Lunes, 19 de mayo de 2008

“Gobierno espurio y empresarios quieren privatizar, pero se van a fregar”: AMLO

■ Ante miles de brigadistas mexiquenses llama a la unidad para defender el petróleo

■ Abrir las puertas de Pemex a los extranjeros nos regresaría a la época del porfiriato, sostiene

Ciro Pérez Silva (Enviado)

Tlalmanalco, estado de México, 18 de mayo. El cerco informativo con el que se pretende acallar al movimiento por la defensa del petróleo es una de las formas que tienen el “gobierno espurio” y la clase empresarial para defender intereses particulares y de grupo. “La razón, como la justicia, tardan en llegar, pero llegan y siempre la gente termina por tener conciencia; ellos creen que van a privatizar, pero se van a fregar”, afirmó Andrés Manuel López Obrador al reunirse con brigadistas de la zona oriente del estado de México.

Ante miles de simpatizantes que se dieron cita en los seis puntos de esta región, el tabasqueño condenó la actitud de los medios de comunicación, “especialmente de Televisa”, que ha dedicado mucho tiempo a publicitar el conflicto interno del PRD: “Ahí han estado duro y duro, pero cuando pasó el fraude electoral no dijeron ni pío, se quedaron callados porque no les convenía, eso no existió para ellos; igual sucede con los debates (sobre la reforma a Pemex); al primero le dedicaron tres minutos y al segundo nada”.

A toda esta manipulación que se ha dado por el conflicto en el PRD, los medios de comunicación se suman a “los comentarios voraces de la derecha, que quisiera que peleáramos para dejarles el camino libre, pero eso no lo vamos a permitir”, aseveró, para luego hacer un llamado a la unidad a las diferentes corrientes y expresiones del partido del sol azteca.

“Hay diferencias en el PRD, como en cualquiera de los otros partidos, pero no podemos elevarlas a rangos supremos, porque por encima de las diferencias está el interés de la patria; no debemos perder el tiempo peleando cuando tenemos que estar unidos por esta causa”, dijo a los brigadistas reunidos en Ixtapaluca, Chalco, Valle de Chalco, Chimalhuacán, Nezahualcóyotl y Tlalmanalco, y también los convocó a llevar, casa por casa, el mensaje de la defensa del petróleo.

“¿Ustedes creen que aguantaríamos todos los ataques si no tuviéramos la convicción de que tenemos que sacar adelante al país, de que tenemos la razón? No hay espacio para el desánimo, es posible que nos cierren algunas puertas, pero no debe menguar el esfuerzo, nosotros no tenemos nada de qué avergonzarnos; ellos, el gobierno usurpador y los empresarios voraces, el PRI y el PAN, son los que deben avergonzarse, nosotros vamos a ir hacia adelante, con la frente en alto, lo vamos a hacer unidos”, apuntó.

Reunidos por miles, los brigadistas escucharon al tabasqueño explicarles “la gravedad que significa para el país la privatización del petróleo”. Especialmente con esto se abren las puertas a los empresarios extranjeros, como pretenden las iniciativas de reforma a Pemex, sostuvo.

“Sería muy grave que dejáramos pasar este agravio”, les dijo. “Abrir las puertas de Petróleos Mexicanos a extranjeros sería regresar el país al porfiriato; no necesitaríamos ya de un presidente, bastaría con un administrador, un empleado de los inversionistas extranjeros que, como entonces, volverían a tener el control económico y político de la riqueza nacional y del país entero; de ese tamaño es el problema al que nos enfrentamos”, aseveró.

López Obrador destacó que en esta lucha enfrentan no sólo al PAN, sino también al PRI, “que son la misma cosa, son propiedad ambos partidos, al igual que los medios de comunicación, bajo honrosas excepciones, de los potentados, que en el caso de los partidos compraron las franquicias. ¿Cómo votaron el PRI y el PAN el Fobaproa? Votaron igual ¿Cómo votaron las reformas al ISSSTE, con las que perjudicaron a dos millones y medio de trabajadores? Igual, no hay diferencia entre el PRI y el PAN. En el caso de la reforma a Pemex ya tenían incluso decidido el día en que la iban a aprobar, era el 24 de abril, por eso fue muy bueno lo que hicieron nuestros legisladores del Frente Amplio Progresista de tomar las tribunas de ambas cámaras y frenar de esa forma el albazo”.

En medio de gritos de condena de los brigadistas al PRI y al PAN, el tabasqueño insistió: “A los potentados no les preocupan esos partidos, les preocupa más este movimiento, porque está planteando verdaderos cambios y por eso no podemos bajar la guardia, porque es mucha el hambre de dinero, mucha la ambición de ese grupo que busca sólo el beneficio de unos cuantos”, subrayó.

■ El partido tricolor está cada vez más cerca de la derecha, advierte Morales Rentería

Demanda la Corriente Crítica al PRI que no se acepte la reforma energética

Víctor Ballinas

La llamada Corriente Crítica del Partido Revolucionario Institucional (PRI) se manifestó en conferencia de prensa en contra de la reforma petrolera del presidente Felipe Calderón Hinojosa, porque “es eminentemente privatizadora”, y demandó al tricolor que presente una propuesta nacionalista y que no apoye la del Ejecutivo, porque “va en contra de lo que establecen los estatutos del partido”.

Genaro Morales, coordinador nacional de esa corriente, destacó que el problema “es que hay varios PRI: el de los gobernadores, el del coordinador de los senadores, Manlio Fabio Beltrones; el del coordinador de los diputados federales, Emilio Gamboa, y el de la dirigente nacional, Beatriz Paredes”.

Consideró que aunque esta última, al fijar su posición en el debate sobre la reforma energética, dijo que la propuesta del Ejecutivo debe ser modificada en lo que se refiere a la privatización de Pemex en áreas como ductos, transporte y refinación, “lo cierto es que no presentó formalmente una iniciativa, porque los tres PRI no se pusieron de acuerdo en una propuesta”.

Morales Rentería abundó: “Se reunieron los gobernadores, los coordinadores legislativos de las cámaras de Diputados y de Senadores con Paredes Rangel, y son tantos los intereses que no se pusieron de acuerdo en la iniciativa que supuestamente se había consensuado; por eso es que el PRI no tiene propuesta”.

Hay que recordar, refirió el coordinador nacional de la Corriente Crítica, que la presidenta del PRI “no tiene control del partido, ya que ella fue electa después de que culminó el proceso electoral de 2006, cuando ya había diputados y senadores electos a los que apoyaron los gobernadores; entonces, los legisladores le deben lealtades a sus jefes en los estados, no a la dirigencia nacional”.

Sostuvo que “los coordinadores de los diputados federales, Emilio Gamboa, y de los senadores, Manlio Fabio Beltrones, tienen sus propios intereses, sus liderazgos, y si bien es cierto que Beltrones ha dicho que la iniciativa de Calderón no pasará como fue presentada, los cambios que se harán serán menores y no sustanciales, porque están viendo su futuro político”.

Resaltó finalmente que si el Partido Revolucionario Institucional quiere ser “de avanzada” debería sumarse a la posición sostenida por el Frente Amplio Progresista, “pero no lo ha hecho y está cada vez más cerca de la derecha”.

Responsabilidad militar
jorge carrasco araizaga

México, D.F. (apro).- En el Ejército mexicano han empezado también las justificaciones.

Así como su comandante en jefe, Felipe Calderón, dice que la violencia sin límites desatada por el narcotráfico en diferentes partes del país es resultado de las acciones policíaco-militares de su gobierno, el Ejército ha soltado la especie de que en el último año del gobierno de Vicente Fox se dejó libre el camino a los narcotraficantes.

La razón, dice esa versión difundida por algunos militares de alto rango, es que Fox desmovilizó al Ejército en la persecución de narcotraficantes y lo mantuvo concentrado ante la eventualidad de desórdenes políticos en caso de que se le diera el triunfo a Andrés Manuel López Obrador.

El señalamiento es grave por donde se le vea. Si en efecto Fox hizo tal movimiento habría una doble responsabilidad:

La primera, la de haber renunciado a su obligación de enfrentar una de las principales amenazas a la seguridad nacional, despejando el camino a los cárteles de la droga.

Para ello, ningún pretexto habría sido necesario. Basta recordar la libertad con la que se movió Joaquín El Chapo Guzmán desde que se escapó de una cárcel de “alta seguridad” al principio del sexenio foxista.

La segunda responsabilidad de la que se estaría hablando es la de utilizar al Ejército para un propósito meramente político: el de reprimir protestas sociales.

Pero aquí hay una agravante más, la de desconocer por la fuerza los resultados de una elección presidencial.

Como si el Ejército no hubiera aprendido la lección de los efectos perniciosos que tuvo en su interior y en la sociedad el papel de represor de los movimientos sociales que protagonizó en la segunda mitad del siglo pasado, el entonces comandante en jefe habría dispuesto de él para sus propósitos políticos, tal y como ocurrió en el régimen del PRI.

No se llegó a tal extremo porque para imponer a su candidato, Felipe Calderón, Fox se valió de cuantos recursos, oficiales y oficiosos, tuvo a su alcance.

La versión militar sorprende no por falta de verosimilitud, sino porque el entonces secretario de la Defensa Nacional, Gerardo Clemente Vega García, públicamente se negó a la utilización del Ejército para propósitos políticos personales.

De distintas maneras y en distintos momentos se lo dijo a Fox. La última vez, durante el conflicto en Oaxaca en el 2006, justamente en el periodo al que se refiere la especie.

De no ser cierta, la versión militar no deja de revelar un grave problema. Si lo que se busca es echar culpas a los otros, tal y como lo hizo Calderón en su contraproducente –por autoritario– discurso del “ya basta”, el Ejército caería en una evidente incongruencia.

Involucrado de manera creciente desde hace décadas en el combate al narcotráfico, el Ejército ha desarrollado y concentrado tal cantidad de información que difícilmente podría estar completamente ajeno al seguimiento y persecución de los cárteles de la droga por más que recibiera una orden de su comandante en jefe.

Si hay una institución que conoce cómo se ha desarrollado el narcotráfico y quiénes han facilitado su señorío en México es el Ejército. Más aún, muy lamentablemente, algunos de sus elementos –desde generales hasta soldados– han contribuido a ello.

El Ejército mexicano no puede ni debe llamarse a engaño. Sabe, como muchos de quienes conviven directamente con la realidad del narcotráfico, que la violencia no es producto del “éxito” de este gobierno en esta batalla, sino de verdaderas purgas al interior de las organizaciones delictivas para el control de un negocio imposible de desaparecer.

De otra manera no se explican las ejecuciones, “levantones” y atentados contra estaciones policiales en las narices de los militares, si es que se sigue la lógica mediática de los operativos federales y reuniones itinerantes del Consejo de Seguridad Nacional.

Colocarse en la sintonía de Calderón de que son otros los que han fallado en nada beneficia al Ejército. En algunos años, Calderón saldrá de Los Pinos, pero el Ejército permanecerá más allá del talante autoritario de su actual comandante en jefe.

A pesar de haber sido erigidos por Calderón como su principal aliado, los militares –menos que nadie– están para repartir culpas.(16 de mayo de 2008)

Mañana inicia el diálogo entre EPR y Gobernación

■ Evitar desapariciones forzadas, el objetivo, dicen mediadores

■ El camino de las conversaciones no implica dejar las armas ni la rendición que exige el gobierno, ha acotado el grupo guerrillero

Fabiola Martínez

A 12 años de su aparición formal, el Ejército Popular Revolucionario (EPR) iniciará mañana un proceso de eventual diálogo con el gobierno federal, a través de una comisión de mediadores.

La posición de apertura del EPR (cuya composición tiene origen en las guerrillas surgidas en el sur del país hace cuatro décadas) no tiene precedente, pero sus integrantes han advertido que el camino de las conversaciones no significa dejar las armas y mucho menos la rendición que les exige el gobierno.

Hasta el momento, las posturas entre ambas partes en conflicto continúan siendo asimétricas y antagónicas.

El único objetivo de ese diálogo, de acuerdo con sus comunicados, es lograr la presentación con vida de dos de sus compañeros, Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, quienes habrían sido detenidos y torturados por policías el 25 de mayo pasado, en Oaxaca, de acuerdo con la versión difundida por los eperristas.

Estos hechos fueron el detonante (también según los comunicados del EPR) de una nueva etapa de la “guerra popular prolongada”, como denominan a su estrategia político-militar, y de la explosión de bombas en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), en julio y septiembre de 2007. Estos hechos derivaron en una investigación (vigente) de la Procuraduría General de la República (PGR) para aprehender a los responsables.

Sin embargo, el EPR afirma que no ejecutará más acciones de ese tipo en tanto opere la mediación de diversas personalidades, quienes aceptaron realizar estas diligencias con el gobierno. Lo anterior, con el objetivo de contribuir a la aparición de los eperristas y generar las condiciones que eviten casos de represión y desapariciones forzadas, como las ocurridas en la llamada guerra sucia de décadas pasadas.

Este martes, a las seis de la tarde, está programada en la Secretaría de Gobernación la cita entre el subsecretario de Gobierno, Abraham González y las siguientes personas: Carlos Montemayor, escritor (quien es además vocero del grupo en referencia); Samuel Ruiz, obispo emérito de San Cristóbal de las Casas; Gilberto López y Rivas, antropólogo; Miguel Ángel Granados Chapa, periodista y abogado, así como Enrique González Ruiz, Juan de Dios Hernández Monge y la senadora Rosario Ibarra de Piedra, los tres últimos integrantes del Frente Nacional contra la Represión.

Los mediadores han hecho énfasis en delimitar su participación en la búsqueda de la justicia social desde la sociedad civil para evitar nuevos episodios de desapariciones forzadas, consideradas crimen de lesa humanidad. Por ello solicitarán, desde la cita de mañana, información acerca de la investigación que realiza el gobierno para dar con el paradero de los eperristas.

En un encuentro preparatorio, funcionarios y mediadores acordaron algunos procedimientos, como fijar el lugar de los encuentros, la posibilidad de emitir comunicados conjuntos, individuales o discrepantes, pero sobre todo un acuerdo inicial de no interrumpir abruptamente el diálogo, y sólo suspenderlo si una de las partes o ambas lo piden.

En este primer paso, el gobierno federal y el EPR llegan con el único punto en común de haber aceptado la participación de los mediadores, lo cual es calificado por los involucrados de hecho “positivo” en sí mismo, porque abre la posibilidad –como dijo Montemayor– de aprovechar una oportunidad histórica.

La cita del martes no significa diálogo directo ni acogimiento de los eperristas a la vida institucional porque, advierten, la historia tiene episodios de violencia y traición para los guerrilleros que han aceptado dar la cara.

El 9 de mayo pasado, Gobernación emitió un comunicado para fijar sus condiciones para un eventual y futuro acercamiento con el grupo armado, con el argumento de que era el camino para evitar “acciones de sabotaje y violencia”.

Tres días después, el EPR respondió con un amplio comunicado en el que se refiere a 44 años de lucha revolucionaria y a un saldo de 800 detenidos-desaparecidos durante la gestión de gobiernos priístas.

En ese documento, los eperristas afirman: “Siempre hemos dado prioridad al factor político”, y aseguran que las acciones armadas, a las que ubican como “de autodefensa”, son respuesta “legítima” a la violencia del aparato represivo del Estado para acallar voces críticas y movimientos de protesta popular.

“Se equivocan, señores del gobierno y vocingleros del sistema, en sus juicios y sesudos análisis; no estamos pidiendo negociación alguna producto de la debilidad o acorralamiento político o porque sentimos pasos en la azotea ante el gran despliegue policiaco-militar para buscar y capturar a los compañeros en los que recayó la responsabilidad de las acciones legítimas de autodefensa, las cuales son parte de la guerra popular.

 


Publicado por solaripa69 @ 9:50
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios