Lunes, 18 de agosto de 2008

En vigor con el retorno a clases, cambios regresivos en primaria.

■ Más de 25 millones de niños resentirán los efectos de las modificaciones en este ciclo escolar

■ Se cambia el concepto de educación pública: especialistas

■ Los normalistas, en riesgo

Karina Avilés

Este día regresan a las aulas más de 25 millones de niños de nivel básico, en quienes repercutirá un esquema que modifica el concepto de educación pública, concebida como proyecto para construir ciudadanía, nación y emancipación, mediante una serie de cambios –algunos “cosméticos” y otros “profundos”, aunque de carácter “regresivo”– que se inician en este ciclo escolar y de los cuales, de acuerdo con especialistas, ya se advierten los efectos: escuelas convertidas en “entretenedoras” de niños, generaciones de alumnos que no podrán redactar un ensayo, pero sí sabrán rellenar “las bolitas de las pruebas”, y un nuevo mapa en el perfil del docente para sustituir el normalismo público por egresados de centros privados.

Es decir, la escuela pública ya no será la misma. Todo ello bajo un modelo de “educación” de corte “cuantitativo”, “competitivo” y “mercantilista”, que modifica el sentido de lo que para este país ha significado la enseñanza pública en términos no sólo de movilidad social, sino de proyecto más libertario, justo, equitativo y democrático.

Entre dichos cambios, que forman parte del pacto entre la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la lideresa magisterial Elba Esther Gordillo, contenidos en la Alianza por la Calidad de la Educación, se encuentra el concurso de oposición para maestros, las escuelas de tiempo completo y siempre abierta, la reforma integral a la enseñanza básica, el programa de infraestructura, la experimentación de un método para eliminar el concepto de reprobado, la inclusión de la cultura “financiera” y, de manera predominante, un sistema de evaluación “exhaustivo y periódico”, en el que todo se medirá y premiará en función de los resultados.

Inclusive, habrá un “bono anual” para los profesores cuyos alumnos obtengan los mejores puntajes. La alianza establece que a partir del ciclo escolar 2008-2009 –entran a clases 25 millones 773 mil 575 en nivel básico y 3 millones 933 mil en nivel medio superior, que en conjunto suman casi 30 millones– se creará el Programa de estímulos a la calidad del docente, el cual consiste en “beneficios económicos, independientes del salario, que no podrían constituir un ingreso fijo, regular ni permanente”.

Por ello, dice Ángel Díaz Barriga, investigador del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación, de la UNAM, “la verdadera reforma curricular” en esta administración “se llama prueba Enlace, porque si el trabajo del docente será evaluado en función de lo que sus alumnos obtengan en ella, todo el tiempo se van a dedicar a entrenarlos para la prueba y la consecuencia será muy grave: generaciones de niños competentes sólo para responder exámenes”.

De hecho, señala que el mercado ha realizado una comercialización “tan brutal de ese concepto” en América Latina, que ya hay libros en los cuales se enseña a niños de sexto año –de 12 años– a rellenar bolitas, aunque en otro país pueden “ser cuadritos”, con la idea de que sepan contestar las hojas de respuesta.

“¡Nada más absurdo que vincular el rendimiento escolar a cuestiones de corte cuantitativo, mercantilista y clasificatorio, como el ranking de escuelas, y no formativo!”, alerta por su parte César Navarro, investigador del Instituto Mora y de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN). El experto enfatiza que nadie en su sano juicio está en contra de la evaluación, pero lo que se debe buscar con ella no es una “educación mecánica”, como la que hoy se impone, sino una enseñanza en la que se mire la escuela como espacio de comprensión, de generación de pensamiento.

Para Navarro, mediante ese esquema el gobierno actual ha generado un cambio ciertamente profundo, pero “regresivo”. Otro ejemplo es el reciente examen para docentes, que se maneja con “doble cara”: la que tiene que ver con la “ficción”, en el sentido de que con ello mejorará el sistema educativo, y la “real”, que es la de dar “un golpe fundamental a las normales públicas” para dar paso al normalismo privado, apunta. Basta recordar que uno de los principales negociadores de la alianza por parte de la SEP, Jorge Santibáñez, en fecha reciente aceptó que se revisará a fondo ese sistema porque “no tiene mucho sentido seguir formando profesores de primaria en la cantidad que lo hacemos hoy día”.

Sin embargo, Navarro advierte: en la medida en que cambie el perfil del docente y se cambie a los normalistas por profesionales –sobre todo del sector privado– con concepto de educación como “herramienta para la competencia, la competitividad y el mercado”, lo que se modifica es el sentido de la enseñanza pública, concebida históricamente como proyecto para construir nación, identidad, soberanía y ciudadanía.

Otras acciones centrales son los programas escuela de tiempo completo y escuela siempre abierta. La primera, para ofrecer actividades “recreativas” y de aprendizaje durante el verano. La segunda, para ampliar el horario de ocho a 16 horas. Estas medidas, considera la investigadora de la UPN Etelvina Sandoval, son ideales siempre y cuando se tenga claro un proyecto que impacte educativamente y se realice una inversión que implique la contratación de profesores y especialistas y un programa de comedores escolares, entre otros aspectos, para que tenga sentido que los niños permanezcan más tiempo en el colegio.

De lo contrario, como hoy ocurre, la escuela se reduce a una especie de “entretenimiento, sin ningún impacto educativo, donde se pide a las madres que se organicen para dar de comer a los alumnos, y se exige a los maestros que por la mañana trabajen como tales y por la tarde entretengan a los estudiantes”.

Lo mismo, indica, se puede decir del programa de infraestructura y equipamiento. Éste, según la dependencia, tiene como propósito rehabilitar 27 mil planteles a más tardar en 2012. La experta señala que no basta con tener baños, salones, equipamiento y dos cuartos para decir que eso “ya es una escuela”, sino preguntarse primero por los espacios que requiere el nuevo colegio. En síntesis, añade, sin un verdadero proyecto las acciones de ampliación de horarios y de mejoramiento de los inmuebles sólo serán cuestiones “mediáticas”.

La Reforma Integral a la Educación Básica es otra nueva medida para el año escolar que comienza, cuya orientación, basada en competencias, busca una “educación para la vida y el trabajo”. De acuerdo con el programa, pretende, entre otros objetivos, impulsar “la productividad y la promoción de la competitividad”. En ese sentido, Díaz Barriga observa que existe un apresuramiento sin discutir siquiera el concepto de “competencia”, el cual no es unívoco. Sin embargo, en México se hacen planes de estudio basados en esta idea, “salgan como salgan”.

En este gobierno, enfatiza, hay compulsión por hacer cosas sin detenerse a reflexionar: “Estamos en un sexenio efectivista... En metas cuantitativas se llevan el premio”.

Para Carlos Muñoz Izquierdo, director del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación, de la Universidad Iberoamericana, cualquier reforma que no sea sistemática, ordenada, bien planeada, no sólo no será efectiva, sino que tendrá efectos contradictorios. Así, considera que el concurso de oposición para maestros era prometedor pero “se ha desvirtuado”, porque ni siquiera ha quedado claro algo esencial como contar con un sistema de evaluación independiente. Un defecto de fondo de la alianza es no haber partido de una visión objetiva y real, sino de acciones aisladas, por lo que ahora hay desarticulación, añade.

En resumen, agrega Etelvina Sandoval, “el concepto de educación pública se ha ido modificando, aunque en el discurso se mantiene vigente. Sin embargo, frente a las medidas que se están implementando, lo real es una enseñanza convertida en moneda de cambio y en manos del sindicato”.

Ángel Díaz Barriga alerta en la misma dirección: “El sentido de la educación pública, en cuanto a la formación de la ciudadanía, poco importa... Formalmente hay escuela pública, pero no hay concepto del sentido público de la enseñanza”.

Profesores enfrentan reforma integral sin libros y sin saber contenidos curriculares

■ Esta semana, talleres para que 29 mil docentes se informen sobre las modificaciones

Karina Avilés

Sin nuevos materiales ni los libros que se necesitan, y sin que los docentes conozcan los contenidos curriculares, la Secretaría de Educación Pública (SEP) pondrá en marcha la reforma “integral” en la primaria en este ciclo escolar 2008-2009, mediante un piloteo en 5 mil escuelas que impactará a 800 mil estudiantes de cuatro grados de dicho nivel y 29 mil maestros.

Sin embargo, será en octubre cuando comenzará la reforma con los materiales requeridos, ya que la mayoría no han sido impresos.

De acuerdo con fuentes del sector, esta semana se realizarán cuatro talleres regionales con el objetivo de que los 29 mil docentes conozcan el contenido de la reforma, la cual establece nueve materias: español, inglés, matemáticas, exploración de la naturaleza y la sociedad (incluye ciencias naturales, geografía e historia), formación cívica y ética, educación artística y educación física.

El proyecto busca también aumentar de 800 a 900 horas anuales la carga curricular, lo cual significa un incremento de media hora por día. Sin embargo, eso forma parte de las negociaciones y dependerá de que se alcance un acuerdo con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, encabezado por Elba Esther Gordillo.

Ángel Díaz Barriga, investigador del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación, de la UNAM, señala que debe reconocerse que cuatro horas y media diarias para el alumno de primaria son insuficientes. También, añade, cabe preguntarse “por qué en la prueba Enlace, con todo lo discutible que es, salen mejor los alumnos de colegios privados. No sólo porque éstos tienen mejores condiciones socioeconómicas, sino porque mientras en laescuela pública se lleva una formación cuyo horario es de 8 a 12:30 horas, en las de paga es de 8 a 14”.

De acuerdo con el documento Reforma integral de la educación básica, en este ciclo se realizará una fase experimental en primero, segundo, quinto y sexto grados de primaria. Los dos primeros para articularlos con prescolar y los dos últimos para ligarlos con la secundaria.

Para el ciclo 2009-2010, el piloteo se realizará en tercero y cuarto. Al mismo tiempo entrará la generalización en los cuatro grados restantes. Finalmente, en el 2010-2011 se generalizará en tercero y cuarto, para que al término del sexenio se tenga la consolidación del currículo.

Hasta el momento, en 23 entidades de la República ya se lleva la materia de inglés en primaria, pero ahora se busca generalizar su estudio en la enseñanza básica, de tercero de prescolar a secundaria.

La mafia política, tanto o más peligrosa que la delincuencia organizada: AMLO

■ En su último día de gira por Guanajuato pide la renuncia de Mouriño, García Luna y Medina Mora

Andrea Becerril

Juventino Rosas, Gto., 17 de agosto. No se pueden enfrentar los graves problemas nacionales “si continúa el predominio de una mafia política, tanto o más peligrosa que la delincuencia organizada”, advirtió Andrés Manuel López Obrador, al dar a conocer aquí una carta al pueblo de México, en la que propone una serie de medidas para frenar la violencia y la inseguridad.

Entre ellas están impedir la privatización de Petróleos Mexicanos (Pemex), reorientar el presupuesto público a actividades productivas, y la renuncia inmediata de los secretarios de Gobernación y de Seguridad Pública, Juan Camilio Mouriño y Genaro García Luna, respectivamente, así como del procurador general de la República, Eduardo Medina Mora.

Los motivos para exigir la separación del cargo de los funcionarios mencionados, explicó, “son obvios”, ya que “el primero (Mouriño) es un delincuente confeso” y los otros dos fueron integrantes del área de seguridad pública en el sexenio de Vicente Fox “y durante todo ese tiempo han demostrado su falta de integridad y eficiencia”.

En su último día de gira por Guanajuato, el político tabasqueño visitó Apaseo el Alto, Apaseo el Grande, Santa Cruz de Juventino Rosas, Comonfort y San José Iturbide, y se congratuló de encontrar una entidad muy distinta a la imagen que se tiene en el exterior de gente conservadora y de derecha. “Encontré ciudadanos con mente progresista, dispuestos a luchar”, dijo.

Hizo luego público un documento en el que advierte que los extremos de inseguridad y violencia a los que se ha llegado se originaron en el sexenio salinista, se acentuaron en la administración de Vicente Fox y se precipitaron después del “fraude electoral de julio de 2006”.

Hizo notar que el “fraude” llevó a más pobreza, desempleo, desamparo, a más inseguridad y más violencia, y frente a ese panorama “quien se ostenta como presidente de la República no sólo carece de autoridad moral, sino que su ineptitud es cada vez más evidente”, y lo único que se le ocurre “es amenazar con el discurso propagandístico de la mano dura, de más policías y soldados, leyes más severas y condenas más largas”.

Sin embargo, recalcó, ello no basta para enfrentar una situación que se ha originado por 26 años de estancamiento económico y profunda desigualdad. “Cuando hay muchos desempleados, gente económicamente desposeída y sin esperanzas, es mayor la tentación de escapar de la amarga realidad mediante las drogas y la violencia”, señaló.

En su manifiesto, López Obrador propuso una serie de medidas encaminadas a parar la ola de violencia y criminalidad. Además de la renuncia de Mouriño, García Luna y Medina Mora, insistió en la necesidad de seguir luchando hasta frenar por completo las reformas privatizadoras que presentaron Calderón y el PRI en el Congreso.

Entre otras razones, porque “el despojo de la renta petrolera creará un ambiente de insatisfacción que nos mantendrá en constante riesgo de confrontación”.

De aprobarse las reformas privatizadoras del petróleo, alertó, habría más pobreza y desempleo a la par de mayor frustración y violencia, y ello no le conviene ni “a la minoría rapaz” que domina en el país, porque nadie podría vivir con tanto desorden social, “a menos que por la codicia estén dispuestos a permanecer como rehenes en casas amuralladas”, a viajar en carros blindados y moverse “con nubes de guardaespaldas”.

Otra de sus propuestas es reorientar el presupuesto hacia actividades productivas y reducir “el enorme gasto burocrático” del “gobierno de facto” en por lo menos 200 mil millones de pesos. Esos recursos, junto con los excedentes petroleros –que este año serán de 20 mil millones de pesos–, se podrán utilizar para fortalecer a Pemex, garantizar la soberanía alimentaria y crear empleos, sobre todo para los jóvenes”.

Asimismo, el ex candidato presidencial propuso que la Cámara de Diputados autorice mayor presupuesto a las universidades públicas, para que los 300 mil jóvenes que cada año son rechazados “tengan la oportunidad de estudiar y no se les orille a tomar el camino de las conductas antisociales”.

De igual manera, otorgar becas a todos los jóvenes que estudian en el nivel medio superior, como lo está haciendo el Gobierno del Distrito Federal.

López Obrador terminó su recorrido con un mitin en San José de Iturbide, donde reafirmó su satisfacción por lo bien que fue recibido en Guanajuato, a pesar de los intentos del gobernador de la entidad, Juan Manuel Oliva, por boicotear su gira.

Ayer, los alcaldes panistas volvieron a repartir despensas y a organizar actos paralelos para que los guanajuatenses no asistieran a los mítines de López Obrador. En el municipio de Juventino Rosas, un hombre alto y fornido trató de interrumpir el discurso del tabasqueño, pero los cientos de personas reunidas en la plaza principal lo obligaron a retirarse al exigirle que se identificara.

“Me enviaron a un provocador porque a estos panistas no les gusta que les diga que son unos rateros, pero no me van a callar”, exclamó el ex candidato presidencial entre aplausos.

 

 

A lucrar que hay inseguridad
jorge carrasco araizaga

MEXICO, D.F., 18 de agosto (apro).- Oportunista y retórico ha sido el habitante de Los Pinos en esta nueva crisis de inseguridad que padece México.

La ejecución de Fernando Martí, hijo de un prominente empresario del ramo deportivo, ha venido a exponer la falta de respuesta al problema por parte del Estado mexicano, empezando por quien ostenta su jefatura.

Pero también ha venido a revisar la relación de Calderón con uno de sus principales electores: la cúpula empresarial.

Agobiada por la inseguridad que la alcanzó hace algunos años, pero que la desbordó en el gobierno de Vicente Fox –como desde mediados de los 90 le ha ocurrido al mexicano medio–, en 2004 el empresariado mexicano promovió una de las manifestaciones de inconformidad más grande que se ha registrado en el país por un problema social.

Apoyados por la derecha extrema del país, el reclamo de los empresarios a Fox fue directo. Pero éste fue incapaz de articular una propuesta de solución.

Calderón no sólo quiere eludir la experiencia foxista, sino evitar a toda costa la confrontación con quienes fueron sus grandes electores.

La marcha que están organizando los organismos empresariales inexorablemente será una crítica hacia el gobierno federal.

Por eso, Calderón se está curando en salud para repartir responsabilidades en los otros dos poderes y hacer del tema un “asunto de Estado”.

Primero, en un franco oportunismo político, comenzó a lucrar con el asesinato de Martí al proponer al Congreso el endurecimiento de las penas a los secuestradores.

Fue un fiasco en cadena nacional. De inmediato, congresistas de distintos partidos lo enmendaron e hicieron ver lo retórico del discurso de Calderón. Su propuesta desechada desde hace años no fue más allá del apoyo de sus propagandistas.

No por nada, el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Guillermo Ortiz Mayagoitia salió hace unos días a decir que no se trata de sacar leyes según la coyuntura, sino aquellas que en verdad sean útiles a la gente.
Aunque al ministro se le extravió la autocrítica, pues sobran los casos en que los jueces y magistrados han sido cómplices de la delincuencia, no le faltó razón al decir que la parte más importante del problema es responsabilidad del Ejecutivo.

Desde hace una década está demostrado que apenas el dos por ciento de los delincuentes acaba en la cárcel. El resto se evade principalmente en medio de la corrupción de los ministerios públicos.

Los expedientes están tan deliberadamente mal integrados que no hay justicia que sentencie a un delincuente por más que los hechos lo incriminen, pues lo que no está consignado en el expediente, no existe para el juez.

Como responsable del gobierno mexicano, Calderón tiene asignado por ley la responsabilidad de elaborar la política pública del país en materia de seguridad a través de la Secretaría de Seguridad Pública federal. Para ello cuenta con un gran presupuesto.

Pero no ha ido más que de improvisación en improvisación. El caso más evidente fue el de la unificación de la policía, tan cacareada por el titular de la dependencia, Genaro García Luna.

El gobierno de Calderón sencillamente no pudo con esa propuesta y ya de plano la abandonó. La alternativa fue la llamada Policía Federal, que es una más de las tantas que existen.

En materia de prevención del delito nada se conoce que haya emprendido este gobierno.

Mucho más fácil es lucrar políticamente con el tema.

La reunión del próximo jueves del Consejo Nacional de Seguridad Pública, que tendría que ser una más desde que se creó esa instancia desde 1997, será elevada por Calderón a un supuesto acto de Estado del que no saldrá nada de provecho más que una pretendida ganancia política.

 


Publicado por solaripa69 @ 9:25
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios