Viernes, 13 de junio de 2008

Acusa magistrado a Ortiz Mayagoitia de emprender una “persecución política” en su contra
pedro matías

Oaxaca, Oax., 12 de junio (apro).- El magistrado Francisco Salvador Pérez anunció que acudirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para denunciar la “persecución política” emprendida en su contra por el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Consejo de la Judicatura Federal, Guillermo Ortiz Mayagoitia, a quien acusa de haberle instaurado un proceso “inquisitorial” para separarlo de su cargo por simpatizar con el movimiento de Andrés Manuel López Obrador y de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO).

Como parte de esta “persecución política”, la comisión jurídica de la APPO denunció que Ortiz Mayagoitia decretó, de manera anticonstitucional, que desde el 22 de noviembre de 2006 se le suspendiera del ejercicio de sus funciones de magistrado que desempeñaba como titular del primer tribunal unitario del Décimo Tercer Circuito.

Pérez dijo que el juez aclaró que la suspensión de funciones era de seis meses, la cual se ha prorrogado en cuatro ocasiones. Sin embargo, consideró que es una “pena indebida”, en primer lugar porque no se encuentra prevista en una ley y, en segundo, porque el artículo 23 constitucional prohíbe juzgar a cualquier persona dos veces por el mismo hecho.

Añadió que, consciente de que “estas gravísimas violaciones” cometidas en contra del orden jurídico mexicano no serán reparadas por la SCJN, “aduciendo pretextos legaloides” o no tener facultades para dejar impunes las “monstruosas violaciones que constituyen penas infamantes e inhumanas, privativas y confiscatorias de derechos”, decidió recurrir a
la CIDH.

Su afirmación se sustenta en la denuncia que presentó en enero de 2007 ante la comisión de la SCJN encargada de investigar las supuestas violaciones cometidas durante el movimiento social de Oaxaca en 2006.

Sin embargo, dijo, “hasta ahora no tengo respuesta, y el proceso está pésimamente tramitado, con lo que se violan todas las garantías individuales”.

Añadió que su objetivo de acudir a la CIDH, “es buscar la justicia en el extranjero de la que el régimen mexicano nos priva, desmintiendo así la costosa y escandalosa propaganda que todos los días emiten las altas autoridades del Poder Judicial federal, de que en México existe un reino de la felicidad por la eficaz justicia que imparte ese tribunal”

En síntesis, el magistrado de circuito, Francisco Salvador Pérez, con 35 años de servicio, dijo que “en México el acceso a la justicia es nugatorio o ilusorio”.

Resaltó que lo que desató este procedimiento “inquisitorial”, fue la circulación anónima de un documento donde se pronuncian por el recuento de votos de la elección presidencial de julio de 2006 y donde aparece el nombre del magistrado.

Aunque el magistrado nunca aceptó ser el autor de esa copia simple, el Consejo de la Judicatura federal lo dio por hecho y procedió a su suspensión sin tener derecho a defenderse.

Dijo que esto revela que fue sancionado por simpatizar con el movimiento de López Obrador y por considerarlo afín al movimiento de la APPO, lo que confirma que “el Poder Judicial de la federación actúa no bajo el amparo de la Constitución, sino en muchos de los casos lo hace por consigna política”.

Finalmente, el magistrado dijo que “en el Poder Judicial no estamos en un lecho de rosas porque se nos han suprimido todos los derechos, ya que cuando se nos instaura cualquier procedimiento, estamos atados de pies y manos porque no tenemos ningún medio de defensa legal, ni siquiera al derecho al juicio de amparo”.

Añadió que “lo grave es que a la SCJN no le preocupa aplicar la Constitución. Siempre aplica los criterios más contrarios a las garantías y a los derechos del pueblo mexicano”.

Confía Cárdenas en que el Congreso rechace las iniciativas calderonistas

■ Espera que los foros cambien criterios de diputados y senadores

Alma E. Muñoz

Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano consideró que los debates organizados por la Cámara de Senadores acerca de la reforma energética arrojan buenos resultados, y confió en que cambien el criterio de buena parte de los legisladores para que no se aprueben las iniciativas enviadas por el jefe del Ejecutivo federal, Felipe Calderón Hinojosa, encaminadas a privatizar el petróleo.

“Espero que la reforma se frene y que se le caiga (a Calderón) como se le pueden haber caído otras cosas”, dijo ante académicos, estudiantes y trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), unidad Iztapalapa.

“Yo creo que sí está cambiando el punto de vista de algunos legisladores o de buen número de ellos, que van a tomar en cuenta cómo puede darse el voto (de la ciudadanía) en 2009 (en las elecciones intermedias). Sin duda, el tema petrolero, se hayan aprobado o no las iniciativas, lo van a tomar en cuenta en las campañas electorales”, manifestó Cárdenas después de expresar su apoyo a la realización de consultas ciudadanas sobre el tema.

Al dictar la conferencia El debate por el petróleo, debate por el país, el dirigente perredista señaló que cualquier consulta o sondeo de opinión en este tema es importante, y “habría que apoyar cualquier iniciativa en este sentido, trátese de la planteada por el (jefe de) Gobierno del Distrito Federal o de la que pudiera cubrir todo el territorio nacional”.

Ante decenas de personas que colmaron el salón donde expuso su conferencia, Cárdenas Solórzano fue cuestionado por uno de los asistentes por no aparecer públicamente al lado de Andrés Manuel López Obrador ni de la Convención Nacional Democrática en la lucha en defensa del petróleo.

“Me parece que cada institución o persona, en este caso de acuerdo con sus propios compromisos y convicciones, está haciendo todo lo que le es posible”, respondió.

Mi mensaje, afirmó, lo he llevado en el reciente mes y medio a diferentes puntos del país. “No pretendamos estar todos en el mismo sitio. Qué bueno que hubiéramos compartido aquí con Andrés Manuel y conocer sus puntos de vista sobre la industria petrolera”.

Él, agregó, “está dando su pelea donde cree que le toca darla. Otros estamos donde creemos que somos más útiles. Esto no quiere decir que estemos enfrentados, que estemos contrapuestos. Podemos tener puntos de vista diversos, diferentes, coincidentes, (pero) yo diría que ninguno es contrario a la defensa que se está haciendo del petróleo. Salir de aquí y quedarse pasivo sí sería grave”, opinó.

Más tarde, al preguntarle en entrevista si estaría dispuesto a encabezar alguna movilización en caso de que se aprueben las modificaciones a la ley reglamentaria del artículo 27 constitucional, que permitan al gobierno ceder el sector a la iniciativa privada, Cárdenas sostuvo:

“Bueno, uno no decide quién encabeza. En este caso es importante que cada quien puede echar mano de todos los recursos de que pueda para tratar de frenar una iniciativa como la que se está planteando. Soy optimista y confío en que haya una mayoría en las cámaras (de Diputados y de Senadores) que impida que actividades reservadas a la nación se entreguen a inversionistas privados”.

Espero, reiteró, que el debate en el Senado influya en “las conciencias de los legisladores, que es hacia donde están dirigidas las participaciones, y al conocimiento de la nación”.

El abandono oficial convirtió la petroquímica en chatarra

■ Expertos y empresarios exigen al gobierno invertir en el sector

Roberto Garduño y Enrique Méndez

La industria petroquímica, uno de los pilares del desarrollo económico en países productores de petróleo, en México se abandonó deliberadamente hasta convertirla en chatarra, manifestó la mayoría de los especialistas que acudieron ayer a la Cámara de Senadores a exponer sus propuestas y críticas al sector.

Al abordar el tema de la política e instrumentos para impulsar la industria petroquímica, la mayoría de los ponentes demandó al gobierno federal invertir en esa área productiva. Por el contrario, el director corporativo de operaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex), Raúl Livas, defendió la propuesta del Ejecutivo federal para abrir las puertas del sector a la iniciativa privada, porque “reservar al Estado una actividad no garantiza su eficiencia”.

El control de Hacienda llevó a Pemex a la quiebra técnica

El ex presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación Carlos Mireles consideró que la intervención y el control absoluto de la Secretaría de Hacienda en todas las decisiones de Pemex ha orillado a la paraestatal a vivir en una situación de quiebra técnica.

Sobre el particular, el investigador Antonio Gershenson señaló que el país tiene un camino, y éste es apostar a la autosuficiencia frente al aumento desmedido de la demanda de gasolinas.

“Por el lado de la oferta, además de la necesidad de nuevas refinerías, es urgente la instalación de hidrodesulfuradoras que permitan, entre otras cosas, un uso más amplio del diesel, especialmente en automóviles. Este combustible, además de ser más barato, es más eficiente que la gasolina (la diferencia se calcula en 10 por ciento)”, indicó.

Además, “es preciso estimular la producción de combustibles alternativos, como el etanol, y se deben producir a partir de la caña de azúcar u otros cultivos que no sean alimentos básicos, como maíz o el frijol soya”.

En el caso de la demanda, insistió Gershenson, la eficiencia de energía se presenta como modelo a seguir bajo las siguientes premisas: las flotillas de transporte del sector público deben ser convertidas para que utilicen combustibles alternativos, transferir volúmenes de carga por carretera a los ferrocarriles, alentar el transporte público en ciudades y reducir la importación de gasolinas.

Para el ingeniero petroquímico José Luis Zepeda la relevancia de la industria petroquímica se ha desplomado en los 13 años recientes. La disminución de la participación en el producto interno bruto de México se vino abajo, ya que en 1995 representaba 5.2 por ciento del PIB y en 2007 cayó a 1.9 por ciento.

“Para recuperar el lugar preponderante que una vez ocupó la industria es fundamental que se instrumenten las siguientes acciones, siendo la más importante la realización de inversiones necesarias para que México sea al menos un país autosuficiente en la producción de gas natural y productos derivados de la refinación: adecuar el marco normativo y legal para dotar de autonomía de gestión a Pemex; modificar la visión que se tiene sobre el uso de la riqueza del subsuelo; realizar un cambio profundo y estratégico en el uso de los energéticos, y fortalecer y otorgar facultades a la Comisión Reguladora de Energía con el propósito de garantizar que los términos de contratación entre las empresas del sector energético y sus clientes sean equitativos y competitivos.”

A su vez, el ingeniero Othón Canales recordó que en 2001 se confirmó una visión global para la industria petrolera estatal y se consignó, por acuerdo del más amplio nivel ejecutivo, que la razón de Pemex sería maximizar el valor económico de los hidrocarburos y sus derivados para contribuir al desarrollo sustentable del país. No obstante, agregó, asuntos puramente técnicos se ideologizaron y se generaron filias y fobias, acabando con la industria en general:

“Nunca nadie ha estado en mejor posición para sacar adelante a nuestro país como Pemex; pero, desgraciadamente, al tomar decisiones sesgadas, al no tener una visión común, al ideologizar temas técnicos y por añejos miedos sobre (cómo) controlarla, hemos logrado tener algo que no es gobierno ni es empresa, que se juzga con rigor por ineficiencias inducidas desde ámbitos gubernamentales externos a la misma, que al limitarle los recursos y ejercer un control desproporcionado la han convertido en un Gulliver amarrado, que lejos de atacar desea vehementemente ayudar al pueblo de México, y no lo logra”.

También con una postura critica a la política gubernamental respecto de Pemex, el ingeniero Carlos Mireles recordó que la paraestatal entró en un proceso de desinversión severo al negarle los presupuestos necesarios para su desarrollo:

“Las inversiones que se han realizado en Pemex Petroquímica de 1991 a 2006 fueron de sólo 2 mil 54 millones de dólares, mientras en el mismo periodo la industria petroquímica del sector privado invirtió 12 mil 82 millones de dólares. Desafortunadamente, una pésima decisión de Pemex ha sido el proceso de liquidación de personal, realizando jubilaciones anticipadas y voluntarias, lo que ha provocado el desmantelamiento de técnicos y ejecutivos muy calificados y, como consecuencia, la pérdida de capacidades creadas a lo largo de muchos años.”

Además, cuestionó la política financiera y hacendaria que soporta la paraestatal. A la fecha, puntualizó, los acreedores se están convirtiendo en dueños de Pemex, porque en 1990, a precios constantes, la empresa tenía un patrimonio de 157 mil millones de pesos contra una deuda total de 47 mil millones; para 2003 el patrimonio apenas llegaba a 11 mil millones y el pasivo se elevó dramáticamente a 194 mil millones de pesos.

Esto obedece al trato hacendario que los regímenes de PRI y PAN han impuesto a la empresa: “No podría dejar de mencionar las repercusiones que ha tenido en Pemex la intervención y el control absoluto de la Secretaría de Hacienda en todas las decisiones de la paraestatal, incluidos los precios de transferencia entre las subsidiarias, obligando a Pemex Gas, Petroquímica Básica y Pemex Refinación a vender a Pemex Petroquímica a precios basados en el mercado del sur de Texas, los cuales resultan siempre mucho más elevados”.

Por su parte, Raúl Livas advirtió que el marco normativo de Pemex Petroquímica es inexistente: “Han transcurrido 25 años; la industria no tiene todavía un marco normativo y un orden institucional conducente para promover la inversión. Los complejos se han deteriorado, se desarticularon aún más las cadenas productivas y se perdieron muchos empleos, y el déficit en la balanza comercial en el sector continuó deteriorándose”.


Publicado por solaripa69 @ 10:54
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios