Lunes, 04 de agosto de 2008

AMLO: “muy lamentable”, la injerencia del gobierno español en el asunto petrolero

■ “¡No queremos amos extranjeros; el único amo es el pueblo!”, señala el tabasqueño

Fabiola Martínez (Enviada)

Huaniqueo de Morales, Mich., 3 de agosto. Andrés Manuel López Obrador exigió al presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que deje de “meter las narices en México”, particularmente al manifestar su interés en las iniciativas de reforma energética de Felipe Calderón.

De gira por Michoacán, señaló que es “muy lamentable” que el gobierno español se exceda y pretenda tener injerencia en asuntos que sólo competen a los mexicanos.

Respecto de la discusión interna, el “presidente legítimo” de México dijo que se equivocan quienes creen que la definición de la pretendida enmienda a Petróleos Mexicanos (Pemex) es asunto sólo de las cámaras de Diputados y Senadores, y mucho menos de una decisión o “enjuagues” entre las cúpulas del PRI y del PAN.

Ratificó entonces que habrá “grandes movilizaciones en todo México”, acciones de resistencia civil pacífica para impedir la “privatización” de la paraestatal, porque “¡no queremos amos extranjeros; el único amo es el pueblo de México!”

Ante sus simpatizantes, el político tabasqueño aseguró que los españoles tienen interés en todo el sector energético, y dominan la industria eléctrica porque se les permitió producir en este sector violando la Constitución política de nuestro país.

“Pero ellos no deben meterse. Yo le diría a Rodríguez Zapatero que deje de estar metiendo las narices en México”, declaró López Obrador en entrevista previa al arranque de una asamblea informativa en esta comunidad del bajío michoacano.

López Obrador respondió de esa forma a las recientes expresiones de integrantes del equipo cercano al mandatario español, quienes han elogiado la iniciativa de enmienda a Pemex de Felipe Calderón, en especial por la apertura de la paraestatal a inversionistas privados extranjeros.

Visita ibérica

María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta primera del gobierno encabezado por Rodríguez Zapatero, llegó a México la noche del viernes pasado y, de acuerdo con versiones extraoficiales, tratará con el presidente Felipe Calderón asuntos políticos, económicos y sociales, incluidos algunos de seguridad y medio ambiente.

López Obrador rechazó también las advertencias de la dirigencia del PAN en el sentido de que la reforma a Pemex se hará con base en la iniciativa de Felipe Calderón.

“Ellos pueden estar haciendo sus planes, pero lo cierto es que se tiene que tomar en cuenta la opinión de la gente en la consulta ciudadana. Para nosotros es lo fundamental, es un mandato que vamos a acatar y lo vamos a hacer valer”, dijo.

Precisó que será después del 24 de agosto, última fase de la consulta popular en materia energética, cuando den a conocer su plan de acción, así como la propuesta que elabora un grupo de intelectuales y especialistas en la materia, integrantes de la sociedad civil.

López Obrador concluyó este domingo su gira número 70 por municipios del país. De los 2 mil 500 que existen, incluidos los regidos por usos y costumbres, ha visitado cerca de mil 500 y pretende cerrar esta etapa en febrero próximo.

Del jueves a domingo realizó asambleas informativas en 25 municipios de Michoacán –en la región colindante con Jalisco– y en cada uno de ellos advirtió que si pretenden aprobar una enmienda con la propuesta del PAN o del PRI, el movimiento que encabeza realizará diversas acciones, con base en la participación de 200 mil brigadistas, organizados para este fin en las semanas previas.

En ese contexto, lanzó una advertencia a las cúpulas de ambos partidos y a Felipe Calderón: “el asunto del petróleo no es algo que sólo deba ser considerado en el Congreso, tiene que ver con la decisión de la mayoría de los mexicanos.

“Si el PRI y el PAN quieren adelantar las cosas y llevar a cabo un madruguete, también estamos preparados para convocar al pueblo a la movilización ciudadana”, expresó.

Durante las asambleas informativas dedica buena parte de su discurso a ofrecer una explicación histórica acerca de la importancia del carácter público de la industria petrolera. Destaca que si se vuelve a dar el petróleo a empresas extranjeras “será muy difícil recuperar este patrimonio. No queremos ser colonia”, concluyó.

 

 

Los zapatistas no buscan hegemonizar la rebeldía en México, expresa Marcos

■ Expone que busca una relación directa no mediática entre organizaciones

■ Señala que ni él ni nadie es capaz de llegar al poder y transfomar todo hacia abajo

Hermann Bellinghausen (Enviado)

San Cristóbal de las Casas, Chis., 3 de agosto. El zapatismo “no es el único rebelde, ni el mejor”, ni busca crear “un movimiento que hegemonice toda la rebeldía en México”, sostuvo el subcomandante Marcos la noche del viernes al recibir en el caracol de La Garrucha a la Caravana Nacional e Internacional de solidaridad que recorre las comunidades zapatistas.

Acompañado por el teniente coronel Moisés y los comandantes Isaías y Masho, se pronunció por alcanzar “un encuentro de rebeldías, un intercambio de aprendizajes y una relación más directa, no mediática sino real, entre organizaciones”.

Ante caravaneros procedentes de diversos países, particularmente europeos, el jefe militar rebelde subrayó que “el cuento de una izquierda institucional” que llega al poder “está perfectamente claro para los españoles, con José Luis Rodríguez Zapatero o Felipe González”, o para los franceses, con “el barón” François Mitterand.

“En México no. Sigue habiendo esa expectativa: que es posible que la izquierda que padecemos ahora, si llega al poder, va a gobernar sin dejar de ser de izquierda”. Prácticamente todos los países del mundo dan cuenta de lo contrario, recalcó. “De gente de izquierda, no necesariamente radical, que en el momento en que llega al poder deja de serlo. Varían la velocidad, la profundidad, pero indefectiblemente se transforman. Eso es ‘el efecto estómago’ del poder: o te digiere o te hace mierda.”

En México, ante el acercamiento de la izquierda al poder, surgió “este proceso de digestión y defecación” sobre ella. “Perdónenme si rompo algún corazón, pero el centro no está en el centro, está pegado a la derecha”.

Recordó que un grupo de intelectuales, artistas, líderes sociales pedía a los zapatistas volver la historia a 1984, “cuando pensábamos que si un grupo, o una persona, llega al poder, transforma todo hacia abajo. Que depositáramos la confianza, el futuro, nuestra vida y nuestro proceso a un iluminado, a una persona, junto con una banda de 40 ladrones que es la izquierda en México”.

Expuso: “No es que nos sea antipático el presidente legítimo, sino simple y sencillamente no creemos en ese proceso. No creemos que alguien, ni siquiera tan guapo como el subcomandante Marcos, sea capaz de hacer esa transformación”.

El rompecabezas del poder y la pieza que no encaja

El zapatismo es incómodo, agregó. “Como si en el rompecabezas del poder llegara una pieza que no encaja, y hay que deshacerse de ella. De los movimientos que hay en México, uno de ellos (no el único), el zapatismo no permite conformarse, rendirse, claudicar, venderse”, mientras que en los movimientos de arriba “ésa es la lógica”. El “corrimiento a la derecha” de la izquierda que participa en el poder “se oculta diciendo que el EZLN se radicalizó, pero nuestro planteamiento sigue siendo el mismo: no buscamos la toma del poder, pensamos que las cosas se construyen desde abajo.

“El poder es un club exclusivo. La ‘sociedad del poder’ tiene reglas, y sólo se puede acceder a ella si se cumplen. Cualquiera que busque la justicia, la libertad, la democracia, el respeto a la diferencia, no tiene posibilidad de acceder ahí, a menos que claudique de esas ideas.”

En su primera aparición en público en lo que va del año, el vocero rebelde comentó: “Se dice, no sin razón, que en los últimos dos años el subcomandante Marcos trabajó, con empeño y éxito, en destruir la imagen mediática que se había construido en torno a él”.

También hizo mención de los “intermediarios”, dispuestos a viajar “con los gastos pagados a recibir aplausos y alguno que otro favor”. Admitió que la aparición de los “coyotes de la solidaridad” ocultó la existencia “de otros abajos”. Con la Sexta declaración de la selva Lacandona vino “la ruptura con este sector, y la búsqueda, en México y en el mundo, de otros que fueran como nosotros, pero diferentes”.

Marcos señaló que además de la posición que sostienen los zapatistas frente al poder, hay una característica “esencial”: la renuncia a hegemonizar y homogenizar la sociedad. “No pretendemos un México zapatista, ni un mundo zapatista. No pretendemos que todos se hagan indígenas. Nosotros queremos un lugar, aquí, el nuestro, que nos dejen en paz, que no nos mande nadie. Eso es la libertad: que nosotros decidamos lo que queremos hacer.”

Tras ofrecer a sus visitantes un “rápido recorrido” por la historia de EZLN, iniciada hace 25 años en la selva Lacandona, les habló de la “herencia moral y ética de los que nos fundaron. Tenemos una deuda moral con nuestros compañeros. No con ustedes, no con los intelectuales que se alejaron, no con los artistas, ni los escritores, ni los líderes sociales que ahora son antizapatistas”.

La deuda es “con aquellos que murieron luchando”, concluyó. “Queremos que llegue el día en que podamos decirles a nuestros muertos tres cosas nada más: no nos rendimos, no nos vendimos, no claudicamos.”

Llamado al mundo a luchar contra el sida

■ Deberían servirnos de ejemplo de cómo actuar con dignidad, dice Ban Ki-moon

■ No podemos bajar la guardia, señala Margaret Chan

Ángeles Cruz y Claudia Herrera

La movilización del mundo contra el VIH/sida y los logros que se tienen hasta ahora, se deben al coraje y al trabajo de los activistas. “Ellos echaron las cosas a andar y la comunidad internacional empezó a participar en la construcción del barco que ha hecho frente a ese desafío”, afirmó Margaret Chan, directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A este reconocimiento se sumó Ban Ki-moon, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), quien resaltó la valentía de las personas que viven con VIH/sida. “Son valientes, motivados y deberían servirnos de ejemplo, de cómo actuar con dignidad frente a la adversidad. El hecho de que se les discrimine, incluso con restricciones para viajar, debería llenarnos de vergüenza”.

Al participar en la inauguración de la 17 Conferencia Internacional sobre VIH/sida, Ki-moon señaló que la historia de la respuesta ha sido una constante superación de obstáculos, en la que los activistas han desempeñado un papel fundamental. Así es como “hemos logrado trabajar más allá de las fronteras de la salud pública”.

Se pueden conseguir los medicamentos antirretrovirales, los precios pueden bajar. Se pueden conseguir los fondos y servicios médicos para los seropositivos, y también las actitudes pueden cambiar. “Con la voluntad suficiente, compromiso y recursos, una situación deprimente y triste se puede convertir en una situación de esperanza”, aseguró.

En una larga ceremonia a la que el presidente Felipe Calderón llegó una hora y media después de que iniciaron los discursos, acompañado por Ban Ki-moon, todos los oradores se sumaron al lema de la conferencia: “Acción universal, ¡ya!”.

Chan también resaltó que la del VIH/sida es una epidemia sin piedad, la más infecciosa, compleja y devastadora. “No debemos bajar la guardia, porque nos puede atacar de formas sorprendentes. La enfermedad está lejos de terminarse”, advirtió, para luego llamar la atención sobre el riesgo de que la infección resurja entre los hombres que tienen sexo con hombres.

Este sector es uno de los principales afectados por la epidemia, por lo que no debe haber retroceso. Sin embargo, el fenómeno ya se ve en esta región y en otras partes del mundo, indicó.

A  su vez, Ban Ki-moon exhortó a los países a cumplir con sus compromisos para ejercer o reforzar la legislación que proscribe la discriminación contra las personas que viven con VIH, y los miembros de grupos vulnerables, como las mujeres, los hombres que tienen sexo con hombres, los usuarios de drogas y las minorías étnicas.

Enseguida, pidió a los políticos del mundo que se manifiesten contra la discriminación y a las escuelas que enseñen a respetar; a los líderes religiosos, que prediquen la tolerancia, y a los medios de comunicación a condenar el prejuicio en todas sus formas. Señaló que mientras la lucha contra la epidemia se acerca al fin de su tercera década, aún se enfrenta al déficit de recursos, e hizo ver que las respuestas al VIH requieren de financiamiento a largo plazo.

Ahí mismo, ante cientos de delegados que asistieron anoche al Auditorio Nacional, la vicepresidenta del gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, anunció que su país aportará 10 millones 200 mil euros al fondo global que administra Naciones Unidas por conducto de Onusida, de los cuales 3 millones serán para las investigaciones de la vacuna contra la infección y un millón 500 mil para la asociación internacional que investiga sobre microbicidas.

Mony Pen, originaria de Camboya y quien es portadora del virus, lo dejó claro desde el principio: “Me niego a convertirme en una víctima o a buscar lástima. Las personas que vivimos con VIH tenemos derecho a vivir. Sin embargo, es una realidad triste que la falta de compromiso político de los países, y que la calidad, el cuidado, trato y apoyo a los portadores de virus son promesas vacías”.

Todavía más, llamó la atención sobre el cúmulo de necesidades que tienen los seropositivos y que van más allá de medicinas: “Abramos los ojos a la pobreza. Faltan recursos para comida. La gente debe tener empleo para sobrevivir”, señaló, y se ganó el aplauso de los delegados.

Luis Soto, copresidente de la conferencia, pidió poner atención en las mujeres y en los más pobres: en los trabajadores sexuales, los indígenas y los migrantes, porque son los sectores donde el VIH ha crecido de manera desproporcionada. Y en medio de aplausos, demandó que los gobiernos, las instituciones y la familia combatan la homofobia.

Tras la intervención del secretario de Salud, José Ángel Córdova, en la parte alta del auditorio varias personas desplegaron una manta que decía “Vivienda para personas con sida, ahora”, frase que repitieron en inglés.

Un tema recurrente en las presentaciones fue la defensa de  los recursos que los países destinan al combate del VIH. Margaret Chan resaltó que por esta lucha también se ha logrado fortalecer los sistemas de salud.

También reiterada fue la mención a la decisión de Estados Unidos de eliminar las restricciones de ingreso a las personas que viven con el mal. Pedro Cahn, presidente de la Sociedad Internacional de Sida, la calificó de gran victoria y ejemplo a seguir.

Keren Dunaway-González, adolescente hondureña, dijo que los seropositivos tienen sueños, los cuales podrán cumplir “cuando nos den medicamentos, nos acepten en los centros educativos y nos den oportunidad de crecer en un ambiente sin violencia, sin estigma ni discriminación”.

Peter Piot, director ejecutivo de Onusida, advirtió sobre la importancia de fortalecer programas de prevención como la mejor alternativa para detener la epidemia. Hasta ahora “hicimos la parte fácil, debemos estar preparados para lo más difícil”, señaló, y con una canción de Bob Marley invitó a los asistentes a no rendirse: “Levántense, no se den por vencidos”.

 


Publicado por solaripa69 @ 11:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios