Lunes, 24 de marzo de 2008

Convocan a auditar a Ulises                                                                                       

 

Monday, 24 de March de 2008

 

OAXACA, OAXACA .- Diputados locales de Convergencia convocaron a la ciudadanía a revisar los gastos que realizó el Gobernador oaxaqueño, Ulises Ruiz, en 2008.



VIRGILIO SÁNCHEZ/Agencia REFORMA

Y es que esta fracción parlamentaria junto con los legisladores del PRD tienen dudas sobre el uso que dio el gobierno estatal a los recursos públicos.

Los diputados del PRI aprobaron la comprobación de gastos que envió Ruiz al Poder Legislativo sin cuestionar sobre las lagunas del documento.

Ante esta situación, los diputados convergentes lanzaron ayer un convocatoria para crear una comisión ciudadana que revise la Cuenta de Inversión de las Rentas Generales del estado, del ejercicio fiscal del año pasado.

"Dado que el bloqueo parlamentario priista dejó al Poder Legislativo lejos de su función como órgano revisor, fiscalizador y señalador de responsabilidades", explicó Benjamín Robles Montoya, coordinador de la bancada del partido naranja.

El legislador aseguró que el objetivo de esta comisión es que los ciudadanos constaten "la corrupción del que ostenta el gobierno estatal, y que es responsable de los bajos índices de bienestar social en que está sumido Oaxaca".

Los convergentes advirtieron que esta semana será integrada la comisión, y pusieron sus oficinas en la sede del Congreso local, en el municipio de San Raymundo Jalpan, para que se anoten lo interesados.

"El debate sobre la Cuenta Pública no puede terminar así, la comisión ciudadana que la revise exhaustivamente; para que vaya con nosotros a constatar las obras que sin consultar al pueblo se realizaron y en las que seguramente se inflaron cifras o se desviaron fondos", expresó Robles Montoya.

El coordinador puso la mira en las construcciones de las Ciudades Administrativa y Judicial, la ampliación a cuatro carriles de la carretera del Cerro del Fortín y la remodelación de el parque El Llano.

Por su parte, Guadalupe Rodríguez Ortiz, coordinadora de los diputados locales del sol azteca, afirmó que el gobierno estatal no pudo explicar sobre el destino de más de 316 millones de pesos.

Indicó, que esta suma fue colocada dentro de los rubros de gasto por comprobar y activos en depuración.

"La gente de la Secretaría de Finanzas nos dijo que son viáticos, gasto corriente y otros gastos que están buscando dónde colocar, en qué rubro", dijo la diputada.

La perredista afirmó que estos egresos debieron estar comprobados, toda vez que corresponden al ejercicio fiscal de 2007.

Recordó que el año pasado fue un año electoral en la entidad, en el cual se renovó el Congreso local y las autoridades municipales en los 570 municipios que hay en el estado. 

 

¿Y la APPO?

Gustavo Esteva

Miedo, frustración y rabia, eso es Oaxaca hoy. Hace un año, al visitar Oaxaca, Carmen Aristegui señaló que “no se puede hablar de desterrar el odio y la violencia cuando los abusos documentados por un organismo internacional no han sido aclarados ni castigados… ¿Cómo se va a expresar la inconformidad social, que no fue resuelta, sino únicamente acallada?”

Desde entonces, comisiones locales, nacionales e internacionales de derechos humanos siguieron acudiendo a Oaxaca. Desde grupos independientes hasta los más altos niveles de Naciones Unidas exhibieron públicamente la documentación abrumadora del horror. Sin resultados.

Para los padres de Brad Will es incomprensible que tanto las autoridades locales como las federales sigan entretenidas en hipótesis descabelladas sobre el asesinato de su hijo. Ante su incapacidad y falta de voluntad pidieron a la APPO la aportación de nuevas pruebas. Esclarecer ese crimen, señaló su abogado el 28 de febrero, “puede ayudar a resolver los otros 23 asesinatos que permanecen en la impunidad”.

“Me desaparecieron a uno de mis hijos”, me dice una señora. “Si lo digo públicamente me desaparecen al otro.” Como ella, muchas personas están paralizadas de miedo. La estrategia de intimidación afecta a mucha gente, cuyo temor aumenta por la continua represión y la presencia constante de toda suerte de policías. En sitios claves de la ciudad de Oaxaca, durante la Semana Santa, hubo por momentos más policías que turistas.

Sin una transformación política profunda, señaló el 14 de febrero Marcos Leyva, ex consejero electoral y director de EDUCA, habrá “estallidos sociales muy graves”. La actitud de las autoridades, advirtió, implica “echarle más gasolina a la lumbre”. Se trata de una “simulación” para que “se mantenga el sistema autoritario y esta manera perversa y vertical de hacer política” –la que lleva, por ejemplo, a que las elecciones de dirigentes del PRD queden en manos del gobierno local.

“La inseguridad pública”, advirtió Francisco Toledo el 15 de marzo, “tiene en vilo a la ciudadanía…” Desde 2006, agregó, “los sueños de la mayoría de los oaxaqueños se convirtieron en una pesadilla. Sigue latente el miedo a que el odio y la violencia, con su secuela de destrucción y miseria, se apoderen de nuevo de Oaxaca y nos hundan en la barbarie”.

Los ciudadanos están en vilo por la inseguridad, como dice Toledo, pero también por la perspectiva. Se informa todos los días de muertos, desaparecidos, golpeados, heridos… En cualquier momento las confrontaciones violentas pueden alcanzar dimensiones que escapen a todo control. No hay exageración en quienes anticipan formas de guerra civil.

Lo asombroso, en estas condiciones, es que la esperanza siga viva. La estrategia de intimidación no ha logrado liquidarla. “Por encima de estas visiones inquietantes”, señala Toledo en una carta, “está nuestro sueño pleno de amor y de esperanza”. La misiva recoge todos los días firmas de oaxaqueños que desean sumarse a ese sueño.

La esperanza, que es esencia y motor de los movimientos populares y se redescubre cada día como fuerza social, se mantiene en Oaxaca y define al estado como territorio en rebeldía, entregado a la imaginación sociológica y la creatividad política. Desde abajo y a la izquierda se tejen continuamente nuevas iniciativas para recomponer el tejido social desgarrado por la polarización exacerbada que dejaron los hechos de 2006 y para impulsar la reorganización de la sociedad.

Algunos sectores se han acostumbrado a la idea de que nada cambiará en los próximos años, que Ulises Ruiz seguirá ocupando la oficina del gobernador hasta el fin de su periodo y Felipe Calderón lo seguirá sosteniendo, así sea con alfileres. Pero nada puede contener la esperanza de cambio y la decisión de convertirla en realidad que cunden por todas partes.

¿Y la APPO? ¿Cuánto pesa la APPO en este panorama? ¿Dónde está la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca que en 2006 asombró al mundo con su comuna? Está donde ha estado siempre: entre la gente, a ras del suelo, en hombres y mujeres concretos que hace dos años sacaron fuerzas de flaqueza para articular sus empeños de transformación. Apenas se le ve en las reuniones ocasionales de algunos consejeros estatales de la APPO, por lo general dedicados a desahogar sus conflictos internos y a impulsar las agendas de sus organizaciones. La APPO está en los pueblos y en los barrios, en su fiebre de transformación.

Junto al miedo, la frustración y la rabia, en Oaxaca se intensifican los ejercicios de acción y reflexión que preparan lo que sigue. Mayo será un mes caliente. Los sedimentos de la experiencia de 2006 se harán valer.

Preocupa a Iglesia la violencia
Iván Castellanos / Tiempo

[06:18] El arzobispo de Oaxaca, José Luis Chávez Botello, consideró preocupante la situación delictiva en la entidad, como las ejecuciones, enfrentamientos y secuestros, por lo que pidió a las autoridades dejar de engañarse y afrontar la realidad para garantizar la tranquilidad ciudadana.
En su tradicional homilía dominical de mediodía, el jerarca católico advirtió que tanto el gobierno federal como el estatal deber aplicar los mecanismos necesarios para abatir la delincuencia, ya que la Iglesia sólo hace los señalamientos “de los resortes que no se quieren tocar”.
Asimismo, consideró necesario vivir la Pascua, ante el déficit de justicia social, paz, esperanza y credibilidad en Oaxaca.
“No es con la violencia, la ilegalidad, la división o condenando a otros, sino con la honestidad, la verdad y con amor, como se resolverá esta situación, porque Cristo no termina con el mal matando a los malos, sino con paciencia y exhortos a cambiar de vida, pero esto toca a distintos niveles, a unos más que otros, porque son pilares en la aplicación de justicia, por ejemplo”, indicó Chávez Botello.
Agregó que las acciones contra de la delincuencia, deben ser determinadas por los especialistas, “porque, como creyente y Arzobispo, desde la fe señalo dónde están los resortes que no se quieren tocar, dónde está en buena parte que muchos sectores siguen optando por su egoísmo y no van a ceder”, indicó.
Y ante la próxima visita del presidente de la República, Felipe Calderón, al estado, consideró necesario que cada nivel de gobierno realice las tareas que les corresponden para terminar con la problemática.

Más de 60 “levantones” y secuestros en el año, impunes
Esteban Marcial

[06:17] En un hecho sin precedentes en Oaxaca, más de 60 “levantones” y secuestros de empresarios han ocurrido en diversas regiones del estado en lo que va del año. La mayoría de las víctimas son propietarios de bares y centros nocturnos.
La violencia con la que se cometen estos actos delictivos, así como la serie de ejecuciones registradas en la entidad en este 2008, han generado temor entre los diversos sectores sociales, que reclaman al gobierno estatal acciones más enérgicas para garantizar la seguridad pública.
Sin embargo, las autoridades estatales han minimizado estos hechos con el argumento de que “se generan en todo el país”.
El recién nombrado director de Combate a la Delincuencia Organizada de la PGJE, Pedro Celestino Guzmán Rodríguez, sólo reconoce diez secuestros en lo que va del año, conforme a las averiguaciones previas iniciadas por la dependencia. Y aunque el funcionario asegura que los casos se investigan y “hay avances”, la población empieza a vivir en un clima de zozobra.
De acuerdo con notas periodísticas, los últimos días del 2007 terminaron con “levantones” de propietarios de diversos prostíbulos de la periferia de esta ciudad y balaceras para amedrentarlos.
La primera incursión de sujetos armados, que ocasionó la muerte de una mujer, ocurrió en el bar “La Habana”, ubicado en el municipio aledaño de Santa Cruz Xoxocotlán.
De ahí vinieron una serie de “levantones” de propietarios de giros negros presuntamente obligados a pagar una “cuota” mensual a la delincuencia organizada a cambio de “protección”.
Asimismo, el empresario Carlos Innes fue interceptado cuando tripulaba su camioneta a la entrada del fraccionamiento Esmeralda, Hacienda Blanca, San Pablo, Etla, lo que comenzó a llamar la atención de la iniciativa privada, que exigió al gobierno estatal una reestructuración en la seguridad pública estatal.
A este hecho se sumaron los “levantones” y múltiples ejecuciones registradas principalmente en el Istmo de Tehuantepec, donde también han sido asesinados agentes de la Policía Federal Preventiva (PFP).
Pero sin duda, la ejecución del director de la Policía Auxiliar, Bancaria, Industrial y Comercial, (PABIC), Alejandro Barrita Ortiz, ocurrida el 30 de enero en el bosque El Tequio, donde además murieron su escolta y otros dos civiles, prendió los “focos rojos” sobre la seguridad pública en la capital del estado, que apenas empezaba a retornar la tranquilidad habitual cuando sujetos fuertemente armados atacaron a balazos a dos agentes de la Policía Ministerial del Estado (PME) que circulaban en el bulevar Guadalupe Hinojosa de Murat, en jurisdicción de Xoxocotlán, con dirección a este municipio.
En su auxilio, otros dos agentes ministeriales comisionados en la escolta del legislador local Antonio Amaro Cancino hicieron frente a los delincuentes y lograron herir a uno de ellos, por lo que se registró una balacera en pleno centro de Xoxocotlán.
Al día siguiente, tres cadáveres con signos de tortura aparecieron frente al edificio de la Procuraduría General de la República (PGR) en San Bartolo Coyotepec. El hecho volvió los ojos nuevamente a la presencia del crimen organizado.
Esta versión quedó confirmada cuando, al día siguiente y en pleno parque El Llano, sujetos provistos de armas AK-47 y R-15 ejecutaron al comandante de la PME, Ricardo Rodríguez, alias “El Gigio”, quien se desempeñaba como comandante regional de los Valles Centrales con sede en la Villa de Etla.
Ante esta serie de hechos sangrientos, la ciudadanía pidió una vez más que los responsables de la seguridad pública cumplan con su deber.
Pero el secuestro del empresario y político David Palacios García, ocurrido al mediodía del pasado viernes, cuando salía del restaurante “El Colibrí”, provocó nuevamente la indignación de la sociedad ante la nula respuesta de acción de las corporaciones policíacas.
A este secuestro se sumó el del empresario camionero Rubén Villanueva Platas, interceptado a las 14:30 horas del sábado cuando estaba a punto de cerrar su negocio ubicado en la esquina que forma el Periférico y la calle Hidalgo.
Cuatro sujetos lo subieron violentamente a un auto compacto color blanco de modelo reciente y se lo llevaron con rumbo al aeropuerto. Pese a la intensa movilización de las policías, incluido un patrullaje aéreo, los plagiarios lograron escapar con todo y víctima.

Limpia en corporaciones policíacas, demanda Canacintra
Misael Sánchez / Tiempo

[06:17] Ante la ola de secuestros registrada en la entidad, el dirigente estatal de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Jesús Martín Fernández, consideró necesario hacer una limpia al interior de las corporaciones policíacas, sobre todo, dijo, porque es innegable que existen visos de corrupción dentro de la misma policía.
“¿Por qué los secuestradores operan a cualquier hora, sin importarles si es de mañana, tarde o noche”?, se preguntó tras demandar una acción más enérgica de los cuerpos policiales.
En entrevista, el dirigente de los industriales manifestó su preocupación por la ola de secuestros en la entidad, como los de los empresarios David Palacios García y Rubén Villanueva Platas, ocurridos este fin de semana, y consideró urgente pedir la intervención del gobierno federal a través del operativo “México Seguro”.
Asimismo, demandó la instalación de retenes en las entradas de la capital para impedir el paso de los delincuentes, que se cuente con un filtro para evitar que sigan ingresando a Oaxaca y, lo que es peor, que vengan a operar de manera impune.
“Los delincuentes ya deberían estar identificados. Todo parece indicar que el problema ya está adentro”, dijo.
De igual forma, el dirigente estatal de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Livio Arango Gutiérrez, expresó su preocupación por la inseguridad que prevalece en Oaxaca y afirmó que las acciones de la delincuencia no son más que la consecuencia del abandono en que ha estado la entidad durante muchos años.
“La delincuencia organizada se está aprovechando del olvido del gobierno federal y por eso prevalece la inseguridad y se cometen delitos que atentan contra la integridad física y patrimonial de la ciudadanía”, dijo.
En diversas ocasiones los dirigentes de Canacintra y la CMIC, así como de los hoteleros y restauranteros, afiliados al Consejo Impulsor de Desarrollo Empresarial, han demandado que se implemente en Oaxaca un plan emergente de seguridad pública para terminar con los secuestros.

 


Publicado por solaripa69 @ 10:57
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios