Lunes, 23 de junio de 2008

Más de 160 académicos y especialistas debatirán en la UNAM la reforma petrolera

■ El objetivo es reflexionar y proponer alternativas al plan del Poder Ejecutivo

■ El encuentro durará 5 días y estará abierto a todo el público interesado en el tema

Laura Poy Solano

Con el propósito de realizar un análisis de la realidad energética del país y del papel del petróleo en la economía, política, sociedad y cultura, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) convoca a partir de este lunes al Debate universitario sobre la reforma energética, en el que participan investigadores, especialistas y académicos de la máxima casa de estudios para proponer alternativas y hacer una reflexión ante la iniciativa de reforma petrolera presentada por el Poder Ejecutivo federal en abril pasado.

En un esfuerzo por reunir a las voces más especializadas en el tema energético, la UNAM abrió también un espacio de debate a investigadores y académicos de todas las disciplinas del saber en un encuentro que se realizará del 23 al 27 de julio próximo, y en el que se analizarán temas como los denominados hoyos de dona, las alternativas para evitar una crisis del sector petrolero en el país, o las opciones para evitar la privatización de la sector energético.

Como parte de las acciones para iniciar un debate nacional sobre la reforma energética que se discute en el Senado de la República, la máxima casa de estudios impulsó un formato de participación abierto a todos los ciudadanos, universitarios y no universitarios, para exponer ponencias con diversas problemáticas como el petróleo y el medio ambiente, la formación de recursos humanos especializados en la exploración petrolera, la transferencia de tecnología, la infraestructura energética del país, el fortalecimiento de las finanzas de Petróleos Mexicanos (Pemex), entre otros.

El diálogo se realizará en dos sedes universitarias

El debate se realizará en dos sedes: el auditorio Raoul Fournier Villada, de la Facultad de Medicina, en Ciudad Universitaria, y el auditorio Alfonso García Robles, del Centro Cultural Universitario Tlatelolco.

Contará con la participación de académicos como Rolando Cordera, Jorge Eduardo Navarrete, Claudio Estrada, Aquilino Vázquez, quienes abordarán la política energética de México. Por su parte, Alfredo Jalife Rahme, quien participará en la mesa sobre experiencias internacionales en la construcción de capacidades energéticas y desarrollo nacional, estará acompañado en la mesa de debate por Manuel Becerra Ramírez y Adrián García Saisó.

Entre los temas más importantes del encuentro destaca el análisis de la constitucionalidad de las reformas energéticas; consecuencias políticas, jurídicas y sociales de la reforma petrolera; un diagnóstico general de Pemex, el petróleo en la historia y la cultura de México; fuentes alternativas de energía, las finanzas y el régimen fiscal actual de Pemex; los sistemas de exploración y explotación en materia petrolera, las posibles fuentes públicas y privadas de inversión en la industria petrolera, entre otros.

Dividido en 23 mesas y con la participación de 160 académicos y especialistas, el Debate universitario sobre la reforma energética tendrá participaciones libres con temas como: panorama general en torno a los hoyos de dona en el Golfo de México, análisis comparativo de las reformas energéticas, Pemex un sistema de salud de alto costo, Pemex y los problemas sociales, Reforma energética sólo petrolera, la privatización y el saneamiento en el interior de Pemex Exploración y Producción, Propuesta alternativa para la crisis del sector petrolero, Las fuentes alternas o las alternativas de la energía, La situación financiera de Pemex en el contexto actual. 

El encuentro se realizará de lunes a viernes, a partir de las 9 horas, en ambas sedes, en mesas simultáneas de debate abiertas al público en general.

Las conclusiones serán posteriormente entregas al Senado de la República para ser consideradas en la discusión que realizan los legisladores en torno a esta problemática.

Carta de intelectuales

“La consulta, un logro del movimiento ciudadano”

No se puede ignorar la tensa, muy difícil o trágica situación del país. Entre las demostraciones de que no todos los tiempos son iguales:

Violencia radical del narcotráfico con altísimo costo de vidas (no sólo de los directamente involucrados); crisis del aparato de seguridad nacional; destrucción creciente del tejido social; expansión del miedo y el pánico en amplísimos sectores; carestía insostenible; desastre –reconocido por todos– de la enseñanza pública y la privada; ansiedad por reducir el proceso electoral a una compraventa de votos; crisis acentuada y efectiva del Poder Judicial; apoyo de funcionarios al sistema de ecocidios (sobrexplotación del agua, destrucción de bosques, contaminación) que ratifican la monstruosidad del neoliberalismo; impunidad de los poderosos que se ostentan como la nueva “autoridad moral”; campaña intensa de privatización de los recursos energéticos; funcionarios cuya perma- nencia es un desafío grave a la legalidad (Juan Camilo Mouriño, Ulises Ruiz, Mario Marín); campañas de linchamiento moral de los opositores…

Hay, sin embargo, razones, y muy significativas, para un optimismo racional o, si se quiere, para un replanteamiento positivo de las circunstancias actuales:

–Emergencia de sectores y personas en el análisis de la realidad, las decisiones participativas y las protestas. Las movilizaciones de los últimos tiempos no son calificables de izquierda en el sentido ideológico tradicional, sino como movimientos, de ciudadanía y ciudadanización, conceptos primordiales y ligados ya al fortalecimiento de la soberanía popular.

–Fracaso estrepitoso de los defensores del proyecto de Felipe Calderón en el debate sobre reforma energética. Carecen de argumentos sólidos, se entregan a la inútil y penosa manipulación de leyes y cifras, son inconexos y desinformados por sistema.

–Fracaso notable de los gobiernos sucesivos del PRI y del PAN en la política informativa sobre los hechos básicos del país. Los promotores de la privatización del petróleo se burlan de los mexicanos que no entienden de tecnología y ellos mismos, a la hora de evaluar su proyecto, lo reducen a lugares comunes del autoritarismo cantinflesco. Además, ¿de dón- de proviene la ignorancia de la sociedad en asuntos de extrema importancia? De quienes, mediante la represión y el oscurecimiento informativo de la te-levisión, han alentado por décadas la despolitización y aíslan y persiguen las actitudes politizadas. Los gobiernos federales desalientan desde hace mucho tiempo las acciones de la ciudadanía. También el desbordamiento de la ignorancia afecta en primer término a la clase gobernante, que nunca explica sus proyectos básicos y carece de la costumbre de razonar.

–El gobierno federal aceptó el debate sobre la reforma petrolera y ahora se propone ignorarlo, asfixiar su desarrollo y enterrar sus conclusiones. Con todo, este debate es otro de los signos irrefutables que anuncian una sociedad distinta, que va adquiriendo la capacidad de convocarse a sí misma.

–La clase gobernante fracasó en su intento de impedir por entero la consulta. El propósito de la consulta no es negar las facultades del Congreso, sino rechazar la privatización del punto de vista de la nación y no aceptar que sólo “los expertos” decidan el presente y el porvenir del país. La ciudadanía exige su inclusión en la toma de medidas que la afectan centralmente. Al oponerse a la consulta, la clase gobernante despliega el tamaño de su miedo a los ciudadanos y de su desconfianza ante su escasísimo poder de convencimiento.

–El fracaso impresionante de la derecha, que en décadas no ha ganado una sola de las batallas culturales en el país, no ha conseguido abolir los derechos de las mujeres ni de las mino-rías sexuales, ni ha detenido en lo mínimo el avance de sus odios predilectos: la laicidad, el laicismo, la secularización (e-jemplo reciente: la devolución por parte de la diócesis de Guadalajara de 30 millones para el Santuario de los Mártires). Si en las batallas culturales la derecha viene a menos, estamos aún lejos del respeto a los derechos humanos, del fin del racismo y del reconocimiento pleno a los derechos indígenas.

–Movilización en amplios sectores de la sociedad, que no aceptan como respuesta la frialdad, el azoro, el desprecio, la inercia o el odio de la clase gobernante.

Antes lo dominante fue el pesimismo como determinismo. Hoy las circunstancias han cambiado. Nadie autoriza el optimismo, pero la tesis de la indefensión absoluta de la sociedad es, en última instancia, un comercial más del neoliberalismo.

Así, la consulta sobre la reforma energética es una saludable ampliación de la democracia y un logro del movimiento ciudadano.

Atentamente

Comité de intelectuales en defensa del petróleo

Marco Antonio Campos
Rolando Cordera
Arnaldo Córdova
Laura Esquivel
Bolívar Echeverría
Víctor Flores Olea
Luis Javier Garrido
Héctor Díaz Polanco
Antonio Gershenson
Margo Glantz
Enrique González Pedrero
Hugo Gutiérrez Vega
David Ibarra
Luis Linares Zapata
Guadalupe Loaeza
Lorenzo Meyer
Roberto Morales
Carlos Monsiváis
Jorge Eduardo Navarrete
Carlos Payán

La ignominia de la ley del ISSSTE
manuel fuentes muñiz

México, D.F. (apro).- Posponer la elección del bono del ISSSTE del 30 de junio al 14 de noviembre es un reconocimiento del fracaso del gobierno federal por convencer a los cotizantes de ese sistema para que renuncien a su jubilación.

Apenas 5% ha aceptado recibir el bono a cambio de liberar al gobierno de Felipe Calderón de las responsabilidades de pensión para los beneficiarios y sus familiares.

Esta decisión tiene desesperados a los funcionarios responsables de operar las nuevas reformas de la ley del ISSSTE, sobre todo a Miguel Ángel Yunes, director del instituto, quien, el pasado jueves 12 de junio, anunció “una prórroga” (¿?) para la elección del bono económico que la inmensa mayoría de cotizantes rechaza.

A este servidor público parece que no le han informado que una ley no se puede cambiar nada más así por que sí. El director del ISSSTE no tiene facultades para que con una simple declaración pueda modificar plazos fijados por el Congreso de la Unión en una ley. Aquellos que pretendan hacer cambios sin facultades, es seguro que se meterán en problemas legales de responsabilidad.

El artículo séptimo transitorio de la ley referida establece terminantemente que “a partir del día primero de enero de 2008, los trabajadores tendrán seis meses para optar por el régimen previsto en el artículo décimo transitorio o por la acreditación de bonos de pensión del ISSSTE”.

¿Ahora por qué pretende desconocerla fijando otros plazos? ¿No le resultaron los planes del número de trabajadores que debería aceptar el bono? Es obvio que la cifra de 5% no les gusta y ahora están en un enredo estos funcionarios de escritorio.

El 14 de diciembre pasado, los personajes encargados de “la seguridad social” elaboraron un decreto, puesto a la firma del presidente de la República, de texto lamentable, que refleja el autoritarismo de quien lo redactó y la intención de afectar los derechos humanos laborales a quien está dirigido.

En ese decreto impusieron a las dependencias y entidades gubernamentales integrar una relación de las y los trabajadores que se negaran “…a recibir la notificación o los documentos, o a firmar de recibido y, con el apoyo de un representante del Órgano Interno de Control…”, levantar un acta “…para hacer constar la negativa, señalando en la misma el lugar y plazo en el que el documento de elección estará a disposición de los trabajadores”.

¿Por qué se legítima intimidar a trabajadoras y trabajadores que se nieguen a firmar de recibido un documento? Los cotizantes no deben ser acosados de ninguna forma, mucho menos mediante un decreto presidencial; y ahora, como no les han bastado los seis meses, pretenden un plazo mayor para presionarlos.

La Asociación Nacional de Abogados Democráticos (ANAD) presentó una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) desde el 25 de marzo pasado cuestionando la afectación a los derechos humanos de este seudo-reglamento, pero a este reclamo en contra de las autoridades federales ni siquiera se le ha dado trámite.

Graves violaciones

Ahora se encuentra a prueba la imparcialidad de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), la que debe resolver las graves violaciones constitucionales en los derechos de los trabajadoras a quienes se impuso la ley del ISSSTE, y que enumero enseguida:

Se incrementaron los requisitos de edad (60 años de edad en hombres y 58 años en mujeres) y años de cotización para el disfrute de la jubilación (hombres 30 años y mujeres 28 años)

Se aumentaron las cotizaciones de 8% en los salarios que señalaba la ley anterior hasta 10.625% con la nueva legislación.

Se impone a las y los trabajadores cotizantes a elegir forzosamente, durante los meses de enero a junio de 2008, entre el régimen previsto en el artículo décimo transitorio o por la acreditación de los bonos del ISSSTE para renunciar a su jubilación (ahora quieren prolongar el plazo).

El artículo décimo transitorio de la ley del ISSSTE anula a partir del 2018 el derecho a obtener una pensión de cesantía en edad avanzada.

El décimo transitorio conlleva, en el caso de los riesgos de trabajo, a desnaturalizar la seguridad social al permitir que sean aseguradoras privadas las que otorguen una renta vitalicia en relación con lo aportado por la o el trabajador cotizante.

El artículo décimo transitorio impone un mínimo de 15 años de cotización para tener derecho a una pensión por invalidez o a la pensión de los familiares derivada del fallecimiento del o la trabajadora.

El artículo décimo transitorio anula el derecho a favor de los familiares cuando la o el jubilado, o en retiro por edad y tiempo de servicios o cesantía en edad avanzada, hubiere fallecido.

Se anula la prestación a los familiares de las y los derechohabientes por concepto de gastos funerarios cuando un o una pensionista ha fallecido.

Se establece la subrogación de servicios a terceros que presta dicha institución privatizando de hecho su función.

Desaparece el derecho del pensionado por jubilación, retiro por edad y tiempo de servicios, cesantía en edad avanzada e invalidez a la gratificación o aguinaldo.

Se individualizan las cuentas de las y los cotizantes, cancelando el carácter solidario de la seguridad social.

Se anula el carácter tutelar de la legislación de seguridad social, convirtiéndola en fiscal al cancelar la participación de la autoridad laboral en la solución de los conflictos que se llegaran a suscitar derivados de la jubilación, dejando exclusivamente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público la interpretación y aplicación de las normas en esta materia.

Finalmente se abroga la ley del ISSSTE reduciendo y eliminando derechos de los trabajadores cotizantes que ya laboraban con fecha anterior al 31 de marzo de 2007 afectando derechos ya adquiridos.

Esta ley del ISSSTE representa la ignominia de este gobierno y un atropello a los derechos de los y las trabajadoras. ¿Hasta cuándo?

Manuel Buendía, otra versión del crimen
pedro zamora

Colima, Col., 23 de junio (apro).- A 20 años del crimen del columnista Manuel Buendía Tellezgirón, surge una nueva versión sobre las razones que tuvieron sus victimarios para asesinarlo.

Según un documento de la extinta Dirección Federal de Seguridad, en los últimos años de su vida el autor de la columna Red Privada se había puesto “al servicio del comunismo”.

El análisis de la DFS, que no se conocía hasta ahora, fue elaborado el 19 de junio de 1984, es decir, 20 días después del asesinato del periodista.

De acuerdo con el documento, “Buendía se dejó convencer hace unos cuantos años por Enrique Ramírez y Ramírez, Elena Poniatowska y Francisco Martínez de la Vega, para que cambiara de chaqueta (sic) ideológica y se pasara, en un solo viaje, desde la extrema derecha confesional hasta la punta extrema de la izquierda marxista”.



Añade: “De seminarista intolerante, de fanático intransigente que muchas veces sintió ganas de abofetear a (Sergio) Méndez Arceo (exobispo de Cuernavaca), pues no aceptaba el ‘aggiornamiento’ de la iglesia, (Buendía) pasó a ser el artillero preferido del marxismo o KGB, con los cañones de grueso calibre de la casa Excélsior”.

Elaborador por Jorge Joseph, quien de 1960 a 1963 fue alcalde de Acapulco, Guerrero, y durante varios sexenios fue informante y analista político del gobierno federal, consta de 13 cuartillas.

En su libro La otra guerra secreta. Los archivos prohibidos de la prensa y el poder, Jacinto Rodríguez Munguía señala que Jorge Joseph Piedra --quien públicamente se desempeñaba también como periodista-- formó parte del grupo de agentes confidenciales de la Secretaría de la Presidencia de la República en el sexenio de Gustavo Díaz Ordaz, y se habría mantenido hasta el salinismo como uno de los hombres cercanos al poder.

Titulado “Manuel Buendía Téllez Girón (sic), errores de investigación y pistas posibles”, el análisis elaborado por Jorge Joseph para la DFS desliza, entre otras, la hipótesis de que el periodista pudo haber sido asesinado por “el comunismo”, que “devora a sus propios hijos cuando (le) conviene”.



Argumenta: “Es cosa sabida que el marxismo dispone de la más poderosa y efectiva máquina propagandística, que le permite fabricar en serie y a voluntad héroes y dioses. Por ello, de un piojo armó un caballero en el caso de Buendía Téllez Girón (sic). Como en el periodismo el bando rojo carecía de figuras, sino de infanterías adocenadas, hizo de Manuel un santón, al que tal vez --y no es aventurado decirlo-- haya asesinado para tener un mártir con quien golpear al gobierno mexicano y a la CIA, ya que su muerte violenta sólo beneficia a la causa de la URSS, Cuba, Nicaragua y Salvador guerrillero”.



De acuerdo con el documento, la fecha del “espectacular asesinato” fue estratégica, pues ocurrió a una semana del Día de la Libertad de Prensa y cuando “había indignación nacional” por las incriminaciones del periodista estadunidense Jack Anderson contra el presidente Miguel de la Madrid, lo que “puso un marco sin igual de trompetería, pues movió a toda la izquierda periodística en clamorosa gritería que durante una semana o más aturdió a la nación”.



Luego de señalar que la situación de Nicaragua era desesperada, ante la “presión demoledora” de Estados Unidos, el informe de la DFS expone: “Bien pudo venir de Managua el que quitara la vida a Buendía para culpar a la CIA y a (Ronald) Reagan, o para precipitar una crisis política como la que en Nicaragua ocasionó la muerte del periodista (Pedro Joaquín) Chamorro, a quien por cierto Anastasio Somoza no mató siendo su mortal enemigo, porque no le convenía.



“Tal vez calcularon que Buendía tendría tal arrastre de opinión que el pueblo se levantaría contra el gobierno, porque no les da toda la ayuda que requieren. Claro, querrían que el Ejército fuera a Nicaragua a batir a los ‘contras’. Creen los gobernantes de Managua que De la Madrid tiene un secreto entendimiento con Reagan y que sólo finge ayudar, pues en lo exterior se maneja con la izquierda, pero en política interior mexicana pega con la derecha”.



Y sugiere: “El matón de Buendía tiene todo el aspecto de nicaragüense o salvadoreño, o tal vez cubano. ¿Será?”.



En otro de sus apartados, el informe asevera que, en sus primeros días, la investigación policial relacionada con el asesinato de Manuel Buendía —del que se cumplieron 24 años el 30 de mayo pasado-- transitaba por senderos equivocados.



Explica: “Investigan el crimen en que perdió la vida ‘un periodista valiente, veraz y honorable’, y por ese camino jamás darán con la pista que los lleve al autor intelectual. Buendía no fue honorable, ni veraz ni valiente. Fue un gánster del periodismo, que hizo de la extorsión, de la injuria y de la calumnia sus armas estelares para ser adinerado”.



El documento cuestiona el hecho de que los investigadores del homicidio buscasen al autor intelectual entre los personajes de quienes Buendía se ocupó en su columna.



“Los investigadores han errado el camino de ‘pe’ a ‘pa’. Consideran sospechosos a Jorge Díaz Serrano, La Quina (Joaquín Hernández Galicia), (Salvador) Barragán, Rubén Figueroa, (Carlos) Jonguitud, etc., a juzgar por el número de veces e inquina con que los fustigó Buendía. Esos jamás pudieron ni pensaron hacerlo porque desde que fueron zarandeados se convertían en primeros sospechosos en caso de crimen”.



Razona que Figueroa, Díaz Serrano, La Quina y demás sospechosos “nunca se tentaron el corazón para suprimir definitivamente a sus enemigos, pero siempre y cuando no se comprometieran”.



El autor intelectual de la muerte de Buendía, advierte el análisis, nunca fue atacado en “Red privada”, porque “cedió a la extorsión y dio el dinero exigido o porque fue una futura víctima que tal vez prometió pagar su cuota, y en vez de ello lo hizo matar sin comprometerse”.



En su reporte entregado a la DFS, Jorge Joseph presentó una lista de los que, bajo su lógica, consideraba sospechosos del crimen, pues habrían sido extorsionados por Buendía.



Entre ellos, estaban el exdirector de la Industria Azucarera, Jorge Cano Escalante quien, según el documento, habría estado implicado en la muerte de varios dirigentes cenecistas; los médicos Eduardo Echeverría Álvarez y Rafael Moreno Valle, presuntos involucrados en tráfico de órganos, y el entonces gobernador de Zacatecas, J. Guadalupe Cervantes Corona, por asuntos de su vida privada.



También menciona entre los sospechosos al exsecretario de Gobernación Enrique Olivares Santana y al exdirector de Banobras, Jesús Robles Martínez, quienes le habrían pagado para que no afectara sus carreras políticas, y hasta el entonces director de Excélsior, Regino Díaz Redondo, aparece en la lista de posibles autores intelectuales, pues “Buendía tenía como su más alta meta ser el director general de Excélsior”, en tanto que “Regino huyó de España no por sus convicciones, muy discutibles, sino por delitos de sangre”.



Aunque Jorge Joseph jamás lo mencionó como sospechoso en su análisis entregado a la DFS, años después el titular de ésta dependencia, José Antonio Zorrilla Pérez, fue procesado y condenado como autor intelectual de la muerte de Manuel Buendía.



Joseph Piedra falleció 19 años después de haber escrito ese informe, el 23 de junio de 2003, a los 92 años de edad.



Unas semanas después, como exalcalde recibió un homenaje póstumo en el ayuntamiento de Acapulco, en un evento donde fue exaltada su labor como “luchador social” y presidente de la Federación de Maestros, además de que, según dijo la secretaria del ayuntamiento, María de la Luz Núñez Ramos, “fue uno de los 15 mejores periodistas de su tiempo, al recibir el Premio Nacional de Periodismo en 1947 y el Premio del Mejor Reportero en 1952”.

 


Publicado por solaripa69 @ 10:18
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios