Lunes, 09 de junio de 2008

El halconazo, historia de represión, cinismo y mentiras se mantiene impune

■ El organizador del grupo dijo ante la PGR que sólo sabía del mismo por las noticias

■ Magistrada afirmó que en 1985 prescribieron los delitos que se cometieron el 10 de junio de 1971

Gustavo Castillo García

Días después de la matanza ocurrida el 10 de junio de 1971 en la ciudad de México, el coronel Manuel Díaz Escobar, entonces subdirector de Servicios Generales del Departamento del Distrito Federal, compareció ante la Procuraduría General de la República (PGR) para declarar en torno a lo que se conoció como el halconazo o Jueves de Corpus, y afirmó que “como cualquier ciudadano, por medio de la prensa supo de la existencia de personas a quienes la imaginación popular los ha denominado halcones, pero en caso de existir, no tenían nada que ver con la oficina a su cargo”; sin embargo, el militar era nada menos que el jefe máximo de ese grupo desde 1966.

El 10 de junio de 1971, centenares de estudiantes fueron atacados a tiros por paramilitares en la calzada México-Tacuba para evitar que se movilizaran en demanda de la liberación de presos políticos, la derogación de la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Nuevo León y para exigir la desaparición de los grupos porriles en escuelas de educación media y superior, entre otras cosas. Fue la primera gran movilización estudiantil luego de la matanza del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco. Era el periodo presidencial de Luis Echeverría Álvarez y en la regencia del Distrito Federal estaba Alfonso Martínez Domínguez.

El ex regente, quien falleció en noviembre de 2002, negó tener conocimiento de la existencia de los halcones, pero el 23 de junio de 1971, la Dirección Federal de Seguridad detuvo a un ex halcón y logró obtener además de 50 credenciales de estudiantes presuntamente atacados por integrantes de ese grupo, dos tarjetas en las que Díaz Escobar habría retransmitido las órdenes de Martínez Domínguez.

Según consta en documentos que hoy están en el Archivo General de la Nación bajo el registro 2438, el contenido de las tarjetas fue: “Nota: la siguiente remesa, recomienda el señor regente aplicar todo el rigor del tratamiento, se trata de cabecillas. P.D.T. Para escarmiento hagan(lo) frente a los demás detenidos.

“Francisco Pruneda Romero, Héctor Enrique Olivera Nolasco, Mauro Pérez Martínez. Detenidos Vocacional 1 (Inguarán). Puestos en libertad después de darles obsequio.”

Según las constancias documentales de este tema que hoy existen en el Archivo General de la Nación y de las cuales La Jornada tiene copia, desde el 23 de junio de 1971 la PGR, a cargo Julio Sánchez Vargas, supo por un reporte de la Dirección Federal de Seguridad que Díaz Escobar, El Maestro, era el jefe de los halcones, pero nunca actuó en su contra.

El 18 de junio de 1971, personal de la PGR acudió a la Subdirección de Servicios Generales “A” del Departamento del Distrito Federal (DDF), a fin de tomar declaración ministerial al coronel Manuel Díaz Escobar, titular de esa área.

Desde el inicio del proceso el militar negó “terminantemente la existencia de algún cuerpo o grupo con propósitos o finalidades como las que motivan esta diligencia (la matanza del 10 de junio).

“Para los efectos de la averiguación, desea agregar (Díaz Escobar) que aproximadamente por el mes de julio de 1970, por instrucciones de la persona que era el jefe del DDF en esa época, el general Alfonso Corona del Rosal, se creó un personal de vigilancia para el cuidado y mantenimiento de instalaciones especiales, como el Metro que se iba a inaugurar, numerosas bombas de agua, plantas de tratamiento de aguas negras (...) Que al cambio de la administración pasada, con fecha primero de diciembre de 1970, este personal causó baja, porque estas funciones pasaron a la Dirección General de Policía y Tránsito del Distrito Federal.”

En su comparecencia, Díaz Escobar dijo que si alguna persona de la dirección a su cargo, “con posterioridad a la manifestación concurrió a esa zona, se debió a que en forma sistemática y como es costumbre, después de que ocurre cualquier acto en que necesariamente se genera basura y se ensucia la ciudad, el personal de la oficina de limpia tiene la obligación de limpiar totalmente el área”.

Sin embargo, el cuerpo especial de vigilancia, conocido como halcones, fue creado en 1966, por mandato de Corona del Rosal y siguió actuando durante la gestión de Alfonso Martínez Domínguez.

El 22 de junio, el entonces procurador general de la República Julio Sánchez Vargas ofreció una conferencia de prensa en la que afirmó: “del Departamento del Distrito Federal, las pruebas que he recogido, las declaraciones que me han sido aportadas, el 30 de noviembre del año pasado (1971), dejó de prestar sus servicios en el departamento el personal eventual que se encargaba de la vigilancia de edificios e instalaciones en el DDF. No tengo ningún elemento de prueba de que posteriormente a esa fecha, oficialmente ese grupo haya prestado servicios en el Departamento y después del 10 de junio el grupo o grupos a que hace mención (halcones) han desaparecido, o cuando menos han dejado de actuar”.

Tenía razón Sánchez Vargas, al paso de los días y de manera concreta el 14 de enero de 1972, la Dirección Federal de Seguridad tomó declaración a un halcón, quien narró que Díaz Escobar era el jefe máximo del grupo; que había seleccionado a los 40 mandos para ser capacitados en Francia, Estados Unidos, Inglaterra y Japón, todos ellos ex militares y específicamente ex integrantes de la Brigada de Fusileros Paracaidistas, grupo de donde surgió el general José Hernández Toledo, mando militar el 2 de octubre en Tlatelolco, y también Manuel Díaz Escobar, El Zorro Plateado o El Maestro.

Asimismo, que los “pilares” de los halcones eran militares provenientes de la Brigada de Fusileros Paracaidistas, como Víctor Manuel Flores Reyes, Rafael Delgado Reyes, Sergio San Martín Arrieta, Mario Efraín Ponce Sibaja y Candelario Madera Paz. Todos se convirtieron en instructores del grupo y posteriormente en delincuentes, que al no tener ingresos comenzaron a robar, ya que su último pago lo recibieron el 11 de junio, día en que su jefe les ordenó desmantelar todos los campos de entrenamiento y desaparecer del Distrito Federal.

Varios de los halcones, como algunos de los mencionados anteriormente, fueron detenidos tras robar algún banco o comercio, y relataron, entre 1972 y 1975, su participación en el grupo, en la matanza del 10 de junio y cómo las órdenes provenían desde los más altos mandos del Departamento del Distrito Federal por conducto de Díaz Escobar, y que éste había llegado a ese cargo por orden de Luis Echeverría, desde que fungía como secretario de Gobernación.

El hoy general en retiro Manuel Díaz Escobar cobró salarios hasta febrero de 1973 en el Departamento del Distrito Federal. El día 15 de ese mes fue enviado como agregado militar a Chile.

El juicio relativo al Jueves de Corpus concluyó formalmente el 26 de julio de 2005, luego que la magistrada del quinto tribunal unitario con sede en la ciudad de México, Antonia Herlinda Velasco Villavicencio, negara las órdenes de aprehensión solicitadas en contra del ex presidente Luis Echeverría y el ex secretario de Gobernación Mario Moya Palencia, por el delito de genocidio.

Sin embargo, desde 1985, según esta magistrada, habían prescrito los delitos que en su consideración se cometieron: homicidios y lesiones.

La consulta sobre Pemex toma fuerza ya que en el Senado se debate sin rumbo: CEESP

■ Tras una semana más de ponencias, la confusión reina incluso entre los legisladores, señala

Julio Reyna Quiroz

La propuesta de una consulta ciudadana sobre la reforma petrolera toma fuerza debido a que los debates en el Senado avanzan sin un rumbo claro y crean a la vez confusión entre los legisladores, consideró el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Tras concluir una semana más de debates “no se ve un rumbo claro de hacia dónde podría llevarnos todo este proceso. Esto ha generado tal confusión, incluso entre los legisladores, que la propuesta de una consulta ciudadana toma fuerza”, opinó el CEESP en su análisis económico ejecutivo.

Sin embargo, afirmó, hay “voces” que se preguntan “¿cómo es posible que los que tienen la obligación de ver por nuestros intereses y tomar las mejores decisiones al respecto no lo hagan?”

Al analizar los debates de la semana anterior, el organismo dijo que allí se ofrecieron “bastantes datos duros” para hacer evidente la necesidad de modernizar a Petróleos Mexicanos (Pemex).

Pero el CEESP insistió en sus críticas a los que “resaltan los temas de privatización y cambios constitucionales”.

Resulta incomprensible que tras los avances que ha tenido el país “se perciban actitudes de paranoia que impiden un mayor avance de la nación”, señaló, en alusión a que los partidos opositores dicen que las propuestas del Ejecutivo “son respuesta a compromisos con Estados Unidos o que el neoliberalismo es la causa de todos nuestros problemas”.

Es risible, indica, pues muchos de los que opinan lo anterior “han participado en los diferentes cambios que tienen al país en las condiciones actuales”.

El CEESP indicó que aún existe el temor de que Estados Unidos se apropie de los recursos petroleros transfronterizos, lo que ha generado comentarios relacionados con la necesidad de negociar con ese país para evitarlo. “No obstante, si no se tiene la capacidad de exploración y explotación, de qué servirá; no podremos hacer uso de él (el petroleo)”.

Comentó que en las ponencias hubo distintas propuestas para mejorar la situación de Pemex, como las que sugieren la aplicación de programas emergentes para la preparación de técnicos, quienes podrían trabajar en cuatro años en aguas profundas sin intervención de empresas extranjeras.

Pero el CEESP se preguntó: “¿el equipo para hacerlo también se tendrá en ese periodo? Porque si no, se tendrá que solicitarlo a empresas extranjeras”.

 

Soldados matan a 4 civiles en Chihuahua.

■ Entre sábado y domingo hubo 16 ejecuciones en tres estados

De los corresponsales

Soldados de un retén instalado Casa Colorada, municipio de Cuauhtémoc, Chihuahua, mataron a cuatro civiles e hirieron a dos militares, en una aparente confusión causada por un accidente.

Extraoficialmente se informó que los dos civiles circulaban en un automóvil de modelo atrasado por la autopista Cuauhtémoc- Guerrero, pero al llegar al puesto de revisión el conductor no se detuvo –al parecer por una falla mecánica–, arrolló a uno de los soldados y se estrelló contra un poste de energía eléctrica.

Al caer el poste, el área quedó a oscuras y los soldados abrieron fuego. Minutos después el poblado y la carretera fueron sitiados por más de 200 militares.

Luis Ernesto Baray, director del periódico Red Noroeste, informó que dos horas después del incidente persistía la confusión, el tráfico estaba paralizado, no había información oficial sobre el número de muertos y, según testigos, siguieron escuchándose disparos.

Por otra parte, entre la noche del sábado y este domingo se reportaron 12 homicidios en el estado de Chihuahua: ocho en Ciudad Juárez, tres en Nuevo Casas Grandes y uno en Villa Matamoros. La mayoría de las víctimas no han sido identificadas.

En Villa Matamoros, Enrique Barrón Núñez fue ultimado a balazos, y en Nuevo Casas Grandes policías ministeriales localizaron los cuerpos de tres personas que presentaban huellas de tortura y estaban atadas de pies y manos.

 

México, en charola.

Felipe Calderón inicia esta semana su primera visita de Estado a España, el segundo mayor inversionista en México después de Estados Unidos, pero lo hará sin la posibilidad de ofrecer todavía la liberalización en Petróleos Mexicanos (Pemex): La iniciativa de reformas a la industria petrolera permanece atorada en el Congreso mexicano y cada vez hay más dudas acerca de su aprobación, refiere la edición 1649 de Proceso.

No obstante, será su oportunidad para “vender” y defender esta propuesta ante los capitanes de empresa españoles, asegura el economista Alberto Montero Soler, catedrático de la Universidad de Málaga, en entrevista con Proceso “No tengo duda de eso”, añade.

Es aún más enfático: “Yo creo firmemente que esta visita, en un momento en que México se está planteando el tema de la apertura en materia energética, sin duda permitirá abordar aquí la entrada de Repsol a los negocios de Pemex. Será una visita donde se van a acercar los puntos de acuerdo acerca de la presencia de Repsol en el negocio petrolero mexicano”.

El presidente mexicano también llega con la idea de impulsar la inversión de empresas españolas en los proyectos gubernamentales de construcción de infraestructura, como ya lo hizo en febrero de 2007. En aquel periplo de siete días que lo llevó por Alemania, Suiza, Gran Bretaña y España, Calderón ofreció el país al mejor postor para que invirtieran los dueños del dinero en el plan de infraestructura (Proceso 1579).

El embajador de México en España, Jorge Zermeño, anunció que se buscan inversionistas españoles para el plan de infraestructura (aeropuertos, carreteras, trenes&hellipGui?o, al que el gobierno mexicano inyectará 250 mil millones de dólares durante el sexenio.

El funcionario hizo el anuncio durante unas jornadas organizadas en Madrid, el 29 de mayo, por la empresa Alerta, el despacho catalán Cuatrecasas, la entidad gubernamental ProMéxico y la consultora en comunicación política Ostos & Solá, de la que es socio Antonio Solá, el asesor de imagen de Calderón durante la elección de 2006, destaca el reportaje que aparece en Proceso, en su número 1649.

 


Publicado por solaripa69 @ 10:03
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios