Mi?rcoles, 25 de junio de 2008

Opositores de la reforma califican de confiscatorio el régimen fiscal de Pemex
jenaro villamil

* Ifigenia Martínez, Arturo Huerta y Cordera coinciden: las iniciativas no plantean una esquema de planificación de la industria

México, D.F., 24 de junio (apro).- El subsecretario de Hacienda, Alejandro Werner, defendió el esquema fiscal de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la apertura de los sectores de petroquímica y refinación, así como la emisión de “bonos ciudadanos”, mientras que Ifigenia Martínez, Rolando Cordera y Arturo Huerta González lo consideraron “confiscatorio” y criticaron las iniciativas presidenciales por no plantear un esquema de planificación de la industria.

En el duodécimo debate sobre la reforma energética que realiza el Senado de la República, salieron a relucir cifras dramáticas sobre el descenso de la producción petrolera –una caída de 312 mil barriles diarios, equivalentes a un año de presupuesto del programa Oportunidades-, así como el tema de la extracción en aguas profundas que, según Rogelio Gasca Neri, exdirector de la Compañía Federal de Electricidad, no generará la producción requerida para compensar la declinación petrolera del pozo Cantarell y, al contrario, puede generar pérdidas por más de 500 mil dólares.

Uno de los puntos fundamentales del debate fue la necesidad de una reforma fiscal que le permita a Pemex reinvertir. Sin embargo, se caracterizó por las diferencias entre los ponentes sobre la apertura a la inversión privada en áreas de petroquímica y refinación “que no generan renta petrolera”, según cuatro de los ocho participantes.

El primer especialista, el economista Arturo Huerta González, advirtió que las iniciativas del presidente Felipe Calderón, lejos de resolver los problemas en el sector “los empeorará”, ya que “las empresas que se establezcan ahí no permitirán que se les grave por arriba de los estándares internacionales”.

“Si bien la renta petrolera es de la nación y no de Pemex, esta industria presenta un carácter estratégico fundamental, por lo que debería replantearse el régimen fiscal al cual está sujeto, a fin de liberarle recursos para potenciar su desarrollo”, afirmó Huerta.

Criticó también la propuesta de los “bonos ciudadanos” porque son los precursores de la bursatilización futura de Pemex y “el grueso de las ganancias de dichos recursos se quedan en poder de las instituciones financieras”.

El segundo participante fue el economista Rolando Cordera, integrante de la Junta de Gobierno de la UNAM. De entrada, criticó que se haya destinado la renta petrolera al gasto corriente, y subrayó que se ha postergado “una reforma fiscal a fondo gracias a la renta petrolera, sin hacernos cargo del desperdicio que supone sobreexplotar un recurso extraordinario que debió haberse invertido en ampliar nuestra capacidad productiva”.

Cordera reiteró que la renta petrolera no le pertenece a Pemex ni al gobierno, sino a la nación; y criticó que la elevada renta generada por la industria de hidrocarburos no ha sido parte de una estrategia de modernización y desarrollo económico.

“O se usa para expandir nuestras capacidades productivas generales y cruzar con éxito la transición energética o nos resignaremos a ser por un rato más un país buscadores de renta que la privatización sólo exacerbará”, afirmó Cordera, integrante del Comité de Intelectuales en Defensa del Petróleo, que se ha opuesto a las iniciativas de Calderón.

Rogelio Gasca Neri, actual consultor de diversas empresas en áreas de energía, infraestructura, transporte y finanzas, abogó por la apertura privada en el sector, pero orientada a la extracción en aguas someras y en tierra; y no en las aguas profundas.

Su presentación fue profusa en cifras alarmantes que acreditaban un panorama pesimista. “A mayo de 2008, la producción de Cantarell ha caído 1.13 millones de barriles de petróleo crudo diarios, y el precio de venta del crudo maya, fue de 101.22 dólares por barril, lo que significa una caída de 42 mil millones de dólares”, calculó Gasca Neri.

También advirtió que para el 2015 Pemex será importador abiertamente de petróleo crudo y que todo indica que para 2012 la producción de la paraestatal será inferior a los 2.2 millones de barriles, por tanto, “el futuro de la renta petrolera no se ve bien”.

Ifigenia vs Werner

Le correspondió a la maestra Ifigenia Martínez, reconocida por varios de los presentes como formadora de generaciones de economistas, puntualizar en las definiciones sobre la renta petrolera, que claramente se contrapusieron a la del subsecretario de Hacienda, Alejandro Werner.

“Los economistas hemos denominado renta petrolera, al ingreso por la venta de un recurso no renovable, cuyo precio se fija en el mercado mundial, independientemente de su costo de producción”, afirmó la exdirectora de la Facultad de Economía de
la UNAM.

La renta petrolera “debe reinvertirse en la ampliación de la capacidad productiva del sector y del país, para transformar así, el beneficio obtenido de un recurso no renovable, propiedad de todos, en un capital productivo, generando permanentemente bienes, ingreso y empleo”, sintetizó Martínez.

La exfundadora de la Corriente Democrática del PRI subrayó que desde 1982, con la llegada de los tecnócratas a los cargos claves de la conducción política y económica, se agudizó la crisis en Pemex.

“El desastre en el manejo de operación de Pemex se ha minimizado y disfrazado debido a la ausencia de un sistema de planeación nacional”, denunció Ifigenia Martínez, quien acusó a la Secretaría de Hacienda de haber aumentado “inmoderadamente” la carga fiscal de Pemex. “Se desvía la renta petrolera para pagar la deuda externa”, advirtió.

Al mismo tiempo, rechazó que la renta petrolera tenga alguna relación con el recurso fiscal denominado “derechos”, término engañoso, ya que el petróleo es un bien propiedad de la nación y no del gobierno federal, además de ser no renovable.

En clara contraposición, el subsecretario de Hacienda, Alejandro Werner, defendió la reforma fiscal de 2005 y 2007, y su impacto positivo en Pemex. Además, defendió las iniciativas del presidente Calderón, así como la emisión de “bonos ciudadanos” y otros mecanismos financieros para incrementar la renta petrolera.

Duramente criticado también por Rolando Cordera, Werner no recibió aplausos de la audiencia.

“El régimen fiscal, después de las modificaciones realizadas en los años 2005 y 2007, genera los incentivos adecuados para extraer la renta en forma neutral, esto es, no alterar las decisiones de inversión, exploración o explotación de la empresa”, adujo Werner.

Ante las críticas sobre la excesiva carga fiscal sobre Pemex, el funcionario egresado del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), advirtió que el problema de la paraestatal “es estructural, no fiscal”; y defendió las iniciativas enviadas por el gobierno federal porque establecen “un régimen fiscal que reconoce la complejidad geológica (sic) de las áreas en que Petróleos Mexicanos tendrá que encontrar los nuevos yacimientos”.

Apertura en petroquímica y refinación

Los otros participantes, Alejandro Reynoso del Valle, economista del ITAM; Ernesto Marcos Giacoman, exfuncionario y “consultor independiente” en temas de energía, así como Alejandro Hernández Delgado, profesor también del ITAM, defendieron la posibilidad de abrir la inversión privada a los sectores de petroquímica y refinación “que no generan renta petrolera”.

Reynoso, expresidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) y actual director de Estudios Económicos del Banco de México, expuso una serie de instrumentos financieros y bursátiles para “construir y distribuir las rentas empresariales de Pemex”.

Entre esos mecanismos, habló de “vehículos estructurados, el uso de los Fideicomisos de Infraestructura y Bienes Raíces (Fibras) y vehículos de coinversión”. Todos ellos, abundó, se podrán aplicar con un “gobierno corporativo con una mayoría de consejeros independientes y una representación sustantiva de los trabajadores que podrían asociarse directamente por la vía de las coinversiones en Pemex”.

Giacoman, presentado como exmiembro del Consejo de Administración de Repsol, la empresa petrolera española, insistió en que las actividades de refinación y petroquímica “no generan renta petrolera” y es deseable la participación privada en ambos rubros.

■ Abre la puerta a injerencia de trasnacionales, advierten en Tlatelolco

Exigen expertos a Calderón no engañar con iniciativa petrolera

■ Lamentable, que se pliegue tan dócilmente a los intereses de EU, dicen

Patricia Muñoz Ríos

La reforma de Pemex que propone el presidente Felipe Calderón abre la puerta para que las “trasnacionales tengan injerencia directa en el manejo de la política petrolera del país, en la producción y en los campos petrolíferos”, advirtieron catedráticos e investigadores de la UNAM.

En el segundo día del debate que organizó la máxima casa de estudios del país, sostuvieron que la iniciativa reduciría a México al papel de “anfitrión” de los inversionistas extranjeros y “recepcionista” de los productores de gas de todo el mundo.

Asimismo, llamaron al gobierno a “no engañar” y reconocer que tras la iniciativa se esconden los intereses depredatorios de las trasnacionales, que “van por todo”, y señalaron que sería irresponsable dejar a las empresas privadas el manejo de la renta o de la riqueza petrolera.

Y mientras el debate continúa, Pemex sigue siendo la “caja chica” del gobierno federal; no hay entrega de cuentas sobre el destino de los excedentes petroleros y la corrupción permea tanto en el sindicato de la paraestatal como en la misma empresa, según apuntaron.

En las mesas que se llevaron a cabo en el Centro Cultural Universitario de Tlatelolco, Víctor Flores Olea, miembro del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM, indicó que “resulta lamentable que la iniciativa de reforma petrolera de Calderón se pliegue tan dócilmente a las urgencias y necesidades de Estados Unidos”.

El ex diplomático y encargado del programa universitario El mercado en el siglo XXI dijo que si se impusiera esta iniciativa tal como está, “el futuro del país será funesto”. Asimismo, consideró una irresponsabilidad trasladar a las empresas privadas el manejo de la renta o de la riqueza petrolera; indicó que Pemex sigue siendo la “caja chica” del gobierno, e incluso no se han entregado cuentas sobre los excedentes petroleros y existe la impresión de que no han servido para mitigar las carencias del país.

A su vez, la doctora Rosío Vargas, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, alertó que el Acuerdo de Seguridad para América del Norte (ASPAN) advertía que la apertura del sector al capital privado es una exigencia de las grandes corporaciones del petróleo y del gas.

Dijo que con esta iniciativa, “la posibilidad real de que las trasnacionales tengan injerencia directa en el manejo de la política petrolera, en la producción y en los campos petrolíferos es absoluta y total”.

El discurso oficial pretende hacernos creer que se quiere resolver el problema de producción en México, pero si se analiza con cuidado, el objetivo de la reforma es una “visión depredadora de los países industrializados, que no ven los límites geopolíticos”.

El catedrático Jacinto Viqueira Landa, de la Facultad de Ingeniería, planteó que la propuesta del gobierno panista “está motivada más por preocupaciones económicas y fiscales que por cuestiones energéticas y ambientales”, en tanto que el doctor Mariano Bauer Ephrussi, del Instituto de Física de la UNAM e investigador del Instituto Mexicano del Petróleo, señaló que “en el país no existe una política energética, nunca ha existido”.

Rafael Loyola, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, habló de la corrupción en que está inmersa la paraestatal; la iniciativa alude a este problema, pero no plantea un mejor modelo de regulación a la misma, dijo. Hizo ver que, además, el proyecto se encamina a limitar la participación del Estado en la actividad petrolera.

En la mesa Política energética de México, el director de la Facultad de Economía, Roberto Escalante, destacó que mientras Pemex siga siendo parte del presupuesto, no podrá contribuir al desarrollo nacional. Propuso que la paraestatal tenga autonomía de gestión, con una reforma que transparente las operaciones financieras y ataque la corrupción de que ha sido objeto, y ello se acompañe de una transformación sindical que no cancele los derechos de los trabajadores.

El consenso entre los catedráticos e investigadores es que la reforma energética podría propiciar el agotamiento apresurado de las cuencas maduras del país y que la reforma es necesaria, pero “no conforme al proyecto presentado por el gobierno”.

Llegó la mezcla mexicana a 118.05 dólares, 69.05 más de lo previsto en el presupuesto

Notimex, Afp y Reuters

La mezcla mexicana de exportación cerró la jornada del martes con un nuevo récord de 118.05 dólares por barril, con un avance de 54 centavos de dólar respeto a la jornada previa, informó Petróleos Mexicanos (Pemex).

Con esta nueva marca suman 31 los récords alcanzados en lo que va del año, 11 más que los reportados durante todo 2007 y con una diferencia de apenas 12 centavos con respecto al último histórico registrado el pasado 11 de junio. La cotización es 69.05 dólares más que lo presupuestado por el Congreso.

Desde la víspera, el crudo nacional comenzó a recobrar fuerza, a pesar de que se anticipaba una baja en los precios a nivel internacional, tras el anuncio de Arabia Saudita de elevar su producción en 200 mil barriles diarios para estabilizar el mercado.

La consultora Bursamétrica también reportó resultados al alza en los precios de los crudos de referencia, debido al comportamiento del dólar, el cual cedió terreno frente a las principales divisas en los mercados internacionales.

En Nueva York y Londres, el precio del petróleo se acercó a su récord de 139.89 dólares, en un mercado inquieto por las tensiones sobre la oferta de crudo y a la espera de la decisión de política monetaria de la Reserva Federal, donde también pesa la tensión entre Irán e Israel.

El crudo estadunidense subió 26 centavos, a 137 dólares el barril, después de cotizar a 138.75 dólares, mientras que el crudo Brent de Londres ganó 55 centavos, para cerrar a 136.46 dólares por barril.

Los precios subieron durante la jornada por rumores de un ataque sobre las instalaciones nucleares de Irán, al tiempo que el presidente de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el argelino Chakib Jelil, advirtió que los precios del petróleo no bajarán y añadió que el grupo “ya hizo cuanto podía” para revertir la tendencia alcista.

Por su parte, en Washington, el director del Comité del Senado de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales exigió al gobierno de Estados Unidos intervenir con nuevas regulaciones para dominar la excesiva especulación en los mercados de materias primas, que ha elevado los precios para los consumidores.

La OPEP insiste que los suministros son amplios y responsabiliza por el alza de los precios a especuladores, aunque el mayor exportador mundial, Arabia Saudita, anunció el fin de semana en una reunión entre países productores y consumidores que elevará la producción en un intentó de enfriar los mercados.

Kuwait, uno de los pocos miembros de la OPEP con capacidad adicional de producción, aumentará su bombeo de petróleo en 300 mil barriles por día, comenzando a mediados de 2009, reportó la agencia de noticias estatal KUNA.

El alza del costo de los combustibles ha perjudicado las economías de naciones consumidoras y provocado protestas en todo el mundo. El mercado también está esperando los datos semanales de inventarios de petróleo de Estados Unidos que se divulgarán el miércoles.

La Comisión de Negociación de Futuros de Materias Primas ha sido acusada por legisladores de no haber sido lo bastante dura con los especuladores.

“La constante alza del costo de alimentos y energía no es simplemente resultado de fuerzas naturales del mercado en funcionamiento”, añadió el senador Joseph Lieberman, en una audiencia sobre especulación en los mercados de materias primas.

 


Publicado por solaripa69 @ 13:39
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios