Mi?rcoles, 16 de julio de 2008

Exigen intelectuales rechazar la propuesta petrolera de Calderón

■ Busca privatizar Pemex y es contraria a la Constitución, sostienen

■ Presentan en el Senado Las trece líneas rojas de la reforma

A. Becerril y E. Méndez

En nombre del comité de intelectuales en defensa del petróleo, Luis Linares Zapata presentó ayer en la Cámara de Senadores Las trece líneas rojas de la reforma petrolera, documento en el cual se plantea que el proyecto debe ser rechazado “por su evidente intención privatizadora y su carácter contrario a la Constitución”.

El texto leído por Linares Zapata señala que el paquete de iniciativas del presidente Felipe Calderón es inaceptable, porque se pretende transferir parte de la renta petrolera a inversionistas extranjeros, se reviven contratos de riesgo y se acepta la jurisdicción de tribunales internacionales, además de que manifiesta el propósito de entregar a empresarios e inversionistas privados las actividades centrales de la industria.

A continuación, el documento íntegro de los intelectuales:

Los debates sobre las iniciativas de reforma energética ya han puesto en claro que deben ser rechazadas. Son inaceptables porque van en contra de la letra y el espíritu de la Constitución, a la que se pretende violentar a través de cambios en leyes secundarias. Es evidente su intención privatizadora porque pretenden transferir a empresarios e inversionistas privados, foráneos y nacionales, las actividades estratégicas de la industria. Se les permitiría construir, operar y ser propietarios de instalaciones, equipos y ductos para explorar y desarrollar campos de petróleo y gas; para refinar petróleo y procesar gas, y para transportar, almacenar y distribuir productos petrolíferos y petroquímicos básicos. En una palabra: se pondría en manos privadas el núcleo de la industria petrolera y las funciones básicas de Pemex.

Destacan en las iniciativas propuestas por Felipe Calderón trece disposiciones especialmente lesivas al desarrollo nacional y en las que se materializa el despojo que se pretende. Se trata de las siguientes trece líneas rojas:

Primera: la asignación por invitación restringida o adjudicación directa de contratos de obras y de prestación de servicios para realizar actividades estratégicas, incluyendo exploración y desarrollo, refinación y petroquímica básica. Los alcances de esos contratos y las remuneraciones correspondientes podrán ser fijos o variables, determinadas o determinables, e incluir incentivos vinculados con el éxito de la obra o servicio. Esta indefinición excesiva abre espacios a la corrupción.

Segunda: transferir a particulares porciones no determinadas de la renta petrolera por operaciones de extracción de petróleo y gas. El pago en efectivo por la exploración y extracción, al precio de mercado del crudo, disminuirá el monto de la renta petrolera que Pemex-PEP realice en el momento de comercializarlo.

Tercera: acentuar la artificial especialización de Pemex en la extracción de petróleo y gas, entregando al sector privado la elaboración de productos industriales de alto valor agregado, mediante la maquila de refinación y la petroquímica.

Cuarta: autorizar a trasmano y sin reconocer su verdadero carácter, la celebración de contratos equivalentes a los de riesgo, violatorios de la Constitución y las leyes.

Quinta: posibilitar el desplazamiento de Pemex y su sustitución por empresas privadas en actividades estratégicas de la industria petrolera. Aceptar los “mecanismos de explotación conjunta” y privada para yacimientos transfronterizos.

Sexta: prever sanciones más rigurosas para Pemex y sus subsidiarias que para los permisionarios privados.

Séptima: abandonar el carácter de empresa petrolera integrada y flexibilizar la estructura institucional de Pemex, en cuanto al número, objeto y permanencia de sus organismos subsidiarios.

Octava: establecer la “creación de valor económico” como objetivo central, en lugar de reafirmar la garantía de la seguridad energética de la nación.

Novena: proponer un consejo de administración (CA) de Pemex cuya integración (a discreción sólo del Ejecutivo), facultades excesivas (que incluyen la contratación de deuda pública), carácter discriminatorio, grado excesivo de discrecionalidad, falta de transparencia, insuficiencia de responsabilidad e indefinición de atribuciones violan la Constitución y resultan funcionales sólo para los propósitos privatizadores, pero no para una gestión eficiente del organismo.

Décima: conceder protección extralegal a favor de los miembros del CA y del director general, mediante el establecimiento de seguros, fianzas o cauciones a favor de esos funcionarios para cubrir el monto de las posibles indemnizaciones por los daños o perjuicios que puedan causar.

Undécima: emitir “bonos ciudadanos” como un primer paso hacia la bursatilización de una parte del capital de Pemex.

Duodécima: aceptar “la aplicación de derecho extranjero (y) la jurisdicción de tribunales extranjeros en asuntos mercantiles”, lo que es absolutamente improcedente e implica el abandono de la cláusula Calvo que ha sido central en nuestra política exterior.

Decimatercera: orientar la modificación de la Ley Federal de Derechos aplicables a Pemex a estimular, con un trato fiscal benigno, la explotación de campos difíciles (Chicontepec y aguas profundas), cuya exploración y desarrollo muy probablemente sea contratada con empresas privadas, extranjeras o nacionales.

Comité de Intelectuales en Defensa del Petróleo

Marco Antonio Campos, Rolando Cordera, Arnaldo Córdova, Laura Esquivel, Bolívar Echeverría, Víctor Flores Olea, Luis Javier Garrido, Héctor Díaz Polanco, Antonio Gershenson, Margo Glantz, Enrique González Pedrero, Hugo Gutiérrez Vega, David Ibarra, Luis Linares Zapata, Guadalupe Loaeza, Lorenzo Meyer, Roberto Morales, Carlos Monsiváis, Jorge Eduardo Navarrete, Carlos Payán, Carlos Pellicer López, José María Pérez Gay, Sergio Pitol, Elena Poniatowska, Ida Rodríguez Prampolini, Enrique Semo, Víctor Manuel Toledo, Héctor Vasconcelos y Javier Wimer.

 

Listas, las dos preguntas para la consulta ciudadana sobre Pemex

■ Fueron entregadas por el Instituto Electoral del DF a Marcelo Ebrard, quien las avaló

■ “Actualmente la explotación, transporte, distribución y refinación de los hidrocarburos son actividades exclusivas del gobierno. ¿Está de acuerdo o no que en esas actividades puedan ahora participar empresas privadas?”

■ “En general, ¿está de acuerdo o no con que se aprueben las iniciativas relativas a la reforma energética que se debaten actualmente en el Congreso de la Unión?”

Ángel Bolaños Sánchez

Ampliar la imagen Isidro Cisneros Ramírez, presidente del IEDF Foto: Carlos Cisneros

El Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) entregó ayer al jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, las preguntas elaboradas por un grupo de expertos de la UNAM, UAM e IPN, que se usarán en la consulta ciudadana del 27 de julio próximo sobre la reforma energética.

“Actualmente la explotación, transporte, distribución, almacenamiento y refinación de los hidrocarburos son actividades exclusivas del gobierno. ¿Está de acuerdo o no está de acuerdo que en esas actividades puedan ahora participar empresas privadas?”, y, “en general, ¿está usted de acuerdo o no con que se aprueben las iniciativas relativas a la reforma energética que se debaten actualmente en el Congreso de la Unión?”, son las preguntas que se imprimirán en las papeletas para consultar a los ciudadanos y que, en opinión del mandatario capitalino, cumplen con los principios de objetividad e imparcialidad.

Isidro Cisneros Ramírez, consejero presidente del IEDF, se reunió con Ebrard en sus oficinas del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, donde también estuvieron Beatriz Vázquez Romero y Elisur Arteaga Nava, en representación de los académicos e investigadores que integraron el grupo de expertos; los subsecretarios de Gobierno, Juan José García Ochoa, y de Coordinación Metropolitana y Enlace Gubernamental, Héctor Hernández Llamas, así como el diputado Humberto Morgan Colón, representante de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

Al concluir la reunión, Hernández Llamas dijo que Marcelo Ebrard se mostró muy satisfecho con el trabajo realizado por el Instituto Electoral del Distrito Federal y el equipo de expertos, e hizo propias ambas preguntas, por lo que ahora sigue un importante esfuerzo de difusión para que los habitantes del Distrito Federal conozcan ambos reactivos. Por la noche, en un comunicado, el GDF confirmó que Ebrard Casaubon avaló ambas preguntas “en los términos planteados”.

En conferencia de prensa realizada en un hotel del Centro Histórico, Cisneros informó que el gobierno capitalino cumplió con las nueve recomendaciones que se le hicieron para la integración del equipo de expertos, como el que sean miembros de la comunidad académica de instituciones de reconocido prestigio; que algunos cuenten con experiencia profesional en la elaboración de estudios de opinión; que tuvieran conocimientos profesionales específicos en la materia; que el total de los integrantes hiciera un número impar, y que no se les vincule con agrupación política alguna y su imparcialidad fuera inobjetable. Señaló que se cubrieron también las recomendaciones respecto de las preguntas, como el que se responda de manera pronta y expedita; que no contengan palabras o frases que tengan connotaciones positivas o negativas, no tendenciosas, así como tampoco un lenguaje técnico.

Juan José García Ochoa informó por su parte que en toda la ciudad se ubicarán 2 mil 41 centros de recepción de opinión ciudadana, principalmente en plazas públicas, jardines, escuelas y otros centros de concentración, con un total de 5 mil 586 urnas y hoy se publicará en la Gaceta Oficial del Distrito Federal la convocatoria para los ciudadanos que deseen participar como representantes de casilla.

Refirió finalmente que se requiere la participación de 16 mil 758 responsables de mesa. La impresión de las papeletas contendrá sistemas de seguridad, se usará tinta indeleble y se utilizarán 40 urnas electrónicas, una por distrito, en puntos como la Alameda Central y Chapultepec, de las 60 de que dispone el Instituto Electoral del Distrito Federal.

 

 

 

 

Validarán intelectuales resultados de la consulta sobre la reforma
rosalía vergara

MÉXICO, D.F., 15 de julio (apro).- El coordinador del consejo ciudadano de la consulta sobre la reforma energética, Manuel Camacho Solís, dio a conocer el nombre de los escritores e intelectuales que se encargarán de validar los resultados de este ejercicio ciudadano en su primera etapa, que se realizará el 27 de julio próximo.

Los escritores Carlos Monsiváis, Rolando Cordera, Enrique González Pedrero, Guadalupe Loaeza, Laura Esquivel, Elena Poniatowska, Lorenzo Meyer, David Ibarra, Carlos Payán, Héctor Vasconcelos, Dolores Heredia y Miguel Eraña serán los responsables de evaluar la opinión, en materia energética, de los mexicanos en diez entidades.

En conferencia de prensa, en lo que es su segunda aparición en público en eventos relacionados con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el Frente Amplio Progresista (FAP) –la primera fue en el Consejo Nacional del PRD el sábado pasado--, Camacho Solís informó que también se integrará un comité de auditores ciudadanos, por lo que invitarán a participar a organizaciones no gubernamentales como Alianza Cívica, representada por Rogelio Gómez Hermosillo, y Propuesta, encabezada por Sergio Aguayo.

“Junto al comité ciudadano habrá una auditoría ciudadana que recibirá las quejas de los ciudadanos, revisará el desarrollo del proceso y podrá anular cualquier participación que considere irregular”, dijo Camacho Solís.

Las entidades que participarán en este ejercicio son, además del Distrito Federal: el Estado de México, Michoacán, Guerrero, Veracruz, Baja California Sur, San Luis Potosí, Morelos, Hidalgo y Tlaxcala, donde el PRD tiene sus cuadros mayoritarios.

Las siguientes etapas se realizarán los días 10 y 24 de agosto, aunque hasta el momento el Comité Ejecutivo Nacional no ha definido las entidades que participarán en la segunda y en la tercera fases, debido a la escasa presencia del partido.

“Los resultados del Distrito Federal los dará a conocer el Instituto Electoral del Distrito Federal el día de la consulta. Los resultados de los otros nueve estados, serán dados a conocer por el Comité Ciudadano al día siguiente, o sea el 28 de julio”, destacó.

“El petróleo es hoy el asunto político más importante del país. Las decisiones que se tomen fortalecerán o debilitarán a México; contribuirán a su unión o una mayor polarización. Por el bien del país invito a los medios de comunicación a apoyar esta forma civilizada de participación democrática”, apuntó.

Sobre la participación del Partido Alternativa Socialdemócrata que encabeza Alberto Begné y que ya fue pactada por el presidente sustituto del PRD, Guadalupe Acosta Naranjo, Camacho Solís señaló que no conocía ese acuerdo, pero que en todo caso, cualquier decisión respecto a la consulta debía ser evaluada por Andrés Manuel López Obrador.


Publicado por solaripa69 @ 9:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios