Jueves, 03 de abril de 2008

Condena CNDH operativo militar en Juárez

■ Denuncia Soberanes que se ha impedido el paso de visitadores a instalaciones de la Sedena

■ Día a día se suman quejas por violaciones a derechos humanos por la tropa, dice el ombudsman

Víctor Ballinas

El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), José Luis Soberanes Fernández, denunció ayer que en Ciudad Juárez, Chihuahua, “se vive una situación preocupante por la actuación de militares en tareas de seguridad pública, que han impedido a los visitadores de esa comisión ingresar a instalaciones de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) donde tienen detenidos a varios agentes. Ni a la procuradora general de Justicia de esa entidad la han dejado pasar”.

Lo que está ocurriendo en esa ciudad fronteriza “es muy preocupante, porque por instrucciones superiores militares han negado el acceso a la CNDH a los centros de reclusión, a los lugares públicos, donde existe la posibilidad de que se cometan violaciones; y si nos impiden el paso, están incurriendo en un delito federal, porque somos el órgano depositario del Mecanismo Nacional Contra la Tortura, y de acuerdo con nuestra ley, debe permitírsenos el acceso. Esto lo denunciaré ante la Procuraduría General de la República”.

Entrevistado al término de la presentación del Informe especial sobre las pandillas delictivas trasnacionales, conocidas como maras, el ombudsman nacional destacó que “desde hace meses he hecho un llamado al presidente Felipe Calderón para que ponga orden en los militares. No sé qué necesita: ahora ya hay más muertos y heridos, y las denuncias y quejas contra los militares crecen cotidianamente, y más en estos días del operativo que realizan en esa ciudad del norte del país”.

Dijo que para dar solución a las graves violaciones a los derechos humanos que cometen los soldados contra la población, “homicidios, cateos ilegales, detenciones arbitrarias, malos tratos, entre otras, podría acudir al Congreso de la Unión para denunciar esta situación y que llamen a cuentas al gobierno”.

–En concreto, ¿un llamado al presidente Calderón como jefe supremo de las fuerzas armadas?

–Sí, claro. Yo tengo el mandato del Mecanismo Nacional Contra la Tortura, aparte de las facultades de ley de la CNDH para entrar a las prisiones. ¿Qué necesita Calderón para llamar al orden a los militares? Ya hay muertos y heridos, y vienen seis nuevas recomendaciones que presentaré en los próximos días contra la Sedena por tortura, asesinatos y detenciones arbitrarias, en Sinaloa y Michoacán, y se sigue incrementando el número de quejas cotidianas contra los militares por sus acciones contra la población.

El ombudsman insistió: “Lo que está sucediendo, ayer y hoy, en Ciudad Juárez, es muy preocupante, porque no nos están permitiendo hacer nuestra labor, y cada vez se está caldeando más el clima ante las graves violaciones a los derechos humanos”.

Anunció que la próxima semana realizará una gira a esa ciudad, y por lo pronto, demandó que “al delegado de la CNDH en Ciudad Juárez se le permita el paso para supervisar la situación de las personas detenidas en instalaciones militares”.

–¿Los militares actuaron como secuestradores al impedir el paso a la CNDH?

–Pues claro.

 

Vapuleo de priístas al diagnóstico sobre Pemex

■ Azorados, Kessel y Reyes Heroles recibieron recriminaciones

■ “Nos presentan una visión catastrofista de la paraestatal con verdades a medias, cuyo contenido ofende la inteligencia de los mexicanos”

Roberto Garduño

Por unanimidad, los diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI) rechazaron el Diagnóstico: situación de Pemex, elaborado por el gobierno de Felipe Calderón. Los argumentos de los representantes del tricolor en torno al documento manifiestan que éste confirma una visión catastrofista de la paraestatal, con verdades a medias, cuyo contenido insulta la inteligencia de los mexicanos.

Con azoro, la secretaria de Energía, Georgina Kessel, y el director general de Petróleos Mexicanos, Jesús Reyes Heroles, escucharon la andanada de críticas al texto de parte de los legisladores priístas. Ambos funcionarios coincidieron, mediante respuestas lacónicas, en que la administración panista no pretende privatizar la industria petrolera, que el problema fundamental de la paraestatal no radica en el terreno financiero, sino en la urgencia de hacerla productiva para beneficio de los mexicanos.

De inicio a fin, la secretaria y el director general escucharon observaciones severas, críticas y señalamientos descalificatorios al gobierno. La reunión se inició con una larga exposición de Kessel, quien intentó sensibilizar a los priístas sobre la urgencia de explorar –vía asociaciones con empresas extranjeras– las aguas profundas del Golfo de México, y del compromiso de no privatizar la industria petrolera.

En la ronda de preguntas y respuestas, los diputados del PRI emprendieron un agudo análisis del documento. Carlos Rojas Gutiérrez afirmó que las autoridades refieren una reforma energética, y por el contrario, no se dice nada de una política de Estado en la materia.

“El estudio confirma una visión catastrofista para la actividad petrolera; esto no nos sorprende, obedece a una vieja práctica de ahogar a las instituciones para luego desprestigiarlas, y luego tratar de solucionar el problema con propuestas como las que ahora nos dicen hay que acompañar con inversión privada a Pemex. ¿Qué hicieron, qué le pasó a Pemex, cuando en el año 2000 era la empresa número seis del mundo y ahora es la undécima? ¿Qué hicieron con más de 45 mil millones de dólares de recursos de los excedentes petroleros? ¿Quién tomó esas decisiones?”

La respuesta de la secretaria careció de sustancia, pues adujo que se debe “ver la situación de la empresa el día de hoy, darle las herramientas, por eso el presidente Calderón puso a su disposición este diagnóstico”, y de inmediato pasó el micrófono a Reyes Heroles: “Se trata de un documento que apretadamente trata de resumir la situación de Pemex; estamos en la disposición de entregar más información… se ha iniciado un proceso de cambio en la dirección correcta y hay que determinar los márgenes para continuar”.

Enseguida, el ex gobernador de Oaxaca José Murat recriminó a la funcionaria: “No traten de que se dé una venta de garaje, ¡no!, cuidado con eso.

“Ustedes lo que buscan y quieren es privatizar Pemex, quieren los contratos de riesgo, que es una violación a la Constitución, y se van a ir por la ley reglamentaria para justificar esos contratos; no nos metan a un debate tramposo, no queremos que beneficien a la iniciativa privada nacional e internacional. Si para los empresarios es negocio comprar Pemex, ¿entonces debe ser negocio para el gobierno mexicano mantener a la empresa? ¿A quién quieren beneficiar? Repsol, Exxon, la Shell, están como perros sobre el negocio; hagamos un negocio para beneficio de México.”

Y sobrevino una andanada de golpes severos al diagnóstico calderonista. Gerardo Sosa también reprochó al director general de Pemex por qué no actúa como su padre: “No sé si el director conoció al señor Jesús Reyes Heroles; él decía que en política hay que cuidar la forma, porque la forma es fondo; creo que habría que repasar la obra de este intelectual mexicano y no olvidar que la expropiación petrolera es un logro de un gobierno priísta (sic) y ahora quieren que nosotros demos la vuelta a esto”.

Quien también recriminó la estrategia de la administración federal fue Samuel Palma, porque es simplemente “el planteamiento de un problema, no un diagnóstico. ¿Qué ha pasado con los recursos extraordinarios de Pemex? ¿Qué pasó con el Instituto Mexicano del Petróleo? Hay una clara pobreza del documento que se nos presenta. Usted nos apremia en el sentido del tiempo; en los regímenes presidenciales, la práctica señala que la mayoría de las iniciativas provienen de los gobiernos. ¿Dónde está la responsabilidad del gobierno de ustedes? Esto parece ser un round de sombra, es una propuesta descompuesta”.

Descompuesta... la secretaria de Energía, quien no respondía a los reclamos y centró su defensa del diagnóstico gubernamental en posturas como la siguiente: “La problemática que enfrenta Pemex no es de índole financiera; necesitamos fortalecer la rectoría del Estado sobre los hidrocarburos; Pemex no se privatiza; sí queremos fortalecerla, no estamos pensando llevar a cabo ninguna privatización”.

Sin mediar la tersura, Beatriz Pagés replicó a la enviada del gobierno de Felipe Calderón: “Tengo la obligación de ser muy franca, porque el tema tiene que ver con el destino de la nación: la estrategia del gobierno federal y el diagnóstico que se nos presenta insulta la inteligencia de los mexicanos, porque se nos presentan verdades a medias; tal parece que al gobierno lo único que le interesa es privatizar el Golfo de México en aguas profundas. Este diagnóstico pretende ver en el Golfo de México y en las aguas profundas una panacea.

“Se utilizó el caso cubano como una intención mediática para decir a la izquierda que en un país socialista se realizó la asociación; ¿por qué arrojar a México en la aventura de las aguas profundas?, ¿por qué lanzarlo a la aventura como si fueran los piratas del Caribe?”

Las quejas por lo inacabado del documento siguieron. Samuel Aguilar acusó que el texto se limita a un área del sector: “El documento que ustedes dieron a conocer renuncia al planteamiento de una reforma energética; este gobierno sin decirlo ha renunciado a un planteamiento de reforma energética… ¿acaso son intelectualmente incapaces de elaborar una iniciativa de esta naturaleza?”

Mariano González Zarur señaló que si bien el destino “no nos ha alcanzado y nosotros estamos reprobados como opositores, ustedes están reprobados como gobierno; hay que hacer un verdadero diagnóstico de una verdadera política energética en el país”.

Para Raúl Cervantes, el problema es estructural porque “el presidente Calderón es el que está manejando el país de manera incongruente. En la reforma del Estado los panistas no quieren tocar al Presidente de la República”.

Ante la crítica, Kessel respondió lacónica y terminó por aceptar la escasez de información: “La secretaría y Pemex han venido platicando con las distintas comisiones de energía del Senado y de la Cámara de Diputados; hemos estado comentando este diagnóstico en los últimos cinco, seis meses; quisiera ser enfática: el problema de Pemex no es sólo financiero… ustedes tienen razón; para tomar una decisión de esta naturaleza se requiere información, cuenten ustedes con la secretaria de Energía…”

Impone Gordillo estrictas medidas de seguridad en consejo del SNTE

■ Afronta “dura negociación” para colocar a sus candidatos, dicen asistentes al cónclave

■ La revisión salarial con la SEP “sólo es una cortina de humo para que ganen los elbistas”

■ El incremento se dará antes del 15 de mayo; el Presidente está cumpliendo su palabra: la líder

Laura Poy Solano

Como en los mejores tiempos del cacicazgo magisterial, con estrictas medidas de seguridad y con la consigna de mantener “total hermetismo”, Elba Esther Gordillo Morales convocó a la 24 sesión extraordinaria del Consejo Nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, donde busca “imponer” una reestructuración de la cúpula gremial “en condiciones ad hoc” y de espaldas a la base magisterial.

La líder del SNTE mantiene una “dura negociación” para garantizar que quien ocupe el cargo de secretario general sea “totalmente fiel e institucional”.

Desde las primeras horas de este miércoles, decenas de consejeros se concentraron en una de las instalaciones del gremio ubicada en un exclusivo fraccionamiento denominado Portal del Sol, en la zona financiera de Santa Fe, donde arrancó el encuentro en el que se buscó amarrar la negociación salarial, así como la renovación del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del SNTE.

Líderes del gremio aseguraron que el tema de las percepciones sólo es una cortina de humo para ocultar los detalles de la negociación política e imponer la continuidad de grupos elbistas vinculados al yerno de Gordillo, Fernando González.

Agregaron que otro de los “graves conflictos” que afronta el SNTE es que al desdibujarse el sentido político del Partido Nueva Alianza, “nunca sabemos por dónde puede saltar la liebre, porque con Elba Esther no se sabe con qué gobernadores quiere negociar y con quiénes no, pues es muy claro que en los casos de Yucatán, Baja California Sur y Tamaulipas va con todo contra el priísmo, pero en otras regiones del país favorece los intereses del tricolor o de Acción Nacional, si eso es lo que le conviene”.

En entrevista, Gordillo Morales confió en que el incremento salarial al magisterio se dará antes del 15 de mayo, porque el gobierno de Felipe Calderón “está cumpliendo su palabra al adelantar la respuesta”. Antes de partir a un encuentro con el Ejecutivo federal y con Josefina Vázquez Mota, titular de la Secretaría de Educación Pública, dijo que el magisterio “debe revisar que vamos por buen camino” en cuanto al aumento para docentes antes de dicha fecha.

En tanto, asistentes al encuentro aseguraron que la dirigente magisterial enfrenta una “dura negociación” ante su intención de imponer a dirigentes como Juan Díaz de la Torre, quien se perfila como el aspirante más fuerte, luego de que las candidaturas de Alfonso Cepeda o Sanjuana Cerda se han desgastado por sus acercamientos con gobernadores.

Con una estrategia que privilegió la “sustitución” de consejeros que no son “totalmente afines a la línea gordillista, se propició un clima de enfrentamiento y evidente fisura al interior de la cúpula elbista”.

Ello, porque la propuesta que pretende imponer la dirigente no sólo implica la salida de Rafael Ochoa Guzmán como secretario general del gremio, sino que pretende colocar a prominentes dirigentes nacionales en cargos inferiores, como el de representante nacional, y a quienes ocupan estos cargos, simplemente dejarlos fuera, lo que ha propiciado “gran preocupación” en muchos grupos que se sienten vulnerados ante un posible cambio que afecte su permanencia en el CEN del SNTE.

Al cierre de esta edición prevalecía un ambiente tenso entre los asistentes al encuentro, pues los rumores sobre posibles candidaturas de dirigentes, como Juan Díaz de la Torre, Enrique Meléndez Pérez, Alfonso Cepeda y Sanjuana Cerda no garantizaban consenso que permitiera destrabar la negociación.

Gordillo Morales exhortó ante los medios de comunicación a no “especular” sobre la reestructuración de la cúpula sindical, aunque reconoció que ésta deberá llevarse a cabo no sólo “para cubrir” a los lideres elbistas que han asumido “otra responsabilidad”, sino también porque “tenemos que llevar al congreso nacional un análisis para una nueva estructura del SNTE”.

Insistió en que otro de los temas prioritarios del encuentro es el análisis de la propuesta educativa del gremio y la negociación salarial, así como la aprobación de un “sesgo de fondo” en la carrera magisterial, “para garantizar que quien trabaje más, mantenga su mística y compromiso social, sea el maestro más estimulado”, y agregó que un eje prioritario es garantizar que la educación se consolide como política de Estado.

Se prevé que este jueves continúen las negociaciones para definir la nueva estructura sindical y acordar los planteamientos definitivos para la negociación salarial entre la SEP y el SNTE.

 


Publicado por solaripa69 @ 11:08
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios