Viernes, 22 de agosto de 2008

Sólo se abatirá la inseguridad con el cambio de política económica: AMLO

Enrique Méndez (Enviado)

■ En esencia, el Ejecutivo propone “un nuevo modelo policiaco”, dice

Villa Galeana, Chih., 21 de agosto. Andrés Manuel López Obrador cuestionó aquí las propuestas del presidente Felipe Calderón para abatir la inseguridad porque, aseguró, “en esencia propone un nuevo modelo policiaco”. Resaltó que si el índice de criminalidad en el país no fuese asunto tan serio, “hasta diera risa” el paquete anunciado ayer por el Ejecutivo federal.

Durante la gira que realizó hoy por municipios fronterizos, el “presidente legítimo” aseguró que la violencia, que “ha dejado más asesinatos en México desde la Revolución”, no se resolverá con “reuniones demagógicas y de propaganda”, como la de Palacio Nacional, que sólo buscan publicidad pero no apuntan a las causas. “Es pura faramalla”, resaltó en Ciudad Juárez –donde en lo que va del año han ocurrido más de 900 asesinatos relacionados con el crimen organizado.

Porque, agregó, si Calderón realmente quiere enfrentar el problema debería empezar por cambiar la política económica, destituir “cuando menos” a los secretarios de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, y de Seguridad Pública, Genaro García Luna, y al procurador Eduardo Medina Mora, así como retirar su iniciativa de reforma petrolera.

“De bandas a bandas, la de Los Pinos es más peligrosa”, declaró en entrevista, y descalificó la reunión del Consejo Nacional de Seguridad Pública celebrada en la ciudad de México entre Calderón y los gobernadores: “ya nada más falta que apareciera con la camisola que le queda grande, y con la que se parece al comandante Borolas”.

En sus discursos ante simpatizantes en cuatro municipios, aseguró que en el gobierno de Calderón “se desató como nunca la inseguridad y la violencia. Es el problema que más preocupa a muchos mexicanos. Nunca se había vivido tanta violencia: más de 6 mil asesinatos se han cometido en 18 meses del gobierno usurpador”.

En Villa Galeana, municipio gobernado por el PRD, consideró que esta escalada se relaciona con el modelo político-económico aplicado desde los gobiernos surgidos de PRI y PAN, “que deja en el abandono las actividades productivas, la creación de empleos, el bienestar de la gente, el cierre de espacios de estudio y de fuentes de empleo para los jóvenes, a los que se empuja a tomar el camino de actividades antisociales”.

Por eso, dijo, la inseguridad no se resolverá con más policías y militares en las calles, construyendo más cárceles o con la ampliación de condenas. “¿Creen que se enfrentará la delincuencia con un nuevo modelo policiaco? ¡Claro que no! Lo que se requiere es una renovación tajante de la vida pública, que el gobierno deje de ser un comité al servicio de unos cuantos, que se dé oportunidades a los jóvenes, acabar con la corrupción y la impunidad, y haciendo a un lado a la mafia que impuso a Calderón en la Presidencia.”

La gira de hoy empezó en Praxedis y Guadalupe, cuyas calles son recorridas por militares en tanquetas. López Obrador insistió ante simpatizantes reunidos en la cancha de basquetbol del primer municipio que la inseguridad no se soluciona con acciones policiacas, sino resolviendo primero problemas como el de la pobreza.

“Pero Calderón no puede hacer nada porque es un pelele, lo impusieron ahí y no quieren que cambie la política económica porque perderían privilegios, aunque se destruya el país”, afirmó.

Esto le permitió ahondar en las iniciativas de reforma a Petróleos Mexicanos presentadas por el gobierno federal y el PRI. “Si quieren imponer una reforma entreguista, nos estamos organizando en todo el país; no lo vamos a permitir aunque tengamos que movilizarnos y tengamos que hacer acciones de resistencia civil pacífica. Pero no vamos a entregar el petróleo”, dijo.

Más aún, señaló en Guadalupe, si el gobierno federal panista quiere evitar más delincuencia, “tendría que empezar por retirar la iniciativa de reforma petrolera, porque es privatizadora y, de aprobarse, traería más pobreza, desempleo, violencia e inseguridad”.

No obstante, expuso, el gobierno mantiene privilegios sólo a la clase empresarial, “les ha ido muy bien (y) las medallas que México no obtiene en las olimpiadas las tienen los multimillonarios. Tenemos más ricos que en Italia, España y Francia. Nomás nos ganan Estados Unidos, Alemania y Japón. Y tenemos los primeros lugares en pobreza, con 70 millones en la miseria”, afirmó en Villa Ahumada.

Absurdas y abusivas las sanciones contra atenquenses: CCIODH
la redacción

MÉXICO, D.F., 21 de agosto (apro).- La Comisión Civil Internacional de Observación por los Derechos Humanos (CCIODH) calificó de absurdas y abusivas las sentencias contra 10 de los presos por los sucesos de mayo de 2006 en San Salvador Atenco, estado de México, y pidió su liberación inmediata.

Además, acusó a las autoridades políticas y judiciales de haber puesto en evidencia la falta de voluntad y de capacidad para castigar a los responsables intelectuales y materiales de las “gravísimas” violaciones a los derechos humanos cometidas durante la represión policíaca.

Lo absurdo, precisó, es la contradicción al no haber condenas, ni siquiera procesos abiertos sobre funcionarios públicos por los graves delitos cometidos en el operativo y sí, en contra, condenas sobre personas detenidas por un conflicto social y político.

Sostuvo que las sentencias (31 años, 10 meses 15 días, a nueve de los indiciados y de 45 años a Ignacio del Valle, con la que suma 112 años y medio de reclusión), se han producido con suma dureza y bajo la sospecha de obedecer más a razonamientos políticos que de justicia.

El organismo no gubernamental con sede en Barcelona, España, solicitó la libertad de estas personas con base en la presunción de inocencia, toda vez que estuvieron recluidas pendientes de proceso durante dos años y cuatro meses.

Añadió que en ese tiempo fueron puestas en libertad algunas personas consignadas por los mismos delitos, por lo que recomendó desmontar por completo “el modelo de represión contra las expresiones de disidencia social y política”.

La Comisión Civil Internacional de Observación por los Derechos Humanos se entrevistó con los detenidos durante su cuarta visita a México tras los hechos ocurridos en San Salvador Atenco, primero en el penal de Santiaguito, y más tarde en el penal de Molino de las Flores, en Texcoco, para recabar sus testimonios y entregar los informes realizados tras las dos visitas.

En sus informes, la CCIODH destacó que es urgente que las procuradurías estatales y la General de la República procedan a archivar todos los procedimientos en que la acusación se base en el patrón represivo, así como proceder a revisar la situación de privación de libertad de de todos los presos políticos y de conciencia.

Para la CCIODH resulta paradójico el caso de Ignacio del Valle, por haber sido sometido a otra sentencia, con la que suma 112 años y medio de prisión. Del Valle ya está cumpliendo 67 años y medio de reclusión en el penal de máxima seguridad de El Altiplano.

“Las autoridades políticas y judiciales han puesto en evidencia la falta de voluntad y de capacidad para castigar a los responsables intelectuales y materiales de las gravísimas violaciones a los derechos humanos cometidas en 2006. Hasta la fecha, la respuesta a las muertes, lesiones, torturas, detenciones ilegales, violaciones y agresiones sexuales ha sido la impunidad o han tenido un carácter fundamentalmente administrativo”, subrayó.

La sensación de impunidad sumada a la represión como modelo de respuesta a los conflictos sociales queda reafirmada con estas sentencias, tal y como ocurre en Oaxaca y en Chiapas, apuntó.

Llaman normalistas a impedir la aberrante imposición de Gordillo

■ Convocan a un frente en defensa de la educación pública

■ Maestros disidentes exigen al Congreso cite a comparecer a Vázquez Mota

Laura Poy, Ernesto Martínez, Andrés Morales y G. Flores (Reportera y corresponsales)

En un llamado a integrar el frente de escuelas normales para la defensa del normalismo y la educación pública, estudiantes, profesores y trabajadores de la Benemérita Escuela Nacional de Maestros (BENM) aseguraron que la transformación de dichas instituciones debe ser resultado “no de imposición aberrante, sino de la plena participación de sus comunidades para fortalecer su misión de formación de docentes, y no para convertirlas en tecnológicos que formen mano de obra barata”.

En asamblea general, manifestaron su rechazo a la aplicación de la Alianza por la Calidad de la Educación y desconocieron a Elba Esther Gordillo, líder del gremio magisterial, como portavoz y representante de los intereses del magisterio, por lo que reiteraron su “repudio total a la intención de acabar con las normales públicas para convertirlas en instituciones para técnicos en turismo”.

Ante dicha situación, hicieron un llamado a todos los normalistas, docentes, egresados y trabajadores a que se sumen a un gran frente nacional y a construir un plan de acción que impida “uno de los más graves retrocesos en la historia de la educación en México”.

Hoy, marcha en el DF

Estudiantes normalistas informaron que este mediodía marcharán del Metro Normal a las instalaciones de la Secretaría de Educación Pública para exigir a las autoridades educativas que detengan la propuesta aberrante, que pretende arrasar con más de 100 años de historia del normalismo en México”.

Docentes de la BENM afirmaron que esta iniciativa “cimbró las propias bases elbistas, que no están de acuerdo, porque saben que atenta contra la base de un coto de poder que les fue entregado, y que hoy ya no parece redituable a los ojos de Gordillo”, por lo que no descartaron que se trate de una “estrategia política y electoral, sin ningún interés real por la formación de los docentes”.

Por su parte, integrantes del “comité ejecutivo nacional democrático”, que encabeza Sergio Espinal García, demandaron ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión la comparecencia de Josefina Vázquez Mota, titular de la Secretaría de Educación Pública, para que explique por qué pretende erradicar el normalismo, si es “cimiento de la escuela pública en México”.

En tanto, normalistas y docentes de Michoacán, Veracruz y Zacatecas continuaron las manifestaciones de protesta por la aplicación del examen nacional de oposición para la asignación de plazas y la iniciativa de Gordillo de “cerrar las normales públicas, porque según sus cálculos ya somos muchos maestros”.

En Morelia, la titular de la Secretaría de Educación de Michoacán, Aída Sagrero Hernández; el coordinador de la bancada del PRD en el Congreso local, Raúl Morón Orozco, y el dirigente estatal de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, Artemio Ortiz Hurtado, se pronunciaron contra la propuesta elbista.

Por su parte, alumnos y docentes de la Escuela Normal Veracruzana Enrique C. Rébsamen convocaron a una marcha para hoy, en Jalapa, como parte de las acciones de protesta por la aplicación de la alianza educativa. Académicos y estudiantes se pronunciaron por demandar al gobernador de la entidad, Fidel Herrera Beltrán, romper el acuerdo con la dirigente del SNTE. Advirtieron que de no hacerlo podrían cerrar el plantel no sólo en repudio a los resultados del examen de oposición, sino por “los dictados de Gordillo”.

“Sin ninguna autoridad moral, académica ni pública, la señora sentenció a las normales a desaparecer”, acusó el profesor Sergio Dario Malpica, secretario general del Sindicato de Trabajadores Normalistas y de la Educación de Veracruz.

En Zacatecas, al menos 100 egresados de la Escuela Normal Rural Matías Ramos de San Marcos, municipio de Loreto, salieron a las calles en protesta por la aplicación del examen de oposición y en contra de cualquier acción para desaparecer las normales públicas.

Lo mentores que desde hace 15 días mantienen en su poder la Secretaria de Educación y Cultura afirmaron que no desistirán hasta que las autoridades educativas entreguen las plazas mediante promedio y años de egreso en la escuela normal, a lo que el secretario del ramo en la entidad, Falvio Campos, afirmó que las plazas del sistema educativo “no se negocian”.

Que renuncie el gobierno

Jorge Camil

Gobiernos van y vienen, de uno y otro partido, pero la inseguridad va en aumento. Nada funciona. Fracasan irremediablemente promesas, planes, estrategias y buenas intenciones. Fracasan porque el gobierno tiene una percepción distorsionada de la magnitud del problema para la sociedad civil, y porque al estar enfocado exclusivamente en los problemas que considera “verdaderamente importantes” (el petróleo, las relaciones con Estados Unidos, la Iniciativa Mérida, la consulta nacional sobre el petróleo y las reformas de todos colores) demuestra que no tiene sensibilidad, pero tampoco consideración, empatía y respeto por la sociedad civil.

Para los ciudadanos, la alarmante escalada de violencia significa perder la tranquilidad, la dignidad, nuestra forma de vida (que es la esencia de la libertad) y eventualmente, como fue el caso de Fernando Martí, la vida misma. Para el gobierno, en cambio, el tema parece ser un problema de imagen y frases de campaña, así que con gran desparpajo lo atacan con retórica y armas mediáticas: ¡vamos ganando!, repiten victoriosos con la frente en alto y la mirada fija en 2009 y 2012, aunque todos sepamos que van perdiendo. ¡Felicidades Germán Martínez!, ahora sabemos que la guanajuatización de México va por buen camino. Sí, por el “Camino de Guanajuato”, ahí donde “la vida no vale nada”.

La retórica oficial y las frases de campaña se estrellan diariamente con una realidad que ofende y horroriza a los mexicanos: 10 o 20 ejecutados (¿qué más da?), dos o tres decapitados (una de las cabezas, la aparecida en las páginas de Paris Match hace un par de semanas, con un guiño macabro, como diciendo: “aquí se ven&rdquoGui?o. Un industrial regiomontano secuestrado diariamente, un jovencito inocente (¿presagio del México futuro?) secuestrado y asesinado sin piedad, y un aumento exponencial en la tasa de plagios: 37 por ciento en el Distrito Federal y 60 por ciento en el estado de México. Más empresarios mexicanos emigrando a Estados Unidos. Hemos perdido el control de nuestro propio destino. ¿A quién le importa el terror de la joven madre que llevando a su bebé en el asiento trasero recibe en plena luz del día una mentada de madre y un humillante pistoletazo en la cabeza para robarle el reloj? ¿A quién le importan los miles de relojes y anillos robados diariamente en los embotellamientos de la ciudad de México? ¡Por favor! ¿Anillos? ¿Relojes? ¿Mentadas? ¿Cuando estamos salvando al mundo, y pasando a la historia como autores de importantes reformas electorales, fiscales y energéticas? ¿Secuestros exprés? Que los atienda la policía ministerial (¡nosotros somos “estadistas”!). O que no los atienda nadie, porque los ciudadanos atropellados, a fuerza de sufrir, hemos aprendido a no denunciar.

Nuestros gobernantes deben respirar con alivio, porque ya no denunciamos plagios, violaciones, robos, extorsiones ni fraudes. Pronto dejaremos de denunciar homicidios. ¿Denunciar, mientras Marcelo organiza la consulta petrolera y el Presidente decide su próximo periplo internacional? Para eso hay leyes y “autoridades competentes”. ¿No hemos oído hablar, ignorantes de nosotros, de la nueva división del trabajo, en la que unos nacen para gobernar, y otros nacemos para pagar impuestos? ¿Quién en las altas esferas de gobierno –pregunto– recoge la frustración de los millones de obedientes autómatas que dejamos en casa nuestros objetos de valor? ¿Y quién, al interior del gobierno, comprende que al despojarnos voluntariamente de anillos y relojes, al renunciar a nuestra forma de vida, nos despojamos de nuestra dignidad? Ellos, los criminales, con la tolerancia del gobierno, fijan ahora nuestro radio de acción. Nos indican cómo vivir y cómo vestir. Se acabó el libre albedrío, que era hasta hace poco la esencia de la vida democrática. Ellos, los del gobierno, viven despreocupados en una burbuja de camionetas blindadas, charolas, escoltas y armas de grueso calibre pagadas por nosotros para proteger a los suyos, mientras nosotros vivimos atemorizados y enclaustrados, prisioneros en un mundo de ¡sálvese quien pueda! Por eso no hay solución, porque gobierno y ciudadanos partimos de percepciones distintas y mundos diferentes. Nos movemos por separado en un mar de oscuridad. Andamos, como diría el poeta Jaime Torres Bodet, “el uno en pos del otro, sin hallarnos”.

 


Publicado por solaripa69 @ 9:39
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios