Viernes, 18 de abril de 2008

Condena ONU asesinato de locutoras triquis de Oaxaca

La oficina del alto comisionado de los Derechos Humanos en México refiere que sólo el efectivo esclarecimiento de las agresiones a periodistas evitará más casos.

DPA

México, DF. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) condenó este jueves los asesinatos de periodistas y los ataques contra el ejercicio de la libertad de prensa, en particular la muerte de dos locutoras triquis de una radio comunitaria de Oaxaca.

Mediante la oficina del alto comisionado de los Derechos Humanos en México, el organismo también se refirió a la denuncia de amenazas por parte del supuesto abogado de un delincuente hechas por una periodista del diario El Universal.

“La oficina confía en que las autoridades competentes esclarecerán los hechos de manera rápida y eficaz con el propósito de que los responsables sean investigados, juzgados y sancionados”, señaló la representación del alto comisionado de los Derechos Humanos en México.

“Sólo a través del efectivo esclarecimiento de estos hechos se evitará la impunidad y la repetición de ataques contra periodistas y comunicadores sociales”, indicó.

Las locutoras Teresa Bautista Merino, de 24 años, y Felicitas Martínez Sánchez, de 20, periodistas de la radio indígena La Voz que Rompe el Silencio, fueron emboscadas y asesinadas en San Juan Copala, por un grupo de personas armadas.

Es de recordar que desde 2000 más de 40 periodistas fueron asesinados o desaparecieron en México, la mayoría en acciones que se atribuyen a represalias del crimen organizado.

 

 

“La voz que rompe el silencio” ya no se callará

Plaza Pública

Miguel Ángel Granados Chapa

De tan jóvenes y menuditas que eran, parecían niñas. Su voz, cantando en lengua trique, la suya, confirma esa apariencia. Eran Felícitas Martínez y Teresa Bautista. Tenían apenas 22 y 24 años de edad. Desde enero trabajaban en una estación de radio comunitaria, “La voz que rompe el silencio”, en san Juan Copala.

Fueron asesinadas el 7 de abril, cuando volvían de la comunidad de Llano Juárez a San Juan Copala, donde transmite Radio Copala, en el 94.9 de frecuencia modulada. Hacían de todo en la emisora.

Eran locutoras y reporteras. También viajaban a las comunidades a enterar a la gente de las posibilidades de la estación, para obtener y transmitir información. En eso andaban cuando el vehículo en que viajaban, conducido por Faustino Vázquez, responsable municipal del Registro Civil, fue detenido por un grupo armado. El conductor temió que quisieran secuestrar a las muchachas y aceleró para escapar a la amenaza. Las jóvenes viajaban en el asiento trasero y sobre ellas cayó el fuego, salido de armas de uso reservado al Ejército, según muestra el calibre de las balas asesinas. Murieron instantáneamente. Su compañero quedó herido. Y asustado. Lo mismo que los familiares de las víctimas, prefiere ahora guardar silencio, temeroso de que los asesinos atenten contra él.

Pudo, sin embargo, ofrecer su testimonio, y con sus palabras dos compañeros de las jovencitas sacrificadas, locutores también en ciernes, Bernabé Cruz y Adolfo Ramírez, han podido identificar a los asesinos. Podrían denunciarlos ante el Ministerio Público, si es que a la Procuraduría de Justicia de Oaxaca el asunto —tan difundido públicamente que el director general de la Unesco emitió desde París una condena a la brutal agresión— le importara mínimamente. Pero hasta ahora, 11 días después del terrible acontecimiento, no se ha iniciado averiguación alguna. Apenas el miércoles llegó a la región un enviado de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, quien hará que ese organismo solicite medidas cautelares que protejan a los deudos y compañeros de trabajo de Felícitas y Teresa, para evitar que padezcan su suerte.

Aunque el doble crimen fue cometido con el fin de intimidar y acallar el proyecto radiofónico en que participaban las muchachas asesinadas, forma parte también de un clima de violencia que por décadas ha diezmado a los hablantes de trique, una comunidad étnica en busca de respeto a su identidad. San Juan Copala era un municipio hasta 1948, en que por motivos políticos ajenos a ese pueblo sus comunidades quedaron en los municipios de Santiago Juxtlahuaca (del que san Juan Copala quedó convertido en mera agencia), Putla de Guerrero y Constancia del Rosario.

Para expresar sus demandas, los pobladores más conscientes constituyeron el Movimiento de Unificación y Lucha Trique, al que intereses económicos y políticos locales opusieron la Unión por el Bienestar Social de la Región Trique. Enfrentamientos entre ambas agrupaciones acrecentaron la violencia endémica en la zona, alimentada por el comercio de armas que en la comarca se desenvuelve con naturalidad, sin que haya autoridad que lo frene.

La división de los grupos locales se complicó en 2004 cuando fue creado el Partido Unión Popular, que consiguió una importante presencia en la zona. Lo encabezó Héctor Sánchez, a la sazón senador perredista que se inconformó con la decisión de su partido de coaligarse con Acción Nacional y Convergencia para sostener la candidatura de Gabino Cue.

Sánchez presentó la suya propia, a partir de un partido que gozó del apoyo del gobierno de José Murat. Si ésa fue la intención, quedó consumada: en la disputa cerrada entre Cue y Ulises Ruiz, candidato del PRI, resuelta a favor de éste, los votos que Sánchez logró para sí y hubieran sido para el PRD hicieron la diferencia. Quizá por eso hay cercanía y acuerdos entre el ex perredista y el gobernador, ducho en corromper a la oposición y en meterse en sus asuntos propios, como lo enseña la actual situación electoral perredista, uno de cuyos nudos es precisamente Oaxaca.

El hervor social producido por la insurrección de 2006 contra el gobernador autoritario animó a no pocos miembros del pueblo trique a separarse de la MULT, que los representaba cada vez menos, y a crear el Movimiento de Unificación y Lucha Trique Independiente (Multi), que se adhirió a la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca. Pronto pagaron las consecuencias: en agosto de 2006 en una emboscada cayeron tres de sus miembros, Andrés Santiago Cruz, Pedro Martínez Martínez y Octavio Martínez Martínez, menor de edad este último. Un año más tarde fue asesinado Moctezuma Velasco, hijo de uno de los fundadores del Multi. Su esposa Imelda quedó herida.

Entretanto, el Multi había constituido el municipio autónomo de San Juan Copala, erigido por voluntad de cuatro comunidades el 1 de enero de 2007.

Se trataba de una clara reivindicación histórica: recuperar la condición que ese enclave había tenido hasta 60 años atrás. Para afianzarse entre los triques de otros municipios (cuyas autoridades, como la estatal, rehúsan reconocer la autonomía de San Juan Copala) el ayuntamiento autónomo echó a andar el 20 de enero de este año “La voz que rompe el silencio”, con personal como Teresa Bautista, Felícitas Martínez, Bernabé Cruz, Adolfo Ramírez, casi adolescentes todos ellos. En unos pocos meses mostraron la importancia de su trabajo. Por eso Teresa y Felícitas fueron asesinadas. Por eso están peligro los demás.— México, D.F.

 

 

Pide la CNDH proteger locutores

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) exigirá a la autoridad correspondiente brindar protección a las familias de Felícitas Martínez y Teresa Bautista, locutoras de la comunidad triqui, asesinadas el 7 de abril

Alberto López Morales y Genaro Altamirano
El Universal
Jueves 17 de abril de 2008

[email protected]

SAN JUAN COPALA, Oax.— La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) exigirá a la autoridad correspondiente brindar protección a las familias de Felícitas Martínez y Teresa Bautista, locutoras de la comunidad triqui, asesinadas el 7 de abril.

Visitadores de la CNDH que se reunieron con pobladores añadieron que las medidas también serán solicitadas en favor de los locutores de Radio Copala La voz que rompe el silencio, e incluso para los integrantes del cabildo.

Afirmaron que quienes realizaron las ejecuciones fueron los hermanos Manuel y Carmelo Domínguez Díaz y Paulo Guzmán Ramírez.

Los funcionarios de la CNDH llegaron a esta localidad para documentar violaciones al derecho a la vida y a la libre expresión.

Representantes del ayuntamiento lamentaron que a más de una semana de “la artera emboscada”, hasta el momento ningún personal de la Procuraduría de Justicia de Oaxaca “se haya presentado en el pueblo para tomarle la declaración a los testigos. No vemos interés”.

 

 

 

Acusar al Movimiento de Unificación y Lucha Triqui, a su dirigencia, como autores intelectuales del asesinato de dos jóvenes indígenas en Copala, ataja Heriberto Pazos Ortiz: "¡Nos da risa! Ojalá que nos acusaran de la introducción de agua, carreteras, aulas, clínicas o de una preparatoria en la agencia de El Rastrojo, donde ya salen generaciones de estudiantes..."



RACIEL MARTÍNEZ



El asesor del MULT e integrante de la dirección política del Partido Unidad Popular, gesticula. Sus manos impacientes mueven ligeramente las ruedas de su silla, en la cual está confinado.

Enfatiza, casi grita: "El asesinato es un hecho muy lamentable. ¡Qué se investigue, que se den con los responsables! Y también que avancen las investigaciones para dar con el paradero de nuestras compañeras desaparecidas desde hace siete meses, Daniela y Virginia".

Pazos Ortiz parece exaltarse: "¡Esto es una trampa para bobos! Porque aquí se trata de descabezar a nuestra organización, acusando a sus dirigentes..."

--¿Para qué...?-Hurga el reportero.

--Cómo que para qué, pues para detener el avance y desarrollo del movimiento popular. ¡Para lo mismo de siempre! No es la primera embestida que recibimos, en 27 años que tiene el MULT hemos recibido muchos ataques, lo han intentado por muchos años, nos han querido asesinar, emboscar, encarcelar. Tenemos 350 muertos, además de mutilados y heridos. ¡Se está buscando golpear al PUP!

Entrevistado en las oficinas de UP sobre las acusaciones de ser los responsables de la muerte de dos locutoras de la radio comunitaria de Copala, "La voz que rompe el silencio", Heriberto Pazos argumenta:

"Primero, tal parece que no eran en sí locutoras, eran jóvenes indígenas triquis activistas de cierto grupo; segundo, se habla de un ayuntamiento autónomo, cuál ayuntamiento autónomo, una agencia que depende de la presidencia municipal de Juxtlahuaca para que le dé recursos, dónde está entonces la autonomía. Intentaron la autonomía pero no les cuajó, quisieron impactar políticamente.

"Referente a las muchachas, es doloroso y lamentable que se sigan dando estos hechos de violencia, nosotros nos sumamos a quienes estén en el camino de exigir de justicia para quienes hayan sido. ¡Nosotros estamos en ese tenor! Totalmente contundente, tendrá la autoridad qué investigar y dar con los responsables de esos hechos. También nosotros tenemos 350 muertos y ayer nos mataron a otro compañero en El Rosario, Loma Bonita; el 30 de marzo nos mataron a otro compañero, pero ahí no hay solidaridad, ahí nadie nos toma en cuenta, ni como seres humanos valen para ciertos medios...Exhorto a todas las organizaciones de los derechos humanos, nacionales e internacionales, que exijan la aplicación de la justicia sin colores".

--¿Quiénes impulsan entonces la violencia?

--Pues quienes están reivindicando a estas señoritas. Nosotros no queremos estar cayendo en la provocación de estar señalando y amarrando navajas. Hay autoridades las responsables, ellos saben quienes son los actores políticos que están metiendo la mano...

El político criticó la actuación de la justicia en Oaxaca y rechazó que la intervención de la Procuraduría General de la República o el Ejército Mexicano sea la solución para frenar la violencia, "no es el camino".

 

 

Acudieron hasta la ciudad de México                                                      alt=PDF align=middle border=0 name=PDF v:shapes="_x0000_i1025"> --> alt=Imprimir align=middle border=0 name=Imprimir v:shapes="_x0000_i1026">   alt=E-Mail align=middle name=E-Mail v:shapes="_x0000_i1027">

 

Friday, 18 de April de 2008

 

Autoridades municipales y padres de familia de 109 comunidades de alta y muy baja marginación de la Costa de Oaxaca acudieron a la ciudad de México para demandar al director del Fondo Nacional de Habitaciones Populares (Fonhapo), Salvador López Orduña, la revisión de sus peticiones de vivienda popular y su incorporación al padrón de beneficiarios de los programas "Vivienda Rural" y "Tu Casa".

 

Demandan a Fonhapo viviendas para municipios indígenas de Oaxaca


SILVIA CHAVELA RIVAS


El presidente municipal de San Pedro Mixtepec, Abraham Ramírez Silva; el coordinador de las cinco etnias de Putla de Guerrero, Daniel Cristóbal López, y el agente municipal de Coyulito, Lorenzo López Sánchez, entre otros, dijeron que acudieron ante esa instancia a fin de avanzar en el combate al rezago habitacional en zonas indígenas.

Respaldados por la legisladora federal Irma Piñeyro Arias, integrante de la

Comisión de Desarrollo Rural, los demandantes le entregaron a López Orduña la petición para que se lleven a cabo seis mil 570 acciones de vivienda rural e indígena en apoyo a familias que viven en condiciones de pobreza patrimonial.

En respuesta, el titular del Fonhapo ofreció que la institución a su cargo formará un grupo de trabajo para realizar una visita de verificación en las comunidades a la que se invitará a las autoridades del gobierno estatal y municipal, así como de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), instancia que coordina al Fideicomiso, a fin de conocer la situación en que viven las familias y darles las facilidades y asesoría para su integración a los programas federales de subsidio "Vivienda Rural" y "Tu Casa" en caso de reunir los requisitos de elegibilidad que establecen las Reglas de Operación.

A los demandantes de apoyos a la vivienda por la vía de subsidios federales, López Orduña les explicó que como resultado de la misma visita se podrá definir cuál será el órgano ejecutor y especificar el tipo de materiales a utilizar en la construcción de casas u obras de mejoramiento, de acuerdo con las condiciones climáticas que prevalecen en la región.

La diputada Irma Piñeyro, del Partido Nueva Alianza, encabezó la comitiva de peticionarios, jefes de familia de nueve comunidades del municipio de Santa María Zacatepec, 10 de Putla de Guerrero, cinco de Reforma, cuatro de Santa María Ipalapa, dos de San Andrés, 20 de Santa Cruz Itundujia, 16 de Santiago Ixtayutla, cuatro de San Juan Cacahuatepec, y 39 de San Pedro Mixtepec.

Irma Piñeyro explicó que se trata de familias de muy escasos recursos, en su mayoría indígenas que sólo hablan en su lengua o dialecto regional y que viven en pequeñas comunidades de difícil acceso, muchas de ellas apartadas de las vías de comunicación y sin servicios básicos, por lo que requieren una casa que les brinde seguridad, mejor calidad de vida y nuevas oportunidades de desarrollo.

Estuvieron presentes en la reunión, el presidente municipal de San Pedro Mixtepec, Abraham Ramírez Silva; el coordinador de las cinco etnias de Putla de Guerrero, Daniel Cristóbal López; el presidente regional municipal de Cacahuatepec, Jorge Dolores Sánchez; el agente municipal de Coyulito, Lorenzo López Sánchez: el presidente del Comité Municipal Campesino de Santa María Ipalapa Putla, Fidel Cruz;  el presidente del Consejo Regional Indígena, Daniel López Pacheco, y el presidente municipal de Santiago Ixtayutla, Julián Ramírez Velasco.

 


Publicado por solaripa69 @ 10:01
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios