Martes, 08 de julio de 2008

Franco Vargas operando en la impunidad: Ucizoni

Principio del formulario

Final del formulario

 

La impunidad persiste en Oaxaca a pesar de los numerosos informes emitidos por organismos nacionales e internacionales donde se reconoce la existencia de graves actos violatorios a los derechos humanos de simpatizantes del movimiento magisterial y popular, afirmó el coordinador de Programas de la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (UCIZONI), Carlos Beas Torres.


OCTAVIO VÉLEZ ASCENCIO

Si bien uno de los principales responsables de la represión fue removido de su cargo, el ex secretario general de Gobierno, Jorge "El Chucky" Franco Vargas, "sigue operando tras bambalinas" al ser designado como presidente del Comité estatal del PRI.

Además, expuso que la mayoría de los mandos policíacos responsables de la represión han dejado sus cargos, algunos murieron en condiciones extrañas, otros salieron del estado y uno de ellos se encuentra arraigado y sujeto a investigación por la desaparición de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, miembros del Ejército Popular Revolucionario (EPR).

Pero ninguno, subrayó, hasta ahora ha sido sancionado por los crímenes de lesa humanidad cometidos durante los años 2006 y 2007.

Destacó que aparte del castigo a los culpables de crímenes de lesa humanidad, también existen grandes pendientes, como la pobreza, la injusticia y la violencia vivida por generaciones de oaxaqueños.

Todo esto ---subrayó---, persiste y sólo podrán ser erradicados "por una transformación profunda, pero hasta ahora la movilización ciudadana no ha logrado hasta esos cambios significativos en la vida de la sociedad oaxaqueña".

Beas Torres dijo que esto solamente se podrá lograr por la intensa y unitaria movilización ciudadana acompañada necesariamente de la solidaridad activa de grandes sectores del pueblo mexicano.

"Lo que reclama el pueblo de Oaxaca va más allá de Oaxaca, es la democratización real del país y no la farsa en la que vivimos a diario", remarcó.

 

Construye Homex viviendas sin drenaje
Misael Sánchez / Tiempo

[01:43] A pesar de la inconformidad que provocó la comercialización de más de 500 departamentos con fallas estructurales en el fraccionamiento Punta Vizcaya, la empresa Homex S.A. de C.V. construye otras 82 viviendas a un costado de la unidad habitacional de El Rosario, en el municipio de San Sebastián Tutla, sin que cuente con servicio de drenaje.
“No vamos a permitir la conexión de descargas residuales de otras 82 viviendas a nuestro sistema de drenaje”, dijo ayer Rafael Zanabria González, dirigente del Comité Vecinal del Fraccionamiento El Rosario.
En su edición de ayer Tiempo publicó que los más de 500 departamentos que vendió la constructora Homex –presuntamente vinculada a los hijos de Martha Sahagún de Fox— en Punta Vizcaya están convertidos en una “bomba de tiempo” con daños estructurales y con problemas de fugas y filtraciones de agua en cada espacio construido en 55 metros cuadrados.
El dirigente vecinal dijo que un estudio realizado por especialistas determinó que la infraestructura del sistema de drenaje de El Rosario es para 2 mil 73 viviendas, a pesar de lo cual el año pasado se permitió que la constructora Homex S.A. de C.V. conectará el servicio de los 582 departamentos que construyó al drenaje de esa unidad habitacional.
“Los de Homex vendieron los departamentos al público ofreciendo los servicios de preescolar, primaria, secundaria, preparatoria y mercados públicos con que cuenta fraccionamiento El Rosario”, dijo.
Zanabria González dijo que en los días siguientes los habitantes del fraccionamiento se reunirán para tomar acuerdos y que por lo pronto es total el rechazo a la conexión del drenaje que pretende hacer Punta Vizcaya.
“El problema no es con quienes adquirieron vivienda, sino con la empresa Homex”, dijo luego de señalar que hasta en época de sequía se ha salido el sistema de drenaje por las descargas de Punta Vizcaya.
Insistió que la capacidad del drenaje de El Rosario ya es insuficiente para captar descargar otra unidad habitacional.
Tras reportar el robo de su vehículo particular, en la víspera, también denunció que, a raíz de la construcción del fraccionamiento en el lugar, aumentaron el tráfico de automóviles, la inseguridad, el deslave de escombros y el robo a casas habitación.
Asimismo denunció que antes, en el mes de julio, era una costumbre de los habitantes de esa zona acudir al cerro a cortar azucenas, sin embargo, con el argumento de que el fraccionamiento Punta Vizcaya es privado, ahora no los dejan pasar por el lugar.
Luego de informar que no se ha llegado a acuerdos con la autoridad municipal de San Sebastián Tutla, expresó que existe disposición, pero todavía no se soluciona al 100 por ciento la problemática de Punta Vizcaya.
Apuntó que las 82 viviendas que construye la empresa Homex S.A. de C.V. junto a los edificios de departamentos, también iban a ser del mismo tipo, pero que los padres de familia de la Escuela Primaria “Rosario Castellanos” lo impidieron.
“La empresa Homex, edificadora de Punta Vizcaya debe construir su drenaje alterno. Los vecinos de El Rosario no vamos a permitir que se conecten sus descargas a nuestro sistema”, advirtió luego de señalar que en los días siguientes los vecinos tomarán acuerdos para evitar más atropellos.

 

 

PETICIÓN DE SOLIDARIDAD Y APOYO A VOCAL Y AL MOVIMIENTO SOCIAL EN OAXACA                                                             

 

Escrito por VOCAL   

lunes, 07 de julio de 2008

Quienes formamos parte del espacio Voces Oaxaqueñas Construyendo Autonomía y Libertad (VOCAL) queremos denunciar mediante esta carta el grave clima de hostigamiento, criminalización y persecución que el gobierno de Ulises Ruiz Ortiz y los medios de comunicación locales han desatado en los últimas semanas en contra de algunos integrantes de nuestro espacio de manera directa.

La represión, en particular, comenzó a agudizarse tras lo ocurrido el día 20 de junio del 2008 en Zaachila, municipio donde el pueblo organizado impidió la presencia de Ulises Ruiz Ortiz en un acto público convocado por el gobierno del municipio de Zaachila.

Culpan a personas de nuestro espacio como iniciadoras de la violencia, cuando dicha violencia fue provocada por el presidente municipal priista de este municipio Noe Perez, y su padre el señor Natalio Pérez, quienes
con pistola en manos, balaceó al pueblo que de manera pacífica protestaba en legítima defensa por la imposición de la presencia de Ulises Ruiz Ortiz en sus tierras. La agresión de estas personas consta en la evidencia de fotografías y vídeos.


Sin embargo, los medios de comunicación locales en consonancia con las declaraciones de Ulises Ruiz y otros funcionarios del gobierno, han dispersado por varios días por televisión, prensa escrita y radio la
información de que fueron algunos maestros del pueblo de Zaachila, el "alebrije" (David Venegas) y los integrantes de VOCAL que provocamos la violencia en Zaachila, amenazando a través de los mismos medios de comunicación que se aplicaría todo el peso de la ley en contra de quienes, según ellos provocaron la violencia, culpando como siempre a la organización del pueblo que se encuentra viva como movimiento. Ante dicha resistencia el gobierno responde con claros señalamientos para desvirtuar la organización del movimiento en Oaxaca, a través de sus sucias estrategias de siempre: busca lideres para poder cooptar, reprime, bloquea
páginas de información alternativas, detenciones en aumento de compañeros grafiteros que les golpean y sueltan, así como señalamientos falsos e intimidación hacia todos los espacios en lucha del movimiento que no están dispuestos a negociar con la dignidad de la resistencia, la cual se visibiliza en la reorganización que existe como pueblos, desde las bases, por colonias, barrios, colectivos y espacios al retumbar las calles el
pasado 14 de junio del 2008. A la par de estos hechos incrementa la presencia policiaca, y piden más fuerza federal.

Nuestro acoso como espacio han sido señalamientos de manera directa en noticias difundidas en el canal estatal de televisión: canal 9, fotografías de varios integrantes de VOCAL; Silvia Gabriela Hernández
Salinas, Efraín López, Eduardo, Rubén Valencia y David Venegas Reyes, asegurando en estos mismos medios que existían ordenes de aprehensión liberadas en contra de todos estos compañ[email protected] y que la detención se
realizaría en cualquier momento. Nos acusan de ser provocadores de la violencia en nuestro estado de Oaxaca, con la clara intención de justificar la represión, la cárcel e inclusive la desaparición en nuestra contra que hacen gobierno en complicidad con algunos medios de comunicación a su servicio.

Nuestro caso no es un ejemplo aislado, por el contrario, es un síntoma de la ola represiva contra el resto de compañeros y compañeras del movimiento social oaxaqueño que se ven hostigados por la presencia policíaca permanente. La presencia policiaca en los domicilios particulares y en los lugares de reunión de varios de nosotros y nosotras es una constante. El riesgo de ser detenidos lo consideramos latente y muy probable.
Esta situación nos lleva a hacer pública este clima de represión y ostigamiento. No vamos a permitir que continúen los acosos, pues demuestra el clima de represión en contra de quienes participamos en el movimiento social oaxaqueño por parte de instancias de los gobiernos estatal y federal. Los motivos verdaderos por los que en este momento la represión del estado está orientada hacia nosotros y nosotras que formamos parte de VOCAL, así como en otras ocasiones lo han orquestado con otros compañ[email protected] del movimiento, es por la consecuencia, por nuestra participación clara, pública y pacifica del movimiento social en Oaxaca.
Por no cansarnos de luchar con las demandas de nuestro movimiento de derrocar a Ulises Ruiz Ortiz: castigo a los culpables de los asesinatos, libertad a todos los presos y presas políticos y por una transformación
profunda de Oaxaca.

Sabemos que no somos los únicos, ya que también están en lucha diferentes
pueblos, colectivos, organizaciones, maestros de base y colonias que hacen
posible fortalecer el movimiento social en Oaxaca. Nos acusan ahora porque
hemos respondido a los llamados de solidaridad y apoyo que algunos pueblos
han solicitado al movimiento en su conjunto y lo hemos hecho de manera
solidaria y fraterna, lo que para el estado es un grave riesgo en momentos
que pretende terminar por dividir y derrotar al movimiento social que en
Oaxaca, está iniciando el camino para una transformación radical y
verdadera de nuestra sociedad, profunda, que nace en las raíces de los
pueblos y se alimenta de los saberes ancestrales que nos han truncado
desde hace ya más de 500 años ante tanta imposición e injusticia. Hoy
Oaxaca dice ¡Basta! y no estamos dispuestos a seguir viviendo como hasta
ahora, hoy después de 2006 nada, ni nadie puede ser igual.

Demandamos pues justicia, libertad y el cese al hostigamiento al
movimiento social en su conjunto así como a nuestros compañeros Silvia
Gabriela Hernández Salinas, Efraín López, Eduardo Zanabría Hernández,
Rubén Valencia Núñez y David Venegas Reyes, pidiendo a los ojos de
nuestros compañeros y compañeros toda la solidaridad para poder difundir
nuestra realidad. Por mucho que traten de callarnos o pararnos, todos y
todas sabemos lo que el gobierno intenta y no lo vamos a permitir y no nos
cansaremos de denunciar la represión.

¡Fuera Ulises Ruiz de Oaxaca!
¡Libertad a los [email protected] políticos de Oaxaca, México y el Mundo!
¡Castigo a los culpables de los asesinatos y desapariciones!
¡Libertad y Justicia de los Pueblos de Oaxaca!

Voces Oaxaqueñas Construyendo Autonomía y Libertad.

 

 

LAS VOCALES.

Ausencia Gómez.

A.

 

Dice una vieja consigna de los movimientos populares “El que se resigna a ser gusano no tiene derecho a protestar cuando lo pisan”.  Lo anterior a propósito de quienes hoy claman por el restablecimiento de la legalidad y de acciones eficaces del gobierno para cumplir con su obligación de brindar protección y seguridad a la sociedad. Bueno pues muchos de ellos, en el 2006 no se concretaron a guardar silencio cómplice, sino que exigieron y se congratularon con las acciones represivas y fuera de la Ley, del poder caciquil en contra del movimiento popular.

 

El estado de violencia e ilegalidad provino del propio brazo armado del gobierno y fue bastante eficaz para reprimir a población inerme; pero es incompetente para cumplir su función sustantiva. Se sembraron vientos, hubo complaciente conducta, se fracturó el contrato social y lo que se vive es apenas una parte de las consecuencias. Y tampoco hay que ser necio insistiendo en que el olmo de peras, no está en su naturaleza. El neofascismo de guarache, tampoco sabe de legalidad imparcial.

 

E.

 

Grande es el poder de la imagen y recordamos las fotos de los “superhéroes” enfundados en uniformes de campaña y sonriendo a la cámara, en tanto se golpeaba hasta la inconciencia a un inocente; se les recuerda pavonándose en el zócalo capitalino enfundados en chaleco, casco, rodilleras y coderas, como en campaña militar, los vimos caminar prepotentes y bastos de suficiencia. ¿Qué se hicieron? ¿Qué fue de su “gloria”?

 

Y las imágenes de los asesinados ¿Esos son los trofeos de sus “juegos de guerra? A esto nos ha llevado el autoritarismo político, a trastocar la cotidianidad de nuestras vidas, esperando ver en cualquier momento volar el helicóptero como indicativo de otro secuestro, otro asesinato u otra acción represiva, que sólo para eso sirve el aparato. ¿A esto se le llama normalidad? No en Oaxaca, posiblemente de donde vino el que lo dijo.

 

I.

 

La Comisión Civil Internacional de Observación por los Derechos Humanos (CCIODH) en el informe de su VI visita a México y que entregó al Parlamento Europeo, hace un recuento de nuestra cotidianidad: “… los conflictos de tierra; la militarización; el papel de los grupos paramilitares; la falta de garantías en materia de justicia con detenciones arbitrarias, fabricación de delitos, malos tratos, tortura, agresiones sexuales; la impunidad generalizada; la falta de mecanismos satisfactorios de resarcimiento para las víctimas; la casi nula independencia del poder judicial; la criminalización de las luchas sociales.

 

En tanto aquí hay ingenuos que suponen los males sociales como obra de algún ente del mal y no como consecuencia de un proceder de quienes por mandato constitucional tienen la obligación de dar seguridad y protección a la sociedad. No hay marchas asépticas, como tampoco hay responsabilidades anónimas, ni se protesta en contra de nadie. Si protestamos es contra de algo y ese algo tiene autores responsables.

 

O.

 

Llama la atención el mensaje dejado junto con la cabeza del decapitado "Este es un ejemplo para que aprendan a respetar que aquí andamos y no nos vamos y ahora sigues tu Chuki, Evencio y Pedro Celestino, insectos, bisexuales, nos agarraron un millón de dólares y nos traicionaste y la traición se paga con muerte, atte. Cártel del Golfo". Se dirige en plural y al final se particulariza sin dejar en claro a quien llama traidor; luego, sólo faltó que pusieran “sus atentos y seguros servidores” y la firma es aún más aleccionadora, se autodenominan “Cártel del Golfo” es usual emplear la palabra “cártel” por los medios de comunicación y policías; pero no entre las organizaciones criminales.

 

Y por cierto, el crimen se combate no sólo con dinero público sino desde una incontrovertible posición de apego a la Ley, con autoridad formal; pero más con autoridad moral y legitimidad política, sin tener cola para ser pisada. Tristemente nuestros “adalides” si de algo carecen, es de estas prendas. Lo de “intocables” les viene de su condición y conducción impune en el ejercicio del poder.

 

U.

 

Y en tanto el discurso demagógico oficial trata de convencernos de que Oaxaca está mejor que nunca, que aquí no pasa nada y que va ganado el combate a la delincuencia y otros más, sus aliados claman por una mayor presencia de ejército y policía federal, la nota del corresponsal del diario “Noticias” en Pinotepa Nacional, da cuenta del enfrentamiento a balazos entre una patrulla del ejército y  el comandante de la PFP-Caminos acompañado de un oficial, a las afueras del bar "Las Camelias".

 

Si lo inimaginable es lo cotidiano, una balacera en las calles entre quienes tienen el deber de cuidar nuestra integridad, exponiendo a la población a un fuego cruzado. A ese extremo demencial nos ha llevado el régimen autoritario de amasiato político que padecemos y todavía se le exige a una sociedad inerme convertirse en “oreja” colectiva, sinvergüenzas.

 

 

 

 

 


Publicado por solaripa69 @ 9:48
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios