe de los salarios correspondientes a las ?ausencias injustificadas en este d?a?, y que se van a computar estas faltas ?para efectos de otras sanciones aplicables?. Se?al? tambi?n que la cifra de 100 mil trabajadores que maneja el sindicato est? fuera de toda realidad, ya que su padr?n se compone de 33 mil 581 trabajadores.
Por su parte, Carlos Pav?n llam? al titular de la STPS a quitarse el traje y realizar un recorrido en la mina de Cananea, para que verifique realmente el n?mero de trabajadores sindicalizados que respaldan la huelga.


La banda Timbiriche.

jos? gil olmos
M?xico, D.F., 16 de enero (apro).- Timbiriche es el nombre que se le ha puesto al equipo de Felipe Calder?n, y quien lo bautiz? de esa manera no pod?a haber tenido mejor tino. Desde que llegaron al poder parecen un club de amigos con juguete nuevo.

Es p?blico que a los integrantes del c?rculo m?s cercano a Calder?n los une la amistad antes que su trabajo y que se distinguen por su inexperiencia pol?tica y novatez.

El vocero presidencial Max Cort?zar no termin? la preparatoria; el nuevo jefe de la Oficina de la Presidencia, C?sar Nava, no ha tenido ning?n cargo de gobierno, s?lo partidista; Alejandra Sota, coordinadora de imagen presidencial, no ha pisado m?s que oficinas de su partido, y Juan Camilo Mouri?o en su corta carrera s?lo destaca su paso como diputado federal, sin que haya sobresalido en la tarea legislativa.

Quiz? el que tiene mayor experiencia pol?tica sea Germ?n Mart?nez, quien ha tenido distintas tareas en el PAN, como representante en el IFE y como legislador. Aunque a nivel de gobierno tampoco ha tenido mucho trabajo, ?nicamente los meses que estuvo al frente de la Secretar?a de la Funci?n P?blica donde no resolvi? los casos m?s emblem?ticos, como la corrupci?n en el gobierno de Fox.

La llegada de Mouri?o a la Secretar?a de Gobernaci?n podr?a provocar m?s problemas para Calder?n si tomamos en cuenta su inexperiencia como negociador, y el que desde ahora est? m?s preocupado por su carrera pol?tica con miras a la elecci?n presidencial del 2012 que por allanar el camino del gobierno federal ante decenas de problemas que ponen en peligro la gobernabilidad del pa?s.

Quiz? se podr?a pensar que es una ventaja que el equipo que gobierna el pa?s sea joven, sin una historia pol?tica salpicada de corrupci?n. Pero qu? virtudes pol?ticas tienen personajes como Mouri?o al que se le reconoce ampliamente sus ambiciones desmesuradas por el poder.

En el c?rculo cercano de los calderonistas, Mouri?o destaca por su excesivo deseo de control. Cuando estaba en la oficina de la Presidencia de la Rep?blica ten?a tanto dominio que inclusive ?l firmaba los vales de gasolina de sus colaboradores.

Nacido en Madrid en 1971, nacionalizado mexicano a los 18 a?os, tras haber llegado con su familia a M?xico a finales de los setenta, Mouri?o comenz? su carrera pol?tica en Campeche, donde su padre es propietario de una red de m?s de 35 gasolineras del Grupo Energ?tico del Sur, desde donde apoy? en 2000 la candidatura del expresidente Vicente Fox.

Su llegada a la Secretar?a de Gobernaci?n preocupa a las organizaciones sociales del pa?s, pues seg?n el Centro Nacional de Comunicaci?n Social AC (Cencos), quiz? una de los grupos civiles m?s antiguos en M?xico, ?se torna incierta la interlocuci?n con los actores pol?ticos del pa?s, entre ellas las organizaciones civiles y sociales, l?nea que el gobierno de Felipe Calder?n sigui? a partir de la designaci?n de Ram?rez Acu?a en el manejo de la pol?tica interna?.

Cencos da otra lectura a la llegada de Mouri?o, y exterioriza la preocupaci?n de que debido a su estrecha relaci?n con empresarios espa?oles que tienen fuertes intereses econ?micos en nuestro pa?s, existe el riesgo de que se le d? preferencia al capital ib?rico por encima del nacional, en detrimento de la econom?a interno. Algo que por cierto ya est? ocurriendo.

Pero m?s all? de esto, lo preocupante es que tomar? las riendas de la secretar?a que lleva el pulso de la vida nacional. Su ascendente carrera pol?tica le da poca experiencia para enfrentar problemas como la guerrilla o las negociaciones con gente como la l?der magisterial Elba Esther Gordillo, que tiene un peso enorme en la pol?tica nacional.

Gobernar el pa?s no es un juego infantil de timbiriche, como a veces parece que lo toman Calder?n y sus muchachos. Tres mil ejecuciones en lo que va de la administraci?n ? la mitad de lo registrado en todo el gobierno de Fox--, movilizaciones campesinas sociales en puerta, bombazos de la guerrilla eperrista, negociaciones con los partidos, etc?tera, es parte de la agenda que como secretario de Gobernaci?n tendr? que atender Morti?o.

Habr? que ver c?mo reacciona ante la posible acci?n de los grupos armados o frente a la explosi?n de conflictos sociales en varias partes del pa?s. Hasta entonces sabremos de su capacidad, porque hasta ahora su gran virtud en su corta carrera pol?tica es el hecho de ser amigo de Felipe Calder?n.

Y lo mismo ocurre con los dem?s integrantes de la banda Timbiriche.

Cananea: un despido en caliente
Adolfo S?nchez Rebolledo

Si alguien a?n ten?a dudas acerca del curso del gobierno en materia laboral, los recientes hechos de Cananea despejan el horizonte. No hay nada nuevo bajo el sol y eso es lo grave. Hoy, como hace 30, 40 o 50 a?os, la democratizaci?n de la vida sindical sigue esperando quiz? a una nueva correlaci?n de fuerzas o a la extinci?n final de toda resistencia colectiva, lo que llegue antes.
Pero si ayer resultaba impensable la democracia sin abrir las ventanas de las organizaciones sociales al aire puro de la participaci?n colectiva, ahora parece una burla cruel o una simple falsificaci?n hablar de normalidad mientras se impide a los trabajadores, sea mediante trampas legales o utilizando la represi?n (no tan) selectiva, ejercer sus derechos m?s elementales, como ya ha ocurrido en Sonora y antes en otros puntos de la geograf?a nacional.
En Cananea estamos ante un despido masivo en caliente, como en los viejos tiempos, cuando nadie so?aba que el estado de derecho fuera m?s que una coartada al servicio de los intereses corporativos. Pero el gobierno se mantiene fiel a la versi?n fabricada por quienes les precedieron en este espinoso asunto e insiste en tratar el conflicto con los mineros como si tan s?lo fuera una conjura auspiciada por el l?der ahora supuestamente ca?do en desgracia, tema menor de su lucha particular contra ?los monopolios?sindicales, pero solamente aquellos que no se avienen a las alianzas estrat?gicas con el poder pol?tico-empresarial.
Mientras el sindicato se moviliza a lo largo del pa?s, el responsable de la pol?tica laboral advierte con sorprendente descuido que ?la seguridad e higiene no son el motivo principal de la huelga? de los mineros de Cananea, insinuaci?n a la cual tampoco sigue alguna acci?n de su parte. Mas tanta frivolidad declarativa no es casual, pues la coincidencia con la empresa llega a extremos rid?culos. Ya ni siquiera se cuidan las m?s elementales formas. Citando ?los reportes que tenemos de la misma empresa?, el secretario del Trabajo relat? a los periodistas c?mo ?poco a poco y de manera cada vez m?s constante los trabajadores est?n regresando a trabajar; les dan ahora un bono por haber regresado, le vuelven a pagar su salario, les pagan buena parte de sus salarios ca?dos y ?sa es la situaci?n jur?dica?. ?Qu?, no tiene el secretario inspectores que le informen? ?O Gobernaci?n?
Como sea, la empresa aprovecha para sus fines el par?ntesis de ambig?edad legaloide abierto por el juzgador tras declarar inexistente la huelga. Sin duda, la actuaci?n de la Secretar?a del Trabajo y Previsi?n Social (STPS), a trav?s de la Junta Federal de Conciliaci?n y Arbitraje (JFCA), sum? una nueva cumbre a las haza?as de improvisaci?n e ilegalidad tan frecuentes en la historia de las relaciones laborales en M?xico. Vale la pena repetir aqu? las palabras del vocero del Frente Aut?ntico del Trabajo recogidas ayer en estas p?ginas: ?En diciembre de 2007 el primer tribunal colegiado en materia del trabajo determin? que la JFCA hab?a actuado contra la ley al declarar inexistente la huelga, y orden? que dictara una nueva resoluci?n apegada a derecho, pero en lugar de ajustarse a la legislaci?n la junta invent? una nueva causal, declar? inexistente la huelga y oper? de manera inmediata la represi?n en contra de los trabajadores mineros; as?, el derecho de huelga se convirti? en una causa directa de represi?n, y se criminaliz? este derecho universal de los trabajadores?, se?al? Jorge Robles.
?Es moralmente compatible declararse el presidente del empleo y al mismo tiempo romper las huelgas mediante la represi?n y una ama?ada interpretaci?n del derecho de huelga?
En los c?rculos gubernamentales se cierran filas para afrontar los desaf?os del presente, pero sobre todo los que ya oscurecen el panorama: la recesi?n en Estados Unidos, las elecciones de 2009, el malestar acumulado por una generaci?n que s?lo ha vivido de las promesas de los gobernantes y, sobre todo, la amenaza creciente del desempleo como perspectiva de vida. All? hay un mundo de irritaci?n contenida. Pero los c?lculos del r?gimen no pasan por el reconocimiento expl?cito de las realidades de la desigualdad. Todas est?n codificadas. Se les percibe estad?sticamente, pero no se atienden en la dimensi?n social, incluso familiar donde se expresa. Hay un dejo prepotente, elitista y en el fondo autoritario en el modo como se perciben las opciones de los trabajadores ante la pr?xima reforma laboral, concebida desde el poder empresarial como un instrumento, uno m?s, en la consolidaci?n del ?modelo?.
Realiz? evaluaci?n del sector ante la apertura por el TLCAN
Negro panorama para el campo: comisi?n legislativa
Considera imperativo renegociar el cap?tulo agropecuario
Emir Olivares Alonso
Tras un a?o en funciones, el gobierno federal carece de una pol?tica agropecuaria, lo que, sumado a la apertura total del Tratado de Libre Comercio de Am?rica del Norte (TLCAN), exhibe un panorama para el campo mexicano nada alentador, pues se han acentuado las condiciones de pobreza y marginaci?n, asegur? H?ctor Padilla Guti?rrez, presidente de la Comisi?n de Agricultura de la C?mara de Diputados.
En un an?lisis sobre el acuerdo, que realiz? ese ?rgano legislativo, se revela que a 14 a?os de la entrada en vigor del TLCAN las exportaciones s?lo crecieron en 50 por ciento, mientras que las importaciones aumentaron 176 por ciento, contrariamente a lo que ocurri? de 1980 a 1994 (antes de aplicarse el acuerdo) cuando las primeras se elevaron en 202 por ciento frente a 29 por ciento de las importaciones.
El legislador insisti? en que s? es posible renegociar el TLCAN, pero que no existe voluntad de los secretarios de Econom?a, Eduardo Sojo, y de Agricultura, Alberto C?rdenas, pese a que ?en todo el mundo todos los contratos son renegociados. Se debe aclarar que renegociaci?n no quiere decir negaci?n total, ni tampoco ir a pelearse con los socios?.
Otro dato que resalta es que el n?mero de trabajadores agr?colas (productores y campesinos) se redujo casi 50 por ciento en los 14 a?os de TLCAN, pasando de 9.9 millones en 1991 a 4.9 millones en 2006, perdi?ndose 5 millones de empleos. La falta de oportunidades en el sector tambi?n ha provocado que 3 millones de trabajadores, sobre todo rurales, hayan migrado hacia Estados Unidos, increment?ndose en 200 mil el n?mero de personas que se van cada a?o, pues en la d?cada de los 80 migraban 260 mil mexicanos, comparado con lo ocurrido de 2000 a la fecha, en que se han ido 450 mil al a?o.
Afectada, la soberan?a alimentaria
?Ante la destrucci?n del campo ?establece el informe legislativo?, se incrementaron las importaciones, con lo que se acab? el elemento que otorgaba al pa?s el margen de soberan?a alimentaria?. En ese sentido, el estudio destaca que el consumo de productos como ma?z, trigo, soya, arroz, cebada y algod?n es pr?cticamente de importaci?n.
En el caso del ma?z, 33 por ciento del total que se consume en el pa?s es importado; del trigo se trae 55 por ciento; de soya, 95 por ciento , ?cuando ?ramos exportadores?; 72 por ciento del total se importa de arroz; 22 de cebada y 55 de algod?n.
En los 14 a?os de TLCAN el financiamiento para el sector cay? 90 por ciento, se ?aniquil? la producci?n nacional de semillas mejoradas, se redujeron al m?nimo las actividades de investigaci?n y generaci?n de tecnolog?as agroalimentarias. Asimismo, se acab? con la industria de fertilizantes propiedad de la naci?n, y se cancelaron los programas de asistencia t?cnica y capacitaci?n?.
El documento refiere que el TLCAN ?propici? la creaci?n de oligopolios en el pa?s que controlan el acopio y comercializaci?n de los alimentos que consume la sociedad: en ma?z, cuatro empresas controlan el comercio de grano y dos la producci?n de tortilla; en trigo, una empresa es la poseedora del mercado; en huevo, tres; tres m?s en leche, y una en caf?.
El legislador tambi?n se refiri? a la carest?a de productos. Sostuvo que el gobierno no puede presumir de tener un control al respecto, ya que se necesitan acuerdos entre todo los sectores.
Ante esta problem?tica, la comisi?n propondr? renegociar el tratado en su cap?tulo agropecuario, mientras que en el ?mbito interno plantea buscar una pol?tica agraria que impulse el desarrollo del campo, donde se d? prioridad al manejo de riesgos de mercado, desarrollo tecnol?gico y a la generaci?n de puntos de almacenamiento.
Estado de censura
jenaro villamil
M?xico, D.F., 15 de enero (apro).- ?El objetivo del poder es el poder mismo. El poder es narcisista por naturaleza, se esfuerza constantemente por perpetuarse por medio de la clonaci?n y se acerca cada vez m?s a un estado de completa homogeneidad por el procedimiento de expulsar todo lo que le parece extra?o o desviado?, escribi? George Orwell, el novelista brit?nico autor de 1984 y Rebeli?n en la granja, al describir de esa manera la l?gica de la censura detr?s de la ideolog?a autoritaria.

La expulsi?n de lo extra?o, lo desviado, lo que no se controla plenamente o lo que disiente del consenso del poder (enti?ndase poder econ?mico, pol?tico, religioso o medi?tico), es justamente lo que explica el silenciamiento del noticiero de Carmen Aristegui.

Tan contundente ha sido esa estrategia de censura que los poderes mismos pretenden minimizar la cancelaci?n del espacio de Hoy por Hoy. En los medios dedicados a reproducir el narcisismo del poder (especialmente en la televisi?n) el caso simplemente no existi?.

En la radio no pocos comentaristas han se?alado que existe ?ambig?edad? por parte de Aristegui y que, para ellos, no se trata de un caso de censura. Algo similar se lee en algunos espacios de an?lisis editorial.

En contra de esta idea de silenciamiento en los medios masivos, una mayor?a contundente de la opini?n p?blica --expresada en foros de an?lisis en el ciberespacio, en cartas a los medios impresos, en desplegados y en miles de correos electr?nicos-- tiene un claro sentimiento de agravio y molestia por la censura a Carmen Aristegui.

La censura de Televisa Radio ?operada por funcionarios contratados por PRISA, el socio espa?ol-- se explica en las propias palabras de la empresa: a partir de la ?incompatibilidad?, la direcci?n de W Radio ha se?alado que Aristegui se tuvo que ir por diferencias en el ?modelo editorial?.

?Cu?l es ese ?modelo editorial? con el cual no compaginaba Aristegui? ?Confunden deliberadamente acciones administrativas ?modificaciones en ?la parrilla?-- para encubrir la cancelaci?n de otro modelo editorial que s? existi?, que fue exitoso en t?rminos period?sticos y de audiencia?

El periodista Daniel Moreno, el ?nico vocero de W Radio que ha hecho declaraciones para argumentar m?s sobre el caso de Aristegui, no ha sido claro. Pretende se?alar que las modificaciones contractuales fueron la causa de la salida de la periodista, tal como lo se?al? en su entrevista del s?bado 12 de enero de Milenio Diario.

Moreno, incluso, lanz? un reto: que Aristegui aceptara mostrar los ?t?rminos del contrato?. Sin embargo, nunca explic? de qu? se trata el ?modelo editorial? con el cual era incompatible el noticiario matutino de Hoy por Hoy.

El estado de censura que avala el consorcio PRISA no s?lo es una alteraci?n al ethos de la propia empresa sino una clara violaci?n a la ?tica period?stica m?s elemental. El caso Aristegui nos indica claramente que los valores y las reglas period?sticas desaparecen para subordinarse a las reglas de los intereses comerciales, pol?ticos y corporativos.

Como en el mito de Narciso, el propio poder puede caer ahogado frente a una falsa imagen uniformada que ahora pretende establecerse en los medios electr?nicos.

El escritor sudafricano J. M. Coetzee, en su alegato Contra la censura, tambi?n nos advierte:

?Como la tiran?a se basa en la mentira, simplemente forma parte de su naturaleza odiar la verdad? Como odia la verdad del artista ?o del periodista--, el Estado tir?nico trata de hacerla desaparecer. Sin embargo, de un modo u otro la verdad se acaba sabiendo?.
Publicado por solaripa69 @ 10:22
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios